Paquete Económico 2023

El Paquete Económico 2023 ha causado mucha controversia. ¿Es relista en lo que se propone?

13 de septiembre, 2022

La semana pasada el Ejecutivo Federal presentó ante el Congreso mexicano el Paquete Económico 2023. Si se analiza detenidamente, resaltan aspectos preocupantes.

Destacaré cinco puntos del nuevo paquete económico:

  1. Hacienda proyecta un crecimiento del Producto Interno Bruto del 3%. No ha habido un solo periodo mayor al 1.1% durante este gobierno, por lo que su proyección es irreal. El Banco de México estima que solo se alcanzará un crecimiento económico del 1.6%. Por su parte, JP Morgan e incluso Grupo Monex, estiman que no será mayor al 1.5%.
  2. El gobierno de López Obrador estima que la inflación será de 3.2%. Lamentablemente, en agosto de este año, tuvimos una inflación de prácticamente el 9%, que fue una de las tasas más altas de los últimos 21 años. Todos los meses ha ido subiendo la inflación y el gobierno no hace nada para frenarla.
  3. Según el gobierno, la recaudación de impuestos será de 4.6 billones de pesos y el gasto total será de 8.3 billones de pesos. Los elefantes blancos cada día salen más caros y las deudas de Pemex se siguen acumulando por su terquedad de usar energías contaminantes y caras, por lo que este estimado es poco sensato. Por ejemplo, la refinería de Dos Bocas, que supuestamente iba a costar 8 mil millones de dólares, hoy ya va en más del doble: 17 mil millones de dólares, y sigue sin refinar un solo barril de petróleo. Y la deuda financiera de Pemex, al 30 de junio de este año, sumaba 2.16 billones de pesos, ¿cuántos tratamientos médicos, cuántas carreteras, cuántos apoyos al campo podrían haberse financiado con esto? 
  4. Además, según Hacienda, Pemex producirá 1.87 millones de barriles de crudo diarios, con un precio estimado de 68.70 dólares por barril. Aseguran que Pemex generará ingresos por 826 mil millones de pesos y 487 mil millones de pesos por transferencias del Fondo Mexicano del Petróleo. Pero a sus cálculos les faltan datos. De enero a junio de este año, diariamente producían 1.6 millones de barriles, por lo que producir 200 mil barriles más es poco realista. Además, deben restarle los gastos que conlleva el incremento de accidentes graves, durante el primer semestre de este año, incrementó en un 30 por ciento la frecuencia de accidentes graves. Es decir, Pemex está ahogado, no tiene dinero ni para el mantenimiento, ni para su manejo.
  5. Finalmente, contemplan aumentar solo un 4% para el sector salud y un 12.7% en protección social; sin embargo, de no recaudarse lo necesario, quienes se verán afectados son quienes más lo necesitan.

En cuanto a la Ley de Ingresos, daremos el debate aquí, en el Senado de la República para que el proyecto se ajuste a la realidad y no sufra la economía mexicana. 

Hay que recordar que a más tardar el 20 de octubre, la Cámara de Diputados deberá aprobar la Ley de Ingresos para que se discuta antes del 31 de octubre en el Senado, así como deberán aprobar los diputados federales a más tardar el 15 de noviembre el Presupuesto de Egresos. Ojalá que en la Cámara baja no apliquen otra vez la aplanadora y estén abiertos a escuchar las verdaderas prioridades de la gente.

Comentarios


object(WP_Query)#18011 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(83240) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "07-11-2022" ["before"]=> string(10) "05-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(83240) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "07-11-2022" ["before"]=> string(10) "05-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18015 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18013 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18014 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "07-11-2022" ["before"]=> string(10) "05-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-11-07 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-12-05 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (83240) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18012 (24) { ["ID"]=> int(85853) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-21 10:42:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-21 15:42:00" ["post_content"]=> string(7585) "¿Alguna vez se ha preguntado cuál es la razón de que cada vez tengamos gobiernos más corruptos y cínicos? La siguiente historia es una prueba que me convence, de nuevo, de que gran parte del problema somos nosotros, los ciudadanos de a pie.  Esto que contaré le ocurrió a una amiga. Ella trabaja en una empresa en la que estuve hace tiempo (excelente ubicación, pero con un ambiente más tóxico que el amor entre nuestro Tlatoani Deluxe y Ricardo Monreal). Como en muchos trabajos, “Camila” (llamémosla así) debe cumplir con ciertos parámetros de productividad cada mes: aproximadamente, ocho horas al día, con entregables (textos de diversa índole, en su mayoría) que deben ser verificados, revisados y aprobados por sus coordinadores con una tenacidad digna de un agente fronterizo. Uno de esos coordinadores es “Alejandra” (obviamente, no es su nombre real).  Hace unos meses, un rayo de luz se asomó a través de las grietas de dicha organización dura como el granito. El gerente general le avisó a “Camila” y a los demás miembros de la empresa que podían hacerse acreedores a un día de descanso al mes si, además de cubrir con su productividad mensual, cumplían con un día extra más de trabajo. Si en un mes típicamente deben cumplir con 160 horas de productividad, lograr 168 (es decir, hacer más cosas en menos tiempo) te hacen el ganador de dicho premio.  Pero, en un vuelco para nada sorpresivo, dicha dinámica estaba abierta a todos los niveles jerárquicos. Lo cual no está mal per se: lo turbio comenzó cuando “Alejandra” comenzó a hacer de las suyas. Una de las funciones de “Alejandra”, según lo que recuerdo y lo que me contó “Camila”, es llevar el control de las métricas de productividad de todos los empleados. Es decir, al final de cada mes, ella es la responsable de decidir quién puede tomar ese día de descanso.  Todo fluyó bien por un mes. “Camila”, siendo la profesional que es, obtuvo ese añorado y muy merecido día de descanso, todo con el respaldo debido. Pero también lo ganó “Alejandra”, para sorpresa de nadie. Oigan, nadie tenía problema con ello: lo raro fue que lo ganó por “auto anotarse” 11.5 horas al día. “¡OMG, eso es mucho trabajo, llévenla directamente con Elon Musk y Jeff Bezos!”, podría pensar uno. Pero no había ningún archivo, entregable ni nada que respaldaran esas horas extras más que “la equivalencia que ella misma hizo” de sus actividades. Esto fue posible porque nadie la supervisa. Nadie la pone a escrutinio. Hay una razón para esto: “Alejandra” hace gran parte del trabajo del gerente general. Después de esto, ella se ganó el derecho a no tener que rendir cuentas de la misma forma que otros.  Llegó el segundo mes. Todo cambió. Sin previo aviso, “Alejandra” cambió las métricas de las tareas que hace “Camila”. El mes anterior, elaborar un texto equivalía a 2 horas de productividad. Ahora, el mismo texto equivalía a 1.5 horas. Al notar esto, “Camila” cuestionó las razones. ¡Oh, esto fue un error tan grande como cuando Rodión Románovich Raskólnikov decidió pedir dinero prestado! Lo que siguió fue una respuesta arbitraria por parte de “Alejandra” (“son órdenes directas”), lo cual podría ser entendible; sin embargo, y cada mes subsecuente, el tiempo que “Camila” tenía para hacer dichos textos se reducía a razón de 0.25 horas. Cabe destacar que esto sólo se aplicó a ella: ninguno de sus compañeros vio un cambio en sus métricas.  “Camila” decidió ir a tratar el tema con el gerente general. Esto fue un error tan grande como cuando el capitán Ahab decidió dedicarse a cazar ballenas. Lo que “Camila” obtuvo fue una respuesta sin sentido, del tipo Catch 22: el gerente no podía hacer nada porque la encargada de las métricas es “Alejandra”. Al ir con “Alejandra”, ella responde que las métricas son “una orden directa de la gerencia”.  A partir de aquí, con la reducción de sus tiempos, “Camila” no sólo dejó de ser más productiva, si no que, además, resultó que “debía tiempo” cada mes. Todo esto mientras “Alejandra” se tomaba, religiosamente, su día de descanso al mes, sin tener que demostrar nada. Por su “baja productividad”, “Camila” fue la única de su equipo de trabajo que tuvo que recibir, por órdenes del gerente general, cursos de capacitación. ¡Nomás faltó que le pusieran unas orejitas de burro y la enviaran a la esquina! Por levantar su voz contra un trato injusto (o “ser un quejoso” en el argot “empresarial”), “Camila” fue señalada y ridiculizada, lo cual derivó en que ya no hace su trabajo con la misma calidad ni entusiasmo, pero, lo peor de todo, es que ahora lo hace con miedo de decir cualquier cosa por miedo a represalias. Esto, por lo que conozco del medio, es una anécdota más entre muchas otras similares.  Lamentablemente, esto habla más profundamente sobre cuál es una de las verdaderas raíces de la corrupción: nosotros mismos, los ciudadanos de a pie, quienes, dada la oportunidad, aprovechamos para tomar ventaja desde nuestras (relativas) posiciones de poder.  Es cuestionable que, siendo uno de los superiores (con uno de los mayores sueldos) y la persona que lleva las métricas de la organización, entres a dicha dinámica para ganar un día de descanso: no puedes ser juez y parte.  Es un descaro, por supuesto, sumarse el trabajo equivalente a 11.5 horas (sin tener la forma de demostrarlo) cuando en realidad trabajas solamente ocho.  Sin embargo, es una verdadera sinvergüenzada (López dixit) cuando, además, aprovechas tu posición para afectar a alguien más, con el manto cómplice de tus superiores.  Así las cosas, estimables lectores. Podría terminar esta anécdota en una nota negativa, comparando a México con una selva o con el viejo oeste, pero sería falso: sé que personas como “Alejandra” son la excepción y no la regla. Pero eso sí, esta historia contiene una moraleja que vale la pena mencionar: no seamos como “Alejandra”. Si en algo amamos a nuestro país, seamos honestos, justos, íntegros y coherentes. Luego no nos sorprendamos si tenemos gobernantes tan corrompidos como un archivo de música descargado ilegalmente. Porque, para parafrasear una canción de The Beatles (ustedes, admiradores del cuarteto, seguramente saben cuál canción es), “al final, la corrupción que recibes es igual a la corrupción que das”. " ["post_title"]=> string(66) "Somos la corrupción (o una triste crónica de la vida oficinista)" ["post_excerpt"]=> string(113) "¿Alguna vez se ha preguntado cuál es la razón de que cada vez tengamos gobiernos más corruptos y cínicos? " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(62) "somos-la-corrupcion-o-una-triste-cronica-de-la-vida-oficinista" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-21 10:42:00" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-21 15:42:00" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85853" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17985 (24) { ["ID"]=> int(85798) ["post_author"]=> string(3) "195" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-17 13:18:55" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-17 18:18:55" ["post_content"]=> string(6491) "Las constantes tensiones entre sindicatos y autoridades por incrementos salariales y mejoras en las condiciones laborales, los conflictos internos, los casos de corrupción, el discurso oficial muchas veces adverso y las denuncias sobre diversas formas de violencia, afectan la credibilidad y opacan una serie de cambios del sistema universitario público que lentamente se vienen gestando y venciendo resistencias.  Las últimas dos décadas han representado para las instituciones de educación superior, en particular para las públicas, una época de modificaciones constantes en varias áreas: modelos de planeación, gestión de nuevas carreras y planes de estudio, reordenamiento del presupuesto y aplicación del gasto, reformas en los sistemas de apoyo a la investigación y para la distribución de plazas de tiempo completo, incorporación de la perspectiva de los derechos humanos a las políticas institucionales y dos aspectos que serán fundamentales para su desarrollo en los próximos años: la acreditación y la internacionalización. En el primer caso, la acreditación, en términos muy generales implica el cotejo de las evidencias de actividades realizadas por un programa académico en un periodo de tiempo determinado, a las que se les asigna un valor. La serie de puntos obtenidos después de revisar todos los datos y compararla con otras técnicas de recolección de información, determina el resultado y el rango de calidad en la que se ubica el programa académico sometido a evaluación. La evaluación y por consiguiente la acreditación de licenciaturas y los diferentes programas no es un asunto de mercadotecnia educativa, sino de políticas públicas de educación superior a nivel nacional e internacional.  Se han generado asociaciones civiles que mediante comisiones integradas por representantes de diversas instituciones educativas, se dedican a revisar determinados indicadores del trabajo de las universidades, los cuales van desde aspectos jurídicos y administrativos hasta programas de vinculación, intercambio estudiantil y productividad en varias áreas del ejercicio del cuerpo magisterial. Por asuntos vinculados a la transparencia de información, los organismos acreditadores tanto nacionales como internacionales tienen a disposición en sus sitios digitales información relativa a sus actividades.  De igual forma las universidades que han sometido programas educativos a procesos de acreditación a nivel nacional o internacional exponen la información correspondiente en sus páginas de internet.  La cultura de la evaluación entre pares crece, una gran cantidad de programas académicos de todas las ramas del conocimiento de un amplio universo de instituciones de educación superior, se  han sometido a procesos de acreditación lo que asegura la revisión externa de la actividad institucional, recomendaciones y compromisos de acciones para modificar lo que haya que mejorar de la dinámica universitaria.  Entre lo mucho que falta por mejorar en las universidades públicas, entre lo difícil que es mover estructuras administrativas, formas de pensar o modificar rutinas laborales ya muy enraizadas, e incluso entre lo complicado que es recomponer relaciones laborales e interpersonales que entran en fricción constantemente, se vienen sentando las bases para modificar a futuro, los procesos y rutinas de productividad así como criterios para establecer la calidad de las instituciones públicas de educación superior.  Particularmente importantes son los cambios vinculados a los estudiantes. La participación de estos en actividades de intercambio estudiantil tanto a nivel nacional como internacional es necesaria tanto por el contexto de globalización en el que vivimos como porque son elementos de política pública ya establecidos con recursos asignados, reglamentación definida y amparados en convenios de vinculación interuniversitarios.  La incorporación del colectivo estudiantil en procesos de internacionalización aún debe ser retomada con mayor impulso y ampliar su concepción no solo a su etapa como alumno, sino a crear condiciones más precisas para que se incorpore al mercado laboral extranjero. De entrada implica mayores recursos para gestionar sus estancias en universidades extranjeras y para lograr que sean más los estudiantes inmersos en convenios de movilidad internacional estudiantil. Pero las limitantes no están en los recursos únicamente, sino en elementos como el aprendizaje de segundos y terceros idiomas, el desarrollo de competencias hoy llamadas globales en la institución nacional en la que estudian, la base familiar que incluye recursos financieros y de interacción. Ante ello, la aplicación de estrategias de impulso a la movilidad estudiantil se impone como algo que debe ser integral, que se insiste, tenga en su perspectiva la posibilidad de incorporación del estudiante a un mercado laboral internacional.  Si la base conceptual y práctica de la internacionalización se sostiene como un asunto de cooperación internacional para el desarrollo, las universidades públicas expanden sus áreas de oportunidad: profesores incorporados a experiencias binacionales de docencia, más investigadores integrados a grupos con estándares internacionales, estudiantes, planes de estudio y desarrollo curricular, intercambio de información, y una larga lista adicional de factores a influir.  La velocidad de los cambios debe incrementarse y debe renovarse también la responsabilidad social y vocación democrática de estas instituciones en su sentido más amplio. Incrementar la supervisión sobre el ejercicio de los recursos, revisar los mecanismos de ingreso a las universidades, generar actividades de mayor impacto relativas a la inclusión, democratizar la toma de decisiones, impulsar el sistema semipresencial, en realidad son muchos los cambios necesarios, pero es inevitable también valorar lo alcanzado en las diferentes áreas.   " ["post_title"]=> string(62) "Universidades Públicas: acreditación e internacionalización" ["post_excerpt"]=> string(94) "Ante un mundo globalizado y cambiante, ¿cómo deben de responder las universidades públicas?" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(58) "universidades-publicas-acreditacion-e-internacionalizacion" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-17 13:18:55" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-17 18:18:55" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85798" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18012 (24) { ["ID"]=> int(85853) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-21 10:42:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-21 15:42:00" ["post_content"]=> string(7585) "¿Alguna vez se ha preguntado cuál es la razón de que cada vez tengamos gobiernos más corruptos y cínicos? La siguiente historia es una prueba que me convence, de nuevo, de que gran parte del problema somos nosotros, los ciudadanos de a pie.  Esto que contaré le ocurrió a una amiga. Ella trabaja en una empresa en la que estuve hace tiempo (excelente ubicación, pero con un ambiente más tóxico que el amor entre nuestro Tlatoani Deluxe y Ricardo Monreal). Como en muchos trabajos, “Camila” (llamémosla así) debe cumplir con ciertos parámetros de productividad cada mes: aproximadamente, ocho horas al día, con entregables (textos de diversa índole, en su mayoría) que deben ser verificados, revisados y aprobados por sus coordinadores con una tenacidad digna de un agente fronterizo. Uno de esos coordinadores es “Alejandra” (obviamente, no es su nombre real).  Hace unos meses, un rayo de luz se asomó a través de las grietas de dicha organización dura como el granito. El gerente general le avisó a “Camila” y a los demás miembros de la empresa que podían hacerse acreedores a un día de descanso al mes si, además de cubrir con su productividad mensual, cumplían con un día extra más de trabajo. Si en un mes típicamente deben cumplir con 160 horas de productividad, lograr 168 (es decir, hacer más cosas en menos tiempo) te hacen el ganador de dicho premio.  Pero, en un vuelco para nada sorpresivo, dicha dinámica estaba abierta a todos los niveles jerárquicos. Lo cual no está mal per se: lo turbio comenzó cuando “Alejandra” comenzó a hacer de las suyas. Una de las funciones de “Alejandra”, según lo que recuerdo y lo que me contó “Camila”, es llevar el control de las métricas de productividad de todos los empleados. Es decir, al final de cada mes, ella es la responsable de decidir quién puede tomar ese día de descanso.  Todo fluyó bien por un mes. “Camila”, siendo la profesional que es, obtuvo ese añorado y muy merecido día de descanso, todo con el respaldo debido. Pero también lo ganó “Alejandra”, para sorpresa de nadie. Oigan, nadie tenía problema con ello: lo raro fue que lo ganó por “auto anotarse” 11.5 horas al día. “¡OMG, eso es mucho trabajo, llévenla directamente con Elon Musk y Jeff Bezos!”, podría pensar uno. Pero no había ningún archivo, entregable ni nada que respaldaran esas horas extras más que “la equivalencia que ella misma hizo” de sus actividades. Esto fue posible porque nadie la supervisa. Nadie la pone a escrutinio. Hay una razón para esto: “Alejandra” hace gran parte del trabajo del gerente general. Después de esto, ella se ganó el derecho a no tener que rendir cuentas de la misma forma que otros.  Llegó el segundo mes. Todo cambió. Sin previo aviso, “Alejandra” cambió las métricas de las tareas que hace “Camila”. El mes anterior, elaborar un texto equivalía a 2 horas de productividad. Ahora, el mismo texto equivalía a 1.5 horas. Al notar esto, “Camila” cuestionó las razones. ¡Oh, esto fue un error tan grande como cuando Rodión Románovich Raskólnikov decidió pedir dinero prestado! Lo que siguió fue una respuesta arbitraria por parte de “Alejandra” (“son órdenes directas”), lo cual podría ser entendible; sin embargo, y cada mes subsecuente, el tiempo que “Camila” tenía para hacer dichos textos se reducía a razón de 0.25 horas. Cabe destacar que esto sólo se aplicó a ella: ninguno de sus compañeros vio un cambio en sus métricas.  “Camila” decidió ir a tratar el tema con el gerente general. Esto fue un error tan grande como cuando el capitán Ahab decidió dedicarse a cazar ballenas. Lo que “Camila” obtuvo fue una respuesta sin sentido, del tipo Catch 22: el gerente no podía hacer nada porque la encargada de las métricas es “Alejandra”. Al ir con “Alejandra”, ella responde que las métricas son “una orden directa de la gerencia”.  A partir de aquí, con la reducción de sus tiempos, “Camila” no sólo dejó de ser más productiva, si no que, además, resultó que “debía tiempo” cada mes. Todo esto mientras “Alejandra” se tomaba, religiosamente, su día de descanso al mes, sin tener que demostrar nada. Por su “baja productividad”, “Camila” fue la única de su equipo de trabajo que tuvo que recibir, por órdenes del gerente general, cursos de capacitación. ¡Nomás faltó que le pusieran unas orejitas de burro y la enviaran a la esquina! Por levantar su voz contra un trato injusto (o “ser un quejoso” en el argot “empresarial”), “Camila” fue señalada y ridiculizada, lo cual derivó en que ya no hace su trabajo con la misma calidad ni entusiasmo, pero, lo peor de todo, es que ahora lo hace con miedo de decir cualquier cosa por miedo a represalias. Esto, por lo que conozco del medio, es una anécdota más entre muchas otras similares.  Lamentablemente, esto habla más profundamente sobre cuál es una de las verdaderas raíces de la corrupción: nosotros mismos, los ciudadanos de a pie, quienes, dada la oportunidad, aprovechamos para tomar ventaja desde nuestras (relativas) posiciones de poder.  Es cuestionable que, siendo uno de los superiores (con uno de los mayores sueldos) y la persona que lleva las métricas de la organización, entres a dicha dinámica para ganar un día de descanso: no puedes ser juez y parte.  Es un descaro, por supuesto, sumarse el trabajo equivalente a 11.5 horas (sin tener la forma de demostrarlo) cuando en realidad trabajas solamente ocho.  Sin embargo, es una verdadera sinvergüenzada (López dixit) cuando, además, aprovechas tu posición para afectar a alguien más, con el manto cómplice de tus superiores.  Así las cosas, estimables lectores. Podría terminar esta anécdota en una nota negativa, comparando a México con una selva o con el viejo oeste, pero sería falso: sé que personas como “Alejandra” son la excepción y no la regla. Pero eso sí, esta historia contiene una moraleja que vale la pena mencionar: no seamos como “Alejandra”. Si en algo amamos a nuestro país, seamos honestos, justos, íntegros y coherentes. Luego no nos sorprendamos si tenemos gobernantes tan corrompidos como un archivo de música descargado ilegalmente. Porque, para parafrasear una canción de The Beatles (ustedes, admiradores del cuarteto, seguramente saben cuál canción es), “al final, la corrupción que recibes es igual a la corrupción que das”. " ["post_title"]=> string(66) "Somos la corrupción (o una triste crónica de la vida oficinista)" ["post_excerpt"]=> string(113) "¿Alguna vez se ha preguntado cuál es la razón de que cada vez tengamos gobiernos más corruptos y cínicos? " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(62) "somos-la-corrupcion-o-una-triste-cronica-de-la-vida-oficinista" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-21 10:42:00" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-21 15:42:00" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85853" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(52) ["max_num_pages"]=> float(26) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "b1b6665228f33040b7c7b26c00be962b" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Somos la corrupción (o una triste crónica de la vida oficinista)

Somos la corrupción (o una triste crónica de la vida oficinista)

¿Alguna vez se ha preguntado cuál es la razón de que cada vez tengamos gobiernos más corruptos y cínicos?

noviembre 21, 2022

Universidades Públicas: acreditación e internacionalización

Ante un mundo globalizado y cambiante, ¿cómo deben de responder las universidades públicas?

noviembre 17, 2022




Más de categoría
La Verdad revelada: paradigma Tradicional

La Verdad revelada: paradigma Tradicional

El pensamiento tradicional concibe la realidad de manera disciplinada, normativa y doctrinal. Basta con cumplir la ley terrestre y...

diciembre 2, 2022

Los riesgos de la egocracia

Los populismos se caracterizan en gran parte por debilitar las democracias y las instituciones que las sustentan. 

diciembre 2, 2022

La “celebración” de López: el narcisismo presidencial. Parte 1

Me hubiese gustado ser el primero en expresar la siguiente afirmación, pero muchos me la ganaron casi de inmediato:...

diciembre 1, 2022

¡Todos al Ángel!

Hasta el momento pareciera que la oposición no entiende que no entiende el sentido del voto de castigo que...

diciembre 1, 2022