El Meollo del Asunto | La lucha contra la Corrupción

Ayer, 9 de diciembre, fue el Día Internacional contra la Corrupción. La Organización de las Naciones Unidas, en octubre de 2003, designó el 9 de diciembre para hacer conciencia a la gente de las diferentes naciones del...

10 de diciembre, 2020

Ayer, 9 de diciembre, fue el Día Internacional contra la Corrupción.

La Organización de las Naciones Unidas, en octubre de 2003, designó el 9 de diciembre para hacer conciencia a la gente de las diferentes naciones del mundo acerca de este lastre que todos hemos sufrido a través de la historia humana. Siempre ha estado presente en la historia y se pretende vencerla. 

En nuestro país se habla mucho del tema. Y esto no es de ahora que tenemos un presidente que ganó una presidencia con un discurso que ofrecía no solo combatir la corrupción sino erradicarla. El mensaje anticorrupción en las campañas y en los gobiernos que hemos tenido, no es nuevo. Todos los anteriores lo han ofrecido y han dicho que la combaten y que no la toleran. AMLO ha sido el primero que ha ofrecido erradicarla. Y no solo eso, puso una fecha: 1 de diciembre de 2018. Pero en los hechos no sucedió, ni sucederá. 

“Erradicar la corrupción” es de los ofrecimientos más demagógicos que alguien puede ofrecer. Es imposible. No hay forma. No existe una “bala de plata” contra de la corrupción. Se puede combatir, se puede controlar, se ha de aminorar, pero no se puede erradicar de manera absoluta. Se lo dije de manera personal a quien hoy es el presidente de todos los mexicanos, pero ya conoce usted, lector, cómo es.

Para que la corrupción se manifieste, se requiere de al menos dos personas. Y aunque se den excepciones, la regla es que exista quien corrompe y quien se deje corromper. En todos los casos que se reportan existen, al menos, dos personas. Y es tan dañina que su etimología en latín indica el mal que hace.

El prefijo “co-”, indica dos; la raíz “rumpere” señala romper, violar, echar a perder, viciar, destruir, pervertir, depravar, podrir y más. El sufijo “-tio,” señala o indica la acción y el efecto de lo anterior. Entonces la palabra corrupción es la acción de dos personas que rompen, violan o echan a perder algo que causa un efecto en terceros y en las personas mismas.




Además, la corrupción es endémica y pandémica. Se alimenta a sí misma. La corrupción tiene componentes, elementos que le dan forma y así la conforman:

  1. Nunca es accidental. 
  2. Tiene que haber un poder confiado

3.- Siempre involucra un abuso de posición.

  1. Tiene que haber una ganancia privada.

Por ello es que Transparencia Internacional y sus respectivos capítulos en más de 170 países, establece que la corrupción es el abuso del poder otorgado a una persona para beneficio propio.

No importa de quién se trate, en dónde se encuentre y qué función desarrolle, si se le ha otorgado algún tipo de poder y se abusa del mismo, es una persona corrupta.

A la corrupción la encontramos en la calle, en la casa, en la oficina, en las instituciones educativas, religiosas, de comercio, en las empresas de todo tipo. Lo mismo se corrompe un hombre que una mujer. No hay diferencia. La corrupción es omnipresente.

La corrupción no se destruye, solo se transforma. Esto hace toda la diferencia en el combate y control de ella. En primer lugar, porque se parte de una premisa real y no falsa. Como eso de que se puede erradicar. Así se puede aspirar a vencerla.

La persona debe de entrar en un proceso que le lleve a tomar una decisión personal, consciente, meditada, libre, que le genere hábitos positivos para no verse involucrado en actos de corrupción. Esto se logra por medio de un aumento de la virtud moral. Y en especial de un ingrediente: la Integridad.

Reportar, escribir, describir y denunciar actos corruptos es sencillo. Luchar para tratar de combatir la corrupción es otra cosa. Es uno de los proyectos y programas más ambiciosos, difíciles y peligrosos que puede haber.  Es igual a tratar de lograr la paz a todas las naciones y para todas las personas. Se trata de combatir la injusticia, la desigualdad, el abuso o “bullying”, la guerra. La violencia intrafamiliar. Incluye la lucha contra las drogas, los fanatismos, la mentira.

Sí amigos y amigas, la mentira es una forma de corrupción. Tal vez la más daña de todas las formas de corrupción. Y en estos tiempos de la posverdad y de las noticias falsas, la gente no quiere la verdad, quiere mentiras nuevas.

El programa pro integridad Avanza Sin Tranza que promuevo ofrece las herramientas para combatir y controlar la corrupción. Ese lastre que la gente afirma que le tiene harta. Ese lastre que los medios reportamos como un cáncer o como una pandemia. Ese lastre que no toda la gente ni todos los gobernantes quieren que termine.

Eso recordamos cada 9 de diciembre: el daño que la corrupción nos causa. ¿Querrá el ser humano en verdad detenerla? Ahí El Meollo del Asunto.

Comentarios

Mátalos y luego averiguas 

Los principales actos de gobierno  de  Andres Manuel López Obrador han sido realizados al revés. Pongamos como ejemplo el NAICM. AMLO comenzó...

enero 15, 2021

DOS SEMANAS de HORROR

Todos los países que de alguna manera celebraron las festividades de diciembre, sin observar las precauciones recomendadas para prevenir la infección del...

enero 14, 2021




Más de categoría

Era Covid: ¿Por qué es tan difícil mantener la distancia social… y usar cubrebocas?

Necesitamos espacios colectivos y la pandemia nos ha privado de ellos. El nuevo mantra: “quédate en casa, guarda la...

enero 22, 2021

Cocinando el Fraude Electoral

No cabe duda de que al presidente Andrés Manuel López Obrador no le importan los 147 mil muertos que...

enero 22, 2021

Dos de los retos para Biden

A mediodía del miércoles 20 de enero de 2021, hora de Washington, D.C., Joseph R. Biden Jr. se convirtió...

enero 22, 2021

Urge una Declaración de Estado de Emergencia

2021 empieza mal. Los acontecimientos de este primer mes siguen prendiendo focos rojos, cual semáforo ardiente, en varios aspectos...

enero 22, 2021