Administrando la desgracia

Mientras en nuestro país los muertos por COVID ya representan oficialmente la cantidad de 105 655 y los infectados se están dando por las decenas de miles, los mexicanos en particular tenemos que administrar la desgracias. Así...

30 de noviembre, 2020

Mientras en nuestro país los muertos por COVID ya representan oficialmente la cantidad de 105 655 y los infectados se están dando por las decenas de miles, los mexicanos en particular tenemos que administrar la desgracias. Así pues, el ingenio mexicano lleva a controlarse personalmente y los unos a los otros de maneras novedosas y algunas veces hasta locuaces. Con esto si escuchamos a alguien toser, muchos sacamos el spray de alguna solución y tiramos un halo protector de alguna sustancia que en su etiqueta dice “mata virus y bacterias”. En otro escenario, muchos “juegan a los zombis” porque al ir caminando, si alguien tose atrás de uno o el otro se acerca peligrosamente o cortas camino o te dices “¡ahí viene el zombi!” y automáticamente tus piernas comienzan a aplicarle más velocidad a tu desplazamiento. El objetivo es mantenerse alejado separados de la gente, entrando en este sentido, según dicen los expertos, entran muchos factores como el racismo, clasismo y otras remoras sociales que se han asentado en nuestros tiempos de pandemia… ¡Ese está infectado… nomás mírale la cara!…

Los tiempos de la pandemia muchas veces son increíbles porque nos llevan por recovecos donde el que más puede es el que saldrá avante. Así, en el área de la educación la desigualdad está floreciendo en todas las escuelas, donde miles de alumnos simplemente pierden el interés por aprender teniendo como entorno la escuela. Es este caso, muchos padres ya comentan que sus hijos estarían mejor en clases, porque con toda la razón dicen que sus hijos están creciendo solos en sus casas, sin cuidados, a la buena de Dios y dependiendo de la internet y sus equipos de comunicación, mientras que otros se quejan de que no tienen nada para comprar los equipos.

El retraso educativo es abismal, marcará un antes y después de la pandemia. Desgraciadamente no solo la falta de equipos electrónicos y computacionales retrasa la educación, sino que los alumnos y alumnas no están poniendo el debido cuidado en aprender. Solo unos cuantos, a través del país, están esmerándose en aprender y es ahí donde los padres, que ponen de relieve la educación de su hijo y los acompañan lo más posible en el proceso, los ayudan y aconsejan académicamente en la aplicación de sus conocimientos y en el proceso de educarse para el futuro.

Aun así, decenas de maestros estallan en las redes sociales o ante las cámaras de sus clases, donde recriminan educadamente a los alumnos por no estudiar y poner interés, mientras que en otros casos los docentes estallan de manera despectiva e hiriente. Ante este panorama, las autoridades federales (según comentarios de fuentes educativos que pidieron el anonimato) están “aconsejando” a algunos planteles educativos privados para que metan recursos legales para abrir sus centros escolares. Así los padres se desasen de la carga de sus hijos y las autoridades reactivarán la economía.

Al respecto, la vox populi de los maestros chiapanecos del SNTE y la CNTE, comentan a De Frontera a Frontera que están siendo presionados para regresar a clases ante el semáforo verde que priva en Chiapas. La presión viene de manera económica de mantener su plaza. La consigna del Gobierno del Estado de Chiapas es volver a clases. Esta consigna está hecha de manera verbal, presionada por la falta y retraso de los pagos de las mensualidades salariales a los maestros. La amenaza sería la de cerrar sistemas de enseñanza como las telesecundarias y telebachilleratos.

La educación y la juventud están en peligro porque en Chiapas en su gran mayoría, tanto docentes como maestros no quieren llegar a clases hasta que haya una aplicación masiva de vacunas, así de simple. Así lo expresan a lo largo del estado de Chiapas los maestros en sus protestas exigiendo el pago de varios rubros de sus salarios retrasados malamente, según dice la vox populi magisterial, por el Gobierno de Rutilio Escando Cadenas.

La situación es difícil, porque los niños y niñas verdaderamente necesitan volver a clases, los padres lo saben, pero tienen miedo de que sus hijos se infecten de COVID-19, pero la presión gubernamental llevará, según se comentan en los corredores escolares gubernamentales, llevará a los alumnos y alumnas de nuevo a clases en Enero del 2021… Se infecte quien se infecte, muera quien muera, por lo que se ve el gobierno federal y estatal quieren una renovación generacional de los servidores públicos, en este caso de maestros… Capaz así, chance, y acaban con los sindicatos magisteriales.

El camino de la vida lo tenemos que seguir, solo que ahora tendremos que administrar la desgracia y andar a la buena de Dios y que nos agarren confesados.

Comentarios


object(WP_Query)#18013 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(58497) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "01-11-2022" ["before"]=> string(10) "29-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(58497) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "01-11-2022" ["before"]=> string(10) "29-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18017 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18015 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18016 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "01-11-2022" ["before"]=> string(10) "29-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-11-01 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-11-29 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (58497) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18014 (24) { ["ID"]=> int(85600) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-11 12:12:07" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-11 17:12:07" ["post_content"]=> string(10739) "“Uno nunca llega a entender realmente a otra persona hasta que consideran las cosas desde su punto de vista… hasta que se mete en su piel y camina con ella”. Harper Lee, “Matar a un ruiseñor”, Primera Edición, Estados Unidos, Harper Collins, 2015, Págs. 33. Confusión entre “perspectiva” y “punto de vista” Es fácil suponer que “punto de vista” y “perspectiva” son sinónimos, pero no lo son, cuando menos no para efectos de entender cómo construimos una verdad. Quizá un ejemplo ayude para aclarar la confusión: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra. (2) La tierra era caos y confusión y oscuridad por encima del abismo, y un viento de Dios aleteaba por encima de las aguas. (3) Dijo Dios: “Haya luz”, y hubo luz. (4) Vio Dios que la luz estaba bien, y apartó Dios la luz de la oscuridad; (5) y llamó Dios a la luz “día”, y a la oscuridad la llamó «noche». Y atardeció y amaneció: día primero1”. ¿Quién, y desde donde, narra el Génesis Bíblico? La posibilidad de que Dios mismo se haya sentado a escribir el relato, para luego hacérselo llegar a sus creyentes, suena bastante improbable. Suponemos entonces que estamos frente a una narración que retrata las visiones de algún profeta, que tienen lugar siglos después, cuando ya se hubiese desarrollado el lenguaje y la escritura. ¿Cómo y desde dónde podía mirar este profeta la creación de algo que aún no existía? ¿Cómo pudo ver y escuchar a Dios? ¿Cómo sabía que era Dios? ¿Por qué no lo describió? En resumen: ¿dónde estaba ubicado el observador para poder ver lo que vio y luego contárselo a sus contemporáneos? El profeta que relató el Génesis no tiene empacho, no sólo en asegurar que observó cómo Dios creó el mundo ante sus ojos, sino que es capaz de conocer también su subjetividad al dar cuenta de cómo Dios juzgó que “la luz estaba bien”.  En los relatos de ficción se utiliza con mucha frecuencia este mecanismo donde punto de vista y perspectiva se funden. El narrador omnisciente de una novela, al mismo tiempo que cuenta con total certeza desde la tercera persona lo que el personaje hace, es capaz de saber también lo que piensa y las motivaciones que lo llevaron realizar la acción narrada. Este fenómeno se rompe con el surgimiento de la posmodernidad que es capaz de distinguirlos y se observa con claridad en los medios audiovisuales, donde nosotros, como espectadores, por más que veamos actuar a un personaje desde distintos encuadres, no podamos saber lo que piensa a menos de que lo diga o sus acciones nos lo dejen saber. Es decir, que mientras leemos una novela escrita con la técnica del narrador omnisciente asumimos tanto el punto de vista como la perspectiva del personaje. Mientras que en el cine, conservando nuestra perspectiva de observadores –pues siempre permanecemos en nuestra butaca–, somos capaces de identificamos con el punto de vista del personaje, a cuya perspectiva no tenemos acceso a menos que él no haga saber lo que observa y siente ya sea con palabras o actos.  Enfoquémonos en el “punto de vista” Pensemos en un documental donde, tras una larga estancia en la sabana, el equipo de investigación ha podido documentar mediante el video y la fotografía las tácticas y estrategias que utiliza una manada de leones para cazar.    En este caso el programa entero está planteado desde la “perspectiva” de la cámara, que es la que registra lo que ocurre, sin embargo al mismo tiempo toda la estructura de la investigación está planteada desde el “punto de vista” del león: seguimos cada técnica, cada truco, cada movimiento y la forma en que acecha a las cebras desde la distancia. Pero es indispensable comprender que seguir los movimientos de una fiera no significa en modo alguno asumir su perspectiva. Meterse en la experiencia existencial de un león, cómo siente, qué detona sus reacciones, cómo vive los estímulos del entorno, en una palabra, asumir su “perspectiva”, es imposible para el ser humano y por eso, lo más que podemos conseguir es alinearnos con dicho felino sumiendo su “punto de vista”, centrándonos en las necesidades, características y modos de ser de la especie a investigar, sumado al conocimiento que a lo largo de los años hemos acumulado de esa especie.  Y aquí está la clave: podemos “imaginar” cómo vive su condición de león, pero siempre desde la perspectiva humana, que resulta imposible de abandonar. Podemos asumir distintos puntos de vista, pero no podemos cambiar la perspectiva que nos da la especie; es ella la que nos provee de las herramientas (capacidades sensoriales, cognitivas, intuitivas, biológicas, etc,) para experimentar e interpretar la realidad que nos rodea. Podemos deducir, reflexionar, suponer, empatizar, asumir lo que significa estar en la piel de un conejo, pero no podemos asumir esa perspectiva de ningún modo: por más que lo deseemos, no nos es posible encarnarnos en un conejo ni en ninguna otra cosa que no sea un ser humano.   Pensemos en un segundo ejemplo: un reportaje de prensa acerca de un asesinato. El periodista encargado hará una investigación de los hechos y los involucrados y una vez que tenga todas las piezas de la historia, construirá, desde su perspectiva como profesional del periodismo –equivalente a los zoólogos que observaron a los leones–, un relato completo y coherente de lo ocurrido. Si bien esa historia la hizo desde su perspectiva personal, la redacción y el enfoque estará centrado en los protagonistas de los hechos, y a la hora de redactar, asumirá deliberadamente el punto de vista de la víctima o del asesino o de las autoridades, o quizá saltará alternativamente de un punto de vista al otro. No puede meterse en la cabeza del asesino, pero si puede centrarse en ofrecer un contexto de quién es y de lo que lo llevó a hacer lo que hizo. Desde su perspectiva de informador profesional, construirá un relato centrado en el punto de vista del asesino –ya sea para justificarlo o para cargarlo de agravantes– pero poniéndolo a él y lo que logró averiguar del caso –y nunca a sí mismo– en el centro de la narración. El testimonio no se tratará de lo que el periodista pensó o sintió, sino de los hechos que ocurrieron y de los involucrados en ellos. Si lo trasladamos a las voces gramaticales, el Yo del periodista jamás aparecerá. Por el contrario, el relato estará articulado en tercera persona, donde un observador “objetivo” expone los hechos y conjeturas sostenidas en las pruebas objetivamente existentes. El periodista no hablará de sí mismo sino de lo que sucedió.  Cosa muy distinta hará su colega de la columna de opinión. En este segundo caso, el opinador tomará el reportaje del periodista y recorrerá el camino en sentido contrario: tomando como referencia el reportaje “objetivo”, contado desde el punto de vista de los protagonistas, hará una interpretación desde su propia perspectiva compartiendo su opinión, visión y comprensión de los hechos y testimonios. Como se puede intuir, ambas columnas serán radicalmente distintas.   Concluyamos con tres ejemplos literarios que ilustran las diferencias entre perspectiva y punto de vista. La primera obra de la que me gustaría hablar es A sangre fría de Truman Capote. En esta novela el autor nos cuenta, desde su perspetiva, pero desde una visión objetiva, poniendo como centro del relato los hechos efectivamente ocurridos, el cuádruple asesinato de una familia en un pueblo rural de los Estados Unidos por dos individuos posteriormente capturados y condenados a pena de muerte. Si bien Capote se centra en la psicología de los criminales e incluso se entrevista con ellos en distintas oportunidades privilegiando su punto de vista, busca recrear un relato objetivo de sus contextos y motivaciones.  En el segundo ejemplo John Fowles, en su novela El coleccionista cuenta la historia de un tipo que, obsesionado con una joven, la secuestra con la intención de que gracias a la convivencia termine por enamorarse de él. Aquí sí, en tanto que se trata de una ficción, el autor está habilitado para asumir la perspectiva y el punto de vista del secuestrador, Frederick Clegg.  El tercer ejemplo responde a un híbrido entre ambas posibilidades. Se trata de El adversario, del escritor francés Emmanuel Carrère, donde se cuenta la historia de Jean–Claude Romand, quien en 1993, ante la inminencia de que se descubriera que su vida entera era una mentira, decidió asesinar a su esposa, a sus dos hijos, a sus padres y hasta al perro. En la novela, al mismo tiempo que se relata objetivamente el caso judicial de Romand, que significó un escándalo en toda Francia, el autor relata también lo que ocurría en su vida mientras llevaba a cabo la investigación y escribía el libro. Al mismo tiempo que ponía en el centro del texto el punto de vista del asesino, relataba su propia experiencia desde la perspectiva personal y el grado de afectación que implicó para él involucrarse en contar esa historia.     Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir 1 Biblia de Jerusalén. Edición en letra grande, dirigida por Ubieta, José Ángel, España, Bilbao-Desclée de Brouwer, 1992, Pág. 21" ["post_title"]=> string(29) "El Punto de vista y la verdad" ["post_excerpt"]=> string(127) "El punto de vista y la perspectiva no son sinónimos. A continuación se expone y profundiza en sus distinciones y sinergias. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(29) "el-punto-de-vista-y-la-verdad" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-11 12:12:07" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-11 17:12:07" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85600" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17989 (24) { ["ID"]=> int(85257) ["post_author"]=> string(2) "32" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-02 13:17:51" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-02 18:17:51" ["post_content"]=> string(4508) "¿Quién podrá ser ese muerto rodeado de zopilotes? ¿Será el dueño del Tren Maya, depredador de cenotes? Tras su fúnebre cortejo, sólo vienen carroñeros, que en vida decían seguirlo, nomás por convenencieros.   En vida se llamó CLAUDIA, la que más duro chillaba porque al fallecer el peje, su ambición se le escapaba. Muertos del temblor en Tlalpan y los de la Línea Doce, piden audiencia con  Claudia; dice que no los conoce. Ya no eres corcholata, se te fue  la presidencia, Ahora te toca pagar, con pesada penitencia.   Un ministro fallecido, oculto detrás de un velo, se llamó  Arturo Zaldívar, por indigno se hacía LELO. Fue cortesano obsequioso, de un servilismo sin fin, falleció por comer tantos tamales de chipilín.   Ahí viene Alejandro Encinas, su purgatorio es pesado, porque inventarse mentiras, también es crimen de Estado. Su muerte fue repentina, falleció en gobernación, ni siquiera tuvo tiempo de escribir su dimisión. Lo sigue Murillo Káram, político perseguido, Encinas quiere escapar de sus agudos gemidos. Murió a causa de sus cuentos, por agradar a su jefe Igual que tantos lacayos que le tenían miedo al peje.   Los muertos de Ayotzinapa le reclaman a Obrador, prometiste aparecernos, pero ahora estamos peor. Los niños que fallecieron sin tener medicamentos, Dicen que AMLO los mató con evasivas y  cuentos.   Hay un muerto desafiante, él es  Fernández Noroña, ¡Ábranme paso, fifís, que la vida no retoña! Noroña murió peleando, como luchando vivió, cayó por sus convicciones, pero nunca se calló.   Y Ramón López Beltrán, que ya pasó  a mejor vida Él no falleció  en Copilco, sino en una mansión chida. Su mujer tenía dinero, y al inútil mantenía, se la pasaba de flojo, por la noche y en el día. José Ramón muy temprano, desde que estaba muy tierno, igualito que su padre, vivía en el descanso eterno.   YA LLEGA EL PROTAGONISTA DEL FUNERAL MAÑANERO, YA MERODEAN SU ATAÚD, ÁVIDOS SEPULTUREROS. ¿A qué  se podrá   deber  el fétido olor a caca? ¡Apestan del difuntito, sus plumas de chachalaca! No   falleció en la pandemia, no lo liquidó el infarto, tenía más vidas que un gato el señor peje lagarto. Lo mataron como al manco, que falleció en la Bombilla, él aspiraba a quedarse para siempre con LA SILLA. Siempre vivió de la grilla, ansiando el poder total, Hasta que logró alcanzar la silla presidencial. Sin tener cuentas bancarias, tuvo dinero a raudales, le decían el “Rey del Cash”, que  atesoraba en costales. Desde joven era flojo, aborrecía trabajar, Estando en la presidencia se dedicó HAMACA-near. NO ROBABA, NO MENTÍA Y  TAMPOCO TRAICIONABA, Y CON ESTE CUENTO CHINO A LOS CHAIROS EMBAUCABA. Si se asomaba al espejo se  reflejaba un batracio para olvidar su fealdad se fue a vivir a un palacio. Increíble pero cierto, lo tuvieron que cremar, pues por asco los gusanos, no se lo querían tragar. Ordenó  que lo enterraran en el Hemiciclo a Juárez, a él no podían sepultarlo en unas tumbas vulgares. Él quería por testamento gobernar desde ultratumba, mientras acarreaba muertos, reinando en las catacumbas. ¡Cómo me pude morir, ya tan cerca de triunfar! ¡Como a Bonilla y Zaldívar ya me iban a prorrogar! ¿Ya ves Andrés? Te lo dije; le advierte Álvaro Obregón, Intentaste reelegirte, y te mató la ambición. Don Plutarco y Obregón  contemplan su funeral ¡Nunca habían mirado en bola a tantísimo animal! Se los dije en el Congreso, cuando te mató toral, MÉXICO NECESITABA VOLVERSE INSTITUCIONAL. Pero no me hicieron caso, le creyeron al mesías, tiraron a la basura cien años de profecías. LA OPOSICIÓN NO SE OPONE, PORQUE NADA MÁS OPINA CON SUS INDEFINICIONES, ELLA SOLITA SE EMPINA. ¡CACA, CACA, CALAVERA!, DE LA MUERTE NADIE ESCAPA, PUEDEN SER FIFÍS O CHAIROS, PERO A TODOS LOS ATRAPA. *LAS OPINIONES EXPRESADAS EN LOS ARTÍCULOS DE ESTA PÁGINA SON DE EXCLUSIVA RESPONSABILIDAD DE SUS AUTORES. DE NINGUNA MANERA REFLEJAN LA POSTURA EDITORIAL DE ESTE PORTAL." ["post_title"]=> string(11) "CACALAVERAS" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(11) "cacalaveras" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-02 13:18:47" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-02 18:18:47" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85257" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18014 (24) { ["ID"]=> int(85600) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-11 12:12:07" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-11 17:12:07" ["post_content"]=> string(10739) "“Uno nunca llega a entender realmente a otra persona hasta que consideran las cosas desde su punto de vista… hasta que se mete en su piel y camina con ella”. Harper Lee, “Matar a un ruiseñor”, Primera Edición, Estados Unidos, Harper Collins, 2015, Págs. 33. Confusión entre “perspectiva” y “punto de vista” Es fácil suponer que “punto de vista” y “perspectiva” son sinónimos, pero no lo son, cuando menos no para efectos de entender cómo construimos una verdad. Quizá un ejemplo ayude para aclarar la confusión: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra. (2) La tierra era caos y confusión y oscuridad por encima del abismo, y un viento de Dios aleteaba por encima de las aguas. (3) Dijo Dios: “Haya luz”, y hubo luz. (4) Vio Dios que la luz estaba bien, y apartó Dios la luz de la oscuridad; (5) y llamó Dios a la luz “día”, y a la oscuridad la llamó «noche». Y atardeció y amaneció: día primero1”. ¿Quién, y desde donde, narra el Génesis Bíblico? La posibilidad de que Dios mismo se haya sentado a escribir el relato, para luego hacérselo llegar a sus creyentes, suena bastante improbable. Suponemos entonces que estamos frente a una narración que retrata las visiones de algún profeta, que tienen lugar siglos después, cuando ya se hubiese desarrollado el lenguaje y la escritura. ¿Cómo y desde dónde podía mirar este profeta la creación de algo que aún no existía? ¿Cómo pudo ver y escuchar a Dios? ¿Cómo sabía que era Dios? ¿Por qué no lo describió? En resumen: ¿dónde estaba ubicado el observador para poder ver lo que vio y luego contárselo a sus contemporáneos? El profeta que relató el Génesis no tiene empacho, no sólo en asegurar que observó cómo Dios creó el mundo ante sus ojos, sino que es capaz de conocer también su subjetividad al dar cuenta de cómo Dios juzgó que “la luz estaba bien”.  En los relatos de ficción se utiliza con mucha frecuencia este mecanismo donde punto de vista y perspectiva se funden. El narrador omnisciente de una novela, al mismo tiempo que cuenta con total certeza desde la tercera persona lo que el personaje hace, es capaz de saber también lo que piensa y las motivaciones que lo llevaron realizar la acción narrada. Este fenómeno se rompe con el surgimiento de la posmodernidad que es capaz de distinguirlos y se observa con claridad en los medios audiovisuales, donde nosotros, como espectadores, por más que veamos actuar a un personaje desde distintos encuadres, no podamos saber lo que piensa a menos de que lo diga o sus acciones nos lo dejen saber. Es decir, que mientras leemos una novela escrita con la técnica del narrador omnisciente asumimos tanto el punto de vista como la perspectiva del personaje. Mientras que en el cine, conservando nuestra perspectiva de observadores –pues siempre permanecemos en nuestra butaca–, somos capaces de identificamos con el punto de vista del personaje, a cuya perspectiva no tenemos acceso a menos que él no haga saber lo que observa y siente ya sea con palabras o actos.  Enfoquémonos en el “punto de vista” Pensemos en un documental donde, tras una larga estancia en la sabana, el equipo de investigación ha podido documentar mediante el video y la fotografía las tácticas y estrategias que utiliza una manada de leones para cazar.    En este caso el programa entero está planteado desde la “perspectiva” de la cámara, que es la que registra lo que ocurre, sin embargo al mismo tiempo toda la estructura de la investigación está planteada desde el “punto de vista” del león: seguimos cada técnica, cada truco, cada movimiento y la forma en que acecha a las cebras desde la distancia. Pero es indispensable comprender que seguir los movimientos de una fiera no significa en modo alguno asumir su perspectiva. Meterse en la experiencia existencial de un león, cómo siente, qué detona sus reacciones, cómo vive los estímulos del entorno, en una palabra, asumir su “perspectiva”, es imposible para el ser humano y por eso, lo más que podemos conseguir es alinearnos con dicho felino sumiendo su “punto de vista”, centrándonos en las necesidades, características y modos de ser de la especie a investigar, sumado al conocimiento que a lo largo de los años hemos acumulado de esa especie.  Y aquí está la clave: podemos “imaginar” cómo vive su condición de león, pero siempre desde la perspectiva humana, que resulta imposible de abandonar. Podemos asumir distintos puntos de vista, pero no podemos cambiar la perspectiva que nos da la especie; es ella la que nos provee de las herramientas (capacidades sensoriales, cognitivas, intuitivas, biológicas, etc,) para experimentar e interpretar la realidad que nos rodea. Podemos deducir, reflexionar, suponer, empatizar, asumir lo que significa estar en la piel de un conejo, pero no podemos asumir esa perspectiva de ningún modo: por más que lo deseemos, no nos es posible encarnarnos en un conejo ni en ninguna otra cosa que no sea un ser humano.   Pensemos en un segundo ejemplo: un reportaje de prensa acerca de un asesinato. El periodista encargado hará una investigación de los hechos y los involucrados y una vez que tenga todas las piezas de la historia, construirá, desde su perspectiva como profesional del periodismo –equivalente a los zoólogos que observaron a los leones–, un relato completo y coherente de lo ocurrido. Si bien esa historia la hizo desde su perspectiva personal, la redacción y el enfoque estará centrado en los protagonistas de los hechos, y a la hora de redactar, asumirá deliberadamente el punto de vista de la víctima o del asesino o de las autoridades, o quizá saltará alternativamente de un punto de vista al otro. No puede meterse en la cabeza del asesino, pero si puede centrarse en ofrecer un contexto de quién es y de lo que lo llevó a hacer lo que hizo. Desde su perspectiva de informador profesional, construirá un relato centrado en el punto de vista del asesino –ya sea para justificarlo o para cargarlo de agravantes– pero poniéndolo a él y lo que logró averiguar del caso –y nunca a sí mismo– en el centro de la narración. El testimonio no se tratará de lo que el periodista pensó o sintió, sino de los hechos que ocurrieron y de los involucrados en ellos. Si lo trasladamos a las voces gramaticales, el Yo del periodista jamás aparecerá. Por el contrario, el relato estará articulado en tercera persona, donde un observador “objetivo” expone los hechos y conjeturas sostenidas en las pruebas objetivamente existentes. El periodista no hablará de sí mismo sino de lo que sucedió.  Cosa muy distinta hará su colega de la columna de opinión. En este segundo caso, el opinador tomará el reportaje del periodista y recorrerá el camino en sentido contrario: tomando como referencia el reportaje “objetivo”, contado desde el punto de vista de los protagonistas, hará una interpretación desde su propia perspectiva compartiendo su opinión, visión y comprensión de los hechos y testimonios. Como se puede intuir, ambas columnas serán radicalmente distintas.   Concluyamos con tres ejemplos literarios que ilustran las diferencias entre perspectiva y punto de vista. La primera obra de la que me gustaría hablar es A sangre fría de Truman Capote. En esta novela el autor nos cuenta, desde su perspetiva, pero desde una visión objetiva, poniendo como centro del relato los hechos efectivamente ocurridos, el cuádruple asesinato de una familia en un pueblo rural de los Estados Unidos por dos individuos posteriormente capturados y condenados a pena de muerte. Si bien Capote se centra en la psicología de los criminales e incluso se entrevista con ellos en distintas oportunidades privilegiando su punto de vista, busca recrear un relato objetivo de sus contextos y motivaciones.  En el segundo ejemplo John Fowles, en su novela El coleccionista cuenta la historia de un tipo que, obsesionado con una joven, la secuestra con la intención de que gracias a la convivencia termine por enamorarse de él. Aquí sí, en tanto que se trata de una ficción, el autor está habilitado para asumir la perspectiva y el punto de vista del secuestrador, Frederick Clegg.  El tercer ejemplo responde a un híbrido entre ambas posibilidades. Se trata de El adversario, del escritor francés Emmanuel Carrère, donde se cuenta la historia de Jean–Claude Romand, quien en 1993, ante la inminencia de que se descubriera que su vida entera era una mentira, decidió asesinar a su esposa, a sus dos hijos, a sus padres y hasta al perro. En la novela, al mismo tiempo que se relata objetivamente el caso judicial de Romand, que significó un escándalo en toda Francia, el autor relata también lo que ocurría en su vida mientras llevaba a cabo la investigación y escribía el libro. Al mismo tiempo que ponía en el centro del texto el punto de vista del asesino, relataba su propia experiencia desde la perspectiva personal y el grado de afectación que implicó para él involucrarse en contar esa historia.     Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir 1 Biblia de Jerusalén. Edición en letra grande, dirigida por Ubieta, José Ángel, España, Bilbao-Desclée de Brouwer, 1992, Pág. 21" ["post_title"]=> string(29) "El Punto de vista y la verdad" ["post_excerpt"]=> string(127) "El punto de vista y la perspectiva no son sinónimos. A continuación se expone y profundiza en sus distinciones y sinergias. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(29) "el-punto-de-vista-y-la-verdad" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-11 12:12:07" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-11 17:12:07" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85600" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(49) ["max_num_pages"]=> float(25) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "992eacbd9a6315ada7989dba4a3f750d" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

El Punto de vista y la verdad

El punto de vista y la perspectiva no son sinónimos. A continuación se expone y profundiza en sus distinciones y sinergias. 

noviembre 11, 2022

CACALAVERAS

¿Quién podrá ser ese muerto rodeado de zopilotes? ¿Será el dueño del Tren Maya, depredador de cenotes? Tras su fúnebre cortejo, sólo...

noviembre 2, 2022




Más de categoría
la 4T y la selección mexicana

Los fracasos del fin de semana: la 4T y la selección mexicana

La política y la Selección Mexicana: los vertederos de las ilusiones de los mexicanos.

noviembre 29, 2022
Marcha de AMLO

Marcha de AMLO

El dispendio de recursos para la marcha del domingo no pasó inadvertido.

noviembre 29, 2022
Buenos contra malos

Buenos contra malos

Como un gigantesco tablero de ajedrez, los mexicanos le hacemos el caldo gordo a un grupo reducido de personas...

noviembre 29, 2022
horario del bienestar

¡Preparémonos para los efectos del horario del bienestar!

Bienvenido sea el “horario de Dios” y preparémonos para administrar la abundancia y el bienestar que este cambio traerá...

noviembre 28, 2022