Jueces y abogados, ¿a quién sirven?

Estos días de semiencierro, en los que vamos medio volviendo a la vida, es buen tiempo para replantearnos el futuro al que aspiramos. En ello estaba cuando vi una película de esas de cine en casa, para...

16 de marzo, 2021 Jueces y abogados

Estos días de semiencierro, en los que vamos medio volviendo a la vida, es buen tiempo para replantearnos el futuro al que aspiramos. En ello estaba cuando vi una película de esas de cine en casa, para no usar anglicismos innecesarios: El Juicio de los 7 de Chicago. Es una magnífica cinta sobre los años de la resistencia contra la absurda y criminal guerra de Vietnam. No le arruinaré la sorpresa al respetable, pero vale la pena para ayudarnos a entender el tiempo en que vivimos; el retrato de los acusados que se valen de la ley para presentar argumentos revolucionarios y de un juez venal e incompetente que, lejos de resolver, enreda el asunto hasta que se le desbarata en las manos. Todo ello me remitió a la tarea de la ley, el juez y el abogado.

Uno de los artefactos jurídicos y políticos más interesantes de las democracias es la división de poderes. Los jueces sirven al sistema jurídico, a la legalidad y solo a ese principio rinden cuentas; por eso no votamos para elegirlos, porque nos repugnan los jueces con compromisos que van más allá de la ley (como el jefe político, el amo o el elector). Cuando los otros dos poderes cuestionan al juez se dan un balazo en la pierna, se inmovilizan, porque el juez está llamado a validar los actos de los otros dos poderes, a verificar que las relaciones entre los ciudadanos y de ellos con el gobierno estén dentro del marco de la Ley. 

Cuando un juez sentencia en contra del gobierno, aunque las causas éticas, políticas o ideológicas sean favorables al pueblo, la nación, la patria o como quiera que se le llame a la razón de Estado, el error no es del juez, sino del marco legal con el que debe trabajar y con el que está comprometido; si lo que no marcha es el marco legal, el Ejecutivo dispone de relaciones con el Legislativo en el cual hay miembros de su partido que deben legislar, convencer y lograr leyes que dentro del marco jurídico le permitan alcanzar sus objetivos. Los límites son los derechos de los ciudadanos, la Constitución y los tratados internacionales. El juez no traiciona cuando falla en uno u otro sentido: su amo es el marco jurídico.

El abogado, por su parte, tiene dos jefes: el marco jurídico dentro del que debe moverse y su cliente. En este caso, la palabra cliente no corresponde a la idea del que compra algo, sino a la situación de protección bajo la que se acoge al consultar un abogado, de ahí vienen el secreto profesional, la no confusión de intereses y la necesaria pericia del abogado. La palabra viene de la “clientela”, que eran todos los miembros de la familia  que vivían bajo la protección del pater familias en Roma. En un sistema jurídico mínimamente civilizado, hasta el más infame de los criminales tiene derecho a un juicio y a una defensa. El que patrocina al cliente no traiciona a la ley, a su patria ni a nadie y cuando siente que sus valores están siendo puestos en duda, debe renunciar a la defensa, pero el Estado tiene que vigilar que en ese extremo nadie se quede sin defensa y procurarle una que sea libre y eficaz. Vamos a un ejemplo extremo. Eichmann, el artífice del Holocausto, fue juzgado en Jerusalén. Tuvo un abogado y a nadie se le ocurrió decir que éste traicionara a la humanidad, a los judíos o al Estado de Israel. Es un principio de civilización.

Existe, sin embargo, otro sistema al que llamamos justicia revolucionaria y es un dispositivo jurídico de emergencia. Cuando todas las normas se han roto, cuando el sistema se ha hundido y un grupo ha logrado hacerse con una parte significativa del poder y debe consolidarse incluso por la violencia, establece abogados y jueces revolucionarios. Sucedió en México, en Cuba y en la URSS. Ahí los jueces tienen otro jefe y es la revolución. Su cometido es someter y anular a sus enemigos, encontrar las mejores razones para omitir y suprimir a quienes se oponen al progreso revolucionario. Se trata de un estado necesariamente transitorio porque es injusto pero necesario. Puede ser cruel e irracional, pero es parte de las revoluciones que tienen su propia lógica. Cuando se acusa a un abogado de traicionar a la ley, a la patria o al pueblo, cuando se duda del juez tan solo por la razón de su dicho, entonces rozamos los tribunales revolucionarios y digo, nomás para saber dónde estamos parados: el dispositivo es peligroso, altamente explosivo y no debe invocarse si no se está dispuesto a asumir todo lo que contiene como la destrucción del sistema jurídico tal y como se le conoce en su momento.

Y para terminar, los ciudadanos, que son los amos del sistema en una democracia; por situaciones como estas no podemos seguir aplazando la discusión de la colegiación obligatoria de los abogados ni la sociedad puede permanecer silenciosa cuando cualquiera de los poderes se excede respecto de otros. Cuando la sociedad participa y es escuchada y el gobierno retrocede y corrige, estamos en una democracia, en una transformación y no en una revolución. Todo está en elegir y ser claros para decir qué es lo que hemos elegido.




@cesarbc70

Comentarios
object(WP_Query)#17638 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62643) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "18-03-2021" ["before"]=> string(10) "15-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62643) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "18-03-2021" ["before"]=> string(10) "15-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17641 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17649 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17688 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "18-03-2021" ["before"]=> string(10) "15-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-03-18 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-04-15 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (62643) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17640 (24) { ["ID"]=> int(63435) ["post_author"]=> string(2) "58" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-06 09:03:48" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-06 14:03:48" ["post_content"]=> string(5159) "Hace un par de semanas, la Agencia de la ONU para los refugiados y la UNICEF lanzaron el proyecto de Promoción Global de Mejores Prácticas para Niñas, Niños y Adolescentes en situación de Migración.1La iniciativa busca reforzar las estructuras de atención y protección de la niñez y adolescencia en situación de movilidad humana en México, El Salvador, Zambia y África del Sur, y cuenta con la aportación de alrededor de siete millones de euros por parte de la Unión Europea. Este proyecto de cooperación sur-sur contempla un intercambio de conocimiento y buenas prácticas entre países durante los siguientes 30 meses”.2       Naciones Unidas ha señalado que el programa funcionará en los estados de Baja California, Chiapas, Chihuahua, Tamaulipas y Veracruz. Se implementará en el marco de una coordinación entre los tres órdenes de gobierno, en la cual también participarán organizaciones de la sociedad civil. La inclusión de OSC`s en el programa representa una buena noticia, pues son ellas quienes han demostrado mayor capacidad de respuesta y adaptación a las circunstancias que enfrentan los migrantes en tiempo real, lejos de los temas administrativos.      El programa parte de la premisa de que “los derechos de todas las niñas, niños y adolescentes viajan con ellos y deben protegerse en todo lugar y en todo momento”. Las actividades específicas que se realizarán con este programa buscan fortalecer las instancias y los mecanismos encargados de proteger a las niñas, niños y adolescentes migrantes, entre ellas, brindarles opciones de cuidado y de apoyo psico-emocional.  A lo largo de su trayecto, las niñas, niños y adolescentes migrantes son vulnerables a diversos tipos de riesgos y violencia, como son la sexual y la de género, la captación por la delincuencia organizada o por redes de trata, la separación familiar, la extorsión o el secuestro. Cabe señalar que en 2019 el gobierno mexicano contabilizó 52 mil niñas, niños y adolescentes en situación de migración, lo cual demuestra la magnitud de este problema. De acuerdo con Naciones Unidas, la pandemia por COVID 19 redujo los flujos migratorios de este tipo de personas en 2020; sin embargo, ésta ha comenzado a aumentar en fecha recientes.   También debe recordarse que en México, el 11 de noviembre de 2020 se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el decreto que reformó diversos artículos de la Ley de Migración y de la Ley de sobre Refugiados, Protección complementaria y Asilo político, en materia de Infancia Migrante. Ahora, “el proyecto continuará promoviendo la reciente reforma, mediante el fortalecimiento de los sistemas de protección para mejorar las opciones de cuidados alternativos, y reforzando las capacidades de recepción de familias con niños, niñas y adolescentes, la respuesta de salud mental y apoyo psicosocial, y la prevención de la violencia contra niñas, niños y adolescentes en situación de movilidad”.3 El representante de la Agencia de la ONU para los refugiados en México, Mark Manly ha mencionado que “el lanzamiento de este proyecto es muy oportuno ya que brindará un apoyo importante en la implementación de la reciente reforma legal que prohíbe toda detención migratoria de niños, niñas y adolescentes”4 La migración es un tema muy complejo per se, pero tratándose de niñas, niños y adolescentes, adquiere una dimensión mayor y se convierte en un asunto extremadamente sensible. Por ello, se debe tener presente que los Estados Unidos han endurecido su política migratoria en los últimos años, ya que como todos recordamos, el gobierno republicano de Donald Trump presionó al gobierno mexicano para obtener su cooperación a fin de detener el flujo de migrantes que cruzan la frontera sur de México. Recientemente, el gobierno demócrata de Joe Biden ha reiterado su solicitud para que el gobierno mexicano refuerce la presencia de la guardia nacional y militar en la frontera sur como medida de contención de la población migrante.  Por todo ello, es muy importante esta iniciativa de la ONU que busca proteger a la infancia y adolescencia migrante. En este sentido, el gobierno mexicano debe dedicar especial atención para respaldar esta iniciativa, ya que, como es bien sabido, el endurecimiento de las medidas de contención migratoria siempre viene aparejada de un incremento de la vulnerabilidad de los migrantes. " ["post_title"]=> string(97) "La ONU y la protección de los derechos de las niñas, niños y adolescentes migrantes en México" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(92) "la-onu-y-la-proteccion-de-los-derechos-de-las-ninas-ninos-y-adolescentes-migrantes-en-mexico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-07 09:40:47" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-07 14:40:47" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63435" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17609 (24) { ["ID"]=> int(63160) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-03-30 10:53:40" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-03-30 15:53:40" ["post_content"]=> string(6267) "Opinión H4   César Benedicto Callejas   Decía el viejo Borges, hablando del mar, que antes de que el tiempo se acuñara en días, el mar, el siempre mar, ya estaba y era. Me puse a pensar en la enigmática frase del maestro porteño porque los días que estamos viviendo se nos están acuñando en moneda de tesoro. Verá usted, amable lector, existe una ley de economía –esta sí se cumple por su irresistible lógica– la cual dice que la moneda mala desplaza a la buena, si en un mercado circula moneda de buen metal –oro o plata– e introducimos en él moneda de metal ruin –zinc o bronce–, la gente tenderá a atesorar la moneda buena para dejar circular la mala. En este momento no vamos a entrar en disquisiciones keynesianas, pero bástenos decir que el tiempo que vivimos se nos está acuñando en moneda de metales nobles, porque vamos a atesorarlo. No serán estos días de olvido como lo son muchos de muchas décadas y me temo que en unas décadas, cuando todo esto haya pasado, los historiadores verán que las jornadas que hoy enfrentamos tuvieron repercusiones tan grandes como la Segunda Guerra Mundial y si ya quiere que se lo ponga barato, por lo menos que la caída del Muro de Berlín. Pertenezco a una generación que se ha cansado de no tener días de moneda corriente. A mis cincuenta años he vivido dos pandemias –la de 2009 y ésta–, dos terremotos, la caída del Muro de Berlín, el final de la Guerra de Vietnam y también la de la guerra fría, la llegada a Marte, la renuncia de un Papa, la llegada de la oposición al gobierno de la República, la guerra fantasmagórica del narcotráfico, la caída de las Torres Gemelas, la explosión en Chernobyl y una larguísima cadena de etcéteras que ya no quiero ni contar. Todos ellos, por nefastos o terribles que pudieran parecer, son moneda de la buena, para atesorar y recordar. Claro, uno quisiera que los días fueran de moneda de cobre, así baratija para el descanso y el olvido, pero ya será para otra ocasión. Es moneda de cobre que mis padres me llevaran a vacunar cuando era niño, que hiciera un poco el remolón y hasta donde recuerdo tantito llorón (pero nada grave); que al salir me compraran una paleta o alguna golosina para premiar mi valor frente a las agujas. Pero es moneda de oro que, en esta ocasión, yo haya sido quien llevó a vacunar a mis padres hace apenas unos días; igual, no llorones pero él sobre todo tantito resistente por el origen de la vacuna; es moneda de metal para atesorar porque forma parte de un hecho de enormes dimensiones que está cambiando el rostro de la civilización y nuestro futuro como especie. No exagero, los formatos sociales no volverán como antes los conocimos, ni los lenguajes y menos nuestras expectativas políticas ni sociales. Me encontré con la fiesta sobria de los adultos mayores que solos o acompañados de sus hijos o nietos, se acercaron con el valor de quien aprecia la vida y quiere prolongarla todavía más. Vi una organización suficiente, clara y bien definida, donde a nadie se le pidió nada que no fuera más que la identificación y guardar el orden, clases de chachachá para los que esperábamos a nuestros familiares o para ellos mismos si querían acercarse; no vi actos de proselitismo político si no fuera porque a la entrada, los Siervos de la Nación, eso sí, discretos y vigilantes. Pero lo cierto es que nadie percibía sino dos cosas: la esperanza de que estamos por fin próximos a ver la solución a este fenómeno y la solidaridad de todos quienes nos aprestábamos a ayudar a cruzar una calle, a conseguir una botella de agua –todos los vacunados recibieron como cortesía, fruta, alegrías, agua y palanquetas, en bolsas transparentes sin logos políticos de ninguna especie– o bien, a cruzar algún bache accidentado. Volví a ver aquel México de mi infancia, sabroso y colaborador, de fiesta hasta en las peores, arrimando el hombro para colaborar con el desconocido; en la serenidad de la esperanza irredenta que siempre nos dice “tranquilo mano, ya mero terminamos”. Vi a un hombre de pasado los ochenta con su barba larga y blanca llevar la silla de ruedas de su mujer que, hecha un ovillo pequeño por la enfermedad se había hecho vacunar, el hombre era la viva imagen de la dignidad frente al peligro, no había ido a pedir nada, estaba cumpliendo su deber para no contagiar, se le notaba con el gusto y el honor de saber que aún es parte de la patria y que se enorgullece de, en su medida, servir y proteger a su esposa; a una pareja de gemelas que rondarían los setenta y varios más, alegres, llenitas y sonrientes como dos manzanas, salir alegres de la vacuna para integrarse a la clase de chachachá donde los marcianos habían llegado ya y la fiesta de la vida se prolongaba. Con mis padres, conforme mandan los cánones, nos acercamos a una cafetería que tenía dispuesta una terraza con las distancias necesarias, se habían portado bien y el que lleva a vacunar debe servir el café; en la mesa de enfrente una niña estudia matemáticas aplicada a un libro de texto auxiliada con su teléfono inteligente y entonces, también como lo mandan los cánones, una vocecita me reclama, me ofrece un mazapán por cinco pesos o dos por diez, la miro, es tan linda como la niña del teléfono inteligente, tienen la misma edad pero no solo no tiene dispositivo digital sino que no está en clases como su contemporánea; le acepto su oferta porque se me cae la cara de puritita vergüenza. Miro a mis padres que se la jugaron para que este país no se cayera a pedazos y ahora hay que protegerlos para que no se vayan dentro de la marea de estadísticas incontrolables de muertos y enfermos; me mata la vergüenza de que mi generación que había nacido con los mejores augurios, esté acumulando monedas de oropel para algún día, escribir la heroica historia de un siglo.   @cesarbc70" ["post_title"]=> string(25) "Moneda buena, moneda mala" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "moneda-buena-moneda-mala" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-03-30 10:53:40" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-03-30 15:53:40" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63160" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17640 (24) { ["ID"]=> int(63435) ["post_author"]=> string(2) "58" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-06 09:03:48" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-06 14:03:48" ["post_content"]=> string(5159) "Hace un par de semanas, la Agencia de la ONU para los refugiados y la UNICEF lanzaron el proyecto de Promoción Global de Mejores Prácticas para Niñas, Niños y Adolescentes en situación de Migración.1La iniciativa busca reforzar las estructuras de atención y protección de la niñez y adolescencia en situación de movilidad humana en México, El Salvador, Zambia y África del Sur, y cuenta con la aportación de alrededor de siete millones de euros por parte de la Unión Europea. Este proyecto de cooperación sur-sur contempla un intercambio de conocimiento y buenas prácticas entre países durante los siguientes 30 meses”.2       Naciones Unidas ha señalado que el programa funcionará en los estados de Baja California, Chiapas, Chihuahua, Tamaulipas y Veracruz. Se implementará en el marco de una coordinación entre los tres órdenes de gobierno, en la cual también participarán organizaciones de la sociedad civil. La inclusión de OSC`s en el programa representa una buena noticia, pues son ellas quienes han demostrado mayor capacidad de respuesta y adaptación a las circunstancias que enfrentan los migrantes en tiempo real, lejos de los temas administrativos.      El programa parte de la premisa de que “los derechos de todas las niñas, niños y adolescentes viajan con ellos y deben protegerse en todo lugar y en todo momento”. Las actividades específicas que se realizarán con este programa buscan fortalecer las instancias y los mecanismos encargados de proteger a las niñas, niños y adolescentes migrantes, entre ellas, brindarles opciones de cuidado y de apoyo psico-emocional.  A lo largo de su trayecto, las niñas, niños y adolescentes migrantes son vulnerables a diversos tipos de riesgos y violencia, como son la sexual y la de género, la captación por la delincuencia organizada o por redes de trata, la separación familiar, la extorsión o el secuestro. Cabe señalar que en 2019 el gobierno mexicano contabilizó 52 mil niñas, niños y adolescentes en situación de migración, lo cual demuestra la magnitud de este problema. De acuerdo con Naciones Unidas, la pandemia por COVID 19 redujo los flujos migratorios de este tipo de personas en 2020; sin embargo, ésta ha comenzado a aumentar en fecha recientes.   También debe recordarse que en México, el 11 de noviembre de 2020 se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el decreto que reformó diversos artículos de la Ley de Migración y de la Ley de sobre Refugiados, Protección complementaria y Asilo político, en materia de Infancia Migrante. Ahora, “el proyecto continuará promoviendo la reciente reforma, mediante el fortalecimiento de los sistemas de protección para mejorar las opciones de cuidados alternativos, y reforzando las capacidades de recepción de familias con niños, niñas y adolescentes, la respuesta de salud mental y apoyo psicosocial, y la prevención de la violencia contra niñas, niños y adolescentes en situación de movilidad”.3 El representante de la Agencia de la ONU para los refugiados en México, Mark Manly ha mencionado que “el lanzamiento de este proyecto es muy oportuno ya que brindará un apoyo importante en la implementación de la reciente reforma legal que prohíbe toda detención migratoria de niños, niñas y adolescentes”4 La migración es un tema muy complejo per se, pero tratándose de niñas, niños y adolescentes, adquiere una dimensión mayor y se convierte en un asunto extremadamente sensible. Por ello, se debe tener presente que los Estados Unidos han endurecido su política migratoria en los últimos años, ya que como todos recordamos, el gobierno republicano de Donald Trump presionó al gobierno mexicano para obtener su cooperación a fin de detener el flujo de migrantes que cruzan la frontera sur de México. Recientemente, el gobierno demócrata de Joe Biden ha reiterado su solicitud para que el gobierno mexicano refuerce la presencia de la guardia nacional y militar en la frontera sur como medida de contención de la población migrante.  Por todo ello, es muy importante esta iniciativa de la ONU que busca proteger a la infancia y adolescencia migrante. En este sentido, el gobierno mexicano debe dedicar especial atención para respaldar esta iniciativa, ya que, como es bien sabido, el endurecimiento de las medidas de contención migratoria siempre viene aparejada de un incremento de la vulnerabilidad de los migrantes. " ["post_title"]=> string(97) "La ONU y la protección de los derechos de las niñas, niños y adolescentes migrantes en México" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(92) "la-onu-y-la-proteccion-de-los-derechos-de-las-ninas-ninos-y-adolescentes-migrantes-en-mexico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-07 09:40:47" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-07 14:40:47" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63435" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(43) ["max_num_pages"]=> float(22) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "9ce7b1495a75f7a338594948c46dd50a" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

La ONU y la protección de los derechos de las niñas, niños y adolescentes migrantes en México

Hace un par de semanas, la Agencia de la ONU para los refugiados y la UNICEF lanzaron el proyecto de Promoción Global...

abril 6, 2021

Moneda buena, moneda mala

Opinión H4   César Benedicto Callejas   Decía el viejo Borges, hablando del mar, que antes de que el tiempo se acuñara...

marzo 30, 2021




Más de categoría

Asonadas mexicanas

El Ejército mexicano, vía el Estado Mayor Presidencial,  estuvo indirectamente relacionado en los hechos de la matanza a estudiantes...

abril 14, 2021

El cuero y las correas

Una de las mejores definiciones de cultura que he escuchado, me la obsequió uno de mis profesores de Preparatoria:...

abril 13, 2021

Era Covid: Liderazgo⁠  e Incertidumbre 

“El mundo ya no era sólido e infalible, sino poroso e incierto”. -Margaret Atwood, Los Testamentos. El universo humano...

abril 9, 2021

Otras crisis latentes

Más allá del Covid y los temas de seguridad que aquejan al país, existen miles de empresas que son...

abril 8, 2021