Miserables reacciones ante el contagio de AMLO

La noche del pasado 24 de enero, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) informó en sus redes sociales que se había contagiado de Covid-19 por lo que se encontraba en tratamiento con síntomas leves y aislado....

27 de enero, 2021

La noche del pasado 24 de enero, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) informó en sus redes sociales que se había contagiado de Covid-19 por lo que se encontraba en tratamiento con síntomas leves y aislado. Durante la conferencia del pasado lunes 25 de enero, encabezada por la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, aseguró que la salud del primer mandatario era estable, estaba aislado y mantenía el control de los asuntos del país, al menos hasta el pasado 26 de enero. Es de destacar que también el magnate mexicano Carlos Slim estaba contagiado y se atendía en el Instituto Nacional de Nutrición.

Desde la noche del pasado domingo, la noticia corrió en las redes sociales donde la polarización desnudó a los malquerientes del polémico presidente a quien le desearon la muerte, otros acusaron falsedad en el contagio, con el común denominador de mezquinas actitudes de odio. La red social de Twitter México debió salir a advertir que sancionaría los mensajes que incitaran el deseo de daño o letalidad ante una enfermedad.

La salud de un presidente es simplemente una cuestión de seguridad nacional, no importa las animadversiones que pueda provocar o las pasiones de sus seguidores. Que un primer mandatario muera a causa de Covid-19 traería enormes desventuras económicas y una crisis política a su país. En el caso de México cualquier ausencia del presidente AMLO desataría una prolongada crisis de liderazgo en medio de la peor contingencia en cien años.

Es lógico que los cuidados y tratamientos del primer mandatario son excepcionales y no están al alcance de los ciudadanos normales que desafortunadamente siguen contagiándose y muriendo por esta terrible enfermedad. La realidad es que para el adecuado desarrollo de un país, la recuperación de un gobernante es crucial, demuestra de forma trágica que la vida de un presidente es más importante que la de muchos de sus votantes. Aunque no deja de ser controversial que se decidiera no informar sobre el estado clínico de la evolución del presidente.

En su momento otros mandatarios tildados de populistas ya pasaron por el contagio, tanto Donald Trump como Jair Bolsonaro, son personajes impresentables, pero la gravedad de que hubieran fallecido por el nuevo virus acarrearía consecuencias funestas para sus respectivos países.

Si el presidente y su gabinete no han estado a la altura de las difíciles circunstancias de la crisis mundial por el manejo de la pandemia pueden ser juzgados y su mandato revocado, gracias a los nuevos instrumentos legales que existen en las leyes mexicanas. Antes de la llegada del presidente AMLO al poder público, no había opciones de juzgar a un extitular del ejecutivo o de efectuar una consulta para su revocación. 

Es indudable que la crisis sanitaria está desbordada en el país y en el mundo, desde hace más de cinco semanas el semáforo epidemiológico nacional se encuentra en rojo, por lo que todo ciudadano que enferma y requiere de una cama de hospital padece un verdadero viacrucis. Se sabe que México es el segundo país con exceso de mortalidad en el mundo al registrar más de 274 mil decesos por la pandemia o por factores relacionados indirectamente en el año 2020. Desafortunadamente muchos connacionales fallecieron en casa, víctimas de la imposibilidad de atenderse en un nosocomio ante la saturación del sistema nacional de salud. 

Todos los mexicanos saben de la cercanía de un familiar contagiado, amistades y sobre todo de muertos por este terrible mal. A nadie le es ajeno las medidas de sana distancia, el uso correcto del cubre bocas, lavado constante de manos y la necesidad de consumir una dieta balanceada para  mantener en estado óptimo el sistema inmunológico. Sin embargo, muchos ciudadanos totalmente irresponsables y temerarios con la salud personal y colectiva, desafían la alta transmisibilidad del virus y siguen sus rutinas como si nunca hubiera existido una pandemia mundial. Es común ver denuncias en las redes sociales de fiestas clandestinas en casas o eventos masivos como los de Chiapas y Estado de México.

La voracidad de los acaparadores del oxígeno medicinal es una triste realidad, el precio del vital gas medicinal se ha ido por las nubes y conseguirlo es una verdadera hazaña para los familiares que tienen la desdicha de tener un paciente infectado en casa. El lucro con la situación de emergencia llegó al robo de varios tanques de oxígeno con la finalidad de revenderlos, las redes sociales están llenas de anuncios fraudulentos que ofertan la renta y compra de  tanques y concentradores. Incluso se registró noticias de la venta de un tanque de helio que hicieron pasar por oxigeno medicinal. Pero también existieron ejemplos de heroicidad, como el policía que devolvió una mochila con 30 mil pesos al dueño que la extravió en un baño público de la colonia Doctores, dicho recurso económico estaba destinado a la compra de un tanque de oxígeno.

Es incuestionable que el mandatario no fue lo suficientemente coherente en la promoción de las medidas de contención de contagio, era lógico que por su descuido terminara infectándose en medio de la terrible ola de contagios que azotan al país. La crítica y señalamientos son correctos, sin embargo, el deseo de verle incapacitado o como una víctima letal más, es simplemente ser presa de una miseria intelectual descomunal. 

La recuperación del presidente AMLO es crucial y necesaria para que el país retome el difícil camino para superar la crisis económica, sanitaria y de seguridad que padece en estos tiempos tan desesperanzadores. Apostar por los mensajes de odio es abonar a la división, no ayuda a los mexicanos que están padeciendo difíciles momentos. Solo el espíritu de colectividad podrá reencaminarnos a enfrentar el gigantesco reto, creer que la desventura del otro nos hará inmunes de padecerla, es ser simplemente miope y miserable.

Comentarios


object(WP_Query)#16093 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(60725) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-08-2022" ["before"]=> string(10) "26-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(60725) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-08-2022" ["before"]=> string(10) "26-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16089 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16091 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16090 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "29-08-2022" ["before"]=> string(10) "26-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-08-29 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-09-26 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (60725) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16092 (24) { ["ID"]=> int(82893) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-02 11:40:16" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-02 16:40:16" ["post_content"]=> string(7498) "El pensador norteamericano Ken Wilber asegura que a lo largo del desarrollo psicológico el Yo se va identificando con distintos aspectos conforme transita de un estadio evolutivo siguiente. Cuando un humano nace, no experimenta un Yo, sino que se encuentra completamente fundido con el mundo material. De ahí se identifica con su cuerpo, para luego hacerlo con su pensamiento. Hace un par de artículos atrás, hablábamos de la visión propuesta por René Descartes donde el ser humano, en aras de asumir una nueva postura centrada en la razón y el discernimiento, comenzó un lento, pero profundo proceso de disociación del resto de sus funciones básicas, como es el caso de la emociones, el cuerpo, los sentimientos, los impulsos, entre otros.  Lo cierto es que pensadores posteriores han concluido que, lejos de una disociación patológica, se trata de un proceso natural de desarrollo; sin embargo, para poder continuar con las nuevas etapas, es menester entender las anteriores, las que nos han traído hasta aquí.   El pensador norteamericano Ken Wilber, en su libro Una visión Integral de la Psicología1, asegura que a lo largo del desarrollo psicológico el yo de un estadio de desarrollo se convierte en el mí del siguiente.  Esta declaración que, en principio puede parecer un galimatías verbal, tiene que ver con la evolución del ser humano desde que nace hasta que alcanza la madurez y, desde la visión Wilberiana, el mismo razonamiento y los mismos estadios son atravesados por la humanidad como colectivo.  Para Wilber, en cada etapa del desarrollo el Yo como sujeto está identificado con aspectos que al pasar a una siguiente etapa evolutiva se convertirán en objetos. Cuando un individuo humano nace, no experimenta nada parecido a un Yo; por el contrario ese pequeño ente se encuentra completamente fundido con el mundo material. En esta etapa el recién nacido es uno con su madre y con el medio y está tan identificado con la experiencia total de existir que carece de la posibilidad de diferenciar aún su propio cuerpo del de su madre o del mundo que lo rodea. Por lo tanto, carece de sensación de identidad separada.  Contrario a lo que afirma una amplia corriente del new age, que supone dicho estado de fusión como una especie de paraíso en la tierra, donde el individuo está “fundido con el todo”, Wilber aclara que no hay tal edén de plenitud, sino que se trata de estado de fusión indiferenciada e inconsciente que no le permite al individuo entender su propia experiencia de estar vivo.   Wilber afirma que es sobre los 4 meses de vida que el niño entra en un periodo que llama de “eclosión”, donde aprende a diferenciar su cuerpo del entorno físico que lo rodea, pero sin poder todavía diferenciar su “yo emocional” del “yo emocional” de los demás. En esta subfase el pre-individuo experimenta una especie de “unidad dual” con su madre donde no están claras aún las fronteras entre ambos.  En la siguiente etapa el cuerpo emocional se diferencia de las emociones y sentimientos de los demás, con lo cual comienza a advertir una diferencia entre su yo, el de su madre y el del entorno que lo rodea. Wilber lo llama el “nacimiento psicológico”, puesto que tiene lugar  el surgimiento de un primitivo Yo separado, gobernado principalmente por las emociones primarias –tristeza, asco, miedo, enfado, alegría y sorpresa–.  De ahí el ser humano pasa a una siguiente etapa donde comienza a desarrollar el “Yo mental”, con lo cual se colocan los primeros ladrillos de lo que será el Ego o persona. Poco a poco consigue diferenciarse del cuerpo, de los impulsos, de los sentimientos, y de las emociones y trata de integrarlos en un nuevo yo conceptual. El desarrollo continúa hasta alcanzar el pleno estadio que Wilber llama “Operacional Formal”, capaz de reflexionar sobre las reglas y normas de cualquier sociedad, juzgándolas desde principios universales. Y, aun cuando este proceso implica una cierta “crisis de identidad”, el Yo que emerge ya no depende de lo que diga papá o mamá, sino de la propia conciencia profunda.  La posibilidad de un “yo global” Más adelante, en el libro ya citado, Wilber asegura que este dualismo mente–cuerpo no puede resolverse en términos exclusivamente racionales. Lo que desde su perspectiva nos impide resolver esta disociación es el hecho de que sólo puede trascenderse desde niveles evolutivos transracionales de desarrollo, es decir, comprensiones existenciales que entiendan los límites naturales de la razón y sean capaces de ir más allá del lenguaje y de las funciones primarias del pensamiento.  Por el momento no parece haber aún la masa crítica de humanos asentados en este estadio como para que se convierta en la corriente de pensamiento dominante, aunque con el surgimiento, cada vez más sólido y mejor fundamentado del pluralismo, el multiperspectivismo y la consciencia ecológica comienza a dar visos de consolidarse como corriente de pensamiento de vanguardia.  Wilber asegura que lo que cada uno de nosotros denomina “yo”, es al mismo tiempo una función constante que articula y gestiona los diferentes “mís” que nos componen (mis emociones, mis impulsos, mi cuerpo, etc.), y también funciona como una corriente evolutiva que, si la trabajamos adecuadamente, nos lleva al siguiente nivel, que Wilber llama “El yo global, y que podríamos considerar una amalgama de todos esos “mis” mencionados y que nos constituyen: desde el Yo mental –que visto desde el Yo Global se convierte en “mi pensamiento”–, así como los diversos “Yo objeto”, a los que caracterizamos con la proposición “mi”: mi cuerpo, mis emociones, mis sentimientos, mis impulsos, etc. Todos ellos, juntos, participan de nuestra sensación de identidad y son fundamentales para comprender nuestra existencia. Este “Yo Global” o “Yo Trascendental”, como también lo llama, Wilber lo considera el fundamento mismo de la conciencia humana.    Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir 1 Wilber, Ken, Una visión integral de la psicología, Primera Edición, México, Alamah, 2000, Págs. 468" ["post_title"]=> string(57) "Evolución del todo indiferenciado, al cuerpo, a la mente" ["post_excerpt"]=> string(132) "El dualismo cuerpo-mente ha sido discutido desde Descartes (1596-1650) hasta filósofos más contemporáneos como Ken Wilber (1949)." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(54) "evolucion-del-todo-indiferenciado-al-cuerpo-a-la-mente" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-02 11:40:44" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-02 16:40:44" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82893" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16117 (24) { ["ID"]=> int(83225) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-13 09:56:21" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-13 14:56:21" ["post_content"]=> string(8524) "¿Por qué los populistas son tan exitosos en política hoy en día? La respuesta es que tejen un relato que habla a los sentimientos y las cosas que valoran las personas. ¿Qué sienten y valoran la mayoría de quienes vivimos en casi todos los países de la Tierra? La potencia del discurso populista obedece a dos factores: el primero es que conoce los miedos que asuelan al común de los mortales y a esos temores se dirige: la inseguridad (física, patrimonial y económica), la precariedad, la pérdida de estatus… El populismo se alimenta y prospera con nuestros miedos e inseguridades. Guy Standing, en El precariado: la nueva clase peligrosa, escribe: “La inseguridad genera problemas sociales, genera populismos y tensiones geopolíticas. [debemos dar a la gente] seguridad económica y así será menos proclive a apoyar cualquier tipo de política extremista, sea de derecha o de izquierda”. Y añade: “El problema es que el tipo de capitalismo que tenemos ahora es una abominación, porque le entrega todo el poder a una minoría”. El segundo ingrediente es la enorme influencia que ejercen las redes sociales en la estabilidad emocional. Si el mundo real está fuera del alcance y control ciudadano porque el sistema democrático no atiende ni resuelve sus problemas cotidianos (pues degeneró en aristocracia o en plutocracia); en cambio, el mundo virtual parece estar bajo nuestras manos. De ahí el poder de los likes: nos dan sentido de pertenencia y de identidad. Ello explica en parte la adicción que nos generan las redes sociales y, claro, los algoritmos que al predecir nuestra conducta favorecen una relación adictiva (economía de la atención, le llaman). A su vez, las redes favorecen la separación de la gente en grupos que comparten las mismas vivencias y sentimientos. Es decir, refuerzan la segregación y la polarización de las personas. Si el sistema democrático no resuelve las necesidades básicas de la gente y, al mismo tiempo, nos fugamos hacia las redes sociales porque al darnos sentido de pertenencia e identidad nos brindan seguridad -así sea ilusoria- al atenuar nuestra ansiedad, la política pierde sentido y razón de ser para las personas. Y con ello se devalúa no solamente a los políticos y representantes populares sino a los expertos en gestión y políticas públicas: “es poco probable que los ciudadanos se sientan satisfechos si creen que los expertos están imponiendo su propia agenda, o se dejan llevar por intereses especiales. La desconfianza hacia los expertos alimenta la desconfianza hacia los gobiernos elegidos democráticamente, si no hacia la democracia misma”, señala Antoni Gutiérrez-Rubí, en Gestionar las emociones políticas, al citar al economista francés Jean Pisani-Ferry. En consecuencia, afirma Gutiérrez-Rubí, no debe sorprendernos que las mayorías electorales revaliden a candidatos y propuestas que perjudican a los intereses de quienes los eligieron. A partir de este diagnóstico, el afamado consultor electoral indica que el efecto like le gana al efecto think. Y remata: “Los prejuicios, nunca mejor dicho, anteceden a los juicios”. De ahí la irrelevancia de los “datos duros” para la gente, dominada por sus emociones y sentimientos. Como escribiera Will Storr en La ciencia de contar historias, nuestro cerebro narrador, obvia toda aquella información que contradice a nuestra forma de ver el mundo y acepta solamente aquella que confirma nuestras creencias. En una cita a Eduard Punset, Gutiérrez-Rubí, asienta: “cuando el cerebro percibe una explicación distinta a lo que él cree que no sólo la cuestiona, es que corta los circuitos de comunicación para que no penetre…”. La neurociencia, los descubrimientos biológicos, la genética y las matemáticas nos revelan cómo funciona el cerebro humano, de manera que permiten conocer y anticipar nuestra conducta. Esos conocimientos ya se utilizan en la política y en particular en las campañas electorales para inclinar hacia un lado u otro el voto ciudadano. Pero además estamos en la antesala de desarrollar diversos químicos y mecanismos físicos para manipularlo a capricho. El consultor político está vivamente preocupado por ese peligro y llama a una amplia discusión para limitar los alcances de la ciencia. Ya Harari en Homo Deus, se ocupa de esta delicada cuestión y los riesgos de crear superhumanos y humanos de segunda. Al parecer vamos camino hacia un mundo distópico. Por ello Gutiérrez-Rubí propone repensar cómo utilizar los avances científicos y tecnológicos para encauzar las emociones o el corazón de las personas, en beneficio de los ideales morales de la Ilustración y la democracia. Por consiguiente, sugiere poner mayor atención a las emociones en los procesos electorales y políticos, en lugar de enfocarse de manera exclusiva en la ideología, los datos duros y en la expertis de las elites intelectuales y tecnocráticas. Y alude al preámbulo del informe de la Universidad de Stanford, Artificial Intelligence and Life in 2030: “hay que promover urgentemente el debate en torno a las grandes cuestiones que afectarán la equidad y la deshumanización del trabajo y las rentas”. Hoy ya padecemos las consecuencias políticas de las enormes brechas de desigualdad que, como muestra Guy Standing, conducen al populismo y a los radicalismos de derecha e izquierda. Lo grave es que con el avance de la ciencia es viable un mundo distópico en el que, mediante la manipulación de la química y la genética, la humanidad se divida entre los semidioses: los muy ricos, y los zombis: todos los demás. Gutiérrez-Rubí parece sugerir que si nos guiamos más por los sentimientos, por el corazón, quizá podamos escapar de la tiranía de los algoritmos, que han medido paso a paso cómo nos comportamos y anticipan cómo vamos a proceder: “…No hay innovación en lo previsible ni en lo inexorable, y necesitamos -más que nunca- nuevas ideas capaces de enfrentar a todo tipo de determinismos que nos paralizan y que reducen la política a un hecho gerencial o notarial del destino, sin ninguna influencia en él y sin capacidad de controlarlo y dirigirlo…estamos atrapados por las soluciones predictivas (hasta en los teclados) y las respuestas automáticas propias de los sistemas informáticos, en ausencia de una elección hecha por el usuario (…) ¡Por favor, más pensamiento emocional y menos inercial!... Cuando los marcos conceptuales previos son muy fuertes, el discurso racional no genera cambio, y el discurso más emocional, más de valores, de gestos o símbolos, es la llave que abre la puerta (…) Se ha de entender que buena parte de las ideas nacen de sentimientos o emociones...”. La inercia de la que habla este analista político, es decir, considerar al gobierno como una gerencia, causa la desafección de la ciudadanía porque los políticos-gerentes-administradores renunciaron a dirigir. En cambio, los líderes populistas convocan a la acción, a la “voluntad de poder”, mediante la apelación a los sentimientos. Y lanza una sugerencia disruptiva contra el establishment político: dice que si le preguntaran sobre el tipo de asesores que deberían tener los políticos les recomendaría un poeta, un neuroquímico, un artista plástico. “No solo es un tema de marketing electoral, ni de estrategias. Hay que ampliar este tipo de registros que trabajan mejor el discurso emocional como una parte muy importante de la comunicación”. Es la propuesta para conservar el Estado constitucional de derecho democrático-liberal." ["post_title"]=> string(42) "La inseguridad económica genera populismo" ["post_excerpt"]=> string(156) "Hoy ya padecemos las consecuencias políticas de las enormes brechas de desigualdad que conducen al populismo y a los radicalismos de derecha e izquierda. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(41) "la-inseguridad-economica-genera-populismo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-13 09:56:21" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-13 14:56:21" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83225" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16092 (24) { ["ID"]=> int(82893) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-02 11:40:16" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-02 16:40:16" ["post_content"]=> string(7498) "El pensador norteamericano Ken Wilber asegura que a lo largo del desarrollo psicológico el Yo se va identificando con distintos aspectos conforme transita de un estadio evolutivo siguiente. Cuando un humano nace, no experimenta un Yo, sino que se encuentra completamente fundido con el mundo material. De ahí se identifica con su cuerpo, para luego hacerlo con su pensamiento. Hace un par de artículos atrás, hablábamos de la visión propuesta por René Descartes donde el ser humano, en aras de asumir una nueva postura centrada en la razón y el discernimiento, comenzó un lento, pero profundo proceso de disociación del resto de sus funciones básicas, como es el caso de la emociones, el cuerpo, los sentimientos, los impulsos, entre otros.  Lo cierto es que pensadores posteriores han concluido que, lejos de una disociación patológica, se trata de un proceso natural de desarrollo; sin embargo, para poder continuar con las nuevas etapas, es menester entender las anteriores, las que nos han traído hasta aquí.   El pensador norteamericano Ken Wilber, en su libro Una visión Integral de la Psicología1, asegura que a lo largo del desarrollo psicológico el yo de un estadio de desarrollo se convierte en el mí del siguiente.  Esta declaración que, en principio puede parecer un galimatías verbal, tiene que ver con la evolución del ser humano desde que nace hasta que alcanza la madurez y, desde la visión Wilberiana, el mismo razonamiento y los mismos estadios son atravesados por la humanidad como colectivo.  Para Wilber, en cada etapa del desarrollo el Yo como sujeto está identificado con aspectos que al pasar a una siguiente etapa evolutiva se convertirán en objetos. Cuando un individuo humano nace, no experimenta nada parecido a un Yo; por el contrario ese pequeño ente se encuentra completamente fundido con el mundo material. En esta etapa el recién nacido es uno con su madre y con el medio y está tan identificado con la experiencia total de existir que carece de la posibilidad de diferenciar aún su propio cuerpo del de su madre o del mundo que lo rodea. Por lo tanto, carece de sensación de identidad separada.  Contrario a lo que afirma una amplia corriente del new age, que supone dicho estado de fusión como una especie de paraíso en la tierra, donde el individuo está “fundido con el todo”, Wilber aclara que no hay tal edén de plenitud, sino que se trata de estado de fusión indiferenciada e inconsciente que no le permite al individuo entender su propia experiencia de estar vivo.   Wilber afirma que es sobre los 4 meses de vida que el niño entra en un periodo que llama de “eclosión”, donde aprende a diferenciar su cuerpo del entorno físico que lo rodea, pero sin poder todavía diferenciar su “yo emocional” del “yo emocional” de los demás. En esta subfase el pre-individuo experimenta una especie de “unidad dual” con su madre donde no están claras aún las fronteras entre ambos.  En la siguiente etapa el cuerpo emocional se diferencia de las emociones y sentimientos de los demás, con lo cual comienza a advertir una diferencia entre su yo, el de su madre y el del entorno que lo rodea. Wilber lo llama el “nacimiento psicológico”, puesto que tiene lugar  el surgimiento de un primitivo Yo separado, gobernado principalmente por las emociones primarias –tristeza, asco, miedo, enfado, alegría y sorpresa–.  De ahí el ser humano pasa a una siguiente etapa donde comienza a desarrollar el “Yo mental”, con lo cual se colocan los primeros ladrillos de lo que será el Ego o persona. Poco a poco consigue diferenciarse del cuerpo, de los impulsos, de los sentimientos, y de las emociones y trata de integrarlos en un nuevo yo conceptual. El desarrollo continúa hasta alcanzar el pleno estadio que Wilber llama “Operacional Formal”, capaz de reflexionar sobre las reglas y normas de cualquier sociedad, juzgándolas desde principios universales. Y, aun cuando este proceso implica una cierta “crisis de identidad”, el Yo que emerge ya no depende de lo que diga papá o mamá, sino de la propia conciencia profunda.  La posibilidad de un “yo global” Más adelante, en el libro ya citado, Wilber asegura que este dualismo mente–cuerpo no puede resolverse en términos exclusivamente racionales. Lo que desde su perspectiva nos impide resolver esta disociación es el hecho de que sólo puede trascenderse desde niveles evolutivos transracionales de desarrollo, es decir, comprensiones existenciales que entiendan los límites naturales de la razón y sean capaces de ir más allá del lenguaje y de las funciones primarias del pensamiento.  Por el momento no parece haber aún la masa crítica de humanos asentados en este estadio como para que se convierta en la corriente de pensamiento dominante, aunque con el surgimiento, cada vez más sólido y mejor fundamentado del pluralismo, el multiperspectivismo y la consciencia ecológica comienza a dar visos de consolidarse como corriente de pensamiento de vanguardia.  Wilber asegura que lo que cada uno de nosotros denomina “yo”, es al mismo tiempo una función constante que articula y gestiona los diferentes “mís” que nos componen (mis emociones, mis impulsos, mi cuerpo, etc.), y también funciona como una corriente evolutiva que, si la trabajamos adecuadamente, nos lleva al siguiente nivel, que Wilber llama “El yo global, y que podríamos considerar una amalgama de todos esos “mis” mencionados y que nos constituyen: desde el Yo mental –que visto desde el Yo Global se convierte en “mi pensamiento”–, así como los diversos “Yo objeto”, a los que caracterizamos con la proposición “mi”: mi cuerpo, mis emociones, mis sentimientos, mis impulsos, etc. Todos ellos, juntos, participan de nuestra sensación de identidad y son fundamentales para comprender nuestra existencia. Este “Yo Global” o “Yo Trascendental”, como también lo llama, Wilber lo considera el fundamento mismo de la conciencia humana.    Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir 1 Wilber, Ken, Una visión integral de la psicología, Primera Edición, México, Alamah, 2000, Págs. 468" ["post_title"]=> string(57) "Evolución del todo indiferenciado, al cuerpo, a la mente" ["post_excerpt"]=> string(132) "El dualismo cuerpo-mente ha sido discutido desde Descartes (1596-1650) hasta filósofos más contemporáneos como Ken Wilber (1949)." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(54) "evolucion-del-todo-indiferenciado-al-cuerpo-a-la-mente" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-02 11:40:44" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-02 16:40:44" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82893" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(59) ["max_num_pages"]=> float(30) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "7c3698457100b31ca221a86462ec697d" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
pensadores

Evolución del todo indiferenciado, al cuerpo, a la mente

El dualismo cuerpo-mente ha sido discutido desde Descartes (1596-1650) hasta filósofos más contemporáneos como Ken Wilber (1949).

septiembre 2, 2022

La inseguridad económica genera populismo

Hoy ya padecemos las consecuencias políticas de las enormes brechas de desigualdad que conducen al populismo y a los radicalismos de derecha...

septiembre 13, 2022




Más de categoría

Delincuente contra la administración de justicia

En mi opinión personal Y PROFESIONAL,  el más importante de los tres poderes que integran el Gobierno Mexicano es...

septiembre 23, 2022

Mantente alerta

Tras los sismos recientes es necesario que la población se prepare para tiempos peores, ya que la tierra nos...

septiembre 23, 2022
El gran problema de la Verdad: ni realidad ni mentiras

El gran problema de la Verdad: ni realidad ni mentiras

Al explorar este tema se trata de averiguar si la verdad existe con independencia de nosotros y nuestras interpretaciones...

septiembre 23, 2022

De Frente Y Claro | Aumenta el autoritarismo y disminuye la democracia

“Sin libertad de prensa, la democracia no puede sobrevivir. Sin libertad de expresión, no hay libertad”. -António Guterres (Secretario...

septiembre 22, 2022