El Oxígeno… Vital para la Vida

La actual pandemia, como todas las catástrofes que cada cierto tiempo enfrenta la humanidad (terremotos, maremotos, violentas erupciones, hasta el eventual choque de un gran aerolito que acabe con parte de la vida orgánica del planeta), se...

28 de enero, 2021

La actual pandemia, como todas las catástrofes que cada cierto tiempo enfrenta la humanidad (terremotos, maremotos, violentas erupciones, hasta el eventual choque de un gran aerolito que acabe con parte de la vida orgánica del planeta), se ha prestado para que aflore lo mejor y lo peor del comportamiento humano, desde su mezquindad hasta su generosidad.

Ahora enfrentamos ―por falta de contar con expertos― con el problema de la escasez de “oxígeno medicinal”.  Es un elemento vital para la existencia y el mantenimiento de la vida, sobre todo para un alguien enfermo. 

En nuestro país lo envasan y distribuyen tres empresas. En el norte del país, Acetileno y Oxigeno de Coahuila que surte algunos estados fronterizos. En el resto del país, dos empresas gigantes se comparten el monopolio de su producción y distribución:  Grupo Infra y Linde-Praxair. Estas son proveedores del IMSS, del ISSSTE y de todo el Sistema Hospitalario Nacional, público y privado, y me informan que quien tente en meterse en el negocio, lo aniquilan sin piedad. 

De acuerdo con un amigo, especialista en la materia, estas empresas están haciendo de las suyas, sin que haya ―aparentemente― quién las pueda controlar y regular. También me informa que producir oxígeno es relativamente fácil y sin grandes gastos. Existe en la atmósfera terrestre, sin costo, pues es un elemento que abunda. La inversión es solo en su almacenamiento y distribución.

En una reciente declaración del supersubsecretario, Hugo López-Gatell, explicó que van a solicitar que estas dos empresas prioricen la fabricación de “oxígeno medicinal.”. 

Al parecer, la falta de información y conocimiento del “mejor funcionario de la administración pública federal” (a decir de su jefe, el presidente), solo revela su ignorancia y debe saber que no existe diferencia entre el oxígeno medicinal y el llamado industrial: oxígeno es oxígeno. 

Para su comercialización, la diferencia es solo el envase, es decir, cuando se suministra en “tanques” individuales para el consumo humano estos “cilindros” deben estar bien pintados y el equipo se complementa con un vaso humidificador, mascarilla y/o cánulas nasales. Basta con eso. 

Ahora, debido a la pandemia, estos cilindros se usan para satisfacer a los enfermos que no tienen acceso a los hospitales, porque no hay cupo en los mismos, sobre todo en las grandes ciudades del país. La pandemia los rebasó miserablemente. La verdad es que todo el Sistema de Salud colapsó, aunque las autoridades lo nieguen. El desabasto en medicamentos para niños con cáncer y la falta de vacunas básicas, son prueba de ello. Esa necedad de la 4T de acabar con todo lo que construyeron los “pinches” gobiernos neoliberales.

Por lo anterior, es importante que las autoridades responsables sepan de la materia para evitar que los casos mortales sigan aumentando. Insisto, no existe diferencia del llamado oxígeno “medicinal” con el “industrial”. Técnicamente, suministrar oxígeno al paciente que “ya no puede respirar” conlleva grandes beneficios para recuperar o cuando menos mantener la salud.

Así pues, como consecuencia de la evidente falta de conocimiento de las autoridades sanitarias, de la nula regulación en el tema y la voracidad de los distribuidores de las dos empresas, ante la demanda y la escasez del producto, el precio de los cilindros de 9.3 m3, de 6.0 m3 y de los más chiquillos se ha disparado hasta el cielo ante la población que “no los puede adquirir”. Y tenerlos es cuestión de vida o muerte. Las colas de los desesperados usuarios que cargan sus pesados tanques son interminables.

Ahora se anuncia un programa de la Profeco “Por Amor a la Vida” en donde ―tardíamente― se pide a la población que devuelva los cilindros vacíos que pudieran tener. ¿Por qué no previeron los especialistas en salud este problema? Sencillo: son puros improvisados.

Tal vez, ahora que el presidente de todos los mexicanos se halla infectado ―no sabemos qué tan delicado―, bien pudiera reflexionar sobre la estrategia seguida que ha dejado mucho que desear. Gobernante que no reflexiona es un pésimo líder.

Así pues, dentro de poco, cuando el presidente de México se recupere y quiera bailar y cantar el Noa-Noa como Juan Gabriel, la esperanza de muchos mexicanos es que cambie de actitud, que deje de escuchar a su subsecretario ―que ha dado pésimos resultados― y convoque a verdaderos especialistas para que decrete acciones contundentes para salvar vidas. Un muerto más es un clavo en la conciencia de cualquier servidor público.

Para empezar, sugiero decretar el uso obligatorio de cubrebocas, más apoyos económicos para salvar empleos ―sobre todo para los pequeños empresarios― y la contratación de tanques de almacenamiento de oxígeno, distribuidos en puntos básicos de las ciudades más necesitadas, para que el pueblo pueda recargar sus tanques de oxígeno a precio subsidiado…¡O gratis!

¡Estamos en emergencia nacional!

Comentarios


object(WP_Query)#16266 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(60765) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "01-09-2022" ["before"]=> string(10) "29-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(60765) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "01-09-2022" ["before"]=> string(10) "29-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16262 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16264 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16263 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "01-09-2022" ["before"]=> string(10) "29-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-09-01 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-09-29 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (60765) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16265 (24) { ["ID"]=> int(83536) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-20 11:37:17" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-20 16:37:17" ["post_content"]=> string(5073) "El 19 de septiembre tiene un doble significado para los mexicanos, en particular los radicados en la capital del país.  Recuerdan movimientos telúricos que han marcado esta fecha de muchas maneras, y, aunque todo ya parece conocerse, no es ocioso retomarlo. Sobre todo, considerando que, con relación a otros eventos históricos que han marcado a México, poco se ha hablado de un fenómeno telúrico que cambió para siempre a nuestro país. Autores como Carlos Monsiváis, Juan Villoro o Cristina Pacheco tienen obra publicada en torno al tema. Como mexicanos sentimos que ha faltado echarse un clavado a las entrañas de la historia para conocer las causas últimas que provocaron el daño estructural, mismo que tal vez pudo haberse evitado. Como sucede con los grandes acontecimientos mundiales, todos los que tenemos edad para ello, recordaremos qué hacíamos en el momento en que tuvimos noticia de éstos. Yo me ubico mentalmente un 11 de septiembre del 2001, haciendo un alto en el último semáforo antes de llegar al hospital, cuando me enteré a través del noticiario matutino, que un avión acababa de estrellarse contra una de las torres gemelas del WTC en Nueva York. Chequé tarjeta y subí a recibir el turno; en la sala de Pediatría el televisor transmitía las imágenes de la segunda torre, mientras se le veía cayendo al suelo como un juego de jenga, acompañada de las palabras lapidarias del conductor: “Terrorismo”.  Igual sucede cuando traigo a la memoria aquel 1985, en el momento en que algún noticiero nacional dio cuenta de que estaba temblando en la Ciudad de México. Hoy en día parece imposible imaginarse  no tener acceso a información inmediata de los sucesos; no conocer en tiempo real el avance de las labores de rescate; o la lista de  los desaparecidos. En esos tiempos había que esperar a encontrarlos en las interminables listas de sobrevivientes que alguna televisora de cobertura nacional pasaba de manera continua. En esos tiempos yo me hallaba a cargo del departamento de Educación Médica del hospital; más de la mitad de los 30 becarios a mi cargo eran originarios del entonces “Distrito Federal”. Resultaba prioritario saber cómo se encontraban sus seres queridos en aquella megalópolis; fueron uno por uno al teléfono directo de la Dirección para comunicarse. Afortunadamente todos los hallaron bien. En lo personal temía por amigos médicos que vivían en el área siniestrada, y de los que no supe hasta dos o tres días después. En esa entrega de guardia del 19 de septiembre a las 7.30 horas privó un silencio sobrecogedor, que pocas veces en mi vida he vuelto a sentir. Coincide el memorial del 85 con el del 2017, y esta vez con el decreto de día nacional de luto en el Reino Unido, con motivo de los funerales de la reina Isabel II. Impacta la forma como un país no duda en unirse en torno a un mismo dolor. En la transmisión televisiva desde Inglaterra se percibía un silencio doloroso, sobrio, inquebrantable. Las familias enteras lloraban la partida de su reina. Los conductores no dejaron de señalar cómo familias de la realeza, hasta hace poco fracturadas por distintos motivos, hoy convivían hombro con hombro para despedir a una gran soberana. Cómo las diferencias entre unos y otros se daban una tregua para vivir el duelo en santa paz.    Volviendo al caso del terremoto México 85, en cuestión de horas se organizaron brigadas de rescate y seguridad, a favor de los más afectados.  El sentimiento de solidaridad privó por encima de cualesquiera diferencias que pudieran haber tenido antes de ese día.  Un evento colectivo, de gran importancia para todos los participantes, condujo a un cambio de actitud; a restar importancia a cuestiones que podían salvarse de otra manera, y, finalmente, a hacer frente común. Desde diversos puntos, primero del país y luego del orbe, comenzó a llegar ayuda en especie que era enviada a la Ciudad de México para subsanar las necesidades más elementales. Algo queda muy claro: el músculo ciudadano es poderosísimo cuando actuamos en  torno a una causa única que consideramos justificada, dispuestos a no escatimar lo propio en aras del bienestar colectivo. Hay motivos que despiertan dicha solidaridad, que nos conducen a desechar las diferencias y unirnos por razón de las coincidencias para actuar. Cada uno con su propia identidad, sus convicciones religiosas o su historia personal, sumando esfuerzos a favor de un proyecto así de grande como trascendente. Las lecciones del ayer, las de otras latitudes: Todas ellas como una invitación a ser generosos, a sumar voluntades, a reconocer el bienestar de otros  como si fuera propio. A ensayar por un rato de cuánto somos capaces de sublimar, cuando así se requiere. " ["post_title"]=> string(13) "Sublimaciones" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(13) "sublimaciones" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-20 11:37:17" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-20 16:37:17" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83536" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16287 (24) { ["ID"]=> int(83046) ["post_author"]=> string(3) "195" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-07 14:29:36" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-07 19:29:36" ["post_content"]=> string(4749) "Una revisión de nuestros grupos de interacción social más inmediatos nos permitiría darnos cuenta de que nuestra vida cotidiana no es de integración única a la mayoría, quizá formamos parte de una minoría religiosa que se inserta dentro de una sociedad con una práctica religiosa mayoritaria, o tal vez formamos parte de una minoría étnica que vive en una región dominada por otro grupo.  O tal vez se forma parte de la minoría de personas que se dedica a una actividad laboral específica, que tiene un rango de ingresos determinados, o de un sector social que se ha reunido en torno al gusto por la práctica de algún deporte, por escuchar un género musical.  La aceptación de nuestra condición de minoría es básica para generar procesos de adaptación al entorno inmediato que nos permitan vivir y crecer, pero también es necesaria para ver a nuestro entorno de forma crítica a partir de la cual despertará en nosotros la necesidad de impulsar el desarrollo de la comunidad minoritaria de la que formamos parte, la necesidad de promover leyes y programas de atención y respeto a esas minorías.   Esta perspectiva crítica ha impulsado movimientos sociales de grupos minoritarios que han modificado sus condiciones, otros han sostenido movimientos de resistencia frente a la agresividad y la intención de un grupo mayoritario de ocultar los problemas existentes.  Por otra parte, el reconocimiento a nuestra pertenencia a grupos minoritarios genera empatía con las minorías y sus luchas de resistencia, sus logros y los problemas de inserción a la vida social dominada por un sistema de valores diferente y mayoritario.  Los grupos minoritarios también forman parte de los antecedentes familiares, asociados tal vez a la migración, al grupo minoritario de europeos que migró a América durante los periodos de guerras en la Europa del siglo XX, o al grupo de africanos que mediante esclavitud llegó a lo que hoy es América Latina.  Perder la cualidad de ver el mundo desde la perspectiva de la minoría de la que formamos parte, puede ser común sí, pero también problemático. Las causas pueden ser diversas: una adaptación al entorno a partir de un alto desarrollo económico o la integración al poder político y la intención personal de negar y borrar esta condición.  Pero como vemos, perder la cualidad de ver al mundo desde la perspectiva del grupo minoritario del que formamos parte es perder la capacidad de ser empático, eludir nuestros antecedentes familiares, negarnos la posibilidad de impulsar leyes o programas que permitan una mejor integración y convivencia entre los diferentes grupos sociales, es perder la posibilidad de dar e impulsar el respeto a la identidad del que vive bajo esquemas culturales y sociales diferentes.  Desde el poder no se puede negar la existencia y dinámica cultural de las minorías, porque somos resultado de la constante interacción entre mayorías y minorías, importantes luchas que en varias ocasiones fueron ganadas por las minorías y generaron estructuras que han permitido mejorar nuestra condición cultural nacional.  Y desde nuestra condición de ciudadanos, la responsabilidad social no se debe perder, al contrario, se debe seguir cultivando en cualquiera de sus formas, convivencia, reconocimiento de nuestra pertenencia a un grupo minoritario, el impulso a mejorar las condiciones de desarrollo de un grupo o comunidad.  La diversidad cultural está sostenida, en mucho, a partir de los muy grandes procesos de mestizaje, de generación de prácticas culturales en cada época de nuestra historia, prácticas que en principio formaron parte de un grupo minoritario y que con el paso del tiempo, se hicieron prácticas culturales generalizadas en toda la sociedad. ¿Por qué no reconocer estos procesos sociales y nuestra propia condición de pertenencia a una minoría?  ¿De qué grupo grupos minoritarios formamos parte? Recuperemos la capacidad de ver nuestro entorno desde esos ojos y no nos neguemos el deber de actuar. Impulsemos estrategias individuales y sociales para lograr una mejor integración entre los diferentes sectores. Las condiciones sociales nacionales y mundiales de la actualidad lo hacen muy necesario. " ["post_title"]=> string(26) "El respeto a las minorías" ["post_excerpt"]=> string(172) "El respeto a las minorías es un principio de convivencia social que de forma implícita conlleva el respeto a uno mismo, debido a que todos formamos parte de una minoría." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(25) "el-respeto-a-las-minorias" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-07 14:29:36" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-07 19:29:36" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83046" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16265 (24) { ["ID"]=> int(83536) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-20 11:37:17" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-20 16:37:17" ["post_content"]=> string(5073) "El 19 de septiembre tiene un doble significado para los mexicanos, en particular los radicados en la capital del país.  Recuerdan movimientos telúricos que han marcado esta fecha de muchas maneras, y, aunque todo ya parece conocerse, no es ocioso retomarlo. Sobre todo, considerando que, con relación a otros eventos históricos que han marcado a México, poco se ha hablado de un fenómeno telúrico que cambió para siempre a nuestro país. Autores como Carlos Monsiváis, Juan Villoro o Cristina Pacheco tienen obra publicada en torno al tema. Como mexicanos sentimos que ha faltado echarse un clavado a las entrañas de la historia para conocer las causas últimas que provocaron el daño estructural, mismo que tal vez pudo haberse evitado. Como sucede con los grandes acontecimientos mundiales, todos los que tenemos edad para ello, recordaremos qué hacíamos en el momento en que tuvimos noticia de éstos. Yo me ubico mentalmente un 11 de septiembre del 2001, haciendo un alto en el último semáforo antes de llegar al hospital, cuando me enteré a través del noticiario matutino, que un avión acababa de estrellarse contra una de las torres gemelas del WTC en Nueva York. Chequé tarjeta y subí a recibir el turno; en la sala de Pediatría el televisor transmitía las imágenes de la segunda torre, mientras se le veía cayendo al suelo como un juego de jenga, acompañada de las palabras lapidarias del conductor: “Terrorismo”.  Igual sucede cuando traigo a la memoria aquel 1985, en el momento en que algún noticiero nacional dio cuenta de que estaba temblando en la Ciudad de México. Hoy en día parece imposible imaginarse  no tener acceso a información inmediata de los sucesos; no conocer en tiempo real el avance de las labores de rescate; o la lista de  los desaparecidos. En esos tiempos había que esperar a encontrarlos en las interminables listas de sobrevivientes que alguna televisora de cobertura nacional pasaba de manera continua. En esos tiempos yo me hallaba a cargo del departamento de Educación Médica del hospital; más de la mitad de los 30 becarios a mi cargo eran originarios del entonces “Distrito Federal”. Resultaba prioritario saber cómo se encontraban sus seres queridos en aquella megalópolis; fueron uno por uno al teléfono directo de la Dirección para comunicarse. Afortunadamente todos los hallaron bien. En lo personal temía por amigos médicos que vivían en el área siniestrada, y de los que no supe hasta dos o tres días después. En esa entrega de guardia del 19 de septiembre a las 7.30 horas privó un silencio sobrecogedor, que pocas veces en mi vida he vuelto a sentir. Coincide el memorial del 85 con el del 2017, y esta vez con el decreto de día nacional de luto en el Reino Unido, con motivo de los funerales de la reina Isabel II. Impacta la forma como un país no duda en unirse en torno a un mismo dolor. En la transmisión televisiva desde Inglaterra se percibía un silencio doloroso, sobrio, inquebrantable. Las familias enteras lloraban la partida de su reina. Los conductores no dejaron de señalar cómo familias de la realeza, hasta hace poco fracturadas por distintos motivos, hoy convivían hombro con hombro para despedir a una gran soberana. Cómo las diferencias entre unos y otros se daban una tregua para vivir el duelo en santa paz.    Volviendo al caso del terremoto México 85, en cuestión de horas se organizaron brigadas de rescate y seguridad, a favor de los más afectados.  El sentimiento de solidaridad privó por encima de cualesquiera diferencias que pudieran haber tenido antes de ese día.  Un evento colectivo, de gran importancia para todos los participantes, condujo a un cambio de actitud; a restar importancia a cuestiones que podían salvarse de otra manera, y, finalmente, a hacer frente común. Desde diversos puntos, primero del país y luego del orbe, comenzó a llegar ayuda en especie que era enviada a la Ciudad de México para subsanar las necesidades más elementales. Algo queda muy claro: el músculo ciudadano es poderosísimo cuando actuamos en  torno a una causa única que consideramos justificada, dispuestos a no escatimar lo propio en aras del bienestar colectivo. Hay motivos que despiertan dicha solidaridad, que nos conducen a desechar las diferencias y unirnos por razón de las coincidencias para actuar. Cada uno con su propia identidad, sus convicciones religiosas o su historia personal, sumando esfuerzos a favor de un proyecto así de grande como trascendente. Las lecciones del ayer, las de otras latitudes: Todas ellas como una invitación a ser generosos, a sumar voluntades, a reconocer el bienestar de otros  como si fuera propio. A ensayar por un rato de cuánto somos capaces de sublimar, cuando así se requiere. " ["post_title"]=> string(13) "Sublimaciones" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(13) "sublimaciones" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-20 11:37:17" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-20 16:37:17" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83536" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(55) ["max_num_pages"]=> float(28) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "5d10b4cf7bbfe6805569bde13e126b26" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Sublimaciones

El 19 de septiembre tiene un doble significado para los mexicanos, en particular los radicados en la capital del país.  Recuerdan movimientos...

septiembre 20, 2022

El respeto a las minorías

El respeto a las minorías es un principio de convivencia social que de forma implícita conlleva el respeto a uno mismo, debido...

septiembre 7, 2022




Más de categoría

Caso Ayotzinapa

Recientemente se cumplieron ocho años de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de la Escuela Normal Rural de...

septiembre 29, 2022

Lo Mejor de la 4T

El primer informe como presidente municipal de la primera mujer que gana una elección en el municipio trae la...

septiembre 29, 2022

INDEP, sumando fracasos de la 4T

Graves anomalías se han presentado en el INDEP al grado que ya lleva su tercer Director y los problemas...

septiembre 29, 2022

Violencia. ¿Tiene solución?

La atención a las causas que generan la violencia es todavía una deuda que como sociedad debemos realmente atender.

septiembre 29, 2022