Reporte Mundial de Riesgos 2021. ¿Está preparado nuestro país para enfrentar riesgos?

México necesita revisar y mejorar los temas de vulnerabilidad y su capacidad para enfrentar desastres naturales.  

22 de octubre, 2021

Desde 2011, cada año se publica el reporte Mundial de Riesgo gracias a un esfuerzo de diferentes instituciones e investigadores alemanes. El reporte de este año está fuertemente marcado por la pandemia, inundaciones, sequías e incendios forestales, entre otros fenómenos.

Este reporte es una fotografía del estado de la protección social de 181 países, que representan el 99% de la población mundial y de sus planes para mitigar desastres y reducir el riesgo del impacto del cambio climático. Entre los 10 países de mayo riesgo se encuentran 15 que están conformados por islas. Esto se debe al riesgo del incremento en el nivel del mar, lo que arrasaría con estos países, entre los que están Vanuatu, las Islas Salomón y Tonga. Si nos enfocamos en el riesgo de desastres por continentes, Oceanía es el continente de mayor riesgo seguido de África, América, Asia y Europa, en ese orden.

Este reporte también habla de vulnerabilidad social, en ese caso 12 de los 15 países más vulnerables están en África debido a que países de bajos ingresos son considerados como los más vulnerables porque los desastres naturales reducen aún más las capacidades de los estados para atender a la población.

Para calificar a los países, el Reporte Mundial de Riesgo 2021  no solo se fija en la fuerza que un desastre natural puede tener, también se fijan en la preparación que tienen sociedad y gobierno ante tales escenarios. Son cuatro los factores que contemplan:

  1. Exposición a terremotos, ciclones, inundaciones, sequías y elevación del nivel del mar.
  2. Susceptibilidad dependiendo de la infraestructura, suministro de alimentos y el andamiaje económico para enfrentar tales situaciones.
  3. Capacidad para enfrentar desastres en cuanto a respuesta del gobierno, servicios médicos y seguridad social y material.
  4. Capacidad de adaptación relacionada a eventos naturales, cambio climático y otros retos.

México se encuentra en el lugar 94, es decir, a media tabla con una calificación global de 6.03 puntos. En exposición (qué tan expuesta está la gente a desastres naturales) tiene 14.20 puntos; vulnerabilidad (se refiere a factores físicos, económicos, sociales y medioambientales que hace a la gente vulnerable a los efectos de desastres naturales) 42.44; susceptibilidad (se entiende como la posibilidad de sufrir daños en caso de desastres naturales) 20.86 (mejor calificación que tiene nuestro país); capacidad de enfrentar desastres 74.25 (incluye la capacidad de respuesta de la sociedad antes desastres naturales); y capacidad de adaptación (proceso por el que los gobiernos aplican cambios estructurales, medidas y estrategias dirigidas a anticipar desastres naturales) 32.20.

México tiene calificaciones de riesgo medio en todas las variantes, menos en dos en las que está calificado como país de riego bajo: susceptibilidad (posibilidad de sufrir daños en caso de desastre natural) y falta de capacidad de adaptación que son los procesos de cambios estructurales, medidas y estrategias dirigidas a anticipar desastres naturales.

¿Qué quiere decir esto? Que México está bien en susceptibilidad y capacidad de adaptación, pero necesita revisar y mejorar los temas de vulnerabilidad y su capacidad para enfrentar desastres.  En cuanto a la exposición no se puede hacer mucho porque tiene que ver con las condiciones geográficas del país y esas no se pueden cambiar. Sabemos que vivimos en un país muy expuesto a los desastres naturales. Por eso siempre debemos estar preparados.

Comentarios
object(WP_Query)#17669 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71848) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "21-12-2021" ["before"]=> string(10) "18-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71848) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "21-12-2021" ["before"]=> string(10) "18-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17668 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17687 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17685 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "21-12-2021" ["before"]=> string(10) "18-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-12-21 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-01-18 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (71848) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17665 (24) { ["ID"]=> int(73845) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-12-24 12:54:01" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-12-24 17:54:01" ["post_content"]=> string(6875) "Estar consciente de los estratos de presencia (sensorialidad, emocionalidad, sentimentalismo, intuición, racionalidad, etc.) es, sin duda, complejo, pero la alternativa sería vivir en piloto automático, sin ser capaces de diferenciarlas y decidir desde cada una.  El gran reto consiste en utilizar estos mecanismos y decidir así con mayor amplitud y libertad. En los artículos anteriores hablamos acerca de cómo, ante cada situación que debemos enfrentar, la experimentamos desde distintos estratos de presencia (sensorial, emocional, sentimental, intuitivo, racional) y cada uno de ellos nos da información fundamental acerca de nuestra experiencia de vivir, aunque casi siempre los ignoramos, rechazando conocimiento muy valioso acerca de lo que nos pasa, convencidos de que la existencia se gestiona exclusivamente a partir de nuestro pensamiento racional.  A lo largo de las semanas recibí una serie de comentarios que agradezco infinitamente, pero me gustaría centrarme en una de las preguntas que me pareció central. Ante la complejidad que implica atender todos esos estratos de presencia simultáneamente… “¿no crees que sería todavía más complicado tomar cualquier decisión?”. La única respuesta posible es: sin ninguna duda; entre mayor número de variables debamos tomar en cuenta y mayor atención sobre cada una, la gestión consciente de los acontecimientos se vuelve cada vez más compleja.  Pero la cuestión no es si se vuelve más complejo, sino cuál sería entonces la alternativa. Al final de cuentas se trata de una serie de facultades y recursos que efectivamente tenemos y cuya existencia influye en la manera en que experimentamos la vida, los queramos observar o no. Y más allá de nuestra atención o desidia, de cualquier modo cada uno de esos estratos terminan por ser centrales en la forma y el tipo de decisiones que tomamos.  Es verdad que estar consciente y atento a tantos estratos es complejo, pero de lo contrario, la alternativa sería vivir perpetuamente en piloto automático, o permanecer en la etapa previa donde no éramos capaces de diferenciar entre cada una de ellas.  Mi impresión es que en otras etapas de la historia humana podíamos vivir sin diferenciarlas porque el cuerpo central de las decisiones de nuestra vida se tomaba a partir de criterios señalados por el entorno y no solo interveníamos muy poco en las circunstancias de nuestra existencia, sino que ni siquiera lo notábamos.  Con el surgimiento de la modernidad y la invención del individuo como lo conocemos hoy todo cambió. Hasta hace unas cuántas generaciones trabajo, profesión, matrimonio, y un largo etcétera, eran decididos por las circunstancias y los condicionamientos sociales. Si habíamos nacido en una familia de médicos, abogados o carpinteros, nosotros seríamos médico, abogado o carpintero. Si las mujeres de nuestro entorno se casaban a los dieciocho años, nosotras así lo haríamos. Si los varones de nuestro círculo debían ser proveedores, fuertes e insensibles para manifestar “correctamente” la virilidad, seríamos proveedores, fuertes e insensibles. Si se trataba de una mujer cuya todas las generaciones previas habían sido ama de casa, ella, casi sin vacilar, sería ama de casa.  Podríamos decir que en general, más que producto de una decisión personal basada en los propios deseos, gustos y necesidades, se “hacía lo que había que hacer” sin entrar en demasiados dilemas. En ese mundo, donde las decisiones están “pre-tomadas” la emocionalidad, la sensorialidad, el sentimentalismo y la propia razón no requerían de ser demasiado diferenciados; sabíamos que teníamos todo eso y, aun cuando no sabíamos cómo gestionarlos del todo, las propias situaciones nos iban marcando el rumbo “apropiado”. En conjunto, todas ellas nos dejaban una sensación general positiva o negativa acerca de las condiciones que la vida nos había impuesto, pero fuera de un modo u otro, no había más remedio que seguir adelante tan bien como se pudiera y adaptarse de la mejor forma posible para abatir la incomodidad.      Sin embargo, conforme avanzan los tiempos, la individualidad se ha ido consolidando y, contrario a aceptar lo que la vida puso ante nosotros, la idea es, a partir de los recursos con que se cuenta, buscar las condiciones que más se acerquen a aquello que sentimos como la auténtica manifestación de nuestra personalidad única.  Para ello, durante muchas décadas supusimos que la clave era la racionalidad, pero hoy podemos estar seguros de que no es así. De que la razón sirve para muchas cosas, pero no para suplantar a las emociones, los sentimiento o las sensaciones. Y es entonces que nuestras facultades, estratos de presencia y recursos personales se convierten en activos útiles para gestionar nuestra vida de forma más eficaz y diversa pero, desde luego, también exigidos por una mayor complejidad.  Las decisiones existenciales importantes son efectivamente más complejas cada vez porque conllevan una mayor cantidad y una sutileza más profunda de factores y variables. Los tiempos invitan a que con cada decisión tomemos en cuenta nuestra salud, nuestro equilibrio psicológico y emocional, el bienestar de quienes nos rodean, nuestros sentimientos, la realización personal, la ecología tanto social como natural, por citar solo algunas aristas. Pero no debemos olvidar que si bien cada vez el mundo es más complejo, al grado de que hasta hace no mucho la mayor parte de estos estrato ni siquiera se podían pensar de forma independiente de la razón, también es cierto que, cada vez tenemos más herramientas, más recursos, más referentes, con lo cual cada vez estamos más capacitados para gestionar esa complejidad. El gran reto consiste en hacerse consciente de todos estos mecanismos para así tomarlos en cuenta, cada uno en su proporción y nivel, poder decidir con más amplitud y libertad. Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir  " ["post_title"]=> string(51) "La complejidad práctica de decidir con consciencia" ["post_excerpt"]=> string(166) "Los estratos de presencia (sensorialidad, emocionalidad, sentimentalismo, intuición, racionalidad, etc.) nos permiten tomar dacisiones con mayor amplitud y libertad." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(50) "la-complejidad-practica-de-decidir-con-consciencia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-12-24 12:57:25" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-12-24 17:57:25" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=73845" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17619 (24) { ["ID"]=> int(74523) ["post_author"]=> string(2) "39" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-13 13:23:34" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-13 18:23:34" ["post_content"]=> string(4622) "El gobernador de Nuevo León, Samuel García Sepúlveda, ofreció una conferencia de prensa el domingo 9 de enero 2022 para dar a conocer los cambios que se realizarán respecto al regreso a clases debido al aumento de contagios por COVID-19. Samuel García mencionó que el regreso a clases será híbrido, mixto y voluntario. También, pidió de manera categórica a los padres de familia, docentes y directores analizar con “acupuntura” al alumnado para su regreso a clases bajo la modalidad presencial y que existe una “corresponsabilidad”. El “aforo” de alumnos para ocupar un espacio áulico queda a “criterio” de los directores lo cual causa incertidumbre: Hacemos a un lado, posponemos aforos en materia educativa y permitiremos que estén todas las escuelas abiertas y listas para en este nuevo modelo híbrido, mixto y voluntario sean los papás y los directores, quienes decidan con acupuntura dónde si vamos a tener niños estudiando”. También recalcó que las escuelas son espacios “seguros” ante el propio contexto de las viviendas de los alumnos. Al respecto, en el estado existen muchas escuelas que no tienen luz, falta de infraestructura, agua, internet, y equipo de cómputo. Si en muchas de las escuelas tienen problemas de falta de recolección de basura, hierba crecida en los patios mucho menos “están desinfectadas”.  Se necesita trabajar como docente en escuelas públicas para conocer las carencias y no de ahorita sino de “toda la vida”. Samuel García, mencionó que la educación en Nuevo León ha sido un “fracaso” desde la llegada de la pandemia, arremetiendo de esta manera con los docentes, ocasionando malestar e indignación. Con la llegada del Covid-19 el discurso político de funcionarios es “más de los mismo” y a decir verdad “cansa e indigna”. Jamás hablan de la difícil y, por qué no decirlo, vergonzosa realidad a la que nos hemos enfrentado TODOS los ALUMNOS y DOCENTES de MÈXICO, que si bien no ha sido lo idóneo alumnos y maestros estamos trabajando con nuestros propios equipos de cómputo, luz, internet, celulares y que hemos recibido los recursos descritos por parte del Gobierno Estatal, Federal, SEP, ni mucho menos de los Directores de las escuelas. ¿De quién es la responsabilidad? Solamente estoy diciendo… Y de todo ello los funcionarios enmudecen. ¿Cómo exigir cuando no tienen experiencia ni mucho menos conocimiento del funcionamiento del Sistema Educativo?  ¡El buen Juez por su casa empieza! Primero, deben proveer de los insumos necesarios para trabajar y estudiar para docentes y alumnos y que en todas las escuelas de México tengan computadoras por cada maestro y alumno y no que tengamos que llevar nuestra computadora al salón de clases para trabajar.  Con motivo de las declaraciones del Gobernador Samuel García, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación Sección 21 publicó el siguiente comunicado: Contacto ORCID ID https://orcid.org/0000-0002-5708-428X [email protected]  www.facebook.com/angelica.murillo.5496  https://www.facebook.com/RIEHMTY  IG dra.angelicamg  www.ruizhealytimes.com  " ["post_title"]=> string(106) "El gobernador de Nuevo León declaró que la educación ha sido un fracaso y causa enojo en los docentes " ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(101) "el-gobernador-de-nuevo-leon-declaro-que-la-educacion-ha-sido-un-fracaso-y-causa-enojo-en-los-docentes" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-14 12:40:04" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-14 17:40:04" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74523" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17665 (24) { ["ID"]=> int(73845) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-12-24 12:54:01" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-12-24 17:54:01" ["post_content"]=> string(6875) "Estar consciente de los estratos de presencia (sensorialidad, emocionalidad, sentimentalismo, intuición, racionalidad, etc.) es, sin duda, complejo, pero la alternativa sería vivir en piloto automático, sin ser capaces de diferenciarlas y decidir desde cada una.  El gran reto consiste en utilizar estos mecanismos y decidir así con mayor amplitud y libertad. En los artículos anteriores hablamos acerca de cómo, ante cada situación que debemos enfrentar, la experimentamos desde distintos estratos de presencia (sensorial, emocional, sentimental, intuitivo, racional) y cada uno de ellos nos da información fundamental acerca de nuestra experiencia de vivir, aunque casi siempre los ignoramos, rechazando conocimiento muy valioso acerca de lo que nos pasa, convencidos de que la existencia se gestiona exclusivamente a partir de nuestro pensamiento racional.  A lo largo de las semanas recibí una serie de comentarios que agradezco infinitamente, pero me gustaría centrarme en una de las preguntas que me pareció central. Ante la complejidad que implica atender todos esos estratos de presencia simultáneamente… “¿no crees que sería todavía más complicado tomar cualquier decisión?”. La única respuesta posible es: sin ninguna duda; entre mayor número de variables debamos tomar en cuenta y mayor atención sobre cada una, la gestión consciente de los acontecimientos se vuelve cada vez más compleja.  Pero la cuestión no es si se vuelve más complejo, sino cuál sería entonces la alternativa. Al final de cuentas se trata de una serie de facultades y recursos que efectivamente tenemos y cuya existencia influye en la manera en que experimentamos la vida, los queramos observar o no. Y más allá de nuestra atención o desidia, de cualquier modo cada uno de esos estratos terminan por ser centrales en la forma y el tipo de decisiones que tomamos.  Es verdad que estar consciente y atento a tantos estratos es complejo, pero de lo contrario, la alternativa sería vivir perpetuamente en piloto automático, o permanecer en la etapa previa donde no éramos capaces de diferenciar entre cada una de ellas.  Mi impresión es que en otras etapas de la historia humana podíamos vivir sin diferenciarlas porque el cuerpo central de las decisiones de nuestra vida se tomaba a partir de criterios señalados por el entorno y no solo interveníamos muy poco en las circunstancias de nuestra existencia, sino que ni siquiera lo notábamos.  Con el surgimiento de la modernidad y la invención del individuo como lo conocemos hoy todo cambió. Hasta hace unas cuántas generaciones trabajo, profesión, matrimonio, y un largo etcétera, eran decididos por las circunstancias y los condicionamientos sociales. Si habíamos nacido en una familia de médicos, abogados o carpinteros, nosotros seríamos médico, abogado o carpintero. Si las mujeres de nuestro entorno se casaban a los dieciocho años, nosotras así lo haríamos. Si los varones de nuestro círculo debían ser proveedores, fuertes e insensibles para manifestar “correctamente” la virilidad, seríamos proveedores, fuertes e insensibles. Si se trataba de una mujer cuya todas las generaciones previas habían sido ama de casa, ella, casi sin vacilar, sería ama de casa.  Podríamos decir que en general, más que producto de una decisión personal basada en los propios deseos, gustos y necesidades, se “hacía lo que había que hacer” sin entrar en demasiados dilemas. En ese mundo, donde las decisiones están “pre-tomadas” la emocionalidad, la sensorialidad, el sentimentalismo y la propia razón no requerían de ser demasiado diferenciados; sabíamos que teníamos todo eso y, aun cuando no sabíamos cómo gestionarlos del todo, las propias situaciones nos iban marcando el rumbo “apropiado”. En conjunto, todas ellas nos dejaban una sensación general positiva o negativa acerca de las condiciones que la vida nos había impuesto, pero fuera de un modo u otro, no había más remedio que seguir adelante tan bien como se pudiera y adaptarse de la mejor forma posible para abatir la incomodidad.      Sin embargo, conforme avanzan los tiempos, la individualidad se ha ido consolidando y, contrario a aceptar lo que la vida puso ante nosotros, la idea es, a partir de los recursos con que se cuenta, buscar las condiciones que más se acerquen a aquello que sentimos como la auténtica manifestación de nuestra personalidad única.  Para ello, durante muchas décadas supusimos que la clave era la racionalidad, pero hoy podemos estar seguros de que no es así. De que la razón sirve para muchas cosas, pero no para suplantar a las emociones, los sentimiento o las sensaciones. Y es entonces que nuestras facultades, estratos de presencia y recursos personales se convierten en activos útiles para gestionar nuestra vida de forma más eficaz y diversa pero, desde luego, también exigidos por una mayor complejidad.  Las decisiones existenciales importantes son efectivamente más complejas cada vez porque conllevan una mayor cantidad y una sutileza más profunda de factores y variables. Los tiempos invitan a que con cada decisión tomemos en cuenta nuestra salud, nuestro equilibrio psicológico y emocional, el bienestar de quienes nos rodean, nuestros sentimientos, la realización personal, la ecología tanto social como natural, por citar solo algunas aristas. Pero no debemos olvidar que si bien cada vez el mundo es más complejo, al grado de que hasta hace no mucho la mayor parte de estos estrato ni siquiera se podían pensar de forma independiente de la razón, también es cierto que, cada vez tenemos más herramientas, más recursos, más referentes, con lo cual cada vez estamos más capacitados para gestionar esa complejidad. El gran reto consiste en hacerse consciente de todos estos mecanismos para así tomarlos en cuenta, cada uno en su proporción y nivel, poder decidir con más amplitud y libertad. Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir  " ["post_title"]=> string(51) "La complejidad práctica de decidir con consciencia" ["post_excerpt"]=> string(166) "Los estratos de presencia (sensorialidad, emocionalidad, sentimentalismo, intuición, racionalidad, etc.) nos permiten tomar dacisiones con mayor amplitud y libertad." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(50) "la-complejidad-practica-de-decidir-con-consciencia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-12-24 12:57:25" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-12-24 17:57:25" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=73845" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(43) ["max_num_pages"]=> float(22) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "09f61e0a1018725d901eafae6053b749" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

La complejidad práctica de decidir con consciencia

Los estratos de presencia (sensorialidad, emocionalidad, sentimentalismo, intuición, racionalidad, etc.) nos permiten tomar dacisiones con mayor amplitud y libertad.

diciembre 24, 2021

El gobernador de Nuevo León declaró que la educación ha sido un fracaso y causa enojo en los docentes 

El gobernador de Nuevo León, Samuel García Sepúlveda, ofreció una conferencia de prensa el domingo 9 de enero 2022 para dar a...

enero 13, 2022




Más de categoría
El Licenciado Vs. La Covitis, CITI sin BANAMEX, Delfina la fina y un bebé rentado

El Licenciado Vs. La Covitis, CITI sin BANAMEX, Delfina la fina y un bebé rentado

Como cada semana, Fernando Navarrete comenta los acontecimientos más importantes a nivel nacional, con su singular estilo.

enero 18, 2022

Luis Echeverría ha cumplido 100 años: las caras feas del populismo

Luis Echeverría fue un hombre cegado por el narcisismo, engreído, déspota, prepotente. Se vio como el salvador de México,...

enero 18, 2022

AMLO, Novak Djokovic y el Ómicron

El caso de Djokovic es un perfecto ejemplo del debate sobre la solidaridad nacional y mundial que se debe...

enero 17, 2022

Resiliencia y resignificación

El cierre y superación de ciclos depende en gran medida de dos atributos fundamentales: la resiliencia y la resignificación. 

enero 14, 2022