Elecciones

La esencia de la libertad es la elección, es la decisión que nos lleva a la acción; mientras mejor informados estemos será mejor nuestra decisión,… La esencia de la libertad es la elección, es la decisión que...

26 de mayo, 2015
RHT

La esencia de la libertad es la elección, es la decisión que nos lleva a la acción; mientras mejor informados estemos será mejor nuestra decisión,…

La esencia de la libertad es la elección, es la decisión que nos lleva a la acción; mientras mejor informados estemos será mejor nuestra decisión, porque libertad es la opción inteligente del mayor bien.

En nuestro país en construcción estamos aprendiendo a ser libres al aprender a elegir a nuestros representantes y es mi deseo colaborar a nuestra superación en este tan difícil camino.

Un amigo de mi papá le pidió apoyo como su representante en las lejanas elecciones donde por primera vez habría diputados de partido; así que, como buen niño de primaria, tuve la fortuna de convivir con él esta experiencia en un distrito localizado en Azcapotzalco cerca de la refinería.

Tres casillas en una colonia marginada, de calles apenas marcadas, llaves de agua en las esquinas, tubos de drenaje apilados en espera de instalación  y filas de hasta veinte personas dispuestas a votar dejaron profunda huella en mi espíritu. Llevamos la papelería, atestiguó mi papá una instalación de casilla y dimos varias vueltas a todas, llevando los refrescos y las tortas, hasta que mi papá se quedó al recuento de los votos de una casilla, recogió los papeles de las demás y los llevamos a una casa de concentración.

Platiqué con muchos votantes que en su mayoría “votaban por México”. El diálogo más interesante fue con una señora mayor envuelta en su rebozo de bolita que inocente preguntó lo que debía hacer, por lo que el jefe de casilla tuvo que convocar a los representantes de los partidos para explicarle con gran paciencia el proceso hasta que el representante del PRI, hombre a quien ya le había hecho justicia la Revolución, con su sombrero  “Panamá” (la marca de moda), porte de campesino exitoso, con reloj, esclava y cadena de oro; con  mucha simpatía y  paciencia le explicó un par de veces que tenía que decidir por quien votar y así  terminar, con la aprobación de todos, indicándole que cruzara los colores que le gustaran.




El país vivía momentos de efervescencia y esperanza, la voz de los ciudadanos sería escuchada en la cámara de diputados, el monopolio del PRI se rompería en función de la proporción en que se votara por otros partidos. Teníamos cuatro partidos y hasta en la primaria estudiamos el reparto proporcional que hoy algunos alumnos de preparatoria no saben calcular. Nuestros resultados indicaban que al PAN le corresponderían 18 diputados y al PPS 3, quedando el PARM sin ninguno.

La decisión gubernamental fue otorgar 20 diputaciones al PAN, 10 al PPS Y 5 a PARM con la explicación de que si no era matemáticamente correcto si era una aplicación apegada al espíritu de la ley. Los candidatos que sin haber obtenido mayoría tuvieran el mayor número de votos en sus distritos serían los seleccionados en orden descendente para ocupar las curules. El gobierno aplicaba la frase del Rey Sol “EL ESTADO SOY YO”.

Esa fue la fisura que abrió el “monolítico muro de las lamentaciones” del aparato gubernamental donde se estrellaban las esperanzas libertarias del pueblo: promulgar una ley y violarla de inmediato. No que haya sido la primera — costumbre ya era– pero no con una ley tan popular y que despertó tanta expectativa para a fin de cuentas hacer su voluntad sin respetar la expresión de las urnas; en lugar de decepcionar mostró un camino, recrudeció resentimientos y alentó reformas que legislatura tras legislatura fueron minando la autoridad del estado en los tres poderes y en los tres niveles para llegar al nivel de desgobierno que hoy tenemos en tantos lugares del país.

Dinero y poder son las motivaciones de nuestra clase política (servir a la nación es algo desconocido), el filón que aparece en el poder legislativo será explotado hasta la exasperación, crece el número de curules y escaños con el engendro legislativo de los plurinominales por quienes nadie vota y que son dóciles a las directivas partidistas, se hartan de enriquecerse sin cumplir al menos con sus periodos completos. Se han adueñado del poder manipulando la ilusión de libertad que dan las elecciones que sirven para dosificar el tamaño de la rebanada de pastel que le toca a cada partido, las asignaciones personales son cuestión interna.

No todo en México es podredumbre, en nuestro jardín brotan muchas hierbas malas que renacen con cada lluvia y debemos arrancarlas cuanto más pequeñas mejor, ya que al arraigarse se fortalecen y se dificulta su destrucción dejando semillas que las perpetúan para hacer verdad el dicho de “hierba mala nunca muere”.

Las pasadas elecciones hice mi propio sondeo de opinión que me convenció del inminente triunfo de Peña Nieto. Mi consulta fue con alumnos, trabajadores, parientes y conocidos; me sorprendió el hecho de que varios jóvenes primo votantes, autosuficientes y con mayor soberbia de la que en mi tiempo teníamos por “la momiza”,  con educación superior y de familias profesionistas,  se inclinaran por López Obrador convencidos de la validez de sus propuestas ignorantes de sus antecedentes, algunos de ellos llevaron a cabo su propósito aunque los más escucharon a sus padres y viejos que les convencieron de no hacerlo.

Hoy esta generación primeriza está a merced de esa “ola de tsunami” que la ahoga y confunde, expuesta a leyes puntillosas y complicadas donde muchas personas no logran descifrar los escritos que las contienen y los medios no se atreven en muchos casos a hablar, por temor a cometer un delito impidiéndoles a los jóvenes una decisión informada. Este es el momento en que los que hemos recorrido más camino en la vida y les llevamos aunque sea una elección de ventaja podemos acompañarlos en el camino a la democracia, siendo la mejor forma presionar conceptualmente con rumbo a la transparencia obligatoria, a simplificar la sobrerregulación, a exigir el cumplimiento de los compromisos empezando por reducir a 100 los plurinominales.

Dice San Pablo (II Cor 3,6) “lo escrito da muerte, mientras que el espíritu da vida” Es indispensable purificarnos para impedir que ese espíritu que llevó a violar aquella ley de diputados de partido   siga imperando y sea uno nuevo el que nos lleve con limpieza a la construcción de un México mejor donde se vivan los valores y se respete la libertad.

Viene, Viene… On behalf of: “Savior Hundred Fires”

H.H. Cortes de Justicia de los Estados Unidos de América: Presentes. Con fundamento en el “T-Mec” (¡México! “Siempre fiel” y por delante)...

·

La esencia de la libertad es la elección, es la decisión que nos lleva a la acción; mientras mejor informados estemos será...

·




Más de categoría

Viene, Viene… On behalf of: “Savior Hundred Fires”

H.H. Cortes de Justicia de los Estados Unidos de América: Presentes. Con fundamento en el “T-Mec” (¡México! “Siempre fiel”...

·
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés,...

·

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el...

·

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a...

·