EL DIVORCIO, UNA ACCIÓN DE REPUDIO

Aunque solicitar un divorcio ante un juez es un procedimiento sencillo, lo cierto es que frecuentemente quedan en el aire muchos pendientes complicados entre los cónyuges.

18 de octubre, 2021

Actualmente obtener una sentencia de divorcio en muchas de las entidades del país es de lo más sencillo, ya que se ha eliminado la necesidad de contar con alguna causa para solicitarlo y que, desde luego, éste se otorgue sin ningún interés por parte del Juez, en la razón que da origen a tal petición. Por ejemplo, en la Ciudad de México desde el año 2008 se eliminaron las causales de divorcio, las cuales eran un catálogo de conductas u omisiones en las que, si se ubicaba alguno de los consortes, el otro podía solicitarle a un Juez que decretara la terminación del matrimonio, pero esto con la carga de probar que el cónyuge demandado había incurrido en esas causales, lo que implicaba un juicio largo, difícil y desgastante.

Como dije, en varias partes de la República Mexicana se han modificado las leyes para que el divorcio pueda solicitarse sin necesidad de manifestar cuál es la causa, así como tampoco probar nada, solo que se está casado con una persona y el deseo unilateral de que se termine ese matrimonio.

Lo grave de estos procedimientos en los que ya no existe necesidad de manifestarle al Juez cuáles son las causas que motivan la decisión del rompimiento legal de esta unión, es que los aspectos más importantes que van unidos al matrimonio, y después al divorcio, se dejan para otro momento e, incluso, son los que terminan en un juicio complejo. Me refiero a las decisiones respecto de cuál de los padres se va a encargar del cuidado de los hijos menores, es decir, con quién van a vivir, así como el derecho a convivir con ellos por el otro progenitor, y desde luego quién va a cubrir económicamente hablando las necesidades alimenticias, tanto para los hijos de las partes, como para el cónyuge que los necesita, así como también quién se queda con la casa, ya sea ésta prestada, arrendada o propiedad de uno o de ambos esposos, y en igual forma como la decisión de la pertenencia y posesión de los otros bienes, e inclusive si alguno de los que se divorcian tienen derecho a recibir una indemnización que el otro deba pagarle en razón del rol preponderante en el cuidado del hogar y de los hijos.

 

Todos esos debates, todas esas cuestiones inherentes tanto al matrimonio, pero más al divorcio, son decisiones que se dejan para un momento posterior, pues si los todavía esposos no llegan a ponerse de acuerdo en cada uno de esos temas, el divorcio se va a decretar y cualquier aspecto que no se haya convenido quedará para un largo pleito judicial.

Sí, no importa si se trata del cuidado de los menores, ni de su derecho a recibir los bienes que integran el concepto “alimentos”, ya que, primero queda disuelto el matrimonio y estos temas se resuelven, como ya dije, posteriormente. Debo decir que en lo que se inician los pleitos legales por todas aquellas situaciones que deben de resolverse por la conclusión del matrimonio, el juzgador puede dictar resoluciones provisionales, pero el fondo, y la determinación definitiva, requiere de un procedimiento tortuoso.

Entonces, actualmente en varias legislaciones de los estados ya no importa si alguno de los consortes ha cometido actos desleales, violentos, reprochables o de omisión, pues ese mismo “agresor” puede solicitar el divorcio y se le otorgará sin mayor consecuencia; de hecho, podría casarse al día siguiente de que se decrete el divorcio y, más aún, cuando la decisión judicial en la que se da por terminado un matrimonio, no puede ser revisada ni modificada por ninguna otra autoridad.

Este derecho que se tiene actualmente puede definirse como una acción que posee uno de los cónyuges para repudiar al otro, aunque este no haya cometido ningún hecho reprobable durante el matrimonio. Por eso la facilidad que da el Estado para obtener el divorcio llega al límite de permitir el desprecio legal de un ser hacia su pareja, por el simple hecho de ya no querer seguir unidos, sin que exista ninguna sanción.

Al legislador se le olvidó que hay personas que han dedicado su vida entera a su pareja, y aun así, con el procedimiento de divorcio actual en el que no importa que exista alguna causa, se le puede despreciar, abandonar y romper judicialmente el contrato de divorcio sin pagar nada por ello, bajo el argumento de que es un derecho humano al libre desarrollo de la personalidad, que prohíbe que las personas tengan que mantenerse unidas a otras si ya no es su deseo hacerlo.

A veces esa protección a los derechos humanos daña los derechos de otras personas, tal como sucede en esos casos en los que por simple repudio se pide y se logra el divorcio, sin que exista una consecuencia por ello, además de que, como ya se dijo, el divorcio se obtiene de un plumazo y las obligaciones definitivas derivadas del mismo quedan para un juicio posterior, lo que es inaudito.

El Poder Legislativo tiene la obligación constitucional, y ahora judicial, pues la Suprema Corte le ha ordenado emitir la nueva Ley Nacional de Procedimientos en Materia Civil y Familiar, siendo trascendente que en esta nueva ley se revise a fondo tal procedimiento de divorcio en el que no importa la causa del mismo, y se considere que a veces esta petición de disolución de matrimonio se traduce en un acto inhumano de repudio al cónyuge, de desprecio o de desecho, sin razón, del otro consorte y, por tal, en esos casos se le imponga el pago de una indemnización por el daño emocional que produce una acción como esa y, además, se establezcan mecanismos para que todos los aspectos inherentes al divorcio no queden en el limbo, esperando un juicio que puede llegar a ser aberrante. 

Comentarios
object(WP_Query)#17659 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71677) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "30-10-2021" ["before"]=> string(10) "27-11-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71677) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "30-10-2021" ["before"]=> string(10) "27-11-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17658 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17665 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17667 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "30-10-2021" ["before"]=> string(10) "27-11-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-10-30 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-11-27 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (71677) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17655 (24) { ["ID"]=> int(72262) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-05 11:04:13" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-05 16:04:13" ["post_content"]=> string(7161) "México no solo asumirá más compromisos ante la comunidad internacional, sino que es casi un hecho que no cumpliremos los ya prometidos.  A partir del 31 de octubre y hasta el 12 de noviembre de este 2021 está teniendo lugar la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático COP 26, organizada por el Reino Unido en asociación con Italia. El objetivo central de esta conferencia es dar seguimiento a los compromisos que cada nación ha adquirido a lo largo de las pasadas cumbres climáticas –y deseablemente adquirir nuevos y más ambiciosos– con el propósito de lograr la meta central que consiste en, a partir de la reducción de los gases de efecto invernadero producidos principalmente por el sector industrial y ganadero del mundo, limitar el aumento de temperatura promedio del planeta a un máximo de 1.5 C.  Habría mucho qué decir al respecto del evento, de las declaraciones y compromisos de los principales expositores y de las naciones hegemónicas y, por lo tanto, más contaminantes, de los proyecciones optimistas y pesimistas de lo que nos espera; sin embargo, toda esa información se decolora cuando trato de averiguar cuál ha sido la participación y las aportaciones de mi propio país a un problema que nos atañe a todos.  Aunque se tardó, porque antes que México firmaron la “Declaración de Glasgow para revertir los estragos de la deforestación global” otros 105 países, por fin la representación nacional se sumó a la iniciativa que, como afirma el boletín oficial del Gobierno de México: “La declaración es un compromiso de los líderes del mundo para trabajar de manera colectiva a fin de detener y revertir la pérdida de los bosques y la degradación de la tierra para el año 2030, a la vez de promover un desarrollo sostenible y promover una transformación rural inclusiva1”. Firma de esta declaración aparte –que sabiendo que el programa Sembrando Vidas es la carta principal de la agenda ecológica de gobierno actual no se puede entender la dilación en sumarse al acuerdo–, la asistencia por parte de México resulta, en el mejor de los casos, decepcionante.  Pareciera que asistimos al evento como una especie de observadores, como si los asuntos ahí expuestos no fuesen de nuestra incumbencia, como si habitásemos un planeta distinto a los demás, con lo cual, si la Tierra se vuelve inviable para la vida humana bastara con emitir un comunicado lamentando la suerte de los afectados.  Pero hasta donde yo entiendo, no es así. México es una de las naciones asentadas sobre el planeta Tierra y, como tal, es corresponsable del problema, aún cuando cada nación deba actuar de forma proporcional a la huella que deja o dejado en la biosfera. Pero adicional a esa corresponsabilidad, y quizá esto sea lo más importante, somos igualmente susceptibles que todas las demás naciones a que nuestro territorio y nuestra gente sufra –como de hecho ya ocurre– los efectos del calentamiento global, con el enorme inconveniente de carecer de presupuestos millonarios para paliar las pérdidas ante desastres naturales súbitos y socorrer a los afectados, quienes, una vez más, tendrán(emos) que rascarse(arnos) con sus(nuestras) propias uñas.  México, ante el hecho objetivo de que el actual gobierno no tiene la ecología como agenda prioritaria, no solo asumirá más compromisos ante la comunidad internacional, sino que es casi un hecho que no cumpliremos los ya prometidos. Tengo la impresión de que si la solidaridad existe, la más genuina y la más justificada se da cuando los resultados de no ser solidarios pueden caer sobre nosotros mismos. No se me ocurre una mejor razón y una más potente motivación para participar en este esfuerzo global de forma decidida.  Pero no solo es el miedo a los efectos lo que debería movernos a la acción, sino el hecho de que –estoy convencido– vamos a encontrar el modo de sobrevivir como especie y como civilización, y cuando esto ocurra las naciones que se hayan negado a acometer con decisión su papel en esta estrategia, serán también marginadas de los beneficios y penalizadas por su negligencia.  No participar en los cambios necesarios para detener el efecto del calentamiento global hipoteca el futuro en dos sentidos. El más obvio es que si la participación convencida de todos será más difícil y tardado lograrlo y la segunda, una vez que se logre, quienes no hayan colaborado estarán del lado equivocado de la historia, en el lado de los indiferentes, de los tibios, de los indolentes, lo que sin duda repercutirá en costos económicos, políticos y humanos para todos.    Ante un escenario semejante, lo menos que podemos hacer es cooperar, poner lo que esté en nosotros para que los efectos sean lo menos posibles, solidarizarnos con las naciones más afectadas, y colaborar con el resto de las naciones, para quien tampoco es fácil adquirir compromisos que afecten sus economías, pero ¿qué otra opción hay?  Tristemente, hemos perdido una nueva oportunidad de ponernos en el mapa de la comunidad internacional, de participar las grandes soluciones a los problemas humanos, de asumir de nuestra responsabilidad y enfocar nuestras baterías en políticas públicas que nos conviertan en una nación digna de los retos y necesidades que pone ante nosotros el siglo XXI.  Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir   1 Gobierno de México, Secretaría de Relaciones Exteriores, Comunicado No. 498: México se sumó hoy en la COP26 a la Declaración sobre bosques y uso de la tierra Publicación: 02 de noviembre de 2021 https://www.gob.mx/sre/prensa/mexico-se-sumo-hoy-en-la-cop26-a-la-declaracion-sobre-bosques-y-uso-de-la-tierra Consulta 3 de Nov 2021" ["post_title"]=> string(59) "México en la Conferencia sobre el Cambio Climático COP 26" ["post_excerpt"]=> string(205) "La asistencia de México a la COP 26 en Reino Unido resulta decepcionante. Pareciera que asistimos como una especie de observadores, como si los asuntos ahí expuestos no fuesen de nuestra incumbencia.  " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(57) "mexico-en-la-conferencia-sobre-el-cambio-climatico-cop-26" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-05 15:22:59" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-05 20:22:59" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72262" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17623 (24) { ["ID"]=> int(72733) ["post_author"]=> string(2) "55" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-19 12:48:24" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-19 17:48:24" ["post_content"]=> string(4847) "El gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador cada día me sorprende más y me deja boquiabierto. Desde hace tiempo se ha armado un gran alboroto con el tema de la Revocación del Mandato.  El origen es “cumplir” con uno de los tantos compromisos que el presidente hizo durante su campaña, entre ellos, la revocación del mandato, el cual ahora Morena y sus aliados quieren cambiar para que el proceso sea de “ratificación del mandato”. ¡Absurdo! Con este compromiso el presidente buscaba ―como una forma moderna de gobernar― instaurar la “democracia participativa” con la idea de que la ciudadanía activa revocara, en su momento, el mandato que le dio a los gobernantes en las urnas, para los que no estuvieran cumpliendo a satisfacción del pueblo con su forma de gobernar, se irían a su casa o a su rancho.  Este fallo se haría mediante una consulta. Es importante decir que a Andrés Manuel se le eligió por un sexenio, en el que juró cumplir y hacer cumplir la Constitución y, ahora, sí no la acata, mediante esta consulta todos los que conformamos esta gran Nación, se lo demandáremos efectivamente. Ahora bien, la institución que se encargaría de hacer la consulta, el famoso, controvertido y atacado Instituto Nacional Electoral ―el INE―, necesita más de tres mil millones de pesos para organizar la consulta y en el Congreso ―Morena y sus aliados―no se los proporcionó. Y como nadie está obligado a lo imposible el INE se encuentra en una paradoja. ¿Cómo le va a hacer para conseguir ese dinero? Una solución es que venda las credenciales de elector… digo, podría ser, ya que estamos hablando de absurdos. Francamente, lo que me parece que gastar esa cantidad de dinero es un insulto. Entre los fans de Andrés Manuel y sus opositores ―sus adversarios― se han enfrascado en eternas discusiones sobre lo que, en mi opinión, como lo expresé, es un asunto inútil, sobre todo ante la gran cantidad de asuntos pendientes que demanda la población y se necesita mucho dinero para satisfacerlos. Seamos francos: si la pregunta se hiciera en Tabasco no van a querer revocar el mandato. Si se hace en alguna colonia fifí de la ciudad de México lo van a querer sacar a patadas del Palacio.  Como dije, el presidente sorprende con sus actitudes y determinaciones. En un individuo ordinario no sorprendería, pero en un hombre de estado ―como quisiéramos que fuera Andrés Manuel― es imperdonable. Ya es momento que demuestre que no es igual que sus antecesores. Es deseo que el presidente de todos los mexicanos ―hasta de sus adversarios― sea como el acero: dúctil y flexible. Un individuo sabio…  En mi opinión, don Andrés Manuel debe instruir a sus subordinados y no dejarse dominar por sus obsesiones y permitir que las instituciones, organismos autónomos y personas hagan su trabajo. ¿Para resolver el asunto de la mentada revocación del mandato, por qué no hacer una encuesta para determinarlo? Es más práctico y barato. Sí, así como la que se hizo para “darle cuello” al aeropuerto que se construía en Texcoco. ¿Por qué el INE no se ha modernizado para hacer que haya un sistema digital para votar? Tal vez el presidente deba escuchar el mensaje que, de acuerdo con lo que twitteó Lila Abed @lilaabed, la inteligente internacionalista que acertadamente comentó, ahora que se efectuó la reunión de líderes de América del Norte, en Washington,DC. AMLO agradece a Biden que México no sea “el patio trasero” de los Estados Unidos”.  En respuesta, el presidente Biden afirmó que la relación es entre iguales, pero aprovechó para mandarle un “mensaje subliminal” de acuerdo con Ms. Abed, diciendo: “ambos estamos comprometidos para que nuestras democracias le cumplan a nuestros pueblos, las democracias en los últimos 20 años se han reducido”.  Es cierto, muchas decisiones del presidente, como estar constantemente en contra del INE ―que funciona y tiene credibilidad― nuestra democracia se está viendo amenazada. ¿O estoy equivocado? Gracias por sus comentarios." ["post_title"]=> string(49) "La Revocación del Mandato. El Mensaje Subliminal" ["post_excerpt"]=> string(48) "¿Qué hay detrás de la Revocación de Mandato?" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(47) "la-revocacion-del-mandato-el-mensaje-subliminal" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-19 12:48:24" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-19 17:48:24" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72733" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17655 (24) { ["ID"]=> int(72262) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-05 11:04:13" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-05 16:04:13" ["post_content"]=> string(7161) "México no solo asumirá más compromisos ante la comunidad internacional, sino que es casi un hecho que no cumpliremos los ya prometidos.  A partir del 31 de octubre y hasta el 12 de noviembre de este 2021 está teniendo lugar la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático COP 26, organizada por el Reino Unido en asociación con Italia. El objetivo central de esta conferencia es dar seguimiento a los compromisos que cada nación ha adquirido a lo largo de las pasadas cumbres climáticas –y deseablemente adquirir nuevos y más ambiciosos– con el propósito de lograr la meta central que consiste en, a partir de la reducción de los gases de efecto invernadero producidos principalmente por el sector industrial y ganadero del mundo, limitar el aumento de temperatura promedio del planeta a un máximo de 1.5 C.  Habría mucho qué decir al respecto del evento, de las declaraciones y compromisos de los principales expositores y de las naciones hegemónicas y, por lo tanto, más contaminantes, de los proyecciones optimistas y pesimistas de lo que nos espera; sin embargo, toda esa información se decolora cuando trato de averiguar cuál ha sido la participación y las aportaciones de mi propio país a un problema que nos atañe a todos.  Aunque se tardó, porque antes que México firmaron la “Declaración de Glasgow para revertir los estragos de la deforestación global” otros 105 países, por fin la representación nacional se sumó a la iniciativa que, como afirma el boletín oficial del Gobierno de México: “La declaración es un compromiso de los líderes del mundo para trabajar de manera colectiva a fin de detener y revertir la pérdida de los bosques y la degradación de la tierra para el año 2030, a la vez de promover un desarrollo sostenible y promover una transformación rural inclusiva1”. Firma de esta declaración aparte –que sabiendo que el programa Sembrando Vidas es la carta principal de la agenda ecológica de gobierno actual no se puede entender la dilación en sumarse al acuerdo–, la asistencia por parte de México resulta, en el mejor de los casos, decepcionante.  Pareciera que asistimos al evento como una especie de observadores, como si los asuntos ahí expuestos no fuesen de nuestra incumbencia, como si habitásemos un planeta distinto a los demás, con lo cual, si la Tierra se vuelve inviable para la vida humana bastara con emitir un comunicado lamentando la suerte de los afectados.  Pero hasta donde yo entiendo, no es así. México es una de las naciones asentadas sobre el planeta Tierra y, como tal, es corresponsable del problema, aún cuando cada nación deba actuar de forma proporcional a la huella que deja o dejado en la biosfera. Pero adicional a esa corresponsabilidad, y quizá esto sea lo más importante, somos igualmente susceptibles que todas las demás naciones a que nuestro territorio y nuestra gente sufra –como de hecho ya ocurre– los efectos del calentamiento global, con el enorme inconveniente de carecer de presupuestos millonarios para paliar las pérdidas ante desastres naturales súbitos y socorrer a los afectados, quienes, una vez más, tendrán(emos) que rascarse(arnos) con sus(nuestras) propias uñas.  México, ante el hecho objetivo de que el actual gobierno no tiene la ecología como agenda prioritaria, no solo asumirá más compromisos ante la comunidad internacional, sino que es casi un hecho que no cumpliremos los ya prometidos. Tengo la impresión de que si la solidaridad existe, la más genuina y la más justificada se da cuando los resultados de no ser solidarios pueden caer sobre nosotros mismos. No se me ocurre una mejor razón y una más potente motivación para participar en este esfuerzo global de forma decidida.  Pero no solo es el miedo a los efectos lo que debería movernos a la acción, sino el hecho de que –estoy convencido– vamos a encontrar el modo de sobrevivir como especie y como civilización, y cuando esto ocurra las naciones que se hayan negado a acometer con decisión su papel en esta estrategia, serán también marginadas de los beneficios y penalizadas por su negligencia.  No participar en los cambios necesarios para detener el efecto del calentamiento global hipoteca el futuro en dos sentidos. El más obvio es que si la participación convencida de todos será más difícil y tardado lograrlo y la segunda, una vez que se logre, quienes no hayan colaborado estarán del lado equivocado de la historia, en el lado de los indiferentes, de los tibios, de los indolentes, lo que sin duda repercutirá en costos económicos, políticos y humanos para todos.    Ante un escenario semejante, lo menos que podemos hacer es cooperar, poner lo que esté en nosotros para que los efectos sean lo menos posibles, solidarizarnos con las naciones más afectadas, y colaborar con el resto de las naciones, para quien tampoco es fácil adquirir compromisos que afecten sus economías, pero ¿qué otra opción hay?  Tristemente, hemos perdido una nueva oportunidad de ponernos en el mapa de la comunidad internacional, de participar las grandes soluciones a los problemas humanos, de asumir de nuestra responsabilidad y enfocar nuestras baterías en políticas públicas que nos conviertan en una nación digna de los retos y necesidades que pone ante nosotros el siglo XXI.  Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir   1 Gobierno de México, Secretaría de Relaciones Exteriores, Comunicado No. 498: México se sumó hoy en la COP26 a la Declaración sobre bosques y uso de la tierra Publicación: 02 de noviembre de 2021 https://www.gob.mx/sre/prensa/mexico-se-sumo-hoy-en-la-cop26-a-la-declaracion-sobre-bosques-y-uso-de-la-tierra Consulta 3 de Nov 2021" ["post_title"]=> string(59) "México en la Conferencia sobre el Cambio Climático COP 26" ["post_excerpt"]=> string(205) "La asistencia de México a la COP 26 en Reino Unido resulta decepcionante. Pareciera que asistimos como una especie de observadores, como si los asuntos ahí expuestos no fuesen de nuestra incumbencia.  " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(57) "mexico-en-la-conferencia-sobre-el-cambio-climatico-cop-26" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-05 15:22:59" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-05 20:22:59" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72262" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(40) ["max_num_pages"]=> float(20) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "ee2b1647a55bda73fa2d32597c70cc42" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

México en la Conferencia sobre el Cambio Climático COP 26

La asistencia de México a la COP 26 en Reino Unido resulta decepcionante. Pareciera que asistimos como una especie de observadores, como...

noviembre 5, 2021

La Revocación del Mandato. El Mensaje Subliminal

¿Qué hay detrás de la Revocación de Mandato?

noviembre 19, 2021




Más de categoría
Retrato hablado

Retrato hablado

El pensamiento maderista es tan vigente hoy en día como lo era hace 111 años.

noviembre 26, 2021

La empatía como catalizadora de la auténtica igualdad

Sin una empatía consciente y eficaz, el entendimiento entre humanos está condenado a la imposibilidad.

noviembre 26, 2021

De Frente Y Claro | EL EJÉRCITO, AJONJOLÍ DE TODOS LOS MOLES 

López primero quería desaparecer al Ejército; hoy está metido en casi todos los proyectos y actividades del país.

noviembre 25, 2021