La vaquita marina: sobre el cuidado de los animales

Este mes se celebra el día de la vaquita marina para fomentar, por una parte, el aprecio a la diversidad de la fauna del planeta y por otra, hacer consciencia de la necesidad de cuidar a las...

19 de septiembre, 2022 vaquita marina

Este mes se celebra el día de la vaquita marina para fomentar, por una parte, el aprecio a la diversidad de la fauna del planeta y por otra, hacer consciencia de la necesidad de cuidar a las especies en peligro de extinción (1).

¿Qué es la vaquita marina? Señala la página oficial del Gobierno de México:

“La vaquita marina (Phocoena sinus) es uno de los cetáceos más pequeños del mundo, único mamífero marino mexicano miembro de la familia Phocoenidae (marsopas verdaderas), esta especie es endémica de México, habita en el norte del Golfo de California. En latín Phocoena quiere decir “marsopa” y sinus que significa “cavidad”, que se refiere al Golfo de California, es decir, “la marsopa del Golfo de California” (2).

Pero, ¿por qué se habría de cuidar a los animales? Normalmente se asocia el objeto del cuidado a los seres humanos, ya que se tiene el deber estricto de nunca verlos como objetos o instrumentos. Los animales, en cambio, se utilizan en muchas ocasiones. Se usan, todavía como animales de labranza, sirven de alimento, aún cuando, por ejemplo, se pudiese prescindir de su carne para la alimentación. También se usan en investigaciones para la creación de tratamientos médicos y prevención de enfermedades (3).

En consecuencia, ¿qué diferencia hay entre los animales y los humanos? Pues la clave es el concepto de dignidad humana, o mejor, de persona humana. Las personas humanas son los únicos seres que son autónomos y que superan el mero instinto. Los animales, en esta línea de argumentación, están inmersos dentro de la especie. Lo anterior quiere decir que cada individuo es un “ejemplar” de la especie y queda subordinada a ella. Las personas, en cambio, superan el umbral de la especie y son fines en sí mismos: cada persona es estrictamente insustituible mientras que los animales son prescindibles.

Otros han objetado que los animales poseen una racionalidad e inteligencia semejante a la humana. De este modo, por ejemplo, los animales domésticos serían como niños pequeños, es decir, que la diferencia sería únicamente de grado. Si tuvieran más inteligencia serían como nosotros, por lo que es solo una cuestión de desarrollo cerebral. Los objetores a lo anterior señalan que la diferencia de inteligencia no es sólo de grado, sino que se da un cambio de naturaleza. Hay un salto cualitativo con respecto a los animales. 

No obstante, no se pueden usar a los animales de forma indiscriminada, es decir, de manera irracional. Así, producirles dolores y malestares innecesarios para el logro de los fines humanos es indebido. ¿Por qué? Porque se tiene una tutela hacia ellos. La preeminencia humana en el mundo implica un uso racional del mismo, un verdadero gobierno del mundo. El hombre debe regular su propio afán desmedido de controlar, y en cambio actuar prudencialmente en cuanto los bienes que se disponen de nuestro planeta. Dicho en otros términos, el derecho de los animales a un trato decente se convierte en deber de los seres humanos. No se puede evitar tener a los animales para el uso humano: se criarán animales para obtener productos de ellos, por ejemplo, la lana de una oveja, pero se debe tratar a los animales de modo que se permita el desarrollo, al menos parcial, de sus capacidades. 

En conclusión, en lo que tienen razón los que defienden la preservación de las especies, es que no solo se deben cuidar a las mismas por un mero aprecio de la belleza, sino para mostrar la auténtica racionalidad humana que sabe respetar el desarrollo de la naturaleza, aunque haya una superioridad sobre la misma. 

 

Referencias:

La vaquita marina se encuentra en esta situación. Véase la NOM- 059-ECOL-2001. Disponible en:  https://www.profepa.gob.mx/innovaportal/file/435/1/4%20NOM-059-SEMARNAT-2001.pdf

Procuraduría Federal de protección al ambiente. Vaquita marina la marsopia más pequeña del mundo. México, 2022. Disponible en: https://www.gob.mx/profepa/articulos/vaquita-marina-la-marsopa-mas-pequena-del-mundo

Puede verse un resumen de la importancia y del número de anímales utilizados en la experimentación en: Confederación de sociedades científicas de España. “Documento COSCE sobre el uso de animales en investigación científica”. Cuadernos de Bioética, XXVI, 2015/2. Disponible en: http://aebioetica.org/revistas/2015/26/87/327.pdf

 

Comentarios


object(WP_Query)#16265 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(83469) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "02-09-2022" ["before"]=> string(10) "30-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(83469) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "02-09-2022" ["before"]=> string(10) "30-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16269 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16267 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16268 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "02-09-2022" ["before"]=> string(10) "30-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-09-02 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-09-30 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (83469) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16266 (24) { ["ID"]=> int(82893) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-02 11:40:16" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-02 16:40:16" ["post_content"]=> string(7498) "El pensador norteamericano Ken Wilber asegura que a lo largo del desarrollo psicológico el Yo se va identificando con distintos aspectos conforme transita de un estadio evolutivo siguiente. Cuando un humano nace, no experimenta un Yo, sino que se encuentra completamente fundido con el mundo material. De ahí se identifica con su cuerpo, para luego hacerlo con su pensamiento. Hace un par de artículos atrás, hablábamos de la visión propuesta por René Descartes donde el ser humano, en aras de asumir una nueva postura centrada en la razón y el discernimiento, comenzó un lento, pero profundo proceso de disociación del resto de sus funciones básicas, como es el caso de la emociones, el cuerpo, los sentimientos, los impulsos, entre otros.  Lo cierto es que pensadores posteriores han concluido que, lejos de una disociación patológica, se trata de un proceso natural de desarrollo; sin embargo, para poder continuar con las nuevas etapas, es menester entender las anteriores, las que nos han traído hasta aquí.   El pensador norteamericano Ken Wilber, en su libro Una visión Integral de la Psicología1, asegura que a lo largo del desarrollo psicológico el yo de un estadio de desarrollo se convierte en el mí del siguiente.  Esta declaración que, en principio puede parecer un galimatías verbal, tiene que ver con la evolución del ser humano desde que nace hasta que alcanza la madurez y, desde la visión Wilberiana, el mismo razonamiento y los mismos estadios son atravesados por la humanidad como colectivo.  Para Wilber, en cada etapa del desarrollo el Yo como sujeto está identificado con aspectos que al pasar a una siguiente etapa evolutiva se convertirán en objetos. Cuando un individuo humano nace, no experimenta nada parecido a un Yo; por el contrario ese pequeño ente se encuentra completamente fundido con el mundo material. En esta etapa el recién nacido es uno con su madre y con el medio y está tan identificado con la experiencia total de existir que carece de la posibilidad de diferenciar aún su propio cuerpo del de su madre o del mundo que lo rodea. Por lo tanto, carece de sensación de identidad separada.  Contrario a lo que afirma una amplia corriente del new age, que supone dicho estado de fusión como una especie de paraíso en la tierra, donde el individuo está “fundido con el todo”, Wilber aclara que no hay tal edén de plenitud, sino que se trata de estado de fusión indiferenciada e inconsciente que no le permite al individuo entender su propia experiencia de estar vivo.   Wilber afirma que es sobre los 4 meses de vida que el niño entra en un periodo que llama de “eclosión”, donde aprende a diferenciar su cuerpo del entorno físico que lo rodea, pero sin poder todavía diferenciar su “yo emocional” del “yo emocional” de los demás. En esta subfase el pre-individuo experimenta una especie de “unidad dual” con su madre donde no están claras aún las fronteras entre ambos.  En la siguiente etapa el cuerpo emocional se diferencia de las emociones y sentimientos de los demás, con lo cual comienza a advertir una diferencia entre su yo, el de su madre y el del entorno que lo rodea. Wilber lo llama el “nacimiento psicológico”, puesto que tiene lugar  el surgimiento de un primitivo Yo separado, gobernado principalmente por las emociones primarias –tristeza, asco, miedo, enfado, alegría y sorpresa–.  De ahí el ser humano pasa a una siguiente etapa donde comienza a desarrollar el “Yo mental”, con lo cual se colocan los primeros ladrillos de lo que será el Ego o persona. Poco a poco consigue diferenciarse del cuerpo, de los impulsos, de los sentimientos, y de las emociones y trata de integrarlos en un nuevo yo conceptual. El desarrollo continúa hasta alcanzar el pleno estadio que Wilber llama “Operacional Formal”, capaz de reflexionar sobre las reglas y normas de cualquier sociedad, juzgándolas desde principios universales. Y, aun cuando este proceso implica una cierta “crisis de identidad”, el Yo que emerge ya no depende de lo que diga papá o mamá, sino de la propia conciencia profunda.  La posibilidad de un “yo global” Más adelante, en el libro ya citado, Wilber asegura que este dualismo mente–cuerpo no puede resolverse en términos exclusivamente racionales. Lo que desde su perspectiva nos impide resolver esta disociación es el hecho de que sólo puede trascenderse desde niveles evolutivos transracionales de desarrollo, es decir, comprensiones existenciales que entiendan los límites naturales de la razón y sean capaces de ir más allá del lenguaje y de las funciones primarias del pensamiento.  Por el momento no parece haber aún la masa crítica de humanos asentados en este estadio como para que se convierta en la corriente de pensamiento dominante, aunque con el surgimiento, cada vez más sólido y mejor fundamentado del pluralismo, el multiperspectivismo y la consciencia ecológica comienza a dar visos de consolidarse como corriente de pensamiento de vanguardia.  Wilber asegura que lo que cada uno de nosotros denomina “yo”, es al mismo tiempo una función constante que articula y gestiona los diferentes “mís” que nos componen (mis emociones, mis impulsos, mi cuerpo, etc.), y también funciona como una corriente evolutiva que, si la trabajamos adecuadamente, nos lleva al siguiente nivel, que Wilber llama “El yo global, y que podríamos considerar una amalgama de todos esos “mis” mencionados y que nos constituyen: desde el Yo mental –que visto desde el Yo Global se convierte en “mi pensamiento”–, así como los diversos “Yo objeto”, a los que caracterizamos con la proposición “mi”: mi cuerpo, mis emociones, mis sentimientos, mis impulsos, etc. Todos ellos, juntos, participan de nuestra sensación de identidad y son fundamentales para comprender nuestra existencia. Este “Yo Global” o “Yo Trascendental”, como también lo llama, Wilber lo considera el fundamento mismo de la conciencia humana.    Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir 1 Wilber, Ken, Una visión integral de la psicología, Primera Edición, México, Alamah, 2000, Págs. 468" ["post_title"]=> string(57) "Evolución del todo indiferenciado, al cuerpo, a la mente" ["post_excerpt"]=> string(132) "El dualismo cuerpo-mente ha sido discutido desde Descartes (1596-1650) hasta filósofos más contemporáneos como Ken Wilber (1949)." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(54) "evolucion-del-todo-indiferenciado-al-cuerpo-a-la-mente" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-02 11:40:44" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-02 16:40:44" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82893" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16238 (24) { ["ID"]=> int(83606) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-22 10:52:52" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-22 15:52:52" ["post_content"]=> string(8022) "La ansiedad, el desasosiego, la inquietud de nuestros días y la revolución tecnológica son una poderosa combinación que afecta la convivencia de las personas, el orden social y la manera de hacer y participar en política. Estos cambios rompieron el orden, el frágil equilibrio social. El primero, causado por la “economía líquida” (Bauman), aquella que desvanece toda certeza para el hombre común, es decir, un trabajo estable, ingresos seguros y suficientes, desmantela o debilita la seguridad social, como acceso a servicios de salud y de educación dignos, seguro de desempleo, pensión e invalidez. Ese mundo se fue al consagrar la libertad del capital, productividad y competitividad como los valores. El hombre hecho pieza desechable del engranaje económico. Me recuerda Tiempos Modernos de Chaplin. Los temores ocasionados por la precariedad económica han encendido las alarmas biológicas de las personas y activado su instinto de sobrevivencia. Ante este peligro y la amenaza de perder estabilidad y estatus, el estado de ánimo social es dominado por el miedo, que se manifiesta como agresividad, irritación, intransigencia, intolerancia... también de solidaridad y empatía. Amor y odio. Afecto, pasión, apego; y rencor, antipatía y animadversión. Es así como se han puesto los sentimientos a flor de piel. Y la revolución tecnológica ha potenciado el poder de los sentimientos. Los likes y emoticones han construido sociedades de internautas que se identifican, se dan sentido de comunidad y pertenencia. Y creen dominar con emoticones ese mundo. El mundo virtual se ha convertido en refugio de quienes comparten sentimientos. Articula sus identidades porque “sustituye el juicio por el prejuicio”, dice el consultor electoral Antoni Gutiérrez-Rubí, y sentencia: “Pensamos lo que sentimos” (Gestionar las emociones políticas). Ya decía Pascal: “El corazón tiene razones que la razón ignora”. Las razones del corazón son un lenguaje diferente que trasciende a las palabras cuando tocan la fibra de las emociones y llevan a la acción, mientras las razones llevan a conclusiones, según el neurólogo Donald Calne, al diferenciar el distintivo entre la razón y la emoción; por cierto una añeja polémica filosófica. El redescubrimiento de las emociones y su impacto en la gente, potenciado por las redes sociales, ha impulsado a ponerlas en el centro de la política y de las campañas electorales. Las posibilidades que abren las tecnologías de la información para segmentar y virtualmente personalizar el mensaje, así como abatir los costos de las campañas electorales, favorecen que el debate y la comunicación política se trasladen a las redes sociales. Y, en particular, que en estos ámbitos reinen las emociones sobre las razones. El papel tan importante que juegan en la vida social hoy en día ha hecho que se recurra a las neurociencias y a la biología para comprender la función fundamental que tienen las emociones en el desarrollo de la razón. (En tanto, radio y TV tienden a perder protagonismo, al menos por ahora. La prensa escrita tal vez sea reservada para el análisis puntual y profundo). Esta es la propuesta que hace Antoni Gutiérrez-Rubí en su libro Gestionar las emociones políticas, que he citado en este espacio. La neurociencia coloca a la poesía y al arte, a la risa y a la ironía, en el corazón de lo propiamente humano y en el arma más poderosa de la humanidad para enfrentar el determinismo que parece reducirnos a máquinas que hacemos siempre lo mismo (como revelan los algoritmos) y a reacciones neuroquímicas que echan por tierra el libre albedrío o capacidad para elegir a voluntad y libremente. Quizá ahora entendemos los límites de estos conceptos filosóficos, pero también los resquicios que nos libran de ser reducidos a meros zombis. Así, la Universidad de Bergen, Noruega, reunió en un estudio a un grupo de matemáticos y de psicólogos que demostraron empíricamente que la simetría y la claridad, que son lo que la conciencia humana concibe como hermoso y bello es lo verdadero. Belleza y verdad se hermanan (tomado del libro citado). Octavio Paz decía que la poesía es otra forma de acercarnos a la verdad y el conocimiento. Hoy estas verdades son trasladadas al campo de la política para escapar de la tiranía y tratar de elaborar un programa político que hable a los sentimientos de las personas, que las emocione y las incite a la acción para salvar a la democracia y reformar el sistema económico y político, de manera que nuevamente el hombre y sus necesidades sean los ejes de la política. Escribe Antoni Gutiérrez-Rubí: “(…) Estamos en un momento altamente voluble e incierto. Entender las emociones profundas, comprender los miedos, atender las sensibilidades. No hay otro camino si se quiere que la política democrática pueda canalizar los humores sociales en objetivos políticos”. El autor, quien asesoró a Gustavo Petro para que triunfara en las elecciones presidenciales de Colombia, analiza tanto el potencial de las redes sociales para favorecer el cambio como sus riesgos. Observa que el like le gana la partida al think. La superabundancia de información propicia que nos ocupe con afán la búsqueda de la novedad al grado que dejamos de pensar para buscar. Es la mayor manifestación de la inmediatez. Por ello la reflexión sucumbe ante las reacciones. Y advierte un fenómeno que me parece fundamental para entender la profundidad de la transformación social en el que estamos inmersos: “(…) El gran cambio: la reputación se enfrenta al ranking digital como el gran ordenador del mérito o del conocimiento”. Influencers vs los expertos. La devaluación del conocimiento frente a los mercadólogos. La tiranía del márquetin. Este nuevo régimen plantea desafíos sin paralelo a la democracia y a la vida civilizada. Ahora los influencers tienen el poder de cambiar la conversación social, el curso de la política y de los acontecimientos. He ahí la enorme importancia que tiene atender la indignación social contra el statu quo. En tanto, cabe que políticos y estudiosos democráticos aprendan a gestionar las emociones políticas para evitar el precipicio. Cuando la emoción de gusto y enojo, bueno y malo, sustituye a las relaciones causa-efecto, la manipulación de los sentimientos es el nuevo ordenador de la vida pública. Reinan capricho e impaciencia. Sociedad de infantes perennes: volubles y peligrosos. El corto plazo y la inmediatez tienden a enceguecer e impedir la planeación y la acción política de mediano y largo plazo. Un desafío para la democracia y la vida misma del planeta, amenazada por el cambio climático. Si bien Gutiérrez-Rubí no se ocupa en este libro de entender y analizar las causas que hacen que los sentimientos de las personas estén a flor de piel (que desde mi perspectiva son la precariedad e inseguridad económica, como ha ocurrido en otras etapas de la historia humana), sí es una guía útil para que los políticos democráticos entiendan la importancia de considerar los sentimientos de la gente y comprendan sus motivaciones para guiar el cambio. Es un incentivo para analizar las causas del gran malestar de nuestros días." ["post_title"]=> string(29) "Las emociones en la política" ["post_excerpt"]=> string(138) "Las emociones y la política están íntimamente ligadas en nuestros días, mientras que la reflexión racional queda en un segundo plano." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "las-emociones-en-la-politica" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-22 10:59:09" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-22 15:59:09" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83606" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16266 (24) { ["ID"]=> int(82893) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-02 11:40:16" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-02 16:40:16" ["post_content"]=> string(7498) "El pensador norteamericano Ken Wilber asegura que a lo largo del desarrollo psicológico el Yo se va identificando con distintos aspectos conforme transita de un estadio evolutivo siguiente. Cuando un humano nace, no experimenta un Yo, sino que se encuentra completamente fundido con el mundo material. De ahí se identifica con su cuerpo, para luego hacerlo con su pensamiento. Hace un par de artículos atrás, hablábamos de la visión propuesta por René Descartes donde el ser humano, en aras de asumir una nueva postura centrada en la razón y el discernimiento, comenzó un lento, pero profundo proceso de disociación del resto de sus funciones básicas, como es el caso de la emociones, el cuerpo, los sentimientos, los impulsos, entre otros.  Lo cierto es que pensadores posteriores han concluido que, lejos de una disociación patológica, se trata de un proceso natural de desarrollo; sin embargo, para poder continuar con las nuevas etapas, es menester entender las anteriores, las que nos han traído hasta aquí.   El pensador norteamericano Ken Wilber, en su libro Una visión Integral de la Psicología1, asegura que a lo largo del desarrollo psicológico el yo de un estadio de desarrollo se convierte en el mí del siguiente.  Esta declaración que, en principio puede parecer un galimatías verbal, tiene que ver con la evolución del ser humano desde que nace hasta que alcanza la madurez y, desde la visión Wilberiana, el mismo razonamiento y los mismos estadios son atravesados por la humanidad como colectivo.  Para Wilber, en cada etapa del desarrollo el Yo como sujeto está identificado con aspectos que al pasar a una siguiente etapa evolutiva se convertirán en objetos. Cuando un individuo humano nace, no experimenta nada parecido a un Yo; por el contrario ese pequeño ente se encuentra completamente fundido con el mundo material. En esta etapa el recién nacido es uno con su madre y con el medio y está tan identificado con la experiencia total de existir que carece de la posibilidad de diferenciar aún su propio cuerpo del de su madre o del mundo que lo rodea. Por lo tanto, carece de sensación de identidad separada.  Contrario a lo que afirma una amplia corriente del new age, que supone dicho estado de fusión como una especie de paraíso en la tierra, donde el individuo está “fundido con el todo”, Wilber aclara que no hay tal edén de plenitud, sino que se trata de estado de fusión indiferenciada e inconsciente que no le permite al individuo entender su propia experiencia de estar vivo.   Wilber afirma que es sobre los 4 meses de vida que el niño entra en un periodo que llama de “eclosión”, donde aprende a diferenciar su cuerpo del entorno físico que lo rodea, pero sin poder todavía diferenciar su “yo emocional” del “yo emocional” de los demás. En esta subfase el pre-individuo experimenta una especie de “unidad dual” con su madre donde no están claras aún las fronteras entre ambos.  En la siguiente etapa el cuerpo emocional se diferencia de las emociones y sentimientos de los demás, con lo cual comienza a advertir una diferencia entre su yo, el de su madre y el del entorno que lo rodea. Wilber lo llama el “nacimiento psicológico”, puesto que tiene lugar  el surgimiento de un primitivo Yo separado, gobernado principalmente por las emociones primarias –tristeza, asco, miedo, enfado, alegría y sorpresa–.  De ahí el ser humano pasa a una siguiente etapa donde comienza a desarrollar el “Yo mental”, con lo cual se colocan los primeros ladrillos de lo que será el Ego o persona. Poco a poco consigue diferenciarse del cuerpo, de los impulsos, de los sentimientos, y de las emociones y trata de integrarlos en un nuevo yo conceptual. El desarrollo continúa hasta alcanzar el pleno estadio que Wilber llama “Operacional Formal”, capaz de reflexionar sobre las reglas y normas de cualquier sociedad, juzgándolas desde principios universales. Y, aun cuando este proceso implica una cierta “crisis de identidad”, el Yo que emerge ya no depende de lo que diga papá o mamá, sino de la propia conciencia profunda.  La posibilidad de un “yo global” Más adelante, en el libro ya citado, Wilber asegura que este dualismo mente–cuerpo no puede resolverse en términos exclusivamente racionales. Lo que desde su perspectiva nos impide resolver esta disociación es el hecho de que sólo puede trascenderse desde niveles evolutivos transracionales de desarrollo, es decir, comprensiones existenciales que entiendan los límites naturales de la razón y sean capaces de ir más allá del lenguaje y de las funciones primarias del pensamiento.  Por el momento no parece haber aún la masa crítica de humanos asentados en este estadio como para que se convierta en la corriente de pensamiento dominante, aunque con el surgimiento, cada vez más sólido y mejor fundamentado del pluralismo, el multiperspectivismo y la consciencia ecológica comienza a dar visos de consolidarse como corriente de pensamiento de vanguardia.  Wilber asegura que lo que cada uno de nosotros denomina “yo”, es al mismo tiempo una función constante que articula y gestiona los diferentes “mís” que nos componen (mis emociones, mis impulsos, mi cuerpo, etc.), y también funciona como una corriente evolutiva que, si la trabajamos adecuadamente, nos lleva al siguiente nivel, que Wilber llama “El yo global, y que podríamos considerar una amalgama de todos esos “mis” mencionados y que nos constituyen: desde el Yo mental –que visto desde el Yo Global se convierte en “mi pensamiento”–, así como los diversos “Yo objeto”, a los que caracterizamos con la proposición “mi”: mi cuerpo, mis emociones, mis sentimientos, mis impulsos, etc. Todos ellos, juntos, participan de nuestra sensación de identidad y son fundamentales para comprender nuestra existencia. Este “Yo Global” o “Yo Trascendental”, como también lo llama, Wilber lo considera el fundamento mismo de la conciencia humana.    Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir 1 Wilber, Ken, Una visión integral de la psicología, Primera Edición, México, Alamah, 2000, Págs. 468" ["post_title"]=> string(57) "Evolución del todo indiferenciado, al cuerpo, a la mente" ["post_excerpt"]=> string(132) "El dualismo cuerpo-mente ha sido discutido desde Descartes (1596-1650) hasta filósofos más contemporáneos como Ken Wilber (1949)." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(54) "evolucion-del-todo-indiferenciado-al-cuerpo-a-la-mente" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-02 11:40:44" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-02 16:40:44" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82893" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(55) ["max_num_pages"]=> float(28) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "13c9ab1097872c4a9cb03faa06708bdc" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
pensadores

Evolución del todo indiferenciado, al cuerpo, a la mente

El dualismo cuerpo-mente ha sido discutido desde Descartes (1596-1650) hasta filósofos más contemporáneos como Ken Wilber (1949).

septiembre 2, 2022

Las emociones en la política

Las emociones y la política están íntimamente ligadas en nuestros días, mientras que la reflexión racional queda en un segundo plano.

septiembre 22, 2022




Más de categoría
¿Qué es la verdad?

¿Qué es la verdad?

La “verdad” es la conclusión a la que se llega al interpretar una porción de la realidad conceptual y...

septiembre 30, 2022

Caso Ayotzinapa

Recientemente se cumplieron ocho años de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de la Escuela Normal Rural de...

septiembre 29, 2022

Lo Mejor de la 4T

El primer informe como presidente municipal de la primera mujer que gana una elección en el municipio trae la...

septiembre 29, 2022

INDEP, sumando fracasos de la 4T

Graves anomalías se han presentado en el INDEP al grado que ya lleva su tercer Director y los problemas...

septiembre 29, 2022