,

De 1983 – Fallece Karen Carpenter

Karen Anne Carpenter (New Haven, 2 de marzo de 1950 – Downey, 4 de febrero de 1983) fue una exitosa cantante y baterista estadounidense famosa por el dúo The Carpenters… Karen Anne Carpenter (New Haven, 2 de marzo de 1950 – Downey, 4 de...

4 de febrero, 2015
karen-carpenter

Karen Anne Carpenter (New Haven, 2 de marzo de 1950 – Downey, 4 de febrero de 1983) fue una exitosa cantante y baterista estadounidense famosa por el dúo The Carpenters…

Karen Anne Carpenter (New Haven, 2 de marzo de 1950 – Downey, 4 de febrero de 1983) fue una exitosa cantante y baterista estadounidense famosa por el dúo The Carpenters conformado por ella y su hermano, Richard Carpenter. 

Cuando Karen estudiaba en Downey High School, no le gustaba la clase de gimnasia, y para eximirse se inscribió en la banda de la escuela. Una vez en la banda recibió un glockenspiel. Inmediatamente se aburrió con este instrumento y apenas puso sus manos en la batería se enamoró de ésta y no se separó jamás. Incluso, su hermano Richard ha comentado que en el fondo de su corazón Karen no se consideraba una gran cantante – que sin duda lo era, poseía una excelente voz que se sumaba a su impecable dominio -, sino una baterista que podía cantar.

En abril de 1969 firmaron con A&M Records, propiedad de Herb Alpert y Jerry Moss. En los estudios recibieron carta blanca (que significa que tenían la libertad de hacer lo que desearan). Su primer álbum fue Offering (1969). El año siguiente, Herb Alpert sugirió que grabaran la canción «(They long to be close to you». Dijo que no era una canción popular, aunque él y Dionne Warwick grabaron la canción. Karen Carpenter y Hal Blaine tocaron la batería en la canción, y Karen la cantó. Llegó a #1 en el Billboard Hot 100, en el año de 1970. Este fue su 1° número uno, aunque tuvieron otros: Top of the World en diciembre de 1973 y Please Mr. Postman en 1975.

Desde 1973, Karen Carpenter sufrió de anorexia nerviosa, una enfermedad desconocida en esos años. A pesar de haberse recuperado luego de terapias, justo el día en que iba a firmar los papeles de su divorcio, falleció a los 32 años de un paro cardíaco, el 4 de febrero de 1983. No tuvo hijos.

Existen evidencias de que su muerte se debió al uso constante de jarabe de ipecacuana (medicamento usado en hospitales para provocar el vómito), conocido por actuar como veneno cuando se usa por períodos prolongados. Carpenter usaba esta sustancia como emético y purgante durante los últimos meses de su vida, causando sin saberlo un deterioro irreversible en el músculo cardíaco. Esto, aunado a la malnutrición y debilidad general, provocó el colapso total de su cuerpo.




Sus restos descansan en el mausoleo familiar del Pierce Brothers Valley Oaks Memorial Park de Westlake Village, en el condado de Los Ángeles, California.

En recientes años, artistas tan diversos como Madonna, K. D. Lang, Shania Twain, entre otros, la han citado como una influencia musical en sus carreras. 

Comentarios
object(WP_Query)#17845 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(3753) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-07-2021" ["before"]=> string(10) "31-07-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(3753) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-07-2021" ["before"]=> string(10) "31-07-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17842 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17820 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17815 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "03-07-2021" ["before"]=> string(10) "31-07-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-07-03 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-07-31 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (3753) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17851 (24) { ["ID"]=> int(67730) ["post_author"]=> string(2) "59" ["post_date"]=> string(19) "2021-07-06 09:58:35" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-07-06 14:58:35" ["post_content"]=> string(6900) "Hay una expresión que quizá en nuestros tiempos se haya hasta cierto punto desdibujado: “uomo universale” (habría que decir también “donna universale”), pues nuestros tiempos privilegian la especialización a grados superlativos. El término surgió en el Renacimiento y se refería a eruditos, humanistas, artistas y filósofos que dominaban distintas disciplinas y poseían un saber monumental. Polímatas cuya sabiduría, prestigio y reconocimiento los convertían en patrimonio de todo el mundo y no solo de un país o una región: no eran ya toscanos, franceses o flamencos, sino ciudadanos del mundo: “uomini universali”.   Cuando hablo de un “hombre o mujer universal” me refiero a una figura que es reconocida en cualquier país; una figura que resulta hasta cierto punto familiar a cualquier persona medianamente educada e instruida. Dicho de otro modo: la figura o personaje de una determinada nación que tiene la mayor proyección allende las fronteras de dicha nación: un personaje global. Por ejemplo, si nos preguntamos por el austriaco más universal, sin duda diríamos que es Mozart. Si habláramos de Inglaterra, vendría a nuestra mente el nombre de Shakespeare, quizá Churchill. En Italia mencionaríamos a Leonardo da Vinci, a Michelangelo o a Verdi.   Hay que distinguir el “uomo universale” de los símbolos o iconos de una nación. Todos conocemos al Tío Sam, pero sabemos que no es una persona real, sino un cartoon que representa gráficamente a los Estados Unidos. Nadie diría que el Tío Sam es un “uomo universale”, sino un símbolo de ese país.   Cuando hablo de un “uomo o donna universale” no me refiero a cualquier persona, sino solo a aquellas figuras que tienen un prestigio cultural, histórico, científico o artístico –incluso deportivo (pensemos en Maradona o Pelé)– de grandísima envergadura. Si bien Hitler, Stalin o Mussolini son mundialmente conocidos, ninguno merecería el título de “uomo universale”; al contrario: son infames universales. En cambio Goethe o Beethoven en Alemania, Tchaikovsky o Dostoyevsky en Rusia, Picasso o Cervantes en España, desde luego sí lo merecerían.    No podríamos ni deberíamos considerar figuras que carezcan de relevancia cultural, artística, científica o histórica, aunque gocen de una gran popularidad: Madonna, Michael Jackson o los integrantes de Black Eyed Peas, figuras todos ellos de la cultura pop, son mundialmente conocidos, pero yo no los llamaría “estadounidenses universales”; en cambio a Abraham Lincoln o a Ernest Hemingway sí.   Bajo estos parámetros, ¿quién es la figura mexicana más universal? Yo propondría los siguientes candidatos: Frida Kahlo, Diego Rivera, Octavio Paz; y agregaría a un personaje de la Revolución: Emiliano Zapata. Todos ellos gozan de amplio reconocimiento en el extranjero.   De todos, creo que quien tiene el mejor posicionamiento es Frida Kahlo. No estoy pronunciándome por el valor artístico de su obra –siempre he pensado que es una extraordinaria artista–, pero es un hecho que cualquier persona medianamente educada o instruida en cualquier lugar del mundo, la conoce y sabe quién es. He tenido ocasión de hablar con gente de otros países y me impresiona el grado de conocimiento que se tiene de ella: en toda Europa, en las Américas, en Estados Unidos y Canadá, en China, Corea y Japón. Será producto de la mercadotecnia y de la publicidad –un film de Hollywood es un detonador de tremenda fuerza–, o de lo que usted crea, pero Frida Kahlo es sinónimo de México para los extranjeros; sinónimo de México en una forma que ningún otro mexicano podría igualar. Quizá se diga que su fama se debe a su tragedia y en gran medida a Diego Rivera, y ello quizá no estaría alejado de la verdad; pero ese no es el punto. Lo importante es la profunda e íntima identificación que hacen los extranjeros del binomio Frida=México. Frida, además de ser una figura universal, es también un icono mexicano; y no cualquiera: es el icono mexicano por antonomasia para el mundo entero.   Entendida la diferencia entre figura universal, por un lado, e icono o símbolo, por otro lado, creo que Frida es ambos. Me atrevería a decir, con las debidas salvedades –sin que nadie se ofenda– que en cuanto icono de repercusión internacional, Frida Kahlo tiene una proyección tan extensa como la Virgen de Guadalupe. Aclaro: la Virgen de Guadalupe es un símbolo nacional, el icono de la mexicanidad más importante para los mexicanos, pero desde luego no es una “donna universale” en el sentido original del término, sino una figura que trasciende nuestras categorías: el fenómeno guadalupano, sea mítico o sea real, es un fenómeno fundacional de la nación mexicana, más que el propio acontecimiento de la Independencia. Lo que quiero decir es que Frida Kahlo no sólo es figura universal, de acuerdo a los criterios que he propuesto en estas líneas, sino que además se ha erigido en un icono o símbolo de la mexicanidad, especialmente fuera de nuestras fronteras. Y en ese aspecto, su repercusión en las naciones trasciende el hecho de la catolicidad mexicana –Frida era atea y comunista–. Dicho en otras palabras: el símbolo guadalupano hace sentido casi exclusivamente en un contexto católico, mientras que Frida, en cuanto icono, hace sentido a todos. Para un shintoista japonés o para un protestante alemán, tiene mucho más sentido, en cuanto símbolo de la mexicanidad, la figura de Frida Kahlo que la Virgen de Guadalupe.   Cada quién tendrá sus candidatos. No faltará quien me reproche que he dejado fuera personajes de gran trascendencia como Sor Juana; tampoco faltará quien se extrañe por no ver aquí figuras de la cultura pop, sean éstas reales (Juan Gabriel, Cantinflas, Dolores del Río, Salma Hayek, El Santo) o de ficción (el Chapulín Colorado). No faltará quien mencione a algún deportista (Hugo Sánchez o el “Canelo” Álvarez); habrá quien proponga a un ex-presidente (Juárez, Cárdenas), a algún político en activo (no quiero ni imaginarme quién, pero los que adoran al presidente sin duda sostendrían que él es el mexicano más universal y un prócer de la humanidad), o incluso a algún narcotraficante. Yo me quedo con Frida Kahlo. Por cierto, hoy, 6 de julio, se cumple un año más de su natalicio." ["post_title"]=> string(84) "Frida Kahlo: ¿la mexicana más universal? Una reflexión para celebrar su natalicio" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(78) "frida-kahlo-la-mexicana-mas-universal-una-reflexion-para-celebrar-su-natalicio" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-07-06 09:58:35" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-07-06 14:58:35" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=67730" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17756 (24) { ["ID"]=> int(67717) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-07-06 07:58:55" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-07-06 12:58:55" ["post_content"]=> string(5793) "Hubo un hombre que tuvo un sueño en el que se le revelaba una fuente donde, en su profundidad, había oculto un tesoro inimaginable; al despertar el obsesionado soñador salió al camino en cuanto despertó, buscaba el pozo para hallar el tesoro; recorrió el mundo, abandonó a sus hijos que crecieron sin padre, arriesgó su vida y luego de muchos años, volvió cubierto de las amargas memorias del fracaso, había visitado todo el mundo conocido, violentado hogares y tratado por todos los medios de encontrar su fortuna; cuando volvió, al cruzar el umbral de su casa, ya abandonada y casi derruida, cayó de rodillas, sus ojos bañados en lágrimas habían descubierto el pozo de sus sueños y en efecto, en el fondo estaba el tesoro que lo había llevado a andar el mundo. Esta historia, narrada en una de las Mil y una noches, tiene muchas lecturas, no todas gratas; pero ahora que muchos pensamos en la manera como habremos de reconstruirnos después de la debacle que hemos vivido, que nos reinventamos y cambiamos nuestras maneras de hacer las cosas, de intentar nuevos caminos, me encuentro con uno de esos tesoros que vemos morir de inanición frente a nuestras narices. En la zona de Tehuacán está Zapotitlán Salinas, un rincón que ha producido sal por dos mil años, su fama hizo en alguna época que Moctezuma visitara el área para conocer el proceso; sus panecillos de sal, oro blanco, fue moneda de cambio en el trueque y resistieron cambios y transformaciones hasta que la sal refinada, industrial, hizo casi inviable su sobrevivencia. Sin embargo, ahí siguen, tirando, apostando la vida y la tradición para lograr un magro salario -valga el juego de palabras-, así es como nos devanamos los sesos buscando el tesoro sobre el que estamos sentados. Juan Diego Hernández Cortés, es un artesano de la sal, un hombre que conoce y ama el producto del que han vivido su familia y sus antepasados por generaciones; es, sin ánimo ni exageración bíblica, la sal del mundo. Se ha propuesto, con necedad irredenta que y esta manera de hacer las cosas pueda seguir y crecer; busca crear una marca colectiva avanza con quienes creen en él y su proyecto, con quienes nunca lo hemos visto en persona pero sabemos que existe y lo que hace. A finales del siglo XIX, los liberales, como los que escribieron el Himno Nacional con aquello de retiemble en sus centros la tierra, se dieron a la tarea de crear el imaginario nacional, nuestra mitología; ya se sabe, las leyendas de los héroes de la independencia, El Pípila y aquello de que “los valientes no asesinan”; ellos nos hicieron creer, conforme a la tradición de su tiempo, que la gloria correspondía a las naciones que habían surgido a la vida como Italia y Alemania, que se habían afianzado como Francia y España generando el proyecto del Estado Nación, un Estado, una Nación, una religión, un idioma, como signos de identidad una unidad de origen y destino; como parte de esa mitología nos hicieron creer que éramos un pueblo guerrero y en ello fincaron nuestro honor; pero el mito es solo uno más que uno puede creer o no y la rudeza y elegancia de su enunciado oculta otra realidad que hemos preferido ocultar y disimular.  Nunca hemos sido una unidad de origen ni de destino; somos y siempre hemos sido un grupo enorme, hegemónico, no siempre el mismo, que le ha puesto las reglas a los demás habitantes; somos una abigarrada colección de grupos humanos que decidimos estar juntos a través de pactos fundamentales como el Estado laico, la República, la búsqueda de la igualdad y la convivencia de manifestaciones culturales; no somos un pueblo guerrero, a veces de rencores o de peleas sin sentido, largas como nuestras culpas, somos aficionados a la violencia criminal, pero eso no nos hace valientes. Somos, eso sí, el pueblo que ha hecho de la resistencia y la persistencia un arte. Sabemos que el que resiste triunfa, el que no se mete en problemas que no requiere y que en silencio, sigue haciendo su actividad con fe irredenta, a despecho hasta de las autoridades; los que nos levantamos de los terremotos aunque sepamos que las autoridades ya se birlaron las colectas de apoyo, los que hacemos cultura porque nos da la gana aunque tengamos que pasar la vergüenza de ver nuestras tradiciones caricaturizadas por Disney y que luego nos digan que eso es el progreso y la inversión y no las muñecas de trapo que no quieren convivir con una Barbie disfrazada de deportista y ejecutiva embarazada, siempre rubia y bien peinada, o afro pero con rasgos que la hacen socialmente aceptable. Lo que somos es la Nación que aprendió a resistir para seguir existiendo. Si no es casual que los salineros de Zapotitlán emprendan campañas de buena voluntad con los restauranteros de Puebla, los blogueros y youtubers que les hacen el juego con la misma esperanza. Esto es una razón de cultura porque cultiva la identidad que es el mayor de sus frutos. En fin, como ya no tenemos nada que esperar de la Secretaría de Cultura y vamos a tener que esperar, como siempre, a que llegue una nueva a ver si algo se les ocurre; lo que podemos hacer es hurgar en nuestro jardín, en el arcón de nuestros recuerdos y como la sal de Zapotitlán, hacernos de un mañana a partir de las añejas y antiguas raíces de nuestra cultura. @cesarbc70" ["post_title"]=> string(26) "Las salinas de Zapotitlán" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(25) "las-salinas-de-zapotitlan" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-07-06 07:58:55" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-07-06 12:58:55" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=67717" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17851 (24) { ["ID"]=> int(67730) ["post_author"]=> string(2) "59" ["post_date"]=> string(19) "2021-07-06 09:58:35" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-07-06 14:58:35" ["post_content"]=> string(6900) "Hay una expresión que quizá en nuestros tiempos se haya hasta cierto punto desdibujado: “uomo universale” (habría que decir también “donna universale”), pues nuestros tiempos privilegian la especialización a grados superlativos. El término surgió en el Renacimiento y se refería a eruditos, humanistas, artistas y filósofos que dominaban distintas disciplinas y poseían un saber monumental. Polímatas cuya sabiduría, prestigio y reconocimiento los convertían en patrimonio de todo el mundo y no solo de un país o una región: no eran ya toscanos, franceses o flamencos, sino ciudadanos del mundo: “uomini universali”.   Cuando hablo de un “hombre o mujer universal” me refiero a una figura que es reconocida en cualquier país; una figura que resulta hasta cierto punto familiar a cualquier persona medianamente educada e instruida. Dicho de otro modo: la figura o personaje de una determinada nación que tiene la mayor proyección allende las fronteras de dicha nación: un personaje global. Por ejemplo, si nos preguntamos por el austriaco más universal, sin duda diríamos que es Mozart. Si habláramos de Inglaterra, vendría a nuestra mente el nombre de Shakespeare, quizá Churchill. En Italia mencionaríamos a Leonardo da Vinci, a Michelangelo o a Verdi.   Hay que distinguir el “uomo universale” de los símbolos o iconos de una nación. Todos conocemos al Tío Sam, pero sabemos que no es una persona real, sino un cartoon que representa gráficamente a los Estados Unidos. Nadie diría que el Tío Sam es un “uomo universale”, sino un símbolo de ese país.   Cuando hablo de un “uomo o donna universale” no me refiero a cualquier persona, sino solo a aquellas figuras que tienen un prestigio cultural, histórico, científico o artístico –incluso deportivo (pensemos en Maradona o Pelé)– de grandísima envergadura. Si bien Hitler, Stalin o Mussolini son mundialmente conocidos, ninguno merecería el título de “uomo universale”; al contrario: son infames universales. En cambio Goethe o Beethoven en Alemania, Tchaikovsky o Dostoyevsky en Rusia, Picasso o Cervantes en España, desde luego sí lo merecerían.    No podríamos ni deberíamos considerar figuras que carezcan de relevancia cultural, artística, científica o histórica, aunque gocen de una gran popularidad: Madonna, Michael Jackson o los integrantes de Black Eyed Peas, figuras todos ellos de la cultura pop, son mundialmente conocidos, pero yo no los llamaría “estadounidenses universales”; en cambio a Abraham Lincoln o a Ernest Hemingway sí.   Bajo estos parámetros, ¿quién es la figura mexicana más universal? Yo propondría los siguientes candidatos: Frida Kahlo, Diego Rivera, Octavio Paz; y agregaría a un personaje de la Revolución: Emiliano Zapata. Todos ellos gozan de amplio reconocimiento en el extranjero.   De todos, creo que quien tiene el mejor posicionamiento es Frida Kahlo. No estoy pronunciándome por el valor artístico de su obra –siempre he pensado que es una extraordinaria artista–, pero es un hecho que cualquier persona medianamente educada o instruida en cualquier lugar del mundo, la conoce y sabe quién es. He tenido ocasión de hablar con gente de otros países y me impresiona el grado de conocimiento que se tiene de ella: en toda Europa, en las Américas, en Estados Unidos y Canadá, en China, Corea y Japón. Será producto de la mercadotecnia y de la publicidad –un film de Hollywood es un detonador de tremenda fuerza–, o de lo que usted crea, pero Frida Kahlo es sinónimo de México para los extranjeros; sinónimo de México en una forma que ningún otro mexicano podría igualar. Quizá se diga que su fama se debe a su tragedia y en gran medida a Diego Rivera, y ello quizá no estaría alejado de la verdad; pero ese no es el punto. Lo importante es la profunda e íntima identificación que hacen los extranjeros del binomio Frida=México. Frida, además de ser una figura universal, es también un icono mexicano; y no cualquiera: es el icono mexicano por antonomasia para el mundo entero.   Entendida la diferencia entre figura universal, por un lado, e icono o símbolo, por otro lado, creo que Frida es ambos. Me atrevería a decir, con las debidas salvedades –sin que nadie se ofenda– que en cuanto icono de repercusión internacional, Frida Kahlo tiene una proyección tan extensa como la Virgen de Guadalupe. Aclaro: la Virgen de Guadalupe es un símbolo nacional, el icono de la mexicanidad más importante para los mexicanos, pero desde luego no es una “donna universale” en el sentido original del término, sino una figura que trasciende nuestras categorías: el fenómeno guadalupano, sea mítico o sea real, es un fenómeno fundacional de la nación mexicana, más que el propio acontecimiento de la Independencia. Lo que quiero decir es que Frida Kahlo no sólo es figura universal, de acuerdo a los criterios que he propuesto en estas líneas, sino que además se ha erigido en un icono o símbolo de la mexicanidad, especialmente fuera de nuestras fronteras. Y en ese aspecto, su repercusión en las naciones trasciende el hecho de la catolicidad mexicana –Frida era atea y comunista–. Dicho en otras palabras: el símbolo guadalupano hace sentido casi exclusivamente en un contexto católico, mientras que Frida, en cuanto icono, hace sentido a todos. Para un shintoista japonés o para un protestante alemán, tiene mucho más sentido, en cuanto símbolo de la mexicanidad, la figura de Frida Kahlo que la Virgen de Guadalupe.   Cada quién tendrá sus candidatos. No faltará quien me reproche que he dejado fuera personajes de gran trascendencia como Sor Juana; tampoco faltará quien se extrañe por no ver aquí figuras de la cultura pop, sean éstas reales (Juan Gabriel, Cantinflas, Dolores del Río, Salma Hayek, El Santo) o de ficción (el Chapulín Colorado). No faltará quien mencione a algún deportista (Hugo Sánchez o el “Canelo” Álvarez); habrá quien proponga a un ex-presidente (Juárez, Cárdenas), a algún político en activo (no quiero ni imaginarme quién, pero los que adoran al presidente sin duda sostendrían que él es el mexicano más universal y un prócer de la humanidad), o incluso a algún narcotraficante. Yo me quedo con Frida Kahlo. Por cierto, hoy, 6 de julio, se cumple un año más de su natalicio." ["post_title"]=> string(84) "Frida Kahlo: ¿la mexicana más universal? Una reflexión para celebrar su natalicio" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(78) "frida-kahlo-la-mexicana-mas-universal-una-reflexion-para-celebrar-su-natalicio" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-07-06 09:58:35" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-07-06 14:58:35" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=67730" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(15) ["max_num_pages"]=> float(8) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "38a0f5fab7f285f2da2a07c5eb74c566" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Frida Kahlo: ¿la mexicana más universal? Una reflexión para celebrar su natalicio

Frida Kahlo: ¿la mexicana más universal? Una reflexión para celebrar su natalicio

Hay una expresión que quizá en nuestros tiempos se haya hasta cierto punto desdibujado: “uomo universale” (habría que decir también “donna universale”),...

julio 6, 2021

Las salinas de Zapotitlán

Hubo un hombre que tuvo un sueño en el que se le revelaba una fuente donde, en su profundidad, había oculto un...

julio 6, 2021




Más de categoría

El Axolote Ilustrado Revista Cultural Iberoamericana retrata la "Diversidad cultural de México e Hispanoamérica"

 Norberto Rodríguez Carrasco y Gregorio Martínez Moctezuma, editores de la Revista “El Axolote Ilustrado Revista Cultural Iberoamericana“, iniciaron este...

julio 29, 2021

Sombras y despertares

Tuve la fortuna de escuchar una plática de la escritora Lola Ancira. Habló de los escenarios dentro de los...

julio 27, 2021
Lo que la esgrima me ha enseñado

Lo que la esgrima me ha enseñado

Desde que era niño espero cada cuatro años los Juegos Olímpicos, es cierto que nunca he sido deportista y...

julio 27, 2021
CARTAS A TORA 232

CARTAS A TORA 234

Querida Tora1: La vecindad anduvo muy alborotada unos días porque al portero se le ocurrió que debíamos tener una...

julio 23, 2021