Incapacidad del gobierno de AMLO: Dos ejemplos

Dos eventos ocurridos en la semana que recién terminó, atestiguan la falta de estrategia e incapacidad administrativa del gobierno de López Obrador: 1) la apertura a la importación de vacunas Covid19 para el sector privado o gobiernos...

1 de febrero, 2021

Dos eventos ocurridos en la semana que recién terminó, atestiguan la falta de estrategia e incapacidad administrativa del gobierno de López Obrador: 1) la apertura a la importación de vacunas Covid19 para el sector privado o gobiernos estatales; y 2) la conversación telefónica entre los presidentes Biden y AMLO realizada durante la gira de éste por el norte del país. 

Importaciones de vacunas Covid19. Según lo anunciado en diciembre de 2020 por el presidente López Obrador, el programa nacional de vacunación Covid19 aplicaría un total de 1.42 millones de dosis de Pfizer en enero para inocular a todos los trabajadores de la salud de los más de mil hospitales que atienden a pacientes de Covid19. Posterior a este logro y mediante la aplicación de la vacuna china CanSino, el gobierno se comprometió a que a finales de marzo estarían inmunizados los casi 15 millones de adultos mayores de 60 años, logro que sería posible gracias a la ayuda de 10 000 brigadas formadas por los “Siervos de la Nación”

Contra lo anunciado por López Obrador, al 19 de enero de 2021 las cifras oficiales de la SSA mostraban que solo se habían aplicado 492,529 dosis de la vacuna, una tasa de tan solo 35% de vacunación del objetivo señalado para el personal de la salud, y de tan solo 64% respecto al uso de las dosis recibidas a esa fecha. Ambas tasas demuestran la incapacidad del gobierno federal para cumplir las metas propuestas por sí mismo para su programa de vacunación. 

¿A qué podemos atribuir este fracaso? Primero, a la incapacidad del gabinete de López Obrador de entender las dificultades de logística de un programa de vacunación como el Covid19; y segundo, su intransigencia a incorporar al sector privado en planes de esta complejidad por su preocupación de perder ganancias políticas en tiempos de elección. El resultado hasta la fecha es un programa de vacunación cuyos objetivos sanitarios y políticos están fracasando ya que el presidente y su gabinete no entendieron las características de un programa de vacunación basado en una vacuna como la de Pfizer, misma que exige condiciones de almacenamiento, conservación y distribución que exceden las capacidades del personal de la SSA, el ejército mexicano y especialmente, los miembros de las brigadas de “Siervos de la Nación”, encargados de llevar a cabo las labores de almacenamiento, distribución y aplicación de las vacunas.  Sin sorpresa alguna, la experiencia descrita en el programa de vacunación repite lo ocurrido con el programa de pruebas para la detección de Covid19 aplicado en el año 2020. A diferencia de la tardanza de 2020 en admitir al sector privado en el programa de detección de Covid19, al ser año político 2021 y constatar que la ganancia política se transforma día a día en pérdida política creciente, en su “mañanera” del pasado viernes 22 de enero, López Obrador anunció que se aprobaría la adquisición e importación de vacunas por el sector privado y los gobiernos estatales como complemento al programa nacional de vacunación del gobierno federal. 

Como en el caso de pruebas de detección de COVID, el diseño original del programa de vacunación del gobierno federal y ahora la solución que propone con la apertura a la importación de vacunas por el sector privado tendrá dos efectos negativos para el país. De arranque, un retraso de por lo menos dos a tres meses en el logro de las metas de vacunación propuestas originalmente por el gobierno federal durante el año 2021, con el consecuente impacto negativo a las posibilidades de crecimiento económico del 2021. Peor que este efecto será la desigualdad en el tratamiento a la población de México al crear un mercado dual atendido diferenciadamente por empresas privadas y por el gobierno, dualidad que afectará desproporcionadamente de manera negativa a quienes menos recursos tienen para adquirir las vacunas por cuenta propia. Este impacto podría ser evitado si López Obrador creyera verdaderamente su propio lema “por el bien de todos, primero los pobres”, y aceptara que trabajando juntos sector privado y público se podrían establecer programas sociales y económicos cuya logística administrativa reduciría costos en beneficio de todos los mexicanos, muy especialmente aquellos que él mismo define como “los pobres”.

La conversación de López Obrador y Biden representaba una gran oportunidad para definir un marco común de cooperación bilateral. Establecer una agenda de discusión con objetivos de la agenda de Biden hubiese sido la estrategia correcta para ese primer contacto. Lejos de ello, lo comentado tanto por el presidente López Obrador como por la SRE dejó en claro que no hubo ni agenda, ni preparación previa para la discusión. Sin aclarar que las medidas migratorias a las que haría referencia habían sido implementadas por Biden en decretos presidenciales emitidos en días previos a la conversación, AMLO presumió como su sugerencia el plan de Biden para Centroamérica, así como la cooperación que se llevará a cabo en el combate a la pandemia del Covid19, una ocasión más usando actos de política exterior para obtener ganancias en política interior, sin importarle el impacto que su declaración pudiera tener en su contraparte. A diferencia de lo dicho por AMLO, en su comunicado la Casa Blanca señaló que “el presidente Biden habló ayer con el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, para revisar la cooperación bilateral en una variedad de temas bilaterales y regionales, en particular la migración regional.” El texto presentado por la Casa Blanca detalla que Biden hizo un desglose acerca del plan para reducir la migración desde sus causas “fundamentales”, planteando a López Obrador trabajar en conjunto para revertir las “draconianas” medidas adoptadas por la administración anterior a cargo de Donald Trump. 




Comparando el texto presentado por la Casa Blanca de la conversación con AMLO y el presentado de la conversación con Justin Trudeau, primer ministro de Canadá, vemos la diferencia entre prepararse y no hacerlo. El texto de la llamada entre Biden y Trudeau especifica que fue la primera llamada de Biden con un líder de otra nación, enfatizando la importancia estratégica de la relación entre ambas naciones y reforzando la relación bilateral, entre otros aspectos en combate conjunto a la pandemia Covid19, mejorar los lazos económicos entre ambas naciones, y proveer liderazgo global en el combate al cambio climático. Biden reconoció la molestia de Trudeau por la cancelación del proyecto Keystone XL, y reafirmó su compromiso por mantener un diálogo activo sobre este asunto. Ambos líderes acordaron hablarse nuevamente en un período de un mes para seguir fortaleciendo la cooperación bilateral”

¿Cuándo será la próxima llamada de nuestro presidente?

Comentarios
¿Pandemia o hambre?

¿Pandemia o hambre?

Los confinamientos provocados por  el COVID-19 y sus consecuencias, nos recordaron que estábamos como de fiesta horas antes de un examen profesional....

marzo 3, 2021

A tejer de nuevo una relación bilateral con EEUU

Sin duda, con la llegada del ya hoy expresidente Donald Trump a la Casa Blanca en 2017, la relación bilateral con México...

febrero 17, 2021




Más de categoría

Ciudades Inteligentes

Cada vez es más común que los representantes de ciudades con características específicas -entre éstas podemos citar a las...

marzo 5, 2021

Al parecer la ASF tiene razón. La Decadencia en Patas…

La posible revocación del permiso que actualmente goza la permisionaria del Hipódromo de las Américas ―la española Codere― está...

marzo 5, 2021

La luz es nuestra

El presidente Andrés Manuel López Obrador se convirtió en un titán que de manera vertiginosa ha restituido a los...

marzo 5, 2021
reconstrucción de la CDMX

El lento proceso de reconstrucción de la CDMX

A tres años y cuatro meses de los sismos del 19 de septiembre de 2017, los ciudadanos debemos preguntarnos...

marzo 5, 2021