Libertad: la kriptonita de López Obrador

Ahora que ya terminó septiembre, el mes patrio (y antes de que a los diputados y senadores se les ocurra darle esa denominación al mes de noviembre que es cuando el prócer patrio y salvador deluxe que...

7 de octubre, 2022

Ahora que ya terminó septiembre, el mes patrio (y antes de que a los diputados y senadores se les ocurra darle esa denominación al mes de noviembre que es cuando el prócer patrio y salvador deluxe que es López Obrador cumple años), es momento de ponerse serios de nuevo. Y es que, manos, vaya que me gustaría ahorita estar en presencia de la oposición para darle algunos buenos consejazos desde la perspectiva de un ciudadano común y corriente.

Es verdad: la oposición tiene mucha, muchísima (lo cual sería una hazaña casi imposible) tarea por delante si quiere intentar, al menos, darle pelea a López y su secta…er, quiero decir, «movimiento» en el mediano plazo. Aunque de algo sí estoy seguro, y esto es lo que ojalá la oposición pudiese entenderlo: si hay algo que López odia con todo su ser, desde los tiempos de los plantones en Reforma (mucho antes, de hecho), es la libertad. Es más, pongamos esto en negritas, subrayado y en cursivas para darle énfasis, aunque caigamos en un exceso tipográfico. A ver si de esta manera la oposición cacha la idea: López odia la libertad. En específico, López odia la libertad de la ciudadanía. Es la maldita kriptonita del supermán de Macuspana. 

Ahora que lo pienso, no es casualidad que haya mencionado unas líneas más arriba los famosos plantones de Reforma después de las elecciones de 2006 en las que perdió (sí, perdió, aunque le cueste aceptarlo) ante Felipe Calderón. Porque en ese entonces, López, quien había sido jefe de gobierno de lo que se conocía como Distrito Federal,  odió la libertad que los ciudadanos tuvieron para elegir a Calderón como su presidente. La única forma en la que López pudo hacerle frente a este hecho fue coartando la libertad de millones de capitalinos que, por diversas razones, teníamos que transitar por dicho lugar. También, si se recuerda lo ocurrido en esos funestos tiempos, coartó la libertad de cientos de negocios, quienes tuvieron que sufrir los impactos económicos del berrinche de López. 

Es decir, si López pierde, va a coartar tu libertad. 

Flash forward a 2018. López, por fin, después de una serie de intentos que lo dejaban ver como el Cruz Azul de los políticos mexicanos, ganó la presidencia sin margen de duda. La ciudadanía eligió a López para ser su presidente por seis añotes. Lo que siguió, al menos en la cabeza del presidente y sus seguidores, es la rápida conversión de México en el mismísimo Jardín del Edén, con todo y nuestro propio Adán (Augusto). Pero la realidad para los que vivimos fuera del espectáculo del informe mañanero es muy diferente. Si hay un denominador común en la gestión de López es la lenta, pero segura, disminución en las libertades para los ciudadanos. A López y su gabinete (el cual, en el sentido fáctico, se puede extender hasta a sus diputados y senadores, quienes más que serviles parecen servilletas en las manos del presidente) aborrecen el hecho de que la ciudadanía tenga opciones en cualquier ámbito, ya sea en la salud, en el transporte o en la seguridad. Veamos algunos ejemplos, unos chiquitos, otros grandes, pero todos igual de graves. 

A López, “el demócrata”, no le gusta la idea de que la ciudadanía tenga elecciones libres organizadas por un órgano autónomo. A López, en cambio, le gusta la idea de que las elecciones las maneje el mismo Estado, como en los tiempos del PRI más rancio. Es decir, no le gusta que la gente pueda decidir por sí misma sin la mano paterna, benefactora y controladora del gobierno. 

A López no le gusta la idea de que la juventud pueda tener una educación de calidad y pueda acceder a buenos empleos; de otra forma, no hubiésemos tenido a una delincuente probada como cabeza de la SEP.  En cambio, le gusta que los jóvenes sean clientes de sus mil y un programas de becas.

A López no le gusta que la gente pueda transitar libremente por las calles y carreteras de México. De otra forma, habría más y mejores planes de seguridad pública para evitar delitos. En cambio, López ama el hecho de dejar la seguridad ciudadana en las manos dóciles de unas fuerzas armadas igual de serviles y dobladas ante el tlatoani mayor.  

A López no le gusta que haya opciones de seguridad social de calidad. En cambio, prefiere que Gatell emprenda una cruzada contra los «consultorios de farmacia», los cuales existen porque, a falta de una mejor palabra, el sistema de salud está más fregado que una cartera cerca de la quincena. 

A López no le gusta que haya más y mejores opciones en energéticos. En cambio, prefiere fortalecer los monopolios de CFE y Pemex, paraestatales que, ¡oh sorpresa!, están en manos de sus cuatachos. Para autonombrarse a cada rato como demócrata, a López vaya que le encantan los monopolios y el amiguismo, ¿eh?

Pero bueno, si algo deja en claro los ejemplos anteriores es que, si López gana, también va a coartar tu libertad. 

Así que la oposición, si en realidad quiere dar pelea en algún punto del futuro, podría comenzar por elaborar una plataforma basada en recuperar las libertades que estamos perdiendo a manos de López y su gabinete, así como mantener las que aún tenemos. Lo que necesitamos son más libertades, no menos. Porque, de seguir así, vamos a terminar sin tener la opción de la tan anhelada y sufrida alternancia que tuvimos en el año 2000. Y eso es algo que no podemos permitir. 

Comentarios


object(WP_Query)#18015 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(84284) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "04-11-2022" ["before"]=> string(10) "02-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(84284) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "04-11-2022" ["before"]=> string(10) "02-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18019 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18017 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18018 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "04-11-2022" ["before"]=> string(10) "02-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-11-04 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-12-02 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (84284) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18016 (24) { ["ID"]=> int(85705) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-15 12:22:49" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-15 17:22:49" ["post_content"]=> string(5449) "El pasado domingo 13 de noviembre se llevó a cabo la marcha a favor del INE y demás institutos electorales autónomos. Aunque desestimada por el mismo presidente, a quien obviamente no le gusta la libertad que tienen los ciudadanos (que no pueblo) de elegir libremente a sus gobernantes, muchísima gente se congregó para manifestar su descontento contra la destructora reforma electoral que tanto le urge consumar al presidente (porque, claro, en un país flagelado por la inseguridad, los feminicidios y el crimen, lo que verdaderamente es importante - para López, hay que aclarar - es controlar y socavar los órganos electorales).  Estoy escribiendo esto la noche y mañana del lunes 14 de noviembre, así que no he podido leer y escuchar la reacción del supremo. Pero ni falta que hace: ya sé que será lo usual: insultos, descalificaciones y burlas - lo que siempre aplica el one trick pony que es López Obrador. Sin embargo, no hay que desestimar el poder corrosivo que tienen sus palabras en la ciudadanía. Recientemente, leí un comentario de un seguidor de López que se burlaba de la marcha al decir “que sólo habían ido 15 personas” - incluso si ese hubiese sido el caso, la idea de que respetar el derecho a manifestarse y participar de la vida pública del país estuviese condicionado al número de personas me parece totalmente antidemocrática y un ejemplo perfecto del efecto dañino del discurso eternamente polarizador de López Obrador (y una prueba más de que, a los seguidores del presidente, les encanta la idea de regresar al priismo de mediados del siglo XX, en donde las marchas, mayoritariamente, eran para apoyar al presidente en turno).  Pero volviendo al tema de la marcha a favor de los institutos electorales, es claro que algo resonó con la ciudadanía. ¿Se ha preguntado usted qué fue? No, no creo que haya sido un plan orquestado por los demonios de papel que ha creado López Obrador, ni obra del acarreo masivo (taaan popular entre Morena, todo sea dicho). Me atreveré a realizar una afirmación que pienso podría explicar la cantidad de gente que se congregó el domingo 13 de noviembre. Lo que motivó a la gente a participar fue algo que parece que la memoria selectiva del presidente prefiere olvidar. Y es que los órganos electorales autónomos, los proverbiales “árbitros imparciales” de las elecciones en México, fueron una exigencia de la ciudadanía. Sí, que se lea claro y fuerte: fueron institutos cuya creación, en gran parte, recayó en los ciudadanos y fueron para los ciudadanos. No, querido seguidor de López, no fueron una creación de [inserte aquí el nombre del “adversario” de López que prefiera]. Fueron creados por nuestros padres, nuestros abuelos y demás generaciones anteriores a la nuestra, debido al hartazgo que tenían de que el gobierno se reservara el derecho de elegir a nuestros gobernantes. Para ser alguien considerado por sus admiradores como “un gran historiador”, vaya que el presidente prefiere “olvidar” hechos que no le convienen (como su lealtad al viejo PRI).  Este sexenio, López Obrador nos ha quitado mucho (seguridad, salud, usted diga), menos lo que tanto proclamó: la corrupción. Ahora, quiere dar el golpe mortal a la naciente democracia mexicana y regresar a México a la época del priismo rancio que creímos ya estaba desterrado para siempre. No dejemos que nos siga quitando más libertades al querer controlar y destruir los órganos electorales. Es una tarea que, incluso el más aferrado seguidor del supremo debería defender porque, de no haber sido por estos institutos electorales, es muy probable que López Obrador jamás hubiese llegado al poder (sólo recuérdese cuántas veces intentó “brillar” dentro del viejo PRI, sin éxito - sólo hasta que hubo elecciones libres, pudo lograr algo de verdad en su vida política).   En ánimos de no ser un hipócrita (palabra que tanto le gusta usar a López Obrador para denostar a quien no se alinea con él) hay que decir algo claro, fuerte y sin miedo: desde el viejo PRI (ese mismo de la “caída del sistema” de Manuel Bartlett), el mayor riesgo al que se ha enfrentado la democracia mexicana es Andrés Manuel López Obrador.  *LAS OPINIONES EXPRESADAS EN LOS ARTÍCULOS DE ESTA PÁGINA SON DE EXCLUSIVA RESPONSABILIDAD DE SUS AUTORES. DE NINGUNA MANERA REFLEJAN LA POSTURA EDITORIAL DE ESTE PORTAL." ["post_title"]=> string(60) "López Obrador: el mayor peligro para la democracia mexicana" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(58) "lopez-obrador-el-mayor-peligro-para-la-democracia-mexicana" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-15 12:22:49" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-15 17:22:49" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85705" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17991 (24) { ["ID"]=> int(85798) ["post_author"]=> string(3) "195" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-17 13:18:55" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-17 18:18:55" ["post_content"]=> string(6491) "Las constantes tensiones entre sindicatos y autoridades por incrementos salariales y mejoras en las condiciones laborales, los conflictos internos, los casos de corrupción, el discurso oficial muchas veces adverso y las denuncias sobre diversas formas de violencia, afectan la credibilidad y opacan una serie de cambios del sistema universitario público que lentamente se vienen gestando y venciendo resistencias.  Las últimas dos décadas han representado para las instituciones de educación superior, en particular para las públicas, una época de modificaciones constantes en varias áreas: modelos de planeación, gestión de nuevas carreras y planes de estudio, reordenamiento del presupuesto y aplicación del gasto, reformas en los sistemas de apoyo a la investigación y para la distribución de plazas de tiempo completo, incorporación de la perspectiva de los derechos humanos a las políticas institucionales y dos aspectos que serán fundamentales para su desarrollo en los próximos años: la acreditación y la internacionalización. En el primer caso, la acreditación, en términos muy generales implica el cotejo de las evidencias de actividades realizadas por un programa académico en un periodo de tiempo determinado, a las que se les asigna un valor. La serie de puntos obtenidos después de revisar todos los datos y compararla con otras técnicas de recolección de información, determina el resultado y el rango de calidad en la que se ubica el programa académico sometido a evaluación. La evaluación y por consiguiente la acreditación de licenciaturas y los diferentes programas no es un asunto de mercadotecnia educativa, sino de políticas públicas de educación superior a nivel nacional e internacional.  Se han generado asociaciones civiles que mediante comisiones integradas por representantes de diversas instituciones educativas, se dedican a revisar determinados indicadores del trabajo de las universidades, los cuales van desde aspectos jurídicos y administrativos hasta programas de vinculación, intercambio estudiantil y productividad en varias áreas del ejercicio del cuerpo magisterial. Por asuntos vinculados a la transparencia de información, los organismos acreditadores tanto nacionales como internacionales tienen a disposición en sus sitios digitales información relativa a sus actividades.  De igual forma las universidades que han sometido programas educativos a procesos de acreditación a nivel nacional o internacional exponen la información correspondiente en sus páginas de internet.  La cultura de la evaluación entre pares crece, una gran cantidad de programas académicos de todas las ramas del conocimiento de un amplio universo de instituciones de educación superior, se  han sometido a procesos de acreditación lo que asegura la revisión externa de la actividad institucional, recomendaciones y compromisos de acciones para modificar lo que haya que mejorar de la dinámica universitaria.  Entre lo mucho que falta por mejorar en las universidades públicas, entre lo difícil que es mover estructuras administrativas, formas de pensar o modificar rutinas laborales ya muy enraizadas, e incluso entre lo complicado que es recomponer relaciones laborales e interpersonales que entran en fricción constantemente, se vienen sentando las bases para modificar a futuro, los procesos y rutinas de productividad así como criterios para establecer la calidad de las instituciones públicas de educación superior.  Particularmente importantes son los cambios vinculados a los estudiantes. La participación de estos en actividades de intercambio estudiantil tanto a nivel nacional como internacional es necesaria tanto por el contexto de globalización en el que vivimos como porque son elementos de política pública ya establecidos con recursos asignados, reglamentación definida y amparados en convenios de vinculación interuniversitarios.  La incorporación del colectivo estudiantil en procesos de internacionalización aún debe ser retomada con mayor impulso y ampliar su concepción no solo a su etapa como alumno, sino a crear condiciones más precisas para que se incorpore al mercado laboral extranjero. De entrada implica mayores recursos para gestionar sus estancias en universidades extranjeras y para lograr que sean más los estudiantes inmersos en convenios de movilidad internacional estudiantil. Pero las limitantes no están en los recursos únicamente, sino en elementos como el aprendizaje de segundos y terceros idiomas, el desarrollo de competencias hoy llamadas globales en la institución nacional en la que estudian, la base familiar que incluye recursos financieros y de interacción. Ante ello, la aplicación de estrategias de impulso a la movilidad estudiantil se impone como algo que debe ser integral, que se insiste, tenga en su perspectiva la posibilidad de incorporación del estudiante a un mercado laboral internacional.  Si la base conceptual y práctica de la internacionalización se sostiene como un asunto de cooperación internacional para el desarrollo, las universidades públicas expanden sus áreas de oportunidad: profesores incorporados a experiencias binacionales de docencia, más investigadores integrados a grupos con estándares internacionales, estudiantes, planes de estudio y desarrollo curricular, intercambio de información, y una larga lista adicional de factores a influir.  La velocidad de los cambios debe incrementarse y debe renovarse también la responsabilidad social y vocación democrática de estas instituciones en su sentido más amplio. Incrementar la supervisión sobre el ejercicio de los recursos, revisar los mecanismos de ingreso a las universidades, generar actividades de mayor impacto relativas a la inclusión, democratizar la toma de decisiones, impulsar el sistema semipresencial, en realidad son muchos los cambios necesarios, pero es inevitable también valorar lo alcanzado en las diferentes áreas.   " ["post_title"]=> string(62) "Universidades Públicas: acreditación e internacionalización" ["post_excerpt"]=> string(94) "Ante un mundo globalizado y cambiante, ¿cómo deben de responder las universidades públicas?" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(58) "universidades-publicas-acreditacion-e-internacionalizacion" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-17 13:18:55" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-17 18:18:55" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85798" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18016 (24) { ["ID"]=> int(85705) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-15 12:22:49" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-15 17:22:49" ["post_content"]=> string(5449) "El pasado domingo 13 de noviembre se llevó a cabo la marcha a favor del INE y demás institutos electorales autónomos. Aunque desestimada por el mismo presidente, a quien obviamente no le gusta la libertad que tienen los ciudadanos (que no pueblo) de elegir libremente a sus gobernantes, muchísima gente se congregó para manifestar su descontento contra la destructora reforma electoral que tanto le urge consumar al presidente (porque, claro, en un país flagelado por la inseguridad, los feminicidios y el crimen, lo que verdaderamente es importante - para López, hay que aclarar - es controlar y socavar los órganos electorales).  Estoy escribiendo esto la noche y mañana del lunes 14 de noviembre, así que no he podido leer y escuchar la reacción del supremo. Pero ni falta que hace: ya sé que será lo usual: insultos, descalificaciones y burlas - lo que siempre aplica el one trick pony que es López Obrador. Sin embargo, no hay que desestimar el poder corrosivo que tienen sus palabras en la ciudadanía. Recientemente, leí un comentario de un seguidor de López que se burlaba de la marcha al decir “que sólo habían ido 15 personas” - incluso si ese hubiese sido el caso, la idea de que respetar el derecho a manifestarse y participar de la vida pública del país estuviese condicionado al número de personas me parece totalmente antidemocrática y un ejemplo perfecto del efecto dañino del discurso eternamente polarizador de López Obrador (y una prueba más de que, a los seguidores del presidente, les encanta la idea de regresar al priismo de mediados del siglo XX, en donde las marchas, mayoritariamente, eran para apoyar al presidente en turno).  Pero volviendo al tema de la marcha a favor de los institutos electorales, es claro que algo resonó con la ciudadanía. ¿Se ha preguntado usted qué fue? No, no creo que haya sido un plan orquestado por los demonios de papel que ha creado López Obrador, ni obra del acarreo masivo (taaan popular entre Morena, todo sea dicho). Me atreveré a realizar una afirmación que pienso podría explicar la cantidad de gente que se congregó el domingo 13 de noviembre. Lo que motivó a la gente a participar fue algo que parece que la memoria selectiva del presidente prefiere olvidar. Y es que los órganos electorales autónomos, los proverbiales “árbitros imparciales” de las elecciones en México, fueron una exigencia de la ciudadanía. Sí, que se lea claro y fuerte: fueron institutos cuya creación, en gran parte, recayó en los ciudadanos y fueron para los ciudadanos. No, querido seguidor de López, no fueron una creación de [inserte aquí el nombre del “adversario” de López que prefiera]. Fueron creados por nuestros padres, nuestros abuelos y demás generaciones anteriores a la nuestra, debido al hartazgo que tenían de que el gobierno se reservara el derecho de elegir a nuestros gobernantes. Para ser alguien considerado por sus admiradores como “un gran historiador”, vaya que el presidente prefiere “olvidar” hechos que no le convienen (como su lealtad al viejo PRI).  Este sexenio, López Obrador nos ha quitado mucho (seguridad, salud, usted diga), menos lo que tanto proclamó: la corrupción. Ahora, quiere dar el golpe mortal a la naciente democracia mexicana y regresar a México a la época del priismo rancio que creímos ya estaba desterrado para siempre. No dejemos que nos siga quitando más libertades al querer controlar y destruir los órganos electorales. Es una tarea que, incluso el más aferrado seguidor del supremo debería defender porque, de no haber sido por estos institutos electorales, es muy probable que López Obrador jamás hubiese llegado al poder (sólo recuérdese cuántas veces intentó “brillar” dentro del viejo PRI, sin éxito - sólo hasta que hubo elecciones libres, pudo lograr algo de verdad en su vida política).   En ánimos de no ser un hipócrita (palabra que tanto le gusta usar a López Obrador para denostar a quien no se alinea con él) hay que decir algo claro, fuerte y sin miedo: desde el viejo PRI (ese mismo de la “caída del sistema” de Manuel Bartlett), el mayor riesgo al que se ha enfrentado la democracia mexicana es Andrés Manuel López Obrador.  *LAS OPINIONES EXPRESADAS EN LOS ARTÍCULOS DE ESTA PÁGINA SON DE EXCLUSIVA RESPONSABILIDAD DE SUS AUTORES. DE NINGUNA MANERA REFLEJAN LA POSTURA EDITORIAL DE ESTE PORTAL." ["post_title"]=> string(60) "López Obrador: el mayor peligro para la democracia mexicana" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(58) "lopez-obrador-el-mayor-peligro-para-la-democracia-mexicana" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-15 12:22:49" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-15 17:22:49" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85705" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(52) ["max_num_pages"]=> float(26) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "237ca1f7dc26a8acceda63a57e08d1b2" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

López Obrador: el mayor peligro para la democracia mexicana

El pasado domingo 13 de noviembre se llevó a cabo la marcha a favor del INE y demás institutos electorales autónomos. Aunque...

noviembre 15, 2022

Universidades Públicas: acreditación e internacionalización

Ante un mundo globalizado y cambiante, ¿cómo deben de responder las universidades públicas?

noviembre 17, 2022




Más de categoría
La Verdad revelada: paradigma Tradicional

La Verdad revelada: paradigma Tradicional

El pensamiento tradicional concibe la realidad de manera disciplinada, normativa y doctrinal. Basta con cumplir la ley terrestre y...

diciembre 2, 2022

Los riesgos de la egocracia

Los populismos se caracterizan en gran parte por debilitar las democracias y las instituciones que las sustentan. 

diciembre 2, 2022

La “celebración” de López: el narcisismo presidencial. Parte 1

Me hubiese gustado ser el primero en expresar la siguiente afirmación, pero muchos me la ganaron casi de inmediato:...

diciembre 1, 2022

¡Todos al Ángel!

Hasta el momento pareciera que la oposición no entiende que no entiende el sentido del voto de castigo que...

diciembre 1, 2022