,

De 1980 – AC/DC lanza ‘Back in Black’

Unos meses antes el vocalista de la banda, Bon Scott, había muerto. Su puesto lo ocupó Brian Jonhson, cuyo primer disco con AC/DC fue, precisamente, Back in Black, publicado unos meses más tarde. El álbum está dedicado...

25 de julio, 2014 acdc_backinblack_cover.jpg

Unos meses antes el vocalista de la banda, Bon Scott, había muerto. Su puesto lo ocupó Brian Jonhson, cuyo primer disco con AC/DC fue, precisamente, Back in Black, publicado unos meses más tarde. El álbum está dedicado a Bon Scott, la portada del disco (el logo de AC/DC sobre un fondo negro) es un claro homenaje al cantante fallecido. De este disco se han vendido cerca de 50 millones de copias convirtiéndose en el segundo álbum más vendido de la historia de la música (por detrás de Thriller de Michael Jackson) Fue el mayor éxito comercial de la banda de hard rock. En este disco, que fue el que siguió a Higway to Hell (1979), otro de los grandes exponentes de la formación, se incluyen, además del tema que le da nombre, canciones como «You Shook Me All Night Long», «Hell’s Bells», «Shoot to Thrill» y «Rock ‘n’ Roll Ain’t…

Unos meses antes el vocalista de la banda, Bon Scott, había muerto. Su puesto lo ocupó Brian Jonhson, cuyo primer disco con AC/DC fue, precisamente, Back in Black, publicado unos meses más tarde. El álbum está dedicado a Bon Scott, la portada del disco (el logo de AC/DC sobre un fondo negro) es un claro homenaje al cantante fallecido. De este disco se han vendido cerca de 50 millones de copias convirtiéndose en el segundo álbum más vendido de la historia de la música (por detrás de Thriller de Michael Jackson)

Fue el mayor éxito comercial de la banda de hard rock. En este disco, que fue el que siguió a Higway to Hell (1979), otro de los grandes exponentes de la formación, se incluyen, además del tema que le da nombre, canciones como «You Shook Me All Night Long», «Hell's Bells», «Shoot to Thrill» y «Rock 'n' Roll Ain't Noise Pollution».

Comentarios
object(WP_Query)#17680 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(481) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-09-2021" ["before"]=> string(10) "20-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(481) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-09-2021" ["before"]=> string(10) "20-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17679 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17715 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17686 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "22-09-2021" ["before"]=> string(10) "20-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(461) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-09-22 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-10-20 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (481) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17676 (24) { ["ID"]=> int(71243) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-10-06 10:09:16" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-10-06 15:09:16" ["post_content"]=> string(7676) "Poco después del terremoto de 1985 los anuncios azules que guiaban al curioso a la Capilla Alfonsina –la que fuera la casa de Alfonso Reyes– seguían ahí; luego, algún armonizador de la urbe los hizo retirar y se cargó 40 años de historia. Lo único que no puedo recordar de mi primera visita a la Capilla es el día de la semana en que ocurrió; solo puedo conjeturar que no pudo ser el martes porque fue en la mañana y ese día es en el que se reúne el taller. Fue poco antes del verano de 1988, la primera vez que me atreví a entrar en la Capilla. Aún hoy, después de tantos años, no puedo olvidar el golpe que representó aquella visita, como si la vida hubiera reservado para mí un espacio de maravilla. Aquella vez no estaba Alicia, lo sé no porque preguntara por ella, sino porque recorrí toda la Capilla y no la vi por ninguna parte; la siguiente vez que acudí, y otras más, la saludé con un tímido “Buenos días”, lanzado hasta el escritorio en que ella estaba, ese escritorio que aún está ahí, que luego supe había utilizado don Alfonso y que hoy corresponde, con toda dignidad a Javier Garciadiego. No fue sino hasta la tercera o cuarta visita, cuando estaba leyendo Queremos tanto a Glenda, donde apunté: “Hoy conocí a Alicia Reyes, nieta de Alfonso Reyes” Amable, afectuosa, me dijo que ya eran varias las veces que me veía en la Capilla, desde luego entré en pánico: a esa edad me causó angustia que me preguntara qué hacía por ahí y que, al no tener una respuesta válida, me pidiera que no incordiara sin causa, pero tal cuestionamiento no sucedió. En cambio me preguntó si había leído a Alfonso Reyes, y como si me hubieran cuestionado el catecismo, le recité los títulos que había leído y hasta tuve el atrevimiento de decir cuánto me había gustado la Visión de Anáhuac y el Sol de Monterrey. Ahora al escribir estas notas pienso en que no podía haber elegido nada más común ni más básico de la vasta obra de Reyes pero que, tal vez, fuera esa simple sinceridad lo que me franqueó las puertas. Me ofreció una visita guiada a la Capilla y al final, casi para despedirme, me aventuré a decirle que escribía poesía. Me pidió que seleccionara dos de mis mejores trabajos y que si quería me presentara, con seis copias de cada uno, a su taller de creación literaria. Ese momento fue uno de los que nos cambian la vida. Alicia Reyes resultó ser la mejor maestra que se pudiera desear: dulce y comprensiva, atenta y solidaria, pero implacable en sus juicios literarios. Seleccionaba a sus alumnos tratando de ver en ellos al escritor que aspiraban a ser; los forzaba a encontrar su voz y cuando lo juzgaba pertinente los ayudaba a encontrar espacios para que vieran su trabajo publicado. Su didáctica no se basaba en su propia obra sino en la de Alfonso Reyes. Obligaba a trabajar los textos una y mil veces, yo veía desmoronarse mis poemas hasta quedar en los cinco o diez versos en los que ella había descubierto el poema oculto en la hojarasca; poco después, invité a participar en el taller a Pablo Raphael, que muchos años más tarde hizo de la Capilla escenario de una parte de su novela Clipperton, y a David Grinberg, ambos amigos y compañeros de vida; en el ejercicio del taller conocí a Pável Granados  y a Alejandro Malo. Así llegó el día en el que Alicia me ordenó que me quedara unos minutos después del taller y me pidió que eligiera dos poemas para publicar, uno para Periódico de Poesía y otro para Papel de Literatura que entonces publicaba la Coordinación de Literatura de Bellas Artes. Los poemas se publicaron y es algo que aún no termino de agradecerle.  Nunca pude separarme de la Capilla, ha estado en el centro de mi vida desde aquellos días en que, como decía don Alfonso, “nos salvamos o nos condenamos y de los que llevamos siempre lágrimas en los ojos”, por eso nunca he dejado de ser un orgulloso discípulo de Alicia Reyes, ni ella jamás dejó de presentarme como su alumno. Un día tuve que dar el paso que muchos no se permiten: abandonar el taller, que es tanto como cortarse el cordón umbilical. Pero aun así era parte del taller, parte de la Capilla; nuevas voces se formaron desde entonces, entre ellos Arturo Sodoma, Isaías Espinoza, María Elena Maldonado y Gabriela Puente, entre muchos otros. De nuevo un verano, el de 1996, Alicia me llamó por teléfono y me ordenó que me presentara en la Capilla a la mañana siguiente: tenía algo para mí. En efecto, era una tarjeta de visita con una recomendación de mi trabajo para que se la llevara a Emmanuel Carballo. A Emmanuel lo había visto alguna vez en la Capilla, pero para mí era una leyenda. Las indicaciones de Alicia eran precisas: llamar a Carballo y pedirle una cita, ella ya lo había puesto en antecedentes. Al amanecer cumplí la instrucción y cuando oí la voz de Emmanuel al teléfono me di cuenta de lo que estaba sucediendo; me dio cita al día siguiente a las seis de la tarde, me acompañó mi esposa y lo que yo pensé sería una visita de diez minutos, se convirtió en una de las tardes más memorables y alucinantes de mi vida, que terminó con una cena en la cocina y la revisión de dos poemas que le llevaba –“lleva lo mejor que tengas” me había ordenado Alicia–. Emmanuel se levantó de la mesa y nos pidió que lo disculpáramos, volvió unos minutos después con una de sus tarjetas de visita y me preguntó cómo firmaba mis trabajos; le dije mi nombre completo, “demasiado largo” acotó, “de eso no se acuerda nadie”. Escribió en la tarjeta y me la dio, decía: “Te presento a César Benedicto Callejas, le he dicho que si quiere entrar al mundo de las letras tiene que conocer a Huberto Batis”. Me indicó que se la entregara con los dos poemas. De nuevo repetí el ritual, solo que Batis no me contestó la llamada, lo hizo su secretaria en Unomásuno; me dio cita para la semana siguiente. Batis me recibió puntual y me preguntó por Alicia y por Carballo; luego de las breves palabras de cortesía me preguntó qué le llevaba, le entregué la nota de Emmanuel y mis dos poemas. Los leyó y me dijo: “Salen el sábado”. Le agradecí y me pidió que nos tomáramos una foto juntos; con su sonrisa inolvidable comentó que le gustaba fotografiarse con los nuevos escritores, y entonces, por primera vez en mi vida, sentí que era un escritor de verdad. De eso se trataba en realidad el taller de Alicia Reyes en su deslumbrante reino de la Capilla Alfonsina. @cesarbc70" ["post_title"]=> string(44) "De por qué alguien quiere volverse escritor" ["post_excerpt"]=> string(116) "El escritor y abogado César Benedicto Callejas rememora los momentos más decisivos en su formación como escritor." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(43) "de-por-que-alguien-quiere-volverse-escritor" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-10-06 10:09:16" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-10-06 15:09:16" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=71243" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17597 (24) { ["ID"]=> int(70714) ["post_author"]=> string(2) "80" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-22 10:28:36" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-22 15:28:36" ["post_content"]=> string(10368) "En este artículo se da cuenta de la importancia de la lucha libre y sus protagonistas como íconos culturales de México.  Este 21 de septiembre se celebró el Día Nacional de la Lucha Libre y del Luchador Profesional, ya que son un símbolo en el país y conforman un deporte y un espectáculo a la vez. El Día Nacional de la Lucha Libre y del Luchador Profesional fue declarado por la Secretaría de Gobernación federal en 2019, para celebrarse cada 21 de septiembre y así honrar la cultura de este deporte. La Lucha Libre,  Patrimonio Cultural Intangible de la CDMX “El Honorable Congreso de la Unión declara el día 21 de septiembre de cada año, como el "Día Nacional de la Lucha Libre y del Luchador Profesional Mexicano", se lee en el Diario Oficial de la Federación (DOF). Este día se llevó a cabo la primera función en la Arena Modelo, ahora Arena México, la cual marcó la fundación de lo que hoy es el Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL). La primera función de lucha libre en la CDMX se llevó a cabo el 21 de septiembre de 1933, en la “Arena Modelo“, recinto con capacidad para 2 mil personas que se encontraba en la calle Dr. Río de la Loza, el cual bautizó el Salvador Lutteroth como “Arena México“, y esto marcó la fundación de lo que hoy es el Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL). “Con esta declaratoria, la ciudad reconoce y adopta a la lucha libre como una gran expresión cultural que involucra a luchadores, historiadores, cronistas, réferis y a las familias que acompañan día con día a quienes han construido esta gran historia que se ha ido formando como un espectáculo cultural”, destacó José Ramón Amieva, durante la ceremonia de ese día.   Top 10 luchadores mexicanos de todos los tiempos1   El Santo  Quizá el luchador más mediático de todos los tiempos, fue rudo y técnico, pero sin duda se convirtió en un ídolo del pancracio nacional. El ídolo de plata llenaba cada arena donde se presentaba y su rivalidad con Blue Demon marcó un hito en la lucha libre azteca.   Blue Demon Junto con el Santo, es uno de los luchadores más famosos y queridos de la historia. También llegó a la pantalla grande y a la televisión mexicana. Su característica máscara lo catapultó a lo más grande del ring mexicano.   Mil Máscaras Cuando el reinado del Enmascarado de Plata y Blue Demon terminó, fue Mil Máscaras quien tomó el puesto. Desde 1960 se hizo de un nombre en los cuadriláteros. Aaron Rodríguez era su nombre real.   Rayo de Jalisco Antes de ser nombrado el Rayo de Jalisco, Maximino Linares pasó por los nombres de Míster Misterio y Águila Negra, hasta que en 1962 adoptó el sobrenombre que lo encumbró al éxito. Fue compañero de Demon y también fue él quien lo desenmascaró.   Huracán Ramírez  El personaje del Huracán nació en 1952, cuando se estrenó la película con el mismo nombre. Daniel García mantenía encubierta su identidad hasta con sus amigos más cercanos, característica que mantuvo siempre.   La Parka Sonorense de nacimiento, La Parka se convirtió en uno de los ídolos de la lucha libre gracias a su carisma. Sus típicos bailes en el ring lograron conexión con la gente, pero eso no opaca su capacidad en el arte boxístico, siendo él quien pudo desenmascarar al famoso Cibernético.   Atlantis Más contemporáneo que el Rayo de Jalisco o que el Huracán, Atlantis es una de las pocas leyendas que aún quedan en el pancracio. La carrera de Atlantis nació en 1982 y una de us batallas más épicas se dio en el año 2000, cuando logró ganarle su máscara a El Villano.   Octagón Su característica principal se basa en el conocimiento en artes marciales. Su carisma con los niños lo ha llevado a ser uno de los luchadores más reconocidos y queridos de la afición mexicana.   Perro Aguayo  Sus inicios se dieron en el gimnasio La Gloria, en la Ciudad de México. Durante 10 años se erigió como luchador olímpico, hasta dar el salto a lo profesional. Su hijo, el Perro Aguayo Jr continuó su legado, hasta la fecha de su fallecimiento, el 21 de marzo de 2015.   Dr. Wagner Manuel González Rivera era su nombre real y debutó en la lucha profesional en 1961. En 1985, en una pelea histórica en México, el Galeno del Mal vio cómo El Solitario lo derrotaba y reclamaba su tapa, dejando al descubierto su identidad, en la Plaza de Toros de Monterrey, que abarrotaron el lugar, con 15 mil aficionados.   Top 10 luchadores mexicanos de la actualidad2  
  1. Rey Fénix
Para muchos expertos, Rey Fénix está en la discusión de los 5 o 10 mejores luchadores del MUNDO en la actualidad. Sus increíbles movimientos y su acoplamiento a la lucha libre estadounidense, lo hacen el mexicano más importante del momento. Ya sea en solitario o con su hermano Penta, siempre ofrece calidad.  
  1. Bandido
El ascenso de Bandido fue muy diferente a otros, su éxito no comenzó en las empresas grandes de México, sino que fue independiente en nuestro país y después empezó a viajar a Estados Unidos y Japón, hasta convertirse en uno de los enmascarados más cotizados del mundo. ¡Es brillante en el ring!  
  1. Rush
Un luchador que nos hace recordar a leyendas como el Perro Aguayo o el Cavernario Galindo, un rudo violento, muy físico y con una gran personalidad. Ya era el más cotizado en México, pero su carrera se expandió en 2019, cuando empezó a luchar en Estados Unidos, donde está teniendo much éxito.  
  1. Santos Escobar
Durante 20 años luchó enmascarado como El Hijo del Fantasma, siendo una de las estrellas más constantes en México. Pero en 2020, todo cambió y tras perder la máscara en México, se unió a WWE y tomó el personaje de Santos Escobar, convirtiéndose en el mexicano más exitoso de la empresa, en ese año.  
  1. Pentagón Jr.
En la lucha libre mexicana es común que varios luchadores usen un mismo personaje, pero lo que hizo Pentagón Jr., o Penta El Zero M fue revolucionario. No solo tomó un personaje, lo evolucionó y lo hizo propio, hasta convertirse en una de las estrellas más importantes de la lucha libre mexicana en el extranjero.  
  1. Dragon Lee
Hermano de Rush y el actual Místico, Dragon Lee ya ofrecía grandes luchas en el Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL) en México desde 2013, pero fueron sus apariciones en Estados Unidos y Japón, que lo consolidaron como una gran estrella. Con un increíble arsenal aéreo, ha sido campeón en esos dos países y el futuro es brillante.  
  1. Andrade
Conocido en México como La Sombra y también en Japón, Andrade forma parte de WWE desde 2015, donde ha ganado varios campeonatos y ofrecido algunas de las mejores luchas de los últimos años en esta empresa. Tuvo un 2020 de altibajos, pero si recibe las oportunidades, puede ser el mejor.  
  1. Laredo Kid
Laredo tenía menos de 20 años y ya aparecía a nivel nacional con Triple A y en estos 15 años que han pasado, solamente ha mejorado y se ha consolidado como una estrella internacional. Es uno de los mejores luchadores técnicos y aéreos de nuestro país y todos prestan atención cuando estelariza algún evento en México, Estados Unidos o Japón.  
  1. Psycho Clown
Si la lista se tratara de luchadores que solamente están en empresas mexicanas, probablemente Psycho Clown sería el primero. El integrante de la Dinastía Alvarado (Los Brazos), es el luchador más popular y taquillero de la Triple A y heredero del legado con el público infantil, que tenía La Parka.  
  1. Ángel Garza
Lleno de carisma, este luchador de tercera generación puede lograr grandes cosas. Desde 2019, Ángel Garza está en Estados Unidos con WWE donde ha sido Campeón Crucero y cuenta con una mezcla ideal de apariencia, calidad en el ring y manejo del micrófono, para triunfar.  

 1Basado en https://lospleyers.com/noticias/lucha-libre/mejores-luchadores-mexico-historia-lista-lucha-libre/

 2Basado en: https://eltop.com.mx/los-10-mejores-luchadores-mexicanos-de-la-actualidad/#:~:text=2.,Es%20brillante%20en%20el%20ring!

 " ["post_title"]=> string(58) "Día Nacional de la Lucha Libre y del Luchador Profesional" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(57) "dia-nacional-de-la-lucha-libre-y-del-luchador-profesional" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-22 10:28:36" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-22 15:28:36" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70714" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17676 (24) { ["ID"]=> int(71243) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-10-06 10:09:16" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-10-06 15:09:16" ["post_content"]=> string(7676) "Poco después del terremoto de 1985 los anuncios azules que guiaban al curioso a la Capilla Alfonsina –la que fuera la casa de Alfonso Reyes– seguían ahí; luego, algún armonizador de la urbe los hizo retirar y se cargó 40 años de historia. Lo único que no puedo recordar de mi primera visita a la Capilla es el día de la semana en que ocurrió; solo puedo conjeturar que no pudo ser el martes porque fue en la mañana y ese día es en el que se reúne el taller. Fue poco antes del verano de 1988, la primera vez que me atreví a entrar en la Capilla. Aún hoy, después de tantos años, no puedo olvidar el golpe que representó aquella visita, como si la vida hubiera reservado para mí un espacio de maravilla. Aquella vez no estaba Alicia, lo sé no porque preguntara por ella, sino porque recorrí toda la Capilla y no la vi por ninguna parte; la siguiente vez que acudí, y otras más, la saludé con un tímido “Buenos días”, lanzado hasta el escritorio en que ella estaba, ese escritorio que aún está ahí, que luego supe había utilizado don Alfonso y que hoy corresponde, con toda dignidad a Javier Garciadiego. No fue sino hasta la tercera o cuarta visita, cuando estaba leyendo Queremos tanto a Glenda, donde apunté: “Hoy conocí a Alicia Reyes, nieta de Alfonso Reyes” Amable, afectuosa, me dijo que ya eran varias las veces que me veía en la Capilla, desde luego entré en pánico: a esa edad me causó angustia que me preguntara qué hacía por ahí y que, al no tener una respuesta válida, me pidiera que no incordiara sin causa, pero tal cuestionamiento no sucedió. En cambio me preguntó si había leído a Alfonso Reyes, y como si me hubieran cuestionado el catecismo, le recité los títulos que había leído y hasta tuve el atrevimiento de decir cuánto me había gustado la Visión de Anáhuac y el Sol de Monterrey. Ahora al escribir estas notas pienso en que no podía haber elegido nada más común ni más básico de la vasta obra de Reyes pero que, tal vez, fuera esa simple sinceridad lo que me franqueó las puertas. Me ofreció una visita guiada a la Capilla y al final, casi para despedirme, me aventuré a decirle que escribía poesía. Me pidió que seleccionara dos de mis mejores trabajos y que si quería me presentara, con seis copias de cada uno, a su taller de creación literaria. Ese momento fue uno de los que nos cambian la vida. Alicia Reyes resultó ser la mejor maestra que se pudiera desear: dulce y comprensiva, atenta y solidaria, pero implacable en sus juicios literarios. Seleccionaba a sus alumnos tratando de ver en ellos al escritor que aspiraban a ser; los forzaba a encontrar su voz y cuando lo juzgaba pertinente los ayudaba a encontrar espacios para que vieran su trabajo publicado. Su didáctica no se basaba en su propia obra sino en la de Alfonso Reyes. Obligaba a trabajar los textos una y mil veces, yo veía desmoronarse mis poemas hasta quedar en los cinco o diez versos en los que ella había descubierto el poema oculto en la hojarasca; poco después, invité a participar en el taller a Pablo Raphael, que muchos años más tarde hizo de la Capilla escenario de una parte de su novela Clipperton, y a David Grinberg, ambos amigos y compañeros de vida; en el ejercicio del taller conocí a Pável Granados  y a Alejandro Malo. Así llegó el día en el que Alicia me ordenó que me quedara unos minutos después del taller y me pidió que eligiera dos poemas para publicar, uno para Periódico de Poesía y otro para Papel de Literatura que entonces publicaba la Coordinación de Literatura de Bellas Artes. Los poemas se publicaron y es algo que aún no termino de agradecerle.  Nunca pude separarme de la Capilla, ha estado en el centro de mi vida desde aquellos días en que, como decía don Alfonso, “nos salvamos o nos condenamos y de los que llevamos siempre lágrimas en los ojos”, por eso nunca he dejado de ser un orgulloso discípulo de Alicia Reyes, ni ella jamás dejó de presentarme como su alumno. Un día tuve que dar el paso que muchos no se permiten: abandonar el taller, que es tanto como cortarse el cordón umbilical. Pero aun así era parte del taller, parte de la Capilla; nuevas voces se formaron desde entonces, entre ellos Arturo Sodoma, Isaías Espinoza, María Elena Maldonado y Gabriela Puente, entre muchos otros. De nuevo un verano, el de 1996, Alicia me llamó por teléfono y me ordenó que me presentara en la Capilla a la mañana siguiente: tenía algo para mí. En efecto, era una tarjeta de visita con una recomendación de mi trabajo para que se la llevara a Emmanuel Carballo. A Emmanuel lo había visto alguna vez en la Capilla, pero para mí era una leyenda. Las indicaciones de Alicia eran precisas: llamar a Carballo y pedirle una cita, ella ya lo había puesto en antecedentes. Al amanecer cumplí la instrucción y cuando oí la voz de Emmanuel al teléfono me di cuenta de lo que estaba sucediendo; me dio cita al día siguiente a las seis de la tarde, me acompañó mi esposa y lo que yo pensé sería una visita de diez minutos, se convirtió en una de las tardes más memorables y alucinantes de mi vida, que terminó con una cena en la cocina y la revisión de dos poemas que le llevaba –“lleva lo mejor que tengas” me había ordenado Alicia–. Emmanuel se levantó de la mesa y nos pidió que lo disculpáramos, volvió unos minutos después con una de sus tarjetas de visita y me preguntó cómo firmaba mis trabajos; le dije mi nombre completo, “demasiado largo” acotó, “de eso no se acuerda nadie”. Escribió en la tarjeta y me la dio, decía: “Te presento a César Benedicto Callejas, le he dicho que si quiere entrar al mundo de las letras tiene que conocer a Huberto Batis”. Me indicó que se la entregara con los dos poemas. De nuevo repetí el ritual, solo que Batis no me contestó la llamada, lo hizo su secretaria en Unomásuno; me dio cita para la semana siguiente. Batis me recibió puntual y me preguntó por Alicia y por Carballo; luego de las breves palabras de cortesía me preguntó qué le llevaba, le entregué la nota de Emmanuel y mis dos poemas. Los leyó y me dijo: “Salen el sábado”. Le agradecí y me pidió que nos tomáramos una foto juntos; con su sonrisa inolvidable comentó que le gustaba fotografiarse con los nuevos escritores, y entonces, por primera vez en mi vida, sentí que era un escritor de verdad. De eso se trataba en realidad el taller de Alicia Reyes en su deslumbrante reino de la Capilla Alfonsina. @cesarbc70" ["post_title"]=> string(44) "De por qué alguien quiere volverse escritor" ["post_excerpt"]=> string(116) "El escritor y abogado César Benedicto Callejas rememora los momentos más decisivos en su formación como escritor." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(43) "de-por-que-alguien-quiere-volverse-escritor" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-10-06 10:09:16" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-10-06 15:09:16" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=71243" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(19) ["max_num_pages"]=> float(10) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "004aec88a92444622b9fa0bd62656480" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

De por qué alguien quiere volverse escritor

El escritor y abogado César Benedicto Callejas rememora los momentos más decisivos en su formación como escritor.

octubre 6, 2021
Día Nacional de la Lucha Libre y del Luchador Profesional

Día Nacional de la Lucha Libre y del Luchador Profesional

En este artículo se da cuenta de la importancia de la lucha libre y sus protagonistas como íconos culturales de México.  Este...

septiembre 22, 2021




Más de categoría
Entrevista con Actor y Director de la obra de teatro Almacenados

Entrevista con Actor y Director de la obra de teatro Almacenados

Almacenados es una obra teatral que toca temas centrales de las relaciones humanas. Claudia Blix nos presenta una entrevista...

octubre 15, 2021

¡Escriba, por favor!

La escritura es una de las actividades más creativas, liberadoras y terapéuticas que podemos hacer. A continuación se especifican...

octubre 14, 2021

El Nobel para Gurnah, la cumbre del mestizaje

La Academia Sueca premió a Abdulrazak Gurnah con el Nobel de Literatura. Con ello no solo se otorga un...

octubre 13, 2021

32   AÑOS

Ginés Sánchez nos relata un cuento de misterio situado en la CDMX.

octubre 13, 2021