La decisión de Biden de esta semana será histórica

A partir de 1984 el nombre de Geraldine Ferraro quedó grabado en la historia política de los Estados Unidos por ser la primera mujer propuesta como candidata a la vicepresidencia de ese país (aunque ya casi nadie...

11 de agosto, 2020

A partir de 1984 el nombre de Geraldine Ferraro quedó grabado en la historia política de los Estados Unidos por ser la primera mujer propuesta como candidata a la vicepresidencia de ese país (aunque ya casi nadie se acuerde de ello o de ella). En agosto de 2020, el nombre de la persona seleccionada por Joe Biden como su compañera de fórmula en la elección presidencial de este año podría dejar su nombre grabado en la historia política de esa nación por ser la primera presidenta de los Estados Unidos. 

De ahí la importancia de la decisión que anunciará Biden en la semana que comienza este 10 de agosto. No existe duda alguna entre expertos y novicios de la política americana que será una mujer quien acompañe a Biden en el proceso electoral contra Trump. Por el contrario, existe una gran incertidumbre acerca de quién será la persona seleccionada por este para acompañarle. 

Las candidatas que suenan con mayor probabilidad de ser seleccionadas por Biden (en el orden de mi preferencia) son: 

Kamala Harris, Senadora por el Estado de California.

Karen Bass, Representante por el Estado de California y Coordinadora del “Black Caucus” del Congreso de los Estados Unidos.

Gretchen Whitmer, Gobernadora del Estado de Michigan, y




Amy Duckworth, Senadora por el Estado de Illinois. 

¿Qué hace en mi opinión más interesante esta discusión que hacerlo sobre los errores de traducción de la Secretaría de Turismo de México? 

  1. Biden tendrá que decidir esta semana a quién de ellas selecciona, pues la Convención Demócrata tendrá lugar en Milwaukee, Wisconsin del 17 al 20 de agosto próximos. De esta decisión dependerá en gran medida si la ventaja que actualmente tiene sobre Trump se consolida o no. 
  2. La selección obligada de que sea una mujer muestra la relevancia alcanzada por las mujeres en los procesos políticos de todo el mundo. De ser electa como Vicepresidenta de los Estados Unidos cualquiera de ellas, el mensaje que esta nación enviaría al mundo es de regreso al sitio de defensa de valores que perdió con Trump estos últimos años. Para nuestro país sería un excelente mensaje en vista de los procesos político-electorales que estamos por emprender en 2020-2021.  
  3. Confirmaría que el racismo y el rechazo a la inmigración son factores negativos para la consolidación democrática de las naciones. Tres de las cuatro mencionadas (Harris, Bass y Duckworth) son hijas de padres o madres migrantes cuyo origen étnico es de minorías en esa nación. 
  4. De ser electo como Presidente de los Estados Unidos, la edad de Biden (78 años al momento de la toma de posesión) significaría que las probabilidades de que una mujer fuese presidenta de esa nación dentro de un período de uno a cinco años, serían muy amplias, además de que dado que tres de las cuatro pertenecen a minorías étnicas de esa nación, la posibilidad de que fuese mujer y de origen minoritario, también sería muy alta.
Comentarios
object(WP_Query)#17729 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(27111) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "19-03-2021" ["before"]=> string(10) "16-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(27111) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "19-03-2021" ["before"]=> string(10) "16-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#5429 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17687 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17693 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "19-03-2021" ["before"]=> string(10) "16-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-03-19 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-04-16 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (27111) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#5433 (24) { ["ID"]=> int(63160) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-03-30 10:53:40" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-03-30 15:53:40" ["post_content"]=> string(6267) "Opinión H4   César Benedicto Callejas   Decía el viejo Borges, hablando del mar, que antes de que el tiempo se acuñara en días, el mar, el siempre mar, ya estaba y era. Me puse a pensar en la enigmática frase del maestro porteño porque los días que estamos viviendo se nos están acuñando en moneda de tesoro. Verá usted, amable lector, existe una ley de economía –esta sí se cumple por su irresistible lógica– la cual dice que la moneda mala desplaza a la buena, si en un mercado circula moneda de buen metal –oro o plata– e introducimos en él moneda de metal ruin –zinc o bronce–, la gente tenderá a atesorar la moneda buena para dejar circular la mala. En este momento no vamos a entrar en disquisiciones keynesianas, pero bástenos decir que el tiempo que vivimos se nos está acuñando en moneda de metales nobles, porque vamos a atesorarlo. No serán estos días de olvido como lo son muchos de muchas décadas y me temo que en unas décadas, cuando todo esto haya pasado, los historiadores verán que las jornadas que hoy enfrentamos tuvieron repercusiones tan grandes como la Segunda Guerra Mundial y si ya quiere que se lo ponga barato, por lo menos que la caída del Muro de Berlín. Pertenezco a una generación que se ha cansado de no tener días de moneda corriente. A mis cincuenta años he vivido dos pandemias –la de 2009 y ésta–, dos terremotos, la caída del Muro de Berlín, el final de la Guerra de Vietnam y también la de la guerra fría, la llegada a Marte, la renuncia de un Papa, la llegada de la oposición al gobierno de la República, la guerra fantasmagórica del narcotráfico, la caída de las Torres Gemelas, la explosión en Chernobyl y una larguísima cadena de etcéteras que ya no quiero ni contar. Todos ellos, por nefastos o terribles que pudieran parecer, son moneda de la buena, para atesorar y recordar. Claro, uno quisiera que los días fueran de moneda de cobre, así baratija para el descanso y el olvido, pero ya será para otra ocasión. Es moneda de cobre que mis padres me llevaran a vacunar cuando era niño, que hiciera un poco el remolón y hasta donde recuerdo tantito llorón (pero nada grave); que al salir me compraran una paleta o alguna golosina para premiar mi valor frente a las agujas. Pero es moneda de oro que, en esta ocasión, yo haya sido quien llevó a vacunar a mis padres hace apenas unos días; igual, no llorones pero él sobre todo tantito resistente por el origen de la vacuna; es moneda de metal para atesorar porque forma parte de un hecho de enormes dimensiones que está cambiando el rostro de la civilización y nuestro futuro como especie. No exagero, los formatos sociales no volverán como antes los conocimos, ni los lenguajes y menos nuestras expectativas políticas ni sociales. Me encontré con la fiesta sobria de los adultos mayores que solos o acompañados de sus hijos o nietos, se acercaron con el valor de quien aprecia la vida y quiere prolongarla todavía más. Vi una organización suficiente, clara y bien definida, donde a nadie se le pidió nada que no fuera más que la identificación y guardar el orden, clases de chachachá para los que esperábamos a nuestros familiares o para ellos mismos si querían acercarse; no vi actos de proselitismo político si no fuera porque a la entrada, los Siervos de la Nación, eso sí, discretos y vigilantes. Pero lo cierto es que nadie percibía sino dos cosas: la esperanza de que estamos por fin próximos a ver la solución a este fenómeno y la solidaridad de todos quienes nos aprestábamos a ayudar a cruzar una calle, a conseguir una botella de agua –todos los vacunados recibieron como cortesía, fruta, alegrías, agua y palanquetas, en bolsas transparentes sin logos políticos de ninguna especie– o bien, a cruzar algún bache accidentado. Volví a ver aquel México de mi infancia, sabroso y colaborador, de fiesta hasta en las peores, arrimando el hombro para colaborar con el desconocido; en la serenidad de la esperanza irredenta que siempre nos dice “tranquilo mano, ya mero terminamos”. Vi a un hombre de pasado los ochenta con su barba larga y blanca llevar la silla de ruedas de su mujer que, hecha un ovillo pequeño por la enfermedad se había hecho vacunar, el hombre era la viva imagen de la dignidad frente al peligro, no había ido a pedir nada, estaba cumpliendo su deber para no contagiar, se le notaba con el gusto y el honor de saber que aún es parte de la patria y que se enorgullece de, en su medida, servir y proteger a su esposa; a una pareja de gemelas que rondarían los setenta y varios más, alegres, llenitas y sonrientes como dos manzanas, salir alegres de la vacuna para integrarse a la clase de chachachá donde los marcianos habían llegado ya y la fiesta de la vida se prolongaba. Con mis padres, conforme mandan los cánones, nos acercamos a una cafetería que tenía dispuesta una terraza con las distancias necesarias, se habían portado bien y el que lleva a vacunar debe servir el café; en la mesa de enfrente una niña estudia matemáticas aplicada a un libro de texto auxiliada con su teléfono inteligente y entonces, también como lo mandan los cánones, una vocecita me reclama, me ofrece un mazapán por cinco pesos o dos por diez, la miro, es tan linda como la niña del teléfono inteligente, tienen la misma edad pero no solo no tiene dispositivo digital sino que no está en clases como su contemporánea; le acepto su oferta porque se me cae la cara de puritita vergüenza. Miro a mis padres que se la jugaron para que este país no se cayera a pedazos y ahora hay que protegerlos para que no se vayan dentro de la marea de estadísticas incontrolables de muertos y enfermos; me mata la vergüenza de que mi generación que había nacido con los mejores augurios, esté acumulando monedas de oropel para algún día, escribir la heroica historia de un siglo.   @cesarbc70" ["post_title"]=> string(25) "Moneda buena, moneda mala" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "moneda-buena-moneda-mala" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-03-30 10:53:40" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-03-30 15:53:40" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63160" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17648 (24) { ["ID"]=> int(62996) ["post_author"]=> string(2) "62" ["post_date"]=> string(19) "2021-03-25 10:02:22" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-03-25 15:02:22" ["post_content"]=> string(7018) "La semana pasada, en la ola de reacciones que dejaron las movilizaciones feministas, el personaje de Brozo –interpretado por el actor y periodista Víctor Trujillo– fue objeto de señalamientos y críticas por sus innegables actitudes misóginas que siempre lo han caracterizado. Luego de apoyar mediante un mensaje en sus redes sociales la marcha en el Día Internacional de la Mujer, muchas feministas le reprocharon el fomento de la cultura patriarcal impulsada desde sus programas de televisión y sus noticieros. El actor defendió el actuar crítico del personaje en más de tres décadas de trayectoria, pidió una breve disculpa a las mujeres que pudieran sentirse ofendidas y dijo que el poder político no tiene derecho a intentar censurarlo y que la verdadera violencia contra la mujer la constituía la lamentable ratificación de la candidatura de Félix Salgado Macedonio a la gubernatura de Guerrero,  El ambiente político se enardeció de cara al inicio de las campañas rumbo al proceso electoral más grande del país. Ante los señalamientos contra Brozo, en un primer mensaje de Twitter, Trujillo dijo no ser un violador o violentador de mujeres y aseguró que es un actor que solamente interpreta a un polémico personaje. Brozo es una de las voces más críticas del poder y del actual régimen. Por ello es una figura retomada por la oposición como un estandarte del periodismo crítico y sumamente virulento. El mismo presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en los tiempos de campaña, reconoció la labor critica del payaso en contra del entonces gobierno del presidente Enrique Peña Nieto. Incluso trascendió que la salida de su noticiero en la cadena televisiva más importante del país, se debió a presiones del entonces secretario de Educación y malogrado aspirante presidencial, Aurelio Nuño. Sin embargo, el presente artículo no pretende analizar la trayectoria periodística del personaje, sino desmenuzar las razones por las cuales se le califica de perpetuador del famoso pacto patriarcal.  En las diversas etapas del noticiero conducido por Brozo, realizado en las más importantes cadenas de televisión abierta, ha existido un común denominador: la presencia de la figura femenina como atractivo visual para ser víctimas de sus incontrovertibles performances misóginos. Dichas mujeres vestían provocativamente, se prestaban a los lascivos comentarios y actitudes del personaje, además de incitar a algunos invitados masculinos a cometer el mismo abuso.   Con el paso del tiempo, la sensibilidad cultural dejó de celebrar los albures, los chistes misóginos y la hipersexualizacion de la mujer realizada por el payaso. A las nuevas generaciones de feministas les asiste la razón de exigir que se dejen de reproducir este tipo de actitudes machistas en medio de una crisis de violencia de género, agravada desde el inicio de la pandemia.   La agresión más evidente y contundente contra las mujeres destinadas a ser el atractivo visual en el noticiero de Brozo, fue que no se les permitía hablar. El terrible cliché machista que reza “calladita te vez más bonita” fue perpetuado y fomentado durante muchos años, sin que existiera un posicionamiento o mensajes de advertencia sobre las conductas patriarcales ensalzadas en cada programa. Solamente en su última etapa del noticiero, se le permitió a una modelo enmascarada realizar breves comentarios, pero con el acostumbrado y repetitivo abuso sexual a cuadro que nunca cambió.     El éxito de Brozo fue producto de una cultura machista predominante en la televisión mexicana, que no daba importancia debida a la equidad e igualdad femenina. La audiencia de sus programas siempre fue alta entre auditorios masculinos que consumieron esos contenidos sin la menor crítica o señalamientos contra la cosificación de las mujeres. El noticiero de Brozo, no obstante, siempre tuvo conductoras femeninas que comentaban las noticias y tenían la libertad de entrevistar a los invitados políticos y de la farándula. Cabe destacar que las mesas de análisis político siempre fueron incluyentes, pero sobre todo siempre existió un espacio para las feministas ilustres como Martha Lamas que trataba asuntos de género cuando éstos eran relegados en otros espacios informativos. La feminista histórica agradeció los espacios brindados en dicho programa, que abrieron brecha para impulsar la difusión de la agenda feminista y que enfrentó en su momento a poderes fácticos reales. Víctor Trujillo no es un violador o un violentador como persona, diferentes modelos y actrices que participaron en sus programas han confirmado que nunca padecieron acoso o faltas de respeto. Reconocen el profesionalismo del actor, su amplia cultura general y su agilidad mental. A pesar de estas oportunas aclaraciones, el deslinde de Trujillo es insuficiente, su personaje tiene décadas reproduciendo actitudes machistas que pesan en la psicología social de muchas generaciones de hombres que nunca censurarían este tipo denigración de la mujer frente al poder masculino de cualquier tipo.  Se conoce que en países latinoamericanos el abuso sexual es visto como natural al reproducir desde los medios de comunicación, el empoderamiento de la figura masculina. Las audiencias de hombres, sin la debida educación, reciben el mensaje aspiracional erróneo que es natural que una mujer se someta a una jerarquía varonil. La oposición celebra los posicionamientos políticos de Brozo contra el presidente AMLO. En el pasado, en su programa se destapó la cloaca de los videoescándalos de sobornos monetarios que llevaron a la cárcel a René Bejarano, al extesorero capitalino Gustavo Ponce y que ocasionaron la persecución política de Rosario Robles y de Carlos Ahumada. Pero en aras del linchamiento político contra el régimen, no se puede abrazar ciegamente el pasado misógino del personaje enquistado en tiempos pasados llenos de estereotipos machistas.  El payaso tenebroso, a pesar de tratar temas de género, fue un repetidor y difusor de la opresión patriarcal que afecta de forma mortal la vida normal de todas las mujeres en el país. Brozo es un excelente polemista político y sus comentarios mordaces son necesarios en una democracia verdadera; sin embargo, es indefendible el pasado misógino que facilitó el acoso y el abuso sexual de la figura femenina durante sus exitosos programas." ["post_title"]=> string(39) "Brozo el cómplice del pacto patriarcal" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(38) "brozo-el-complice-del-pacto-patriarcal" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-03-25 10:10:55" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-03-25 15:10:55" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=62996" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#5433 (24) { ["ID"]=> int(63160) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-03-30 10:53:40" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-03-30 15:53:40" ["post_content"]=> string(6267) "Opinión H4   César Benedicto Callejas   Decía el viejo Borges, hablando del mar, que antes de que el tiempo se acuñara en días, el mar, el siempre mar, ya estaba y era. Me puse a pensar en la enigmática frase del maestro porteño porque los días que estamos viviendo se nos están acuñando en moneda de tesoro. Verá usted, amable lector, existe una ley de economía –esta sí se cumple por su irresistible lógica– la cual dice que la moneda mala desplaza a la buena, si en un mercado circula moneda de buen metal –oro o plata– e introducimos en él moneda de metal ruin –zinc o bronce–, la gente tenderá a atesorar la moneda buena para dejar circular la mala. En este momento no vamos a entrar en disquisiciones keynesianas, pero bástenos decir que el tiempo que vivimos se nos está acuñando en moneda de metales nobles, porque vamos a atesorarlo. No serán estos días de olvido como lo son muchos de muchas décadas y me temo que en unas décadas, cuando todo esto haya pasado, los historiadores verán que las jornadas que hoy enfrentamos tuvieron repercusiones tan grandes como la Segunda Guerra Mundial y si ya quiere que se lo ponga barato, por lo menos que la caída del Muro de Berlín. Pertenezco a una generación que se ha cansado de no tener días de moneda corriente. A mis cincuenta años he vivido dos pandemias –la de 2009 y ésta–, dos terremotos, la caída del Muro de Berlín, el final de la Guerra de Vietnam y también la de la guerra fría, la llegada a Marte, la renuncia de un Papa, la llegada de la oposición al gobierno de la República, la guerra fantasmagórica del narcotráfico, la caída de las Torres Gemelas, la explosión en Chernobyl y una larguísima cadena de etcéteras que ya no quiero ni contar. Todos ellos, por nefastos o terribles que pudieran parecer, son moneda de la buena, para atesorar y recordar. Claro, uno quisiera que los días fueran de moneda de cobre, así baratija para el descanso y el olvido, pero ya será para otra ocasión. Es moneda de cobre que mis padres me llevaran a vacunar cuando era niño, que hiciera un poco el remolón y hasta donde recuerdo tantito llorón (pero nada grave); que al salir me compraran una paleta o alguna golosina para premiar mi valor frente a las agujas. Pero es moneda de oro que, en esta ocasión, yo haya sido quien llevó a vacunar a mis padres hace apenas unos días; igual, no llorones pero él sobre todo tantito resistente por el origen de la vacuna; es moneda de metal para atesorar porque forma parte de un hecho de enormes dimensiones que está cambiando el rostro de la civilización y nuestro futuro como especie. No exagero, los formatos sociales no volverán como antes los conocimos, ni los lenguajes y menos nuestras expectativas políticas ni sociales. Me encontré con la fiesta sobria de los adultos mayores que solos o acompañados de sus hijos o nietos, se acercaron con el valor de quien aprecia la vida y quiere prolongarla todavía más. Vi una organización suficiente, clara y bien definida, donde a nadie se le pidió nada que no fuera más que la identificación y guardar el orden, clases de chachachá para los que esperábamos a nuestros familiares o para ellos mismos si querían acercarse; no vi actos de proselitismo político si no fuera porque a la entrada, los Siervos de la Nación, eso sí, discretos y vigilantes. Pero lo cierto es que nadie percibía sino dos cosas: la esperanza de que estamos por fin próximos a ver la solución a este fenómeno y la solidaridad de todos quienes nos aprestábamos a ayudar a cruzar una calle, a conseguir una botella de agua –todos los vacunados recibieron como cortesía, fruta, alegrías, agua y palanquetas, en bolsas transparentes sin logos políticos de ninguna especie– o bien, a cruzar algún bache accidentado. Volví a ver aquel México de mi infancia, sabroso y colaborador, de fiesta hasta en las peores, arrimando el hombro para colaborar con el desconocido; en la serenidad de la esperanza irredenta que siempre nos dice “tranquilo mano, ya mero terminamos”. Vi a un hombre de pasado los ochenta con su barba larga y blanca llevar la silla de ruedas de su mujer que, hecha un ovillo pequeño por la enfermedad se había hecho vacunar, el hombre era la viva imagen de la dignidad frente al peligro, no había ido a pedir nada, estaba cumpliendo su deber para no contagiar, se le notaba con el gusto y el honor de saber que aún es parte de la patria y que se enorgullece de, en su medida, servir y proteger a su esposa; a una pareja de gemelas que rondarían los setenta y varios más, alegres, llenitas y sonrientes como dos manzanas, salir alegres de la vacuna para integrarse a la clase de chachachá donde los marcianos habían llegado ya y la fiesta de la vida se prolongaba. Con mis padres, conforme mandan los cánones, nos acercamos a una cafetería que tenía dispuesta una terraza con las distancias necesarias, se habían portado bien y el que lleva a vacunar debe servir el café; en la mesa de enfrente una niña estudia matemáticas aplicada a un libro de texto auxiliada con su teléfono inteligente y entonces, también como lo mandan los cánones, una vocecita me reclama, me ofrece un mazapán por cinco pesos o dos por diez, la miro, es tan linda como la niña del teléfono inteligente, tienen la misma edad pero no solo no tiene dispositivo digital sino que no está en clases como su contemporánea; le acepto su oferta porque se me cae la cara de puritita vergüenza. Miro a mis padres que se la jugaron para que este país no se cayera a pedazos y ahora hay que protegerlos para que no se vayan dentro de la marea de estadísticas incontrolables de muertos y enfermos; me mata la vergüenza de que mi generación que había nacido con los mejores augurios, esté acumulando monedas de oropel para algún día, escribir la heroica historia de un siglo.   @cesarbc70" ["post_title"]=> string(25) "Moneda buena, moneda mala" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "moneda-buena-moneda-mala" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-03-30 10:53:40" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-03-30 15:53:40" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63160" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(43) ["max_num_pages"]=> float(22) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "334a1c818f955aa70520de4e23a1fb45" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Moneda buena, moneda mala

Opinión H4   César Benedicto Callejas   Decía el viejo Borges, hablando del mar, que antes de que el tiempo se acuñara...

marzo 30, 2021

Brozo el cómplice del pacto patriarcal

La semana pasada, en la ola de reacciones que dejaron las movilizaciones feministas, el personaje de Brozo –interpretado por el actor y...

marzo 25, 2021




Más de categoría
Sequía en el Sur de Nuevo León

Sequía en el Sur de Nuevo León

El sur del estado de Nuevo León actualmente sigue enfrentando una problemática de sequía. Por ello el Congreso aprobó...

abril 15, 2021

De Frente Y Claro | PADRÓN NACIONAL DE USUARIOS DE TELEFONíA MÓVIL, OCURRENCIA REAL

El 17 de diciembre del 2020, en este espacio toqué el tema de la nueva ocurrencia de esta nefasta...

abril 15, 2021

Cuidado infantil universal

El impacto de la pandemia del covid-19 ha sido significativo en todos los países, pero con efectos diferenciados por...

abril 15, 2021

Asonadas mexicanas

El Ejército mexicano, vía el Estado Mayor Presidencial,  estuvo indirectamente relacionado en los hechos de la matanza a estudiantes...

abril 14, 2021