Creer el Derecho

El derecho, como disciplina humanística, como sistema de normas y aún, como seña de identidad de una sociedad, puede resumirse en un entramado complejo de creencias, entre las cuales destaca la de la conservación de la sociedad...

23 de febrero, 2021

El derecho, como disciplina humanística, como sistema de normas y aún, como seña de identidad de una sociedad, puede resumirse en un entramado complejo de creencias, entre las cuales destaca la de la conservación de la sociedad mediante el sometimiento de todos, autoridades y gobernados, a la norma impersonal, abstracta y general; es decir, damos vida al derecho porque creemos en su eficiencia para construir y mantener las sociedades. Dicho de otro modo: el derecho vive porque los ciudadanos creemos que éste es necesario para sostener nuestra comunidad. 

Hay algunos momentos, sin embargo, en que el edificio así sostenido se cimbra, entonces, la creencia generalizada comienza a presentar fisuras y diversos eventos y fenómenos, se concatenan para concluir en la pérdida de la creencia colectiva en la efectividad del sistema. No hablamos de las pequeñas disfunciones propias de todo sistema dinámico. En un sistema sano, cotidianamente ocurren eventos y situaciones que irrumpen en la normalidad del cumplimiento de las normas. En esos casos, el propio derecho establece medidas correctivas: las infracciones de policía y buen gobierno, las infracciones administrativas, los juicios penales y el establecimiento de penas privativas de derechos que pueden ir, según la sociedad y el momento histórico, desde la exacción de bienes y anulación de prerrogativas, a la pérdida de la libertad y aun de la vida. 

Incluso, cuando esos mismos sistemas autocorrectivos fallan, el derecho establece un sistema de redundancias para corregir los errores en las medidas de seguridad: juicios constitucionales, juicios de amparo, segundas y terceras instancias, quejas sobre la actuación de los magistrados y procesamiento administrativo o judicial de servidores públicos, son algunas de las medidas que generalmente se establecen al efecto. Pero vayamos un paso adelante. Cuando esa segunda redundancia en las medidas de protección fallan, las organizaciones ciudadanas, la opinión pública y, según la gravedad de la disfunción, la presión ciudadana  pueden obligar a la generación de cambios desde los actores políticos que bien puede desarrollarse, ya a través de la determinación de prácticas públicas al amparo de la Ley, o bien a través de reformas legales, reglamentarias y hasta constitucionales, de acuerdo con las necesidades del momento. Aun así, el sistema se sostiene, pues la creencia en la necesidad del mismo sigue vigente y las disfunciones se van corrigiendo conforme los ciudadanos van ejerciendo sus derechos.

Hay normas que resultan inexplicables fuera de este contexto de creencias, por ejemplo, el pensar que a los 18 años se es suficientemente maduro para tomar decisiones y asumir consecuencias, ¿por qué no a los 13 o a los 25? En la España de Franco, una mujer no podía retirar dinero de su cuenta bancaria si no contaba con la firma de su padre, su marido o, en su defecto, de algún hijo mayor de edad. Países como Chile apenas hace unas cuantas décadas aceptaron el divorcio como mecanismo para la disolución del matrimonio. En el extremo se sitúan valores y conductas que racionalmente son incomprensibles, pero que nacen de la creencia colectiva bien arraigada, como los principios raciales del derecho nazi e incluso normas irrelevantes si se quieren pero que contienen caudas de herencias históricas que pertenecen a toda la sociedad. En México, durante muchos años para constituir una sociedad había que pedir permiso a la Secretaría de Relaciones Exteriores –ahora a la de Economía– para que aprobaran el nombre, todo porque durante la segunda guerra mundial era una manera de control de los bienes e inversiones del enemigo y se nos quedó la costumbre. Los protocolos de la diplomacia y los que dan color a la vida de las monarquías son ejemplos de este tipo de conductas que se cuelan en la Ley y que permanecen incluso por siglos.

En México se han presentado cambios importantes en las creencias y valores durante los últimos años y éstos han permeado a la Ley y ahí se sostienen. Siempre sostuvimos un sistema machista y patriarcal que ahora muchos queremos combatir y corregir. Hoy creer en el derecho a la diversidad no es vergonzoso; o creer que somos un pueblo hecho para los regímenes autoritarios o corruptos por naturaleza, son cosas que ya no nos van y que también combatimos.   

Sin embargo, hay una disfunción mayor, acaso diríamos que solo una de cuya satisfacción depende la sobrevivencia de todo el sistema: la percepción que de su justicia tienen aquellos que están llamados a obedecerlo. En un escenario en el que la población percibe que el sistema no está llamado a impartir justicia, o que ésta no llega a cada uno de los habitantes, equiparando las diferentes fortunas y estableciendo una base de equidad indispensable para un mínimo de vida democrática. Debe entenderse que no es la mayor o menor incidencia de la delincuencia –en la que intervienen factores tan disímbolos como la falta de educación, la pobreza o incluso el exceso de satisfactores– la  que determina la pérdida de la percepción de la justicia. Ese es un fenómeno más profundo. Después de todo, ya Rawls decía que “las instituciones básicas de la sociedad no deben distinguirse simplemente por ser ordenadas y eficientes: ellas deben ser, sobre todo, justas. Y si no lo son, entonces, deben ser reformadas o abolidas”.




@cesarbc70

Comentarios
object(WP_Query)#17679 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(61889) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "18-03-2021" ["before"]=> string(10) "15-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(61889) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "18-03-2021" ["before"]=> string(10) "15-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17751 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17687 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17696 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "18-03-2021" ["before"]=> string(10) "15-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-03-18 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-04-15 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (61889) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17748 (24) { ["ID"]=> int(63330) ["post_author"]=> string(2) "92" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-02 15:40:08" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-02 20:40:08" ["post_content"]=> string(5823) "En España acaba de aprobarse una Ley de eutanasia en marzo (1). “Eutanasia” significa literalmente “buena muerte”. Por supuesto, desde la definición se plantea la discusión: ¿buena muerte? ¿Cómo podría ser la muerte un bien? ¿No es acaso la pérdida del ser personal el mayor mal? Pues bien, en respuesta a lo anterior se ha insistido que el sentido correcto es tener un proceso de muerte digno adelantado sin sufrimientos innecesarios. Dicho de otro modo, si se han agotado todas las vías de cuidados paliativos y está presente un sufrimiento intolerable, v.g., estar severamente discapacitado, es razón suficiente para solicitar la ayuda del personal sanitario a morir. Se han planteado los siguientes argumentos en contra: Uno de los argumentos en contra de la ley de eutanasia considera que existe una “desigualdad de la aplicación práctica de la Ley”. Ésta significaría admitir que en papel, es sencillo o al menos lograble, obtener un consentimiento adecuado del paciente que de modo libre y autónomo decide terminar con su vida, pero que las diferencias sociales y de recursos, de facto, limitan esa autonomía. Así, un paciente con recursos económicos puede acceder a todo tipo de cuidados y atenciones ante una enfermedad grave e incurable. En cambio, otras personas no tienen acceso a esos cuidados por escasez de recursos personales o del sistema de salud pública. La pregunta que surge entonces es: ¿se producirán más peticiones de eutanasia debido a diferencias en la calidad de atención? Es decir, uno de los problemas de la legalización de la eutanasia es que suponen “piso parejo” en la atención sanitaria, cuando en la realidad ésta es desigual. En consecuencia es posible imaginar escenarios donde las personas sufren y se produce un sufrimiento intolerable producido por la falta de cuidados a las personas afectadas. Otro argumento es que no puede exigirse a otros el cumplimiento de una petición de eutanasia bajo la variable del sufrimiento, porque éste es objetivamente inconmensurable desde fuera, desde el otro. Lo anterior quiere decir que una persona con sufrimiento intenso (aun cuando estén controlados todos los elementos clínicos, como el dolor) parece pedir algo subjetivo imposible de medir objetivamente por otra persona: ¿por qué tendría alguien que ayudarle en ese propósito como un derecho legal? La discusión no es si de hecho sucede fuera de la Ley, sino plantear una ley que genere derechos y obligaciones. Dicha ley puede resultar en arbitrariedades, pues solo cada uno sabe lo que es un sufrimiento intolerable. Los defensores insisten en que debido a que existe objeción de conciencia en la Ley, entonces el componente subjetivo no se elimina, pero no obliga a quien no quiera atender una solicitud de eutanasia. Lo anterior señala así el problema de fondo de la eutanasia: el componente subjetivo que parece que no puede legislarse y debe dejarse fuera de la ley, ya que la ley, en principio, es una expresión racional que es aplicable y defendible por los componentes objetivos que de algún modo pueden verificar terceros. La eutanasia parece no cumplir ese requisito. Dicho de otro modo, el sufrimiento no es sencillo correlacionarlo con un estado objetivo inobjetable y en todos los casos. Los argumentos en torno a la eutanasia también parten de supuestos antropológicos: si se considera que la vida es un valor absoluto, no se podrían señalar ninguna circunstancia posible donde fuese lícito practicar la eutanasia. Por otra parte, si la vida no es un valor absoluto, si no se equipara a la dignidad, entonces sí puede plantearse la licitud de no tratar de mantener la vida a cualquier costo. Se ha señalado, correctamente, que lo anterior no es eutanasia sino la renuncia de medios desproporcionados para prolongar la vida. Los pacientes no tienen que soportar cualquier intervención por mantenerse vivos cuando los efectos esperados son nulos o rebasan la tolerancia a soportarlos. No obstante, la renuncia a medios desproporcionados en sentido estricto no es el tema de eutanasia, ya que no se busca la muerte como alivio del sufrimiento. Si se considera que el valor absoluto a cuidar es la libertad del individuo a decidir cómo quiere vivir su vida, parece lógico que la decisión de cuánto tiempo vivir es una más entre otras. Desde esa perspectiva se ha defendido la eutanasia: las personas pueden decidir hasta cuándo vivir. Lo anterior puede ser cuestionable por aspectos religiosos que a menudo consideran que la vida es un don que solo se administra. Quitado el elemento religioso, no parece haber razón de peso en contra del libre ejercicio del derecho a la eutanasia. No obstante, perdura la dificultad en la razón de por qué tendríamos que obligar legalmente a atender una petición legal de eutanasia cuando el código hipocrático, por ejemplo, expresamente prohíbe generar la muerte en los pacientes aun cuando lo soliciten. Los defensores insisten en que al reconocerse la autonomía como un derecho primario en nuestros tiempos justifica el legislar al respecto. Lo que sin duda no se encuentra en la discusión es que la tecnología médica ha permitido extender nuestra vida a límites en donde se presentan malestares intensos. En ese sentido, sí debe legislarse con objeto de poner límites razonables a posibles abusos de intervención, como encarnizamiento terapéutico. No obstante, queda abierta la discusión sobre si es razonable legalizar la eutanasia. Referencias: De Benito, E. (2021). “España aprueba la ley de eutanasia y se convierte en el quinto país del mundo en regularla”. Madrid: El País. Recuperado de: https://elpais.com/sociedad/2021-03-18/espana-aprueba-la-ley-de-eutanasia-y-se-convierte-en-el-quinto-pais-del-mundo-en-regularla.html" ["post_title"]=> string(77) "Ley de eutanasia en España: consideraciones sobre los argumentos presentados" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(75) "ley-de-eutanasia-en-espana-consideraciones-sobre-los-argumentos-presentados" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-02 15:40:08" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-02 20:40:08" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63330" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17646 (24) { ["ID"]=> int(62736) ["post_author"]=> string(2) "32" ["post_date"]=> string(19) "2021-03-18 13:08:58" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-03-18 18:08:58" ["post_content"]=> string(5965) "Al actual presidente de la República le pareció “SOSPECHOSO” que el Juez Juan Pablo Gómez Fierro concediera la suspensión provisional “TAN RÁPIDO” deteniendo la entrada en vigor de su LEY ELÉCTRICA. Aquí  está la explicación para el  presidente y para su secretaria de Energía que por su parte acusó al juez Gómez Fierro “DE ACTUAR CON VELOCIDAD DE VENTANILLA DE TRÁMITE”.  PRIMERA PREGUNTA: ¿POR QUÉ SOSPECHOSO Y OSCURO MOTIVO habrá sido que el Juez Gómez Fierro admitió TAN RÁPIDO CONCEDIÓ LA SUSPENSIÓN  PROVISIONAL? PRIMERA  RESPUESTA: La “SOSPECHOSA VELOCIDAD” con la que el Juez Gómez Fierro concedió la suspensión provisional, está ordenada en el artículo 112 de la Ley de Amparo que a la letra dice: “Artículo 112. DENTRO DEL PLAZO DE VEINTICUATRO HORAS contado desde que la demanda fue presentada, o en su caso, turnada, el órgano jurisdiccional deberá resolver si desecha, previene o admite”.  PRIMER COMENTARIO: Como puede apreciarse de la simple lectura de este artículo, EL SOSPECHOSO Y OSCURO MOTIVO no es tan sospechoso ni es oscuro, sino que los jueces de Distrito SIEMPRE respetan ese plazo improrrogable al iniciar los juicios de amparo. SEGUNDA PREGUNTA: ¿Qué  es lo primero que el señor presidente de la República debe hacer? SEGUNDA  RESPUESTA: López Obrador y las demás autoridades responsables en el juicio de amparo, DEBEN RENDIR UN INFORME JUSTIFICADO. Esto dice la Ley de Amparo: “Artículo 115.- De no existir prevención, o cumplida ésta, el órgano jurisdiccional admitirá la demanda; señalará día y hora para la audiencia constitucional, que se celebrará dentro de los treinta días siguientes; PEDIRÁ INFORME CON JUSTIFICACIÓN A LAS AUTORIDADES RESPONSABLES, apercibiéndolas de las consecuencias que implica su falta en términos del artículo 117 de esta Ley; ordenará correr traslado al tercero interesado; y, en su caso, tramitará el incidente de suspensión”. SEGUNDO COMENTARIO: El actual presidente de la  República en el juicio de amparo tiene CONTRAPARTES, que no son “ADVERSARIOS IMAGINARIOS”. Son particulares que contribuyen con sus impuestos a pagar el sueldo de AMLO, y de todos los servidores públicos. AMLO debe defender la constitucionalidad de su Ley Eléctrica sujetándose a las normas que rigen el juicio de amparo. Si López Obrador  sometiera mediante intimidación al Poder Judicial Federal, eso sería un GOLPE DE ESTADO jurídicamente hablando, porque usurparía las funciones del Poder Judicial para imponer su criterio personal como norma por encima de la Constitución. Las empresas extranjeras y mexicanas que han invertido en el sector eléctrico mediante el desarrollo de energías limpias, NO SE VAN A QUEDAR CRUZADAS DE BRAZOS si se les niega justicia en México. ¿Qué es lo que sucedería en este caso? Si nuestra Suprema Corte se dobla ante AMLO, las empresas extranjeras y los inversionistas mexicanos afectados,  acudirán  ante los tribunales de sus países de origen o ante las instancias internacionales competentes. Perderá México y los mexicanos porque  López Obrador NO PIERDE NUNCA, y porque además,  ÉL NO VA A SER EL QUE PAGUE Y MORENA TAMPOCO. TERCERA  PREGUNTA: ¿Puede el presidente defender jurídicamente su LEY ELÉCTRICA ante los jueces de distrito? TERCERA  RESPUESTA: El artículo 117 de la Ley de Amparo responde a esta interrogante: “Artículo 117. Quinto párrafo. “En el informe SE EXPONDRÁN LAS RAZONES Y FUNDAMENTOS QUE SE ESTIMEN PERTINENTES PARA SOSTENER LA IMPROCEDENCIA DEL JUICIO Y LA CONSTITUCIONALIDAD O LEGALIDAD DEL ACTO RECLAMADO y se acompañará, en su caso, copia certificada de las constancias necesarias para apoyarlo”. TERCER COMENTARIO: AMLO y Rocío Nahle pueden y deben hacer lo siguiente: exponer las razones y fundamentos LEGALES que consideren suficientes para que el  juez resuelva que ES IMPROCEDENTE OTORGAR EL AMPARO a las empresas o personas quejosas. AMLO y Nahle  deben acreditar que la Ley Eléctrica NO VIOLA LA CONSTITUCIÓN NI VIOLA TRATADOS INTERNACIONALES que obligan a México. López Obrador al asumir la Presidencia de la República como lo ordena el artículo 87 Constitucional, se obliga a desempeñar leal y patrióticamente su cargo, VIENDO EN TODO POR EL BIEN Y PROSPERIDAD DE LA UNIÓN. López Obrador podrá seguir imponiendo sus “OTROS DATOS” mientras siga en el cargo, pero su gestión hasta la fecha ha OCASIONADO QUEBRANTO PATRIMONIAL GRAVÍSIMO AL ESTADO MEXICANO. Cuando aceptó y protestó su cargo,  también se comprometió a que LA NACIÓN SE LO DEMANDE si su forma de conducirse al frente del Ejecutivo Federal en vez de traducirse en el BIEN Y PROSPERIDAD de México,  nos ocasiona un quebranto patrimonial  inocultable. MÉXICO NO SE RIGE POR LA “JUSTICIA A LA BOLIVARIANA”." ["post_title"]=> string(29) "“Justicia bolivariana”…" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(20) "justicia-bolivariana" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-03-18 13:08:58" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-03-18 18:08:58" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=62736" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17748 (24) { ["ID"]=> int(63330) ["post_author"]=> string(2) "92" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-02 15:40:08" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-02 20:40:08" ["post_content"]=> string(5823) "En España acaba de aprobarse una Ley de eutanasia en marzo (1). “Eutanasia” significa literalmente “buena muerte”. Por supuesto, desde la definición se plantea la discusión: ¿buena muerte? ¿Cómo podría ser la muerte un bien? ¿No es acaso la pérdida del ser personal el mayor mal? Pues bien, en respuesta a lo anterior se ha insistido que el sentido correcto es tener un proceso de muerte digno adelantado sin sufrimientos innecesarios. Dicho de otro modo, si se han agotado todas las vías de cuidados paliativos y está presente un sufrimiento intolerable, v.g., estar severamente discapacitado, es razón suficiente para solicitar la ayuda del personal sanitario a morir. Se han planteado los siguientes argumentos en contra: Uno de los argumentos en contra de la ley de eutanasia considera que existe una “desigualdad de la aplicación práctica de la Ley”. Ésta significaría admitir que en papel, es sencillo o al menos lograble, obtener un consentimiento adecuado del paciente que de modo libre y autónomo decide terminar con su vida, pero que las diferencias sociales y de recursos, de facto, limitan esa autonomía. Así, un paciente con recursos económicos puede acceder a todo tipo de cuidados y atenciones ante una enfermedad grave e incurable. En cambio, otras personas no tienen acceso a esos cuidados por escasez de recursos personales o del sistema de salud pública. La pregunta que surge entonces es: ¿se producirán más peticiones de eutanasia debido a diferencias en la calidad de atención? Es decir, uno de los problemas de la legalización de la eutanasia es que suponen “piso parejo” en la atención sanitaria, cuando en la realidad ésta es desigual. En consecuencia es posible imaginar escenarios donde las personas sufren y se produce un sufrimiento intolerable producido por la falta de cuidados a las personas afectadas. Otro argumento es que no puede exigirse a otros el cumplimiento de una petición de eutanasia bajo la variable del sufrimiento, porque éste es objetivamente inconmensurable desde fuera, desde el otro. Lo anterior quiere decir que una persona con sufrimiento intenso (aun cuando estén controlados todos los elementos clínicos, como el dolor) parece pedir algo subjetivo imposible de medir objetivamente por otra persona: ¿por qué tendría alguien que ayudarle en ese propósito como un derecho legal? La discusión no es si de hecho sucede fuera de la Ley, sino plantear una ley que genere derechos y obligaciones. Dicha ley puede resultar en arbitrariedades, pues solo cada uno sabe lo que es un sufrimiento intolerable. Los defensores insisten en que debido a que existe objeción de conciencia en la Ley, entonces el componente subjetivo no se elimina, pero no obliga a quien no quiera atender una solicitud de eutanasia. Lo anterior señala así el problema de fondo de la eutanasia: el componente subjetivo que parece que no puede legislarse y debe dejarse fuera de la ley, ya que la ley, en principio, es una expresión racional que es aplicable y defendible por los componentes objetivos que de algún modo pueden verificar terceros. La eutanasia parece no cumplir ese requisito. Dicho de otro modo, el sufrimiento no es sencillo correlacionarlo con un estado objetivo inobjetable y en todos los casos. Los argumentos en torno a la eutanasia también parten de supuestos antropológicos: si se considera que la vida es un valor absoluto, no se podrían señalar ninguna circunstancia posible donde fuese lícito practicar la eutanasia. Por otra parte, si la vida no es un valor absoluto, si no se equipara a la dignidad, entonces sí puede plantearse la licitud de no tratar de mantener la vida a cualquier costo. Se ha señalado, correctamente, que lo anterior no es eutanasia sino la renuncia de medios desproporcionados para prolongar la vida. Los pacientes no tienen que soportar cualquier intervención por mantenerse vivos cuando los efectos esperados son nulos o rebasan la tolerancia a soportarlos. No obstante, la renuncia a medios desproporcionados en sentido estricto no es el tema de eutanasia, ya que no se busca la muerte como alivio del sufrimiento. Si se considera que el valor absoluto a cuidar es la libertad del individuo a decidir cómo quiere vivir su vida, parece lógico que la decisión de cuánto tiempo vivir es una más entre otras. Desde esa perspectiva se ha defendido la eutanasia: las personas pueden decidir hasta cuándo vivir. Lo anterior puede ser cuestionable por aspectos religiosos que a menudo consideran que la vida es un don que solo se administra. Quitado el elemento religioso, no parece haber razón de peso en contra del libre ejercicio del derecho a la eutanasia. No obstante, perdura la dificultad en la razón de por qué tendríamos que obligar legalmente a atender una petición legal de eutanasia cuando el código hipocrático, por ejemplo, expresamente prohíbe generar la muerte en los pacientes aun cuando lo soliciten. Los defensores insisten en que al reconocerse la autonomía como un derecho primario en nuestros tiempos justifica el legislar al respecto. Lo que sin duda no se encuentra en la discusión es que la tecnología médica ha permitido extender nuestra vida a límites en donde se presentan malestares intensos. En ese sentido, sí debe legislarse con objeto de poner límites razonables a posibles abusos de intervención, como encarnizamiento terapéutico. No obstante, queda abierta la discusión sobre si es razonable legalizar la eutanasia. Referencias: De Benito, E. (2021). “España aprueba la ley de eutanasia y se convierte en el quinto país del mundo en regularla”. Madrid: El País. Recuperado de: https://elpais.com/sociedad/2021-03-18/espana-aprueba-la-ley-de-eutanasia-y-se-convierte-en-el-quinto-pais-del-mundo-en-regularla.html" ["post_title"]=> string(77) "Ley de eutanasia en España: consideraciones sobre los argumentos presentados" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(75) "ley-de-eutanasia-en-espana-consideraciones-sobre-los-argumentos-presentados" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-02 15:40:08" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-02 20:40:08" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63330" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(43) ["max_num_pages"]=> float(22) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "4a8bb21e89837e581247a2374dc5a29f" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Ley de eutanasia en España: consideraciones sobre los argumentos presentados

En España acaba de aprobarse una Ley de eutanasia en marzo (1). “Eutanasia” significa literalmente “buena muerte”. Por supuesto, desde la definición...

abril 2, 2021

“Justicia bolivariana”…

Al actual presidente de la República le pareció “SOSPECHOSO” que el Juez Juan Pablo Gómez Fierro concediera la suspensión provisional “TAN RÁPIDO”...

marzo 18, 2021




Más de categoría

Asonadas mexicanas

El Ejército mexicano, vía el Estado Mayor Presidencial,  estuvo indirectamente relacionado en los hechos de la matanza a estudiantes...

abril 14, 2021

El cuero y las correas

Una de las mejores definiciones de cultura que he escuchado, me la obsequió uno de mis profesores de Preparatoria:...

abril 13, 2021

Era Covid: Liderazgo⁠  e Incertidumbre 

“El mundo ya no era sólido e infalible, sino poroso e incierto”. -Margaret Atwood, Los Testamentos. El universo humano...

abril 9, 2021

Otras crisis latentes

Más allá del Covid y los temas de seguridad que aquejan al país, existen miles de empresas que son...

abril 8, 2021