¿Hasta cuándo?

De acuerdo a cifras oficiales difundidas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, las 12 líneas del Sistema Metropolitano de Transporte (Metro) transportan, aún en época de esta pandemia, a alrededor de 4.5 millones de personas...

18 de enero, 2021

De acuerdo a cifras oficiales difundidas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, las 12 líneas del Sistema Metropolitano de Transporte (Metro) transportan, aún en época de esta pandemia, a alrededor de 4.5 millones de personas al día. En su publicación del pasado 9 de enero, el periódico “La Jornada” presentó la siguiente noticia*/

“Se incendia subestación eléctrica del Metro en CDMX”

9 de enero. Ciudad de México. A las 5:48 horas de la mañana se reportó un incendio al interior de subestación eléctrica del Sistema de Transporte Colectivo, ubicado en las instalaciones del complejo Delicias. Cuatro trasformadores principales que alimentan las líneas 2 y 4 fueron colapsados por el fuego, provocando el cierre del servicio en seis líneas del Metro. Una mujer de 43 años, perteneciente a la Policía Bancaria e Industrial, falleció al arrojarse al vacío desde el quinto piso (https://www.jornada.com.mx/ultimas/2021/01/09/se-incendian-oficinas-del-metro-en-cdmx-1).

El 30 de diciembre de 2020, este fue el encabezado de muchos diarios acerca de eventos catastróficos ocurridos en México: **/

“Tabasco sufrió la inundación más importante en México en 2020”

 El estado de Tabasco sufrió la inundación más importante de México en el año 2020, de los 996 eventos de este tipo en el país, informó la titular de la Coordinación Nacional de Protección Civil (CNPC), Laura Velázquez Alzúa. La funcionaria federal dijo que la temporada de ciclones tropicales 2020 ha sido la más activa históricamente en el Atlántico, pues se presentaron 30 ciclones de los 19 pronosticados por el Servicio Meteorológico Nacional. Los frentes fríos, cuatro, nueve, 11 y 13, y la Tormenta Tropical Gamma”, detalló.  Los municipios de Nacajuca, Centro y Macuspana son los que recibieron mayor afectación. El territorio y la población afectada fueron 800 mil personas, 200 mil 400 viviendas y 10 personas fallecidas (https://www.tabascohoy.com/).

El 28 de noviembre de 2020 este fue el encabezado de la Revista Proceso

“Reportan apagón masivo en CDMX y varios estados”

Habitantes de municipios y alcaldías de la Ciudad de México, Nuevo León, Sinaloa, Guanajuato, San Luis Potosí, Oaxaca, Jalisco, Tamaulipas, Yucatán, Edomex y otras entidades reportaron apagones. De acuerdo con la CFE, 10.3 millones de usuarios fueron afectados. En redes surgió la tendencia #SinLuz (www.proceso.com.mx/nacional/2020/12/28/reportan-apagon-masivo-en-cdmx-varios-estados-255248.html).

Ante todos estos eventos, la reacción de los funcionarios responsables por la administración de las presas que se desbordaron, y de las líneas de transmisión que se colapsaron, o de los generadores que se quemaron, han buscado responsabilizar de los eventos a las acciones de los gobiernos anteriores, o a los programas neoliberales que tanto les irritan. El presidente López Obrador ha llegado al extremo de anunciar que va a escribir un diccionario con la terminología neoliberal, ya que considera a palabras como holístico, empatía, resiliencia y otras que “se han puesto de moda”, como responsables de que los ciudadanos comunes y corrientes no entiendan lo que ocurre en nuestro país e incluso en el mundo (véase la declaración durante la “mañanera” del 8 de diciembre de 2020 y la respuesta a lo dicho por el presidente de Andrés Pascoe en el sitio Cuestione.com).  

Aprovechando la preocupación del presidente por la importancia de hablar en buen castellano, en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española existen muchas definiciones de la palabra “gobernar”. Pero todas ellas dejan en claro que cuando corresponde a una persona, la definición destaca la responsabilidad que tiene esta persona de pilotar una nave a buen puerto. Las raíces etimológicas de la palabra son el término griego “kybernan”, que se transformó posteriormente a la palabra latina “gubernare”. Dada la importancia que AMLO otorga a las palabras, debería entender que su papel como presidente de México es pilotar nuestra nación hacia el puerto máximo de bienestar para el total de su población. 

¿Hasta cuándo entenderá esto? Las acciones y prioridades de su gobierno han causado un nivel de austeridad y reducción de gasto que día con día se reflejan en acontecimientos como los accidentes mencionados previamente. Sorprende la incapacidad de su gobierno para entender que llevar a México a buen puerto significa usar eficazmente los recursos con que cuenta el gobierno para financiar el mantenimiento de la infraestructura, con lo que se habrían evitado las inundaciones que asolaron a Tabasco, los apagones que impactaron a más de 10 millones de consumidores en varios estados de la República y ahora el colapso del sistema de transporte público en la CDMX (afectando de 2 a 3 millones de ciudadanos). Gobernar no es un asunto de definir resiliencia, holística o empatía, sino de usar con honradez, pero sobre todo con eficiencia, los recursos que la nación ha puesto en sus manos. 

Ante la pandemia que hoy enfrentamos, más de 130 000 mexicanos muertos claman desde sus tumbas que el presidente finalmente comprenda el significado de la palabra “gobernar”; que entienda que gobernar significa asignar suficientes recursos para contar con programas eficientes de salud que hubiesen impedido el fracaso del programa que actualmente se está aplicando por su gobierno; mexicanos que quizá no entendían el significado de las palabras del vocabulario neoliberal que preocupan al presidente, pero que con su muerte entendieron que la palabra que debería entender este presidente es “gobernar”, ya que se hubieran evitado muchas muertes. No entenderlo significa que, desgraciadamente, muchas otras muertes innecesarias están por ocurrir dada su incomprensión del significado del papel que le dimos al elegirlo como presidente de México. 

Comentarios


object(WP_Query)#16265 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(60307) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(60307) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16269 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16267 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16268 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-08-31 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-09-28 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (60307) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16266 (24) { ["ID"]=> int(83415) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-16 11:24:56" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-16 16:24:56" ["post_content"]=> string(8736) "Ese “Yo global” más amplio e incluyente implica necesariamente una perspectiva nueva. Exige la capacidad de dar un paso atrás de nuestros pensamientos y desarrollar la competencia de observarlos –aun cuando no sea posible controlarlos– como una parte de nosotros en vez de considerar que “somos lo que pensamos”.  En un artículo anterior, citando lo expuesto por el pensador norteamericano Ken Wilber, en su libro Una visión Integral de la Psicología*, decíamos que lo que cada uno de nosotros denomina “Yo”, es al mismo tiempo una función constante que articula y gestiona los diferentes “mís” que nos componen, como por ejemplo, mis emociones, mis impulsos, mi cuerpo, etc.  Pero ese “Yo” también funciona como una corriente evolutiva, como una fuerza, una tendencia que nos impulsa al desarrollo. Esa fuerza interna, difícil de describir, pero que nos hace transformarnos conforme crecemos. En el tránsito entre los distintos estados de la infancia o entre la infancia a la adolescencia, o de la adolescencia a la juventud, se ve con enorme claridad. Sin ser demasiado conscientes de cómo o por qué, de pronto entendemos el mundo, a los demás y a nostros mismos de manera distinta, modificando nuestra perspectiva existencial. Se trata de una fuerza subyacente que empuja al “Yo” para que se traslade una etapa, de un nivel de comprensión al siguiente. Esta tendencia intangible en principio, una vez que comprendemos su existencia y su propósito, es susceptible de ser trabajada, en especial en los niveles mentales, donde el desarrollo deja de ser meramente orgánico para traducirse en distintos grados de madurez. Para Wilber, alcanzar ese “Yo Global”, es producto de una serie de decisiones y actos de voluntad. Está convencido de que si la trabajamos adecuadamente ese impulso alcanzamos ese siguiente nivel, ese “Yo global”, que podríamos considerar una amalgama de todos esos “mis” ya mencionados y que nos constituyen: desde el Yo mental –que visto desde el Yo Global se convierte en “mi pensamiento”–, así como los diversos “Yo objeto”, a los que caracterizamos con la proposición “mi”: mi cuerpo, mis emociones, mis sentimientos, mis impulsos, etc. Todos ellos, juntos, participan de nuestra sensación de identidad y son fundamentales para comprender nuestra existencia. Esta capacidad de asumir los pensamientos, no como mi auténtico Yo, sino como la facultad que mi Yo tiene de pensar, donde esos pensamientos se convierten en “mis pensamientos” y por lo tanto puedo desidentificarme de ellos (no son Yo, es algo que hago –equivalente a ejercitar mi cuerpo– o que me ocurre –equivalente a una dolencia o a una emoción–) y si bien no resultan fáciles ni de evitar ni de controla, cuando menos sé que se trata sólo de un aspecto de mí y no mi totalidad.  Es a esta capacidad de separarse de los pensamientos y entender la razón como facultad y no como mi Yo a lo que Wilber llama nivel trasracional, hemos ido más allá del pensamiento y ahora podemos gestionarlo como una herramienta que forma parte de nuestro todo, sin ser propiamente nuestro todo.   Si bien es verdad que alcanzar esta perspectiva trasracional es aún poco frecuente, pues vivimos en un mundo donde la inmensa mayoría estamos atrapados en el “Yo que piensa”, y que vive disociado de su cuerpo, de sus emociones, de sus impulsos, etc., el proceso de integración puede acelerarse en la medida en que comprendemos el funcionamiento de este mecanismo de desarrollo.   Según asegura Wilber, en todos los niveles de desarrollo el proceso de trascendencia de cada es el mismo: tomar consciencia de la identificación exclusiva (ya sea con el cuerpo, con las emociones o con la mente), para luego desidentificarnos de ella reconociéndola como facultad, pero no como nuestro todo, para luego integrar dicha facultad a nuestro Yo Global y así trascender la limitación que enfocarnos en una sola facultad implica.   En otras palabras, primero se da una intensa identificación del “yo parcial” con las condiciones que el individuo está habilitado para percibir. El bebé, por ejemplo, está intensamente identificado con su cuerpo y por eso todo lo comprende desde ahí, al grado de que ni siquiera puede aún distinguir sus emociones. Poco a poco va distinguiendo los “mis”, que terminan por ser todo aquello que está fuera de él: su mantita, su oso de peluche, el biberón, etc. Mientras que en una etapa posterior, la identificación es con el Yo emocional. Todo él es emoción: alegría, tristeza, dolor, miedo. Conforme crece, va asumiendo las facultades racionales y es entonces cuando se comprende a sí mismo como un “Yo que piensa”, entendiendo su cuerpo, su emociones, sus impulsos, etc., como distintos “mis” de los que puede echar mano.   Es decir, que tras la identificación exclusiva del individuo con una comprensión del yo que equivale a ser un “Yo que piensa”, se es capaz de distinguir separadamente el cuerpo, así como todas las demás instancias mencionadas (emociones, sentimientos, impulsos, etc.) para de inmediato reconocer su importancia y desidentificarse de cada una convirtiéndolas en un “mi”.  Cada uno de esos “mis”: mis emociones, mis sentimientos, mis sensaciones, mis pensamientos, son aspectos o dimensiones de mi “Yo total”, o sea en cada uno de ellos se encuentra información distinta de quién soy y de lo que me está ocurriendo en ese momento. Es como si se tratara de los mecanismos de navegación de una nave y requerimos de todos para conseguir un vuelo seguro y pleno. Una vez alcanzado el desarrollo hasta el “Yo mental”, donde todos los que leemos esto nos encontramos, somos capaces de reconocer la importancia de cada uno de esos “mís” que nos constituyen (incluyendo el pensamiento) para así ser capaz de integrarlas todas en ese “Yo Global” del que habla Wilber y que es capaz de entender sus pensamientos como “mis pensamientos”.  En resumen, cualquier aspecto de nuestro Yo que nos interese superar, porque estamos excesivamente identificados con él, implica necesariamente transitar por los procesos de diferenciación, desidentificación e integración, para así estar habilitados para trascenderlo y ensanchar las fronteras de nuestro “Yo Global”.   Ese “Yo global” más amplio e incluyente implica necesariamente una perspectiva nueva. Implica la capacidad de dar un paso atrás de nuestros pensamientos y desarrollar la competencia de observarlos –aun cuando no sea posible controlarlos– como una parte de nosotros (un “mi”).  Un mecanismo efectivo para lograr esa perspectiva –aunque exige constancia y enfoque– es la meditación. Permanecer en silencio, mirando hacia adentro y convencidos de que “no somos nuestros pensamientos”, nos permite eventualmente dar ese paso atrás y, aunque sólo por unos instantes, observar nuestras distintas voces interiores, convertidas en “mis pensamientos”, disputándose nuestra atención, amparadas en los motivos más diversos: retos laborales, relaciones conflictivas, obligaciones cotidianas y un largo etcétera de flujos de pensamiento que no nos dan un momento de serenidad. Una vez que podemos hacernos conscientes de esas batallas internas, y casi siempre muy ruidosas, comprendemos el grado de identificación que hemos tenido a lo largo de nuestra vida adulta con la perspectiva mental cartesiana.   *Wilber, Ken, Una visión integral de la psicología, Primera Edición, México, Alamah, 2000, Págs. 468.   Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir" ["post_title"]=> string(30) "La construcción del Yo Global" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(29) "la-construccion-del-yo-global" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-16 11:26:53" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-16 16:26:53" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83415" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16240 (24) { ["ID"]=> int(83727) ["post_author"]=> string(2) "94" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-26 13:05:41" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-26 18:05:41" ["post_content"]=> string(5551) "Los sismos recientes, las inundaciones cada vez más presentes, las sequías nunca vistas, los incendios forestales, el estrés hídrico, los altos niveles de contaminación, son muestra de que nuestros países, regiones y ciudades enfrentan niveles de riesgo. Esta situación obliga cada vez con más profundidad y rigor de análisis, entender y atender sus consecuencias y cómo gestionar estos eventos de modo que podamos actuar de manera eficaz mediante medidas de prevención y evitar en lo posible resultados fatales. Así, a nivel empresarial y mucho en el ámbito financiero, cualquier proyecto que se quiera emprender está sujeto a un análisis de riesgo que minimice mediante acciones puntuales la amenaza de que fracase con la consecuente pérdida de los recursos humanos, materiales y financieros necesarios para su ejecución. A nivel privado, prácticamente se ha generalizado esa práctica conocida como “La gestión de riesgo” y que requiere de desarrollar entre los participantes: Conciencia y cultura; un pensamiento visionario; responsabilidad en la toma de decisiones; buena comunicación; análisis de costo-beneficio. La gestión de riesgo en el gobierno De la misma manera, pero en un ámbito de política pública, nuestro país ha construido con muchos años de esfuerzo varias instancias responsables de atención al tema de riesgo. El Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED) Como consecuencia de los efectos catastróficos de los sismos de 1985, el gobierno federal se dio a la tarea de establecer un Sistema Nacional de Protección Civil para mejorar el conocimiento relacionado con la prevención de desastres sísmicos. Ahí el gobierno de Japón participó activamente ofreciendo apoyo derivado de sus experiencias sobre el tema. Por su parte ante esa iniciativa, la UNAM impulsó programas de alto nivel académico para dedicar a sus investigadores a adquirir conocimientos especializados para comprender las manifestaciones de fenómenos tanto naturales como antropogénicos, desarrollo técnico y procedimientos para reducir el impacto de los riesgos y entender las causas que los generan. Así hoy, sabemos mucho más que hace 37 años de la vulnerabilidad, peligro y exposición a la que está sometido nuestro territorio, sus regiones y ciudades. Podemos así comprender causas y efectos, prepararnos para nuevos eventos, atender con mayor eficacia las amenazas. Aprendimos a construir y reconstruir mejor…  La Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil de la CDMX A cargo de la Arq. Myriam Urzúa, ha desarrollado una labor encomiable en la investigación, de las amenazas que se ciñen sobre nuestra ciudad, menciono algunas:
  • Acciones de prevención y seguridad para atender un sismo incluyendo ubicación en el domicilio identificando sitos de menor riesgo.
 
  • Afectaciones a la salud que provoca la caída de ceniza del volcán Popocatépetl.
 
  • Impacto y distribución de lluvias en el territorio.
 
  • Impartición de cursos para la atención de situaciones de emergencia en la ciudad.
Esta Secretaría, produce información de gran valor, la difunde de distintas maneras y vía cursos de capacitación va permeando en la sociedad civil para prevenir y actuar en casos de desastre. Como ejemplo de la labor de difusión que realiza, les comparto un breve listado de acciones a tomar en caso de sismo: Si puedes salir dentro de los primeros 35 segundos o menos a partir de que sonó la alarma sísmica, sal (si estás más arriba de un 5° piso, ni lo intentes, y recuerda, si ya se mueve, tú no te muevas). Sí no, permanece dentro del edificio y busca un espacio vital.  El lugar en donde se recuperan más cadáveres: las escaleras. El lugar en donde se rescatan más personas vivas: los baños. En cualquier casa, el baño es la habitación más pequeña.  Mientras más pequeño el cuadrado (4 paredes) menor es su capacidad de compactación lo que crea más oportunidad de espacio vitales. Si no puedes salir en 35 segundos, refúgiate en el baño, junto con quienes se encuentren en tu casa. La gestión de riesgos, con un gran catálogo de acciones de prevención y atención, es hoy una realidad en nuestra ciudad y país, queda a nosotros los ciudadanos informarnos mejor para salvaguardar la vida y los bienes que tenemos." ["post_title"]=> string(22) "La gestión de riesgos" ["post_excerpt"]=> string(162) "La gestión de riesgos es hoy una realidad en nuestra ciudad y país. Nos queda a los ciudadanos informarnos para salvaguardar la vida y los bienes que tenemos. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(21) "la-gestion-de-riesgos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-26 13:05:41" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-26 18:05:41" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83727" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16266 (24) { ["ID"]=> int(83415) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-16 11:24:56" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-16 16:24:56" ["post_content"]=> string(8736) "Ese “Yo global” más amplio e incluyente implica necesariamente una perspectiva nueva. Exige la capacidad de dar un paso atrás de nuestros pensamientos y desarrollar la competencia de observarlos –aun cuando no sea posible controlarlos– como una parte de nosotros en vez de considerar que “somos lo que pensamos”.  En un artículo anterior, citando lo expuesto por el pensador norteamericano Ken Wilber, en su libro Una visión Integral de la Psicología*, decíamos que lo que cada uno de nosotros denomina “Yo”, es al mismo tiempo una función constante que articula y gestiona los diferentes “mís” que nos componen, como por ejemplo, mis emociones, mis impulsos, mi cuerpo, etc.  Pero ese “Yo” también funciona como una corriente evolutiva, como una fuerza, una tendencia que nos impulsa al desarrollo. Esa fuerza interna, difícil de describir, pero que nos hace transformarnos conforme crecemos. En el tránsito entre los distintos estados de la infancia o entre la infancia a la adolescencia, o de la adolescencia a la juventud, se ve con enorme claridad. Sin ser demasiado conscientes de cómo o por qué, de pronto entendemos el mundo, a los demás y a nostros mismos de manera distinta, modificando nuestra perspectiva existencial. Se trata de una fuerza subyacente que empuja al “Yo” para que se traslade una etapa, de un nivel de comprensión al siguiente. Esta tendencia intangible en principio, una vez que comprendemos su existencia y su propósito, es susceptible de ser trabajada, en especial en los niveles mentales, donde el desarrollo deja de ser meramente orgánico para traducirse en distintos grados de madurez. Para Wilber, alcanzar ese “Yo Global”, es producto de una serie de decisiones y actos de voluntad. Está convencido de que si la trabajamos adecuadamente ese impulso alcanzamos ese siguiente nivel, ese “Yo global”, que podríamos considerar una amalgama de todos esos “mis” ya mencionados y que nos constituyen: desde el Yo mental –que visto desde el Yo Global se convierte en “mi pensamiento”–, así como los diversos “Yo objeto”, a los que caracterizamos con la proposición “mi”: mi cuerpo, mis emociones, mis sentimientos, mis impulsos, etc. Todos ellos, juntos, participan de nuestra sensación de identidad y son fundamentales para comprender nuestra existencia. Esta capacidad de asumir los pensamientos, no como mi auténtico Yo, sino como la facultad que mi Yo tiene de pensar, donde esos pensamientos se convierten en “mis pensamientos” y por lo tanto puedo desidentificarme de ellos (no son Yo, es algo que hago –equivalente a ejercitar mi cuerpo– o que me ocurre –equivalente a una dolencia o a una emoción–) y si bien no resultan fáciles ni de evitar ni de controla, cuando menos sé que se trata sólo de un aspecto de mí y no mi totalidad.  Es a esta capacidad de separarse de los pensamientos y entender la razón como facultad y no como mi Yo a lo que Wilber llama nivel trasracional, hemos ido más allá del pensamiento y ahora podemos gestionarlo como una herramienta que forma parte de nuestro todo, sin ser propiamente nuestro todo.   Si bien es verdad que alcanzar esta perspectiva trasracional es aún poco frecuente, pues vivimos en un mundo donde la inmensa mayoría estamos atrapados en el “Yo que piensa”, y que vive disociado de su cuerpo, de sus emociones, de sus impulsos, etc., el proceso de integración puede acelerarse en la medida en que comprendemos el funcionamiento de este mecanismo de desarrollo.   Según asegura Wilber, en todos los niveles de desarrollo el proceso de trascendencia de cada es el mismo: tomar consciencia de la identificación exclusiva (ya sea con el cuerpo, con las emociones o con la mente), para luego desidentificarnos de ella reconociéndola como facultad, pero no como nuestro todo, para luego integrar dicha facultad a nuestro Yo Global y así trascender la limitación que enfocarnos en una sola facultad implica.   En otras palabras, primero se da una intensa identificación del “yo parcial” con las condiciones que el individuo está habilitado para percibir. El bebé, por ejemplo, está intensamente identificado con su cuerpo y por eso todo lo comprende desde ahí, al grado de que ni siquiera puede aún distinguir sus emociones. Poco a poco va distinguiendo los “mis”, que terminan por ser todo aquello que está fuera de él: su mantita, su oso de peluche, el biberón, etc. Mientras que en una etapa posterior, la identificación es con el Yo emocional. Todo él es emoción: alegría, tristeza, dolor, miedo. Conforme crece, va asumiendo las facultades racionales y es entonces cuando se comprende a sí mismo como un “Yo que piensa”, entendiendo su cuerpo, su emociones, sus impulsos, etc., como distintos “mis” de los que puede echar mano.   Es decir, que tras la identificación exclusiva del individuo con una comprensión del yo que equivale a ser un “Yo que piensa”, se es capaz de distinguir separadamente el cuerpo, así como todas las demás instancias mencionadas (emociones, sentimientos, impulsos, etc.) para de inmediato reconocer su importancia y desidentificarse de cada una convirtiéndolas en un “mi”.  Cada uno de esos “mis”: mis emociones, mis sentimientos, mis sensaciones, mis pensamientos, son aspectos o dimensiones de mi “Yo total”, o sea en cada uno de ellos se encuentra información distinta de quién soy y de lo que me está ocurriendo en ese momento. Es como si se tratara de los mecanismos de navegación de una nave y requerimos de todos para conseguir un vuelo seguro y pleno. Una vez alcanzado el desarrollo hasta el “Yo mental”, donde todos los que leemos esto nos encontramos, somos capaces de reconocer la importancia de cada uno de esos “mís” que nos constituyen (incluyendo el pensamiento) para así ser capaz de integrarlas todas en ese “Yo Global” del que habla Wilber y que es capaz de entender sus pensamientos como “mis pensamientos”.  En resumen, cualquier aspecto de nuestro Yo que nos interese superar, porque estamos excesivamente identificados con él, implica necesariamente transitar por los procesos de diferenciación, desidentificación e integración, para así estar habilitados para trascenderlo y ensanchar las fronteras de nuestro “Yo Global”.   Ese “Yo global” más amplio e incluyente implica necesariamente una perspectiva nueva. Implica la capacidad de dar un paso atrás de nuestros pensamientos y desarrollar la competencia de observarlos –aun cuando no sea posible controlarlos– como una parte de nosotros (un “mi”).  Un mecanismo efectivo para lograr esa perspectiva –aunque exige constancia y enfoque– es la meditación. Permanecer en silencio, mirando hacia adentro y convencidos de que “no somos nuestros pensamientos”, nos permite eventualmente dar ese paso atrás y, aunque sólo por unos instantes, observar nuestras distintas voces interiores, convertidas en “mis pensamientos”, disputándose nuestra atención, amparadas en los motivos más diversos: retos laborales, relaciones conflictivas, obligaciones cotidianas y un largo etcétera de flujos de pensamiento que no nos dan un momento de serenidad. Una vez que podemos hacernos conscientes de esas batallas internas, y casi siempre muy ruidosas, comprendemos el grado de identificación que hemos tenido a lo largo de nuestra vida adulta con la perspectiva mental cartesiana.   *Wilber, Ken, Una visión integral de la psicología, Primera Edición, México, Alamah, 2000, Págs. 468.   Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir" ["post_title"]=> string(30) "La construcción del Yo Global" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(29) "la-construccion-del-yo-global" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-16 11:26:53" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-16 16:26:53" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83415" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(56) ["max_num_pages"]=> float(28) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "5b7735eca48d66bf996f95c85a1da804" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

La construcción del Yo Global

Ese “Yo global” más amplio e incluyente implica necesariamente una perspectiva nueva. Exige la capacidad de dar un paso atrás de nuestros...

septiembre 16, 2022
gestión de riesgos

La gestión de riesgos

La gestión de riesgos es hoy una realidad en nuestra ciudad y país. Nos queda a los ciudadanos informarnos para salvaguardar la...

septiembre 26, 2022




Más de categoría

Los órdenes de gobierno locales: el talón de Aquiles del obradorismo

En los ámbitos locales es donde a MORENA se le han adherido no pocos elementos oportunistas, con la cultura...

septiembre 28, 2022

Los Sí y los No del “Ejercicio Participación Social” sobre la GN y MILITARES

El Ejército y la Marina son lo mejor que tenemos. Hay que conocerlos desde dentro para entenderlos. Lo malo...

septiembre 28, 2022

Seguridad Nacional

En varios foros se ha discutido hasta el cansancio la militarización de la Guardia Nacional, que ante la falta...

septiembre 27, 2022

Camila Parker y la reivindicación de las mujeres que aman demasiado

“Hombres necios que acusáis / a la mujer sin razón / sin ver que sois la ocasión / de...

septiembre 27, 2022