El perdón de los pecados y el fomento de la impunidad

“México es la dictadura perfecta”, Mario Vargas Llosa. “México es la dictadura perfecta”, Mario Vargas Llosa. El primero de julio de este año, millones de ciudadanos mexicanos salieron a votar para elegir al próximo presidente. El candidato triunfador...

13 de agosto, 2018 elba-esther

“México es la dictadura perfecta”, Mario Vargas Llosa.

“México es la dictadura perfecta”, Mario Vargas Llosa.

El primero de julio de este año, millones de ciudadanos mexicanos salieron a votar para elegir al próximo presidente. El candidato triunfador fue AMLO, quien logró una mayoría elocuente, nunca vista, los votantes hicieron gala de un civismo ejemplar y maduro, con pleno convencimiento de sus expectativas de orden y justicia social, con una fe y una confianza inusitada que ojalá se haga realidad.  

Andrés Manuel López Obrador, antes y después de su campaña electoral hizo un marcado énfasis en la promoción de una amnistía que contribuya a la pacificación y la reconciliación nacional, deseando también promover un supuesto perdón para los infractores de los delitos menores. Sus colaboradores enlistan los delitos graves que no se pueden olvidar ni perdonar y que serán sujetos a todo el peso de la ley.

En forma imprudente e inoportuna, el candidato electo se esfuerza en promover una dichosa amnistía y los conceptos de Perdón Si y Olvido NO en un Foro efectuado en Ciudad Juárez el 7 de agosto. AMLO propone fomentar la UNIDAD pensando que la Patria es Primero y estar dispuestos a perdonar mediante un proceso de pacificación y reconciliación nacional; pero es rebasado de inmediato por la ciudadanía que ha sido ignorada y olvidada por las autoridades estatales y federales en sus esfuerzos por encontrar a sus familiares. Tal pareciera que AMLO no recuerda o poco le importan los miles de víctimas, particularmente mujeres que han sido asesinadas o desaparecidas en Ciudad Juárez.

Ayer 8 de agosto, los medios de comunicación informaron dos noticias importantes, que la maestra Elba Esther Gordillo había sido exonerada y liberada de tres delitos graves (delincuencia organizada, evasión fiscal y lavado de dinero) porque según declaraciones de la futura titular de la Secretaria de Gobernación, la magistrada Olga Sánchez Cordero: no hubo el sustento jurídico suficiente para apoyar la acusación. En otras palabras: las acusaciones contra la maestra no fueron debidamente documentadas por la PGR, aunque las evidencias de los delitos fueron obvios y ampliamente demostrados durante las investigaciones. Basta solo recordar que la misma maestra se jactaba de su enriquecimiento ilícito y de su poder infinito al usar las huestes del SNTE en beneficio de varios candidatos presidenciales. También quedaron demostradas las numerosas transacciones ilegales que ella promovió, realizó o encubrió durante sus años de inusitado poder. Es poco creíble que cuatro procuradores de la PGR no pudieron documentar o estructurar el expediente en forma adecuada en los cinco años que duró el juicio. Es indudable que todo estaba diseñado para encontrar la manera de manipular la ley y pronunciar un fallo favorable y desvanecer los cargos en su contra.




¿Recuerdan a Joaquín Hernández Galicia (la Quina), líder del Sindicato de Petroleros o a Jorge Díaz Serrano, el ex Director de Pemex? ambos personajes que junto con la maestra lograron poderes políticos y económicos inusitados, al grado que tuvieron influencias y decisiones tan espectaculares que opacaron o desafiaron los poderes y los deseos de los presidente en turno. Los tres trataron o lograron temporalmente cuestionar la hegemonía y la autoridad del presidente y obtuvieron su merecido, en su momento ese mismo sistema los aplastó y los disciplinó.

El Estado Mexicano creó estos monstruos y el mismo se dio a la tarea de eliminarlos. Olvidémonos de juicios y procesos legales, la voluntad política ha sido la fuente del control y las disposiciones que rigen la vida de la gran mayoría de mexicanos.

La otra noticia importante era la presentación del documento mediante el cual, el Supremo Tribunal del Instituto Electoral validaba las elecciones y confería a AMLO el estatus de Presidente Electo. En su discurso, nuevamente recalca: establecer un Estado de Derecho, una Reconciliación Nacional en aras del bienestar y la justicia, la reformulación de la política de seguridad, Nada al margen de la ley, Nadie por encima de la ley, etc. etc.; Todas palabras vanas y sin emoción y expresadas con voz monótona, delatan la inconsistencia entre la noticia acerca de la maestra y su discurso.

La pregunta que pulula en el aire es:

¿Cuál es el propósito de rehabilitar a la maestra?

Si la maestra era literalmente un cadáver político, ¿para qué rehabilitarlo?

 El fallo de la PGR ha sido exonerarla, luego la maestra goza en pleno de sus derechos ciudadanos, lo cual la habilita para ocupar cualquier cargo político o administrativo o tal vez la designación para alguna embajada.

Es posible también que se le vuelva a considerar para asumir el liderazgo del SNTE en virtud de sus espectaculares logros en el plano de la educación en el  sureste mexicano donde se registra el más alto índice de analfabetismo y ausencia de orientación vocacional.

AMLO anuncio y promovió la AMNISTIA y el PERDON sujetos a la consulta popular, sin embargo, no fuimos consultados en este caso tan singular y la maestra ya fue la primera beneficiada.

Ahora faltara enterarnos quien le sigue, quienes tenemos buena memoria, sabemos que la lista es larga.

Comentarios
object(WP_Query)#17682 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(22293) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "23-03-2021" ["before"]=> string(10) "20-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(22293) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "23-03-2021" ["before"]=> string(10) "20-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17725 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17690 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17733 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "23-03-2021" ["before"]=> string(10) "20-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-03-23 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-04-20 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (22293) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17669 (24) { ["ID"]=> int(62896) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-03-23 10:35:15" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-03-23 15:35:15" ["post_content"]=> string(6771) " Decía Napoleón que no se puede vencer a un enemigo si no se le infunde miedo; solo vencemos sobre quien nos teme y, en sentido contrario, siempre somos susceptibles de ser derrotados, sobre todo por nuestros temores. Las vacunas que entre aciertos y errores van extendiéndose sobre la población nos ofrecen un peculiar espectáculo que no puede pasar desapercibido. Se trata del fenómeno de la esperanza y cómo es que afecta a la convivencia en las sociedades. La pandemia no está domada, está lejos todavía de serlo, pero la necesidad acicatea y nos obliga a ir tomando decisiones, ocupando espacios y a reconstruir nuestra vida en la medida de lo posible, la idea de que nuestros adultos mayores están saliendo de peligro también contribuye a pensar que el final de este horrendo periodo ya está cerca. Pero seamos sinceros, volver a las calles, descuidar las medidas preventivas es producto  de esta confianza y el fruto más cruel de la esperanza. Ello solo hará que la solución se aleje y que paguemos un costo más alto en enfermos, sujetos a consecuencias que nadie puede prever con precisión todavía y sobre todo, muertes. La confianza es un acto humano inscrito en lo más profundo de su naturaleza, tenemos que guardar confianza y esperanza, de lo contrario nos quedaríamos inmóviles; pensamos que el mañana llegará y que será mejor, nos enseñaron que lo que alguien se propone puede cumplirlo e incluso, pensamos en ese sentido no solo como individuos sino también como especie. Julio Verne decía que lo que un hombre sueña otro lo puede realizar y ese es el sentido del progreso humano. Por eso, comerciar con la esperanza es también uno de los trucos más viejos que se conoce en el haber de la sagacidad y la mendacidad humanas. No soy especialista en el tema y no me permitiré hablar sobre la calidad de las vacunas o si el gobierno federal y los locales lo están haciendo bien; ese es su problema y la evaluación de los resultados se hace de manera constante dejándonos a todos un residuo de desazón que está golpeando con fuerza la credibilidad y la efectividad del control epidemiológico. Quiero hablar de nosotros, de los ciudadanos que llevamos a nuestros padres y a nuestros abuelos a que les sea administrada la vacuna; de la manera en que esto nos permite confiar en que habrá menos muertes y menos focos de contagio. Y también cabe preguntarnos cuándo es que serán vacunados los niños para poder reabrir las escuelas (parecería del más elemental sentido común que las instalaciones educativas no abran sus puertas sino hasta que los niños sean vacunados, ya se sabe lo complicado y casi imposible que sería controlar las medidas dentro de las escuelas); cuándo el personal médico público y privado habrá sido inoculado en su totalidad; cuáles son las mecánicas de la vacunación y cuál es su calendario; y cuándo podremos descansar, al menos en parte, de esta pesadilla. En el auditorio del Posgrado de la Facultad de Derecho de la UNAM, en Ciudad Universitaria hay un mural que retrata la lucha obrera frente a los excesos del capital; la iconografía del capitalista venal y criminal y de los fuertes y hermosos obreros, al estilo del realismo soviético impresionan, sin duda, al visitante; pero si se mira al detalle, encontramos en la parte baja, derecha para quien lo mira de frente, un enunciado que suele omitirse frente a la grandeza de las imágenes: “sin programa revolucionario no hay revolución” dice una pancarta sostenida por un obrero. Parte de nuestra lesionada confianza radica en que no podemos dialogar con seriedad respecto de la pandemia, porque no estamos encontrando ni la serenidad ni la veracidad en nuestro interlocutor oficial; el espectáculo de la vacunación, los heroicos aviones que la transportan y el madrugador equipo presidencial no son suficientes. Lo que necesitamos es saber el rumbo que van a tomar las cosas y lo mismo sucede con los demás aspectos de la vida nacional. Somos un pueblo irredento, siempre dispuesto a creer, siempre abierto al sacrificio que haga falta, pero lo que una sociedad no puede soportar, ya lo decía Maquiavelo, es el desorden, la ausencia de programa, la ignorancia de la meta. No tenemos tiempo y no queremos abandonar nuestra esperanza, haremos cualquier cosa por sostenerla y aferrarnos a ella, eso es lo que hacen los desesperados y también los que ya han perdido demasiado; para hacerlo la sociedad está ocupando espacios y todos somos testigos cómo han seguido, desde el inicio de la pandemia, las organizaciones de productores, distribuidores y consumidores en el ramo que mejor conozco: el de la cultura donde ya nadie espera apoyo ni protección y los libreros independientes se asocian con promotores de lectura, editores y lectores para sacar adelante la industria –mire usted el circulo virtuoso creado por la Universidad Autónoma de Nuevo León y la Red de Librerías independientes–. Y también atestiguamos desde la sociedad la aparición de actores políticos y efectivos movilizadores sociales que se mueven sin organizaciones formales sino a través de la inmediatez de las redes sociales y los medios electrónicos. La defensa de las mujeres frente a la violencia es un buen ejemplo y también la marea de opinión político electoral que a través de las cadenas comunicativas y de los ciudadanos que producen sus propios contenidos, van mostrando la obsolescencia y torpeza de las campañas tradicionales que apuestan por la desesperación y por el desánimo de no saber cuál de las opciones que hemos tomado sea la peor. Digámoslo de una vez, no hay mejor vacuna que la que uno pueda obtener, no hay peor vacuna que la que no se nos administra. Entremos con orden y confianza al proceso de vacunación, no perdamos la esperanza en que una vez más, como siempre y como parece estar inscrito en nuestra genética cultural, sabremos salir adelante. @cesarbc70 cesarcallejas.me" ["post_title"]=> string(36) "Las vacunas y el síndrome del miedo" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(35) "las-vacunas-y-el-sindrome-del-miedo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-03-26 09:05:36" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-03-26 14:05:36" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=62896" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17668 (24) { ["ID"]=> int(63664) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-13 12:32:07" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-13 17:32:07" ["post_content"]=> string(6192) "Una de las mejores definiciones de cultura que he escuchado, me la obsequió uno de mis profesores de Preparatoria: don José Cervantes. Él es uno de esos milagros que la buena suerte pone en el camino de los estudiantes que pueden aprovecharlo. Don José, como lo llamábamos, tenía varios doctorados, había sido uno de los principales asesores en el gobierno mundial de los Hermanos Lasallistas en Roma y a algunas generaciones nos tocó su retorno. Con su colección de doctorados y su vastísima cultura, daba clases de sociología a los preparatorianos y para nuestra fortuna, nos legó una bibliografía que todavía no termino de leer. Él decía que cultura es aquello que queda cuando hemos quitado todo lo que resta, lo que hacemos con sentido valioso; todo, desde los saludos matutinos hasta la literatura, desde lo que comemos hasta cómo rezamos, cómo nos vestimos y cómo nos enamoramos; cultura, decía don Pepe, es identidad. Abracé esa definición con una fe que no he abandonado porque me ha permitido entender muchos de los fenómenos que hoy nos sacuden; por ejemplo, se reía en el aquel lejano 1988 cuando le hablaban de la “pérdida de valores” porque decía que valores siempre hay, pero que están cambiando y lo importante es que hay que tener valentía e inteligencia para sostener los que consideramos importantes como para pasar a la siguiente generación. Hoy, por ejemplo, cuando veo el plantón del partido oficial frente al INE y escucho las declaraciones desaforadas de los candidatos en riesgo, me viene a la memoria una de las “joyas” machistas de la cultura nacional. Frente al discurso de la legalidad y la democracia, frente a la protección del árbitro electoral, se erige, machorra y poderosa, la máxima de la cultura política mexicana de los últimos doscientos años: “A ver de qué cuero salen más correas” y su bonito corolario: “si no soy candidato no hay elección”. Lo “afortunado” es que el cinismo de la política mexicana debe inclinarse ante el tradicional disimulo nacional, porque la consecuencia necesaria es “para qué hacemos elecciones, ya mejor háganme gobernador”. Esas son las cosas propias de los valores que cuesta trabajo erradicar, de las prácticas que no pueden convivir con las sociedades modernas porque se resquebrajan al primer roce de razón; pero ahí están los dos alegres canchanchanes dormidos en la misma tienda para amenazar a una institución que a los ciudadanos nos ha costado años de lucha, vidas y movilizaciones.  Frente a la apuesta por la ley, el principio del “cuero y la correa” luce como la voz poderosa del macho alfa que invoca la diligencia porfiriana del principio “Yo, o el caos”. Las contradicciones son lo de menos, se pueden obviar, si MORENA nació de un largo movimiento cívico político, si atrajo a los sin voz, si movió conciencias y puso en acción estructuras y debates dormidos en nuestra conciencia nacional, eso ya no importa porque, ahora, por una gubernatura, se van a jugar su carta de principios, su cultura y, lástima que mi maestro se haya muerto, su identidad. La semana ha dado mucho para la reflexión de la cultura desde el poder, mire usted amigo lector, tenemos también el bonito espectáculo del logotipo del aeropuerto Felipe Ángeles y digo, si el problema no es el logotipo, ni lo feo que es, lo recargado, simplón, barroco y chafa que luce porque eso, usted coincidirá, es cuestión de gustos y habrá quien haya pensado que ni el aeropuerto Charles de Gaulle tiene una marca más linda y paquidérmica; a mi juicio, el meollo del asunto es que si ese símbolo se trata de uno de los proyectos señeros, del que debería invocar el triunfo sobre la corrupción, la persistencia de la voluntad contra la adversidad, habría de convocar lo mejor del talento gráfico de los mexicanos, que no es poco, concursarlo con un premio jugoso que convoque a los mejores a intentarlo, pero nos encontramos con un mamarracho salido de quién sabe dónde. Insisto, es cosa de gustos y habrá sin duda quien quisiera ver un buen Tiranosaurio en el logotipo del Tren Maya, porque, como decía mi abuela, si gustos no hubiera, el amarillo no se vendiera. Pero no se puede pedirle a los profesionales que saben hacer las cosas que dejen de comer y le dediquen largas horas de trabajo serio a producir un logotipo de primera categoría, que saben que no necesariamente va a ganar, si no existe la posibilidad de ganar para llevar el pan a la mesa. Lo mismo con los libros de texto. A ver de qué cuero salen más correas, si del de los creativos o del que quién sabe cómo y cuándo mandó a hacer el Dumbo cuaternario de Santa Lucía. Porque, ya hablando de convocatorias y concursos, el punto no está en si el gobierno tiene derecho a cambiar los libros de texto gratuitos para exponer su propia visión de la Historia, claro que la tiene, faltaba más, el General Cárdenas promovió y obtuvo una reforma constitucional para establecer que la educación que impartiera el Estado sería pública, laica, gratuita, obligatoria y socialista; el asunto es que no sabemos quiénes serán los sesudos autores de los textos y, por favor, convocar a los creadores gráficos, en la triste crisis que esa y otras industrias culturales vive y pedirles que le entren al diseño por el honor del reconocimiento, es como pedirle a las enfermeras que vivan de los aplausos del público agradecido por salvar nuestras vidas. Y sí, “a ver de qué cuero salen más correas”, ese será el nuevo punto de partida de la cultura nacional. Adiós a “viajero has llegado a la región más transparente del aire…”, lejos quede “por mi raza hablará el espíritu…”; de ahora en adelante, “a ver de qué cuero salen más correas” y mejor aún, “el que tiene más saliva come más pinole”. @cesarbc70" ["post_title"]=> string(22) "El cuero y las correas" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(22) "el-cuero-y-las-correas" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-13 12:32:07" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-13 17:32:07" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63664" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17669 (24) { ["ID"]=> int(62896) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-03-23 10:35:15" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-03-23 15:35:15" ["post_content"]=> string(6771) " Decía Napoleón que no se puede vencer a un enemigo si no se le infunde miedo; solo vencemos sobre quien nos teme y, en sentido contrario, siempre somos susceptibles de ser derrotados, sobre todo por nuestros temores. Las vacunas que entre aciertos y errores van extendiéndose sobre la población nos ofrecen un peculiar espectáculo que no puede pasar desapercibido. Se trata del fenómeno de la esperanza y cómo es que afecta a la convivencia en las sociedades. La pandemia no está domada, está lejos todavía de serlo, pero la necesidad acicatea y nos obliga a ir tomando decisiones, ocupando espacios y a reconstruir nuestra vida en la medida de lo posible, la idea de que nuestros adultos mayores están saliendo de peligro también contribuye a pensar que el final de este horrendo periodo ya está cerca. Pero seamos sinceros, volver a las calles, descuidar las medidas preventivas es producto  de esta confianza y el fruto más cruel de la esperanza. Ello solo hará que la solución se aleje y que paguemos un costo más alto en enfermos, sujetos a consecuencias que nadie puede prever con precisión todavía y sobre todo, muertes. La confianza es un acto humano inscrito en lo más profundo de su naturaleza, tenemos que guardar confianza y esperanza, de lo contrario nos quedaríamos inmóviles; pensamos que el mañana llegará y que será mejor, nos enseñaron que lo que alguien se propone puede cumplirlo e incluso, pensamos en ese sentido no solo como individuos sino también como especie. Julio Verne decía que lo que un hombre sueña otro lo puede realizar y ese es el sentido del progreso humano. Por eso, comerciar con la esperanza es también uno de los trucos más viejos que se conoce en el haber de la sagacidad y la mendacidad humanas. No soy especialista en el tema y no me permitiré hablar sobre la calidad de las vacunas o si el gobierno federal y los locales lo están haciendo bien; ese es su problema y la evaluación de los resultados se hace de manera constante dejándonos a todos un residuo de desazón que está golpeando con fuerza la credibilidad y la efectividad del control epidemiológico. Quiero hablar de nosotros, de los ciudadanos que llevamos a nuestros padres y a nuestros abuelos a que les sea administrada la vacuna; de la manera en que esto nos permite confiar en que habrá menos muertes y menos focos de contagio. Y también cabe preguntarnos cuándo es que serán vacunados los niños para poder reabrir las escuelas (parecería del más elemental sentido común que las instalaciones educativas no abran sus puertas sino hasta que los niños sean vacunados, ya se sabe lo complicado y casi imposible que sería controlar las medidas dentro de las escuelas); cuándo el personal médico público y privado habrá sido inoculado en su totalidad; cuáles son las mecánicas de la vacunación y cuál es su calendario; y cuándo podremos descansar, al menos en parte, de esta pesadilla. En el auditorio del Posgrado de la Facultad de Derecho de la UNAM, en Ciudad Universitaria hay un mural que retrata la lucha obrera frente a los excesos del capital; la iconografía del capitalista venal y criminal y de los fuertes y hermosos obreros, al estilo del realismo soviético impresionan, sin duda, al visitante; pero si se mira al detalle, encontramos en la parte baja, derecha para quien lo mira de frente, un enunciado que suele omitirse frente a la grandeza de las imágenes: “sin programa revolucionario no hay revolución” dice una pancarta sostenida por un obrero. Parte de nuestra lesionada confianza radica en que no podemos dialogar con seriedad respecto de la pandemia, porque no estamos encontrando ni la serenidad ni la veracidad en nuestro interlocutor oficial; el espectáculo de la vacunación, los heroicos aviones que la transportan y el madrugador equipo presidencial no son suficientes. Lo que necesitamos es saber el rumbo que van a tomar las cosas y lo mismo sucede con los demás aspectos de la vida nacional. Somos un pueblo irredento, siempre dispuesto a creer, siempre abierto al sacrificio que haga falta, pero lo que una sociedad no puede soportar, ya lo decía Maquiavelo, es el desorden, la ausencia de programa, la ignorancia de la meta. No tenemos tiempo y no queremos abandonar nuestra esperanza, haremos cualquier cosa por sostenerla y aferrarnos a ella, eso es lo que hacen los desesperados y también los que ya han perdido demasiado; para hacerlo la sociedad está ocupando espacios y todos somos testigos cómo han seguido, desde el inicio de la pandemia, las organizaciones de productores, distribuidores y consumidores en el ramo que mejor conozco: el de la cultura donde ya nadie espera apoyo ni protección y los libreros independientes se asocian con promotores de lectura, editores y lectores para sacar adelante la industria –mire usted el circulo virtuoso creado por la Universidad Autónoma de Nuevo León y la Red de Librerías independientes–. Y también atestiguamos desde la sociedad la aparición de actores políticos y efectivos movilizadores sociales que se mueven sin organizaciones formales sino a través de la inmediatez de las redes sociales y los medios electrónicos. La defensa de las mujeres frente a la violencia es un buen ejemplo y también la marea de opinión político electoral que a través de las cadenas comunicativas y de los ciudadanos que producen sus propios contenidos, van mostrando la obsolescencia y torpeza de las campañas tradicionales que apuestan por la desesperación y por el desánimo de no saber cuál de las opciones que hemos tomado sea la peor. Digámoslo de una vez, no hay mejor vacuna que la que uno pueda obtener, no hay peor vacuna que la que no se nos administra. Entremos con orden y confianza al proceso de vacunación, no perdamos la esperanza en que una vez más, como siempre y como parece estar inscrito en nuestra genética cultural, sabremos salir adelante. @cesarbc70 cesarcallejas.me" ["post_title"]=> string(36) "Las vacunas y el síndrome del miedo" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(35) "las-vacunas-y-el-sindrome-del-miedo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-03-26 09:05:36" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-03-26 14:05:36" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=62896" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(43) ["max_num_pages"]=> float(22) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "0591e48a59e6f7999404db87f7126921" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las vacunas y el síndrome del miedo

Decía Napoleón que no se puede vencer a un enemigo si no se le infunde miedo; solo vencemos sobre quien nos teme...

marzo 23, 2021

El cuero y las correas

Una de las mejores definiciones de cultura que he escuchado, me la obsequió uno de mis profesores de Preparatoria: don José Cervantes....

abril 13, 2021




Más de categoría

Codere en Problemas

En la conferencia matutina presidencial del 15 de abril pasado, el presidente de México volvió a referirse a las...

abril 16, 2021

Figuras opositoras clasistas y racistas

Dos casos emblemáticos han desnudado el clasismo y racismo opositor en las figuras emergentes que surgieron luego de la...

abril 16, 2021
Sequía en el Sur de Nuevo León

Sequía en el Sur de Nuevo León

El sur del estado de Nuevo León actualmente sigue enfrentando una problemática de sequía. Por ello el Congreso aprobó...

abril 15, 2021

De Frente Y Claro | PADRÓN NACIONAL DE USUARIOS DE TELEFONíA MÓVIL, OCURRENCIA REAL

El 17 de diciembre del 2020, en este espacio toqué el tema de la nueva ocurrencia de esta nefasta...

abril 15, 2021