La predicción del lopezobradorismo por parte de Carlos Fuentes

En una entrevista, allá por los años 70 para la televisión española, Carlos Fuentes hablaba acerca de la Revolución mexicana. El escritor mexicano afirmaba (como se puede apreciar en el vídeo al final del presente texto) que...

29 de junio, 2022

En una entrevista, allá por los años 70 para la televisión española, Carlos Fuentes hablaba acerca de la Revolución mexicana. El escritor mexicano afirmaba (como se puede apreciar en el vídeo al final del presente texto) que el Pueblo de México poseía una conciencia colectiva. Fue ésta, a través de la llamada tercera transformación de la vida pública de México, la que dio forma última tanto al Estado como a la Nación mexicana contemporánea. El mexicano tomó conciencia de su identidad tanto individual como colectiva, de su “nosotros”,   aunque como es natural ya había habido ciertas desviaciones y ‘traiciones’ al profundo movimiento social armado de principios de siglo. La Revolución mexicana dio como consecuencia una Constitución y un amplísimo pacto social encarnado en los sucesivos sexenios del régimen priista que construyó, a pesar de los pesares que se guste y mande, al México de hoy en día. Afirmaba también el escritor del parnaso mexicano que el día que existiesen desviaciones exageradas a la esencia de las principales conquistas revolucionarias, el país que gozaba de una conciencia y el pueblo mismo se encargaría de una categórica rectificación. 

No se equivocó Fuentes. El intento de una plena transición democrática del año 2000 llegó por la derecha, por el lado de, precisamente, los reaccionarios a la Revolución mexicana. El Partido Acción Nacional acabó succionando por meros intereses políticos y económicos (nunca por convicción real) al mismo PRI, el instituto político revolucionario que dio forma al Estado mexicano y que fue el rector de la vida política del país por más de 70 años (de ahí que una alianza político-electoral entre estas dos fuerzas esté destinada, siempre, al más rotundo de los fracasos).

Todas las transformaciones que ha vivido México han venido seguidas de una Reforma de Estado de fondo, desde la llamada Conquista, en la cual el penúltimo y malogrado Emperador mexica, Cuitláhuac tuvo la primer visión, quizás, de lo que hoy en día es México, es decir, de cambiar la forma del Imperio que sojuzgaba a la mayoría de los Pueblos de Mesoamérica, en una confederación de Ciudades-Estado que pudiesen cooperar entre sí; esto principalmente ante potenciales amenazas comunes, como la que ya tenían encima: los europeos que él bien sabía que no eran dioses sino seres humanos crueles y ambiciosos. Idea buena, pero demasiado tardía, ya que al considerarse Tenochtitlán el centro del mundo no veían conveniente sino un sistema asimétrico de conquistas y tributos. 

De ahí al inicio y consumación de la Independencia, que después de eso vio su primera Constitución, y después de un periodo de casi cuatro décadas de turbulencias indecibles, la segunda transformación (la Reforma) tomaba forma el Estado mediante otra Constitución, la de 1857, para muchos historiadores este movimiento representó la completa independencia política de México. Luego vino el Porfiriato, que a sangre y fuego mantuvo paz y estabilidad política durante tres décadas, de ahí, la tortuosa Revolución mexicana, que logró ser llevada a una traducción en beneficios reales para el país entre los períodos de Carranza, Calles, Cárdenas y los siguientes períodos  (sexenios), hasta el de Salinas de Gortari, es decir, 1994, donde al salírsele de las manos el proceso sucesorio a Salinas, la ultraderecha entreguista y neoliberal toma a México como su feudo. Es ahí justo donde surge el germen del lopezobradorismo, del zedillato hasta el PRIAN de Fox, Calderón y Peña, donde al partido emanado de la Revolución no le queda nada (o cada día menos) ya de su esencia y orígenes. Lo que Fuentes vaticinó 40 años atrás, sucedía. El lopezobradorismo y su “cuarta transformación” llegaban al poder  sin la necesidad de una Constitución nueva, la razón fundamental de esto: el lopezobradorismo es, en esencia, una rectificación a los postulados de la Revolución mexicana, mezclado con ingredientes propios del Siglo XXI. La frase del Presidente de “tan idealistas como sea posible; tan pragmáticos como sea necesario”, no es más que la línea que siguieron los gobiernos que fueron desde Cárdenas hasta Salinas, fieles aún al nacionalismo revolucionario, sin duda, pero alejados de dogma alguno, traicionado estos principios por los cuatro sexenios que le fueron consecutivos.

https://youtube.com/watch?v=b2PHgwEX2qs&feature=share 

Comentarios


object(WP_Query)#16266 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(80359) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-09-2022" ["before"]=> string(10) "01-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(80359) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-09-2022" ["before"]=> string(10) "01-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16270 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16268 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16269 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "03-09-2022" ["before"]=> string(10) "01-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-09-03 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-10-01 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (80359) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16267 (24) { ["ID"]=> int(83861) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-30 11:11:34" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-30 16:11:34" ["post_content"]=> string(6343) "La “verdad” es la conclusión a la que se llega al interpretar una porción de la realidad conceptual y contextual humana.  Si bien la Realidad –objetiva y subjetiva– es universal, la verdad es parcial y relativa a un tiempo, un espacio, una determinada comprensión o una forma concreta de ver las cosas.  Imagina un cúmulo de cincuenta mil litros de agua que está a 18 grados centígrados. En caso de que ese líquido existiera, la afirmación podría considerarse una verdad, pero no lo es del todo porque expuesta así, en abstracto, de manera aislada y sin ningún contexto carece de sentido y de importancia: ¿dónde está esa agua?, ¿para qué habremos de usarla?, etcétera. La mera información de tener determinada cantidad de agua a cierta temperatura puede aportar un dato preciso, pero no alcanza para considerársele una verdad porque, al no estar relacionada a alguna otra pieza de información ni tener ningún vínculo con el universo natural o cultural humano se convierte en un saber insustancial.    Si ahora te preguntara si consideras que ese cúmulo de agua está “objetivamente” caliente o fría, tu respuesta tendría que ser: “caliente o fría ¿para qué?, ¿para quién?, ¿con relación a qué?, ¿para hacer qué con ella?”. Que algo esté caliente o frío siempre dependerá del contexto específico donde el hecho tenga lugar, de la perspectiva, del punto de vista y de la sensibilidad particular de quién juzga.  Imagina que esa agua está en una alberca. Por fin tenemos un contexto reconocible que comienza a dotarla de sentido pues sienta las bases para que, entre esa información y nosotros exista una relación. Si volviera a preguntarte si el agua está caliente o fría, ahora la respuesta más probable sería “depende”, porque la sensación de caliente o fría está estrechamente relacionada con la temperatura del entorno, el tipo de relación que se tenga con ella y la sensibilidad de los individuos involucrados en la acción. Si un ser humano, cuyo cuerpo suele rondar los 36 grados de temperatura, entrase a esa piscina, su experiencia del agua a 18 grados centígrados sería muy distinta si el entorno es una mañana tropical soleada con 40 grados centígrados que si se encontrara en un clima invernal alpino con un ambiente a 4 grados bajo cero.  No hay duda, “es” agua y “está” a 18 grados centígrados. A partir de estos datos, completamente objetivos y reales, ¿puede considerarse que el agua está “de verdad” caliente o fría en términos absolutos, con independencia de todos los factores que influyen en nuestro juicio?  Para hablar con cierta profundidad de lo que es verdadero contra lo que no lo es, la primera distinción consiste en no confundirlo con “lo real”.  Lo real es lo que existe y se constituye de la coemergencia de lo subjetivo y lo concreto, mientras la verdad es la forma particular como ordenamos, comprendemos e interpretamos una porción de esa realidad que existe, a la que podemos acceder a partir de nuestras limitaciones, ya no sólo como individuos llenos de prejuicios, creencias y preconcepciones, sino como especie. Vemos, oímos, tocamos, olemos, sentimos, tenemos la capacidad de razonar y la combinación de todo ello nos permite entender la porción de Totalidad que tenemos frente a nosotros. Y es a partir de ese fragmento , y no del Todo, desde donde construimos lo que los seres humanos llamamos verdad.  Lo real, considerando los dos ámbitos, objetivo y subjetivo, y aun cuando es inabarcable y muchos de sus partes no las podemos percibir, podríamos definirlo como aquello que los entes –personas, objetos, etc.– y los fenómenos “son” en sí mismos, en su totalidad, en todo tiempo y lugar, de manera incontrovertible incluso sin que haya necesidad de un observador que lo constate. Mientras que la verdad es aquello que resulta de nuestra experiencia de un objeto, idea, sentimiento o fenómeno, a partir de la interpretación objetiva y subjetiva de cada uno. La verdad es el juicio de un observador que la considere como tal y que no “lo es” por sí misma. La premisa: “la Tierra es plana” fue una  verdad incuestionable y moldeó la construcción de conocimiento y civilización y el modo de experimentar la existencia por un largo periodo de tiempo, aun cuando lo que enunciaba no fuese real.    Todos “sabemos” que el sol sale por las mañanas. Se trata de otra verdad incuestionable que estructura nuestras vidas, les da orden, sentido, dirección y estructura, es la base nuestras agendas y actividades diarias y sin embargo en la “realidad” el sol no sale ni se esconde sino que es la Tierra la que, con sus movimientos de rotación y traslación, nos genera una impresión que traducimos en una metáfora.  Por más que sepamos que esa expresión no corresponde con la realidad, seguimos considerándola una verdad. Y lo es, porque se trata de una construcción lingüística humana, anclada tanto en verdades objetivas –ciertas horas del día el sol ilumina nuestro entorno y el resto del tiempo es de noche– como en verdades subjetivas –las metáforas del nacimiento, la muerte, la poesía, etc. Por eso decir “el sol sale por la mañana” es una verdad que, a pesar de que no es del todo Real, funciona para gestionar nuestra vida cotidiana.  En la siguiente entrega continuaremos diseccionando el concepto de verdad.    Web: www.juancarlosaldir.com Instagram: jcaldir Twitter: @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir" ["post_title"]=> string(20) "¿Qué es la verdad?" ["post_excerpt"]=> string(128) "La “verdad” es la conclusión a la que se llega al interpretar una porción de la realidad conceptual y contextual humana. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(16) "que-es-la-verdad" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-30 11:11:34" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-30 16:11:34" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83861" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16245 (24) { ["ID"]=> int(83225) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-13 09:56:21" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-13 14:56:21" ["post_content"]=> string(8524) "¿Por qué los populistas son tan exitosos en política hoy en día? La respuesta es que tejen un relato que habla a los sentimientos y las cosas que valoran las personas. ¿Qué sienten y valoran la mayoría de quienes vivimos en casi todos los países de la Tierra? La potencia del discurso populista obedece a dos factores: el primero es que conoce los miedos que asuelan al común de los mortales y a esos temores se dirige: la inseguridad (física, patrimonial y económica), la precariedad, la pérdida de estatus… El populismo se alimenta y prospera con nuestros miedos e inseguridades. Guy Standing, en El precariado: la nueva clase peligrosa, escribe: “La inseguridad genera problemas sociales, genera populismos y tensiones geopolíticas. [debemos dar a la gente] seguridad económica y así será menos proclive a apoyar cualquier tipo de política extremista, sea de derecha o de izquierda”. Y añade: “El problema es que el tipo de capitalismo que tenemos ahora es una abominación, porque le entrega todo el poder a una minoría”. El segundo ingrediente es la enorme influencia que ejercen las redes sociales en la estabilidad emocional. Si el mundo real está fuera del alcance y control ciudadano porque el sistema democrático no atiende ni resuelve sus problemas cotidianos (pues degeneró en aristocracia o en plutocracia); en cambio, el mundo virtual parece estar bajo nuestras manos. De ahí el poder de los likes: nos dan sentido de pertenencia y de identidad. Ello explica en parte la adicción que nos generan las redes sociales y, claro, los algoritmos que al predecir nuestra conducta favorecen una relación adictiva (economía de la atención, le llaman). A su vez, las redes favorecen la separación de la gente en grupos que comparten las mismas vivencias y sentimientos. Es decir, refuerzan la segregación y la polarización de las personas. Si el sistema democrático no resuelve las necesidades básicas de la gente y, al mismo tiempo, nos fugamos hacia las redes sociales porque al darnos sentido de pertenencia e identidad nos brindan seguridad -así sea ilusoria- al atenuar nuestra ansiedad, la política pierde sentido y razón de ser para las personas. Y con ello se devalúa no solamente a los políticos y representantes populares sino a los expertos en gestión y políticas públicas: “es poco probable que los ciudadanos se sientan satisfechos si creen que los expertos están imponiendo su propia agenda, o se dejan llevar por intereses especiales. La desconfianza hacia los expertos alimenta la desconfianza hacia los gobiernos elegidos democráticamente, si no hacia la democracia misma”, señala Antoni Gutiérrez-Rubí, en Gestionar las emociones políticas, al citar al economista francés Jean Pisani-Ferry. En consecuencia, afirma Gutiérrez-Rubí, no debe sorprendernos que las mayorías electorales revaliden a candidatos y propuestas que perjudican a los intereses de quienes los eligieron. A partir de este diagnóstico, el afamado consultor electoral indica que el efecto like le gana al efecto think. Y remata: “Los prejuicios, nunca mejor dicho, anteceden a los juicios”. De ahí la irrelevancia de los “datos duros” para la gente, dominada por sus emociones y sentimientos. Como escribiera Will Storr en La ciencia de contar historias, nuestro cerebro narrador, obvia toda aquella información que contradice a nuestra forma de ver el mundo y acepta solamente aquella que confirma nuestras creencias. En una cita a Eduard Punset, Gutiérrez-Rubí, asienta: “cuando el cerebro percibe una explicación distinta a lo que él cree que no sólo la cuestiona, es que corta los circuitos de comunicación para que no penetre…”. La neurociencia, los descubrimientos biológicos, la genética y las matemáticas nos revelan cómo funciona el cerebro humano, de manera que permiten conocer y anticipar nuestra conducta. Esos conocimientos ya se utilizan en la política y en particular en las campañas electorales para inclinar hacia un lado u otro el voto ciudadano. Pero además estamos en la antesala de desarrollar diversos químicos y mecanismos físicos para manipularlo a capricho. El consultor político está vivamente preocupado por ese peligro y llama a una amplia discusión para limitar los alcances de la ciencia. Ya Harari en Homo Deus, se ocupa de esta delicada cuestión y los riesgos de crear superhumanos y humanos de segunda. Al parecer vamos camino hacia un mundo distópico. Por ello Gutiérrez-Rubí propone repensar cómo utilizar los avances científicos y tecnológicos para encauzar las emociones o el corazón de las personas, en beneficio de los ideales morales de la Ilustración y la democracia. Por consiguiente, sugiere poner mayor atención a las emociones en los procesos electorales y políticos, en lugar de enfocarse de manera exclusiva en la ideología, los datos duros y en la expertis de las elites intelectuales y tecnocráticas. Y alude al preámbulo del informe de la Universidad de Stanford, Artificial Intelligence and Life in 2030: “hay que promover urgentemente el debate en torno a las grandes cuestiones que afectarán la equidad y la deshumanización del trabajo y las rentas”. Hoy ya padecemos las consecuencias políticas de las enormes brechas de desigualdad que, como muestra Guy Standing, conducen al populismo y a los radicalismos de derecha e izquierda. Lo grave es que con el avance de la ciencia es viable un mundo distópico en el que, mediante la manipulación de la química y la genética, la humanidad se divida entre los semidioses: los muy ricos, y los zombis: todos los demás. Gutiérrez-Rubí parece sugerir que si nos guiamos más por los sentimientos, por el corazón, quizá podamos escapar de la tiranía de los algoritmos, que han medido paso a paso cómo nos comportamos y anticipan cómo vamos a proceder: “…No hay innovación en lo previsible ni en lo inexorable, y necesitamos -más que nunca- nuevas ideas capaces de enfrentar a todo tipo de determinismos que nos paralizan y que reducen la política a un hecho gerencial o notarial del destino, sin ninguna influencia en él y sin capacidad de controlarlo y dirigirlo…estamos atrapados por las soluciones predictivas (hasta en los teclados) y las respuestas automáticas propias de los sistemas informáticos, en ausencia de una elección hecha por el usuario (…) ¡Por favor, más pensamiento emocional y menos inercial!... Cuando los marcos conceptuales previos son muy fuertes, el discurso racional no genera cambio, y el discurso más emocional, más de valores, de gestos o símbolos, es la llave que abre la puerta (…) Se ha de entender que buena parte de las ideas nacen de sentimientos o emociones...”. La inercia de la que habla este analista político, es decir, considerar al gobierno como una gerencia, causa la desafección de la ciudadanía porque los políticos-gerentes-administradores renunciaron a dirigir. En cambio, los líderes populistas convocan a la acción, a la “voluntad de poder”, mediante la apelación a los sentimientos. Y lanza una sugerencia disruptiva contra el establishment político: dice que si le preguntaran sobre el tipo de asesores que deberían tener los políticos les recomendaría un poeta, un neuroquímico, un artista plástico. “No solo es un tema de marketing electoral, ni de estrategias. Hay que ampliar este tipo de registros que trabajan mejor el discurso emocional como una parte muy importante de la comunicación”. Es la propuesta para conservar el Estado constitucional de derecho democrático-liberal." ["post_title"]=> string(42) "La inseguridad económica genera populismo" ["post_excerpt"]=> string(156) "Hoy ya padecemos las consecuencias políticas de las enormes brechas de desigualdad que conducen al populismo y a los radicalismos de derecha e izquierda. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(41) "la-inseguridad-economica-genera-populismo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-13 09:56:21" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-13 14:56:21" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83225" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16267 (24) { ["ID"]=> int(83861) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-30 11:11:34" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-30 16:11:34" ["post_content"]=> string(6343) "La “verdad” es la conclusión a la que se llega al interpretar una porción de la realidad conceptual y contextual humana.  Si bien la Realidad –objetiva y subjetiva– es universal, la verdad es parcial y relativa a un tiempo, un espacio, una determinada comprensión o una forma concreta de ver las cosas.  Imagina un cúmulo de cincuenta mil litros de agua que está a 18 grados centígrados. En caso de que ese líquido existiera, la afirmación podría considerarse una verdad, pero no lo es del todo porque expuesta así, en abstracto, de manera aislada y sin ningún contexto carece de sentido y de importancia: ¿dónde está esa agua?, ¿para qué habremos de usarla?, etcétera. La mera información de tener determinada cantidad de agua a cierta temperatura puede aportar un dato preciso, pero no alcanza para considerársele una verdad porque, al no estar relacionada a alguna otra pieza de información ni tener ningún vínculo con el universo natural o cultural humano se convierte en un saber insustancial.    Si ahora te preguntara si consideras que ese cúmulo de agua está “objetivamente” caliente o fría, tu respuesta tendría que ser: “caliente o fría ¿para qué?, ¿para quién?, ¿con relación a qué?, ¿para hacer qué con ella?”. Que algo esté caliente o frío siempre dependerá del contexto específico donde el hecho tenga lugar, de la perspectiva, del punto de vista y de la sensibilidad particular de quién juzga.  Imagina que esa agua está en una alberca. Por fin tenemos un contexto reconocible que comienza a dotarla de sentido pues sienta las bases para que, entre esa información y nosotros exista una relación. Si volviera a preguntarte si el agua está caliente o fría, ahora la respuesta más probable sería “depende”, porque la sensación de caliente o fría está estrechamente relacionada con la temperatura del entorno, el tipo de relación que se tenga con ella y la sensibilidad de los individuos involucrados en la acción. Si un ser humano, cuyo cuerpo suele rondar los 36 grados de temperatura, entrase a esa piscina, su experiencia del agua a 18 grados centígrados sería muy distinta si el entorno es una mañana tropical soleada con 40 grados centígrados que si se encontrara en un clima invernal alpino con un ambiente a 4 grados bajo cero.  No hay duda, “es” agua y “está” a 18 grados centígrados. A partir de estos datos, completamente objetivos y reales, ¿puede considerarse que el agua está “de verdad” caliente o fría en términos absolutos, con independencia de todos los factores que influyen en nuestro juicio?  Para hablar con cierta profundidad de lo que es verdadero contra lo que no lo es, la primera distinción consiste en no confundirlo con “lo real”.  Lo real es lo que existe y se constituye de la coemergencia de lo subjetivo y lo concreto, mientras la verdad es la forma particular como ordenamos, comprendemos e interpretamos una porción de esa realidad que existe, a la que podemos acceder a partir de nuestras limitaciones, ya no sólo como individuos llenos de prejuicios, creencias y preconcepciones, sino como especie. Vemos, oímos, tocamos, olemos, sentimos, tenemos la capacidad de razonar y la combinación de todo ello nos permite entender la porción de Totalidad que tenemos frente a nosotros. Y es a partir de ese fragmento , y no del Todo, desde donde construimos lo que los seres humanos llamamos verdad.  Lo real, considerando los dos ámbitos, objetivo y subjetivo, y aun cuando es inabarcable y muchos de sus partes no las podemos percibir, podríamos definirlo como aquello que los entes –personas, objetos, etc.– y los fenómenos “son” en sí mismos, en su totalidad, en todo tiempo y lugar, de manera incontrovertible incluso sin que haya necesidad de un observador que lo constate. Mientras que la verdad es aquello que resulta de nuestra experiencia de un objeto, idea, sentimiento o fenómeno, a partir de la interpretación objetiva y subjetiva de cada uno. La verdad es el juicio de un observador que la considere como tal y que no “lo es” por sí misma. La premisa: “la Tierra es plana” fue una  verdad incuestionable y moldeó la construcción de conocimiento y civilización y el modo de experimentar la existencia por un largo periodo de tiempo, aun cuando lo que enunciaba no fuese real.    Todos “sabemos” que el sol sale por las mañanas. Se trata de otra verdad incuestionable que estructura nuestras vidas, les da orden, sentido, dirección y estructura, es la base nuestras agendas y actividades diarias y sin embargo en la “realidad” el sol no sale ni se esconde sino que es la Tierra la que, con sus movimientos de rotación y traslación, nos genera una impresión que traducimos en una metáfora.  Por más que sepamos que esa expresión no corresponde con la realidad, seguimos considerándola una verdad. Y lo es, porque se trata de una construcción lingüística humana, anclada tanto en verdades objetivas –ciertas horas del día el sol ilumina nuestro entorno y el resto del tiempo es de noche– como en verdades subjetivas –las metáforas del nacimiento, la muerte, la poesía, etc. Por eso decir “el sol sale por la mañana” es una verdad que, a pesar de que no es del todo Real, funciona para gestionar nuestra vida cotidiana.  En la siguiente entrega continuaremos diseccionando el concepto de verdad.    Web: www.juancarlosaldir.com Instagram: jcaldir Twitter: @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir" ["post_title"]=> string(20) "¿Qué es la verdad?" ["post_excerpt"]=> string(128) "La “verdad” es la conclusión a la que se llega al interpretar una porción de la realidad conceptual y contextual humana. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(16) "que-es-la-verdad" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-30 11:11:34" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-30 16:11:34" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83861" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(55) ["max_num_pages"]=> float(28) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "70a07935e36f3e97139d2f568a5679fd" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
¿Qué es la verdad?

¿Qué es la verdad?

La “verdad” es la conclusión a la que se llega al interpretar una porción de la realidad conceptual y contextual humana.

septiembre 30, 2022

La inseguridad económica genera populismo

Hoy ya padecemos las consecuencias políticas de las enormes brechas de desigualdad que conducen al populismo y a los radicalismos de derecha...

septiembre 13, 2022




Más de categoría
Se le complica Ayotzinapa a López Obrador

Se le complica Ayotzinapa a López Obrador

Cuando parecía que el caso de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa tomaba una ruta aceptable, un movimiento de...

septiembre 30, 2022
¿Qué es la verdad?

¿Qué es la verdad?

La “verdad” es la conclusión a la que se llega al interpretar una porción de la realidad conceptual y...

septiembre 30, 2022

Caso Ayotzinapa

Recientemente se cumplieron ocho años de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de la Escuela Normal Rural de...

septiembre 29, 2022

Lo Mejor de la 4T

El primer informe como presidente municipal de la primera mujer que gana una elección en el municipio trae la...

septiembre 29, 2022