Las lunas

Las mil piedritas de la arena se iban descolgando de mi mirada y se enfriaban bajo mis pies.

3 de octubre, 2017

Las mil piedritas de la arena se iban descolgando de mi mirada y se enfriaban bajo mis pies. Las islas empezaban a diluirse en grises en un cielo cada vez más calmo, más apaciguado, más oscuro, más aplastante. 

El río conserva su magia en movimiento, encrespándose en olitas, dibujando estelas de las embarcaciones, buscando el recodo, soñando con el mar.

Aparece la luminosidad de la luna en todo su esplendor. Con destellos amarillentos abrazándose todavía a los rayos del sol. Enceguecedoramente plateada, fría y solitaria a medida que realiza su camino en el cielo. La miro. Fría, se me distancia. Es la luna colectiva, la de los suspiros de todos, la de todos los poetas. Le pregunto y me esquiva. La quiero atrapar y se me escapa.

La quiero mía y la sé eterna, milenaria, ajena a mis pesares.

La desolación se cuelga de la rama del sauce llorón orillero que ufana se recorta en su brillantez.

De pronto me doy cuenta que hay otra luna. Que ésa sí me pertenece. La luna que se duplica en mi río, que se desarma en sus aguas, que acaricio con mis ojos y toco con mis ansias, que late conmigo en el latido del agua, que está ahí, en mi playa y en mi ser, que es sólo mía porque la escucho crepitar, que se desarma para tocarme y se rearma para darme respuestas. No es la luna inalcanzable del cielo, es la luna viva del agua de mi Paraná. Está cerquita. Sé que me escucha. Comienzo a contarle mis sueños…




Comentarios

Las mil piedritas de la arena se iban descolgando de mi mirada y se enfriaban bajo mis pies.

enero 1, 1970

Las mil piedritas de la arena se iban descolgando de mi mirada y se enfriaban bajo mis pies.

enero 1, 1970




Más de categoría

Tres amigas: Historias de un crucero de fiestas de Fin de Año

Silvana siempre fue una muchacha emprendedora, entusiasta, práctica. Muy amiga de sus amigas. Con pocas relaciones amorosas, nunca le...

diciembre 18, 2018

Lodazal

Caminaba muy lento por la calle de tierra de la humilde barriada. La cabeza gacha mirando mis zapatos Guillermina...

diciembre 4, 2018

Lodazal

Caminaba muy lento por la calle de tierra de la humilde barriada. La cabeza gacha mirando mis zapatos Guillermina...

diciembre 4, 2018

Mis fantasmas

Aeropuerto de Rosario. Mediodía frío y expectante. Mi vuelo de LATAM salía con una hora de retraso, no importaba,...

noviembre 28, 2018