Entre cuadernos y lápices

Nos encontramos en plena temporada de regreso a clases… Nos encontramos en plena temporada de regreso a clases, las dinámicas familiares cambiarán para aquéllos cuyo ingreso escolar significa su “primera vez” en los distintos niveles escolares y...

7 de agosto, 2018 regreso-clases

Nos encontramos en plena temporada de regreso a clases…

Nos encontramos en plena temporada de regreso a clases, las dinámicas familiares cambiarán para aquéllos cuyo ingreso escolar significa su “primera vez” en los distintos niveles escolares y las vacaciones de verano están próximas a concluir. En este contexto, hace tan sólo unos días dio la vuelta al mundo la noticia de que Carlos Antonio Santamaría Díaz, de tan sólo 12 años ha sido aceptado en la UNAM para estudiar la licenciatura en Física Biomédica. Lo sorprendente, además de lo que implica en la historia académica de la Universidad Nacional Autónoma de México, es su historial previo pues el infante, ya ha cursado dos diplomados previamente con éxito y es sorprendente porque es tan sólo una muestra de que existen otros caminos para llegar a una misma meta.

En promedio, un estudiante necesitará de aproximadamente veinte años (desde su ingreso a nivel preescolar) para lograr un título universitario que lo avale como especialista en los diferentes grados que hoy en día ofrecen las universidades. Sin embargo, ¿qué ocurre si alguien elige otras alternativas más libres? Es decir, el tiempo que pasamos en la escuela, entre materias y exámenes es tan sólo una forma de obtener un título, casi como seguir una receta de cocina cuyo resultado (más tarde o más temprano) siempre será el mismo aunque algunos pasen años enteros en el intento por aprobar sus materias.

El método escolarizado y tradicional hoy en día es tan sólo una posibilidad y una fórmula que habría que cuestionar y analizar a profundidad, en virtud de los vicios y deficiencias en que ha caído el sistema educativo en México y que a través de las diversas reformas se ha intentado modificar; sin embargo y como en todo, existe todavía una “vieja guardia” perteneciente a la antigua escuela que sigue defendiendo a capa y espada los viejos métodos escolares. Opciones existen, la cuestión es que la educación pública todavía no alcanza los estándares para generar en los estudiantes un sentido crítico y autónomo, adicional a ello, tanto a nivel particular como público, existen problemáticas de otra naturaleza como: bullying, discriminación o abuso infantil entre otros. Así que la elección de la escuela para los hijos cada vez resulta más compleja, pues es evidente que la vieja receta educativa requiere actualizarse.

No defiendo aquí el hecho de encapsular a los hijos en una burbuja de cristal sino al contrario, los tiempos modernos con la avasallante tecnología, exigen de generaciones mejor preparadas en todos los sentidos. Ya en los años ochenta se empezó a hablar de las inteligencias múltiples gracias a Horward Gardner, quien propone que: “las capacidades de nuestra mente no forman parte de una sola habilidad llamada inteligencia, sino de muchas que trabajan en paralelo y que, muchas veces, son ignoradas o eclipsadas simplemente porque no las valoramos.” Lo cual nos indica que los parámetros del mercado laboral y el sistema educativo nos limita y nos reduce porque encajona a los seres humanos en un mismo contenedor para seguir por un camino que aparentemente asegura éxito, felicidad y bienestar, pero volviendo al inicio, ¿de verdad queremos que nuestros hijos pasen veinte años estudiando para obtener un título universitario en algo que no los apasiona, que no los motiva o que no los entusiasma?

Las grandes mentes que han transformado a la humanidad alcanzaron la cumbre a edades muy tempranas, desarrollando sus talentos y entregándose por completo a ellos sin dejar de estudiar y aprender de otras disciplinas pero además, han destacado lo mismo en las ciencias que en las artes y en las humanidades. Por lo tanto, lo natural sería que exploráramos aún más la capacidad que tenemos para aprender, para inventar y crear sin limitarnos a un programa escolar o modelo educativo.

Así que el regreso a clases representa para muchos, una oportunidad en todos los sentidos y para otros, un simple paso más en una receta que nos han impuesto desde hace décadas y que por cierto, se ha vuelto un negocio que genera jugosos dividendos para los grandes consorcios comerciales pero también, es un momento para que, quienes aún no elegimos escuela para nuestros hijos, nos demos a la tarea de revisar y elegir no lo mejor para nosotros sino para ellos, de acuerdo a la forma en que exploran, aprenden, observan. El proceso de aprendizaje debe ser un acto natural y motivado por el que aprende y no una imposición, debe ser un juego que nos permita soñar, e imaginar y crear a cualquier edad y en todos los niveles.

Comentarios


object(WP_Query)#18090 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(22232) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "27-04-2022" ["before"]=> string(10) "25-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(22232) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "27-04-2022" ["before"]=> string(10) "25-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17990 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17955 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17953 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "27-04-2022" ["before"]=> string(10) "25-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(502) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-04-27 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-05-25 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (22232) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17986 (24) { ["ID"]=> int(78744) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-09 11:01:48" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-09 16:01:48" ["post_content"]=> string(6491) "“Para toda mujer, decidir ser mamá es una elección única y personal.” Yo, Mamá, Editorial Acribus, 2015. A mi mente vienen los recuerdos de aquellos años de infancia en los que celebrar el 10 de mayo equivalía a participar en los bailables que formaban parte del festival escolar y lo cual garantizaba buscar trajes típicos, aprenderse los pasos y las coreografías y pasado el suceso revisar las fotografías que mi padre capturaba del evento. Así que vestí algunos trajes típicos de Oaxaca, Michoacán, Estado de México, Brasil, Guerrero y Tamaulipas, quizá me motivaba más el espíritu dancístico que la celebración en sí pero tampoco puedo asegurarlo. El hecho es que mi memoria me manda esos recuerdos y no puedo evitar preguntarme qué significaba para mi madre ese día. Tengo una madre biológica de la cual me separé a los seis meses de edad cuando fui a vivir a casa de mis tíos. Mi tía (hermana de mi mamá) se convirtió en mi segunda madre si no es que en la única dado que fue a la que vi todos y cada uno de los días en que mi madre biológica no estuvo conmigo, aunque siempre supe que su ausencia se debía a la precariedad en la que vivía y a su horario laboral que le impedía cuidarme y dedicarme su tiempo completo. Así que soy la hija de una madre soltera y trabajadora pero también lo soy de una madre que me dedicó todo su tiempo y que acompañó mis días y mis noches (y digamos que para la década de los ochentas aún no se hablaba de matrimonios homoparentales o al menos, no eran el centro de la atención).  Y así fue como crecí entre dos modelos maternales muy diferentes y opuestos. De un lado existió siempre la bondad y el consentimiento; del otro, la exigencia y la disciplina, pero ambos se complementaron de tal forma que hicieron de mí la mujer que ahora soy sin juzgar si fue bueno o malo. Como preámbulo a la acostumbrada celebración por el 10 de mayo a nivel nacional, me permití escribir estas líneas en primera persona porque me siento cómoda en la autobiografía y porque sigo creyendo en la trascendencia de la maternidad como punto central de la crianza y acto vital en tanto que se trata de la gestación de vida, lo cual no es poca cosa. Por ello es que he escrito aquí, aquí, aquí y aquí al respecto y lo seguiré haciendo en tanto se me permita utilizar este foro para poner el tema sobre la mesa desde la experiencia personal pero también a partir de la reflexión respecto al impacto que el ejercicio de maternar tiene en la sociedad. Durante el tiempo de gestación de mi unigénito leí cierta cantidad de artículos y libros. Vi hermosos documentales sobre la vida de las madres en la naturaleza y sus procesos biológicos de reproducción, los cuales me maravillaban y me ayudaban a imaginar qué tipo de mamá quería ser. Cuando él nació, todo lo imaginado se quedó en el olvido porque el primer descubrimiento es que no hay recetas, no existen manuales y no es posible una forma única de ser madre porque no se trata de un molde que se adquiere en la tienda. Se es la madre que se puede ser con todos los miedos, tabúes y críticas habidos y por haber, con la presión social de quienes se asumen como superiores porque tienen la teoría pero no la práctica y porque todos son los mejores padres hasta que les toca ejercer el rol en primera persona. No es posible un modelo único porque la vida no surge en moldes, la vida es con sus negros, blancos, grises y colores. Y sí, queda mucho por aprender, por corregir, por aportar y principalmente, queda mucho por abrigar, apoyar y acompañar a las madres en un mundo hostil en el que hay más padres ausentes cada vez (lo cual no me toca juzgar porque cada cual sabrá el lugar que le toca) y menos empatía para quienes son madres solteras por elección o por abandono de las parejas. Hace falta poner a la maternidad en su justo lugar porque “ser madre hoy debe considerarse como una forma diferente de enfrentarse a la vida sin perder la identidad como mujeres independientes de la época moderna, revalorizando y defendiendo la función que tenemos en la sociedad en tanto raíces de nuestra sociedad futura” (Yo, Mamá / Ed. Acribus) y porque la experiencia de maternar es una de #laspequeñascosas que dan sustento, forma y amor incondicional a la vida. A manera de colofón: En 2016, como consecuencia de la publicación de mi primer libro autobiográfico “Yo, Mamá” y con ayuda de un súper amigo artista y diseñador gráfico abrí un espacio digital al que llamé Nantli = madre en náhuatl según registros de Fray Bernardino de Sahagún, y me di a la tarea de conectar con otras madres para realizar toda serie de actividades en torno a la maternidad. El resultado fue más que satisfactorio y aleccionador porque una nunca deja de aprender cuando se es madre, lo primero que ocurre es reconocerse como mujer y reencontrarse con la esencia propia para luego ir haciendo camino al andar por el sendero de la crianza porque es un rol para toda la vida con fecha de inicio pero sin final y es también una aventura, un reto, un aprendizaje y sobretodo un acto de rendición ante el amor inocente de un nuevo ser que requiere de toda nuestra atención, dedicación y mejor versión de nosotras mismas." ["post_title"]=> string(27) "Las pequeñas cosas: nantli" ["post_excerpt"]=> string(138) "Lo que yo vi fue a una mujer que ambiciosa o no, impulsa a un hombre a ocupar el lugar que merece dentro de una dinastía poco honesta. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(25) "las-pequenas-cosas-nantli" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-09 11:01:48" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-09 16:01:48" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78744" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17888 (24) { ["ID"]=> int(78564) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-03 11:27:24" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-03 16:27:24" ["post_content"]=> string(4516) "La naturaleza, dueña original de un planeta  que ahora llamamos “nuestro”, no deja de filtrarse entre los elementos hechos por el hombre, para manifestarse en sus muy diversas formas.   Cuando evocamos nuestros primeros recuerdos de  infancia, invariablemente surgirán elementos naturales en patios, parques o pequeñas macetas en casa de la abuela.  La naturaleza con su variedad de colores, aromas y texturas, nos acompaña desde los primeros años de vida hasta el momento actual.  Sucede, sin embargo, que hemos dejado de apreciar sus características. Damos por hecho su existencia y así dejamos de apreciar su magnificencia. Esta mañana salí a mi patio en el cual convive más de una docena de macetas con variedades de plantas de ornato o de olor a las que paso visita.  La gardenia comenzó a dar flores hace poco más de una semana.  A ratos me resisto a cortarlas y colocarlas en un florero en el interior de la casa.  Esta vez no me pude resistir; han proliferado tanto, que me traje tres de ellas que coloqué a un lado de mi ordenador. No deja de asombrarme la mansedumbre de estos seres vivos, que se someten a la voluntad del ser humano con total docilidad. Conforme las poblaciones crecen y se diversifican, los seres vivientes adoptan un orden impuesto desde fuera.   Las plantas lo hacen, como lo hacen también las aves de corral o aquellos animales que preparamos para convertirlos en nuestras mascotas.  La pregunta sería: ¿Hasta qué punto tenemos la sensibilidad o la destreza para manejarlos de la mejor manera…? Vivimos en un mundo posmoderno muy visual.  Tienen poca participación los sentidos más allá de la vista y el oído.  Tal vez no registremos estímulos que el olfato, el gusto o el tacto nos transmiten, y que finalmente enriquecen nuestras percepciones.  Dichos estímulos están en nuestro entorno inmediato, esperando ser descubiertos, pero son tantas las veces que el radio que abarcan  nuestros sentidos no alcanza a incluirlos.  De hecho, de esa forma nos estamos perdiendo gran parte de la fiesta de la vida. Hace algunos días leí un fragmento que me agradó: En esta vida la dicha no depende de aquello que nos suceda, sino de cómo asumamos lo que nos sucede.   Como tantas otras situaciones en torno nuestro, a mayor apertura de los sentidos hacia el exterior, desarrollamos una oportunidad más amplia  para gozar por el camino.  Al contrario, entre más nos encerremos en nuestros propios asuntos, más se limita el panorama.  Hallamos un menor número de elementos capaces de provocar  sensaciones dignas de ser recordadas. ¡Qué maravilloso resulta hallarnos en la proximidad de la naturaleza, sea cual sea su extensión! Descubrir cómo interactúan unos elementos con otros para resultar en prodigios que se van sucediendo, uno tras otro, para nuestro goce.  Nuestros niños de brazos vienen con el equipo digital incluido; la pantalla captura su atención por la luz, el movimiento y el sonido.  Dichos elementos atrapan su atención a la vez que inhiben el desarrollo de la corteza prefrontal.  Desde bebés ellos se vuelven pasivos frente a lo que ocurre en su entorno y van restando importancia a la toma de decisiones en su día a día.  Avanzan a un punto de esperar que otros determinen por ellos, lo que se vuelve grave, tanto para su vida personal como colectiva. A ratos, haciendo uso de la imaginación, intento comparar los aprendizajes de un ser humano antes y después del uso masivo de adminículos digitales.  Hallo que es una labor titánica trabajar en captar la atención de los pequeños cuando hay tantos distractores electrónicos.  Definitivamente la realidad presencial es mucho más rica que la virtual, así esta última se nos presente muy atractiva. Habrá, sin embargo, que entrenar a esos niños para utilizar los elementos que el mundo real nos ofrece.  El desarrollo de la sensibilidad y el cuidado frente a las diversas formas de vida permitirá que se organicen sociedades en las que la belleza, el respeto y la empatía lleven la batuta.  No se necesitan recursos extraordinarios: desde la maceta de una planta de orégano  en casa, la naturaleza es capaz de convertirse en la mejor maestra." ["post_title"]=> string(21) "Las mejores lecciones" ["post_excerpt"]=> string(119) "Desde la maceta de una planta de orégano  en casa, la naturaleza es capaz de convertirse en la mejor maestra de vida." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(21) "las-mejores-lecciones" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-03 11:27:24" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-03 16:27:24" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78564" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17986 (24) { ["ID"]=> int(78744) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-09 11:01:48" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-09 16:01:48" ["post_content"]=> string(6491) "“Para toda mujer, decidir ser mamá es una elección única y personal.” Yo, Mamá, Editorial Acribus, 2015. A mi mente vienen los recuerdos de aquellos años de infancia en los que celebrar el 10 de mayo equivalía a participar en los bailables que formaban parte del festival escolar y lo cual garantizaba buscar trajes típicos, aprenderse los pasos y las coreografías y pasado el suceso revisar las fotografías que mi padre capturaba del evento. Así que vestí algunos trajes típicos de Oaxaca, Michoacán, Estado de México, Brasil, Guerrero y Tamaulipas, quizá me motivaba más el espíritu dancístico que la celebración en sí pero tampoco puedo asegurarlo. El hecho es que mi memoria me manda esos recuerdos y no puedo evitar preguntarme qué significaba para mi madre ese día. Tengo una madre biológica de la cual me separé a los seis meses de edad cuando fui a vivir a casa de mis tíos. Mi tía (hermana de mi mamá) se convirtió en mi segunda madre si no es que en la única dado que fue a la que vi todos y cada uno de los días en que mi madre biológica no estuvo conmigo, aunque siempre supe que su ausencia se debía a la precariedad en la que vivía y a su horario laboral que le impedía cuidarme y dedicarme su tiempo completo. Así que soy la hija de una madre soltera y trabajadora pero también lo soy de una madre que me dedicó todo su tiempo y que acompañó mis días y mis noches (y digamos que para la década de los ochentas aún no se hablaba de matrimonios homoparentales o al menos, no eran el centro de la atención).  Y así fue como crecí entre dos modelos maternales muy diferentes y opuestos. De un lado existió siempre la bondad y el consentimiento; del otro, la exigencia y la disciplina, pero ambos se complementaron de tal forma que hicieron de mí la mujer que ahora soy sin juzgar si fue bueno o malo. Como preámbulo a la acostumbrada celebración por el 10 de mayo a nivel nacional, me permití escribir estas líneas en primera persona porque me siento cómoda en la autobiografía y porque sigo creyendo en la trascendencia de la maternidad como punto central de la crianza y acto vital en tanto que se trata de la gestación de vida, lo cual no es poca cosa. Por ello es que he escrito aquí, aquí, aquí y aquí al respecto y lo seguiré haciendo en tanto se me permita utilizar este foro para poner el tema sobre la mesa desde la experiencia personal pero también a partir de la reflexión respecto al impacto que el ejercicio de maternar tiene en la sociedad. Durante el tiempo de gestación de mi unigénito leí cierta cantidad de artículos y libros. Vi hermosos documentales sobre la vida de las madres en la naturaleza y sus procesos biológicos de reproducción, los cuales me maravillaban y me ayudaban a imaginar qué tipo de mamá quería ser. Cuando él nació, todo lo imaginado se quedó en el olvido porque el primer descubrimiento es que no hay recetas, no existen manuales y no es posible una forma única de ser madre porque no se trata de un molde que se adquiere en la tienda. Se es la madre que se puede ser con todos los miedos, tabúes y críticas habidos y por haber, con la presión social de quienes se asumen como superiores porque tienen la teoría pero no la práctica y porque todos son los mejores padres hasta que les toca ejercer el rol en primera persona. No es posible un modelo único porque la vida no surge en moldes, la vida es con sus negros, blancos, grises y colores. Y sí, queda mucho por aprender, por corregir, por aportar y principalmente, queda mucho por abrigar, apoyar y acompañar a las madres en un mundo hostil en el que hay más padres ausentes cada vez (lo cual no me toca juzgar porque cada cual sabrá el lugar que le toca) y menos empatía para quienes son madres solteras por elección o por abandono de las parejas. Hace falta poner a la maternidad en su justo lugar porque “ser madre hoy debe considerarse como una forma diferente de enfrentarse a la vida sin perder la identidad como mujeres independientes de la época moderna, revalorizando y defendiendo la función que tenemos en la sociedad en tanto raíces de nuestra sociedad futura” (Yo, Mamá / Ed. Acribus) y porque la experiencia de maternar es una de #laspequeñascosas que dan sustento, forma y amor incondicional a la vida. A manera de colofón: En 2016, como consecuencia de la publicación de mi primer libro autobiográfico “Yo, Mamá” y con ayuda de un súper amigo artista y diseñador gráfico abrí un espacio digital al que llamé Nantli = madre en náhuatl según registros de Fray Bernardino de Sahagún, y me di a la tarea de conectar con otras madres para realizar toda serie de actividades en torno a la maternidad. El resultado fue más que satisfactorio y aleccionador porque una nunca deja de aprender cuando se es madre, lo primero que ocurre es reconocerse como mujer y reencontrarse con la esencia propia para luego ir haciendo camino al andar por el sendero de la crianza porque es un rol para toda la vida con fecha de inicio pero sin final y es también una aventura, un reto, un aprendizaje y sobretodo un acto de rendición ante el amor inocente de un nuevo ser que requiere de toda nuestra atención, dedicación y mejor versión de nosotras mismas." ["post_title"]=> string(27) "Las pequeñas cosas: nantli" ["post_excerpt"]=> string(138) "Lo que yo vi fue a una mujer que ambiciosa o no, impulsa a un hombre a ocupar el lugar que merece dentro de una dinastía poco honesta. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(25) "las-pequenas-cosas-nantli" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-09 11:01:48" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-09 16:01:48" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78744" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(16) ["max_num_pages"]=> float(8) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "67cf9d05a60250743b0f912cecb4df8f" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Las pequeñas cosas: nantli

Las pequeñas cosas: nantli

Lo que yo vi fue a una mujer que ambiciosa o no, impulsa a un hombre a ocupar el lugar que merece...

mayo 9, 2022

Las mejores lecciones

Desde la maceta de una planta de orégano  en casa, la naturaleza es capaz de convertirse en la mejor maestra de vida.

mayo 3, 2022




Más de categoría
Propuestas infalibles para deshacerte del drama

Propuestas infalibles para deshacerte del drama

Alejarlo para siempre te permitirá disfrutar de una vida abundante y en paz.

mayo 25, 2022

¿Qué es vivir en Atención Plena?

Sobre el Mindfulness hay muchos mitos. Muy pocos saben cómo alcanzarlo y ponerlo en práctica. Maribel Rodríguez Pacheco, especialista...

mayo 23, 2022
LA CONSTITUCIÓN. ¿Y ESO CON QUÉ SE COME?

LA CONSTITUCIÓN. ¿Y ESO CON QUÉ SE COME?

La Carta Magna busca proteger los derechos e intereses de todos los ciudadanos en relación con el actuar del...

mayo 19, 2022
La importancia de cerrar ciclos

La importancia de cerrar ciclos

Vivir en el pasado implica anclarte a la tristeza y al sufrimiento.

mayo 18, 2022