La belleza: un valor urbano indispensable

La seguridad en las ciudades no solo depende del número de policías, patrullas o rondines, tiene mucho que ver con la belleza donde los ciudadanos con su presencia dan seguridad a los espacios.

21 de noviembre, 2022 La belleza: un valor urbano indispensable

Si bien la belleza es algo que para muchos es subjetivo, es un valor que contagia porque provoca sentimientos que van desde la paz, el gozo, la alegría, hasta la depresión más profunda generada por su ausencia.  La ausencia de ésta genera la percepción de desorden, suciedad, caos, sobreviene la pérdida de la autoestima, la inseguridad, el riesgo. La belleza, en cambio, es  orden, limpieza, equilibrio y armonía. En este artículo se valorará el impacto de estos conceptos a nivel urbano

La belleza de las ciudades se observa de muchas maneras. No es solo un tema de arquitectura, también lo es de cultura, de expresiones populares como el deleite de estar en el Centro del Puerto de Veracruz en un sábado en la noche bailando el tradicional danzón, o un paseo por la Av. Madero del centro histórico de Morelia donde el bullicio, la música, las luces, la arquitectura se conjugan para hacernos sentir, seguros, integrados al entorno, orgullosos y con la autoestima muy alta.

Hace unos años, en los barrios populares en las zonas altas en la Ciudad de Pachuca las autoridades con las comunidades que ahí habitan hicieron un ejercicio de pintar sus fachadas en un programa que se denominó “aquí nos pintamos solos” el resultado fue sorprendente, no solo se embelleció el paisaje, con él, los vecinos orgullosos pusieron focos en sus fachadas y los niños volvieron a las calles y la incidencia delictiva se redujo.

La belleza como un derecho

Todos los habitantes de las ciudades, viéndola a ésta como un bien colectivo tienen el derecho a disfrutarla. Hablamos mucho del derecho a la ciudad, pero éste está cancelado para quienes viven en laderas, barrancas, lechos de arroyos, áreas de riesgo, porque ahí la autoridad no solo es y ha sido omisa, simplemente no existe o no se manifiesta.

Rescatarlas del desorden, del caos de la suciedad es el gran reto. Si queremos que ahí exista seguridad, dotarlas de servicios, de sumar arquitectos, sociólogos y artistas que las hagan habitables es el primer paso. Parecería una misión imposible rescatar a esas zonas urbanas de la marginación y la violencia; sin embargo, cuando surgen iniciativas que estimulan experiencias estéticas entre los habitantes el proceso de cambio se nota.

En Río de Janeiro (Brasil) un pequeño grupo de profesionales, arquitectos, sociólogos y artistas plásticos incluido un fotógrafo renombrado, en una favela de nombre “La mare”, impulsaron con éxito un concurso de fotografía de la favela para que los habitantes se vieran a sí mismos y a través de esta experiencia reflexionaran sobre el simbolismo y la naturaleza atemporal de las imágenes. La fotografía como expresión estética, compartida con la comunidad, despierta la imaginación y en muchos casos un anhelo de transformación.

Con esas semillas del arte fotográfico surge un anhelo transformador que se convierte en un programa que con financiamiento del BID impulsado por el gobierno de Brasil de urbanización y de ordenamiento urbano en muchas favelas de Río de Janeiro, provocó cambios notables en el paisaje, en la conducta y en la seguridad de los sitios intervenidos.

Saneamiento, movilidad, mejoramiento de vivienda, iluminación y alumbrado, acciones siempre desarrolladas de la mano de la comunidad, adecuación de sitios para la música, el baile, funciones de cine en plazas públicas, concursos para pintar en muros o bardas impulsando el arte urbano, hacen la diferencia.

De la mano del mejoramiento y el embellecimiento crece la autoestima y con ella la seguridad, el sentido de pertenencia, el bullicio y la reducción significativa del delito.

Comentarios


object(WP_Query)#18000 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(85871) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "05-11-2022" ["before"]=> string(10) "03-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(85871) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "05-11-2022" ["before"]=> string(10) "03-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18004 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18002 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18003 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "05-11-2022" ["before"]=> string(10) "03-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-11-05 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-12-03 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (85871) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18001 (24) { ["ID"]=> int(85705) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-15 12:22:49" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-15 17:22:49" ["post_content"]=> string(5449) "El pasado domingo 13 de noviembre se llevó a cabo la marcha a favor del INE y demás institutos electorales autónomos. Aunque desestimada por el mismo presidente, a quien obviamente no le gusta la libertad que tienen los ciudadanos (que no pueblo) de elegir libremente a sus gobernantes, muchísima gente se congregó para manifestar su descontento contra la destructora reforma electoral que tanto le urge consumar al presidente (porque, claro, en un país flagelado por la inseguridad, los feminicidios y el crimen, lo que verdaderamente es importante - para López, hay que aclarar - es controlar y socavar los órganos electorales).  Estoy escribiendo esto la noche y mañana del lunes 14 de noviembre, así que no he podido leer y escuchar la reacción del supremo. Pero ni falta que hace: ya sé que será lo usual: insultos, descalificaciones y burlas - lo que siempre aplica el one trick pony que es López Obrador. Sin embargo, no hay que desestimar el poder corrosivo que tienen sus palabras en la ciudadanía. Recientemente, leí un comentario de un seguidor de López que se burlaba de la marcha al decir “que sólo habían ido 15 personas” - incluso si ese hubiese sido el caso, la idea de que respetar el derecho a manifestarse y participar de la vida pública del país estuviese condicionado al número de personas me parece totalmente antidemocrática y un ejemplo perfecto del efecto dañino del discurso eternamente polarizador de López Obrador (y una prueba más de que, a los seguidores del presidente, les encanta la idea de regresar al priismo de mediados del siglo XX, en donde las marchas, mayoritariamente, eran para apoyar al presidente en turno).  Pero volviendo al tema de la marcha a favor de los institutos electorales, es claro que algo resonó con la ciudadanía. ¿Se ha preguntado usted qué fue? No, no creo que haya sido un plan orquestado por los demonios de papel que ha creado López Obrador, ni obra del acarreo masivo (taaan popular entre Morena, todo sea dicho). Me atreveré a realizar una afirmación que pienso podría explicar la cantidad de gente que se congregó el domingo 13 de noviembre. Lo que motivó a la gente a participar fue algo que parece que la memoria selectiva del presidente prefiere olvidar. Y es que los órganos electorales autónomos, los proverbiales “árbitros imparciales” de las elecciones en México, fueron una exigencia de la ciudadanía. Sí, que se lea claro y fuerte: fueron institutos cuya creación, en gran parte, recayó en los ciudadanos y fueron para los ciudadanos. No, querido seguidor de López, no fueron una creación de [inserte aquí el nombre del “adversario” de López que prefiera]. Fueron creados por nuestros padres, nuestros abuelos y demás generaciones anteriores a la nuestra, debido al hartazgo que tenían de que el gobierno se reservara el derecho de elegir a nuestros gobernantes. Para ser alguien considerado por sus admiradores como “un gran historiador”, vaya que el presidente prefiere “olvidar” hechos que no le convienen (como su lealtad al viejo PRI).  Este sexenio, López Obrador nos ha quitado mucho (seguridad, salud, usted diga), menos lo que tanto proclamó: la corrupción. Ahora, quiere dar el golpe mortal a la naciente democracia mexicana y regresar a México a la época del priismo rancio que creímos ya estaba desterrado para siempre. No dejemos que nos siga quitando más libertades al querer controlar y destruir los órganos electorales. Es una tarea que, incluso el más aferrado seguidor del supremo debería defender porque, de no haber sido por estos institutos electorales, es muy probable que López Obrador jamás hubiese llegado al poder (sólo recuérdese cuántas veces intentó “brillar” dentro del viejo PRI, sin éxito - sólo hasta que hubo elecciones libres, pudo lograr algo de verdad en su vida política).   En ánimos de no ser un hipócrita (palabra que tanto le gusta usar a López Obrador para denostar a quien no se alinea con él) hay que decir algo claro, fuerte y sin miedo: desde el viejo PRI (ese mismo de la “caída del sistema” de Manuel Bartlett), el mayor riesgo al que se ha enfrentado la democracia mexicana es Andrés Manuel López Obrador.  *LAS OPINIONES EXPRESADAS EN LOS ARTÍCULOS DE ESTA PÁGINA SON DE EXCLUSIVA RESPONSABILIDAD DE SUS AUTORES. DE NINGUNA MANERA REFLEJAN LA POSTURA EDITORIAL DE ESTE PORTAL." ["post_title"]=> string(60) "López Obrador: el mayor peligro para la democracia mexicana" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(58) "lopez-obrador-el-mayor-peligro-para-la-democracia-mexicana" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-15 12:22:49" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-15 17:22:49" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85705" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17976 (24) { ["ID"]=> int(86215) ["post_author"]=> string(3) "195" ["post_date"]=> string(19) "2022-12-01 10:58:01" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-12-01 15:58:01" ["post_content"]=> string(7810) "Año tras año, el tema del financiamiento de la educación superior se convierte en un asunto relevante. El presupuesto público tanto federal como estatal no presenta grandes modificaciones  y los incrementos salariales se mantienen en los mismos márgenes porcentuales que en regímenes anteriores.  Al interior de las universidades e institutos de nivel superior, las políticas de asignación de recursos para las diferentes instancias se mantienen con incrementos mínimos y se vuelven rígidas como respuesta a los procesos de auditorías y controles del gasto público que se han establecido por los diferentes niveles de gobierno.  Junto con estas condiciones, variables como la necesidad de incrementar los servicios educativos de nivel superior, el reto de incorporar a más jóvenes a la escolaridad superior e incluso posgrados, la cantidad de profesores que ingresan al sistema de pensiones y jubilaciones así como de mejorar la infraestructura, meten presión a la parte financiera del sistema de educación superior y a las finanzas públicas en general.  ¿Qué hacer? ¿Cómo se ha dado respuesta a estos problemas durante los últimos años? ¿Es viable mantener un sistema de financiamiento como el que se ha construido?  El sistema de educación superior se sostiene en lo económico fundamentalmente en dos líneas: el financiamiento público y los programas de generación de recursos propios que por medio de mecanismos como: cuotas estudiantiles, venta de servicios y venta de cursos de capacitación y actualización, sustentados en los marcos normativos internos de las instituciones públicas de educación superior, generan recursos para el mantenimiento de la infraestructura enfocada a atención a estudiantes. Desde mediados de la década de los noventa, inició el crecimiento de los programas de recursos propios mediante las participaciones estudiantiles vía cuotas que, se amarraron al salario mínimo. Posteriormente la oferta de servicios a la comunidad como servicios psicológicos, contables, fiscales y desarrollo de proyectos así como cursos de actualización profesional o de desarrollo educativo permitió que el flujo capital hacia algunas instituciones se incrementara, reflejándose en el mejoramiento de la infraestructura y equipamiento para docencia.  Desde el momento mismo de la construcción de leyes donde se autorizaba el cobro de cuotas a los estudiantes para su ingreso, reinscripción y servicios adicionales como idiomas, titulación y expedición de documentos, entre otras más, hubo voces discordantes y movimientos de protesta que poco a poco se fueron apagando por distintos factores, como el uso de la fuerza por parte del Estado, el reacomodo al interior de las instituciones o bien, la natural transición generacional. El argumento para generar la participación financiera de los estudiantes y de la comunidad a partir de la venta de servicios fue que por el crecimiento de las instituciones de educación superior y los impactos de las crisis económicas en las finanzas públicas se volvía crítico para el estado ser la única fuente de financiamiento.  Al margen de lo válido tanto en el pasado como en la actualidad de la argumentación, resultó ser trascendental, permitió el desarrollo de programas de generación de recursos propios donde estudiantes se incorporaron a los diferentes despachos de servicios para desarrollar prácticas e impactó también en actividades de vinculación con diferentes sectores sociales e instituciones.  De cualquier forma el tema sigue siendo álgido. La base filosófica de la educación superior gratuita además de ser ley, es un criterio que permanece con mucha raíz dentro de los cuerpos docentes y estudiantiles universitarios por lo que se considera el cobro a estudiantes como un factor que contraviene el principio de gratuidad de la educación superior.  ¿Qué factores vuelven más complejo el tema del financiamiento de la educación superior? La resistencia de personal universitario a la venta de servicios y vinculación con el sector empresarial lo que mejoraría la gestión de recursos e incrementaría la cantidad de recursos financieros disponibles. La perspectiva filosófica de la educación gratuita y alejada de la visión capitalista genera acciones que limitan el desarrollo de algunos indicadores.  La diversidad de subsistemas educativos a nivel superior, lo que deviene en diferentes formas de gobierno, algunas son autónomas, otras no, otras dependen de los diferentes estados que integran la federación mientras que otras son atendidas por el gobierno federal.  La diversidad de estructuras jurídicas y la complejidad de las interacciones específicas de cada institución debida a condiciones históricas y culturales diversas.  La inexistencia de una visión estratégica para la educación superior, como se ha planteado incluso en documentos oficiales, lo que implica la ausencia de una política pública clara, en particular en lo referente al financiamiento. En la asignación de los recursos la cantidad de estudiantes sigue siendo un criterio fundamental por encima de factores como la calidad y los resultados de los procesos de acreditación o productividad.  En síntesis, cada universidad o instituto, ha enfrentado de diferentes formas el problema de la escasez de recursos financieros. Cada una, aplica diferentes estrategias de gestión tanto en el plano de la local como en lo nacional o lo internacional, desde aplicación de medidas para la participación financiera estudiantil, formación de fundaciones, venta de servicios, sorteos, convenios que permiten la participación de la iniciativa privada y programas de diferente naturaleza que permiten el ingreso de recursos internacionales para investigación, transferencia de tecnología, desarrollo de actividades relacionadas a la sustentabilidad.  El sistema de financiamiento de los diferentes organismos de educación superior necesita ser replanteado a partir de una política gubernamental más unificada, que aligere por una parte aspectos como lo fiscal, recupere el impulso a la productividad, a la investigación y al desarrollo tecnológico. Es inevitable la participación financiera de los diferentes sectores de la comunidad, incluyendo estudiantes y empresarios. Y es inevitable seguir defendiendo los valores que tanto explícitos como implícitos están presentes: autonomía, cooperación y desarrollo comunitario.  Construir un sistema de financiamiento y gestión de recursos para las instituciones de educación superior que sea eficaz y eficiente es urgente. Si bien es cierto que cada institución ha dado respuesta de acuerdo a su propia historia y condiciones esto sólo aumenta la diferencia en la disponibilidad de recursos y en la calidad.  La viabilidad de un sistema tan heterogéneo de financiamiento de la educación superior a nivel nacional es limitada y aún más, está entrando en crisis. Y evidentemente esto no es bueno para nadie.  " ["post_title"]=> string(42) "Universidades públicas: el financiamiento" ["post_excerpt"]=> string(198) "Al interior de las universidades e institutos de nivel superior, las políticas de asignación de recursos para las diferentes instancias se mantienen con incrementos mínimos y se vuelven rígidas." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(40) "universidades-publicas-el-financiamiento" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-12-01 10:58:01" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-12-01 15:58:01" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=86215" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18001 (24) { ["ID"]=> int(85705) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-15 12:22:49" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-15 17:22:49" ["post_content"]=> string(5449) "El pasado domingo 13 de noviembre se llevó a cabo la marcha a favor del INE y demás institutos electorales autónomos. Aunque desestimada por el mismo presidente, a quien obviamente no le gusta la libertad que tienen los ciudadanos (que no pueblo) de elegir libremente a sus gobernantes, muchísima gente se congregó para manifestar su descontento contra la destructora reforma electoral que tanto le urge consumar al presidente (porque, claro, en un país flagelado por la inseguridad, los feminicidios y el crimen, lo que verdaderamente es importante - para López, hay que aclarar - es controlar y socavar los órganos electorales).  Estoy escribiendo esto la noche y mañana del lunes 14 de noviembre, así que no he podido leer y escuchar la reacción del supremo. Pero ni falta que hace: ya sé que será lo usual: insultos, descalificaciones y burlas - lo que siempre aplica el one trick pony que es López Obrador. Sin embargo, no hay que desestimar el poder corrosivo que tienen sus palabras en la ciudadanía. Recientemente, leí un comentario de un seguidor de López que se burlaba de la marcha al decir “que sólo habían ido 15 personas” - incluso si ese hubiese sido el caso, la idea de que respetar el derecho a manifestarse y participar de la vida pública del país estuviese condicionado al número de personas me parece totalmente antidemocrática y un ejemplo perfecto del efecto dañino del discurso eternamente polarizador de López Obrador (y una prueba más de que, a los seguidores del presidente, les encanta la idea de regresar al priismo de mediados del siglo XX, en donde las marchas, mayoritariamente, eran para apoyar al presidente en turno).  Pero volviendo al tema de la marcha a favor de los institutos electorales, es claro que algo resonó con la ciudadanía. ¿Se ha preguntado usted qué fue? No, no creo que haya sido un plan orquestado por los demonios de papel que ha creado López Obrador, ni obra del acarreo masivo (taaan popular entre Morena, todo sea dicho). Me atreveré a realizar una afirmación que pienso podría explicar la cantidad de gente que se congregó el domingo 13 de noviembre. Lo que motivó a la gente a participar fue algo que parece que la memoria selectiva del presidente prefiere olvidar. Y es que los órganos electorales autónomos, los proverbiales “árbitros imparciales” de las elecciones en México, fueron una exigencia de la ciudadanía. Sí, que se lea claro y fuerte: fueron institutos cuya creación, en gran parte, recayó en los ciudadanos y fueron para los ciudadanos. No, querido seguidor de López, no fueron una creación de [inserte aquí el nombre del “adversario” de López que prefiera]. Fueron creados por nuestros padres, nuestros abuelos y demás generaciones anteriores a la nuestra, debido al hartazgo que tenían de que el gobierno se reservara el derecho de elegir a nuestros gobernantes. Para ser alguien considerado por sus admiradores como “un gran historiador”, vaya que el presidente prefiere “olvidar” hechos que no le convienen (como su lealtad al viejo PRI).  Este sexenio, López Obrador nos ha quitado mucho (seguridad, salud, usted diga), menos lo que tanto proclamó: la corrupción. Ahora, quiere dar el golpe mortal a la naciente democracia mexicana y regresar a México a la época del priismo rancio que creímos ya estaba desterrado para siempre. No dejemos que nos siga quitando más libertades al querer controlar y destruir los órganos electorales. Es una tarea que, incluso el más aferrado seguidor del supremo debería defender porque, de no haber sido por estos institutos electorales, es muy probable que López Obrador jamás hubiese llegado al poder (sólo recuérdese cuántas veces intentó “brillar” dentro del viejo PRI, sin éxito - sólo hasta que hubo elecciones libres, pudo lograr algo de verdad en su vida política).   En ánimos de no ser un hipócrita (palabra que tanto le gusta usar a López Obrador para denostar a quien no se alinea con él) hay que decir algo claro, fuerte y sin miedo: desde el viejo PRI (ese mismo de la “caída del sistema” de Manuel Bartlett), el mayor riesgo al que se ha enfrentado la democracia mexicana es Andrés Manuel López Obrador.  *LAS OPINIONES EXPRESADAS EN LOS ARTÍCULOS DE ESTA PÁGINA SON DE EXCLUSIVA RESPONSABILIDAD DE SUS AUTORES. DE NINGUNA MANERA REFLEJAN LA POSTURA EDITORIAL DE ESTE PORTAL." ["post_title"]=> string(60) "López Obrador: el mayor peligro para la democracia mexicana" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(58) "lopez-obrador-el-mayor-peligro-para-la-democracia-mexicana" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-15 12:22:49" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-15 17:22:49" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85705" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(51) ["max_num_pages"]=> float(26) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "5a557a553e9435f5fe8690ef79d5dd6a" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

López Obrador: el mayor peligro para la democracia mexicana

El pasado domingo 13 de noviembre se llevó a cabo la marcha a favor del INE y demás institutos electorales autónomos. Aunque...

noviembre 15, 2022
Universidades públicas

Universidades públicas: el financiamiento

Al interior de las universidades e institutos de nivel superior, las políticas de asignación de recursos para las diferentes instancias se mantienen...

diciembre 1, 2022




Más de categoría
La Verdad revelada: paradigma Tradicional

La Verdad revelada: paradigma Tradicional

El pensamiento tradicional concibe la realidad de manera disciplinada, normativa y doctrinal. Basta con cumplir la ley terrestre y...

diciembre 2, 2022

Los riesgos de la egocracia

Los populismos se caracterizan en gran parte por debilitar las democracias y las instituciones que las sustentan. 

diciembre 2, 2022

La “celebración” de López: el narcisismo presidencial. Parte 1

Me hubiese gustado ser el primero en expresar la siguiente afirmación, pero muchos me la ganaron casi de inmediato:...

diciembre 1, 2022

¡Todos al Ángel!

Hasta el momento pareciera que la oposición no entiende que no entiende el sentido del voto de castigo que...

diciembre 1, 2022