El secreto mejor guardado para ser más feliz

Todos queremos alcanzar la felicidad, y aunque cada quién tiene su propio concepto, la propuesta que hoy te hago provocará que veas la vida de manera distinta. ¿Aceptas el reto? 

6 de octubre, 2021

“El día amaneció horrible”, “esta situación es muy mala”, “mi jefe es un ogro”, “el trayecto es complicado” “el tránsito es espantoso”, “este examen es muy difícil”… adjetivos y más adjetivos. ¿Tú cuántas etiquetas/adjetivos usas en un día? ¿Alguna vez habías pensado en esto?

Lo peor es que la mayoría de las veces comenzamos así nuestro día. ¿Crees que es la mejor forma? Para mí, no. Pero estamos muy acostumbrados a eso, a ver todo con un filtro, y es normal debido a que todos tenemos ciertas creencias sobre la vida (y sobre la muerte). 

A pesar de esto, hoy te hago una propuesta, ¿aceptas el reto? Por un día, sólo uno, intenta no catalogar o filtrar lo que te sucede: ni bueno, ni malo. Sólo observa todo, pero sin ponerle un adjetivo. Al inicio será complicado, aun así inténtalo.

Solo una interpretación

Antes de comenzar este reto piensa en esto: todo lo que sucede en la vida solo sucede, la etiqueta de “bueno” o “malo” la ponemos nosotros con base en lo que hemos escuchado y aprendido desde niños y con base en nuestra experiencia de vida. Te pongo un ejemplo: el otro día iba en un avión y de pronto comenzó una turbulencia fuerte; ante esto, un hombre comenzó a manifestar temor, otra persona se veía molesta porque no podía beber su tequila mientras que un niño se veía muy divertido con el movimiento; una mujer se mostraba indiferente, otra tenía cara de enojo pues la sacudida había interrumpido su sueño. 

Lo que quiero dar a entender con esto es que la vida solo sucede, pero cada acontecimiento es interpretado de manera distinta por cada persona, insisto, con base en sus creencias y experiencias.

Regreso al reto: sólo por un día deja de etiquetar-juzgar todo lo que te sucede, sólo observa cada situación, sólo acéptala. ¿Cuál fue tu experiencia?, ¿Te gustaría compartirla? 🙂 

 

Twitter: @nanfuentes2021

LinkedIn: Nancy Fuentes Juárez


Comentarios
object(WP_Query)#17659 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71227) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "24-12-2021" ["before"]=> string(10) "21-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71227) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "24-12-2021" ["before"]=> string(10) "21-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17658 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17665 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17667 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "24-12-2021" ["before"]=> string(10) "21-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-12-24 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-01-21 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (71227) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17655 (24) { ["ID"]=> int(73919) ["post_author"]=> string(2) "81" ["post_date"]=> string(19) "2021-12-27 13:37:02" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-12-27 18:37:02" ["post_content"]=> string(5051) "Con el regreso a las actividades presenciales –al margen del hecho de que aún estamos en Pandemia, pero desde una perspectiva un tanto diferente– los festejos de fin de año se perfilan esperanzadores y, desde hace semanas, todo a nuestro alrededor nos hace sentir que diciembre (el mes de celebrar, de cerrar ciclos y de evaluar lo que hemos vivido y construido durante todo un año) llegó con un sabor de “vida nueva”. En estas festividades, la reflexión tendrá un papel preponderante en los corazones. Por todos lados nos dicen que estas fechas son tiempo de amar, de paz, de dar, de cambiar, de celebrar,  de compartir,  de alegría y de fe. Y todo eso es cierto. Pero, también es cierto que estas festividades deben de convertirse en un tiempo de hacer una pausa. Hacer la pausa física que necesitamos para amar y valorar nuestro cuerpo, para agradecer la salud que tenemos o recuperar la que hemos perdido, para descansar de verdad y cargar baterías y así poder iniciar un nuevo ciclo con el 100% de entusiasmo, con nuevas ideas, con nuevos proyectos personales y familiares, y con el genuino y absoluto propósito de ser mejores, para nosotros mismos y para los demás. Es importante hacer una pausa mental para conectarnos con nuestros verdaderos deseos e ilusiones, para reflexionar sobre el valor de lo que hacemos día a día, para encontrar que la verdadera riqueza de la vida se encuentra justamente ahí en nuestro quehacer diario, en los momentos que compartimos con nuestros hijos y nuestras familias. En las cosas que hacemos a cada instante con la conciencia plena, con toda nuestra atención y nuestros sentidos puestos en el presente, sabiendo que eso que hacemos, vale la pena. Hacer, también, la pausa espiritual que conlleva este tiempo de preparación, de renovación de la fe y de unión familiar. Esa pausa que tal vez nos ayude a sanar el alma, a aprender a entregarnos a los demás con más amor y con más alegría, a ver al otro con distintos ojos, a valorar la bendición que es tener una familia con la cual y por la cual vivir, a abrir realmente el corazón y regalarlo con la convicción de que ese es el verdadero ejemplo que Jesús quiere  derramar en nuestros corazones cada vez que recordamos su nacimiento. Tazas Según la teoría de las cuatro tazas, estamos tan inmersos en lo que nos ocupa la mente, que no nos damos cuenta de que hemos dejado de estar en el presente para todo aquello que nos rodea y necesita de nuestra conciencia plena y de toda nuestra atención: nuestra familia, nuestros amigos, nuestros proyectos, ¡nuestra vida! Así que estas fechas también pueden ser momento de hacer una pausa y convertirnos mejor en hermosas tazas abiertas: tazas grandes y abiertas, reflexivas y flexibles, dispuestos a llenarse de experiencias, de emociones, de alegría y de aprendizaje. Decididos a apagar el “mitote” que no nos deja estar, ni ver, ni oír a quien nos necesita (y de paso también, apagar el teléfono para poder tener una conversación real con la gente real que nos rodea). Tazas abiertas colmadas de cosas para dar, pero  con espacio suficiente para recibir a los demás.  Para oír lo que nuestros hijos o amigos necesitan, para aprender de todo y de todos cada día. Para saber ver las inquietudes o angustias de cada persona, sus alegrías y sus tristezas. Tazas sin grietas, ni roturas, que sepan contener, que sepan escuchar y que sepan compartir con sus familias, con los compañeros de trabajo y sobre todo dispuestos a dar la atención, protección, confianza y seguridad que nuestros hijos necesitan. Tazas que sepan convertir el juicio y la crítica en la miel más dulce, que saquen lo mejor de cada situación, que transformen cada enojo en una sonrisa, cada error en un aprendizaje y cada reto en una oportunidad. Tenemos miles de motivos hoy y cada día para dar gracias: nuestra familia, nuestro colegio, nuestros hogares, las risas, alegrías, momentos y experiencias que compartimos con los que amamos, las bendiciones de las que podemos disfrutar, ver el esplendor del amanecer o sentir el frío que nos hace saber que estamos vivos… Hagamos de estas fechas un momento de descanso, de pausa y de reflexión que Dios nos pide para que nuestros corazones se fortalezcan, nuestra fe se renueve y nuestra vida se llene del sentido humano que nos identifica como Familia Mazenod.     " ["post_title"]=> string(57) "Festividades de fin de año: tiempo de hacer una pausa…" ["post_excerpt"]=> string(218) "Todos necesitamos hacer una pausa en nuestras actividades para cargar baterías e iniciar con entusiasmo el nuevo año, con nuevas ideas y proyectos personales, familiares y laborales, con el propósito de ser mejores." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(52) "festividades-de-fin-de-ano-tiempo-de-hacer-una-pausa" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-12-27 14:04:13" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-12-27 19:04:13" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=73919" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17605 (24) { ["ID"]=> int(74167) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-03 10:50:46" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-03 15:50:46" ["post_content"]=> string(6285) "“En esta nueva sociedad, dominada por los hombres grises, «ya no hay tiempo para charlar, para sonreír, para soñar, ya no hay espacio para la imaginación, la creatividad, pero sobre todo ya no hay tiempo para escuchar.”  – Michael Ende (1929-1995) escritor alemán.   Cierta tarde de domingo adolescente, mientras organizaba mis pinturas de madera por tamaños, mi tío Jorge me dio una breve explicación sobre la gama de colores (como buen artista plástico). Aquellos lápices (de los cuales todavía conservo algunos) terminaron guardados en una lata cilíndrica de galletas, pero la lección trascendió al punto de colocar al color como eje en todo cuanto hice a partir de ese momento a través de los trajes de danza, las notas escolares, las flores y recientemente los bordados, porque sí, la vida es a colores. El color es intrínseco a la existencia humana, nos habla desde la naturaleza, la gastronomía, el diseño, el cine, el arte y también en las banderas de los movimientos sociales. Al respecto he escrito aquí, aquí y aquí porque cada año, la empresa Pantone selecciona el color que habrá de dominar el escenario de la industria de la moda y la mercadotecnia entre otros, como parte de lo que suelen llamar “tendencia” (que es el resultado del estudio del comportamiento consumista) y porque desde la psicología, el color se traduce en conductas, pensamientos y emociones como lo muestra la película Intensamente, en la que cada emoción es representada por una tonalidad diferente.  El mundo del arte que tiene las mejores respuestas para las grandes preguntas existenciales nos aporta ideas absolutas respecto al color: “Cada persona tiene su propio color, una tonalidad cuya luz se filtra apenas a lo largo de los contornos del cuerpo. Una especie de halo. Como en las figuras vistas a contraluz.” (Haruki Murakami). Como evidencia de lo anterior, diré que tuve un gran amigo que era invidente y siempre me decía que la guía para “conocer” a una persona sin hablarle o aproximarse era por la luz que emitía su cuerpo, una especie de “brillo”. “Cuando no tengo azul, pongo rojo” (Pablo Picasso). Hay épocas en nuestra vida que son marcadas por un color u otro, de Picasso se dice que su etapa azul se originó en el suicidio de su amigo Carlos Casagemas, hecho que lo sumió en el dolor y la tristeza. “Una mañana, a uno de nosotros se le terminó el negro, y ese fue el nacimiento del Impresionismo” (Pierre-Auguste Renoir). El uso del color puro distinguió al periodo impresionista del arte, lo que importaba era plasmar la luz y el instante.  “He intentado expresar las terribles pasiones de la humanidad mediante el rojo y el verde” (Vincent Van Gogh). No escribo de lo que no sé, pero la obra de Van Gogh trascendió hasta nuestros días justo por su nivel de expresión de la realidad. “Al entrar en contacto con un color determinado, éste se sincroniza de inmediato con el espíritu humano, produciendo un efecto decidido e importante en el estado de ánimo” (Johann Wolfgang von Goethe). La psicología del color analiza su efecto en la percepción y la conducta humana. “El color es la lengua materna del subconsciente” (Carl Gustav Jung). No es fácil diseñar nuestra vida en función del color; sin embargo, se trata de una de #laspequeñascosas que merece atención según la ocasión y el estado de ánimo para convertirse en un acto con intención y propósito que nos puede servir de guía para saber lo que pasa en nuestro interior. A manera de colofón: Este año veremos al Very Peri predominar todos los campos productivos: “A medida que la sociedad reconoce los colores como una forma de comunicación fundamental y como una manera de expresar, captar, conectar e influir en ideas y emociones, esta nueva y compleja tonalidad azul fusionada con un rojo violáceo resalta el abanico de posibilidades que se nos presenta. Al englobar las cualidades de los azules y, al mismo tiempo, contar con un matiz rojo violáceo, PANTONE 17-3938 Very Peri muestra una actitud alegre y animada, así como una presencia dinámica que estimula la valentía de crear y una expresión imaginativa” (Leatrice Eiseman, Directora Ejecutiva del Pantone Color Institute). En contraste y de cara a la nueva ola pandémica, la empresa Trendo también vislumbra al verde quetzal como el color que predominará el “street style” dado que ha sido el favorito de las grandes firmas de diseñadores en sus pasarelas para 2022. El verde, como sello de permisibilidad, de fuerza, motivación y avance tras los rezagos del confinamiento por la presencia de un virus que parece no dar tregua y, mucho menos, desaparecer." ["post_title"]=> string(26) "Las pequeñas cosas: color" ["post_excerpt"]=> string(182) "El color es intrínseco a la existencia humana, nos habla desde la naturaleza, la gastronomía, el diseño, el cine, el arte y también en las banderas de los movimientos sociales. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "las-pequenas-cosas-color" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-03 13:53:27" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-03 18:53:27" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74167" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17655 (24) { ["ID"]=> int(73919) ["post_author"]=> string(2) "81" ["post_date"]=> string(19) "2021-12-27 13:37:02" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-12-27 18:37:02" ["post_content"]=> string(5051) "Con el regreso a las actividades presenciales –al margen del hecho de que aún estamos en Pandemia, pero desde una perspectiva un tanto diferente– los festejos de fin de año se perfilan esperanzadores y, desde hace semanas, todo a nuestro alrededor nos hace sentir que diciembre (el mes de celebrar, de cerrar ciclos y de evaluar lo que hemos vivido y construido durante todo un año) llegó con un sabor de “vida nueva”. En estas festividades, la reflexión tendrá un papel preponderante en los corazones. Por todos lados nos dicen que estas fechas son tiempo de amar, de paz, de dar, de cambiar, de celebrar,  de compartir,  de alegría y de fe. Y todo eso es cierto. Pero, también es cierto que estas festividades deben de convertirse en un tiempo de hacer una pausa. Hacer la pausa física que necesitamos para amar y valorar nuestro cuerpo, para agradecer la salud que tenemos o recuperar la que hemos perdido, para descansar de verdad y cargar baterías y así poder iniciar un nuevo ciclo con el 100% de entusiasmo, con nuevas ideas, con nuevos proyectos personales y familiares, y con el genuino y absoluto propósito de ser mejores, para nosotros mismos y para los demás. Es importante hacer una pausa mental para conectarnos con nuestros verdaderos deseos e ilusiones, para reflexionar sobre el valor de lo que hacemos día a día, para encontrar que la verdadera riqueza de la vida se encuentra justamente ahí en nuestro quehacer diario, en los momentos que compartimos con nuestros hijos y nuestras familias. En las cosas que hacemos a cada instante con la conciencia plena, con toda nuestra atención y nuestros sentidos puestos en el presente, sabiendo que eso que hacemos, vale la pena. Hacer, también, la pausa espiritual que conlleva este tiempo de preparación, de renovación de la fe y de unión familiar. Esa pausa que tal vez nos ayude a sanar el alma, a aprender a entregarnos a los demás con más amor y con más alegría, a ver al otro con distintos ojos, a valorar la bendición que es tener una familia con la cual y por la cual vivir, a abrir realmente el corazón y regalarlo con la convicción de que ese es el verdadero ejemplo que Jesús quiere  derramar en nuestros corazones cada vez que recordamos su nacimiento. Tazas Según la teoría de las cuatro tazas, estamos tan inmersos en lo que nos ocupa la mente, que no nos damos cuenta de que hemos dejado de estar en el presente para todo aquello que nos rodea y necesita de nuestra conciencia plena y de toda nuestra atención: nuestra familia, nuestros amigos, nuestros proyectos, ¡nuestra vida! Así que estas fechas también pueden ser momento de hacer una pausa y convertirnos mejor en hermosas tazas abiertas: tazas grandes y abiertas, reflexivas y flexibles, dispuestos a llenarse de experiencias, de emociones, de alegría y de aprendizaje. Decididos a apagar el “mitote” que no nos deja estar, ni ver, ni oír a quien nos necesita (y de paso también, apagar el teléfono para poder tener una conversación real con la gente real que nos rodea). Tazas abiertas colmadas de cosas para dar, pero  con espacio suficiente para recibir a los demás.  Para oír lo que nuestros hijos o amigos necesitan, para aprender de todo y de todos cada día. Para saber ver las inquietudes o angustias de cada persona, sus alegrías y sus tristezas. Tazas sin grietas, ni roturas, que sepan contener, que sepan escuchar y que sepan compartir con sus familias, con los compañeros de trabajo y sobre todo dispuestos a dar la atención, protección, confianza y seguridad que nuestros hijos necesitan. Tazas que sepan convertir el juicio y la crítica en la miel más dulce, que saquen lo mejor de cada situación, que transformen cada enojo en una sonrisa, cada error en un aprendizaje y cada reto en una oportunidad. Tenemos miles de motivos hoy y cada día para dar gracias: nuestra familia, nuestro colegio, nuestros hogares, las risas, alegrías, momentos y experiencias que compartimos con los que amamos, las bendiciones de las que podemos disfrutar, ver el esplendor del amanecer o sentir el frío que nos hace saber que estamos vivos… Hagamos de estas fechas un momento de descanso, de pausa y de reflexión que Dios nos pide para que nuestros corazones se fortalezcan, nuestra fe se renueve y nuestra vida se llene del sentido humano que nos identifica como Familia Mazenod.     " ["post_title"]=> string(57) "Festividades de fin de año: tiempo de hacer una pausa…" ["post_excerpt"]=> string(218) "Todos necesitamos hacer una pausa en nuestras actividades para cargar baterías e iniciar con entusiasmo el nuevo año, con nuevas ideas y proyectos personales, familiares y laborales, con el propósito de ser mejores." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(52) "festividades-de-fin-de-ano-tiempo-de-hacer-una-pausa" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-12-27 14:04:13" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-12-27 19:04:13" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=73919" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(13) ["max_num_pages"]=> float(7) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "5d135fe8f40604e23b6b7029da46ef7d" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Festividades de fin de año: tiempo de hacer una pausa…

Todos necesitamos hacer una pausa en nuestras actividades para cargar baterías e iniciar con entusiasmo el nuevo año, con nuevas ideas y...

diciembre 27, 2021
Las pequeñas cosas: color

Las pequeñas cosas: color

El color es intrínseco a la existencia humana, nos habla desde la naturaleza, la gastronomía, el diseño, el cine, el arte y...

enero 3, 2022




Más de categoría
El efecto búmeran

El efecto búmeran

A menudo nos invade la queja y no entendemos por qué nos suceden ciertas cosas. La respuesta llega después...

enero 19, 2022
Las pequeñas cosas: relatividad

Las pequeñas cosas: relatividad

El cambio es lo único constante y en la máquina de la relatividad en la que vivimos también estamos...

enero 17, 2022

¿Quién controla tu vida?

¿Sabes por qué hay personas convencidas de que su existencia está determinada por factores externos como la suerte, mientras...

enero 12, 2022

Las pequeñas cosas: magia

La magia se traduce en cada una de #laspequeñascosas que realizamos en la vida cotidiana. El mejor hechizo que...

enero 10, 2022