Afectividad y educación sexual en cuarentena: Cómo hablar con nuestros hijos y cómo protegerlos

Uno de los temas más importantes en la formación de los niños y al cual por desgracia se ha prestado muy poca atención durante esta cuarentena (ya sea por miedo, por tabús o por el simple temor...

23 de octubre, 2020

Uno de los temas más importantes en la formación de los niños y al cual por desgracia se ha prestado muy poca atención durante esta cuarentena (ya sea por miedo, por tabús o por el simple temor de no saber cómo abordarlo con los hijos) es la formación afectivo-sexual. Lo primero que hay que entender en este sentido, es que educarlos en la afectividad es educarlos para el amor, para el respeto y sobre todo para su protección.

Por desgracia –aun  cuando la mayoría de las instituciones educativas públicas y privadas cuentan con programas bien estructurados, en los que se involucra a alumnos, padres y maestros–, ante  la necesidad obligada de educar a distancia y por la delicadeza de los temas que implica, el asunto ha quedado un tanto relegado.

No se trata solo de “flores y abejas”

Hablar de la importancia de la educación afectivo-sexual en esta cuarentena abarca temas mucho más profundos que el mero entendimiento de la fisiología, los cuales pueden agruparse en tres grandes aspectos:  

 Afectividad. Debe consistir en educar el carácter de los hijos para poder manejar adecuadamente sus afectos, lo que significa que es necesario sustentarla en los valores, el ejemplo y los patrones a seguir que vean en casa. De ahí la importancia de ponderar este tema en estos momentos en los que la cuarentena obligada, tristemente, ha exacerbado la violencia intrafamiliar a nivel físico y psicológico.

Autocuidado y autoestima. Además de la importantísima base que supone el punto anterior, enseñar a los niños a reconocer su cuerpo como un “templo” que merece el mayor cuidado y respeto, les permite ir asimilando sus cambios con naturalidad, construir una autoimagen sana, fortalecer su autoestima y tener la claridad necesaria para saber decir “NO” o denunciar cualquier situación de riesgo a la que se enfrenten.

Prevención del abuso. El uso de redes sociales e internet sin supervisión, así como los largos tiempos de “abandono” que por desgracia están sufriendo muchos niños y adolescentes durante el confinamiento en nuestro país y en el mundo (aunado a la falta de contención y apoyo emocional que suponen los maestros, tutores y adultos de confianza que habitualmente podían encontrar en sus escuelas), ha abierto las puertas a un sinnúmero de riesgos para ellos, por lo que buscar estrategias para continuar brindándoles una formación efectiva es absolutamente necesario.

Más vale una hora antes que cinco minutos tarde…

Antes que nada, debemos tener claro que, aunque la escuela es el lugar en el que actualmente se cree que los niños deben aprenderlo todo, los educadores primarios de los hijos –y especialmente hablando de temas en los que se involucran valores, creencias, sentimientos y formas de actuar y percibir el mundo- son los padres.

Por ello, durante las difíciles circunstancias en las que nos ha puesto esta pandemia, son ellos quienes deben de retomar la responsabilidad y el privilegio de hablar con sus hijos tanto como puedan y de todo lo que puedan. Aunque los temas parezcan difíciles o escabrosos, aunque se piense que son demasiado pequeños o que aún no están listos… ¿Quién mejor que los padres para conocer las necesidades, dudas, miedos o  incertidumbres de los hijos? ¿Quién mejor que ellos para prevenir una situación de riesgo o un infortunio antes de que suceda?

Pero… ¿Cómo abordar estos temas con mis hijos y no morir en el intento?

Además de la ayuda que cada institución educativa y los libros de texto nos puedan prestar, existen infinidad de recursos en la web (páginas, artículos, videos, juegos, etc.) en los que podemos encontrar herramientas valiosas para enriquecer las conversaciones con ellos. 

Algunos tips que pueden ayudarnos para estar preparados son:

  • No esperar a que hagan preguntas. Cada padre/madre debe decidir lo que cree que su hijo debe saber, siempre teniendo en cuenta que lo más importante es la prevención.
  • Responder siempre. Es importante impedir que se queden con curiosidad, ya que de lo contrario pueden buscar (y encontrar) respuestas inadecuadas.
  • Averiguar primero por qué tienen esa duda. Debemos saber en dónde oyeron o vieron tal o cual cosa, en qué contexto están utilizando una palabra o qué significa para ellos.
  • Adaptar las respuestas a la etapa de desarrollo y capacidad de entendimiento de cada hijo. 
  • Hablar con la mayor naturalidad posible sobre cada tema. Llamar las cosas por su nombre y, dependiendo de la edad de los hijos, explicar todo aquello que creamos necesario en cuestiones de responsabilidad, peligros y consecuencias para ellos.
  • Recordar en todo momento que la mayor enseñanza está en nuestro ejemplo. No importa cuántos manuales leamos con ellos, no importa cuántas frases sapientes o incluso amorosas les digamos e inclusive no importa cuán grande sea nuestro afán por protegerlos: primordialmente aprenderán a repetir nuestros patrones de comportamiento. 
  • Nunca olvidar el buen humor. Aunque estos temas puedan resultar abrumadores a veces, las cosas siempre irán mejor si permitimos que incluso las risas tengan cabida en la conversación, lo cual nos ayudará a mantener un ambiente tranquilo y relajado.

Comprometidos con la formación integral de la Familia Mazenod

En nuestro colegio, una parte esencial de los programas de educación continua e integral que impartimos anualmente para alumnos y padres, son las conferencias de afectividad.

Este año, estarán orientadas a brindar estrategias y herramientas efectivas para que cada familia aproveche el privilegio de poder abrir un canal de comunicación con sus hijos, propiciando con ellos el diálogo y la reflexión sobre los aspectos que les preocupen o sean de su interés, de acuerdo con su etapa de desarrollo.

Contarán, además, con un espacio en el que nuestras psicólogas especialistas estarán a su disposición para escuchar y dar solución a sus dudas e inquietudes.

Estamos convencidos de que aún más importante que el nivel de excelencia que nos caracteriza en cuanto a los aspectos académicos, la responsabilidad y el compromiso compartido que existe entre todos los que integramos esta gran familia para educar hacia el amor, es la única herramienta que nos permitirá garantizar la integridad física, espiritual y psicológica de nuestros hijos y alumnos.

Comentarios


object(WP_Query)#16268 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(31171) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-09-2022" ["before"]=> string(10) "01-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(31171) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-09-2022" ["before"]=> string(10) "01-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16272 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16270 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16271 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "03-09-2022" ["before"]=> string(10) "01-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(502) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-09-03 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-10-01 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (31171) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16269 (24) { ["ID"]=> int(83171) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-12 10:18:08" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-12 15:18:08" ["post_content"]=> string(5339) ""Somos lo que hacemos día a día. De modo que la excelencia no es un acto sino un hábito”. -Aristóteles (384 a.C. – 322a.C). A riesgo de meterme en camisa de once varas, hurgaré en el recuerdo de aquellos días escolares de mi infancia, lejos de etiquetas, modismos, movimientos, discriminación y jarritos de Tlaquepaque, en los que recibir un sello en el cuaderno de trabajo era un mensaje claro: platica en clase, no trabaja, impuntual, buen trabajo y/o excelente cuando se cumplía con todos los criterios para obtener la mejor calificación. Pongo la lupa en el término excelencia (areté en griego antiguo = cualidad del que sobresale) que para los sofistas era el conjunto de cualidades cívicas, morales e intelectuales que llevan a pensar, hablar y obrar con éxito. El concepto es profundo y requiere de más espacio del que dispongo, pero lo retomo desde la perspectiva de lo que ocurre en la actualidad y esa percepción mía de que todo está “a medias” porque nos encontramos de frente a los estragos de una pandemia (que aún no desaparece) y al efecto avasallador de una crisis económica, social y política; así que parece que se vive en un ambiente de medio hacer, medio decir y medio parecer que no conduce sino al conformismo y la mediocridad en todos los sentidos, de forma voluntaria o involuntaria, consciente o inconsciente, pero al fin y al cabo es lo que permea en el ambiente día con día. Lejos están los momentos en que era obligado ser excelente como un hábito diario que se notaba en el vestir, el caminar, el hablar, el actuar y más importante aún: en el cumplir los compromisos. Y digo que han quedado lejos porque se ha confundido a la excelencia con la apariencia, la opulencia, la petulancia o la arrogancia sin dar paso a la reflexión del por qué conviene ser excelente y por qué se nos exigía con tanto ahínco desde las aulas escolares, así que parece que queda mejor quedarse a medias pues la exigencia ha quedado atrás. Al parecer, no tiene nada de raro que un acta de nacimiento recién expedida tenga como fecha de nacimiento el año 2042 en lugar de 1942, que un vuelo se retrase, que un tren se descarrile, que los políticos se vayan a los golpes, que se agreda a la autoridad policiaca, que se transgredan los derechos y tantos ejemplos más que denotan la falta de excelencia en el actuar porque todo se disfraza de una falsa consideración a la humanidad escondida detrás de cada acto, en cuyo caso pareciera ser mejor rodearnos de máquinas que se rigen por protocolos y programas que pueden ser inviolables y dar resultados magníficos siempre y cuando el propósito sea bueno. Parece también que nada tiene de malo que las grandes marcas transnacionales exploten a su fuerza trabajadora y desdeñen a sus clientes preferenciales con pedidos incompletos o que nunca llegan a su destino porque sus ganancias millonarias les dan el margen necesario para quedar mal con unos cuantos que les compran apenas lo que significa un pelo para un gato. Y por supuesto, menos malo será que un padre o madre de familia rete a la autoridad escolar a pesar de la formación académica que respalda dicha autoridad porque según parece, la excelencia es sinónimo de discriminación o superioridad injustificada. Es el mundo del revés. Hemos dejado a la excelencia colgada en el olvido porque es innecesaria en un mundo cada vez más caótico, sin normas ni reglas que seguir bajo el falso y manipulador argumento de la tolerancia y la inclusión, así que bienvenidos sean los mediocres, los perezosos, los descuidados, los irrespetuosos, los incumplidos, los ignorantes y los agresivos porque también tienes derechos y son humanos, así que tienen derecho a equivocarse cuantas veces quieran; mientras tanto, que el mundo siga sufriendo las consecuencias por olvidar que la excelencia es parte de #laspequeñascosas de la vida que le dan orden, formación, sentido, justicia, por mencionar sólo unas cuantas virtudes que hoy brillan por su ausencia. A manera de colofón: a propósito del deceso de la Reina Isabel II (1926-2022) del Reino Unido, me gustaron un par de reflexiones en torno no a la grandeza de su reinado y su posición en el imperio sino al peso de la corona que le impusieron a muy temprana edad y de las cuales, replico un fragmento: “Idéntica sonrisa de moneda, de timbre postal, jamás perturbada por una emoción impropia. La garantía de permanencia capaz de reiterase a través de divorcios, trágicos accidentes, abusos y escándalos, siempre tranquilizadora, cordial y distante, más allá y extremadamente lejos, incorrupta en su falta de contacto con las vidas, los deseos, las angustias y proyectos del común de los mortales” (Adriana González Mateos, Narradora y ensayista mexicana). Descanse en paz, su excelencia.   " ["post_title"]=> string(27) "Las pequeñas cosas: areté" ["post_excerpt"]=> string(213) "Hemos dejado a la excelencia colgada en el olvido porque es innecesaria en un mundo cada vez más caótico, sin normas ni reglas que seguir bajo el falso y manipulador argumento de la tolerancia y la inclusión. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "las-pequenas-cosas-arete" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-12 10:18:08" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-12 15:18:08" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83171" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16244 (24) { ["ID"]=> int(83267) ["post_author"]=> string(3) "187" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-14 10:18:59" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-14 15:18:59" ["post_content"]=> string(2250) "“La raíz de todo bien crece en la tierra de la gratitud”. Con esta frase del Dali Lama comienzo este texto. Y es que hoy, de manera especial, me arropa un sentimiento de gratitud al cumplir mi primer aniversario en Ruiz-Healy Times, un espacio que a lo largo de 12 meses me ha brindado la oportunidad de comunicarme contigo.   Lo más valioso para una servidora ha sido la acción de compartir: pensamientos, ideas, conceptos, emociones, experiencias…; mi principal retribución es la retroalimentación y los comentarios que me animan a seguir compartiendo desde el corazón.  Gracias a Eduardo Ruiz-Healy por permitirme ser parte de su equipo, gracias a Israel por ser el responsable de mi acercamiento, gracias a Luis Arturo por su tiempo y su profesionalismo, gracias a todo el equipo que cada semana toma parte de su tiempo para colocar mis letras en esta gran vitrina en la que convergen ideas diversas y valiosas, pero sobre todo, gracias a ti, querido lector.  Desde mi experiencia, el agradecimiento nos coloca en el círculo de la abundancia, nos ayuda a enfocarnos en el presente para disfrutar las cosas buenas de la vida, nos hace concientes de nuestra finitud, nos (re)conecta con el amor y la paz. Ser agradecido es permitir la entrada a una cascada de sensaciones agradables y de bendiciones.  Hoy estoy aprendiendo a soltar toda expectativa, por lo que tampoco pienso en que mis letras contribuyen a algo específico. Sin embargo, he comprobado que lo que se comparte desde lo más profundo del SER, siempre te ilumina a ti y a quienes te rodean.  Me despido de manera momentánea agradeciendo también al país donde nací; a pesar del contexto adverso disfruto de y me maravillo con todas las bondades de su tierra, ¡Viva México! Twitter: @nanfuentes2021  / LinkedIn: Nancy Fuentes Juárez / " ["post_title"]=> string(23) "El poder de la gratitud" ["post_excerpt"]=> string(53) "Es simple encontrar el camino hacia la abundancia. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(23) "el-poder-de-la-gratitud" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-14 10:18:59" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-14 15:18:59" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83267" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16269 (24) { ["ID"]=> int(83171) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-12 10:18:08" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-12 15:18:08" ["post_content"]=> string(5339) ""Somos lo que hacemos día a día. De modo que la excelencia no es un acto sino un hábito”. -Aristóteles (384 a.C. – 322a.C). A riesgo de meterme en camisa de once varas, hurgaré en el recuerdo de aquellos días escolares de mi infancia, lejos de etiquetas, modismos, movimientos, discriminación y jarritos de Tlaquepaque, en los que recibir un sello en el cuaderno de trabajo era un mensaje claro: platica en clase, no trabaja, impuntual, buen trabajo y/o excelente cuando se cumplía con todos los criterios para obtener la mejor calificación. Pongo la lupa en el término excelencia (areté en griego antiguo = cualidad del que sobresale) que para los sofistas era el conjunto de cualidades cívicas, morales e intelectuales que llevan a pensar, hablar y obrar con éxito. El concepto es profundo y requiere de más espacio del que dispongo, pero lo retomo desde la perspectiva de lo que ocurre en la actualidad y esa percepción mía de que todo está “a medias” porque nos encontramos de frente a los estragos de una pandemia (que aún no desaparece) y al efecto avasallador de una crisis económica, social y política; así que parece que se vive en un ambiente de medio hacer, medio decir y medio parecer que no conduce sino al conformismo y la mediocridad en todos los sentidos, de forma voluntaria o involuntaria, consciente o inconsciente, pero al fin y al cabo es lo que permea en el ambiente día con día. Lejos están los momentos en que era obligado ser excelente como un hábito diario que se notaba en el vestir, el caminar, el hablar, el actuar y más importante aún: en el cumplir los compromisos. Y digo que han quedado lejos porque se ha confundido a la excelencia con la apariencia, la opulencia, la petulancia o la arrogancia sin dar paso a la reflexión del por qué conviene ser excelente y por qué se nos exigía con tanto ahínco desde las aulas escolares, así que parece que queda mejor quedarse a medias pues la exigencia ha quedado atrás. Al parecer, no tiene nada de raro que un acta de nacimiento recién expedida tenga como fecha de nacimiento el año 2042 en lugar de 1942, que un vuelo se retrase, que un tren se descarrile, que los políticos se vayan a los golpes, que se agreda a la autoridad policiaca, que se transgredan los derechos y tantos ejemplos más que denotan la falta de excelencia en el actuar porque todo se disfraza de una falsa consideración a la humanidad escondida detrás de cada acto, en cuyo caso pareciera ser mejor rodearnos de máquinas que se rigen por protocolos y programas que pueden ser inviolables y dar resultados magníficos siempre y cuando el propósito sea bueno. Parece también que nada tiene de malo que las grandes marcas transnacionales exploten a su fuerza trabajadora y desdeñen a sus clientes preferenciales con pedidos incompletos o que nunca llegan a su destino porque sus ganancias millonarias les dan el margen necesario para quedar mal con unos cuantos que les compran apenas lo que significa un pelo para un gato. Y por supuesto, menos malo será que un padre o madre de familia rete a la autoridad escolar a pesar de la formación académica que respalda dicha autoridad porque según parece, la excelencia es sinónimo de discriminación o superioridad injustificada. Es el mundo del revés. Hemos dejado a la excelencia colgada en el olvido porque es innecesaria en un mundo cada vez más caótico, sin normas ni reglas que seguir bajo el falso y manipulador argumento de la tolerancia y la inclusión, así que bienvenidos sean los mediocres, los perezosos, los descuidados, los irrespetuosos, los incumplidos, los ignorantes y los agresivos porque también tienes derechos y son humanos, así que tienen derecho a equivocarse cuantas veces quieran; mientras tanto, que el mundo siga sufriendo las consecuencias por olvidar que la excelencia es parte de #laspequeñascosas de la vida que le dan orden, formación, sentido, justicia, por mencionar sólo unas cuantas virtudes que hoy brillan por su ausencia. A manera de colofón: a propósito del deceso de la Reina Isabel II (1926-2022) del Reino Unido, me gustaron un par de reflexiones en torno no a la grandeza de su reinado y su posición en el imperio sino al peso de la corona que le impusieron a muy temprana edad y de las cuales, replico un fragmento: “Idéntica sonrisa de moneda, de timbre postal, jamás perturbada por una emoción impropia. La garantía de permanencia capaz de reiterase a través de divorcios, trágicos accidentes, abusos y escándalos, siempre tranquilizadora, cordial y distante, más allá y extremadamente lejos, incorrupta en su falta de contacto con las vidas, los deseos, las angustias y proyectos del común de los mortales” (Adriana González Mateos, Narradora y ensayista mexicana). Descanse en paz, su excelencia.   " ["post_title"]=> string(27) "Las pequeñas cosas: areté" ["post_excerpt"]=> string(213) "Hemos dejado a la excelencia colgada en el olvido porque es innecesaria en un mundo cada vez más caótico, sin normas ni reglas que seguir bajo el falso y manipulador argumento de la tolerancia y la inclusión. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "las-pequenas-cosas-arete" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-12 10:18:08" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-12 15:18:08" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83171" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(15) ["max_num_pages"]=> float(8) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "f34ca764582ecacca33bb20cacdda056" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las pequeñas cosas: areté

Hemos dejado a la excelencia colgada en el olvido porque es innecesaria en un mundo cada vez más caótico, sin normas ni...

septiembre 12, 2022

El poder de la gratitud

Es simple encontrar el camino hacia la abundancia.

septiembre 14, 2022




Más de categoría

¡Saca provecho de las malas experiencias!

Dale un giro a tu situación a partir de cuatro ideas. 

septiembre 28, 2022

Las pequeñas cosas: golpe de realidad

Con el tiempo de confinamiento y la pandemia, el mundo sin duda, cambió y también los hábitos consumistas de...

septiembre 26, 2022

Caliente o frío

Todos los días debemos tomar muchas decisiones en diferentes ámbitos. Esta es una de las tareas que exigen preparación...

septiembre 26, 2022

¿Por qué no sabemos escuchar?

“No esperes a que te toque el turno de hablar: escucha de veras y serás diferente”. -Charles Chaplin

septiembre 26, 2022