¿Quién ganó las elecciones? Cómo leer los resultados del 6 de junio

Empiezo este análisis enunciando la que para mí es la regla de oro del espíritu democrático: no menosprecies, y menos aún desprecies, a quien no vota ni piensa como tú. Quien la viola, a mi juicio no...

10 de junio, 2021 ¿Quién ganó las elecciones? Cómo leer los resultados del 6 de junio

Empiezo este análisis enunciando la que para mí es la regla de oro del espíritu democrático: no menosprecies, y menos aún desprecies, a quien no vota ni piensa como tú. Quien la viola, a mi juicio no es demócrata. Voy a analizar los resultados del 6 de junio: primero la elección de diputados federales, luego la Ciudad de México, y finalmente las gubernaturas estatales.

La elección federal de diputados

El presidente, Morena y sus aliados se quedaron lejos de alcanzar la mayoría calificada de las dos terceras partes. Pero antes de explicar esto, quisiera dejar en claro las clases de mayoría que existen, pues noto una confusión no solo en muchas personas, sino incluso entre analistas, periodistas y especialistas. El mismo presidente está confundido en este rubro, y aunque su palabra es ley para sus seguidores, lo que dijo en la conferencia matutina del martes 8 de junio es inexacto. El diario El Financiero también está confundido y emitió una información equivocada sobre los conceptos de mayoría en su edición del 7 de junio.

Mayoría simple es aquella que, sin llegar a la mitad más uno, es la fuerza mayor entre varias. Esto ocurre cuando el todo se divide al menos en tres o más partes: sin llegar a la mitad, una de las partes es mayor que las demás. Supongamos que una parte tiene 40%, otra 35% y otra más 25%. Ninguna de ellas tiene la mitad más uno, pero la primera tiene mayoría simple. Aunque similar, no se confunda mayoría simple con mayoría relativa. La diferencia es que en el primer caso hablamos desde el contexto de cuerpos legislativos conformados por muchas personas, y en el segundo caso hablamos de un tipo de votación electoral (300 diputados federales, 64 senadores y el presidente de la república se eligen por mayoría relativa: en un distrito, Estado o todo el país, respectivamente, gana quien tenga más votos, aunque no llegue a la mitad). Para fines prácticos, en nuestro congreso una mayoría simple no sirve de nada.

Existe también la mayoría absoluta, que equivale a la mitad más uno. Si de un cuerpo legislativo de 500 integrantes una fuerza tiene al menos 251, tiene la mayoría absoluta.

Finalmente, existe la llamada mayoría calificada. Como su nombre lo indica, consiste en un porcentaje mayor del 51%. Diferentes constituciones en el mundo establecen, para ser reformadas, distintas mayorías calificadas. En nuestro caso, la constitución ordena que, para modificarse, se requieren las dos terceras partes de los legisladores en cada cámara (habiendo quórum). (Pero además exige la aprobación de la mayoría absoluta de las legislaturas de las entidades federativas. Como son 32 entidades, se requieren 17 legislaturas que aprueben.)

Pues bien, en virtud de los resultados del 6 de junio, Morena por sí sola es una mayoría simple, con sus aliados es una mayoría absoluta, pero se queda lejos de ser mayoría calificada. ¿Qué significa esto? 

Para crear o reformar leyes ordinarias que caigan dentro de la competencia del Congreso de la Unión, se requiere la mayoría absoluta (la mitad más uno). Así, Morena y aliados podrán crear o modificar cualquier ley ordinaria, como lo han hecho. El presidente podrá ordenar a su mayoría absoluta en cada cámara que aprueben, sin mover una coma, sus iniciativas, como ha sucedido. Desafortunadamente, en ese afán de proponer lo que sea sabiendo que se lo aprobarán, se han creado normas anticonstitucionales, como la reforma eléctrica, la ley de hidrocarburos, los datos biométricos, la extensión de la presidencia del ministro Zaldívar en la Suprema Corte, etcétera. En todos estos casos –así ocurrirá también con la extensión de la presidencia de Zaldívar–, el poder judicial de la federación ha declarado la inconstitucionalidad. Si el abuso legislativo del presidente y sus legisladores persiste, seguirán perdiendo en los tribunales.

Ahora bien, la Cámara de Diputados es la única facultada para aprobar el presupuesto de egresos, y éste se aprueba por mayoría absoluta (la mitad más uno). El dinero es muy importante para los programas sociales y para la infraestructura que propone el presidente. Morena sólo tiene mayoría simple, pero logra la absoluta con sus aliados, así que seguirá el presidente teniendo control total del presupuesto y de los dineros, a menos que se le volteara el Partido Verde. Y para el dinero que entra, la ley de ingresos, como toda ley ordinaria, requiere mayoría absoluta en cada cámara, así que el presidente también tendrá control total de los ingresos vía impuestos, a menos que, como el caso anterior, se le voltee el Verde. El Verde se convertirá en el objeto del deseo del oficialismo y de la oposición. Y si el Verde se le voltea al presidente, con el apoyo de Movimiento ciudadano alcanzaría la mayoría absoluta y, por ende, el control de los dineros. Así, Verde y Naranja serán esa gorgeous-person que todos quieren llevar a la alcoba. Orange is the new Green.

El quid es que el presidente no cuenta con mayoría calificada en ninguna de las cámaras. En la nueva cámara de diputados, que entra en funciones el 1 de septiembre, los diputados sumados de Morena, PT y Verde son 280. Faltan 54 para alcanzar los 334 de la mayoría calificada. Supongamos que MC se une al presidente. Los diputados sumados de Morena, PT, Verde y MC son 303; o sea, 31 abajo de la mayoría calificada. Tampoco le alcanza al presidente. Todavía más: supongamos que no sólo MC, sino también el PRD se une a Morena. Los diputados sumados de Morena, PT, Verde, MC y PRD son 316; es decir, 18 abajo de la mayoría calificada. Tampoco le alcanza a Obrador. Esto significa que todo queda en manos del PRI y del PAN.

Obrador se verá obligado a “convencer” o “reclutar” diputados de la alianza opositora, como ya dijo. Si el PRI y el PAN se mantienen firmes, el presidente nunca alcanzará la anhelada mayoría calificada. Si esa alianza legislativa se quiebra, entonces cualquier cosa puede suceder. Y esto es fundamental, porque la cuarta transformación es inviable sin una serie de profundas reformas constitucionales. Por ejemplo, AMLO quiere echar para atrás la reforma energética de 2014, pero, como dice la canción de Christian Castro, no podrá. Quiere también desaparecer el INE y otros organismos autónomos. No podrá. Tampoco podría promover, si lo deseara, una reelección o extensión de su mandato. En todo aquello que requiera mayoría calificada el presidente se queda sin poder. Por eso es válido decir que sin oposición no habrá transformación.

Y ese fue uno de los errores y vicios de origen del actual régimen: una “transformación de la vida pública” excluyente que considera traidor a quien piensa diferente. El presidente podrá contar con 55-60% de popularidad, pero eso no lo faculta a implementar una “transformación” que excluya y satanice al otro 40-45%. Es monstruoso e inviable. Ni aunque tenga uno el 90% de aprobación puede ni debe uno excluir al 10% restante. Y por eso la cuarta transformación está, de origen, destinada al fracaso. No se puede transformar un país como México dividiendo. 

La derrota de Morena y aliados en la CDMX

El resultado en la Ciudad de México podría ser el “Waterloo” de Claudia Sheinbaum. Si no me equivoco, desde 1997 ningún gobierno en la ciudad había tenido un resultado electoral tan adverso como el de hoy. Desde que hay democracia en la ciudad, año 1997, sólo ha gobernado la izquierda: ni Cuauhtémoc Cárdenas, ni Rosario Robles, ni el mismo Obrador, ni Encinas, ni Ebrard, ni Mancera, ni Amieva, vaya, ninguno había sufrido un descalabro tan grande como el del pasado 6 de junio. Claudia Sheinbaum y Obrador acusan que se debe a una campaña de desprestigio, con lo cual estarían descalificando a todos los que no votaron por Morena; estarían sugiriendo que los que votaron por la oposición, que son muchísimos, fueron manipulados, lo cual implicaría considerarlos estúpidos. Creo que es un exceso decir: si gano, el pueblo demuestra que es sabio; si pierdo quiere decir que hubo un complot (campaña de desprestigio) y que manipularon a los tontos votantes de las clases ricas y medias. Eso es a todas luces inválido. ¿Este resultado podría costarle a Sheinbaum sus aspiraciones presidenciales? ¿Usted qué opina?

La ciudad quedó dividida en este y oeste. La polarización es clara. Los ciudadanos de la parte oeste votaron masivamente por Obrador y por Sheinbaum en 2018, pero ahora no. ¿Por qué? Hay muchas razones que lo explican, y una de ellas es el mal gobierno. Si un alcalde gobierna mal aquí en la ciudad, pierde la elección. Si el partido de Sheinbaum y Obrador perdió hasta Cuauhtémoc, una demarcación que siempre ha sido de la izquierda, es que algo están haciendo mal. Vaya, perder Cuauhtémoc es como si el PAN perdiera Benito Juárez. Quizá un cacicazgo como el de Dolores Padierna (que ya se sentía, junto con su marido René Bejarano, Jefa de Gobierno en 2024) no era la cara más pulcra que ofrecer para sustituir a un alcalde morenista que fue malo y posiblemente corrupto. Pero los morenistas, en la orgía del poder, pensaron que la ciudad les pertenecía y que podían hacer lo que quisieran. Yo esperaba que la oposición ganara espacios, pero no que arrebatara a ese grado la ciudad a Obrador y a Sheinbaum.

Desde que el presidente presentó la elección como un plebiscito de su gestión, una toma de posición entre buenos y malos, no se imaginó que la ciudad más cosmopolita, libertaria y progresista del país le iba a dar la espalda: Azcapotzalco, Miguel Hidalgo, Cuajimalpa, Álvaro Obregón, Magdalena Contreras, Cuauhtémoc, Benito Juárez, Coyoacán y Tlalpan. No sólo se quedaron sin alcaldes, sino también perdieron muchos de los diputados locales y federales que se eligen en esas alcaldías. Si el presidente y Sheinbaum creen que ellos están bien y que media ciudad está mal (que es tonta y que fue manipulada por una campaña de desprestigio de los medios), yo creo que los que están mal son ellos dos… con el debido respeto.  

Un lector se molestó conmigo porque dije que la oposición podría ganar importantes espacios en la CDMX y que Sheinbaum y el presidente se llevarían una desagradable sorpresa. El tamaño de la sorpresa: Palacio Nacional va a quedar en una alcaldía que será gobernada por la oposición.

La elección de 15 gubernaturas

En los Estados que eligieron gobernador, la victoria del presidente y su partido fue grande y no se puede demeritar. Ganaron 11 de 15 gubernaturas, y lo hicieron, como dice la canción de Thalía, arrasando. Ahora Morena y aliados son la fuerza que tendrá más gobernadores en México. El resultado es maravilloso para ellos, pero no es relevante para las reformas constitucionales que pretendía –o pretende– el presidente. Es decir, tener tantos gobernadores no le servirá al presidente para llevar a cabo las reformas constitucionales de su cuarta transformación. Y esto no lo digo para demeritar la épica victoria –que reconozco y admiro–, sino para acentuar el punto fino de la realidad: estoy seguro que el presidente habría preferido ganar la mayoría calificada en la cámara de diputados que arrasar en los Estados.

Corolario

Hay temas interesantes que habría que analizar, pero no puedo seguir extendiéndome. Uno de ellos es el gobernador Cabeza de Vaca, que ha perdido la mayoría en el congreso tamaulipeco, así que bien podría sufrir un desafuero. Otro tema es, por un lado, la debacle que sufrió el PRI perdiendo todos los Estados donde gobernaba y, por otro lado, su recuperación en el Estado de México, en el cual sucedió, a menor escala, algo similar a lo acontecido en la CDMX. Habrá que ver también qué fuerzas dominan los diferentes congresos locales. Dignas de análisis son las victorias de Samuel García en Nuevo León y de Evelyn Salgado en Guerrero. También digno de análisis es el agradecimiento público que hizo Obrador al crimen organizado “por haberse portado bien” el 6 de junio, cuando todos sabemos que desde que iniciaron las campañas fueron asesinados 36 candidatos, lo cual demuestra que el crimen organizado nunca se porta bien y cada vez está más inmiscuido en los procesos electorales, lo que propiamente es un indicador de que México se convierte en un narco-estado (si no es que ya lo es). Y, sin duda, el tema más trascendente: el 6 de junio empezó la carrera presidencial de 2024. Conforme avancen los meses, lo importante ya no será Obrador, sino su sucesor, tanto si es de Morena, como si es de la oposición. Así llegaremos al ocaso del sexenio en un abrir y cerrar de ojos. No cabe duda que la figura más importante de la política mexicana en el último cuarto de siglo ha sido López Obrador. Pero nada es eterno y su figura y proyecto se irán extinguiendo, porque para los Ebrards, Monreales, Delgados, Sheinbaums y Noroñas que ya se vieron portando la banda presidencial, Obrador empezará incluso a ser un obstáculo.

Quisiera terminar este análisis subrayando que cada quien ve lo que quiere ver. Para los que loan al régimen, el 6 de junio fue una victoria épica y consolidó al presidente y a la 4T; para los que vilipendian al régimen, fue un descalabro mayúsculo para Obrador. Como siempre, la verdad se encuentra en algún punto entre dos extremos irreconciliables, solo que la polarización –que, como las Erinias, nubla la inteligencia– impide ver la verdad. Y aquí viene a colación una cita de Harold Nicholson que aparece en el célebre tratado de Lógica de Copi y Cohen: «He notado que cuando avanzamos por ambos flancos, al enemigo lo describimos como ‘rodeado’, pero cuando el enemigo avanza por ambos flancos, se nos dice que ‘hemos abierto una brecha’ en su ejército.»  Ahora usted respóndase: ¿quién ganó las elecciones?

Comentarios

Google-news
object(WP_Query)#18542 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(66663) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "23-04-2022" ["before"]=> string(10) "21-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(66663) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "23-04-2022" ["before"]=> string(10) "21-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18540 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18550 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18555 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "23-04-2022" ["before"]=> string(10) "21-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(467) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-04-23 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-05-21 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (66663) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18537 (24) { ["ID"]=> int(78357) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-04-29 12:01:29" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-04-29 17:01:29" ["post_content"]=> string(7553) "Oigan, sé que nos hemos divertido mucho últimamente (por ejemplo, con las recomendaciones para el Día Internacional del Libro). Sin embargo, hoy quisiera compartirles algunas reflexiones sobre uno de los temas centrales en la vida pública del país: la violencia contra las mujeres y los feminicidos. Comenzaré con una anécdota sobre algo que ocurrió el fin de semana pasado.  Mi hermana y yo llevamos a nuestra madre a la aplicación del refuerzo de la vacuna contra el Covid-19 el fin de semana pasado. Yo me bajé para acompañar a mi mamá y ayudarla a caminar mientras mi hermana se quedó esperándonos en el automóvil, estacionada cerca de la entrada de la sede de vacunación. Un rato después, mi hermana tuvo que mover el coche en reversa. Al hacer este movimiento, su auto pegó, muy levemente, con otro que estaba detrás. Acto seguido, observé y escuché que un hombre se bajó de su auto para insultar a mi hermana, utilizando palabras altisonantes y misóginas, las cuales no replicaré aquí por respeto a ustedes. Corrí hacia el automóvil de mi hermana. Cuando llegué, me acerqué al hombre y le pregunté cuál era el problema más allá del golpe a su coche. Me insultó y me dijo que me fuera. Le pregunté “Tranquilo, ya viene el seguro a pagarte. ¿Por qué la agredes? Es una mujer y merece respeto”. La respuesta del hombre me dejó pasmado: “¿Y qué?”.  El daño al automóvil de este hombre no fue nada serio, todo sea dicho (si acaso existió daño alguno), y que no pudiese arreglarse con una engorrosa pero segura visita del seguro del automóvil de mi hermana. En cambio, el hombre nos gritó, en especial estaba ensañado con mi hermana, gritándole insulto misógino tras insulto misógino. Al final, el hombre golpeó la ventana del auto y amenazó a mi hermana, para después huir despavorido cuando vio que un policía estaba cerca. Al parecer, sólo era un sujeto que buscaba descargar su odio misógino con una mujer que aparentemente estaba sola.  La frase que me respondió el hombre se me quedó grabada: “¿Y qué?”. Me quedé pensando en que esa actitud es la misma que muchos agresores y feminicidas tienen: “Es una mujer. ¿Y qué? ¿Y qué que sea una mujer?”. Justo en esa frase aparentemente inocua, se encuentra la semilla de la misoginia y el desprecio por la vida de las mujeres.  Desgraciadamente, la semana pasada se confirmó que el cuerpo de Debanhi Escobar, quien apenas tenía 18 años, fue hallado sin vida en una cisterna de un motel de Nuevo León.  La violencia contra las mujeres es una plaga que permea desde asuntos triviales,  como el que les relaté, hasta la ola de desapariciones de mujeres en Nuevo León. Parece ser que, cuanto más se habla de la violencia que sufren las mujeres, más se exacerban los actos que atentan contra ellas. Por ello, mi corazón no es ajeno a la desgracia de Debanhi Escobar y el dolor y la impotencia que deben estar experimentando sus padres. Actualmente, el estado que gobierna Samuel García es azotado por una serie de feminicidios, situación digna de una serie de terror. No sé en qué momento perdimos todo el respeto por la vida humana, particularmente por la vida de las mujeres. Parece ser que ya olvidamos que todos los seres humanos, sin distinción alguna, entramos a este mundo por medio de una mujer, con todas las implicaciones biológicas y simbólicas de este hecho.  En este punto vale la pena reflexionar lo siguiente: ¿qué podríamos esperar que ocurra dentro de la sociedad si las conferencias presidenciales se utilizan como una jeringa llena de verborrea tóxica que nos inocula a diario? ¿Qué podríamos esperar si desde el púlpito presidencial se puede despreciar a las mujeres (hecho que además se aplaude), como ocurrió con Liz Vilchis, con eso de “no sabe leer, pero es honesta”?  Por ello, no es de extrañar que la reacción oficial del presidente Lopez al asesinato de Debanhi Escobar, desde su conferencia matutina (¿dónde más?), fue, por decir lo menos, tibia. Esta respuesta contrasta con los embates furibundos y constantes al INE, a periodistas y a miembros de la oposición. ¿Algún día veremos, por parte del presidente, una reacción tan apasionada ante los hechos que aquejan de facto a la sociedad mexicana? ¿O esa pasión únicamente está reservada para los asuntos prioritarios en la agenda del presidente? Claro, agarrar de punching bag a Loret de Mola reditúa mucho y es fácil. Ver al monstruo de la violencia contra las mujeres directo a los ojos, en cambio, es un asunto mucho más complicado y que requiere muchas más agallas. En este asunto, la mismísima alma de México está en juego.  Comprendo que a Debanhi Escobar no la mató ni el gobierno federal ni el gobierno local. También estoy consciente que los gobiernos no son los únicos actores públicos en el país. Pero también es cierto que el tipo de gobernantes que elegimos dice mucho sobre el tipo de sociedad que somos.  Sé que un breve texto como este poco cambiará las cosas. Pero si usted, por azares del destino, llegó a esta publicación, le dejo una pregunta que ojalá tenga el arrojo de hacerse. Es un asunto que no podemos dejar de encarar, porque mañana podría ser una hermana, una madre, una hija, una sobrina, una prima o una amiga.  ¿Qué haremos, como sociedad, para frenar la violencia contra las mujeres? Hagámoslo por Debanhi Escobar y por todas las mujeres que sufren la violencia y que son asesinadas. Hagámoslo por nuestra familia y por nosotros. Comencemos por nuestros círculos cercanos y sigamos con la reflexión de a quién elegimos para gobernarnos. No estoy seguro que deseemos un gobierno que sólo guarde su compasión para los delincuentes y para sus seguidores. No estoy seguro que deseemos una sociedad polarizada y en la que la violencia contra las mujeres crece y se normaliza. No estoy seguro que queramos ser una sociedad indiferente ante la violencia que sufren las mujeres.   Debemos decidir, como sociedad, qué alma queremos que tenga México en los años venideros: una compasiva y justa o una intoxicada por el odio y el resentimiento.   " ["post_title"]=> string(66) "La violencia contra las mujeres: la batalla por el alma de México" ["post_excerpt"]=> string(165) "Debemos decidir, como sociedad, qué alma queremos que tenga México en los años venideros: una compasiva y justa o una intoxicada por el odio y el resentimiento. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(64) "la-violencia-contra-las-mujeres-la-batalla-por-el-alma-de-mexico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-04-29 12:02:03" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-04-29 17:02:03" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78357" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18461 (24) { ["ID"]=> int(78845) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-11 12:20:31" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-11 17:20:31" ["post_content"]=> string(8191) "Andrés Manuel López Obrador asumió la presidencia de México 2018. Desde entonces, hay un eslógan que aparece frecuentemente, tanto en redes sociales como en las conferencias matutinas del mandatario. De hecho, parece una obsesión presidencial referirse a esto cada tanto. De seguro usted ya sabe a cuál hashtag me refiero: #LópezMejorPresidenteDelMundo».  Dicho eslógan, repetido ad nauseam por los fanáticos de López me produce un no sé qué que qué sé yo cada vez que la leo. No he detectado alguna otra nación que exprese una devoción similar a quien simplemente es un funcionario público. El funcionario con el cargo más importante del país, claro, pero funcionario al fin. Tanta ha sido la curiosidad por encontrar una respuesta a dicha devoción que tuve que repasar algunas lecturas acerca del populismo y temas afines. Por supuesto, hay obras muy profundas en este tema que explican varias de las prácticas que López ha realizado tanto en sus campañas como en su administración. Aunque este enfoque del populismo explica una parte de la identificación de la sociedad con lo que conocemos como un «líder carismático», me parece que no explica la exaltación a la que ha sido sujeta la figura presidencial. Así que la pregunta seguía en el aire, revoloteando como una mosca: ¿por qué este político mediocre (López tiene más maña que genio), de origen priísta y quien nunca ha tenido un trabajo fuera de la esfera política (a diferencia de otros íconos del populismo, como Donald Trump, quienes presumen ser outsiders, AMLO es y siempre ha sido un verdadero insider) provoca una admiración que roza con lo hiperbólico? Afortunadamente, llegó una posible explicación al leer el libro El poder del mito, el cual se conforma por una serie de entrevistas que realizó Bill Moyers a Joseph Campbell, renombrado mitólogo estadounidense, en 1988.  La lectura anterior es interesante por sí misma, en especial como una introducción a la vasta obra de Campbell (todo aquel que desee crear un héroe para una historia, al menos debería estar familiarizado con su obra El héroe de las mil caras, de 1949). Sin embargo, en el capítulo cinco de El poder del mito, titulado El viaje del héroe, encontré una idea que puede tratar de explicar la adoración que recibe nuestro presidente.  En dicho capítulo, Bill Moyers menciona la obsesión con los famosos, quienes han tomado el lugar de los héroes. Ante esta situación, Campbell menciona que una sociedad necesita héroes “porque tiene que tener imágenes fijas, como astros, para hacer coherentes todas esas tendencias a la separación, reunirlas en alguna clase de intencionalidad”. Moyers dice que esto es para que una sociedad «pueda seguir un camino». Campbell remata diciendo que «la nación debe tener de algún modo una intención, para operar como un poder único».  Desde el año 1988, en el que transcurrió la entrevista, hasta el inicio del siglo XXI, la situación referida por Moyers y Campbell no ha cambiado mucho. En la actualidad, nos encontramos ante un vacío generalizado de héroes en la sociedad, incluyendo a la mexicana. Ahora ese vacío es más grande, más notorio, con el advenimiento de las redes sociales, con todo y sus influencers, youtubers, tik tokers y demás ocupaciones propias de este primer cuarto de siglo. No es de sorprender, entonces, que Mariana Rodríguez Cantú, la primera dama de Nuevo León, documente cualquier acción que realiza en sus redes sociales y se vuelva viral.  Este terreno comenzó a labrarse por López Obrador desde 2000, cuando el tabasqueño fue electo como Jefe de Gobierno del, en ese entonces, Distrito Federal. Nuestro actual presidente tuvo veinte años para urdir un cuento mitológico acerca de sí mismo.  Desde ese entonces, comenzó a utilizar una serie de simbolismos para confeccionar su traje de redentor patriota, con el cual se ha vestido desde entonces. López Obrador raramente sale a escena sin este traje.  Por ello, López, junto con su equipo cercano, trabajó en una serie de simbolismos más cercanos a los de un héroe que a los de un político. No es coincidencia que él nunca tenga fallas o errores; que él sea el único capaz de ser juez y parte; que él sea capaz de sacrificarse, aparentemente, por ideales superiores, como el patriotismo, la honestidad y la moralidad; que él sea el único ser de luz en un mundo de oscuridad. Su dedo flamígero es lo único justo en este país de injusticias. Esta carencia de héroes en la sociedad, a la que se refería Campbell, ha sido aprovechada por López Obrador. Más en México, en donde no encontramos a muchos héroes en los deportes, en la ciencia o en la tecnología. Como sociedad, en el plano espiritual, necesitamos héroes que nos guíen como personas y como nación. En una sociedad hambrienta de héroes, cualquier oferta es bienvenida.  Y en 2018, México aceptó la oferta del “héroe” López Obrador. Votamos por un “héroe” no por un político.   Como vivimos en un país democrático, es positivo que haya gente que sea partidaria de las políticas de López (a pesar de lo opacas, incongruentes, vengativas, manipuladoras, destructivas o mal planeadas resulten ser). El problema es cuando se eleva a un político al nivel de un ser mitológico. En especial a un político que, en el campo de la objetividad, de los hechos duros y puros, carece de los atributos necesarios para ser un funcionario competente. Más aún, uno que carece de las virtudes necesarias para ser un héroe. Uno que mucho menos es un dios.  Uno que mucho menos es el mejor presidente del mundo.  Sin embargo, la sociedad mexicana que ha sido vapuleada, durante décadas, por la carestía económica y por la falta de seguridad y de servicios de salud, es más probable que acepte a un héroe que la represente, aunque sea más en el plano simbólico que en el fáctico. Es hasta cierto punto un calmante espiritual contar con un presidente que «lucha» contra las fuerzas del mal, que «vive con 200 pesos en la cartera» y que rechaza las tentaciones del mundo material.  De ahí, pienso, es de donde se originó la explotación de la idea «mejor presidente del mundo». Por ello, en México se vitorea con tanto fervor a su mandatario. Porque, en otras naciones, un político es eso: un político, un servidor público que debe estar en constante escrutinio - no un ser mitológico del imaginario popular.   ¿Qué otras implicaciones conlleva ver a López como un héroe y no como un funcionario? Lo veremos en la segunda parte de este texto.  ¡Sígueme en @PagsElectricas para pasarla fregón!  " ["post_title"]=> string(68) "El mito de Andrés Manuel López Obrador, el héroe patrio (parte I)" ["post_excerpt"]=> string(85) "López Obrador quiere pasar a la historia no como un político sino como un héroe. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(62) "el-mito-de-andres-manuel-lopez-obrador-el-heroe-patrio-parte-i" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-11 12:20:31" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-11 17:20:31" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78845" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18537 (24) { ["ID"]=> int(78357) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-04-29 12:01:29" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-04-29 17:01:29" ["post_content"]=> string(7553) "Oigan, sé que nos hemos divertido mucho últimamente (por ejemplo, con las recomendaciones para el Día Internacional del Libro). Sin embargo, hoy quisiera compartirles algunas reflexiones sobre uno de los temas centrales en la vida pública del país: la violencia contra las mujeres y los feminicidos. Comenzaré con una anécdota sobre algo que ocurrió el fin de semana pasado.  Mi hermana y yo llevamos a nuestra madre a la aplicación del refuerzo de la vacuna contra el Covid-19 el fin de semana pasado. Yo me bajé para acompañar a mi mamá y ayudarla a caminar mientras mi hermana se quedó esperándonos en el automóvil, estacionada cerca de la entrada de la sede de vacunación. Un rato después, mi hermana tuvo que mover el coche en reversa. Al hacer este movimiento, su auto pegó, muy levemente, con otro que estaba detrás. Acto seguido, observé y escuché que un hombre se bajó de su auto para insultar a mi hermana, utilizando palabras altisonantes y misóginas, las cuales no replicaré aquí por respeto a ustedes. Corrí hacia el automóvil de mi hermana. Cuando llegué, me acerqué al hombre y le pregunté cuál era el problema más allá del golpe a su coche. Me insultó y me dijo que me fuera. Le pregunté “Tranquilo, ya viene el seguro a pagarte. ¿Por qué la agredes? Es una mujer y merece respeto”. La respuesta del hombre me dejó pasmado: “¿Y qué?”.  El daño al automóvil de este hombre no fue nada serio, todo sea dicho (si acaso existió daño alguno), y que no pudiese arreglarse con una engorrosa pero segura visita del seguro del automóvil de mi hermana. En cambio, el hombre nos gritó, en especial estaba ensañado con mi hermana, gritándole insulto misógino tras insulto misógino. Al final, el hombre golpeó la ventana del auto y amenazó a mi hermana, para después huir despavorido cuando vio que un policía estaba cerca. Al parecer, sólo era un sujeto que buscaba descargar su odio misógino con una mujer que aparentemente estaba sola.  La frase que me respondió el hombre se me quedó grabada: “¿Y qué?”. Me quedé pensando en que esa actitud es la misma que muchos agresores y feminicidas tienen: “Es una mujer. ¿Y qué? ¿Y qué que sea una mujer?”. Justo en esa frase aparentemente inocua, se encuentra la semilla de la misoginia y el desprecio por la vida de las mujeres.  Desgraciadamente, la semana pasada se confirmó que el cuerpo de Debanhi Escobar, quien apenas tenía 18 años, fue hallado sin vida en una cisterna de un motel de Nuevo León.  La violencia contra las mujeres es una plaga que permea desde asuntos triviales,  como el que les relaté, hasta la ola de desapariciones de mujeres en Nuevo León. Parece ser que, cuanto más se habla de la violencia que sufren las mujeres, más se exacerban los actos que atentan contra ellas. Por ello, mi corazón no es ajeno a la desgracia de Debanhi Escobar y el dolor y la impotencia que deben estar experimentando sus padres. Actualmente, el estado que gobierna Samuel García es azotado por una serie de feminicidios, situación digna de una serie de terror. No sé en qué momento perdimos todo el respeto por la vida humana, particularmente por la vida de las mujeres. Parece ser que ya olvidamos que todos los seres humanos, sin distinción alguna, entramos a este mundo por medio de una mujer, con todas las implicaciones biológicas y simbólicas de este hecho.  En este punto vale la pena reflexionar lo siguiente: ¿qué podríamos esperar que ocurra dentro de la sociedad si las conferencias presidenciales se utilizan como una jeringa llena de verborrea tóxica que nos inocula a diario? ¿Qué podríamos esperar si desde el púlpito presidencial se puede despreciar a las mujeres (hecho que además se aplaude), como ocurrió con Liz Vilchis, con eso de “no sabe leer, pero es honesta”?  Por ello, no es de extrañar que la reacción oficial del presidente Lopez al asesinato de Debanhi Escobar, desde su conferencia matutina (¿dónde más?), fue, por decir lo menos, tibia. Esta respuesta contrasta con los embates furibundos y constantes al INE, a periodistas y a miembros de la oposición. ¿Algún día veremos, por parte del presidente, una reacción tan apasionada ante los hechos que aquejan de facto a la sociedad mexicana? ¿O esa pasión únicamente está reservada para los asuntos prioritarios en la agenda del presidente? Claro, agarrar de punching bag a Loret de Mola reditúa mucho y es fácil. Ver al monstruo de la violencia contra las mujeres directo a los ojos, en cambio, es un asunto mucho más complicado y que requiere muchas más agallas. En este asunto, la mismísima alma de México está en juego.  Comprendo que a Debanhi Escobar no la mató ni el gobierno federal ni el gobierno local. También estoy consciente que los gobiernos no son los únicos actores públicos en el país. Pero también es cierto que el tipo de gobernantes que elegimos dice mucho sobre el tipo de sociedad que somos.  Sé que un breve texto como este poco cambiará las cosas. Pero si usted, por azares del destino, llegó a esta publicación, le dejo una pregunta que ojalá tenga el arrojo de hacerse. Es un asunto que no podemos dejar de encarar, porque mañana podría ser una hermana, una madre, una hija, una sobrina, una prima o una amiga.  ¿Qué haremos, como sociedad, para frenar la violencia contra las mujeres? Hagámoslo por Debanhi Escobar y por todas las mujeres que sufren la violencia y que son asesinadas. Hagámoslo por nuestra familia y por nosotros. Comencemos por nuestros círculos cercanos y sigamos con la reflexión de a quién elegimos para gobernarnos. No estoy seguro que deseemos un gobierno que sólo guarde su compasión para los delincuentes y para sus seguidores. No estoy seguro que deseemos una sociedad polarizada y en la que la violencia contra las mujeres crece y se normaliza. No estoy seguro que queramos ser una sociedad indiferente ante la violencia que sufren las mujeres.   Debemos decidir, como sociedad, qué alma queremos que tenga México en los años venideros: una compasiva y justa o una intoxicada por el odio y el resentimiento.   " ["post_title"]=> string(66) "La violencia contra las mujeres: la batalla por el alma de México" ["post_excerpt"]=> string(165) "Debemos decidir, como sociedad, qué alma queremos que tenga México en los años venideros: una compasiva y justa o una intoxicada por el odio y el resentimiento. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(64) "la-violencia-contra-las-mujeres-la-batalla-por-el-alma-de-mexico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-04-29 12:02:03" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-04-29 17:02:03" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78357" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(43) ["max_num_pages"]=> float(22) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "962c16af821669bf43787d5c4d143e20" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

La violencia contra las mujeres: la batalla por el alma de México

Debemos decidir, como sociedad, qué alma queremos que tenga México en los años venideros: una compasiva y justa o una intoxicada por...

abril 29, 2022

El mito de Andrés Manuel López Obrador, el héroe patrio (parte I)

López Obrador quiere pasar a la historia no como un político sino como un héroe. 

mayo 11, 2022




Más de categoría
De Frente Y Claro | RETROCESO EN EL ESTADO DE DERECHO

Índice de Estado de Derecho en México 2021 – 2022

Para nadie es un secreto que el Estado de derecho es uno de los grandes pendientes que han dejado...

mayo 20, 2022
El sinsentido del azar

El sinsentido del azar

El azar y la casualidad, existan o no, están fuera de nuestro ámbito de control. La incertidumbre es...

mayo 20, 2022
De Frente Y Claro | RETROCESO EN EL ESTADO DE DERECHO

De Frente Y Claro | RETROCESO EN EL ESTADO DE DERECHO

Sin Estado de Derecho es muy difícil que un gobierno pueda hacer cumplir las leyes.

mayo 19, 2022

Colectivo “Rescatemos al Río Pesquería” de Nuevo León exigen a CONAGUA intervenir en el saneamiento  

Raymundo Hernández Alvarado mencionó que el Colectivo integrado por un grupo de ciudadanos se formó en los albores del...

mayo 19, 2022