La Industria del Juego con Apuesta, ¿se va a rescatar?

​El gobierno de Enrique Peña Nieto —para muchos una pesadilla— por fin termina en menos de lo que canta un gallo… El gobierno de Enrique Peña Nieto —para muchos una pesadilla— por fin termina en menos de...

8 de agosto, 2018 foto_1_articulo_del_8_de_agosto_2018

​El gobierno de Enrique Peña Nieto —para muchos una pesadilla— por fin termina en menos de lo que canta un gallo…

El gobierno de Enrique Peña Nieto —para muchos una pesadilla— por fin termina en menos de lo que canta un gallo y va a dejar muchos pendientes en incontables rubros de la administración pública. Uno de ellos es la Industria del Juego con Apuesta en donde reinó la discrecionalidad.

Me intriga saber, quiénes y cuántos servidores públicos van a acabar en la cárcel —por no cumplir con sus responsabilidades—. Todos asociados con la corrupción, la impunidad, la discrecionalidad y simulación en la aplicación de la Ley y que estuvieron obligados a cumplir ¡Y no lo hicieron! El nuevo presidente dice claramente, no me anima la venganza, pero si habrá justicia. ¡Ojalá!

Veremos sí Andrés Manuel López Obrador —nuestro presidente— y su equipo de colaboradores van a hacer valer su combate en contra de la corrupción. Veremos si la prometida escoba acaba en una aspiradora o en un plumero.

Así mismo, sabremos —y vamos a solicitar— cuál será la política pública que va a aplicar el nuevo gobierno para impulsar esta Industria, que debiera ser una gran generadora de impuestos, derechos y empleos bien remunerados que a la fecha no lo logran. El combate a la apuesta ilegal que florece también es una prioridad y que existe por lo mismo.

Los nuevos responsables a los que les tocará resolver los problemas de esta actividad serán doña Olga Sánchez Cordero y Zoe Robledo Aburto —cabezas del sector— y para que los puedan resolver tendrán que estar perfectamente informados de la situación de esta actividad, la cual se permitió que se estableciera sin una planeación integral. Con una visión de un México moderno, en donde existen tantos tabúes y miedos.

El problema viene desde que Santiago Creel Miranda, en el Gobierno de Vicente Fox, emitió como secretario de Gobernación un Reglamento (2004) de la obsoleta Ley de Juegos que veladamente permitió la proliferación de los llamados “Casinos” y en contra de lo que dicta la misma Ley (1947) en que se prohíben los juegos de azar. Un reglamento no puede estar “por arriba” de una Ley y, sin embargo, así se permitió.

Me platicaron que en San Pedro Garza Garcia ––pegadito a Monterrey— en la exclusiva Colonia del Valle, existe un Casino que dejó boquiabierto a mi amigo, que se las sabe todas en esta materia porque, sin serlo, puedo decir que es profesional. Tres pisos montados a todo lujo y se puede apostar a todo, exactamente como en las Vegas.

La primera pregunta que surge es cómo se controlan las participaciones que deben aportar estos negocios para los tres niveles de gobierno: sencillo, sólo por la buena fe de los empresarios pues ni inspectores de la Secretaría de Gobernación existen.

En mi opinión hay tres grandes sectores de la Industria del Juego:

1) Los casinos (en donde se permiten juegos de azar: ruleta, bingo, póquer, bacará, dados, máquinas tragamonedas y las apuestas deportivas);

2) La apuesta por internet que tampoco está regulada y es muy importante y,

3) El sector de la industria del juego que realmente es una verdadera generadora de miles de empleos: las carreras de caballos, que ahora languidece y está a punto de la extinción cuando menos para la raza Pura Sangre. 

Este es otro ejemplo del incumplimiento del permiso y concesiones del que gozan los permisionarios en el Hipódromo de las Américas: léase la empresa española CODERE, rescatada financieramente por un “fondo buitre” y la pregunta es, porqué se permitió que una empresa quebrada se adueñara de 52 hectáreas de terrenos propiedad del patrimonio inmobiliario federal y sobre todo que destruyera la Industria Hípica del caballo Pura Sangre. ¿Será la impunidad?

De esta manera, al no existir una adecuada regulación para el desarrollo, la promoción y crecimiento de esta importante Industria del Juego con Apuesta, pues la “nueva Ley” aprobada en la H. Cámara de Diputados, hace tres años y durmió el sueño de los justos en la Cámara de Senadores, favoreciendo el deporte nacional de la discrecionalidad.

La apuesta es que con doña Olga y Zoe Robledo —y los especialistas que existimos en cada área—podemos contar en poco tiempo con una Industria del Juego regulada como Dios Manda y que se merecen los mexicanos, para evitar que los esquilmen y podamos gozar de una industria del entretenimiento —que van juntas y pegadas— que la “cuarta transformación” nos debe dar.

¿Alguien apuesta a que se compone? O seguiremos igual…

Comentarios


object(WP_Query)#17845 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(22248) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "01-06-2022" ["before"]=> string(10) "29-06-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(22248) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "01-06-2022" ["before"]=> string(10) "29-06-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17847 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17837 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17974 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "01-06-2022" ["before"]=> string(10) "29-06-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-06-01 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-06-29 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (22248) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17851 (24) { ["ID"]=> int(80302) ["post_author"]=> string(3) "189" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-28 10:58:15" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-28 15:58:15" ["post_content"]=> string(5074) "Este pasado 25 de junio celebramos en la Ciudad de México el día de la diversidad LGBTTTIQA+. Cerca de 300 000 personas acudimos a las calles del primer cuadro para externar algo, lo que quisiéramos decir al mundo. Preferencias, orientaciones, simpatías, empatías. 300 000 que se sentían como todo el mundo, portando arcoíris en la ropa, en banderas, en el maquillaje y en el corazón. Los colores del arcoíris tiñeron de color todo Reforma, como un rio multicolor, lleno de música y alegría que fluyo desde El Icónico y ahora más que nunca aclamado  Ángel de la Independencia, hasta el Zócalo capitalino, el mismo ombligo de la luna. Canciones, frases, sonrisas, pero sobre todo, un palpable deseo de que las cosas sigan avanzando, una genuina esperanza de que algún día se dejen de llamar diferencias las características que nos distinguen a cada uno de quienes caminamos por la vida y compartimos este planeta. No es la primera marcha en la que participo. Es cierto que las manifestaciones públicas han llamado mi atención desde siempre y muchas veces he asistido, en ocasiones como manifestante franca y otras veces como discreta y curiosa observadora. Esta marcha es sin duda la más emblemática y de sentido más humano que conozco. Miles y miles de seres humanos pidiendo al unísono una sola cosa: ¡Permiso para ser!, permiso para amar a quien cada quien quiera amar, permiso para expresarse y para buscar y vivir cada quién su propia identidad. La marcha del orgullo LGBTTTIQA+ (Lesbianas, gays, transexuales, transgenero, travestis, intersexuales, queers, asexuales y demás preferencias humanas e identidades), es, sin temor a equivocarme, la convocatoria más grande que tiene cada ciudad a la inclusión y a la visibilidad, aunque en ésta definitivamente triunfen las minorías y seamos los heterosexuales los que cálidamente somos incluidos en el movimiento. ¿Qué se ve en una marcha del orgullo Gay? Todo lo imaginable, gente, mucha gente, personas vibrando y sintiendo por un día que todos podemos ser vistos como iguales, familias, parejas, principalmente parejas homosexuales, pero también muchas parejas y personas heterosexuales que como yo simpatizamos con el movimiento y queremos aportar con nuestra voz y nuestra presencia un voto por la igualdad, adultos que hemos aprendido a lo largo de los años que no debe llamarse a esto aceptación ni inclusión sino reconocimiento y respeto, adultos a quienes nuestros jóvenes nos han enseñado que preferir es una cuestión personal, única e intransferible y como todos los derechos humanos sagrada. A diferencia de las manifestaciones públicas y marchas por exigencia de justicia, esta es una celebración, una celebración de la vida y la diversidad, una fiesta por los derechos, un canto por el reconocimiento entre seres vivos, supongo que es por eso que cada año se congrega más gente y más queremos participar y ser vistos, escuchados, leídos. Cada pancarta, cada consigna, cada atuendo es una historia, desde la mujer que ofrece abrazos de madre orgullosa, la gente que decide ir vestida o desvestida de forma llamativa, quienes ondean banderas con los colores de su preferencia u orientación, los que representan a personajes ficticios o personajes históricos que se distinguieron por luchar en esta causa, flores, símbolos, razones, miles de formas de llamar la atención y expresar el propio sentir. Armonía, un ambiente de cordialidad y cariño que difícilmente se repite en el resto del año. En esta fiesta no ganó ningún equipo deportivo, en esta marcha no insultamos ni rompemos, en esta marcha nos reconocemos como iguales y lo celebramos, en esta marcha por un día, todos cantamos al mismo tiempo que no hay nada más legítimo ni más respetable que el derecho a amar. En esta marcha honramos a quienes en el pasado no pudieron hacerlo, a quienes fueron perseguidos y maltratados, incluso asesinados por el simple hecho de sentir diferente a lo que se creía correcto, en esta marcha nos abrazamos todos y nos prometemos seguir avanzando, no soltarnos las manos y seguir luchando. Cada día, desde casa, en las calles, en las escuelas y los trabajos, cumplir con lo prometido, vivirnos como iguales y respetarnos, todas, todos y  todes. Para que en un futuro, la preferencia y la orientación de las personas deje de ser un tema y nos concentremos no en lo que hacen los demás sino en ser mejores personas cada día, mucho más sensibles y amables con lo que hoy llamamos “La otredad” pero que un día, espero yo, deje de tener título." ["post_title"]=> string(9) "La Marcha" ["post_excerpt"]=> string(104) "Bárbara Lejtik nos comparte su experiencia en la marcha de la diversidad LGBTTTIQA+ del sábado pasado." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(9) "la-marcha" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-28 11:05:42" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-28 16:05:42" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80302" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17922 (24) { ["ID"]=> int(80241) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-24 09:52:40" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-24 14:52:40" ["post_content"]=> string(7252) "El concepto sincronicidad implica una inteligencia subyacente, una consciencia cósmica que aporte un orden estructural e interrelación entre los fenómenos. En caso de que así fuera, la clave estaría en mantener la atención de nuestro propio devenir cotidiano, de tal manera que encontremos sentido y propósito en aquello que nos ocurre.  Desde hace muchos años hay una pregunta que ronda la cabeza y que cada tanto vuelve a angustiarme: ¿cómo fue posible que la existencia misma del ser humano y su lugar en el planeta sea producto de un accidente cósmico? ¿Cómo pudo ser que la tendencia evolutiva de la que venimos sea, en buena medida, producto del impacto de un meteorito que provocó la extinción del setenta y cinco por ciento de las especies terrestres de entonces –incluyendo a los dinosaurios– y que dio lugar a un nuevo orden bioquímico que facilitó al nacimiento, por ejemplo, de los bosques tropicales que conocemos hoy, así como a las condiciones óptimas para que eventualmente apareciéramos los humanos? ¿De dónde vino esa enorme roca de entre diez y catorce kilómetros de diámetro? ¿Por qué se impactó con la Tierra –dejando un cráter de ciento ochenta kilómetros de largo por veinte de profundidad– en vez de pasar de largo y perderse en la inmensidad del espacio cósmico? ¿Qué significa para los seres humanos que nuestra especie y la configuración actual del planeta se deba a un evento tan fortuito, improbable y de naturaleza exterior al planeta como ese? ¿Se trata de una enorme casualidad o de una sincronicidad de la que debemos extraer sentido y significado? En caso de que así sea, ¿cuál podría ser ese significado? ¿Algo en la naturaleza subyacente del cosmos conspiró para que esto sucediera? ¿Estábamos destinados a aparecer o somos tan solo uno de los millones de accidentes que tienen lugar a lo largo del inconmensurable proceso evolutivo del planeta y del cosmos en general? No hay forma de responder con certeza a ninguna de estas preguntas, ni tampoco a las otras mil que podría formular, pero eso no cambia en nada los hechos: somos producto de un accidente, ya sea este provocado o meramente circunstancial. Quizá la evolución simplemente se despliega de millones de maneras potenciales, de las cuales unas pocas se consolidan, mientras muchísimas otras naufragan o desaparecen sin explicación ni sentido y sin dejar la mínima huella.   La ciencia moderna, a diferencia de los dogmas esotéricos, tiende a atribuir a la casualidad y al accidente todo aquello que no puede explicarse de manera completa y racional. En términos metodológicos seguramente es lo más correcto; sin embargo, los anhelos, la creatividad, la especulación tanto filosófica, como espiritual y hasta mística crean escenarios entre imaginativos y psíquicos que dan lugar a versiones de lo potencialmente posible que resultan atrayentes y enigmáticas, pero que nos habilitan para crear símbolos y significados que, más allá de su exactitud objetiva, enriquecen el sentido y la complejidad de la experiencia humana.  Lo cierto es que el concepto de sincronicidad, analizado en el artículo anterior, más allá de su atractivo, implica un orden subyacente; una organización subjetiva intencionada; una dinámica evolutiva que igual que se mueve en dimensiones temporales y espaciales regulares, hace interactuar sus componentes a partir de criterios no lineales, no causales y tampoco casuales, poniendo en relación retazos de la realidad que en primera instancia se antojan separados y sin relación directa entre sí;  una inteligencia cósmica que, sin que necesariamente coincida con los propósitos y las interpretaciones humanas, y aun cuando su tejido resulte imperceptible para nosotros, genera, en caso de que así fuera, un orden estructural que opera con independencia de las leyes de la causalidad que hemos podido conocer hasta nuestro tiempo.  Quizá una parte de la magia de ser humanos de nuestro tiempo, quizá uno de los motores más dinámicos de nuestra creatividad sea precisamente habitar un universo incierto e insondable, pero hacerlo con los ojos abiertos y el espíritu abierto al aprendizaje. Durante milenios vivimos largas etapas de estabilidad, donde las distintas manifestaciones de civilización humana, ancladas en dogmas y cosmogonías absolutas se imponían y los cambios y desarrollos ocurrían con una lentitud mucho mayor. Conforme nuestro universo se ha vuelto incierto e inestable, la creatividad y el desarrollo se ha desatado, y de hecho estar libres de dogmas religiosos nos permiten imaginar que estas sincronicidades de las que hemos hablado las últimas semanas forman una compleja red universal de conexión e interdependencia mucho más profunda y vital de lo que podemos ver e incluso intuir. El universo, que hasta hace unos siglos nos parecía previsible y constante, en realidad es misterioso e insondable. Pero también queda la impresión de que, dentro de lo microscópico que resulta bajo esta mirada una vida individual, estamos en la posibilidad de influir de manera consciente en nuestra experiencia. Esta influencia no parece estar disociada de la posibilidad de interpretar y significar esa realidad entretejida e interconectada que pareciera ser la existencia. La humanidad como especie está habilitada para aprender de las señales, los guiños y los desafíos que pone ante nosotros el devenir, aun a pesar de los misterios que entraña.       La intuición ha jugado siempre un papel fundamental en la vida de los seres humanos, y para continuar desarrollándolo en estos tiempos de incertidumbre existencial y cósmica lo primero potencial tanto nuestra capacidad de atención como la de observación. Prestar atención a las sincronicidades que nos resuenen y nos inviten al cambio y la transformación puede convertir nuestra vida en una pieza vital mucho más interesante y llena de oportunidades y creatividad. ¿Cómo empezar a jugar con estos mensajes sutiles y efímeros? Quizá la clave esté en mantener la atención en nuestra propia vida, en nuestro entorno, en nuestro propio devenir cotidiano, de tal manera que seamos capaces de observar lo que nos ocurre con una vocación de sentido y propósito. Es muy probable que si alcanzamos este grado de atención estemos en mejor posibilidad para sacarle provecho a las oportunidades y tomar mejores decisiones en nuestro día a día.   Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir  " ["post_title"]=> string(76) "La Sincronicidad como parte de la evolución y de la inteligencia subyacente" ["post_excerpt"]=> string(119) "–“Somos polvo de estrellas reflexionando sobre estrellas”. Carl Sagan (1934-1996), astrónomo estadounidense. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(75) "la-sincronicidad-como-parte-de-la-evolucion-y-de-la-inteligencia-subyacente" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-24 09:52:40" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-24 14:52:40" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80241" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17851 (24) { ["ID"]=> int(80302) ["post_author"]=> string(3) "189" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-28 10:58:15" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-28 15:58:15" ["post_content"]=> string(5074) "Este pasado 25 de junio celebramos en la Ciudad de México el día de la diversidad LGBTTTIQA+. Cerca de 300 000 personas acudimos a las calles del primer cuadro para externar algo, lo que quisiéramos decir al mundo. Preferencias, orientaciones, simpatías, empatías. 300 000 que se sentían como todo el mundo, portando arcoíris en la ropa, en banderas, en el maquillaje y en el corazón. Los colores del arcoíris tiñeron de color todo Reforma, como un rio multicolor, lleno de música y alegría que fluyo desde El Icónico y ahora más que nunca aclamado  Ángel de la Independencia, hasta el Zócalo capitalino, el mismo ombligo de la luna. Canciones, frases, sonrisas, pero sobre todo, un palpable deseo de que las cosas sigan avanzando, una genuina esperanza de que algún día se dejen de llamar diferencias las características que nos distinguen a cada uno de quienes caminamos por la vida y compartimos este planeta. No es la primera marcha en la que participo. Es cierto que las manifestaciones públicas han llamado mi atención desde siempre y muchas veces he asistido, en ocasiones como manifestante franca y otras veces como discreta y curiosa observadora. Esta marcha es sin duda la más emblemática y de sentido más humano que conozco. Miles y miles de seres humanos pidiendo al unísono una sola cosa: ¡Permiso para ser!, permiso para amar a quien cada quien quiera amar, permiso para expresarse y para buscar y vivir cada quién su propia identidad. La marcha del orgullo LGBTTTIQA+ (Lesbianas, gays, transexuales, transgenero, travestis, intersexuales, queers, asexuales y demás preferencias humanas e identidades), es, sin temor a equivocarme, la convocatoria más grande que tiene cada ciudad a la inclusión y a la visibilidad, aunque en ésta definitivamente triunfen las minorías y seamos los heterosexuales los que cálidamente somos incluidos en el movimiento. ¿Qué se ve en una marcha del orgullo Gay? Todo lo imaginable, gente, mucha gente, personas vibrando y sintiendo por un día que todos podemos ser vistos como iguales, familias, parejas, principalmente parejas homosexuales, pero también muchas parejas y personas heterosexuales que como yo simpatizamos con el movimiento y queremos aportar con nuestra voz y nuestra presencia un voto por la igualdad, adultos que hemos aprendido a lo largo de los años que no debe llamarse a esto aceptación ni inclusión sino reconocimiento y respeto, adultos a quienes nuestros jóvenes nos han enseñado que preferir es una cuestión personal, única e intransferible y como todos los derechos humanos sagrada. A diferencia de las manifestaciones públicas y marchas por exigencia de justicia, esta es una celebración, una celebración de la vida y la diversidad, una fiesta por los derechos, un canto por el reconocimiento entre seres vivos, supongo que es por eso que cada año se congrega más gente y más queremos participar y ser vistos, escuchados, leídos. Cada pancarta, cada consigna, cada atuendo es una historia, desde la mujer que ofrece abrazos de madre orgullosa, la gente que decide ir vestida o desvestida de forma llamativa, quienes ondean banderas con los colores de su preferencia u orientación, los que representan a personajes ficticios o personajes históricos que se distinguieron por luchar en esta causa, flores, símbolos, razones, miles de formas de llamar la atención y expresar el propio sentir. Armonía, un ambiente de cordialidad y cariño que difícilmente se repite en el resto del año. En esta fiesta no ganó ningún equipo deportivo, en esta marcha no insultamos ni rompemos, en esta marcha nos reconocemos como iguales y lo celebramos, en esta marcha por un día, todos cantamos al mismo tiempo que no hay nada más legítimo ni más respetable que el derecho a amar. En esta marcha honramos a quienes en el pasado no pudieron hacerlo, a quienes fueron perseguidos y maltratados, incluso asesinados por el simple hecho de sentir diferente a lo que se creía correcto, en esta marcha nos abrazamos todos y nos prometemos seguir avanzando, no soltarnos las manos y seguir luchando. Cada día, desde casa, en las calles, en las escuelas y los trabajos, cumplir con lo prometido, vivirnos como iguales y respetarnos, todas, todos y  todes. Para que en un futuro, la preferencia y la orientación de las personas deje de ser un tema y nos concentremos no en lo que hacen los demás sino en ser mejores personas cada día, mucho más sensibles y amables con lo que hoy llamamos “La otredad” pero que un día, espero yo, deje de tener título." ["post_title"]=> string(9) "La Marcha" ["post_excerpt"]=> string(104) "Bárbara Lejtik nos comparte su experiencia en la marcha de la diversidad LGBTTTIQA+ del sábado pasado." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(9) "la-marcha" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-28 11:05:42" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-28 16:05:42" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80302" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(47) ["max_num_pages"]=> float(24) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "384186705e0c8eabe08c5cb3ca00034f" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

La Marcha

Bárbara Lejtik nos comparte su experiencia en la marcha de la diversidad LGBTTTIQA+ del sábado pasado.

junio 28, 2022

La Sincronicidad como parte de la evolución y de la inteligencia subyacente

–“Somos polvo de estrellas reflexionando sobre estrellas”. Carl Sagan (1934-1996), astrónomo estadounidense.

junio 24, 2022




Más de categoría

La predicción del lopezobradorismo por parte de Carlos Fuentes

En una entrevista, allá por los años 70 para la televisión española, Carlos Fuentes hablaba acerca de la Revolución...

junio 29, 2022

En mayo, Puebla sumó cinco meses con mayor tasa de ocupación

El indicador es mejor que el reportado en el mismo mes de 2021 CIUDAD DE PUEBLA, Pue. – En...

junio 28, 2022
La corrupción en México: un recuento del retroceso

La corrupción en México: un recuento del retroceso

Liliana Alvarado nos comparte los puntos más destacables que señala el informe de Combate a la Corrupción en México...

junio 28, 2022

La Marcha

Bárbara Lejtik nos comparte su experiencia en la marcha de la diversidad LGBTTTIQA+ del sábado pasado.

junio 28, 2022