,

Así escribo

Esta semana quería hablarles, con mayor entusiasmo, sobre Así escribo (Ediciones Cal y arena, 2015)… Esta semana quería hablarles, con mayor entusiasmo, sobre Así escribo (Ediciones Cal y arena, 2015), libro donde Delia Juárez, con ilustraciones de...

19 de noviembre, 2015
asi-escribo

Esta semana quería hablarles, con mayor entusiasmo, sobre Así escribo (Ediciones Cal y arena, 2015)…

Esta semana quería hablarles, con mayor entusiasmo, sobre Así escribo (Ediciones Cal y arena, 2015), libro donde Delia Juárez, con ilustraciones de Daniel Camacho, compila la “forma en que enfrentan el misterio de la creación” 53 autores mexicanos.

Pero lo cierto es que no hay mucho por decir. Más allá de los clichés, de las poses, del querer ser diferente sin lograrlo, del tan manoseado –¿saboreado?- café, de los gatos, de la escritura a mano con sus plumas Montblanc o Parker a la manera romántica, no hay verdaderas revelaciones: son demasiado personas (tal vez el problema no sean los escritores, sino los que creemos en que son otra cosa).

Se dice que a los autores hay que encontrarlos en los libros y no en persona, porque podemos llevarnos una desilusión. De alguna manera, pensamos en que están envueltos en un aura distinta o que vibran diferente, y los hay que sí, pero son los menos.

En este libro nos encontramos escritores de trayectoria, pensando y escribiendo su literatura entre hijos, maridos, esposas, recién nacidos; trabajos de oficina, viajes, cafés…

Me refiero a que el mito se desdibuja. ¿Cuántos grandes autores de la historia de la literatura universal, les damos elementos que en vida no tenían?

En este libro, algunos escritores, como Hugo Hiriart, se arriesgan un tanto, se quitan importancia, como en su caso que da en el punto central de la experiencia creativa: la imaginación, más allá de la forma, de la estética, de la retórica que se adquiere con los años.

O como Carlos Velázquez, autor de El karma de vivir al norte, se sinceran: su acto de escribir no es mágico ni místico, es algo con lo que se encontró, que ni siquiera termina por gustarle. Simplemente anda por ahí, entre unas buenas líneas, la suerte y su vida diaria.

Esa forma natural de concebir y hacer literatura es la que se diferencia del resto, no hay más allá de un tener qué, en este caso, escribir. Entonces el café se derrama y el gato se esfuma y toda esa parafernalia se huye del cuarto para dejar la verdadera y honesta razón por la que se escribe.

Hay otros más que francamente les importa ya muy poco el “cómo escribo”, porque el acto de escribir va evolucionando, y éste se va quitando capas como por ejemplo, la preocupación por lo estético o el barroquismo famoso que Borges adjudicaba únicamente a los jóvenes, porque debían ocultar que no tenían nada qué decir.

O el tiempo: la hora propicia por escribir o el lugar correctamente decorado para llamar a la inspiración, etcétera. Al final, todo se reduce a escribir cuando se tiene que escribir; es decir, a la hora que sea y donde sea.

Eso sí, para los lectores puede resultar revelador el hecho de darse cuenta, con este libro, que la inmensa mayoría de los autores, aunque sean reconocidos en México o incluso internacionalmente, deben alternar el oficio de la escritura con algunas otras ocupaciones laborales.

La literatura es así, los libros son para leerse en el futuro, en un siempre después que llega casi siempre cuando el autor es mayor o está muerto, pocos gozan en la mediana edad de sus logros literarios, de regalías o de tener muchos lectores.

Octavio Paz debía tener razón cuando afirmó que “ninguna sociedad acepta a sus escritores hasta que ha asimilado lo que dijeron”. Y asimilar cuesta años.

Así escribo apenas esboza la tarea del escritor, el rigor, el trabajo que requiere escribir una obra y cuánta cantidad de novelas, cuentos, ensayos o poemas se quedan en un cajón o se queman o se eliminan de la computadora.

Aunque este libro sí agrega un elemento nuevo: todo el sinnúmero de distracciones a los que se enfrenta, e incluso se han adaptado a esto, los autores, como escribir en pausas mientras se atiende el correo electrónico, el Twitter o Facebook.

En fin, Así escribo da una pincelada de lo que hay detrás del autor, el ser humano, pero no demasiado, lo necesario para ser una muestra que, para un lector curioso o interesado en saber qué hay o quién está detrás de cada obra, puede resultarle atractivo para leerlo en algún viaje.

Comentarios
object(WP_Query)#17660 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(7855) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "18-09-2021" ["before"]=> string(10) "16-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(7855) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "18-09-2021" ["before"]=> string(10) "16-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17659 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17711 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17684 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "18-09-2021" ["before"]=> string(10) "16-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-09-18 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-10-16 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (7855) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17656 (24) { ["ID"]=> int(70704) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-22 10:17:40" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-22 15:17:40" ["post_content"]=> string(6193) " Se anunció que se debatirá qué monumento(s) sustituirá a Cristóbal Colón en la CDMX. Cabe recordar que la cabeza de la mujer con rasgos indígenas pseudocubistas (más bien de apariencia alienígena) simplemente no agradó a la mayoría. El comité de monumentos y obras artísticas en espacios públicos de la CDMX será el encargado de tomar la decisión definitiva.  Al que esto escribe le gustaría que se tomen como figuras icónicas aquellas que llenan de gloria el pasado, y por lo tanto presente y futuro de nuestra nación. El caso del revuelo de la figura de Cristóbal Colón, que no será removida sino reubicada a un lugar más “ad hoc” al personaje, como lo es la Explanada de las Américas, se justifica.  En cambio no hay consenso sobre qué estatua lo sustituirá. Se debe tratar de personajes que reflejen lo más glorioso de nuestras raíces. Asimismo hay dos personajes clave en el período de "La Conquista" (el choque de dos Civilizaciones que no podía, bajo ninguna circunstancia resultar terso sino cómo lo fue): se trata del Tlatoani (Emperador) Cuitláhuac y el Tlacatecatl (comandante de hombres, o general) Temilotzin. El primero es hermano de Moctezuma Xocoyotzin y Tlatoani al momento del arribo de los españoles, es un héroe olvidado, el único Tlatoani, de los tres en ese periodo histórico que resultó triunfante ante el invasor. Y es que desde la llegada a México-Tenochtitlan de Cortés y sus huestes, éste comenzó a dudar seriamente del carácter mágico profético de los extraños seres que habían llegado por las costas de oriente en enormes "casas flotantes"; no se trataba del regreso de Quetzalcóatl como afirmaban los oráculos, sino de simples seres humanos. Esto lo confirmó al constatar sus mundanas alianzas con pueblos indígenas, como los tlaxcaltecas. Por ello fue partidario de combatirlos, a diferencia de las cavilaciones de Moctezuma al respecto. Los aspectos más relevantes de Cuitláhuac fueron el hecho de pretender la creación de una gran confederación de Pueblos indígenas para combatir al enemigo, que ya adivinaba el cómo común, siendo así el primer líder quizás en tener una vaga pero firme idea, de lo que hoy es México ( tres siglos antes de lo que fue la Independencia). Luego de la matanza del Templo Mayor, él se encargó de acaudillar una resistencia exitosa, de la cual se derivó la famosa “Noche triste” o “Noche victoriosa” para los mexicanos, al tiempo que el pueblo repudiaba a su rey Moctezuma, llegando incluso a asesinarlo a pedradas al presentarlo los europeos a su gente, con el afán fallido de calmar la rebelión. ¿Sería también una suerte de golpe de Estado las decisiones del a la postre coronado Emperador Cuitlahuac? Eso nunca lo sabremos, pero dado lo brutal de la coyuntura histórica no es imposible.  El hasta en ese momento, señor de Iztapalapa, expulsó a los invasores sin piedad, obteniendo una victoria militar tan contundente que fue elegido sucesor de Moctezuma II, llegando la Ciudad de Tenochtitlan a comenzar a retomar una vida normal, mientras Cuitlahuac comenzaba a organizar sus milicias con la idea siempre en mente de unir política y militarmente a la mayor cantidad de Señoríos indígenas a partir de ese momento. El 30 de junio de 1520, día de la Noche Victoriosa, tendría que ser recordado más y conmemorado, pero no es así. Lugar más que común es el nombre del último Tlatoani, Cuauhtémoc, que en el breve reinado de Cuitláhuac (80 días antes de sucumbir por el arma biológica estratégica y circunstancial, que fue la mortal epidemia por viruela) fungía como el Teotecuhtli (guardián de ídolos y templos) que resultó ser el último Tlatoani y defensor de México Tenochtitlan, pero hay un hecho incontrovertible: por más heroico que haya también sido el guerrero y rey en cuestión, a la postre sucumbió y recibió un sinfín de suplicios y humillaciones. El único Tlatoani triunfador, así haya sido de forma efímera es Cuitlahac, y se le ha borrado de la Historia Oficial. ¿No sería deseable y más que digno, elevar el rango de importancia de Cuitláhuac, el triunfador, a cuando menos el que gozan los (necesariamente derrotados) Moctezuma y Cuauhtémoc? En cuanto al otro de nuestros héroes casi olvidados, se encuentra el Tlacatecatl Temilotzin, guerrero formado desde niño en  el Calmecac de Tlatelolco. Señor de Tzicatlán y férreo líder militar al servicio de sus dos Tlatoanis y amigos, Cuitláhuac y Cuauhtémoc, figura clave en sus campañas militares de defensa, fue exitoso siempre en las batallas que encabezó y resultó triunfante. También fue poeta, combinaba dos actividades tan disímbolas con maestría, como lo son el arte de la guerra y la poesía; con una alta visión de sí mismo, que se adivina en un fragmento de uno de sus poemas: "(...) Soy enviado de Dios, soy poseedor de las flores, yo soy Temilotzin, he venido a hacer amigos aquí…”. Ya caído el Imperio Mexica, Temilotzin sobrevivió combatiendo hasta el final. Fue capturado por Cortés y como era un hombre tan valioso por ser un guerrero brillante, el invasor consideró llevarlo ante el Emperador Carlos V,  a manera de trofeo, junto con gran cantidad de otros tesoros ya expoliados. Temilotzin era de una estatura moral que nunca habría permitido tal humillación, así que tras seis días de navegación, saltó del barco en el que se le transportaba. Se dice que nadó rumbo al poniente, tragándoselo las aguas del océano. El suicidio fue el único final digno que encontró. Voces románticas lo señalan como el primer poeta que cometió suicidio en lo que hoy es el Continente americano. Curiosamente es muy poco lo que consta en los registros históricos que dejaron los españoles, tanto de Cuitláhuac como de Temilotzin. Cabe destacar que fueron personajes históricos demasiado incómodos para ellos." ["post_title"]=> string(44) "Ni Colón ni Tlali: Cuitláhuac y Temilotzin" ["post_excerpt"]=> string(190) "Cuitláhuac y Temilotzin son dos personajes que deberían de ser considerados para sustituir el Monumento a Cristóbal Colón en Paseo de la Reforma. A continuación se explica el porqué. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(41) "ni-colon-ni-tlali-cuitlahuac-y-temilotzin" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-22 10:18:23" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-22 15:18:23" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70704" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17602 (24) { ["ID"]=> int(71451) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2021-10-12 08:44:51" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-10-12 13:44:51" ["post_content"]=> string(5573) "Me recomendaron un ensayo literario. Gracias a la ventaja de los envíos a domicilio, un par de días después lo tenía entre mis manos. Me llamó la atención que su autor fuera un médico patólogo mexicano, además de escritor, al que –debo decir—no conocía. Su nombre es Francisco González Crussi y el del libro Más allá del cuerpo, obra recién publicada dentro de una numerosa colección de tratados literarios del mismo género. Comencé con el primer ensayo que me resultó muy apasionante. En él habla sobre la embriogénesis y la conceptualización que sobre sí mismo desarrolla el ser humano a través de la historia. Disfruté cada línea, cada párrafo. De una forma muy poética, iniciando en la Grecia clásica, se expresa en torno a órganos anatómicos específicos en variadas especies animales, hasta convencernos de que nosotros los humanos no somos tan distintos de otras especies, como nuestra soberbia nos lleva a suponer. Seguí leyendo y me topé con dos ensayos que poseen su pátina de conocimiento médico, pero giran en torno al arte barroco. El primero se enfoca en la monarquía europea revisando aspectos tan originales como por qué los reyes usaban pelucas; el segundo, respecto a la pintura clásica, en particular de la época dorada en los Países Bajos.  En ese punto fue donde más me sorprendió su oficio de ensayista. La maestría para  generar atmósferas y poner a jugar conocimientos  que él ya poseía antes de sentarse a escribir.  Francisco González Crussi nació en 1936. En cada línea se nota la forma como ha aprovechado su vida en leer, viajar, documentarse y compartir ese cúmulo de conocimientos que ha venido adquiriendo con el tiempo. Y es justo lo que me llevó a reflexionar acerca del valor de la lectura como una herramienta de profundización de la vida misma, tanto la de otros como la propia. La pandemia nos ha estrujado el alma a todos, a unos más, a otros menos. Nos ha sumido en unas aguas profundas y oscuras, de entre las cuales en cualquier momento sentimos que va a emerger una bestia que acabará con nosotros o nuestros seres queridos.  Hemos hallado formas de ocupar el tiempo, de utilizar las limitaciones físicas como motores de búsqueda personales o familiares, aunque hay ratos cuando nos sorprende nuestra propia percepción de vulnerabilidad. Puede suceder que nos tornemos agresivos, ya sea con nosotros mismos o con quien existe en nuestro entorno personal. No alcanzamos a visualizar el mundo sin ese filtro de negatividad que contamina nuestra forma de mirar.  Aquí fue justo donde el libro de González Crussi me llevó a analizar un hecho real para mí como lectora.  La obra incluye una sección de reproducciones de los óleos a los cuales va haciendo referencia.  Por mencionar uno de tantos que estudia:    “La visita del médico” de Jan Steen, (1626-1679), óleo en el que aparecen la paciente en cama, una mujer de pie con una copa con un líquido rojizo; el médico sentado al lado de la cama.  En la pared posterior hay un cuadro  que representa un caballo y varios varones desnudos caminando a su lado.  A la derecha en primer plano, el extremo de una mesa vestida con un mantel grueso, y al fondo una escalera que remata en una puerta, la cual se presenta cerrada.  La descripción de este óleo y la asociación que el ensayista hace con otros cuadros de la época, así como con personajes de ese tiempo, enriquece la narrativa.  Pasamos de decir: “Es una representación de una enferma, su familiar y el médico”, a darle profundidad y –por qué no– universalidad, como una forma de disfrutar más lo que tenemos enfrente, deteniendo la vista en cada detalle y tratando de interpretar la relación de una figura con otra y del mensaje que el pintor quiso dejar a través de su obra. Regresando al tiempo presente: La sugerencia que nos hace el autor es a ser un tanto más observadores, más curiosos.  Formularnos preguntas y tratar de contestarlas, no necesariamente desde nuestro cúmulo personal de conocimientos, sino consultando otras fuentes.  No tienen que ser preguntas que “todo mundo” haría, sino aquellas que a mí como observador me inquietan.  Si relacionamos un elemento con otros, comenzamos a vivir un proceso de creación personal divertido y original. En cambio, si no contamos con elementos previos  con los cuales cotejar o enriquecer lo que ahora percibimos, terminaremos aburridisimos y desesperados, si no es que irascibles y explosivos. Cada libro es una propuesta que se nos presenta.  Y como diría el propio González Crussi al hablar de cerebro y corazón, lo hace a través de los sentidos, pero finalmente va a dar al hueco que tenemos todos en el pecho, donde se aloja el corazón.  Recordando algún aforismo popular, florecerá en nosotros aquello que sembremos. Alejarnos del caos para entablar un diálogo personal con los amigos (libros) que decidamos tomar en nuestras manos, es una forma de conocer la vida desde distintas perspectivas; disfrutar nuevas experiencias y celebrar el hecho de existir, a partir de una lectura distinta de la cotidianidad, desde nuestro propio silencio creativo.  " ["post_title"]=> string(17) "Silencio creativo" ["post_excerpt"]=> string(123) "A continuación se ofrece una reflexión sobre el libro más reciente de Francisco González Crussi: Más allá del cuerpo." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "silencio-creativo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-10-12 08:44:51" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-10-12 13:44:51" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=71451" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17656 (24) { ["ID"]=> int(70704) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-22 10:17:40" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-22 15:17:40" ["post_content"]=> string(6193) " Se anunció que se debatirá qué monumento(s) sustituirá a Cristóbal Colón en la CDMX. Cabe recordar que la cabeza de la mujer con rasgos indígenas pseudocubistas (más bien de apariencia alienígena) simplemente no agradó a la mayoría. El comité de monumentos y obras artísticas en espacios públicos de la CDMX será el encargado de tomar la decisión definitiva.  Al que esto escribe le gustaría que se tomen como figuras icónicas aquellas que llenan de gloria el pasado, y por lo tanto presente y futuro de nuestra nación. El caso del revuelo de la figura de Cristóbal Colón, que no será removida sino reubicada a un lugar más “ad hoc” al personaje, como lo es la Explanada de las Américas, se justifica.  En cambio no hay consenso sobre qué estatua lo sustituirá. Se debe tratar de personajes que reflejen lo más glorioso de nuestras raíces. Asimismo hay dos personajes clave en el período de "La Conquista" (el choque de dos Civilizaciones que no podía, bajo ninguna circunstancia resultar terso sino cómo lo fue): se trata del Tlatoani (Emperador) Cuitláhuac y el Tlacatecatl (comandante de hombres, o general) Temilotzin. El primero es hermano de Moctezuma Xocoyotzin y Tlatoani al momento del arribo de los españoles, es un héroe olvidado, el único Tlatoani, de los tres en ese periodo histórico que resultó triunfante ante el invasor. Y es que desde la llegada a México-Tenochtitlan de Cortés y sus huestes, éste comenzó a dudar seriamente del carácter mágico profético de los extraños seres que habían llegado por las costas de oriente en enormes "casas flotantes"; no se trataba del regreso de Quetzalcóatl como afirmaban los oráculos, sino de simples seres humanos. Esto lo confirmó al constatar sus mundanas alianzas con pueblos indígenas, como los tlaxcaltecas. Por ello fue partidario de combatirlos, a diferencia de las cavilaciones de Moctezuma al respecto. Los aspectos más relevantes de Cuitláhuac fueron el hecho de pretender la creación de una gran confederación de Pueblos indígenas para combatir al enemigo, que ya adivinaba el cómo común, siendo así el primer líder quizás en tener una vaga pero firme idea, de lo que hoy es México ( tres siglos antes de lo que fue la Independencia). Luego de la matanza del Templo Mayor, él se encargó de acaudillar una resistencia exitosa, de la cual se derivó la famosa “Noche triste” o “Noche victoriosa” para los mexicanos, al tiempo que el pueblo repudiaba a su rey Moctezuma, llegando incluso a asesinarlo a pedradas al presentarlo los europeos a su gente, con el afán fallido de calmar la rebelión. ¿Sería también una suerte de golpe de Estado las decisiones del a la postre coronado Emperador Cuitlahuac? Eso nunca lo sabremos, pero dado lo brutal de la coyuntura histórica no es imposible.  El hasta en ese momento, señor de Iztapalapa, expulsó a los invasores sin piedad, obteniendo una victoria militar tan contundente que fue elegido sucesor de Moctezuma II, llegando la Ciudad de Tenochtitlan a comenzar a retomar una vida normal, mientras Cuitlahuac comenzaba a organizar sus milicias con la idea siempre en mente de unir política y militarmente a la mayor cantidad de Señoríos indígenas a partir de ese momento. El 30 de junio de 1520, día de la Noche Victoriosa, tendría que ser recordado más y conmemorado, pero no es así. Lugar más que común es el nombre del último Tlatoani, Cuauhtémoc, que en el breve reinado de Cuitláhuac (80 días antes de sucumbir por el arma biológica estratégica y circunstancial, que fue la mortal epidemia por viruela) fungía como el Teotecuhtli (guardián de ídolos y templos) que resultó ser el último Tlatoani y defensor de México Tenochtitlan, pero hay un hecho incontrovertible: por más heroico que haya también sido el guerrero y rey en cuestión, a la postre sucumbió y recibió un sinfín de suplicios y humillaciones. El único Tlatoani triunfador, así haya sido de forma efímera es Cuitlahac, y se le ha borrado de la Historia Oficial. ¿No sería deseable y más que digno, elevar el rango de importancia de Cuitláhuac, el triunfador, a cuando menos el que gozan los (necesariamente derrotados) Moctezuma y Cuauhtémoc? En cuanto al otro de nuestros héroes casi olvidados, se encuentra el Tlacatecatl Temilotzin, guerrero formado desde niño en  el Calmecac de Tlatelolco. Señor de Tzicatlán y férreo líder militar al servicio de sus dos Tlatoanis y amigos, Cuitláhuac y Cuauhtémoc, figura clave en sus campañas militares de defensa, fue exitoso siempre en las batallas que encabezó y resultó triunfante. También fue poeta, combinaba dos actividades tan disímbolas con maestría, como lo son el arte de la guerra y la poesía; con una alta visión de sí mismo, que se adivina en un fragmento de uno de sus poemas: "(...) Soy enviado de Dios, soy poseedor de las flores, yo soy Temilotzin, he venido a hacer amigos aquí…”. Ya caído el Imperio Mexica, Temilotzin sobrevivió combatiendo hasta el final. Fue capturado por Cortés y como era un hombre tan valioso por ser un guerrero brillante, el invasor consideró llevarlo ante el Emperador Carlos V,  a manera de trofeo, junto con gran cantidad de otros tesoros ya expoliados. Temilotzin era de una estatura moral que nunca habría permitido tal humillación, así que tras seis días de navegación, saltó del barco en el que se le transportaba. Se dice que nadó rumbo al poniente, tragándoselo las aguas del océano. El suicidio fue el único final digno que encontró. Voces románticas lo señalan como el primer poeta que cometió suicidio en lo que hoy es el Continente americano. Curiosamente es muy poco lo que consta en los registros históricos que dejaron los españoles, tanto de Cuitláhuac como de Temilotzin. Cabe destacar que fueron personajes históricos demasiado incómodos para ellos." ["post_title"]=> string(44) "Ni Colón ni Tlali: Cuitláhuac y Temilotzin" ["post_excerpt"]=> string(190) "Cuitláhuac y Temilotzin son dos personajes que deberían de ser considerados para sustituir el Monumento a Cristóbal Colón en Paseo de la Reforma. A continuación se explica el porqué. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(41) "ni-colon-ni-tlali-cuitlahuac-y-temilotzin" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-22 10:18:23" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-22 15:18:23" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70704" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(21) ["max_num_pages"]=> float(11) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "f5b42cef5ef66ca17a8cccc792f7f107" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
dibujo guerra españoles contra indios

Ni Colón ni Tlali: Cuitláhuac y Temilotzin

Cuitláhuac y Temilotzin son dos personajes que deberían de ser considerados para sustituir el Monumento a Cristóbal Colón en Paseo de la...

septiembre 22, 2021

Silencio creativo

A continuación se ofrece una reflexión sobre el libro más reciente de Francisco González Crussi: Más allá del cuerpo.

octubre 12, 2021




Más de categoría
Entrevista con Actor y Director de la obra de teatro Almacenados

Entrevista con Actor y Director de la obra de teatro Almacenados

Almacenados es una obra teatral que toca temas centrales de las relaciones humanas. Claudia Blix nos presenta una entrevista...

octubre 15, 2021

¡Escriba, por favor!

La escritura es una de las actividades más creativas, liberadoras y terapéuticas que podemos hacer. A continuación se especifican...

octubre 14, 2021

El Nobel para Gurnah, la cumbre del mestizaje

La Academia Sueca premió a Abdulrazak Gurnah con el Nobel de Literatura. Con ello no solo se otorga un...

octubre 13, 2021

32   AÑOS

Ginés Sánchez nos relata un cuento de misterio situado en la CDMX.

octubre 13, 2021