AMLO y MORENA traicionan el voto ciudadano

A pesar de que los tres principios de Morena, el partido de familia de AMLO, son “supuestamente”: No Mentir, No Traicionar y No Robar… A pesar de que los tres principios de Morena, el partido de familia...

30 de agosto, 2018 amlo-gabinete

A pesar de que los tres principios de Morena, el partido de familia de AMLO, son “supuestamente”: No Mentir, No Traicionar y No Robar…

A pesar de que los tres principios de Morena, el partido de familia de AMLO, son “supuestamente”: No Mentir, No Traicionar y No Robar, se los pasan por el arco del triunfo. Porque lo que menos les importó, fue RESPETAR EL VOTO, obviamente, después de que la ciudadanía con sus votos les dieron el triunfo el pasado 1 de julio.

Y me refiero a no respetar el voto, porque quienes confiaron en AMLO y Morena dándoles sus votos para que ganaran la Presidencia de la República, Senadurías, Diputaciones y demás cargos de elección popular, ahora resulta que varios de ellos (Senadores, Diputados) que el próximo 1 de septiembre rendirán protesta como Legisladores, el 30 de noviembre pedirán licencia para que a partir del 1 de diciembre se conviertan en Funcionarios del gobierno federal. De igual manera serán legisladores un buen número sin la menor experiencia ni conocimiento.

Así integrará Morena la LXIV Legislatura, donde tendrá al menos 50 personas sin experiencia legislativa, y junto con sus aliados tendrán 89 de los 128 escaños.

Entre los que destacan Olga Sánchez Cordero, Alfonso Durazo Montaño, Héctor Vasconcelos, Napoleón Gómez Urrutia, Armando Guadiana Tijerina, Susana Harp, Lilly Téllez García, Daniel Gutiérrez Castorena, Lucía Trasviña Waldenrath, Cecilia Sánchez García, Bertha Alicia Caraveo Camarena, Eva Galaz Caletti, Gricelda Valencia de la Mora, Angélica García Arrieta, Ramón Menchaca Salazar, Blanca Estela Piña Gudiño, Gilberto Herrera Ruiz, José Luis Pech Varguez, Primo Dothe Mata, Rubén Rocha Moya, Américo Villarreal Anaya, Antares Guadalupe Vázquez Alatorre, Casimiro Méndez Ortiz, Claudia Esther Balderas Espinoza, José Luis de Anda, Eunice Renata Romo Molina y Katya Elizabeth Ávila Vázquez.

Pero si a ello le sumamos que de éstos, varios estarán solamente del 1 de septiembre al 30 de noviembre, para ser funcionarios del gabinete de AMLO, asumiendo el cargo legislativo los suplentes.

Tales como: Olga María del Carmen Sánchez Cordero Dávila, Senadora que será Secretaria de Gobernación. Su lugar será ocupado por la actriz Laura María de Jesús Rodríguez Ramírez, conocida como ‘Jesusa Rodríguez’.

Germán Martínez Cázares. Senador, pasará a ser Director del Instituto Mexicano del Seguro Social, el lugar del ex presidente del PAN, lo ocupará el empresario Pedro Miguel Haces Barba.

Alfonso Durazo, Senador, será el titular de la nueva Secretaría de Seguridad Pública (SSP) dejará el cargo a su suplente Arturo Bours Griffith.

Delfina Gómez Álvarez, Senadora, se convertirá en Coordinadora del Estado de México, su lugar lo ocupará la activista Martha Guerrero Sánchez.

Jaime Bonilla, Senador, será también Coordinador estatal en Baja California, Gilberto Herrera Solórzano será quién quede en su lugar.

Víctor Manuel Castro Cosío, Senador, pasará a ser Coordinador en Baja California Sur su suplente Ricardo Velázquez Meza, asumirá el cargo.

Miguel Ángel Navarro Quintero, Senador, pasará a ser Coordinador estatal en Nayarit, en su lugar quedará Daniel Sepúlveda Arcega.

Gilberto Herrera Ruiz, Senador, se irá como Coordinador estatal en Querétaro su suplente Juan José Jiménez Yañez llega en su lugar.

También habrá Senadores suplentes que pasarán a ser funcionarios, como José Antonio Aguilar, que irá como Coordinador estatal a Chiapas, quien por esa razón dejará sin suplente al Senador Oscar Eduardo Ramírez Aguilar.

Reyes Flores, senador suplente, será Coordinador estatal en Coahuila, dejando también sin suplente a Santana Armando Guadiana.

Rocío Nahle, será Secretaria de Energía.

En la Cámara de Diputados:

El diputado Juan Carlos Loera, por Chihuahua, será Coordinador estatal en Chihuahua, ocupando su lugar el suplente Francisco Jorge Villarreal Pasaret.

Indira Vizcaíno diputada electa por el distrito de Manzanillo, será Coordinadora estatal en Colima, y su suplente Rosa María Bayardo Cabrera, llegará en su lugar en la Cámara.

Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, será coordinador del gobierno federal en Guerrero.

Alejandro Encinas, Diputado y Coordinador de Morena, además de Presidente del Primer Congreso de la Ciudad de México, será subsecretario de Derechos Humanos y Población en la Secretaría de Gobernación. Su lugar lo ocupará su suplente Ricardo Ruiz.

Si eso hubiera anunciado AMLO en campaña, ¿cree usted estimado lector que los habrían apoyado con su voto?

El voto es un derecho constitucional, que al cumplir la mayoría de edad, puede ejercerse. Es un derecho, pero también es una obligación ciudadana llevarlo a cabo, porque permite que nos escuchen al poder expresar nuestras opiniones, sugerencias e inconformidades. Sin lugar a dudas, el Votar es una de las más importantes decisiones como ciudadano. Razón por la cual, se debe ser muy conscientes de la responsabilidad enorme que conlleva ejercer el voto, estar muy seguro de a quien le daremos ese voto.

Porque al votar, se apoya y avalan propuestas, proyectos, así como darle toda tu confianza a un candidato en forma anónima. No debemos olvidar ni dejar de valorar, que entre las importancias del voto, destacan que es la forma para definir caminos a seguir, desde una comunidad, Municipio, Estado, hasta el país entero.

Por ello siempre antes de emitir el voto, se debe estar muy seguro de porqué y por quién votaremos, acorde a las necesidades que tenemos y lo que deseamos que se lleve a cabo, en busca de un bienestar colectivo. Lo cual hace necesario y determinante investigar que partido o propuesta son la mejor opción en todos los niveles para los que se vota en una elección, ya sea local, municipal, federal y nacional.

Votar no significa y mucho menos obliga pertenecer a un partido político, significa hacer un derecho y cumplir con una obligación de participación ciudadana, acorde a lo que necesitamos, pensamos y queremos. NUNCA se debe ejercer el voto por CASTIGO, ya que puede resultar que el CASTIGADO será no solamente quién así ejerció su voto, sino también todos y cada uno de quienes no lo hicieron en el mismo sentido.

De igual manera, tampoco anular el voto es una forma de buscar que los problemas se solución, antes al contrario es como si se votara por quién no se desea hacerlo. Sin limitar a quien así piense llevarlo a cabo, porque también está en su derecho de realizarlo, pero finalmente, nada resuelve. Ya que si anula el voto, solamente servirá para ser una estadística más, para medir cuantas personas votaron. Porque al dejar la boleta en blanco, o anularla, no se incluye en el conteo final como voto. Entonces pregunto ¿para qué tomarse la molestia de ir a la casilla, recibir las boletas, si no votarán o lo anularán? Perdiendo el derecho de decidir quién sea Legislador, Alcalde, Gobernador o Presidente de la República.

Por ello para votar debemos conocer que proponen, prometen y a que se comprometen los candidatos, analizar si todo ello es viable o real, para registrarlo y al votar exijamos que lo cumplan. Y aceptar que lo que dicen en campaña, sean mentiras y ya en el ejercicio real de su administración hagan otra cosa, o simplemente reculen en lo que dijeron.

El votar como derecho y obligación, nos hace partícipes en las decisiones que toman los gobernantes y legisladores locales y nacionales, pero si no estamos informados sobre las propuestas de cada partido y candidato, no podremos votar con real conciencia. Por ello viene como resultado al no estar informado el famoso “acarreo”, o peor aún la compra del voto al mejor postor.

Votando razonadamente, con información, ejercemos nuestros derechos y lo más importante, que nadie decida por nosotros. Aunado a que es importante y determinante investigar quiénes son los candidatos, su pasado, su trayectoria y así poder evaluar si logrará cumplir sus propuestas. Porque quién siempre ha Mentido, Traicionado y Robado, no puede tener nuestra confianza a través del voto.

Ante esta realidad en que impera la Mentira, la Traición y el Robo, en la confianza ciudadana para quienes votaron por los candidatos de Morena, surge la pregunta: ¿Volverán a votar en próximas elecciones por candidatos de Morena? Usted qué piensa, estimado lector.

Comentarios

Google-news
object(WP_Query)#18557 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(22507) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "21-04-2022" ["before"]=> string(10) "19-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(22507) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "21-04-2022" ["before"]=> string(10) "19-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18555 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18534 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18562 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "21-04-2022" ["before"]=> string(10) "19-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(467) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-04-21 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-05-19 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (22507) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18552 (24) { ["ID"]=> int(78077) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-04-22 09:44:30" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-04-22 14:44:30" ["post_content"]=> string(9561) "Un dilema de nuestro tiempo: escoger entre la “cultura de la cancelación” o aceptar que vivimos en un mundo diverso y plural. En esta realidad compleja siempre habrá desacuerdos, tensiones y resistencias; pretender resultados artificiales a partir de la intolerancia y de una corrección política exacerbada, entrega como resultado el conflicto y la decadencia.  El principal dilema que enfrenta la “cultura de la cancelación” consiste en que al intentar suprimir todo aquello que no nos gusta y nos incomoda, rechaza la posibilidad de asumir la aceptación plena necesaria para vivir en un mundo diverso, donde los cambios reales tienen lugar, no a partir de la censura o la prohibición, sino como consecuencia del desarrollo auténtico de la moral, tanto individual como colectiva.  Desde luego que hablar del desarrollo de la moral, en una cultura que defiende el principio de que todas las ideas son igualmente legítimas y respetables, implica un delicado conflicto. En especial porque se trata de una postura que no se sostiene en la realidad empírica, donde resulta evidente que no todas las posturas e ideologías son igualmente valiosas, y la “cultura de la cancelación” es una muestra irrefutable de ello: busca la igualdad, siempre y cuando pienses “como se tiene que pensar”, es decir, como indica la tendencia cultural dominante.   El tema del desarrollo moral es amplio y complejo y no es susceptible de ser abordado a profundidad en este texto, sin embargo, tan sólo para fijar una postura, diremos que quizá toda construcción moral tenga algún nivel de valor, sin embargo será más deseable conforme más favorezca el desarrollo o la evolución del sistema en que será aplicada.  Si echamos un vistazo al proceso general del planeta, de los ecosistemas, de las especies y de la propia civilización humana podemos comprobar que la evolución de los sistemas siempre se mueve bajo las mismas directrices, tendiendo hacia una mayor consciencia, complejidad, diversidad, amplitud, profundidad, auto-organización, diferenciación, especialización, progresión y nunca al revés. Esto no significa que las especies no se extingan o que los sistemas no colapsen tras alcanzar una entropía que los agote, sino lo que muestra es durante sus periodos de desarrollo, siempre sigue estas directrices tendientes a la complejidad, la diversidad y la especialización. Atendiendo a esta tendencia, y tratando de simplificar hasta lo máximo, el desarrollo moral humano se caracteriza por un incremento gradual de la empatía entre individuos y colectivos y una complejización de las relaciones humanas a partir de la interacción recíproca entre elementos culturales cada vez más diversos, sofisticados y especializados.  Es cierto que a lo largo de la historia humana ha habido muchas civilizaciones que por una razón u otra –guerras, invasiones, conquistas o simple agotamiento de recursos humanos o naturales– han desaparecido, pero siempre las diversas civilizaciones que persisten, en oposición y conflicto entre sí en busca de imponer su hegemonía, poseen –quizá en ocasiones pasando por periodos oscuros de involución– una mayor complejidad, diversidad, diferenciación y especialización que las civilizaciones hegemónicas predecesoras.  Y esta misma dinámica podemos verla hoy con el choque de diversas posturas morales, muchas de ellas pertenecientes a cosmovisiones de épocas pasadas en interacción conflictiva con las posturas de mayor vanguardia. Y esa vanguardia, que en otro tiempo se fundaba en la expansión territorial, en la colonización de territorios ocupados por razas consideradas inferiores, en la idea de progreso, en la idea de soberanía e independencia, en la idea de industrialización, hoy se sostiene en la idea de la igualdad.    Defender la igualdad como valor dominante es uno de los grandes avances de la historia humana y quizá la piedra angular para salvarnos como especie. La carencia de este potente valor atraviesa transversalmente los grandes problemas globales y los potencia: desde el cambio climático –donde el aire, los ecosistemas y la biósfera son de todos y para todos y dañarla a sabiendas terminará por convertirse en un delito de lesa humanidad– pasado por la desigualdad de oportunidades, la migración forzada, el tráfico de personas y todas las variedades de discriminación y racismo –hacia la mujer, a las preferencias sexuales, a la etnia, al color de piel, etc.–. Sin embargo, de manera un tanto paradójica, la igualdad profunda, la que de verdad revolucionará la moral humana, se manifiesta desde la diferencia, desde la diversidad, desde la aceptación plena del otro, y, sobre todo, desde la empatía de sabernos parte de una misma especie que tiene en común la búsqueda del bienestar y de la realización.  El objetivo es aprender a vivir esa paradoja sabiendo que habrá desacuerdos, tensiones y resistencias propias de cosmovisiones en contraste y, por eso pretender resultados artificiales, a partir de la intolerancia y de una corrección política exacerbada lo que consigue es retrasar las soluciones verdaderas.   La “cultura de la cancelación” busca suprimir con leyes y con acciones colectivas concertadas, conductas e ideas que se consideran opresivas e insultantes. Es verdad que en muchos casos parece una buena idea atacar la dimensión exterior del problema con un rechazo claro y estridente, pero para modificar de verdad el estado de las cosas no puede pasarse por alto atender las causas internas, casi siempre relacionadas con el hecho de que el “infractor” tiene aún interiorizada una cosmovisión moralmente menos inclusiva y diversa que la ostentada por vanguardia ideológica dominante.  Aunque en principio puede sonar sensato eliminar, así sea por la fuerza, todo aquello que atenta contra los valores dominantes, esta práctica no sólo va en contra de la igualdad, sino algo mucho peor: va contra la evolución del sistema, es decir, en contra del desarrollo moral humano. Al cerrar el paso a las opiniones y reacciones diversas, generando un entorno de corrección política extrema, lo se que produce es un entorno cerrado que sólo se alimenta de sí mismo,  haciéndolo mucho más propicio para la entropía, la decadencia y la descomposición. “Cancelar” toda expresión e idea que no vaya en el sentido del discurso hegemónico conduce inevitablemente a la intolerancia y la discriminación; circunstancialmente dos de los principales flagelos que la propia búsqueda de una igualdad universal asegura combatir. En respuesta a esta práctica la revista Harper's Magazine publicó a mediados de 2020 una carta firmada por 150 figuras públicas entre maestros, periodistas e intelectuales de la talla de Margaret Atwood, Noam Chomsky, Salman Rhusdie o J. K. Rowling, que “lanza argumentos contra la “intolerancia hacia los puntos de vista opuestos, la moda del vituperamiento público y el ostracismo, y la tendencia a disolver problemas políticos complejos con una certeza moral que enceguece”1 Alertaban también sobre cómo esta supuesta protección, lo que hace es restringir el debate abierto y pedían preservar la posibilidad de desacuerdos de buena fe, sin que estos tuvieran consecuencias profesionales nefastas para quien los expresa. Aseguraban también que de ningún modo la cultura libre es perjudicial para los grupos sociales desfavorecidos; todo lo contrario, la cultura emancipa, mientras que la censura, por bienintencionada que parezca, es contraproducente.  En la siguiente entrega cerramos este tema ofreciendo algunas posibles soluciones a este conflicto.    Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir   1 ABC Cultura, por Juan Carlos Delgado, “¿Qué es la <cultura de la cancelación>? La práctica de moda en la ultraizquierda”.  Consulta: 19 agosto 2021 https://www.abc.es/cultura/abci-cultura-cancelacion-practica-moda-ultraizquierda-202007101339_noticia.html" ["post_title"]=> string(45) "Cultura de la cancelación o desarrollo moral" ["post_excerpt"]=> string(154) "“Cancelar” toda expresión e idea que no vaya en el sentido del discurso hegemónico conduce inevitablemente a la intolerancia y la discriminación. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(44) "cultura-de-la-cancelacion-o-desarrollo-moral" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-04-22 09:44:30" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-04-22 14:44:30" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78077" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18467 (24) { ["ID"]=> int(78998) ["post_author"]=> string(3) "189" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-17 09:58:45" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-17 14:58:45" ["post_content"]=> string(5287) "“Un fascista y un supremacista blanco”. Así se describe a sí mismo Payton Gendrom de 18 años, acusado de matar a 10 personas en su mayoría afrodescendientes,  en un supermercado de Buffalo Nueva York. Según el documento de 180 páginas que él mismo redactó para explicar en sus palabras “La teoría del reemplazo” y otras razones por las que los de su grupo, los supremacistas blancos deben proteger a los de su especie de todos aquellos que amenazan con quitarles su trabajo y privilegios que ellos, en su concepción, deberían de tener por jerarquía racial como miembros del grupo étnico al que pertenecen. En 2019 Brenton Tarrant, un extremista australiano que transmitió en redes sociales su ataque a una de las mezquitas de Nueva Zelanda, publicó en Facebook un manifiesto de 74 páginas bajo ese nombre “El gran reemplazo”. Con esto trató de justificar un crimen que dejó más de 50 muertos entre Musulmanes y Judíos. El principio central de esta teoría de la conspiración es que los pueblos europeos se están extinguiendo y están siendo reemplazados por inmigrantes con una cultura diferente, inferior y peligrosa, explica Dominic Casciani, Corresponsal de Asuntos Internos de la BBC. Pero existen argumentos que se remontan a 1900, cuando el padre del nacionalismo francés, Maurice Barrés, habló de una nueva población que tomaría el poder y arruinaría nuestra patria. La verdad es que este tema no tiene origen ni fin. Desde que existimos en la faz de la Tierra, el odio nos ha movido en todas las direcciones y ha sido el principal artífice de todas las facetas de la historia, disfrazado de nacionalismo, de miedo, de defensa de los valores, de amor a una religión el odio nos ha hecho y deshecho. Lo que nos sobran son justificaciones y pretextos para sentirnos con la capacidad moral de decidir quién merece y quién no. El odio entre los seres humanos se dispara de manera lineal, ascendente y descendente, racional o inconsciente, heredado y adquirido. Según autores y filósofos de todos los tiempos, como Aristóteles, Luis Vives, Tomás de Aquino, Séneca, Spinoza o Descartes, el odio es una emoción humana que consiste en desear causar mal a una persona o un género de personas o animales; tiene tendencia a ser permanente, circunstancial temporal. Podría tener como causa la ira, la envidia, el resentimiento o el asco, y yo agregaría que el miedo injustificado. En un interesante análisis, Thiebaut en su ensayo titulado “Un odio que siempre nos acompañará”. Su ensayo sostiene que los odios definen a los individuos y a los grupos en que se incluyen, al reflejar las marcas de pertenencia social, de establecimiento jerárquico de los mejores y de los peores por medio de los gustos y los hábitos. En segundo lugar, Thiebaut hace suya la distinción de la escolástica cuando propone diferenciar el odium abominationis, que es, primariamente, el firme desprecio de alguna cualidad negativa y solo derivativamente de la persona que pudiera poseerla, del odium inimicitiae, que se dirige por el contrario a las personas. Odiar a personas concretas, desearles un mal sería algo malo, mientras que odiar conceptos abstractos podría ser aceptable. Thiebaut sostiene también que los odios políticos pueden nacer de un desprecio (a las mujeres, a los homosexuales, a las personas que profesan otras ideologías religiosas), pero se consolidan porque lo odiado se entiende como amenaza, como un peligro que a su vez nos odia. El odio es una emoción que puede ser manipulada, especialmente por demagogos, y ha tenido históricamente gran poder movilizador, precisamente por las vinculaciones con el binomio identidad /alteridad. Los odios públicos buscan causar mal a un colectivo concreto y suelen ser caldo de cultivo para diversas manifestaciones, como los delitos de odio y los genocidios. Aunque en los casos extremos de lenguaje del odio, el Derecho puede intervenir, la educación en derechos humanos es la clave para que las identidades y las alteridades tengan una relación armoniosa y lejos de acertar intensificando castigos y penas a los delitos por odio bien haríamos en darnos a la tarea de conocer los orígenes y razones por las que los seres humanos nos odiamos. Tal vez conociendo las causas podríamos tratar de resolver y amortiguar las manifestaciones que encubiertas de autodefensa y custodia de valores nos llevan a cometer crímenes en contra de nuestros semejantes, que por diferencia de opinión, color o preferencias vemos como oponentes, enemigos y depredadores." ["post_title"]=> string(42) "DIME A QUIÉN ODIAS Y TE DIRÉ QUIÉN ERES" ["post_excerpt"]=> string(177) "Por escalofriante que parezca, el objeto de nuestro odio es en muchos casos lo que nos identifica como parte de un algo, como miembros de un grupo, como empáticos de una causa." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(39) "dime-a-quien-odias-y-te-dire-quien-eres" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-17 09:58:45" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-17 14:58:45" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78998" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18552 (24) { ["ID"]=> int(78077) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-04-22 09:44:30" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-04-22 14:44:30" ["post_content"]=> string(9561) "Un dilema de nuestro tiempo: escoger entre la “cultura de la cancelación” o aceptar que vivimos en un mundo diverso y plural. En esta realidad compleja siempre habrá desacuerdos, tensiones y resistencias; pretender resultados artificiales a partir de la intolerancia y de una corrección política exacerbada, entrega como resultado el conflicto y la decadencia.  El principal dilema que enfrenta la “cultura de la cancelación” consiste en que al intentar suprimir todo aquello que no nos gusta y nos incomoda, rechaza la posibilidad de asumir la aceptación plena necesaria para vivir en un mundo diverso, donde los cambios reales tienen lugar, no a partir de la censura o la prohibición, sino como consecuencia del desarrollo auténtico de la moral, tanto individual como colectiva.  Desde luego que hablar del desarrollo de la moral, en una cultura que defiende el principio de que todas las ideas son igualmente legítimas y respetables, implica un delicado conflicto. En especial porque se trata de una postura que no se sostiene en la realidad empírica, donde resulta evidente que no todas las posturas e ideologías son igualmente valiosas, y la “cultura de la cancelación” es una muestra irrefutable de ello: busca la igualdad, siempre y cuando pienses “como se tiene que pensar”, es decir, como indica la tendencia cultural dominante.   El tema del desarrollo moral es amplio y complejo y no es susceptible de ser abordado a profundidad en este texto, sin embargo, tan sólo para fijar una postura, diremos que quizá toda construcción moral tenga algún nivel de valor, sin embargo será más deseable conforme más favorezca el desarrollo o la evolución del sistema en que será aplicada.  Si echamos un vistazo al proceso general del planeta, de los ecosistemas, de las especies y de la propia civilización humana podemos comprobar que la evolución de los sistemas siempre se mueve bajo las mismas directrices, tendiendo hacia una mayor consciencia, complejidad, diversidad, amplitud, profundidad, auto-organización, diferenciación, especialización, progresión y nunca al revés. Esto no significa que las especies no se extingan o que los sistemas no colapsen tras alcanzar una entropía que los agote, sino lo que muestra es durante sus periodos de desarrollo, siempre sigue estas directrices tendientes a la complejidad, la diversidad y la especialización. Atendiendo a esta tendencia, y tratando de simplificar hasta lo máximo, el desarrollo moral humano se caracteriza por un incremento gradual de la empatía entre individuos y colectivos y una complejización de las relaciones humanas a partir de la interacción recíproca entre elementos culturales cada vez más diversos, sofisticados y especializados.  Es cierto que a lo largo de la historia humana ha habido muchas civilizaciones que por una razón u otra –guerras, invasiones, conquistas o simple agotamiento de recursos humanos o naturales– han desaparecido, pero siempre las diversas civilizaciones que persisten, en oposición y conflicto entre sí en busca de imponer su hegemonía, poseen –quizá en ocasiones pasando por periodos oscuros de involución– una mayor complejidad, diversidad, diferenciación y especialización que las civilizaciones hegemónicas predecesoras.  Y esta misma dinámica podemos verla hoy con el choque de diversas posturas morales, muchas de ellas pertenecientes a cosmovisiones de épocas pasadas en interacción conflictiva con las posturas de mayor vanguardia. Y esa vanguardia, que en otro tiempo se fundaba en la expansión territorial, en la colonización de territorios ocupados por razas consideradas inferiores, en la idea de progreso, en la idea de soberanía e independencia, en la idea de industrialización, hoy se sostiene en la idea de la igualdad.    Defender la igualdad como valor dominante es uno de los grandes avances de la historia humana y quizá la piedra angular para salvarnos como especie. La carencia de este potente valor atraviesa transversalmente los grandes problemas globales y los potencia: desde el cambio climático –donde el aire, los ecosistemas y la biósfera son de todos y para todos y dañarla a sabiendas terminará por convertirse en un delito de lesa humanidad– pasado por la desigualdad de oportunidades, la migración forzada, el tráfico de personas y todas las variedades de discriminación y racismo –hacia la mujer, a las preferencias sexuales, a la etnia, al color de piel, etc.–. Sin embargo, de manera un tanto paradójica, la igualdad profunda, la que de verdad revolucionará la moral humana, se manifiesta desde la diferencia, desde la diversidad, desde la aceptación plena del otro, y, sobre todo, desde la empatía de sabernos parte de una misma especie que tiene en común la búsqueda del bienestar y de la realización.  El objetivo es aprender a vivir esa paradoja sabiendo que habrá desacuerdos, tensiones y resistencias propias de cosmovisiones en contraste y, por eso pretender resultados artificiales, a partir de la intolerancia y de una corrección política exacerbada lo que consigue es retrasar las soluciones verdaderas.   La “cultura de la cancelación” busca suprimir con leyes y con acciones colectivas concertadas, conductas e ideas que se consideran opresivas e insultantes. Es verdad que en muchos casos parece una buena idea atacar la dimensión exterior del problema con un rechazo claro y estridente, pero para modificar de verdad el estado de las cosas no puede pasarse por alto atender las causas internas, casi siempre relacionadas con el hecho de que el “infractor” tiene aún interiorizada una cosmovisión moralmente menos inclusiva y diversa que la ostentada por vanguardia ideológica dominante.  Aunque en principio puede sonar sensato eliminar, así sea por la fuerza, todo aquello que atenta contra los valores dominantes, esta práctica no sólo va en contra de la igualdad, sino algo mucho peor: va contra la evolución del sistema, es decir, en contra del desarrollo moral humano. Al cerrar el paso a las opiniones y reacciones diversas, generando un entorno de corrección política extrema, lo se que produce es un entorno cerrado que sólo se alimenta de sí mismo,  haciéndolo mucho más propicio para la entropía, la decadencia y la descomposición. “Cancelar” toda expresión e idea que no vaya en el sentido del discurso hegemónico conduce inevitablemente a la intolerancia y la discriminación; circunstancialmente dos de los principales flagelos que la propia búsqueda de una igualdad universal asegura combatir. En respuesta a esta práctica la revista Harper's Magazine publicó a mediados de 2020 una carta firmada por 150 figuras públicas entre maestros, periodistas e intelectuales de la talla de Margaret Atwood, Noam Chomsky, Salman Rhusdie o J. K. Rowling, que “lanza argumentos contra la “intolerancia hacia los puntos de vista opuestos, la moda del vituperamiento público y el ostracismo, y la tendencia a disolver problemas políticos complejos con una certeza moral que enceguece”1 Alertaban también sobre cómo esta supuesta protección, lo que hace es restringir el debate abierto y pedían preservar la posibilidad de desacuerdos de buena fe, sin que estos tuvieran consecuencias profesionales nefastas para quien los expresa. Aseguraban también que de ningún modo la cultura libre es perjudicial para los grupos sociales desfavorecidos; todo lo contrario, la cultura emancipa, mientras que la censura, por bienintencionada que parezca, es contraproducente.  En la siguiente entrega cerramos este tema ofreciendo algunas posibles soluciones a este conflicto.    Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir   1 ABC Cultura, por Juan Carlos Delgado, “¿Qué es la <cultura de la cancelación>? La práctica de moda en la ultraizquierda”.  Consulta: 19 agosto 2021 https://www.abc.es/cultura/abci-cultura-cancelacion-practica-moda-ultraizquierda-202007101339_noticia.html" ["post_title"]=> string(45) "Cultura de la cancelación o desarrollo moral" ["post_excerpt"]=> string(154) "“Cancelar” toda expresión e idea que no vaya en el sentido del discurso hegemónico conduce inevitablemente a la intolerancia y la discriminación. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(44) "cultura-de-la-cancelacion-o-desarrollo-moral" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-04-22 09:44:30" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-04-22 14:44:30" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78077" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(45) ["max_num_pages"]=> float(23) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "4a4b2d73330b5d3a13bc99c3ddd8aaa0" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Cultura de la cancelación

Cultura de la cancelación o desarrollo moral

“Cancelar” toda expresión e idea que no vaya en el sentido del discurso hegemónico conduce inevitablemente a la intolerancia y la discriminación.

abril 22, 2022

DIME A QUIÉN ODIAS Y TE DIRÉ QUIÉN ERES

Por escalofriante que parezca, el objeto de nuestro odio es en muchos casos lo que nos identifica como parte de un algo,...

mayo 17, 2022




Más de categoría
De Frente Y Claro | RETROCESO EN EL ESTADO DE DERECHO

De Frente Y Claro | RETROCESO EN EL ESTADO DE DERECHO

Sin Estado de Derecho es muy difícil que un gobierno pueda hacer cumplir las leyes.

mayo 19, 2022

Colectivo “Rescatemos al Río Pesquería” de Nuevo León exigen a CONAGUA intervenir en el saneamiento  

Raymundo Hernández Alvarado mencionó que el Colectivo integrado por un grupo de ciudadanos se formó en los albores del...

mayo 19, 2022

IMPERTURBABLE

El horror es tanto y tan cotidiano que llega a pasar desapercibido, a grado tal, de considerarlo natural.

mayo 19, 2022

El Dr. Leonardo Curzio y su insoportable levedad

Hace unos días escuchaba un programa del doctor Leonardo Curzio, comunicador inteligente y preparado como pocos, pero por lo...

mayo 18, 2022