Cómo trabajar desde casa sin morir en el intento (Segunda parte)

Si ya leíste la primera parte, te animo a que apliques estos otros consejitos para elevar tu productividad y estar más tranquilo. 

22 de diciembre, 2021

Nada de corrido. Aunque ya dijimos que hay que ser enfocados, tampoco se trata de amarrarse a la silla ocho o diez horas. Levántate cada media hora (por lo menos), aprovecha para beber agua o para prepararte una fruta con chilito o algo rico, de preferencia que no sea procesado. Si evitas o reduces el consumo de azúcar verás que tu energía se incrementa, notarás que no te dará sueño ni pereza.

No extiendas tu horario de trabajo. Es la mayor trampa en la que podemos caer. Como estamos en casa no nos urge movernos de la silla. Si estás alargando tu horario habitual es porque estás gestionando mal tu tiempo o porque tienes una adicción al trabajo (ambos casos hay que trabajarlos). Hay tiempo para todo, respeta el que le estás dando al trabajo para que puedas respetar tus demás actividades.

Apagar las máquinas significa apagar las máquinas. Nada de “sólo termino esto y ya”, porque esa última actividad puede llevarte a una o varias horas más de chamba. Por eso es muy importante establecer tu agenda desde la mañana y enfocarte para terminar a tiempo tus actividades.

Únicamente para tu bienestar. Así debe ser el tiempo una vez que apagaste la computadora. Dedícalo a lo que más te guste. Convive con tu familia, juega o platica con ellos, preparen una cena rica o vean su programa o serie favorita. Si estás [email protected] aprovecha para hacer un poco de ejercicio; esto es muy importante para estirar los músculos tras una larga jornada; no necesitas hacer grandes esfuerzos, con caminar, moverte o estirarte unos 40 minutos basta. Igual puedes poner una buena cumbia y bailar, verás que tu estado de ánimo se transforma. Una opción más es jugar con tu mascota. También puedes leer un libro, escuchar tu música favorita, meditar o sencillamente no hacer absolutamente nada durante un buen rato.

Establece un ritual para concluir el día. Esto ayuda para que tu cuerpo sepa que se va acercando la hora de ir a la cama y puedas conciliar el sueño. Antes de eso es muy importante que olvides la tecnología. Previo a dormir puedes hacer actividades para conectar con tu mundo interior como: orar, meditar, reflexionar sobre tus acciones y decisiones, escribir y, de nuevo, agradecer por el día que concluye. Te comparto que a mí me funciona mucho tener una rutina de ejercicio nocturna pues me relaja. Para no acelerarme escucho música clásica mientras realizo y me concentro en cada movimiento. Este tiempo es como un regalo de mí para mí.

Mantente en contacto con la gente que quieres. Es súper importante compartir. Entre semana puedes darte una media hora para llamar a un amigo o familiar, así tomas un respiro. Si te es muy complicado aprovecha el fin de semana para hacer videollamadas o reunirte con algún amigo, obviamente respetando las medidas que ya todos conocemos. Platiquen acerca de cómo se sienten y cómo han experimentado la pandemia. Estamos muy acostumbrados al whatsApp y a escribir, pero trata de hacer llamadas o videollamadas, escuchar la voz o ver a alguien, aunque sea a través de un aparato, genera una sensación de cercanía.

No te sobrecargues de información. Es necesario estar informados, pero si la ola de información antes de la pandemia era infinita, hoy igual pero con la característica de que casi todo es negativo. No se trata de vivir en un mundo alterno o de evadir la realidad sino de vivir lo más tranquilos que se pueda. Elige un noticiero para escuchar un rato por la mañana. Más tarde puedes leer algún resumen de noticias. Estar leyendo todo el tiempo notas en redes sociales no es saludable, sobre todo porque hay muchas fake-news. Enfocarse en las cifras de muertos o en los desastres económicos nos sumerge en un estado de estrés y ansiedad. Todo en esta vida concluye, pasará igual con la pandemia y la crisis económica. Llena tu mente con creatividad y enfócate en estrategias para mejorar tu vida en todos los aspectos. Visualiza a las personas que amas dentro de un círculo iluminado y piensa que todos están a salvo.

Como ves, lo que comparto no es nada complicado, sólo necesitas ser ordenado, organizado, aplicarte disciplina y, sobre todo, amarte.

¿Quieres contarme si sigues trabajando desde casa y cómo te va? 

Twitter: @nanfuentes2021 / Linkedin: Nancy Fuentes Juárez / [email protected]

 

Comentarios
object(WP_Query)#17668 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(73767) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "21-12-2021" ["before"]=> string(10) "18-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(73767) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "21-12-2021" ["before"]=> string(10) "18-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17667 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17672 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17677 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "21-12-2021" ["before"]=> string(10) "18-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-12-21 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-01-18 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (73767) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17664 (24) { ["ID"]=> int(73821) ["post_author"]=> string(2) "81" ["post_date"]=> string(19) "2021-12-23 14:15:08" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-12-23 19:15:08" ["post_content"]=> string(4574) "De la misma forma en la que el cuerpo, cuando es sobreestimulado, deja de sentir, los niños que reciben regalos a manos llenas pierden la capacidad de asombro, la emoción por recibir y desgraciadamente, empiezan a desarrollar rasgos de personalidad relacionados con la poca tolerancia a la frustración y la incapacidad para comprender el valor de las cosas. ”Quiero darles lo que yo no tuve” Un sinfín de razones se esconden detrás del hecho de colmar de regalos a nuestros hijos: compensar el tiempo que no podemos darles, hacer “trueques” con ellos para tratar de mejorar o controlar sus comportamientos o incluso premiarlos por logros alcanzados o simplemente por cumplir con sus responsabilidades. Pero, sin lugar a dudas, el común denominador en la mayoría de las familias es querer demostrarles amor proporcionándoles todos los bienes materiales que nosotros no pudimos tener y que creemos (sólo como creencia porque al final del día no nos hicieron falta) ellos necesitan. ”Que no los hagan menos”… Del otro lado del amplio espectro de motivos por los que hiperregalamos a nuestros pequeños, está la cuestión social: desde los padres que queremos demostrar lo pendientes que estamos de ellos, los que deseamos que nuestro hijo tenga “lo mejor” para que pueda pertenecer a cierto grupo social, hasta los padres divorciados que establecen una competencia de “poder-amor” “culpa/amor” a través de las cosas que cada uno obsequia o proporciona a los hijos. “¿Y mi futuro qué?”… Cuando perdemos el control sobre la cantidad (y/o precio) de lo que damos como padres dejamos de dimensionar no sólo el daño que hacemos en la formación de la identidad de los pequeños sino incluso a nuestro propio futuro: es tan sencillo como pensar que para un niño que a los 9-10 años tiene un teléfono o dispositivo que cuesta $15 000 pesos , a los 15-16 un traje que vale $30 000 y a los 18 un auto de $500 000 al salir de la Universidad no habrá trabajo para el que pueda sustentar su estilo de vida y mucho menos dejará nunca el seno familiar ya que no podrá ni pagar la renta del penthouse que “¡necesita!”. En resumidas cuentas, no encontrará trabajo que lo merezca, ni puesto que le pague lo que cree que vale, porque le han hecho sentir que vale más que todos, que es el más inteligente, el más creativo y el más guapo(a). Como padres tenemos la obligación de pensar también en su futuro a largo plazo. Y si lo hacemos con amor y seriedad, podremos estar seguros de que, el día de mañana, cuando ellos mismos quieran formar una familia, el mejor regalo que pudimos darles será contar con las herramientas y desarrollar las habilidades para poder lograrlo. “Entonces… ¿Cómo le hago?” El Dr. Santiago Duque, así como otros reconocidos especialistas sobre el tema, nos proponen algunas estrategias para que aprendamos a regalar de manera sana a nuestros hijos y de esta manera los ayudemos a crecer disfrutando de su infancia, valorando las cosas y sintiéndose afortunados de lo que reciben. Dar a nuestros hijos todo lo que nos piden y olvidar los límites para “hacerlos felices” no nos hace mejores padres ni aumenta el amor que sentimos por ellos. Si buscamos un poco en nuestro baúl de la memoria, encontraremos que los más hermosos recuerdos al lado de nuestros padres en la infancia, no están el día en que nos dieron una avalancha de juguetes y demás regalos, sino en los momentos que compartimos con ellos, aprendiendo a compartir, a amar y a fortalecer el corazón de nuestra familia.  Hoy podemos aprovechar para limpiar clósets, sacar juguetes que ya no usan, donarlos a fundaciones o ayudar a los que menos tienen, y de esta forma empezar a formar niños que sepan dar, desarrollando la empatía y aprendiendo a desprenderse de los objetos materiales. Conoce y descubre cómo logramos el equilibrio perfecto entre excelencia académica y sentido humano en la educación. " ["post_title"]=> string(45) "¿Niños hiperregalados = Adultos frustrados?" ["post_excerpt"]=> string(178) "La cercanía de la temporada navideña y el inicio de un nuevo año nos dan el pretexto perfecto para reflexionar acerca de la manera en la que estamos formando a nuestros hijos." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(39) "ninos-hiperregalados-adultos-frustrados" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-12-23 14:32:39" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-12-23 19:32:39" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=73821" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17621 (24) { ["ID"]=> int(74306) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-06 10:37:08" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-06 15:37:08" ["post_content"]=> string(3787) "La convivencia humana es un juego en constante equilibrio. Damos, esperamos y recibimos, y de esta forma se construyen las relaciones humanas, muchas de ellas que, a la larga, llegan a ser muy entrañables. La mejor forma de ir por la vida es con la disposición de compartir el camino con quienes andan a nuestro mismo paso.  Lógico, el hecho de dar a otros  lleva implícita –al fin humanos--  la esperanza de recibir algo equivalente en correspondencia. Y de este juego de expectativas llegan a surgir sensaciones de inconformidad que terminan, muchas de las veces, en grandes rupturas. Ir ligeros por el camino, sin generar apegos que después nos lleven a sufrir.  Dar por el gusto de hacerlo, sin aplicar las matemáticas a la hora de entablar una relación.  Recibir lo que otros nos entregan, desde la idea  de  que  ofrecen  lo mejor que tienen.  Querer ajustar la conducta de otros a nuestras expectativas personales, conduce al caos. La reciprocidad es casi una utopía que muy pocas veces se consigue en una relación afectiva. Si se logra, será con tiempo y voluntad de las partes, de dar lo mejor uno para el otro en ambos sentidos. Hoy en día un elemento que interfiere mucho en este proceso es la comunicación por vía digital.  Yo envío un mensaje electrónico y en el fondo deseo que me respondan en el corto plazo. Paso por alto las necesidades del receptor quien, tal vez, no vea mi mensaje  tan pronto como yo quisiera, o no tiene la calma para sentarse a contestar. Solemos partir desde nuestra situación personal para suponer que, igual como yo tuve tiempo para sentarme a escribir, la otra persona  debe de tenerlo para contestarme. Por desgracia este tipo de comunicación ha generado conflictos inéditos que antes no experimentábamos. Las emociones son parte de nosotros mismos. No hay manera de sacudírnoslas como polvo.  El esperar que otro  corresponda a lo que creemos estar dando, genera frustración, tristeza y tal vez enojo.  No hay manera de eliminar estos estados de ánimo como por magia antes de seguir adelante.  Se trata más bien de procesarlos, de entender por qué me afecta lo que sucede y, sobre todo, preguntarme si estoy dispuesto a dar por el simple hecho de hacerlo, sin esperar algo a cambio. Todos necesitamos generar lazos emocionales que nos provean de bienestar y estabilidad, de manera que la clave para lograrlo es procurar personas que nos nutran las emociones, así como nosotros hacemos en sentido inverso.  Aprender a recibir lo que el otro nos da, aun cuando sea distinto de lo que hubiéramos esperado, considerando que, justo eso y nada más, es lo que el otro está en capacidad de compartir. El camino de la vida es más seguro si lo andamos en compañía. Tal vez no vayamos a la velocidad que lo haríamos por cuenta propia, pero de seguro que este paso provee mayor estabilidad y diversión.  Ir con personas que ven las cosas de manera distinta, nos amplía el panorama. Basta recordar que ninguno de nosotros es perfecto ni idéntico a nadie más, y que la clave de la convivencia es el respeto a la forma de ser de cada uno, con la mejor actitud.  El camino de la vida nos presenta hoy una nueva etapa por recorrer. Hagámoslo entonces con la mejor actitud, con suficiente generosidad y sabiduría, en el entendido de que dar de lo que tenemos no implica, de manera obligada, recibir lo que anhelamos.  ¡Feliz nuevo año! ¡A vivirlo con plenitud! ¡A abrir nuevos caminos con nuestros pasos!" ["post_title"]=> string(20) "El camino de la vida" ["post_excerpt"]=> string(202) "La reciprocidad es casi una utopía que muy pocas veces se consigue en una relación afectiva. Si se logra, será con tiempo y voluntad de las partes, de dar lo mejor uno para el otro en ambos sentidos." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(20) "el-camino-de-la-vida" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-06 10:37:08" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-06 15:37:08" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74306" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17664 (24) { ["ID"]=> int(73821) ["post_author"]=> string(2) "81" ["post_date"]=> string(19) "2021-12-23 14:15:08" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-12-23 19:15:08" ["post_content"]=> string(4574) "De la misma forma en la que el cuerpo, cuando es sobreestimulado, deja de sentir, los niños que reciben regalos a manos llenas pierden la capacidad de asombro, la emoción por recibir y desgraciadamente, empiezan a desarrollar rasgos de personalidad relacionados con la poca tolerancia a la frustración y la incapacidad para comprender el valor de las cosas. ”Quiero darles lo que yo no tuve” Un sinfín de razones se esconden detrás del hecho de colmar de regalos a nuestros hijos: compensar el tiempo que no podemos darles, hacer “trueques” con ellos para tratar de mejorar o controlar sus comportamientos o incluso premiarlos por logros alcanzados o simplemente por cumplir con sus responsabilidades. Pero, sin lugar a dudas, el común denominador en la mayoría de las familias es querer demostrarles amor proporcionándoles todos los bienes materiales que nosotros no pudimos tener y que creemos (sólo como creencia porque al final del día no nos hicieron falta) ellos necesitan. ”Que no los hagan menos”… Del otro lado del amplio espectro de motivos por los que hiperregalamos a nuestros pequeños, está la cuestión social: desde los padres que queremos demostrar lo pendientes que estamos de ellos, los que deseamos que nuestro hijo tenga “lo mejor” para que pueda pertenecer a cierto grupo social, hasta los padres divorciados que establecen una competencia de “poder-amor” “culpa/amor” a través de las cosas que cada uno obsequia o proporciona a los hijos. “¿Y mi futuro qué?”… Cuando perdemos el control sobre la cantidad (y/o precio) de lo que damos como padres dejamos de dimensionar no sólo el daño que hacemos en la formación de la identidad de los pequeños sino incluso a nuestro propio futuro: es tan sencillo como pensar que para un niño que a los 9-10 años tiene un teléfono o dispositivo que cuesta $15 000 pesos , a los 15-16 un traje que vale $30 000 y a los 18 un auto de $500 000 al salir de la Universidad no habrá trabajo para el que pueda sustentar su estilo de vida y mucho menos dejará nunca el seno familiar ya que no podrá ni pagar la renta del penthouse que “¡necesita!”. En resumidas cuentas, no encontrará trabajo que lo merezca, ni puesto que le pague lo que cree que vale, porque le han hecho sentir que vale más que todos, que es el más inteligente, el más creativo y el más guapo(a). Como padres tenemos la obligación de pensar también en su futuro a largo plazo. Y si lo hacemos con amor y seriedad, podremos estar seguros de que, el día de mañana, cuando ellos mismos quieran formar una familia, el mejor regalo que pudimos darles será contar con las herramientas y desarrollar las habilidades para poder lograrlo. “Entonces… ¿Cómo le hago?” El Dr. Santiago Duque, así como otros reconocidos especialistas sobre el tema, nos proponen algunas estrategias para que aprendamos a regalar de manera sana a nuestros hijos y de esta manera los ayudemos a crecer disfrutando de su infancia, valorando las cosas y sintiéndose afortunados de lo que reciben. Dar a nuestros hijos todo lo que nos piden y olvidar los límites para “hacerlos felices” no nos hace mejores padres ni aumenta el amor que sentimos por ellos. Si buscamos un poco en nuestro baúl de la memoria, encontraremos que los más hermosos recuerdos al lado de nuestros padres en la infancia, no están el día en que nos dieron una avalancha de juguetes y demás regalos, sino en los momentos que compartimos con ellos, aprendiendo a compartir, a amar y a fortalecer el corazón de nuestra familia.  Hoy podemos aprovechar para limpiar clósets, sacar juguetes que ya no usan, donarlos a fundaciones o ayudar a los que menos tienen, y de esta forma empezar a formar niños que sepan dar, desarrollando la empatía y aprendiendo a desprenderse de los objetos materiales. Conoce y descubre cómo logramos el equilibrio perfecto entre excelencia académica y sentido humano en la educación. " ["post_title"]=> string(45) "¿Niños hiperregalados = Adultos frustrados?" ["post_excerpt"]=> string(178) "La cercanía de la temporada navideña y el inicio de un nuevo año nos dan el pretexto perfecto para reflexionar acerca de la manera en la que estamos formando a nuestros hijos." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(39) "ninos-hiperregalados-adultos-frustrados" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-12-23 14:32:39" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-12-23 19:32:39" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=73821" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(14) ["max_num_pages"]=> float(7) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "b7c982cdd6cb527544e7bd4d4c2afc2c" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

¿Niños hiperregalados = Adultos frustrados?

La cercanía de la temporada navideña y el inicio de un nuevo año nos dan el pretexto perfecto para reflexionar acerca de...

diciembre 23, 2021

El camino de la vida

La reciprocidad es casi una utopía que muy pocas veces se consigue en una relación afectiva. Si se logra, será con tiempo...

enero 6, 2022




Más de categoría
Las pequeñas cosas: relatividad

Las pequeñas cosas: relatividad

El cambio es lo único constante y en la máquina de la relatividad en la que vivimos también estamos...

enero 17, 2022

¿Quién controla tu vida?

¿Sabes por qué hay personas convencidas de que su existencia está determinada por factores externos como la suerte, mientras...

enero 12, 2022

Las pequeñas cosas: magia

La magia se traduce en cada una de #laspequeñascosas que realizamos en la vida cotidiana. El mejor hechizo que...

enero 10, 2022

El camino de la vida

La reciprocidad es casi una utopía que muy pocas veces se consigue en una relación afectiva. Si se logra,...

enero 6, 2022