ImagenPalabra

Al recorrer exposiciones de artistas del medio, me erupcionan palabras del volcán de mi alma y surgen los textos.

18 de septiembre, 2018

Al recorrer exposiciones de artistas del medio, me erupcionan palabras del volcán de mi alma y surgen los textos.

Comparto algunos.

 

Un círculo… Una esfera… Una vida…

[[{“fid”:”15255″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:”imagenpalabra1.jpg”,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:”imagenpalabra1.jpg”},”type”:”media”,”field_deltas”:{“1”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:”imagenpalabra1.jpg”,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:”imagenpalabra1.jpg”}},”attributes”:{“alt”:”imagenpalabra1.jpg”,”title”:”imagenpalabra1.jpg”,”style”:”width: 450px; height: 360px;”,”class”:”image-style-none media-element file-default”,”data-delta”:”1″},”link_text”:false}]]

Norma Acosta, 92 años, un ejemplo de vida y creación, expone en Talleres de Plástica. De su acrílico a mi poema… – Rosario – Argentina

 

De una muestra fotográfica al texto




[[{“fid”:”15256″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:”imagenpalabra2.jpg”,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:”imagenpalabra2.jpg”},”type”:”media”,”field_deltas”:{“1”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:”imagenpalabra2.jpg”,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:”imagenpalabra2.jpg”}},”attributes”:{“alt”:”imagenpalabra2.jpg”,”title”:”imagenpalabra2.jpg”,”style”:”width: 450px; height: 318px;”,”class”:”image-style-none media-element file-default”,”data-delta”:”1″},”link_text”:false}]]

Exposición de fotografías en el Centro Cultural Lumiere – Rosario – Argentina

 

Callecitas tranquilas

[[{“fid”:”15257″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:”imagenpalabra3.jpg”,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:”imagenpalabra3.jpg”},”type”:”media”,”field_deltas”:{“1”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:”imagenpalabra3.jpg”,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:”imagenpalabra3.jpg”}},”attributes”:{“alt”:”imagenpalabra3.jpg”,”title”:”imagenpalabra3.jpg”,”style”:”width: 450px; height: 289px;”,”class”:”image-style-none media-element file-default”,”data-delta”:”1″},”link_text”:false}]]

Las montañas funden su gama de azules y violáceos en la gama del cielo.

Caseríos de paredes planas. Sus puertas y ventanas rompen la monotonía de revoques descascarados. Un portón nos desafía a la curiosidad de un patio antiguo.

Veredas con tiempo, elevadas, protegen de las posibles correntadas de la lluvia cuando arrecia inclemente.

La callecita de tierra me lleva… a un pueblo del tiempo… y al tiempo de mi abuela. Y pienso… Y siento… Hay imágenes que nos disparan recuerdos y recuerdos que nos impulsan a las imágenes, como en una amalgama de vivencias y sentimientos. Mi abuela me mira con su mirada celeste desde los celestes del cielo mientras camina su figura pequeña de paso cansino y de rodete de plata por ese paraje del tiempo dormido que la artista nos quiso mostrar en tonos de sepia, tan sepia como los afectos viejos.

Pintura: María Ester Nacimbera – Exposición Biblioteca Homero –Rosario – Argentina

 

Desgarros

[[{“fid”:”15258″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:”imagenpalabra4.jpg”,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:”imagenpalabra4.jpg”},”type”:”media”,”field_deltas”:{“1”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:”imagenpalabra4.jpg”,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:”imagenpalabra4.jpg”}},”attributes”:{“alt”:”imagenpalabra4.jpg”,”title”:”imagenpalabra4.jpg”,”style”:”width: 450px; height: 338px;”,”class”:”image-style-none media-element file-default”,”data-delta”:”1″},”link_text”:false}]]

El beso les ardió en los labios y las caricias les incendiaron la piel. Ana ofreció su virginal cáliz candente y el amor les estalló. Durante nueve lunas de soledades Ana meció su vientre hasta que el dolor la desgarró y un silencio de llanto abrió su camino de oscuras culpas. Abel, en otra lejana cama, se abrazó a su esposa, sin desgarros, ni recuerdos, ni culpas.

Exposición “De madona a Madona” en el Museo de Arte “Juan B. Castagnino”, con obras propias – Rosario – Argentina

 

Sábato

[[{“fid”:”15259″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:”imagenpalabra5.jpg”,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:”imagenpalabra5.jpg”},”type”:”media”,”field_deltas”:{“1”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:”imagenpalabra5.jpg”,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:”imagenpalabra5.jpg”}},”attributes”:{“alt”:”imagenpalabra5.jpg”,”title”:”imagenpalabra5.jpg”,”style”:”width: 450px; height: 414px;”,”class”:”image-style-none media-element file-default”,”data-delta”:”1″},”link_text”:false}]]

“Siéntese en ese banco, donde le guste” le digo al escritor. Sábato se decide por una punta, como si quisiera no molestar, en un banco vacío, ocupando un espacio mínimo. Tan mínimo como las expectativas que le despertó la convocatoria para integrar la CONADEP, en esos aciagos años que vivió Argentina, presintiendo una desgarradora investigación, de justicia lenta… de injusticias… con aquel desgarrador final del nunca más.

La postura de su cuerpo y la expresión de su rostro, transmiten sus sentimientos, no necesito pedirle más.

Poco a poco va abatiéndose, bajando sus hombros e inclinando apenas su cabeza, que cae en el hueco de sus brazos laxos, sus piernas abiertas, apoyando apenas los talones sobre las hojas muertas del otoño como queriendo fugarse de tan duros recuerdos.

Muestra fotográfica de Sara Facio en el ECU: Espacio Cultural Universitario de Rosario – Argentina

 

Clandestinos

[[{“fid”:”15260″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:”imagenpalabra6.jpg”,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:”imagenpalabra6.jpg”},”type”:”media”,”field_deltas”:{“1”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:”imagenpalabra6.jpg”,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:”imagenpalabra6.jpg”}},”attributes”:{“alt”:”imagenpalabra6.jpg”,”title”:”imagenpalabra6.jpg”,”style”:”width: 249px; height: 446px;”,”class”:”image-style-none media-element file-default”,”data-delta”:”1″},”link_text”:false}]]

La misma agua. Azul. Oleante. Espumosa. Que es límite y borde. Que une y separa. Que convoca y aísla.

La misma piel negra. La misma historia que en espirales interminables, concéntricos, reitera las angustias, los dolores, los sufrires.

La repetida lucha de la hembra defendiendo la cría. Sin renunciamientos. Con la esencia intacta de mujer en sus ancestrales adornos tribales y en el orgullo de sus senos, alimento de la especie y lujuria del varón.

Tenemos deuda con la piel negra, con las historias de sojuzgamientos. Con el África. Con el saqueo, la miseria y el hambre. Con la esclavitud.

¿Alguna vez la humanidad podrá reparar tantas injusticias?

Obra pictórica de Stella Maris Sequeiro. Exposición de Arte Biblioteca Popular Homero – Rosario – Argentina

 

La forma de la madera

[[{“fid”:”15261″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:”imagenpalabra7.jpg”,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:”imagenpalabra7.jpg”},”type”:”media”,”field_deltas”:{“1”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:”imagenpalabra7.jpg”,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:”imagenpalabra7.jpg”}},”attributes”:{“alt”:”imagenpalabra7.jpg”,”title”:”imagenpalabra7.jpg”,”style”:”width: 450px; height: 600px;”,”class”:”image-style-none media-element file-default”,”data-delta”:”1″},”link_text”:false}]]

[[{“fid”:”15262″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:”imagenpalabra8.jpg”,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:”imagenpalabra8.jpg”},”type”:”media”,”field_deltas”:{“1”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:”imagenpalabra8.jpg”,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:”imagenpalabra8.jpg”}},”attributes”:{“alt”:”imagenpalabra8.jpg”,”title”:”imagenpalabra8.jpg”,”style”:”width: 450px; height: 599px;”,”class”:”image-style-none media-element file-default”,”data-delta”:”1″},”link_text”:false}]]

Muestra de esculturas de madera en el Centro Cultural Fontanarrosa – Rosario – Argentina

 

Hay un todo

[[{“fid”:”15263″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:”imagenpalabra9.jpg”,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:”imagenpalabra9.jpg”},”type”:”media”,”field_deltas”:{“1”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:”imagenpalabra9.jpg”,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:”imagenpalabra9.jpg”}},”attributes”:{“alt”:”imagenpalabra9.jpg”,”title”:”imagenpalabra9.jpg”,”style”:”width: 450px; height: 446px;”,”class”:”image-style-none media-element file-default”,”data-delta”:”1″},”link_text”:false}]]

Cuando la realidad se recorta en mil imágenes

y las caras se funden en una frenética cara.

Cuando los colores se mezclan y las sensaciones se amalgaman.

Cuando las formas me ahogan y el pecho se resquebraja

y los senos son reptiles que quiebran mi alma.

Es ahí cuando llegas, te fundes, me armas

y juntas mis laberintos en un todo sin nadas.

Acrílico de María Cristina Zambruno – Exposición en la Biblioteca Popular La Florida.

 

Lenguas de fuego

[[{“fid”:”15264″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:”imagenpalabra10.jpg”,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:”imagenpalabra10.jpg”},”type”:”media”,”field_deltas”:{“1”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:”imagenpalabra10.jpg”,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:”imagenpalabra10.jpg”}},”attributes”:{“alt”:”imagenpalabra10.jpg”,”title”:”imagenpalabra10.jpg”,”style”:”width: 450px; height: 600px;”,”class”:”image-style-none media-element file-default”,”data-delta”:”1″},”link_text”:false}]]

Rojas naranjas

amarillas doradas.

 

Se retuercen se esfuerzan

se esmeran se contornean

se lanzan.

 

Dibujan diseñan dominan danzan.

Bullen brillan brincan braman.

Trepan tremolan tiemblan taladran.

 

Lucen sus lenguas

visten las fraguas.

Iluminan el cielo

degradan el azul

beben de llama.

 

Son brazos que se levantan

me citan me convocan

me arden me queman

y con chispas y crepitares

me abrazan me aman.

 

Llamaradas

son tus demandas.

Óleo “Llamaradas” de Adriana Castellano – Exposición en la Biblioteca Popular La Florida – Rosario – Argentina 

 

Miradas

[[{“fid”:”15265″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:”imagenpalabra11.jpg”,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:”imagenpalabra11.jpg”},”type”:”media”,”field_deltas”:{“1”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:”imagenpalabra11.jpg”,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:”imagenpalabra11.jpg”}},”attributes”:{“alt”:”imagenpalabra11.jpg”,”title”:”imagenpalabra11.jpg”,”style”:”width: 450px; height: 801px;”,”class”:”image-style-none media-element file-default”,”data-delta”:”1″},”link_text”:false}]]

Encontré su cara mirándome extrañada detrás de unas cañas. Miré su piel casi de ébano, los ojazos como dos faroles negros de luz, su nariz ancha, la boca carnosa sensual. Rasgos de su África perenne.

Me miré a mí mismo. Mi piel rosada como dejando traslucir la roja sangre de mis venas teñida de la tierra colorada misionera, mis ojos transparentes del color de mi selva tropical, la nariz respingada, el cabello rubio y la boca de finos labios, traídos por mis abuelos a la América de aquella Austria con guerra a la tierra promisoria del noroeste argentino.

Yo el capataz, el mandamás, el responsable del trabajo de la zafra en los cañaverales tucumanos. Ella casi una esclava, de seguro dominada por la pobreza y con las manos rudas y ajadas en la cosecha. Yo con música de valses en mis oídos, ella de tamboriles. Los dos buscando los mismos frutos de la misma tierra.

En el encuentro de nuestros ojos, sólo fuimos un hombre y una mujer. En el calor de unos ojos no existen las razas, los cargos, los colores, las diferencias. Todo se funde en el fuego de una mirada, en el crisol de la esencia de ser…

Óleo “Miradas” de Ema Piccolini – Exposición Biblioteca Popular La Florida – Rosario

 

Soy agua

[[{“fid”:”15266″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:”imagenpalabra12.jpg”,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:”imagenpalabra12.jpg”},”type”:”media”,”field_deltas”:{“1”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:”imagenpalabra12.jpg”,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:”imagenpalabra12.jpg”}},”attributes”:{“alt”:”imagenpalabra12.jpg”,”title”:”imagenpalabra12.jpg”,”style”:”width: 450px; height: 637px;”,”class”:”image-style-none media-element file-default”,”data-delta”:”1″},”link_text”:false}]]

[[{“fid”:”15267″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:”imagenpalabra13.jpg”,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:”imagenpalabra13.jpg”},”type”:”media”,”field_deltas”:{“1”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:”imagenpalabra13.jpg”,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:”imagenpalabra13.jpg”}},”attributes”:{“alt”:”imagenpalabra13.jpg”,”title”:”imagenpalabra13.jpg”,”style”:”width: 450px; height: 636px;”,”class”:”image-style-none media-element file-default”,”data-delta”:”1″},”link_text”:false}]]

[[{“fid”:”15268″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:”imagenpalabra14.jpg”,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:”imagenpalabra14.jpg”},”type”:”media”,”field_deltas”:{“1”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:”imagenpalabra14.jpg”,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:”imagenpalabra14.jpg”}},”attributes”:{“alt”:”imagenpalabra14.jpg”,”title”:”imagenpalabra14.jpg”,”style”:”width: 450px; height: 636px;”,”class”:”image-style-none media-element file-default”,”data-delta”:”1″},”link_text”:false}]]

Obras pictóricas de varios artistas compiladas en un texto de una sola idea: el agua – Exposición en la Biblioteca Popular La Florida. – Rosario – Argentina

Comentarios

Al recorrer exposiciones de artistas del medio, me erupcionan palabras del volcán de mi alma y surgen los textos.

enero 1, 1970

Al recorrer exposiciones de artistas del medio, me erupcionan palabras del volcán de mi alma y surgen los textos.

enero 1, 1970




Más de categoría

Tres amigas: Historias de un crucero de fiestas de Fin de Año

Silvana siempre fue una muchacha emprendedora, entusiasta, práctica. Muy amiga de sus amigas. Con pocas relaciones amorosas, nunca le...

diciembre 18, 2018

Lodazal

Caminaba muy lento por la calle de tierra de la humilde barriada. La cabeza gacha mirando mis zapatos Guillermina...

diciembre 4, 2018

Lodazal

Caminaba muy lento por la calle de tierra de la humilde barriada. La cabeza gacha mirando mis zapatos Guillermina...

diciembre 4, 2018

Mis fantasmas

Aeropuerto de Rosario. Mediodía frío y expectante. Mi vuelo de LATAM salía con una hora de retraso, no importaba,...

noviembre 28, 2018