El Meollo del Asunto | En quién confiar

La contrarreforma eléctrica ha dividido al gobierno y al sector privado. Cada uno tiene una perspectiva muy distinta de esta iniciativa. ¿En cuál perspectiva debemos confiar?

13 de octubre, 2021

Para confiar en alguien, debemos tener la certeza de que quien nos habla lo hace con sinceridad, pero no solo eso. Saber que una persona es sincera en lo que comunica, en lo que dice, en lo que habla o en lo que escribe, es importante, pero insuficiente para confiar plenamente. Es una ventaja, claro. Pero hace falta “un poco de gracia y otra cosita” como dice la canción. 

Obvio que la sinceridad es fundamental, pero para confiar plenamente uno debe de saber que la persona que comunica, que dice algo, que escribe, que comenta, que informa, está en lo correcto; que sus fuentes, datos o bases son igualmente confiables. De otra forma la persona corre el riesgo de estar sinceramente equivocada. O como decía mi papá, el periodista bajacaliforniano Daniel Valles Moreno, la persona está “perfectamente mal”.

Actualmente vivimos en el país una situación que en los siguientes meses puede traer o no una serie de situaciones anómalas, delicadas, que quizá repercutan en la economía y en la forma como hemos vivido en las últimas décadas.  El motivo principal no tiene que ver con las políticas que el gobierno federal implementa en materia de salud, de energía, de economía, de desarrollo social, pero sí tiene que ver con ellas. 

¿Entonces? ¿Tiene o no tiene que ver con esas cuestiones? Sí y no.

Sí. Porque son la materia de las diferencias que se comentan. Sí porque ha provocado una polarización entre la población en general. Sí porque ésta se torna invectiva. Sí porque por lo mismo el nivel de confrontamiento escala. Sobre todo, el que se vive y se ve en las calles, en los congresos de los estados, en el de la unión, en los cafés donde se habla de política, entre los empresarios y las personas que ocupan una función de gobierno.

No. Porque el concepto que afecta todo lo anterior es un ingrediente diferente. La desconfianza en quienes hablan, entre quienes comunican. 

La que es producto no solo de lo que puede ser una evidente falta de transparencia o de insinceridad, sino de la certeza que tienen de que su contraparte no está en lo correcto. Que no sabe de lo que se habla. De lo que se comunica. De lo que se informa. Para confiar no solo se debe saber que quien comunica algo, habla o hace es sincero, sino que está en lo correcto. Repito: se puede estar sinceramente equivocado.

La contra reforma eléctrica ha polarizado a gobierno y empresas mucho más que cualquier otra medida que el actual régimen ha tomado en el tiempo que lleva en el poder. Independientemente de las cuestiones técnicas, administrativas y hasta las políticas, lo que está calando y de manera grave es que se insulte a quienes no están de acuerdo con la iniciativa y se les tache de ladrones, sin presentar las pruebas del latrocinio. Lo invectivo del mensaje en este sentido es lo que ofende, pues la otra parte, con cuestionar o con no estar de acuerdo no ofende. Pero quien escucha el desacuerdo se ofende porque no tolera que no se esté de acuerdo con lo que éste dice.

Don presidente ha llamado ladrones a los empresarios. Pero no ha presentado pruebas de ello. Solo sus dichos y sus apreciaciones. Y no tiene derecho a llevarlos a la palestra de la manera que lo hace. El contraejemplo suyo cunde y sus incondicionales secretarios, como Rocío Nahle, lo imitan.

En su conferencia del lunes pasado, don presidente López Obrador dijo que “su iniciativa de reforma constitucional garantizará el 46% del mercado eléctrico para la iniciativa privada y el 54% para la CFE”. Esta afirmación puede ser muy sincera. Como el promocional que dice que la electricidad era nuestra y nos la van a regresar. Pero no se está en lo correcto, por lo que es una imprecisión, una mentira.

El presidente Andrés Manuel López Obrador rechazó que su iniciativa de reforma constitucional en materia eléctrica busque la expropiación de empresas privadas. Quienes están en ese negocio con todas las de la ley dicen lo contrario, luego de haber leído la iniciativa. Ambos pueden ser muy sinceros pero estar equivocados y no ser correctos. Eso en sí mismo genera un conflicto de intereses en las partes, pero es ahí donde se sientan a negociar con base en los contratos previos y arreglarían el diferendo.

Ah, pero donde cala, donde ofende, donde muestra la incapacidad es cuando don presidente insulta, ofende, lastima. Les dijo, de manera sincera que la contrarreforma buscará que tengan ganancias razonables, pero agrega el epíteto: “a robar a otro lado”. Esto es lo que crispa y lo que divide, lo que de manera intrínseca lleva la autorización para que sus incondicionales ofendan, descalifiquen y para sentar la base para que el conflicto social escale. 

Hay más de 15 millones de personas que votaron por don presidente que no le entienden a la política, a la ideología, y otros 10 millones que no terminan de convencerse y confían en don presidente. Esperan que todo mejore porque saben que, en parte, es cierto lo que dice don presidente. Los empresarios en el pasado han lucrado con las facilidades que les han dado los antecesores del actual. Pero el modo de imposición don presidente, no es el de arreglar las cosas. Puede actuar con mucha sinceridad, pero sin estar en lo correcto. 

Eso genera un conflicto que pronto puede escalar. ¿Se podrá llevar sin que se salga de los límites de la estabilidad y la paz social? Ahí El Meollo del Asunto.

 

Comentarios
object(WP_Query)#17663 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71510) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "20-09-2021" ["before"]=> string(10) "18-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71510) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "20-09-2021" ["before"]=> string(10) "18-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17662 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17669 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17672 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "20-09-2021" ["before"]=> string(10) "18-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-09-20 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-10-18 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (71510) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17659 (24) { ["ID"]=> int(70815) ["post_author"]=> string(2) "32" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-24 09:53:57" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-24 14:53:57" ["post_content"]=> string(6262) "No todos los mexicanos pueden darse una vuelta por Tlaltelolco para leer la placa cuyo texto inicia estas líneas, pero lo que sí podemos todos los mexicanos es leerla desde donde estemos, y comprender su significado con el corazón en la mano. ¿De verdad los españoles nada más trajeron la viruela? ¿De verdad la llamada Conquista de México fue un fracaso? ¿Y  el Colegio Nacional? ¿Y el exilio republicano acogido por Cárdenas?  Para poder tener un mínimo de congruencia, el actual gobierno, que quiere ser recordado como LA CUARTA TRANSFORMACIÓN, debería comenzar por derogar las disposiciones legales que establecen que el idioma CASTELLANO es la lengua oficial del Estado Mexicano. La que todavía se conoce como LA PLAZA DE LAS TRES CULTURAS, tendría que  cambiar de nombre y llamarse en lo sucesivo LA PLAZA DE LAS MASACRES 1521-1968… La plaza en la que se encuentran desterrados Izcoatl y Ahuizotl al norte de la ciudad de México, debe dejar de llamarse PLAZA DEL MESTIZAJE, y renombrarse PLAZA DE LAS VIOLACIONES. NO PODRÍA BASTAR que el presidente López Obrador espere pacientemente a que el rey de España se disculpe con México por las atrocidades cometidas por sus tropas durante la invasión de México en 1521. Si lo afirmado por el presidente López Obrador sobre la Conquista de México es cierto,  estaría  obligado a  demandar y denunciar al Estado Español por los crímenes de genocidio, guerra de agresión, adquisición violenta de territorios y crímenes de lesa humanidad QUE NO PRESCRIBEN. La candidata presidencial Claudia Sheinbaum Yoselevitz podría secundar las acciones judiciales contra el Estado Español, procediendo contra el Estado Italiano por los crímenes cometidos por Cristóbal Colón. La estatua ecuestre del genocida monarca español  CARLOS IV, debe ser fundida y vaciar su bronce para la estatua ecuestre del General Felipe Ángeles y que así  engalane el lugar principal DEL MEJOR AEROPUERTO DE TODO EL MUNDO EN SANTA LUCÍA.  NO BASTA remover su monumento del Paseo de la Reforma; hay que enjuiciarlo haciendo valer que los crímenes de lesa humanidad NO PRESCRIBEN. Si hemos de ser congruentes, ¡hay que derogar las disposiciones legales que establecen al idioma CASTELLANO como la lengua oficial del Estado Mexicano! El presidente López Obrador debe decretar que antes que termine su sexenio solamente puedan hablarse en México las lenguas originarias. López Obrador debe convocar a un gran consejo de pueblos  originarios, para que con base en el artículo 2º de la Constitución Federal, decidan cuál debe ser en adelante la lengua oficial del Estado bajo el cual debamos organizarnos. López Obrador debe convocar un congreso constituyente indígena, para que nos rijamos por usos, costumbres y demás normas originarias de esta tierra. Incluso debe decidirse si  la capital del país debe seguir siendo México-Tenochtitlan o Azcapotzalco, Tlaltelolco, Xochimilco, Chichen Itzá, Raramuri, Aztlán o la sede que los originarios elijan. También tendrían que poder elegir a los gobernantes que sustituyan al actual gobierno criollo y mestizo, decidiendo si la autóctona Doctora Sheinbaum Yoselevitz Pardo Cemo debe ser la próxima líder indígena de una vez o a partir del 2024. LA ÚNICA FORMA DE HACERLES JUSTICIA A LOS PUEBLOS ORIGINARIOS, ES QUE VOLVAMOS AL ORIGEN; EN LAS NORMAS, LAS COSTUMBRES, LA CULTURA,  LAS LEYES QUE NOS RIJAN. ¿TODO ESTO LE PARECE ABSURDO? A mí también. Yo no soy español ni tarahumara aunque mis raíces estén en Chihuahua; SOY MEXICANO; Guadalupano,  mestizo, mezcla de bronce y barro. MÉXICO NO SE  PUEDE TRANSFORMAR A PARTIR DEL ODIO Y EL RESENTIMIENTO; DE LA ENVIDIA Y EL RENCOR. Yo prefiero que los mexicanos leamos con los ojos del corazón el mensaje de esa placa que permanece en la PLAZA DE LAS TRES CULTURAS velando por nuestra patria, orgullosa de nuestro pasado y confiada en nuestro porvenir. Somos hijos de la cultura originaria, de la que vino del otro lado del mar, y de su encuentro generador de la RAZA CÓSMICA descrita por José Vasconcelos en su libro del mismo nombre PUBLICADO EN MADRID, ESPAÑA en 1925.   Yo prefiero creer que el 13 de agosto de 1521, no fuimos derrotados sino que dimos a luz una raza nueva cuya voz nos habla desde el lema universitario que acaba de cumplir ciento diez años.  ¡POR MI RAZA HABLARÁ EL ESPÍRITU! ¡VIVA MÉXICO!  ¡VIVA ESPAÑA!  PATRIAS HERMANAS.     ______________________________ Stahringen am Bodensee Baden Wurttemberg, Alemania Otoño de 2021. Dedicado en homenaje a mis hijos." ["post_title"]=> string(29) "VER CON LOS OJOS DEL CORAZÓN" ["post_excerpt"]=> string(216) "“El 13 de agosto de 1521, heroicamente defendido por Cuauhtémoc, cayó Tlatelolco en poder de Hernán Cortés. No fue triunfo ni derrota; fue el doloroso nacimiento del pueblo mestizo, que es el México de hoy”." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "ver-con-los-ojos-del-corazon" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-24 09:53:57" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-24 14:53:57" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70815" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17605 (24) { ["ID"]=> int(70827) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-24 10:25:52" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-24 15:25:52" ["post_content"]=> string(11125) "Diseñemos nuevas utopías que respondan a la pregunta: ¿cómo tiene que ser el mundo y la interacción entre humanos para que nos guste la idea de vivir ahí?, ¿cómo tiene que ser una civilización para que quepamos todos en aceptable armonía?    La semana anterior decíamos que una creencia es el relato o explicación de un hecho, una idea, una circunstancia que se convierte en un referente para nuestra estructura de pensamiento y opera como organizador de nuestra percepción en aras de darle coherencia, solidez y sentido a nuestra experiencia de estar vivos. De manera coloquial podría decirse que una creencia es la certidumbre irreflexiva que sentimos acerca de algo, aquello que “sabemos”, pero que no sabemos qué sabemos, ni mucho menos cómo lo aprendimos.  ¿Cómo distinguir creencia de conocimiento, creencia de verdad? En contraste con la creencia, un conocimiento, además de acotar con claridad el objeto de análisis y las circunstancias específicas en que tiene lugar –es decir, no es producto de una generalización automática–, puede ser sujeto a una comprobación empírica que se reproduce de forma idéntica siempre que las condiciones originales se repliquen.  Pensemos en un ejemplo: el conocimiento del que disponemos coincide en que la inmensa diversidad de especies que habitan el planeta son producto de un proceso de evolución. Abundan todo tipo de estudios que confirman que los especímenes más aptos de una especie sobreviven, mientras que los menos aptos perecen, en especial cuando hay cambios mayores en las condiciones del ecosistema. Hasta aquí el conocimiento. Y a partir de él hay una vertiente de pensadores que “cree” que sobrevive el más fuerte y otra vertiente que “cree” que sobrevive el que mejor se adapta y el que mejor coopera. La diferencia parece menor, pero si llevamos estas posibilidades a la evolución humana, tendremos dos mundos muy distintos. Si pensamos que sólo sobrevive el más fuerte, el que más recursos acapara, el que se impone sobre los demás, las cosas serán de una manera muy distinta a que si estamos convencidos de que la adaptación y la cooperación son la llave para evolucionar. Se trata de dos sistemas de creencias que, si bien parten del mismo cuerpo de conocimiento, se manifestarán con distintas éticas, distintos modos de entender la economía, el Estado, la relación comunitaria, etcétera, y promoverán conductas muy distintas entre los individuos.  El cambio climático es un desafío global inminente que pone en riesgo la viabilidad del ser humano como especie. Si queremos sobrevivir habrá que tomar medidas concretas y de carácter general. Si el camino para hacerlo es que las naciones más poderosas impongan criterios y a partir de su fuerza –y toda suerte de sanciones económicas, políticas y militares– busquen someter al resto exigiendo cambios desproporcionados, dará un resultado muy diferente que si cada nación adopta compromisos de cooperación y mejora según sus posibilidades y condiciones concretas. En este caso, las naciones más poderosas tendrían que adaptarse, adquirir compromisos mayores y cooperar más. Aún cuando librásemos el problema climático, el resultado serían dos mundos muy distintos. Es así que las creencias, de forma subrepticia, se manifiestan y moldean la realidad concreta.          Los seres humanos, tanto en lo individual como en lo colectivo construimos, mediante el lenguaje, infinidad de relatos, historias, narraciones que plasman nuestra manera de entender el mundo y la existencia.  De ningún modo se trata de algo inédito o novedoso. Pensemos como ejemplo en la obra de tres autores, entre la infinidad que podrían ser citados, cuyas creencias convertidas en relato acabaron por cambiarle la faz al mundo, cada uno a su modo: Karl Marx, Sigmund Freud y Aristóteles.    Esas narraciones no llegan de la nada, sino que emergen de una combinación de los contextos en que estamos inmersos y la interpretación particular –a partir de nuestras vivencias, conocimientos, referencias, etc.– que hacemos de ese mundo al que pertenecemos y que nos moldea.  En esa interacción con la existencia, con nuestra gente querida, con las experiencias que tenemos día con día, con aquello que leemos, vemos en la televisión, el cine, los diarios… nos “enseña” en qué creer, que dar por verdadero, que suponer incuestionable.  Las creencias nos habilitan o deshabilitan para hacer o no ciertas cosas. Por eso, para que, por ejemplo, pueda haber un sistema de cooperación entre naciones, primero necesitamos creer, mediante un relato que lo confirme, que es posible, porque de lo contrario no lo será. Y para que esto suceda es indispensable construir conscientemente narrativas que lo retraten, que lo imaginen posible, que especulen sobre lo que resultaría de una realidad así.  No necesitamos creer que el sol habrá de salir cada mañana, porque éste es un hecho probado científica y empíricamente, pero sí necesitamos creer que ciertas habilidades están en nuestra “caja de herramientas” individual y colectivamente para que podamos echar mano de ellas cuando el desarrollo humano lo requiera. Desarrollar creencias a la medida de nuestras necesidades y posibilidades no es un acto de magia, sino una acción consciente y racional que nos pondría en camino en un cierto objetivo deseable. Si dentro de un programa computacional no están consideradas ciertas acciones, la computadora no podrá ejecutarlas. El programa (software) es la “narrativa” del hardware y lo posibilita para llevar a cabo acciones muy concretas. Con los humanos sucede lo mismo, si dentro de nuestro programa existencial está grabado a fuego que “la gente no es digna de confianza”, cuando llevemos a cabo acciones, cuando iniciemos interacciones con los demás, la confianza en el otro no será una herramienta que podamos usar.  Para cambiar al mundo se necesitan relatos “creíbles” que den marco a lo que deseamos que suceda. Sin las narrativas conscientes esto no será posible. Muchas de las cosas que resultaban inimaginables o imposibles, como, por ejemplo, detener la economía, la Era covid nos ha demostrado que no lo eran tanto. Como ésta hay muchas más cosas –reducir la emisión de gases contaminantes o la violencia por cuestiones de género– que sí son posibles si nos lo proponemos de manera consciente y tomamos acciones en esa dirección. Pero sin pensarlo y sin creerlo, será prácticamente imposible que suceda.  Muchas de las narrativas deseables son rechazadas de antemano por considerarlas ingenuas. Pero es posible hacer un bypass al prejuicio de la “ingenuidad”, asumiéndola como una condición habilitante, como un acto de protesta contra la autolimitación, como una manera de abrirse a lo posible, aun cuando en principio parezca absurdo e inalcanzable. En vez de interpretar esa “ingenuidad” como candidez, inocencia o tontería, la propuesta es entenderla deliberadamente como una demoledora de muros, como una disipadora de brumas que nos impiden ver más allá y abren ante nosotros panoramas extensos y nuevos. En su libro Ingenuidad aprendida1, el filósofo español Javier Gomá Lanzón rescata ésta, la ingenuidad, como una actitud susceptible de ser asumida de forma consciente y que lejos de convertirse en contratiempo, resulta en una herramienta invaluable para forzar las fronteras de lo que nuestros prejuicios consideran imposible.  Mi propósito consiste en aventurar la invitación a que creemos –y creamos– no las narrativas posibles, sino, más allá de su practicidad o realismo, las narrativas necesarias para configurar el mundo donde queremos vivir. Se trata de diseñar nuevas utopías que respondan a la pregunta: ¿cómo tiene que ser el mundo y la interacción entre humanos para que nos guste la idea de vivir ahí?, ¿cómo tiene que ser una civilización humana para que quepamos todos en aceptable armonía?  Esas son las narrativas que tenemos que construir, aquellas que nos pongan en camino del sitio al que queremos llegar, pero teniendo como premisa central la autoexigencia de que se trate de un mundo donde quepamos todos, tanto los que comparten nuestras convicciones como los que no.   Puesto que no podemos saberlo todo con certeza, requerimos nuestras convicciones como motor existencial para pasar a la acción. Mediante las creencias decodificamos el mundo; lo hacemos para sobrevivir, interpretamos lo que nos rodea, cada cosa que nos sucede, cada decisión que tomamos, cada persona con la que generamos una interacción y cada trabajo que aceptamos o rechazamos. Por conducto de cada uno de nuestros actos, conductas e intenciones se manifiestan nuestras configuraciones subjetivas en el mundo material.  La misión entonces consiste en creer de forma sistemática, lúcida, abierta, vacía de prejuicios, consciente, intencional e ingenua y traducir esa manera de entender la existencia compartida en relatos que articulen una convivencia constructiva, global, cooperativa y enriquecedora, aun cuando cada narrativa sea construida desde su propio espacio cultural, desde su propia visión, desde su propio lenguaje e identidad particular.  El reto es mayúsculo, pero el tiempo apremia… seamos ingenuos y hagámoslo posible.     Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir 1 Gomá Lanzón, Javier, Ingenuidad aprendida, Primera Edición, España, Galaxia Gutenberg, 2011, Págs. 174  " ["post_title"]=> string(44) "Construyendo creencias que amplíen el mundo" ["post_excerpt"]=> string(136) "Se trata de que creemos –y creamos– no las narrativas posibles, sino las necesarias para configurar el mundo donde queremos vivir. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(43) "construyendo-creencias-que-amplien-el-mundo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-24 11:29:32" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-24 16:29:32" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70827" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17659 (24) { ["ID"]=> int(70815) ["post_author"]=> string(2) "32" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-24 09:53:57" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-24 14:53:57" ["post_content"]=> string(6262) "No todos los mexicanos pueden darse una vuelta por Tlaltelolco para leer la placa cuyo texto inicia estas líneas, pero lo que sí podemos todos los mexicanos es leerla desde donde estemos, y comprender su significado con el corazón en la mano. ¿De verdad los españoles nada más trajeron la viruela? ¿De verdad la llamada Conquista de México fue un fracaso? ¿Y  el Colegio Nacional? ¿Y el exilio republicano acogido por Cárdenas?  Para poder tener un mínimo de congruencia, el actual gobierno, que quiere ser recordado como LA CUARTA TRANSFORMACIÓN, debería comenzar por derogar las disposiciones legales que establecen que el idioma CASTELLANO es la lengua oficial del Estado Mexicano. La que todavía se conoce como LA PLAZA DE LAS TRES CULTURAS, tendría que  cambiar de nombre y llamarse en lo sucesivo LA PLAZA DE LAS MASACRES 1521-1968… La plaza en la que se encuentran desterrados Izcoatl y Ahuizotl al norte de la ciudad de México, debe dejar de llamarse PLAZA DEL MESTIZAJE, y renombrarse PLAZA DE LAS VIOLACIONES. NO PODRÍA BASTAR que el presidente López Obrador espere pacientemente a que el rey de España se disculpe con México por las atrocidades cometidas por sus tropas durante la invasión de México en 1521. Si lo afirmado por el presidente López Obrador sobre la Conquista de México es cierto,  estaría  obligado a  demandar y denunciar al Estado Español por los crímenes de genocidio, guerra de agresión, adquisición violenta de territorios y crímenes de lesa humanidad QUE NO PRESCRIBEN. La candidata presidencial Claudia Sheinbaum Yoselevitz podría secundar las acciones judiciales contra el Estado Español, procediendo contra el Estado Italiano por los crímenes cometidos por Cristóbal Colón. La estatua ecuestre del genocida monarca español  CARLOS IV, debe ser fundida y vaciar su bronce para la estatua ecuestre del General Felipe Ángeles y que así  engalane el lugar principal DEL MEJOR AEROPUERTO DE TODO EL MUNDO EN SANTA LUCÍA.  NO BASTA remover su monumento del Paseo de la Reforma; hay que enjuiciarlo haciendo valer que los crímenes de lesa humanidad NO PRESCRIBEN. Si hemos de ser congruentes, ¡hay que derogar las disposiciones legales que establecen al idioma CASTELLANO como la lengua oficial del Estado Mexicano! El presidente López Obrador debe decretar que antes que termine su sexenio solamente puedan hablarse en México las lenguas originarias. López Obrador debe convocar a un gran consejo de pueblos  originarios, para que con base en el artículo 2º de la Constitución Federal, decidan cuál debe ser en adelante la lengua oficial del Estado bajo el cual debamos organizarnos. López Obrador debe convocar un congreso constituyente indígena, para que nos rijamos por usos, costumbres y demás normas originarias de esta tierra. Incluso debe decidirse si  la capital del país debe seguir siendo México-Tenochtitlan o Azcapotzalco, Tlaltelolco, Xochimilco, Chichen Itzá, Raramuri, Aztlán o la sede que los originarios elijan. También tendrían que poder elegir a los gobernantes que sustituyan al actual gobierno criollo y mestizo, decidiendo si la autóctona Doctora Sheinbaum Yoselevitz Pardo Cemo debe ser la próxima líder indígena de una vez o a partir del 2024. LA ÚNICA FORMA DE HACERLES JUSTICIA A LOS PUEBLOS ORIGINARIOS, ES QUE VOLVAMOS AL ORIGEN; EN LAS NORMAS, LAS COSTUMBRES, LA CULTURA,  LAS LEYES QUE NOS RIJAN. ¿TODO ESTO LE PARECE ABSURDO? A mí también. Yo no soy español ni tarahumara aunque mis raíces estén en Chihuahua; SOY MEXICANO; Guadalupano,  mestizo, mezcla de bronce y barro. MÉXICO NO SE  PUEDE TRANSFORMAR A PARTIR DEL ODIO Y EL RESENTIMIENTO; DE LA ENVIDIA Y EL RENCOR. Yo prefiero que los mexicanos leamos con los ojos del corazón el mensaje de esa placa que permanece en la PLAZA DE LAS TRES CULTURAS velando por nuestra patria, orgullosa de nuestro pasado y confiada en nuestro porvenir. Somos hijos de la cultura originaria, de la que vino del otro lado del mar, y de su encuentro generador de la RAZA CÓSMICA descrita por José Vasconcelos en su libro del mismo nombre PUBLICADO EN MADRID, ESPAÑA en 1925.   Yo prefiero creer que el 13 de agosto de 1521, no fuimos derrotados sino que dimos a luz una raza nueva cuya voz nos habla desde el lema universitario que acaba de cumplir ciento diez años.  ¡POR MI RAZA HABLARÁ EL ESPÍRITU! ¡VIVA MÉXICO!  ¡VIVA ESPAÑA!  PATRIAS HERMANAS.     ______________________________ Stahringen am Bodensee Baden Wurttemberg, Alemania Otoño de 2021. Dedicado en homenaje a mis hijos." ["post_title"]=> string(29) "VER CON LOS OJOS DEL CORAZÓN" ["post_excerpt"]=> string(216) "“El 13 de agosto de 1521, heroicamente defendido por Cuauhtémoc, cayó Tlatelolco en poder de Hernán Cortés. No fue triunfo ni derrota; fue el doloroso nacimiento del pueblo mestizo, que es el México de hoy”." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "ver-con-los-ojos-del-corazon" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-24 09:53:57" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-24 14:53:57" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70815" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(43) ["max_num_pages"]=> float(22) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "ba8fd70ffaf548ccbb163c7420cf0b96" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

VER CON LOS OJOS DEL CORAZÓN

“El 13 de agosto de 1521, heroicamente defendido por Cuauhtémoc, cayó Tlatelolco en poder de Hernán Cortés. No fue triunfo ni derrota;...

septiembre 24, 2021
Construyendo creencias que amplíen el mundo

Construyendo creencias que amplíen el mundo

Se trata de que creemos –y creamos– no las narrativas posibles, sino las necesarias para configurar el mundo donde queremos vivir. 

septiembre 24, 2021




Más de categoría
Inspectores de Educación en Nuevo León presentan Petición y no son recibidos por la secretaria de Educación, la Dra. Sofía Leticia

Inspectores de Educación en Nuevo León presentan Petición y no son recibidos por la secretaria de Educación, la Dra. Sofía Leticia

A partir del regreso a clases, la comunidad educativa de Nuevo León exige que se garanticen las condiciones de...

octubre 15, 2021
Es la central nucleoeléctrica de Laguna Verde un peligro latente?

Es la central nucleoeléctrica de Laguna Verde un peligro latente?

La planta nuclear de Laguna Verde lleva un tiempo en el ojo del huracán por varias fallas. Hasta ahora...

octubre 15, 2021
La indiferencia generalizada ante narrativas complejas

La indiferencia generalizada ante narrativas complejas

En un mundo cada vez más complicado se tiende a una forma de conciencia simplista que no deja ver...

octubre 15, 2021

Las generaciones del confort: ¿miedo al virus o a la responsabilidad?

Recuperarnos del rezago académico será, sin duda, un reto, pero el verdadero desafío se centra en las habilidades socioemocionales...

octubre 15, 2021