,

Cambio de paradigma en 2014

San Antonio, TX.- Desde hace algunos años suelo pasar la Navidad y el Año Nuevo en esta ciudad en donde hace tres décadas reside mi hermana. Así, desde 2010 he… San Antonio, TX.- Desde hace algunos años...

24 de diciembre, 2014
revolucion-internet

San Antonio, TX.- Desde hace algunos años suelo pasar la Navidad y el Año Nuevo en esta ciudad en donde hace tres décadas reside mi hermana. Así, desde 2010 he…

San Antonio, TX.- Desde hace algunos años suelo pasar la Navidad y el Año Nuevo en esta ciudad en donde hace tres décadas reside mi hermana. Así, desde 2010 he viajado a Texas en compañía de aquellos de mis hijos que quieran pasar aquí la fiestas decembrinas y de mi mamá, que ahora tiene 98 y medio años de edad. No me gusta pensar en dónde pasaré los fines de año cuando ella ya no esté.

A diferencia de lo que ocurría antes de que se iniciara el actual milenio, cuando el Internet no era accesible a través de los dispositivos móviles, hoy puedo estar muy lejos de México y estar tan bien informado como si me encontrara en casa. Obtengo la información directamente en mi teléfono inteligente y a través de éste puedo participar en mi programa de radio y TV usando aplicaciones de audio y video que me colocan dentro del estudio de Grupo Fórmula a pesar de que me encuentre a miles de kilómetros de distancia de éste. De la misma manera, apenas sepa como hacerlo, podré actualizar mi sitio web ruizhealytimes.com desde cualquier lugar del planeta en que me encuentre.

No cabe duda que vivimos el inicio de una nueva era que ya está modificando nuestra percepción de la realidad y nuestras relaciones con los demás.

Ya no hablamos por teléfono con otros sino que intercambiamos mensajes vía WhatsApp, Twitter, email u otros servicios, ya no recordamos los números telefónicos de las personas porque las hemos guardado en la memoria de nuestros dispositivos móviles, ya no utilizamos mapas para ir de un lugar a otro porque para eso existen Google Maps y Waze, ya no compramos CDs porque casi todos ellos están en línea gracias a Spotify, Pandora o Rdio, tampoco adquirimos DVDs porque miles de películas están a nuestra disposición vía Netflix, Apple TV o Chromecast, ya no leemos periódicos sino que consultamos los sitios web de los mismos o utilizamos Google News o muchos otros servicios noticiosos de la red, tampoco leemos libros impresos en papel porque resulta más práctico, económico y ecológicamente sensato leerlos en la pantalla de nuestra tableta o laptop.

Si tenemos alguna duda sobre cualquier tema que se nos ocurra la aclaramos en Wikipedia o alguna de las millones de páginas que existen en la nube, nube en donde cada día guardamos nuestros documentos, fotografías y quién sabe qué tantas otras cosas que ya no caben en los discos duros de uno, dos o tres terabytes de capacidad que tenemos conectados a nuestras laptops.

Y si queremos externar lo que pensamos o sentimos en torno a cualquier asunto lo escribimos o decimos en alguna de las muchas redes sociales que han surgido en los últimos años. Barack Obama ganó la presidencia de Estados Unidos porque entendió como usar Twitter, Hosni Mubarak fue derrocado en Egipto porque no entendió como lo usaban en su contra. Los políticos mexicanos no saben que hacer frente a estas redes que no pueden ser sobornadas, manipuladas o censuradas.

El paradigma que imperó durante el siglo pasado está transformándose a una gran velocidad y en 2014 dicho cambio se evidenció muy claramente. Quien no se de cuenta de la transformación que está sucediendo va a sufrir mucho en 2015.

Comentarios
object(WP_Query)#17670 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(3140) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "30-10-2021" ["before"]=> string(10) "27-11-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(3140) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "30-10-2021" ["before"]=> string(10) "27-11-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17654 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17692 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17674 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "30-10-2021" ["before"]=> string(10) "27-11-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-10-30 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-11-27 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (3140) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17635 (24) { ["ID"]=> int(72262) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-05 11:04:13" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-05 16:04:13" ["post_content"]=> string(7161) "México no solo asumirá más compromisos ante la comunidad internacional, sino que es casi un hecho que no cumpliremos los ya prometidos.  A partir del 31 de octubre y hasta el 12 de noviembre de este 2021 está teniendo lugar la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático COP 26, organizada por el Reino Unido en asociación con Italia. El objetivo central de esta conferencia es dar seguimiento a los compromisos que cada nación ha adquirido a lo largo de las pasadas cumbres climáticas –y deseablemente adquirir nuevos y más ambiciosos– con el propósito de lograr la meta central que consiste en, a partir de la reducción de los gases de efecto invernadero producidos principalmente por el sector industrial y ganadero del mundo, limitar el aumento de temperatura promedio del planeta a un máximo de 1.5 C.  Habría mucho qué decir al respecto del evento, de las declaraciones y compromisos de los principales expositores y de las naciones hegemónicas y, por lo tanto, más contaminantes, de los proyecciones optimistas y pesimistas de lo que nos espera; sin embargo, toda esa información se decolora cuando trato de averiguar cuál ha sido la participación y las aportaciones de mi propio país a un problema que nos atañe a todos.  Aunque se tardó, porque antes que México firmaron la “Declaración de Glasgow para revertir los estragos de la deforestación global” otros 105 países, por fin la representación nacional se sumó a la iniciativa que, como afirma el boletín oficial del Gobierno de México: “La declaración es un compromiso de los líderes del mundo para trabajar de manera colectiva a fin de detener y revertir la pérdida de los bosques y la degradación de la tierra para el año 2030, a la vez de promover un desarrollo sostenible y promover una transformación rural inclusiva1”. Firma de esta declaración aparte –que sabiendo que el programa Sembrando Vidas es la carta principal de la agenda ecológica de gobierno actual no se puede entender la dilación en sumarse al acuerdo–, la asistencia por parte de México resulta, en el mejor de los casos, decepcionante.  Pareciera que asistimos al evento como una especie de observadores, como si los asuntos ahí expuestos no fuesen de nuestra incumbencia, como si habitásemos un planeta distinto a los demás, con lo cual, si la Tierra se vuelve inviable para la vida humana bastara con emitir un comunicado lamentando la suerte de los afectados.  Pero hasta donde yo entiendo, no es así. México es una de las naciones asentadas sobre el planeta Tierra y, como tal, es corresponsable del problema, aún cuando cada nación deba actuar de forma proporcional a la huella que deja o dejado en la biosfera. Pero adicional a esa corresponsabilidad, y quizá esto sea lo más importante, somos igualmente susceptibles que todas las demás naciones a que nuestro territorio y nuestra gente sufra –como de hecho ya ocurre– los efectos del calentamiento global, con el enorme inconveniente de carecer de presupuestos millonarios para paliar las pérdidas ante desastres naturales súbitos y socorrer a los afectados, quienes, una vez más, tendrán(emos) que rascarse(arnos) con sus(nuestras) propias uñas.  México, ante el hecho objetivo de que el actual gobierno no tiene la ecología como agenda prioritaria, no solo asumirá más compromisos ante la comunidad internacional, sino que es casi un hecho que no cumpliremos los ya prometidos. Tengo la impresión de que si la solidaridad existe, la más genuina y la más justificada se da cuando los resultados de no ser solidarios pueden caer sobre nosotros mismos. No se me ocurre una mejor razón y una más potente motivación para participar en este esfuerzo global de forma decidida.  Pero no solo es el miedo a los efectos lo que debería movernos a la acción, sino el hecho de que –estoy convencido– vamos a encontrar el modo de sobrevivir como especie y como civilización, y cuando esto ocurra las naciones que se hayan negado a acometer con decisión su papel en esta estrategia, serán también marginadas de los beneficios y penalizadas por su negligencia.  No participar en los cambios necesarios para detener el efecto del calentamiento global hipoteca el futuro en dos sentidos. El más obvio es que si la participación convencida de todos será más difícil y tardado lograrlo y la segunda, una vez que se logre, quienes no hayan colaborado estarán del lado equivocado de la historia, en el lado de los indiferentes, de los tibios, de los indolentes, lo que sin duda repercutirá en costos económicos, políticos y humanos para todos.    Ante un escenario semejante, lo menos que podemos hacer es cooperar, poner lo que esté en nosotros para que los efectos sean lo menos posibles, solidarizarnos con las naciones más afectadas, y colaborar con el resto de las naciones, para quien tampoco es fácil adquirir compromisos que afecten sus economías, pero ¿qué otra opción hay?  Tristemente, hemos perdido una nueva oportunidad de ponernos en el mapa de la comunidad internacional, de participar las grandes soluciones a los problemas humanos, de asumir de nuestra responsabilidad y enfocar nuestras baterías en políticas públicas que nos conviertan en una nación digna de los retos y necesidades que pone ante nosotros el siglo XXI.  Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir   1 Gobierno de México, Secretaría de Relaciones Exteriores, Comunicado No. 498: México se sumó hoy en la COP26 a la Declaración sobre bosques y uso de la tierra Publicación: 02 de noviembre de 2021 https://www.gob.mx/sre/prensa/mexico-se-sumo-hoy-en-la-cop26-a-la-declaracion-sobre-bosques-y-uso-de-la-tierra Consulta 3 de Nov 2021" ["post_title"]=> string(59) "México en la Conferencia sobre el Cambio Climático COP 26" ["post_excerpt"]=> string(205) "La asistencia de México a la COP 26 en Reino Unido resulta decepcionante. Pareciera que asistimos como una especie de observadores, como si los asuntos ahí expuestos no fuesen de nuestra incumbencia.  " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(57) "mexico-en-la-conferencia-sobre-el-cambio-climatico-cop-26" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-05 15:22:59" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-05 20:22:59" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72262" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17596 (24) { ["ID"]=> int(72353) ["post_author"]=> string(2) "59" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-09 12:04:50" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-09 17:04:50" ["post_content"]=> string(5280) "Como usted sabe, Ricardo Anaya ha estado en el ojo del huracán desde la misma campaña, allá en 2018, cuando el gobierno de Peña Nieto lo acusó de lavado de dinero y emprendió un ataque mediático en su contra. No solo la entonces Procuraduría acusó e inició investigaciones: también algunos panistas, como Ernesto Cordero, o priisto-panistas, como Javier Lozano, lo acusaron. El problema se agravó por el supuesto cómplice de Anaya, un tal Manuel Barreiro. En un primer momento, Anaya dijo que ni siquiera lo conocía, pero a los pocos días se difundió un video en el que aparecía Anaya en la boda de Barreiro, la mar de divertido. El candidato panista tuvo que tragarse sus palabras y quedó en evidencia, quizá no de los delitos que le imputaban, pero sí de mentir abiertamente sobre su relación con Barreiro. Hay que decirlo: perdió credibilidad. Los cargos que enfrenta ahora Ricardo Anaya son por otros hechos: tienen que ver con Odebrecht y la reforma energética de Peña Nieto. Emilio Lozoya, exdirector de PEMEX, hoy en prisión, presentó una denuncia en agosto de 2020. En ella acusa a 17 personas y refiere que por órdenes de Luis Videgaray entregó a Ricardo Anaya la cantidad de 6.8 millones de pesos para que votara a favor de la dicha reforma. Con base en esta denuncia, la Fiscalía General de la República acusa hoy a Anaya de cohecho, lavado de dinero y asociación delictuosa. Ya ha habido tres audiencias de este caso, todas online: una en agosto, una en octubre, y esta última del lunes 8 de noviembre. El juez de control, Marco Antonio Fuerte, ordenó que la siguiente audiencia del 31 de enero de 2021 debe ser presencial, así que Ricardo Anaya forzosamente tendría que presentarse en el reclusorio norte. Y es ahí donde podría perder esta partida de ajedrez. Si Ricardo Anaya no se presenta físicamente a esa audiencia, la Fiscalía General de la República podría pedir orden de captura en su contra (y yo creo que el juez la concedería). Ahora bien, si no la concediera, sí podría ordenar una medida drástica para que comparezca Anaya a la fuerza, y ya frente al juez, la Fiscalía seguramente solicitaría prisión preventiva, la cual, dadas las circunstancias, sería muy factible que se decretara. Vaya, pasaría algo similar a lo que le ocurrió a Rosario Robles, o al mismo Emilio Lozoya hace unos días. Apuesto con usted lo que usted guste a que si se presenta Ricardo Anaya a la audiencia del 31 de enero, ya no verá la luz. En ese momento el juez decretará prisión preventiva y el panista permanecerá en prisión, al menos los casi tres años que faltan del sexenio, fuera de toda posibilidad de competir en la carrera presidencial. Es la crónica de una prisión preventiva anunciada. Pero ahí no acaba el problema. Si Anaya no se presenta físicamente a la audiencia porque está en Estados Unidos, la Fiscalía pedirá sin duda orden de captura y el juez la concederá. De encontrarse el panista en Estados Unidos, la cancillería solicitará su extradición. Así lo dijo Marcelo Ebrard en entrevista radiofónica en Radio Fórmula el día 8 de noviembre. Anaya se vería, pues, sometido a un vergonzoso y mediático proceso de extradición. Lozoya dice que entregó el soborno a Anaya en agosto de 2014, pero la reforma energética se aprobó ocho meses antes. Hasta ahora lo que se tiene es la denuncia de Lozoya. Con ese elemento de prueba, ciertamente frágil, ¿podría el actual régimen encerrar a Anaya lo que falta del sexenio? Yo creo que sí y que se está haciendo todo lo posible para que así sea. Ricardo Anaya está atrapado. Haga lo que haga, se presente a la audiencia o no, esté en México o en Estados Unidos –en donde al parecer está desde julio–, Anaya tiene prácticamente un pie en la prisión. Si yo fuera él o su abogado, no me presentaría ni recomendaría asistir a la audiencia en el reclusorio norte, y además buscaría o sugeriría para residir un país en donde no fuera tan fácil lograr la extradición, pues el gobierno de Estados Unidos lo entregaría sin dilación. No me malinterprete: no estoy diciendo que evada vilmente la justicia, pero, dada la situación, asistir a esa audiencia es asistir para quedarse tras las rejas por lo que resta de este gobierno sin que haya oder humano o jurídico que pueda evitarlo. Anaya está condenado de antemano, al menos para el régimen y sus simpatizantes. La mañana del 8 de noviembre, el presidente Obrador instó a Anaya a dar la cara y enfrentar la acusación. Vaya, casi le dice: “Ve a la cárcel y defiéndete desde ahí”. Anaya, por su parte, acusó a López Obrador de una persecución política con la finalidad de dejarlo fuera de la carrera presidencial de 2024. ¿A quién le cree usted? Por mi parte, no creo que Anaya sea una piadosa carmelita descalza, pero tampoco creo que los tiempos en los que se hacía uso político de las instituciones de justicia sean cosa del pasado. Como dice la canción de Diego Verdaguer: “¿Usted qué haría?”." ["post_title"]=> string(51) "Anaya en problemas legales y con un pie en prisión" ["post_excerpt"]=> string(222) "El expresidente nacional del PAN y candidato a la presidencia de la República, Ricardo Anaya, está en serios problemas legales. Si estuviéramos hablando de ajedrez creo que estarían a punto de aplicarle un jaque mate " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(50) "anaya-en-problemas-legales-y-con-un-pie-en-prision" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-09 12:04:50" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-09 17:04:50" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72353" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17635 (24) { ["ID"]=> int(72262) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-05 11:04:13" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-05 16:04:13" ["post_content"]=> string(7161) "México no solo asumirá más compromisos ante la comunidad internacional, sino que es casi un hecho que no cumpliremos los ya prometidos.  A partir del 31 de octubre y hasta el 12 de noviembre de este 2021 está teniendo lugar la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático COP 26, organizada por el Reino Unido en asociación con Italia. El objetivo central de esta conferencia es dar seguimiento a los compromisos que cada nación ha adquirido a lo largo de las pasadas cumbres climáticas –y deseablemente adquirir nuevos y más ambiciosos– con el propósito de lograr la meta central que consiste en, a partir de la reducción de los gases de efecto invernadero producidos principalmente por el sector industrial y ganadero del mundo, limitar el aumento de temperatura promedio del planeta a un máximo de 1.5 C.  Habría mucho qué decir al respecto del evento, de las declaraciones y compromisos de los principales expositores y de las naciones hegemónicas y, por lo tanto, más contaminantes, de los proyecciones optimistas y pesimistas de lo que nos espera; sin embargo, toda esa información se decolora cuando trato de averiguar cuál ha sido la participación y las aportaciones de mi propio país a un problema que nos atañe a todos.  Aunque se tardó, porque antes que México firmaron la “Declaración de Glasgow para revertir los estragos de la deforestación global” otros 105 países, por fin la representación nacional se sumó a la iniciativa que, como afirma el boletín oficial del Gobierno de México: “La declaración es un compromiso de los líderes del mundo para trabajar de manera colectiva a fin de detener y revertir la pérdida de los bosques y la degradación de la tierra para el año 2030, a la vez de promover un desarrollo sostenible y promover una transformación rural inclusiva1”. Firma de esta declaración aparte –que sabiendo que el programa Sembrando Vidas es la carta principal de la agenda ecológica de gobierno actual no se puede entender la dilación en sumarse al acuerdo–, la asistencia por parte de México resulta, en el mejor de los casos, decepcionante.  Pareciera que asistimos al evento como una especie de observadores, como si los asuntos ahí expuestos no fuesen de nuestra incumbencia, como si habitásemos un planeta distinto a los demás, con lo cual, si la Tierra se vuelve inviable para la vida humana bastara con emitir un comunicado lamentando la suerte de los afectados.  Pero hasta donde yo entiendo, no es así. México es una de las naciones asentadas sobre el planeta Tierra y, como tal, es corresponsable del problema, aún cuando cada nación deba actuar de forma proporcional a la huella que deja o dejado en la biosfera. Pero adicional a esa corresponsabilidad, y quizá esto sea lo más importante, somos igualmente susceptibles que todas las demás naciones a que nuestro territorio y nuestra gente sufra –como de hecho ya ocurre– los efectos del calentamiento global, con el enorme inconveniente de carecer de presupuestos millonarios para paliar las pérdidas ante desastres naturales súbitos y socorrer a los afectados, quienes, una vez más, tendrán(emos) que rascarse(arnos) con sus(nuestras) propias uñas.  México, ante el hecho objetivo de que el actual gobierno no tiene la ecología como agenda prioritaria, no solo asumirá más compromisos ante la comunidad internacional, sino que es casi un hecho que no cumpliremos los ya prometidos. Tengo la impresión de que si la solidaridad existe, la más genuina y la más justificada se da cuando los resultados de no ser solidarios pueden caer sobre nosotros mismos. No se me ocurre una mejor razón y una más potente motivación para participar en este esfuerzo global de forma decidida.  Pero no solo es el miedo a los efectos lo que debería movernos a la acción, sino el hecho de que –estoy convencido– vamos a encontrar el modo de sobrevivir como especie y como civilización, y cuando esto ocurra las naciones que se hayan negado a acometer con decisión su papel en esta estrategia, serán también marginadas de los beneficios y penalizadas por su negligencia.  No participar en los cambios necesarios para detener el efecto del calentamiento global hipoteca el futuro en dos sentidos. El más obvio es que si la participación convencida de todos será más difícil y tardado lograrlo y la segunda, una vez que se logre, quienes no hayan colaborado estarán del lado equivocado de la historia, en el lado de los indiferentes, de los tibios, de los indolentes, lo que sin duda repercutirá en costos económicos, políticos y humanos para todos.    Ante un escenario semejante, lo menos que podemos hacer es cooperar, poner lo que esté en nosotros para que los efectos sean lo menos posibles, solidarizarnos con las naciones más afectadas, y colaborar con el resto de las naciones, para quien tampoco es fácil adquirir compromisos que afecten sus economías, pero ¿qué otra opción hay?  Tristemente, hemos perdido una nueva oportunidad de ponernos en el mapa de la comunidad internacional, de participar las grandes soluciones a los problemas humanos, de asumir de nuestra responsabilidad y enfocar nuestras baterías en políticas públicas que nos conviertan en una nación digna de los retos y necesidades que pone ante nosotros el siglo XXI.  Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir   1 Gobierno de México, Secretaría de Relaciones Exteriores, Comunicado No. 498: México se sumó hoy en la COP26 a la Declaración sobre bosques y uso de la tierra Publicación: 02 de noviembre de 2021 https://www.gob.mx/sre/prensa/mexico-se-sumo-hoy-en-la-cop26-a-la-declaracion-sobre-bosques-y-uso-de-la-tierra Consulta 3 de Nov 2021" ["post_title"]=> string(59) "México en la Conferencia sobre el Cambio Climático COP 26" ["post_excerpt"]=> string(205) "La asistencia de México a la COP 26 en Reino Unido resulta decepcionante. Pareciera que asistimos como una especie de observadores, como si los asuntos ahí expuestos no fuesen de nuestra incumbencia.  " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(57) "mexico-en-la-conferencia-sobre-el-cambio-climatico-cop-26" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-05 15:22:59" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-05 20:22:59" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72262" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(40) ["max_num_pages"]=> float(20) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "8b08364cff81a21033462dafb2bbf311" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

México en la Conferencia sobre el Cambio Climático COP 26

La asistencia de México a la COP 26 en Reino Unido resulta decepcionante. Pareciera que asistimos como una especie de observadores, como...

noviembre 5, 2021

Anaya en problemas legales y con un pie en prisión

El expresidente nacional del PAN y candidato a la presidencia de la República, Ricardo Anaya, está en serios problemas legales. Si estuviéramos...

noviembre 9, 2021




Más de categoría
Retrato hablado

Retrato hablado

El pensamiento maderista es tan vigente hoy en día como lo era hace 111 años.

noviembre 26, 2021

La empatía como catalizadora de la auténtica igualdad

Sin una empatía consciente y eficaz, el entendimiento entre humanos está condenado a la imposibilidad.

noviembre 26, 2021

De Frente Y Claro | EL EJÉRCITO, AJONJOLÍ DE TODOS LOS MOLES 

López primero quería desaparecer al Ejército; hoy está metido en casi todos los proyectos y actividades del país.

noviembre 25, 2021