Incremento de la cartera vencida del Infonavit

Uno de los efectos más dañinos de una situación de crisis económica se refleja en el índice de morosidad de las personas en el cumplimiento de sus compromisos crediticios, y cuando de la vivienda se trata, el...

29 de agosto, 2022 cartera vencida del Infonavit

Uno de los efectos más dañinos de una situación de crisis económica se refleja en el índice de morosidad de las personas en el cumplimiento de sus compromisos crediticios, y cuando de la vivienda se trata, el tema se vuelve particularmente grave. En la presente administración federal, han incidido tres grandes factores que provocan el no pago de 773 mil créditos.  

  1. El otorgamiento de préstamos a trabajadores afiliados en forma más laxa que en el pasado reciente y sin mediar mayor análisis de riesgo.
  2. La crisis desatada por la pandemia, que dejó a muchos trabajadores sin empleo (y a otros les costó la vida).
  3. La inflación por la que hoy no solo se incrementan las tasas de interés, si no que el salario del trabajador no es suficiente para cubrir sus prioridades y deja al final del gasto el pago de sus mensualidades.

Valor de la cartera vencida

Al cierre de junio (2° trimestre), la cifra era de 299 mil millones de pesos y pasó de ser del 7.81% en diciembre del 2018 a 18.24% al mes de junio de este año. Esta cifra surge de los reportes financieros del propio Instituto y se calcula a partir del saldo de la cartera de crédito vencida entre el saldo de la cartera total (se considera un crédito en esas condiciones a los 90 días de dejar de cumplir con los pagos correspondientes).

La vivienda abandonada

El Infonavit reconoce que en el país hay 650 mil viviendas en situación de abandono. Entre los factores para que ello sucediera, están los siguientes:

  1. Falta de servicios y equipamientos urbanos
  2. Inseguridad
  3. Mala calidad de los materiales y de la ejecución de la obra
  4. Lejanía de fuentes de trabajo con altísimos costos de transporte (en ocasiones el costo de traslado mensual es superior al del pago del crédito en ese periodo) . 

Habiendo un déficit de vivienda cercano a 9.2 millones de unidades en el país, el total de las que están abandonadas, incluyendo las 650 mil de Infonavit, asciende a 6.1 millones en el país según el INEGI. Una terrible contradicción que es muestra inequívoca de la muy errática política de vivienda en los últimos 25 años.

Cómo recuperar o reducir la cartera vencida:

  1. Mejorar los sistemas de cobranza del Instituto, sea en forma directa o a través de despachos dedicados a ello.
  2. Reduciendo la tasa de interés del crédito inicial o condonando el pago de intereses moratorios.
  3. Hoy la tasa de interés para quienes perciben 16 mil pesos mensuales o más es de 10.45% anual. En tanto quienes perciben el salario mínimo es de sólo 2% anual, lo que representa de suyo un subsidio enorme (habrá que replantearlo).
  4. Formulando convenios de pago del adeudo en parcialidades.
  5. Instrumentando programas para reducir el número de viviendas abandonadas, de conformidad con la SEDATU, invertir no solo en la reconstrucción de las viviendas abandonadas y vandalizadas para volver a venderlas (Plan a todas luces erróneo, pues devolverlas a su estado original no resuelve los problemas que provocaron su abandono).

Conclusiones

-La alta tasa de morosidad en el pago de créditos prende las alarmas del Instituto pues el “boquete” financiero de casi 300 mil millones de pesos es de alto riesgo.

-Mejorar las reglas de otorgamiento de nuevos créditos exige un mayor análisis de riesgo de los solicitantes.

-Revertir el quebranto que provoca la vivienda abandonada requiere de una estrategia que las vuelva a hacer atractivas, atendiendo las causas que provocaron el problema. 

Comentarios


object(WP_Query)#16265 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(82688) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(82688) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16269 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16267 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16268 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-08-31 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-09-28 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (82688) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16266 (24) { ["ID"]=> int(82979) ["post_author"]=> string(3) "189" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-06 09:44:56" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-06 14:44:56" ["post_content"]=> string(6548) "¿Cómo pasó? No lo puedo creer, si el 2021 se me fue volando, ¿qué puedo decir de este año? Siento que anoche estaba estrenando un nuevo calendario y hoy está ya en el noveno mes. ¡Ya vamos en el pozole y los chiles en nogada! Los mexicanos somos resilientes porque haber avanzado hasta aquí, perdón, pero ha sido un logro inconmensurable, uno de los años más cuesta arriba que la mayoría recordaremos. El presidente de la República, los gobernadores, alcaldes y delegados dan sus informes de gobierno. Todos tenemos distintos datos: ellos los suyos y cada ciudadano los propios. Una cosa muy distinta me dice mi estado de cuenta bancario a lo qué me dicen los números oficiales, aún así sigo sin entender un millón de cosas. Creo que los mexicanos estamos viviendo una euforia colectiva por recuperar nuestras vidas, por volver a salir, a ver a los amigos, a vivir como solíamos hacerlo, de una forma “normal”, a acercarnos sin miedo, a reírnos sin miedo, a tocarnos sin miedo. Todos tenemos deudas, de eso no tengo la menor duda. La pandemia nos dejó en números rojos a casi todos; sin embargo, hay una efervescencia en las calles, fiestas, restaurantes a tope, bares y cantinas, para todos los niveles, para todos los presupuestos. Los mexicanos buscamos vacacionar, celebrar, recuperar el tiempo perdido, aunque esto signifique hacer más grande el hueco en nuestros bolsillos. Las Lauras Zapatas y los Ricardos Anayas del mundo dirán que todo es culpa  de las ayudas sociales que utilizamos para no trabajar y para  despilfarrar en fiestas. Poco entienden que estas personas que con mil quinientos pesos o lo que el gobierno pueda dar en apoyos no alcanza ni para pasajes.  Los mexicanos estamos trabajando, estamos saliendo desde temprano a buscar la chuleta que nuestras familias esperan en casa. En lo que va del año aumentaron, según datos oficiales del cuarto informe de gobierno, 623 330 nuevos trabajadores en el Seguro Social. Estamos lejos de decir que hemos vuelto a la normalidad, pero es un hecho que aguantamos la tempestad y estamos listos para seguir dando batalla. Mermados, cansados, muchos con secuelas de COVID, muchos teniendo que empezar de cero nuevamente en sus negocios u oficios pero aquí estamos. Sí es cierto esto que versa nuestro himno nacional “Un soldado en cada hijo te dio” porque aquí estamos presentando armas y listos para volver al frente. No se parecen en mucho mis ganas de vivir la vida que mi presupuesto semanal para hacerlo. Las cosas están cada vez más caras. Es cierto que no ha subido la gasolina y que el dólar se mantiene estable; sin embargo, la canasta básica, las colegiaturas y los servicios están por las nubes. Todo está carísimo y aun así los que ofrecemos servicios no nos atrevemos a subir nuestros precios por miedo a perder clientela. Carlos Slim, el hombre más rico de México, desde su inquebrantable salud propone que la jubilación se retrase hasta los 75 años, en un país en el que la esperanza de vida es precisamente esa y en datos de este año El Economista asegura que el promedio bajó cuatro años después de la pandemia y en la que no todo el mundo tiene una salud envidiable, es verdad que muchos adultos mayores ya se ven mermados en su rendimiento físico o padecen de alguna enfermedad. Propone también que se acorte la jornada laboral y que se hagan turnos de tres días con doce horas, claro, como lo que mejor funciona es el sistema de guarderías y estancias infantiles. Y ya por último, subestima el esfuerzo que hacen los estudiantes universitarios  para presentar una tesis y obtener el título profesional con todos los requisitos que no tienen por qué ser pocos; ingresar a la fuerza laboral de éste y cualquier país requiere de ciudadanos serios y comprometidos, que no se salten los procesos ni escatimen en esfuerzos para demostrar su capacidad y poder después competir por un mejor empleo. Creo que es momento de ser conscientes, solidarios y no de dientes para afuera, solidarios de verdad, porque a todos nos conviene, todos nos necesitamos. Si no ponemos de nuestra parte, este barco no va a poder hacerse a la mar de nuevo. El alza en los precios nos castiga a todos y es una cadena que tarde o temprano nos encuentra por detrás como un camino de fichas de dominó que cae sin remedio. No queremos ser un país de pasantes, de trabajadores de medio tiempo. Creo que sería mucho más útil reconsiderar la situación de muchísimas familias en las que solo trabaja el padre y la madre prefiere quedarse en casa al cuidado de los hijos aunque estos ya tengan más de veinte años. Solamente remando parejo y sin abusos de la clase alta a la clase trabajadora vamos a notar un verdadero avance, pagando sueldos justos, inscribiendo a los trabajadores en el seguro social y dándoles las prestaciones que merecen por ley, pagando impuestos y claros en que estos serán utilizados eficientemente por el gobierno y que esto nos beneficia a todos. Confiando y trabajando, rezando y con el mazo dando como decían las abuelas. Es tiempo de sumar y dejar de dividir, echar la culpa al discurso político de este gobierno o de los anteriores resulta ya un discurso obsoleto. Al final somos la sociedad civil los únicos que podemos sacar del atolladero a nuestro país, ni lamentándonos, no polarizando, haciendo cada quien su chamba y empujando la carreta sin egoísmos ni falsas pretensiones. Bueno, eso pienso yo como ciudadana de a pie. ¿Qué piensan ustedes al respecto? ¿Cómo vamos a llegar a final de año? ¿Entendimos la lección o estamos peor que al principio? ¿Nos vamos a dar la mano o volveremos a llenar nuestras casas de cantidades incalculables de papel de baño y víveres sin importar que los demás se queden sin nada?" ["post_title"]=> string(16) "Septiembre sin $" ["post_excerpt"]=> string(163) "El alza en los precios nos castiga a todos y es una cadena que tarde o temprano nos encuentra por detrás, como un camino de fichas de dominó que cae sin remedio." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(14) "septiembre-sin" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-06 09:47:30" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-06 14:47:30" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82979" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16221 (24) { ["ID"]=> int(83215) ["post_author"]=> string(3) "123" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-13 09:31:08" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-13 14:31:08" ["post_content"]=> string(6822) "Más allá de las representaciones que se han realizado de ella en distintos medios (tanto en series como en películas, las cuales suman más de una centena, incluyendo The Queen y The Crown) podemos decir que la de Isabel II de Inglaterra fue fundamentalmente una vida dedicada al servicio, por encima de cualquier otra cosa, con férreas convicciones acerca de la nación y la familia.  Prueba de ello es que mientras Winston Churchill, en junio de 1940, pronunciaba su famoso discurso en la casa de los comunes en el que alentaba a los ingleses a hacer frente a la Alemania nazi con las palabras “Debemos pelear en las playas, en la tierra, en los campos y en las calles, en los mares y océanos, para defender nuestra isla, sin importar el costo”, en una Europa sacudida por la guerra, la futura reina decidió alistarse en la rama femenina del ejército británico, convirtiéndose en la primera mujer de la familia real en hacerlo.  Con el número de identificación 230873 que correspondía al puesto de Auxiliar subalterno segundo del Sistema de Transporte, es decir, realizaba labores de mecánica automotriz y conducción de vehículos, Isabel Windsor se entregó a la defensa de su nación al tiempo que, en un mensaje radiofónico, decía a sus connacionales: “Miles de ustedes, en este país, han tenido que abandonar sus hogares y han sido separados de sus familias, de sus padres y madres. Mi hermana Margaret y yo, lo sentimos igual que ustedes, así como sabemos lo que es estar separados de aquellos a los que más se ama”.  El 6 de febrero de 1952 la princesa Isabel se encontraba en un viaje oficial en Kenia con su esposo el príncipe Felipe, cuando se le comunicó el deceso de su padre el rey Jorge VI, víctima de cáncer. A su regreso a Inglaterra, con 25 años, se le proclamaría como cabeza del estado británico, de la iglesia anglicana y de la mancomunidad de naciones. El viaje, sin embargo, no había surgido producto del azar.  La intención de Jorge VI era, e Isabel lo entendió perfectamente, la creación de una “familia de naciones” en lugar del otrora imperio que se desmoronaba rápidamente (India, Pakistán y la República de Irlanda antes eran dominios británicos). En los años subsecuentes, la independencia de diversos estados africanos habrían de modificar no sólo el mapa mundial sino también la relación de Gran Bretaña con los distintos países que clamaban por libertad. En el año de 1961, Isabel acudió a Ghana para estrechar lazos diplomáticos y de fraternidad, aún y cuando la nación había obtenido su independencia en 1957. Ahí compartió con el presidente Kwame Nkruma.  La relación con Sudáfrica resultó particularmente tensa. Excluida desde 1961 de la mancomunidad de naciones debido al régimen del apartheid, no sería sino hasta 1991 cuando Isabel formalizaría la invitación dirigida a Nelson Mandela (recién liberado de prisión) a una reunión oficial en Zimbabwe, rompiendo todo protocolo derivado de que Mandela no era aún presidente y no lo sería sino hasta 1994, año en que Sudáfrica volvería a integrarse a la mancomunidad. Lo mismo pasaría con Uganda y Tanzania.  Los momentos complejos nunca estuvieron ausentes durante su reinado, como fue el caso del deceso de Diana Spencer en un accidente automovilístico en 1997. Si bien muchos de los ingleses observaban con atención la conflictiva relación matrimonial de Diana con Carlos, el príncipe heredero, y el papel de la familia real en la relación tanto personal como de estado, para aquel momento millones de personas habían perdido a un ícono que había generado simpatía y afecto a través de obras de caridad y visitas a enfermos y necesitados desde su posición, primero como Princesa de Gales y después como embajadora de buena voluntad de distintas organizaciones benéficas.  Al conocer la trágica noticia, la reacción de Isabel fue refugiarse con Carlos y sus nietos en Balmoral, lugar donde murió el 8 de septiembre, para protegerlos del acoso mediático y popular que sobrevendría. En un principio, la opinión pública tachó de insensible a la familia real al no apresurarse a regresar a Londres después de que la noticia del accidente comenzó a trascender en los medios, pero el tiempo terminaría por darle la razón.  Años después, Guillermo, el hijo mayor de Diana y Carlos, declararía que “estaba agradecido por el tiempo que tuve en privado para llorar la pérdida de mi madre, organizar mis pensamientos y por encontrarme alejado de todos para ello”.  A pesar de que Diana ya no era miembro de la familia real tras su divorcio concluido un año antes, la reina accedió a realizar una transmisión en vivo refiriéndose al lamentable suceso, al tiempo que la gente colocaba arreglos florales a las afueras del palacio de Kensington, muchos de los cuales se utilizaron durante su funeral.  Isabel volvería a dirigirse a la nación para la inauguración de la fuente conmemorativa en honor a Diana en 2004, en su primera visita a Dublín en 2011 y durante el comienzo de la pandemia en abril del 2020, cerrando con la frase “Debemos tener la certeza de que aún y cuando tenemos mucho que aguantar, los días buenos regresarán. Estaremos con nuestros amigos de nuevo, con nuestras familias de nuevo. Nos volveremos a ver”.  Después de setenta años de reinado falleció Isabel Alexandra María Windsor, quien no nació en un palacio sino en una casa que ahora es un restaurante de comida cantonesa (17 Bruton Street), envió un mensaje de felicitación a la tripulación del Apollo 11 tras la exitosa misión lunar en 1969, recorrió todas las regiones de Gran Bretaña antes de su jubileo de diamantes y visitó más de 120 países en seis continentes, quien era además  fanática del Arsenal FC, tenía un par de osos perezosos (en el Zoológico de Londres, que le fueron obsequiados) y cuya vida está inexorablemente ligada a la historia de los siglos XX y XXI.  Descanse en paz. " ["post_title"]=> string(42) "La Reina Isabel II: su lado menos conocido" ["post_excerpt"]=> string(131) "La vida de la reina Isabel II tiene muchas facetas. En esta ocasión, Fernando Navarrete nos aclara sus facetas menos conocidas. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(41) "la-reina-isabel-ii-su-lado-menos-conocido" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-13 09:31:08" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-13 14:31:08" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83215" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16266 (24) { ["ID"]=> int(82979) ["post_author"]=> string(3) "189" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-06 09:44:56" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-06 14:44:56" ["post_content"]=> string(6548) "¿Cómo pasó? No lo puedo creer, si el 2021 se me fue volando, ¿qué puedo decir de este año? Siento que anoche estaba estrenando un nuevo calendario y hoy está ya en el noveno mes. ¡Ya vamos en el pozole y los chiles en nogada! Los mexicanos somos resilientes porque haber avanzado hasta aquí, perdón, pero ha sido un logro inconmensurable, uno de los años más cuesta arriba que la mayoría recordaremos. El presidente de la República, los gobernadores, alcaldes y delegados dan sus informes de gobierno. Todos tenemos distintos datos: ellos los suyos y cada ciudadano los propios. Una cosa muy distinta me dice mi estado de cuenta bancario a lo qué me dicen los números oficiales, aún así sigo sin entender un millón de cosas. Creo que los mexicanos estamos viviendo una euforia colectiva por recuperar nuestras vidas, por volver a salir, a ver a los amigos, a vivir como solíamos hacerlo, de una forma “normal”, a acercarnos sin miedo, a reírnos sin miedo, a tocarnos sin miedo. Todos tenemos deudas, de eso no tengo la menor duda. La pandemia nos dejó en números rojos a casi todos; sin embargo, hay una efervescencia en las calles, fiestas, restaurantes a tope, bares y cantinas, para todos los niveles, para todos los presupuestos. Los mexicanos buscamos vacacionar, celebrar, recuperar el tiempo perdido, aunque esto signifique hacer más grande el hueco en nuestros bolsillos. Las Lauras Zapatas y los Ricardos Anayas del mundo dirán que todo es culpa  de las ayudas sociales que utilizamos para no trabajar y para  despilfarrar en fiestas. Poco entienden que estas personas que con mil quinientos pesos o lo que el gobierno pueda dar en apoyos no alcanza ni para pasajes.  Los mexicanos estamos trabajando, estamos saliendo desde temprano a buscar la chuleta que nuestras familias esperan en casa. En lo que va del año aumentaron, según datos oficiales del cuarto informe de gobierno, 623 330 nuevos trabajadores en el Seguro Social. Estamos lejos de decir que hemos vuelto a la normalidad, pero es un hecho que aguantamos la tempestad y estamos listos para seguir dando batalla. Mermados, cansados, muchos con secuelas de COVID, muchos teniendo que empezar de cero nuevamente en sus negocios u oficios pero aquí estamos. Sí es cierto esto que versa nuestro himno nacional “Un soldado en cada hijo te dio” porque aquí estamos presentando armas y listos para volver al frente. No se parecen en mucho mis ganas de vivir la vida que mi presupuesto semanal para hacerlo. Las cosas están cada vez más caras. Es cierto que no ha subido la gasolina y que el dólar se mantiene estable; sin embargo, la canasta básica, las colegiaturas y los servicios están por las nubes. Todo está carísimo y aun así los que ofrecemos servicios no nos atrevemos a subir nuestros precios por miedo a perder clientela. Carlos Slim, el hombre más rico de México, desde su inquebrantable salud propone que la jubilación se retrase hasta los 75 años, en un país en el que la esperanza de vida es precisamente esa y en datos de este año El Economista asegura que el promedio bajó cuatro años después de la pandemia y en la que no todo el mundo tiene una salud envidiable, es verdad que muchos adultos mayores ya se ven mermados en su rendimiento físico o padecen de alguna enfermedad. Propone también que se acorte la jornada laboral y que se hagan turnos de tres días con doce horas, claro, como lo que mejor funciona es el sistema de guarderías y estancias infantiles. Y ya por último, subestima el esfuerzo que hacen los estudiantes universitarios  para presentar una tesis y obtener el título profesional con todos los requisitos que no tienen por qué ser pocos; ingresar a la fuerza laboral de éste y cualquier país requiere de ciudadanos serios y comprometidos, que no se salten los procesos ni escatimen en esfuerzos para demostrar su capacidad y poder después competir por un mejor empleo. Creo que es momento de ser conscientes, solidarios y no de dientes para afuera, solidarios de verdad, porque a todos nos conviene, todos nos necesitamos. Si no ponemos de nuestra parte, este barco no va a poder hacerse a la mar de nuevo. El alza en los precios nos castiga a todos y es una cadena que tarde o temprano nos encuentra por detrás como un camino de fichas de dominó que cae sin remedio. No queremos ser un país de pasantes, de trabajadores de medio tiempo. Creo que sería mucho más útil reconsiderar la situación de muchísimas familias en las que solo trabaja el padre y la madre prefiere quedarse en casa al cuidado de los hijos aunque estos ya tengan más de veinte años. Solamente remando parejo y sin abusos de la clase alta a la clase trabajadora vamos a notar un verdadero avance, pagando sueldos justos, inscribiendo a los trabajadores en el seguro social y dándoles las prestaciones que merecen por ley, pagando impuestos y claros en que estos serán utilizados eficientemente por el gobierno y que esto nos beneficia a todos. Confiando y trabajando, rezando y con el mazo dando como decían las abuelas. Es tiempo de sumar y dejar de dividir, echar la culpa al discurso político de este gobierno o de los anteriores resulta ya un discurso obsoleto. Al final somos la sociedad civil los únicos que podemos sacar del atolladero a nuestro país, ni lamentándonos, no polarizando, haciendo cada quien su chamba y empujando la carreta sin egoísmos ni falsas pretensiones. Bueno, eso pienso yo como ciudadana de a pie. ¿Qué piensan ustedes al respecto? ¿Cómo vamos a llegar a final de año? ¿Entendimos la lección o estamos peor que al principio? ¿Nos vamos a dar la mano o volveremos a llenar nuestras casas de cantidades incalculables de papel de baño y víveres sin importar que los demás se queden sin nada?" ["post_title"]=> string(16) "Septiembre sin $" ["post_excerpt"]=> string(163) "El alza en los precios nos castiga a todos y es una cadena que tarde o temprano nos encuentra por detrás, como un camino de fichas de dominó que cae sin remedio." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(14) "septiembre-sin" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-06 09:47:30" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-06 14:47:30" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82979" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(56) ["max_num_pages"]=> float(28) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "6a3f87be62e80bdf4f68b4df73e6bff0" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
festejos patrios mexico

Septiembre sin $

El alza en los precios nos castiga a todos y es una cadena que tarde o temprano nos encuentra por detrás, como...

septiembre 6, 2022

La Reina Isabel II: su lado menos conocido

La vida de la reina Isabel II tiene muchas facetas. En esta ocasión, Fernando Navarrete nos aclara sus facetas menos conocidas.

septiembre 13, 2022




Más de categoría

Seguridad Nacional

En varios foros se ha discutido hasta el cansancio la militarización de la Guardia Nacional, que ante la falta...

septiembre 27, 2022

Camila Parker y la reivindicación de las mujeres que aman demasiado

“Hombres necios que acusáis / a la mujer sin razón / sin ver que sois la ocasión / de...

septiembre 27, 2022

Emprendedores buscan canales comerciales en “Martes Ciudadano” de Economía

Solicitud de apoyos para producción, comercialización y formación de cooperativas, artesanías, alimentos, peticiones de crédito para restaurantes, proyectos de...

septiembre 27, 2022

Abarca, los 43 de Ayotzinapa y panem et circenses

Como cada semana, Fernando Navarrete comenta los acontecimientos más importantes a nivel nacional con su singular estilo.

septiembre 27, 2022