Historia e identidad

Opinión H1   “La patria del escritor es su lengua”.                                                                   –Francisco Ayala (1906-2009), escritor español. Entramos en la época del año cuando se celebra a México en infinidad de formas: Comenzamos con la conmemoración de los Niños...

14 de septiembre, 2021
Publicidad
Publicidad

Opinión H1

 

“La patria del escritor es su lengua”.

                                                                  –Francisco Ayala (1906-2009), escritor español.

Entramos en la época del año cuando se celebra a México en infinidad de formas: Comenzamos con la conmemoración de los Niños Héroes en la toma del Castillo de Chapultepec.  Dicen los expertos que no fueron niños, como nos lo enseñaron en primaria, y que ninguno de ellos se envolvió en la bandera y se tiró desde las alturas para preservarla de los invasores norteamericanos. Como adulta entiendo que se trata de una leyenda romantizada, pero a la vez reconozco que esa imagen que se formó en mi mente en tercero de primaria sigue tan viva como entonces. Contribuyó a  forjar mi identidad, a sentir que una nación por la cual se llevan a cabo esos grandes sacrificios representa una gran nación.

Llega unos días después la celebración de nuestra Independencia, ocasión cuando se manifiesta en todo su esplendor la mexicanidad: desde las caracterizaciones de nuestros héroes de la Independencia, las representaciones teatrales, la poesía. Los desfiles en cada una de las poblaciones grandes y pequeñas, frente a los cuales se exalta dentro de nosotros ese particular orgullo de ser mexicanos. No pueden faltar en esa ocasión los deleites gastronómicos, desde los sofisticados chiles en nogada con su gama de leyendas urbanas y modos de preparación, hasta los populares elotes con chile y la fruta picada, que se venden en cualquier esquina durante el desfile.

La mexicanidad nos pone a vibrar a todos los oriundos la noche del 15, en el territorio nacional y allende las fronteras.  Ese “Viva México” que respondemos a coro los presentes en tres ocasiones, seguido por los nombres de los héroes de la Independencia, así como la réplica de la campana de Dolores en cada inmueble que representa a nuestro país a lo largo y ancho del mismo, y de igual manera en las sedes oficiales en el extranjero.


Publicidad
Publicidad


Se sigue la –ahora controversial– fecha del 12 de octubre que, así queramos borrar de nuestra historia, constituye la mitad de nuestra identidad.  Un festejo que ha perdido mucho lucimiento por cuestiones ajenas al reconocimiento de nuestra identidad mestiza, cuyo epítome este año es la sustitución de un bello monumento de Colón en el Centro Histórico de la Ciudad de México, por una figura estilizada de una  mujer que busca  representar los pueblos originales, pero que a ratos parece sacada de una cinta galáctica. Ella no me significa ninguna identidad en absoluto. Ni por los rasgos que le imprimieron, ni por la frialdad del material con que está hecha, ni por la forma tan arbitraria con que se ha decidido imponerla.

Durante primaria y secundaria estudié fundamentalmente, en colegios de monjas. En los libros de historia de primaria, sistemáticamente, nos brincábamos el capítulo de las Leyes de Reforma.  Sabíamos que existió Benito Juárez; conocíamos la historia del niño de un pequeño pueblo oaxaqueño que pasó de cuidar ganado menor a convertirse en presidente de la República. Esto es, no se acentuaba el hecho de que Juárez haya decretado la separación del Estado y de la Iglesia, pero tampoco se arrancaban las hojas de los libros para vetarlo. Ya en secundaria sí aprendí lo necesario sobre las Leyes de Reforma y la figura de Juárez para el México actual. Sería como en los enamoramientos, tiene más efecto la indiferencia que las acciones directas de resistencia.

Seguimos en noviembre con los festejos de la Revolución. A mí me remiten a diversos momentos, en particular con mis hijos pequeños en atuendos de ocasión.  Los desfiles asociados con el deporte y las danzas folclóricas entre las que no puede faltar: “La marcha de Zacatecas” y “La Adelita”. Otra vez la gastronomía en pleno para sentirnos aún más mexicanos.

Arribamos finalmente a diciembre, a la celebración de la Virgen de Guadalupe. Sucede ese pensamiento paradójico único en México: proveniente de la tradición católica, la figura de la Guadalupana atraviesa cualesquiera creencias religiosas para instalarse en el corazón de todos los mexicanos. Ahora  las calles se ven pobladas por  peregrinaciones de distintos templos de cada parroquia, y en buena parte del territorio nacional se hacen acompañar de danzantes de todas las edades, vestidos de gran colorido, conocidos como “matachines”, cuyo traje incluye una nahuilla adornada con carrizos cortos, o bien pulseras de guijarros en las piernas, que al danzar generan un sonido muy característico. Sobre la cabeza  portan un penacho multicolor a base de plumas, y a lo largo de toda la peregrinación los danzantes van ejecutando cuadros que  han preparado a lo largo del año, al compás de un tambor. Quien encabeza cada contingente porta un estandarte, generalmente bordado, que identifica al templo y a la parroquia que representan.

Podríamos seguir hablando mucho más de los elementos que nos dotan de nuestra  identidad como mexicanos. Esta vez quisiera utilizarlo como parangón frente a las acciones ciudadanas que, de manera contraria, señalan nuestro desapego a la patria, término –este último– que nació del mismo vocablo de “padre” y que significa casa, tierra propia, familia, grupo original.

¿Por qué, tantas veces, en lugar de cuidar nuestro suelo, actuamos con descuido, y hasta nos empeñamos en  dañarlo? ¿Por qué sacamos tajada “a la brava”? ¿Por qué tratamos mal a nuestros hermanos? Pareciera que nos aferramos a la idea de sentir que alguien es más que otros por su color de piel, por el nivel académico o por su  solvencia económica. En la denostación que emprendemos queda expuesta nuestra pequeñez.

Habría que tomar lo bueno de cada episodio de nuestra historia, como una amalgama, y con base en ella construir lo mejor de nuestra generación. Proponernos dejar una huella que marque a futuro nuestro paso, como signo de una diferencia dignificadora.

 

Comentarios
Publicidad
Publicidad
object(WP_Query)#18664 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(70390) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "21-08-2021" ["before"]=> string(10) "18-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(70390) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "21-08-2021" ["before"]=> string(10) "18-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18567 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18603 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18575 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "21-08-2021" ["before"]=> string(10) "18-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-08-21 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-09-18 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (70390) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18562 (24) { ["ID"]=> int(70006) ["post_author"]=> string(2) "59" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-02 09:06:10" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-02 14:06:10" ["post_content"]=> string(6692) "
  1. Aunque por primera vez hay 250 mujeres y 250 hombres en la Cámara de Diputados, y eso es sin duda un acontecimiento histórico, los hombres siguen encabezando los órganos de gobierno y las coordinaciones de los partidos. ¿Paridad en el papel, machismo en la realidad?
  2. La LXV Legislatura ha comenzado a sesionar a partir del 1 de septiembre, y es la primera vez que existe paridad de género total, al menos teóricamente. Claro que es un hecho que todos debemos celebrar y aplaudir, pues las mujeres se han ganado a pulso ser protagonistas en todos los ámbitos de la vida, aunque las resistencias del modelo fálico-patriarcal aún no se extirpan por completo, ni de la sociedad, ni de las estructuras mentales de millones de mexicanos. Hay que celebrar, sí; pero no hay que pasar por alto que la Cámara de Diputados, y en general la política mexicana, siguen bajo el dominio de los hombres.
  3. Y para muestra, he ahí los órganos de gobierno y las coordinaciones de los grupos parlamentarios en la cámara baja: la Mesa Directiva, que es el principal órgano, no sólo de la Cámara de Diputados, sino del Congreso de la Unión, estará encabezada por un hombre: el morenista Sergio Gutiérrez Luna. Y la Junta de Coordinación Política (JUCOPO), órgano fundamental, estará encabezado por otro hombre: el priista Rubén Moreira.
  4. Y eso no es todo. Los siete grupos parlamentarios de la Cámara serán coordinados por hombres, como si no existieran las mujeres.¿Acaso una mujer no es capaz de coordinar a los diputados de su partido? ¿O se acordó esto verticalmente, desde las cúpulas de los partidos políticos, bajo el modelo fálico-patriarcal que emula un supuesto gobierno de dios sobre el universo? No lo sé, pero por lo visto parece que sí. ¡Ni una mujer coordinará un grupo parlamentario! ¡Qué lamentable!
  5. Los siete coordinadores hombres estarán muy contentos ordenando qué hacer y cómo votar a sus compañeras mujeres. Jorge Romero coordinará a los diputados del PAN, Rubén Moreira a los del PRI, Alberto Anaya a los del PT, Carlos Puente a los del Verde, Jorge Álvarez a los de Movimiento Ciudadano, Luis Espinosa a los del PRD, e Ignacio Mier a los de Morena ¿Y las mujeres?
  6. La “paridad” en la Cámara de Diputados queda desequilibrada, queramos admitirlo o no, al no haber una sola mujer coordinadora ni una sola mujer presidiendo alguno de los dos más importantes órganos.
  7. Y si la paridad en la Cámara de Diputados queda en entredicho, no hay duda alguna para saber que los hombres siguen controlando la política mexicana. Un indicador de esta verdad son los presidentes nacionales de los partidos políticos. De los siete partidos que están representados en la recién instalada Cámara de Diputados, seis son hombres y solo una es mujer. Mario Delgado dirige a Morena, Marko Cortés al PAN, Alejandro “Alito” Moreno al PRI, Clemente Castañeda a Movimiento Ciudadano, Alberto Anaya al PT y Jesús Zambrano al PRD. Karen Castrejón es la única mujer dirigente de un partido: el Verde.
  8. La paridad en el “papel” puede entusiasmar a mucha gente, pero la fría verdad es que la política en México sigue bajo el control casi total de los hombres, como si fuera un club de Toby. Usted lo acaba de ver con los datos que compartí. No es que yo me lo esté inventando.
  9. Y he aquí un símil. Hace algunos años escribí, a propósito de un concierto de la Filarmónica de Viena en el Palacio de Bellas Artes, que la capital austríaca es una ciudad llena de músicos del más alto nivel, y que la mitad de todos ellos son mujeres. En aquella ocasión escribí que no entendía por qué la dualidad sexual no se veía reflejada en la conformación de la Wiener Philharmoniker: en una orquesta de casi noventa integrantes no conté más de trece o catorce mujeres. Y no se trata de una cuestión de cuotas. Simplemente es inexplicable que en pleno siglo XXI persista el prejuicio sexual en orquestas tan prestigiosas y respetadas como la de Viena. La política de admitir el menor número posible de mujeres en una orquesta, en el fondo presupone que los hombres son mejores músicos que las mujeres, lo cual es una suposición aberrante. Lo mismo puede decirse de los coordinadores parlamentarios en nuestra Cámara de Diputados. Si todos son hombres es porque en el fondo se presupone que los hombres son más aptos para la política y la coordinación de grupos, que las mujeres, lo cual también es una suposición aberrante.
  10. Las mujeres van a acabar de arrebatar a los hombres el control de todo, no solo de la Cámara de Diputados. Y digo “arrebatar” porque los hombres nunca soltarán el poder por las buenas. Todavía hay más senadores que senadoras, y más gobernadores que gobernadoras. Hay más ministros en la Suprema Corte que ministras, y más magistrados y jueces que magistradas y juezas. Y aún no vemos que el ejecutivo federal sea encabezado por una mujer, además de que sigue habiendo más secretarios que secretarias.
  11. En septiembre de 2018 la senadora Kenia López Rabadán presentó una muy importante y crucial iniciativa para reformar la constitución mexicana a fin de que la paridad de género se convirtiera en un principio constitucional. En suma, lo que propuso fue que la mitad de todos los órganos e instituciones de los tres poderes y de los tres órdenes de gobierno estuviera conformada por mujeres. Fue un paso histórico, decisivo y sin retorno. En junio de 2019 se reformó la constitución y el principio de paridad de género en todos los niveles de gobierno (federal, estatal, municipal), en los poderes de la federación y de los estados (legislativo, ejecutivo y judicial), y en los organismos autónomos, se convirtió en realidad jurídica. Una paridad total. 
  12. Ya existe un largo camino recorrido que se reafirma hoy con este 50%-50% de hombres y mujeres en la Cámara de Diputados. Creo que el patriarcado tiene sus días contados, al menos en la política, pues erradicar las estructuras mentales del machismo es una tarea que tomará varias décadas más.
" ["post_title"]=> string(71) "Paridad de Género en la Cámara de Diputados: ¿apariencia o realidad?" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(65) "paridad-de-genero-en-la-camara-de-diputados-apariencia-o-realidad" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-02 10:13:16" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-02 15:13:16" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70006" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18521 (24) { ["ID"]=> int(70284) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-10 09:46:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-10 14:46:00" ["post_content"]=> string(11053) "A pesar de la preponderancia de la imagen, gracias a su inmediatez y su aparente facilidad de interpretación, los conceptos, sentimientos, emociones, ideas, esperanzas e ilusiones solemos caracterizarlos primero con palabras y es entonces que los podemos representar simbólicamente.  Si nuestro manejo del lenguaje es limitado o insuficiente el mundo al que accederemos a través de la imagen será pálido y estrecho.    Nos contamos una serie de historias a través de las cuales comprendemos quiénes somos. A partir de la manera en que articulamos en palabras lo que nos ha pasado a lo largo de la existencia damos forma, a través de un lento e inacabado proceso, a lo que entendemos por identidad.  Nacemos inmersos en un contexto social, familiar, cultural, económico; se nos enseña un lenguaje en particular, una comprensión de la historia, de nuestro lugar en ella, un tipo específico de espiritualidad; aprendemos ética, moral e ideología a partir de quienes nos rodean; se nos induce a convivir en ciertos entornos y a evitar otros; asistimos a determinada escuela; llevamos a cabo ciertas actividades de ocio y podría continuar enumerando todo aquello que moldea nuestro carácter y nuestro ser interior a partir de los contextos a los que pertenecemos, la gran mayoría de ellos, sin pedirlo o escogerlos.  Este cúmulo de experiencias de todo tipo –emocionales, fisiológicas, kinestésicas, visuales, auditivas, racionales, afectivas, sensuales, sensoriales, etc.– y las decisiones que tomamos en el estrecho margen de libertad en que nos movemos, se combinan de forma singular y única configurando nuestro Yo subjetivo, es decir, nuestra manera particular y exclusiva de interpretar nuestra propia existencia en relación con el mundo exterior y con el otro. Cada uno de esos estímulos se organizan en nuestra psique en forma de conceptos, ideas, imágenes, relatos, símbolos que en conjunto nos sirven para explicar lo que ha sido para cada uno de nosotros la experiencia de estar vivos. Sin embargo, no debemos pasar por alto una parte central del proceso de interpretación de la existencia: ésta se lleva a cabo mediante la mediación del lenguaje. Esas experiencias de todo tipo que nos constituyen sólo se vuelven inteligibles si somos capaces de ponerlas en palabras, de articularlas en un relato que nos resulte posible de comprender, gestionar y comunicar.   Nos despedimos de un ser querido, alguien cercano muere, un amor se termina y más allá del dolor emocional que estas experiencias implican, no somos capaces de desentrañarlas del todo en tanto no las ponemos en palabras. Por eso resulta tan potente el “desahogo” que implica contarle nuestros problemas a un amigo, en especial si no sabemos cómo resolverlos. Mucho más de lo que el amigo pueda hacer por nosotros, el hecho de verbalizar el contratiempo u obstáculo que nos aqueja nos obliga a organizar la situación de forma coherente y ordenada en nuestra mente. Implica traducirla en un relato inteligible para el otro y, por lo tanto, para nosotros mismos y ello nos suele facilitar el encuentro de una solución. La distensión emocional que se alcanza con la confidencia resulta, no tanto por la participación del otro, sino por la acción de escuchar nuestra propia historia de forma conexa, estructurada y armónica.   Somos seres narrativos. Si nos preguntan, por ejemplo, quién es fulano, la respuesta será una narración: es hijo de X, estudió Y, se casó con W, inventó Q, su hijo es K, nació en P, etc. Si extrapolamos este ejemplo a cualquier otra situación que queramos describir nos encontramos con que nuestra comunicación con el otro siempre es por medio de relatos. La capacidad de comunicarnos, de generar vínculos, de construir conocimiento depende de nuestra competencia en la construcción de narraciones.   El lenguaje, en tanto mediador entre nuestra experiencia directa de la realidad y la capacidad de interpretarla, es fundamental y no creo que haya forma de exagerar su importancia tanto para construir una imagen razonable y amplia del mundo que nos rodea y con el que estamos en permanente interacción, como para diseñar y gestionar ese mundo interior del que emerge nuestra personalidad, nuestro carácter y nuestra identidad. Es en el lenguaje donde se articulan los pensamientos: sólo puedo pensar aquello que soy capaz de nombrar, razonar y convertir en una narración.   ¿Cómo se relaciona todo esto con el lugar común que afirma que una imagen vale más que mil palabras? Si a un hombre arcaico le enseñásemos una imagen a todo color de una calculadora científica, de una impresora, de una pelota de golf o una foto de la Tierra vista desde el espacio, serían imágenes que no le significarían nada, porque carecería de referencias para interpretarlas y de las palabras necesarias para nombrarlas. Para poder reconocer la riqueza conceptual de esas figuras se requiere conocer el signo, entender su significado y funcionamiento y poseer la capacidad narrativa y la calidad y cantidad de lenguaje suficiente para expresar su significado.   No se trata de defender obviedades, del tipo: es necesario mejorar los programas de lengua española para niños de primaria y secundaria –cosa que no estaría mal–, pero esto va mucho más allá. Un individuo con capacidades limitadas en el uso del lenguaje no sólo tendrá problemas para expresarse de forma completa y correcta, sino algo mucho más serio: le faltarán ladrillos para construir conceptos, engranes para articular ideas, piezas para acoplar argumentos, colores para dibujar matices; en una palabra, estará imposibilitado para pensar de forma compleja y profunda y estará condenado a vivir preso en un mundo estrecho y chato.   En cierto sentido es verdad que una imagen vale más que mil palabras. Puede contener símbolos, remitir a infinidad de significados, amplificar los estímulos, retratar una amplia gama de tonalidades y todo a partir de un solo golpe de vista, de una sola impresión.  Sin embargo esta aparente verdad puede esconder una terrible trampa: para que una imagen valga más de mil palabras, lo primero que el observador debe tener en su almacén cognitivo son precisamente “las mil palabras” en cuestión. Si quienes vemos la imagen carecemos de ellas y sólo tenemos, digamos, doscientas –es decir, que desconocemos conceptos implícitos o explícitos de la imagen, pasamos por alto valores simbólicos, no estamos empapados del contexto histórico que dio lugar a la escena, etc.–, para nosotros esa imagen no valdrá mil, sino doscientas palabras.  A pesar de que en los tiempos que corren la imagen ha tomado un papel preponderante gracias a su inmediatez y a su aparente facilidad para ser interpretada, los conceptos, sentimientos, emociones, ideas, esperanzas e ilusiones los solemos caracterizar con palabras. Desde este punto de vista, las imágenes no valen mil palabras, sino que resumen y contienen potencialmente esas mil palabras que quien observa la imagen debe decodificar a partir de su conocimiento previo. Sin poseer a priori las palabras, sin el contexto de conocimiento apropiado, las imágenes dirán muy poco. Esas imágenes sólo comunican en función del conocimiento pre-adquirido y los contextos culturales adecuados para decodificarla de manera profunda.  Imaginemos que “escroleando” Facebook nos aparece la fotografía de un individuo de cierta edad vestido de blanco al que una multitud de ancianos le lanza huevos. Si no tengo ningún otro contexto me parecerá una escena humorística sin mayores implicaciones. Pero si dentro de mi bagaje de conocimiento me doy cuenta de que el sujeto de la agresión es el Papa Francisco y quienes lo agreden son un grupo de indignados Cardenales, y si además estoy familiarizado con las últimas declaraciones del pontífice, donde definde la validez espiritual de las uniones matrimoniales de personas del mismo sexo, entonces la imagen me dirá mucho más que al principio.  La imagen puede, en efecto, contener una enorme riqueza de contenido, matices, texturas y dimensiones susceptible de ser captados de forma inmediata, pero accederemos a ese núcleo de significados en función a nuestra capacidad lingüística para discernir y conceptualizar lo que cada uno de estos elementos significa. Por eso la amplitud de nuestro vocabulario y destreza con que manejemos sus particularidades y matices amplifica o limita nuestra capacidad de entendimiento y de construcción de conceptos e ideas, lo que se traduce ni más ni menos que en nuestra capacidad potencial de pensar.  Un individuo con un vocabulario total de quinientas palabras habita un mundo mucho más estrecho, pobre y descolorido que alguien cuyo acervo es de cinco mil, aun cuando ambos compartan el mismo espacio físico y los mismos estímulos.  Si bien nuestra capacidad cognitiva (I.Q.) es la materia prima de nuestra inteligencia, el potencial creativo y de generación de ideas, relaciones y pensamientos complejos depende directamente de la amplitud de nuestro vocabulario descriptivo y conceptual. Para crear una idea o un concepto necesitamos las palabras adecuadas y suficientes para cincelarlo.    Para que una imagen valga mil palabras, primero hay que tener bien aprendidas las mil palabras y los conceptos que guardan en su núcleo. El lenguaje es una estructura comunicacional que no sólo nos permite hablar con el otro: antes que ninguna otra cosa, nos faculta para hablar con nosotros mismos, explicarnos nuestra vida y el mundo y crear una imagen sólida de quienes somos. Si nos faltan palabras, esa imagen propia resulta endeble e impreciso.      Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir" ["post_title"]=> string(39) "Una imagen no siempre vale mil palabras" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(39) "una-imagen-no-siempre-vale-mil-palabras" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-10 10:30:33" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-10 15:30:33" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70284" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18562 (24) { ["ID"]=> int(70006) ["post_author"]=> string(2) "59" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-02 09:06:10" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-02 14:06:10" ["post_content"]=> string(6692) "
  1. Aunque por primera vez hay 250 mujeres y 250 hombres en la Cámara de Diputados, y eso es sin duda un acontecimiento histórico, los hombres siguen encabezando los órganos de gobierno y las coordinaciones de los partidos. ¿Paridad en el papel, machismo en la realidad?
  2. La LXV Legislatura ha comenzado a sesionar a partir del 1 de septiembre, y es la primera vez que existe paridad de género total, al menos teóricamente. Claro que es un hecho que todos debemos celebrar y aplaudir, pues las mujeres se han ganado a pulso ser protagonistas en todos los ámbitos de la vida, aunque las resistencias del modelo fálico-patriarcal aún no se extirpan por completo, ni de la sociedad, ni de las estructuras mentales de millones de mexicanos. Hay que celebrar, sí; pero no hay que pasar por alto que la Cámara de Diputados, y en general la política mexicana, siguen bajo el dominio de los hombres.
  3. Y para muestra, he ahí los órganos de gobierno y las coordinaciones de los grupos parlamentarios en la cámara baja: la Mesa Directiva, que es el principal órgano, no sólo de la Cámara de Diputados, sino del Congreso de la Unión, estará encabezada por un hombre: el morenista Sergio Gutiérrez Luna. Y la Junta de Coordinación Política (JUCOPO), órgano fundamental, estará encabezado por otro hombre: el priista Rubén Moreira.
  4. Y eso no es todo. Los siete grupos parlamentarios de la Cámara serán coordinados por hombres, como si no existieran las mujeres.¿Acaso una mujer no es capaz de coordinar a los diputados de su partido? ¿O se acordó esto verticalmente, desde las cúpulas de los partidos políticos, bajo el modelo fálico-patriarcal que emula un supuesto gobierno de dios sobre el universo? No lo sé, pero por lo visto parece que sí. ¡Ni una mujer coordinará un grupo parlamentario! ¡Qué lamentable!
  5. Los siete coordinadores hombres estarán muy contentos ordenando qué hacer y cómo votar a sus compañeras mujeres. Jorge Romero coordinará a los diputados del PAN, Rubén Moreira a los del PRI, Alberto Anaya a los del PT, Carlos Puente a los del Verde, Jorge Álvarez a los de Movimiento Ciudadano, Luis Espinosa a los del PRD, e Ignacio Mier a los de Morena ¿Y las mujeres?
  6. La “paridad” en la Cámara de Diputados queda desequilibrada, queramos admitirlo o no, al no haber una sola mujer coordinadora ni una sola mujer presidiendo alguno de los dos más importantes órganos.
  7. Y si la paridad en la Cámara de Diputados queda en entredicho, no hay duda alguna para saber que los hombres siguen controlando la política mexicana. Un indicador de esta verdad son los presidentes nacionales de los partidos políticos. De los siete partidos que están representados en la recién instalada Cámara de Diputados, seis son hombres y solo una es mujer. Mario Delgado dirige a Morena, Marko Cortés al PAN, Alejandro “Alito” Moreno al PRI, Clemente Castañeda a Movimiento Ciudadano, Alberto Anaya al PT y Jesús Zambrano al PRD. Karen Castrejón es la única mujer dirigente de un partido: el Verde.
  8. La paridad en el “papel” puede entusiasmar a mucha gente, pero la fría verdad es que la política en México sigue bajo el control casi total de los hombres, como si fuera un club de Toby. Usted lo acaba de ver con los datos que compartí. No es que yo me lo esté inventando.
  9. Y he aquí un símil. Hace algunos años escribí, a propósito de un concierto de la Filarmónica de Viena en el Palacio de Bellas Artes, que la capital austríaca es una ciudad llena de músicos del más alto nivel, y que la mitad de todos ellos son mujeres. En aquella ocasión escribí que no entendía por qué la dualidad sexual no se veía reflejada en la conformación de la Wiener Philharmoniker: en una orquesta de casi noventa integrantes no conté más de trece o catorce mujeres. Y no se trata de una cuestión de cuotas. Simplemente es inexplicable que en pleno siglo XXI persista el prejuicio sexual en orquestas tan prestigiosas y respetadas como la de Viena. La política de admitir el menor número posible de mujeres en una orquesta, en el fondo presupone que los hombres son mejores músicos que las mujeres, lo cual es una suposición aberrante. Lo mismo puede decirse de los coordinadores parlamentarios en nuestra Cámara de Diputados. Si todos son hombres es porque en el fondo se presupone que los hombres son más aptos para la política y la coordinación de grupos, que las mujeres, lo cual también es una suposición aberrante.
  10. Las mujeres van a acabar de arrebatar a los hombres el control de todo, no solo de la Cámara de Diputados. Y digo “arrebatar” porque los hombres nunca soltarán el poder por las buenas. Todavía hay más senadores que senadoras, y más gobernadores que gobernadoras. Hay más ministros en la Suprema Corte que ministras, y más magistrados y jueces que magistradas y juezas. Y aún no vemos que el ejecutivo federal sea encabezado por una mujer, además de que sigue habiendo más secretarios que secretarias.
  11. En septiembre de 2018 la senadora Kenia López Rabadán presentó una muy importante y crucial iniciativa para reformar la constitución mexicana a fin de que la paridad de género se convirtiera en un principio constitucional. En suma, lo que propuso fue que la mitad de todos los órganos e instituciones de los tres poderes y de los tres órdenes de gobierno estuviera conformada por mujeres. Fue un paso histórico, decisivo y sin retorno. En junio de 2019 se reformó la constitución y el principio de paridad de género en todos los niveles de gobierno (federal, estatal, municipal), en los poderes de la federación y de los estados (legislativo, ejecutivo y judicial), y en los organismos autónomos, se convirtió en realidad jurídica. Una paridad total. 
  12. Ya existe un largo camino recorrido que se reafirma hoy con este 50%-50% de hombres y mujeres en la Cámara de Diputados. Creo que el patriarcado tiene sus días contados, al menos en la política, pues erradicar las estructuras mentales del machismo es una tarea que tomará varias décadas más.
" ["post_title"]=> string(71) "Paridad de Género en la Cámara de Diputados: ¿apariencia o realidad?" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(65) "paridad-de-genero-en-la-camara-de-diputados-apariencia-o-realidad" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-02 10:13:16" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-02 15:13:16" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70006" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(44) ["max_num_pages"]=> float(22) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "87a9e1cd4f0474c16994a972e583e337" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Paridad de Género en la Cámara de Diputados: ¿apariencia o realidad?

Aunque por primera vez hay 250 mujeres y 250 hombres en la Cámara de Diputados, y eso es sin duda un acontecimiento...

septiembre 2, 2021

Una imagen no siempre vale mil palabras

A pesar de la preponderancia de la imagen, gracias a su inmediatez y su aparente facilidad de interpretación, los conceptos, sentimientos, emociones,...

septiembre 10, 2021




Más de categoría
Isabel Arvide: “Viva López Obrador” vs “Él no va ahí”

Isabel Arvide: “Viva López Obrador” vs “Él no va ahí”

Cada país tiene sus propias características, así como ideologías políticas. Isabel Arvide Limón, Cónsul de México en Estambul (Turquía),...

septiembre 17, 2021
Sistemas de creencias: materia prima de nuestros relatos

Sistemas de creencias: materia prima de nuestros relatos

Nuestras creencias se convierten en referentes “sólidos” de la realidad y siempre buscamos confirmar aquello que “sabemos” acerca de...

septiembre 17, 2021
De Frente Y Claro | EL COMBATE A LOS SECUESTROS, OTRO FRACASO MÁS EN LA 4T

De Frente Y Claro | EL COMBATE A LOS SECUESTROS, OTRO FRACASO MÁS EN LA 4T

La Impotencia, el Coraje, la Frustración que se siente cuando enfrentas el secuestro de un familiar, un amigo, es...

septiembre 16, 2021
Vacunas a menores y el regreso a clases | El Meollo del Asunto

El Meollo del Asunto | Vacunas a menores y el regreso a clases

El pasado 30 de agosto, los niños, niñas y adolescentes en el país regresaron a clases presenciales después de...

septiembre 16, 2021