4T: AMOR A MEDIAS

El Gobierno de la 4T ha construido narrativas sobre resultados intangibles, autoelogios y autoevaluaciones distantes de la realidad social y económica en la que vive México. Asimismo, los mecanismos de transparencia y rendición de cuentas se han...

30 de diciembre, 2020

El Gobierno de la 4T ha construido narrativas sobre resultados intangibles, autoelogios y autoevaluaciones distantes de la realidad social y económica en la que vive México. Asimismo, los mecanismos de transparencia y rendición de cuentas se han suplido por la indiferencia y los otros datos. También el Gobierno de la 4T ha profesado amor al pueblo de México transmitiéndolo en el discurso como un sentimiento intenso de afecto, entrega, lealtad y moralidad, un amor que han procurado enraizar en una sociedad con carencias y agraviada desde hace décadas.

Sin embargo, el amor profesado al pueblo de México está distante de ser total y genuino y más bien tiene rasgos de ser un amor a medias debido a que no es reciproco, ya que la unilateralidad y el centralismo con el que se maneja el Gobierno de la 4T los aleja de una sociedad plural con diversas necesidades que confió por una transformación para mejorar su calidad de vida, pero, esa confianza y esperanza de cambio se han vuelto incertidumbre para millones de mexicanas y mexicanos que han visto perder su empleo, su negocio y su empresa en los últimos dos años, estableciendo un precedente de riesgo al patrimonio familiar y a la economía nacional. 

En este sentido, el desempleo y la caída de la economía que ya eran factores de alerta en los dos últimos sexenios, han visto la incapacidad del Gobierno de la 4T para mejorarlas, pues durante 2019 y en 2020 se han agravado debido a la pandemia de COVID19. Ello refleja un amor a medias hacia las micros, pequeñas y medianas empresas que han sido generadoras del 70% del empleo formal y del 52% del PIB en el país, pero, debido a la falta de certeza en la estrategia de apoyos fiscales y de rescate económico a nivel federal las Mipymes se encuentran en un estado crítico, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del INEGI, durante el tercer trimestre de 2020 este sector perdió más de 3 millones de empleos, lo que representa el 75% de los empleos perdidos en los meses de julio a septiembre. 

Datos referidos en el Estudio sobre la Demografía de los Negocios del INEGI recabada de septiembre a octubre, señalan que de las 4.9 millones de Mipymes reportadas en 2019, siguen abiertas en 2020 alrededor de 3.9 millones, por lo cual más de 1 millón, es decir el 20.8% han cerrado definitivamente a causa de la pandemia. En este sentido, la Encuesta sobre el Impacto Generado por COVID-19 el INEGI, refiere que el 94.1% de las empresas no recibieron apoyo. 

Otras cifras proporcionadas por el INEGI del mismo lapso de tiempo (tercer trimestre 2020) señalan que el desempleo ascendió a 2.8 millones de personas, que representa el 5.1% de la Población Económicamente Activa, es decir, alrededor de 622 mil desempleados más que en noviembre de 2019.  

Este difícil panorama que enfrentan las Mipymes está limitando la creación de empleos formales y alentando la informalidad laboral que representa el 54.2% de la Población Económicamente Activa, la cual es una opción para los desempleados que tendrán salarios raquíticos, sin opción a seguridad social y otras prestaciones sociales teniendo una expectativa poco favorable para el 2021, lo cual es un indicador de desigualdad social y pobreza laboral.




Al respecto, el asesor económico Luis Foncerrada de American Chamber México, refirió para el portal Expansión que nuestro país cerrará 2020 con “alrededor de 20 millones de personas sin empleo, no uno, 20 millones es la realidad del país, esto va a representar el 30% de gente que requiere un empleo, el 30% de la fuerza laboral potencial de México. Ésta es la realidad y la situación más dramática que tiene el país“1.

Lo anterior, se podría vincular a la proyección realizada por el Programa Universitario de Estudios de Desarrollo de la UNAM en el rubro de pobreza extrema en 2020 que sería de 16 millones de mexicanas y mexicanos en esta situación a causa de los estragos del COVID-19, es decir, el 12.30% del total de la población en México. 

Con respecto al PIB sigue sin crecer desde hace seis trimestres, por lo que el 2020 puede cerrar con otra contracción de 9 a 10%, de acuerdo a datos proporcionados por el Banco de México y la OCDE, respectivamente. 

En este sentido, la vulnerabilidad laboral y económica por la que atraviesa el país se conjuga con la desigualdad social, la pobreza y la marginación que son la puerta para que los índices de inseguridad se incrementen de manera alarmante. Un ejemplo son los homicidios dolosos que en dos años del actual gobierno: van 73 3822   homicidios, por lo que, si sigue la tendencia anual que promedia 35 mil muertes dolosas, podría superar las 135 1393 del sexenio anterior.

Consideraciones 

El ocaso del 2020 nos deja un México con incertidumbre, afligido, agotado, confundido  y reflexivo ante un año marcado por la pandemia de COVID-19 que ha adolecido de una estrategia sanitaria seria, eficaz y eficiente que contenga los contagios y las muertes por esta enfermedad que ha duplicado la cifra catastrófica de 60 mil decesos prospectada por el Gobierno de la 4T y que en los últimos días de diciembre podría rebasar los 125 mil fallecimientos. Esto marca una ruta lamentable a las 164 mil muertes por COVID-19 para abril de 2021 proyectado recientemente por la Universidad de Washington. 

Los resultados negativos en materia sanitaria, empleo, crecimiento económico y seguridad, no ha mostrado el amor que el Gobierno de la 4T le profesa al pueblo de México. Esto demuestra que ha sido un amor a medias que ha acentuado las brechas de desigualdad social, pobreza y marginación que le fueron heredadas por los sexenios pasados, pero los desaciertos en los últimos dos años han agravado la situación sanitaria, social, económica y de inseguridad del país.         

El amor a medias aleja al ciudadano y decepciona al electorado, porque la relación entre gobierno y sociedad se fractura cuando no hay resultados positivos; se fractura cuando no se promueve la unidad nacional, la convivencia social, la empatía y la solidaridad, y por el contrario se alienta la división y revanchismo político acompañado de una defensa simulada, discursiva y exacerbada de los intereses, la identidad y la dignidad del pueblo de México.

Si continúa el amor a medias, en 2021 millones de mexicanas y mexicanos desilusionados seguirán tomando distancia hacia un proyecto de la 4T que ha dejado una estela de inconformidad y está lejano de las expectativas que creó en 2018. 

1 https://expansion.mx/economia/2020/12/10/pobreza-deterioro-laboral-en-mexico-repunta-crisis

2 https://www.tresearch.mx/, La Guerra en números: Reporte Diario Homicidios Dolosos México, 28 diciembre 2020

3 Ibídem 

Comentarios
object(WP_Query)#18214 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(59585) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "17-04-2021" ["before"]=> string(10) "15-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(59585) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "17-04-2021" ["before"]=> string(10) "15-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18201 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18193 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18176 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "17-04-2021" ["before"]=> string(10) "15-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-04-17 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-05-15 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (59585) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18197 (24) { ["ID"]=> int(65058) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-05-07 08:26:57" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-05-07 13:26:57" ["post_content"]=> string(9964) "Solidaridad es la manera colectiva de ser empático. Estado Solidario es aquel que se preocupa por sus integrantes sin importar sus diferencias. Su función consiste en cerrar la brecha entre sus miembros, no con demagogia y polarización, sino con transparencia y políticas públicas equitativas, más allá de intereses personales e ideologías.  En naciones como México las diferencias entre ciudadanos son abismales en todos sentidos: manera de entender el mundo, costumbres, modos de vestir, platillos típicos, tradiciones y un largo etcétera. Pero las diferencias más significativas, las más dolorosas son aquellas que limitan las oportunidades, que privan de educación y salud, aquellas que lastran el desarrollo y la libertad del individuo. Son éstas últimas y no las primeras a las que un Estado Solidario debe dedicar sus esfuerzos para erradicarlas. Al convocar una participación activa del Estado, no es para asignarle tareas de intromisión en los ámbitos privados. Se sabe que en las ramas de la industria, el comercio y la producción, su papel consiste en dar certeza jurídica con leyes justas que fomenten la participación y competencia del capital privado como motor del desarrollo económico. Sin embargo, también sabemos por experiencia que esa competencia descarnada, ahonda aún más la desigualdad, y es ahí donde, a partir de proveer un conjunto de servicios básicos universales de calidad con la intención de que el piso de desarrollo para la población en general sea más igualitario, que el Estado Solidario del Siglo XXI encuentra su lugar.  Estamos en tiempos de cambio forzado y quizá, si actuamos con consciencia y sensatez, la coyuntura actual resulte apropiada para dar los primeros pasos en esa dirección. En principio de lo que se trata es justo de eso: de tener claro el rumbo al que queremos encaminarnos y que las instituciones que habrán de operar dicho cambio sean fortalecidas con las herramientas necesarias para ese tipo de Estado donde, más que el individuo que gobierna, lo que importa de verdad es la eficacia de los sistemas, los protocolos y la transparencia con que las instituciones del Estado habrán de operar para conseguir sus fines. No se trata de hacer un cambio de un día para otro, una transformación mágica por decreto, sino una renovación paulatina mediante un proceso donde uno de los primeros pasos tendría que incluir un “nuevo pacto” entre ambos integrantes de la dualidad indisociable Estado-contribuyente que tendría como propósito cimentar una confianza mutua, hoy inexistente. El Estado tendría que abonar a ella con transparencia, probidad y sensibilidad en el uso de los recursos públicos, y el contribuyente, puesto que sin recursos no hay Estado que pueda ser eficaz, con el pago oportuno y justo de sus responsabilidades fiscales. El objetivo primario es que la recaudación suba, pero de la mano con una mejora sustancial de los servicios públicos y programas sociales.  Al hablar de programas sociales no pienso en un Estado asistencial, porque, si bien este modelo institucional suele implementar planes de apoyo para los segmentos más desprotegidos, los recursos que otorga suelen estar enfocados en la supervivencia más que en el crecimiento y la creación de oportunidades. Esta manera de atender a los estratos más vulnerables mantiene el nivel de necesidad sin cambios sensibles en las oportunidades de desarrollo, en espera siempre de que sea el Estado quien subsane las carencias y con ello se fomenta una dependencia que, más que ciudadanos libres y pensantes, crea clientelas políticas que nutren los colores partidistas del gobierno de turno, en lugar de privilegiar la inversión pública que detone verdaderas oportunidades de desarrollo que abatan la pobreza y favorezcan la movilidad social. Por eso resulta preferible pensar en términos de un Estado Solidario.  La solidaridad es la manera colectiva de ser empático. Y desde esta perspectiva, un Estado Solidario es aquel que se preocupa genuinamente por sus miembros, sin importar el estrato social, su origen étnico, sus convicciones políticas, sus preferencias sexuales y demás particularidades que si bien le dan diversidad al conjunto, crean también focos de polaridad que se traducen en tensiones, discriminación y deterioro del tejido social.  El centro del esfuerzo en un Estado construido bajo los parámetros de la solidaridad es conseguir que toda esa diversidad encuentre suelo fértil para el desarrollo y la convivencia pacífica y empática. Mientras un Estado asistencialista provee, un Estado solidario retira los impedimentos para los que ciudadanos diseñen sus propios proyectos de vida, se planteen metas y las consigan.   Un Estado Solidario va más allá de ideologías o partidos políticos, porque está fundado y sostenido en las instituciones nacionales, creadas de forma paulatina y progresiva por todas las fuerzas políticas, a partir de las experiencias del pasado, las divergencias, los acuerdos –no siempre fáciles de alcanzar– y los nuevos contextos y realidades nacionales que emergen de los propios cambios sociales y de la influencia de un mundo cada vez más global e interdependiente, en vez de subordinarse a los designios volubles, interesados y transitorios del gobierno de turno.  Este Estado Solidario, mediante el cobro de impuestos progresivos, no sólo fomenta y facilita seguridad, certeza jurídica y condiciones apropiadas para la competencia leal en el caso de la iniciativa privada, sino también financia bienes y servicios básicos, como una educación de calidad, una vivienda digna y una salud universal que permitan que aquellos que habitan los segmentos menos favorecidos encuentren avenidas de desarrollo y movilidad social. Se trata de cerrar las brechas entre unos segmentos de la población y otra, no con demagogia, sino con hechos, con acciones, con políticas públicas concretas y equitativas.  En una democracia cada formación política tiene su manera específica de manifestar esa “solidaridad”, esa será parte de la labor del ciudadano: decantarse por aquella que resulte más acorde con sus convicciones, ideología y manera de entender el mundo, pero el propósito del Estado en su conjunto tendría que ser la de generar las condiciones para el desarrollo pleno de sus habitantes –en temas tan diversos como salud, vivienda, realización profesional, productividad– sin importar la filiación política del gobierno de turno. Las instituciones nacionales siempre tendrían que estar por encima de cualquier “estilo personal de gobernar”.   Plantearse un Estado Solidario como solución de futuro es alentador porque los recursos invertidos en él serán recompensados con creces en el mediano y largo plazo. No hay mayor valor, mayor activo en una nación que su gente y por ello no existe mejor inversión que facilitar la formación y emergencia de mejores ciudadanos. Si la población de un país está más sana, mejor alimentada, acostumbrada a condiciones de vida dignas, y con mejores perspectivas de desarrollo y crecimiento para el futuro, estará más motivada en sus ámbitos de trabajo, será más productiva y podrá tener un mejor desempeño en los profesional y lo personal. Además, será naturalmente más crítica, fijará la vista más alto a la hora de escoger líderes y será más exigente con sus instituciones, lo que favorecerá para perfeccionarlas.  Lo cierto es que la solidaridad es una carretera de doble vía: exige asumir responsabilidades. Por alguna causa tanto individuos comprometidos con su comunidad como organismos de la sociedad civil centran su lucha en la obtención de derechos. En países con atrasos tan profundos como México, esto se entiende hasta cierto punto, sin embargo es indispensable entender y aceptar que con cada derecho que se adquiere va aparejada una responsabilidad. Si bien el Estado Solidario tendría que centrarse en fomentar el desarrollo y la libertad del individuo y las estructuras colectivas, también los individuos y las colectividades, tendríamos que asumir nuestra responsabilidad en todos los ámbitos, tendríamos que colaborar activamente para construir y fortalecer ese sistema solidario del que el Estado sería garante.  La Era Covid es un tiempo de maduración, un tiempo en que las sociedades humanas debemos pasar de la adolescencia caprichosa y dependiente de que “papá gobierno” nos provea –quien por su parte disfruta de tratarnos con condescendencia infantil–, a una condición de “humanidad adulta y solidaria” donde, tanto individuos como colectivos exigimos enérgicamente nuestros derechos a partir de cumplir con nuestras responsabilidades y obligaciones en todos los ámbitos –ecológico, fiscal, cívico, profesional, familiar, etc–, permitiendo así que el sistema total funcione y se fortalezca.      Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir  " ["post_title"]=> string(47) "Era Covid: El nacimiento de un Estado Solidario" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(46) "era-covid-el-nacimiento-de-un-estado-solidario" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-05-07 08:26:57" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-05-07 13:26:57" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=65058" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18085 (24) { ["ID"]=> int(65000) ["post_author"]=> string(2) "39" ["post_date"]=> string(19) "2021-05-06 13:33:50" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-05-06 18:33:50" ["post_content"]=> string(3726) "Después de la catástrofe de los vagones de la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México, que ha dejado 25 fallecidos y 79 heridos, es innegable el malestar e inconformidad por la permanencia de Florencia Serranía Soto, actual Titular del Sistema de Transporte Colectivo Metro. Formación académica Serranía es Ingeniera Mecánica por la Universidad Nacional Autónoma de México, tiene un posgrado y un doctorado en el área de Ciencias Materiales. Cargos Directora General de Servicios Eléctricos del Distrito Federal y de ahí ocupa actualmente la titularidad del Sistema de Transporte Colectivo Metro. Catástrofes A Florencia Serranía, aparte de la catástrofe ocurrida el lunes pasado, se le suma en su administración el problema del incendio registrado en el interior del Centro de Control del Metro de la Ciudad de México que inmovilizó las líneas 1, 2 y 3 en el mes de enero, entre otros incidentes. Presupuesto El presupuesto anual del Metro había registrado incrementos constantes pero “insuficientes”  hasta 2018. En 2015 la partida presupuestaria fue de 15 100 millones de pesos; la cantidad llegó a 17 600 millones en 2018.  En 2019, en el gobierno de Sheinbaum, el Congreso de la Ciudad de México aprobó para el Sistema de Transporte Colectivo un presupuesto general de 15 600 millones de pesos, esto es, 2 mil millones de pesos menos. En 2020  se le asignó una partida presupuestaria igual al del año 2019, considerando la necesidad de la transferencia de fondos extraordinarios para la atención de la pandemia. Florencia Serranía, planificó su uso para renovar el sistema eléctrico de las líneas 1, 2 y 3, y para la compra de nuevos vagones para la Línea número 1. Para 2021, se  le otorgó un presupuesto general de 15 mil millones de pesos, es decir, 600 millones de pesos menos que 2020. Las fotos que circulan en las redes sociales y videos en los diferentes canales de televisión ponen más que en evidencia las deficiencias y falta de mantenimiento: corrupción, negligencia, transparencia. Es más que evidente. No hace falta conocer un resultado de algún dictamen –con lo cual no quiero decir que no sea importante– para darnos cuenta del abandono y la falta de responsabilidad de las autoridades. Entre los nombres y apellidos que destacan se encuentran, al momento de la desgracia: Florencia Serranía; Claudia Sheinbaum; los participantes en el momento de la creación e inauguración de la Línea 12 del Metro: Marcelo Ebrard, ex jefe de Gobierno; Mario Delgado, exsecretario de Finanzas del D.F.; Francisco Bojorquez, exdirector de STC; a la lista hay que añadir nombres de la administración de Miguel Ángel Mancera: Joel Ortega, Jorge Gavino, entre otros.  Como dijo Juan Gabriel “lo que se ve no se juzga”. Contacto:  @Dra_AngelicaMG [email protected] www.facebook.com/angelica.murillo.5496 https://www.facebook.com/RIEHMTY IG dra.angelicamg www.ruizhealytimes.com  " ["post_title"]=> string(37) "¿Quién es Florencia Serranía Soto?" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(32) "quien-es-florencia-serrania-soto" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-05-06 13:36:44" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-05-06 18:36:44" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=65000" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18197 (24) { ["ID"]=> int(65058) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-05-07 08:26:57" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-05-07 13:26:57" ["post_content"]=> string(9964) "Solidaridad es la manera colectiva de ser empático. Estado Solidario es aquel que se preocupa por sus integrantes sin importar sus diferencias. Su función consiste en cerrar la brecha entre sus miembros, no con demagogia y polarización, sino con transparencia y políticas públicas equitativas, más allá de intereses personales e ideologías.  En naciones como México las diferencias entre ciudadanos son abismales en todos sentidos: manera de entender el mundo, costumbres, modos de vestir, platillos típicos, tradiciones y un largo etcétera. Pero las diferencias más significativas, las más dolorosas son aquellas que limitan las oportunidades, que privan de educación y salud, aquellas que lastran el desarrollo y la libertad del individuo. Son éstas últimas y no las primeras a las que un Estado Solidario debe dedicar sus esfuerzos para erradicarlas. Al convocar una participación activa del Estado, no es para asignarle tareas de intromisión en los ámbitos privados. Se sabe que en las ramas de la industria, el comercio y la producción, su papel consiste en dar certeza jurídica con leyes justas que fomenten la participación y competencia del capital privado como motor del desarrollo económico. Sin embargo, también sabemos por experiencia que esa competencia descarnada, ahonda aún más la desigualdad, y es ahí donde, a partir de proveer un conjunto de servicios básicos universales de calidad con la intención de que el piso de desarrollo para la población en general sea más igualitario, que el Estado Solidario del Siglo XXI encuentra su lugar.  Estamos en tiempos de cambio forzado y quizá, si actuamos con consciencia y sensatez, la coyuntura actual resulte apropiada para dar los primeros pasos en esa dirección. En principio de lo que se trata es justo de eso: de tener claro el rumbo al que queremos encaminarnos y que las instituciones que habrán de operar dicho cambio sean fortalecidas con las herramientas necesarias para ese tipo de Estado donde, más que el individuo que gobierna, lo que importa de verdad es la eficacia de los sistemas, los protocolos y la transparencia con que las instituciones del Estado habrán de operar para conseguir sus fines. No se trata de hacer un cambio de un día para otro, una transformación mágica por decreto, sino una renovación paulatina mediante un proceso donde uno de los primeros pasos tendría que incluir un “nuevo pacto” entre ambos integrantes de la dualidad indisociable Estado-contribuyente que tendría como propósito cimentar una confianza mutua, hoy inexistente. El Estado tendría que abonar a ella con transparencia, probidad y sensibilidad en el uso de los recursos públicos, y el contribuyente, puesto que sin recursos no hay Estado que pueda ser eficaz, con el pago oportuno y justo de sus responsabilidades fiscales. El objetivo primario es que la recaudación suba, pero de la mano con una mejora sustancial de los servicios públicos y programas sociales.  Al hablar de programas sociales no pienso en un Estado asistencial, porque, si bien este modelo institucional suele implementar planes de apoyo para los segmentos más desprotegidos, los recursos que otorga suelen estar enfocados en la supervivencia más que en el crecimiento y la creación de oportunidades. Esta manera de atender a los estratos más vulnerables mantiene el nivel de necesidad sin cambios sensibles en las oportunidades de desarrollo, en espera siempre de que sea el Estado quien subsane las carencias y con ello se fomenta una dependencia que, más que ciudadanos libres y pensantes, crea clientelas políticas que nutren los colores partidistas del gobierno de turno, en lugar de privilegiar la inversión pública que detone verdaderas oportunidades de desarrollo que abatan la pobreza y favorezcan la movilidad social. Por eso resulta preferible pensar en términos de un Estado Solidario.  La solidaridad es la manera colectiva de ser empático. Y desde esta perspectiva, un Estado Solidario es aquel que se preocupa genuinamente por sus miembros, sin importar el estrato social, su origen étnico, sus convicciones políticas, sus preferencias sexuales y demás particularidades que si bien le dan diversidad al conjunto, crean también focos de polaridad que se traducen en tensiones, discriminación y deterioro del tejido social.  El centro del esfuerzo en un Estado construido bajo los parámetros de la solidaridad es conseguir que toda esa diversidad encuentre suelo fértil para el desarrollo y la convivencia pacífica y empática. Mientras un Estado asistencialista provee, un Estado solidario retira los impedimentos para los que ciudadanos diseñen sus propios proyectos de vida, se planteen metas y las consigan.   Un Estado Solidario va más allá de ideologías o partidos políticos, porque está fundado y sostenido en las instituciones nacionales, creadas de forma paulatina y progresiva por todas las fuerzas políticas, a partir de las experiencias del pasado, las divergencias, los acuerdos –no siempre fáciles de alcanzar– y los nuevos contextos y realidades nacionales que emergen de los propios cambios sociales y de la influencia de un mundo cada vez más global e interdependiente, en vez de subordinarse a los designios volubles, interesados y transitorios del gobierno de turno.  Este Estado Solidario, mediante el cobro de impuestos progresivos, no sólo fomenta y facilita seguridad, certeza jurídica y condiciones apropiadas para la competencia leal en el caso de la iniciativa privada, sino también financia bienes y servicios básicos, como una educación de calidad, una vivienda digna y una salud universal que permitan que aquellos que habitan los segmentos menos favorecidos encuentren avenidas de desarrollo y movilidad social. Se trata de cerrar las brechas entre unos segmentos de la población y otra, no con demagogia, sino con hechos, con acciones, con políticas públicas concretas y equitativas.  En una democracia cada formación política tiene su manera específica de manifestar esa “solidaridad”, esa será parte de la labor del ciudadano: decantarse por aquella que resulte más acorde con sus convicciones, ideología y manera de entender el mundo, pero el propósito del Estado en su conjunto tendría que ser la de generar las condiciones para el desarrollo pleno de sus habitantes –en temas tan diversos como salud, vivienda, realización profesional, productividad– sin importar la filiación política del gobierno de turno. Las instituciones nacionales siempre tendrían que estar por encima de cualquier “estilo personal de gobernar”.   Plantearse un Estado Solidario como solución de futuro es alentador porque los recursos invertidos en él serán recompensados con creces en el mediano y largo plazo. No hay mayor valor, mayor activo en una nación que su gente y por ello no existe mejor inversión que facilitar la formación y emergencia de mejores ciudadanos. Si la población de un país está más sana, mejor alimentada, acostumbrada a condiciones de vida dignas, y con mejores perspectivas de desarrollo y crecimiento para el futuro, estará más motivada en sus ámbitos de trabajo, será más productiva y podrá tener un mejor desempeño en los profesional y lo personal. Además, será naturalmente más crítica, fijará la vista más alto a la hora de escoger líderes y será más exigente con sus instituciones, lo que favorecerá para perfeccionarlas.  Lo cierto es que la solidaridad es una carretera de doble vía: exige asumir responsabilidades. Por alguna causa tanto individuos comprometidos con su comunidad como organismos de la sociedad civil centran su lucha en la obtención de derechos. En países con atrasos tan profundos como México, esto se entiende hasta cierto punto, sin embargo es indispensable entender y aceptar que con cada derecho que se adquiere va aparejada una responsabilidad. Si bien el Estado Solidario tendría que centrarse en fomentar el desarrollo y la libertad del individuo y las estructuras colectivas, también los individuos y las colectividades, tendríamos que asumir nuestra responsabilidad en todos los ámbitos, tendríamos que colaborar activamente para construir y fortalecer ese sistema solidario del que el Estado sería garante.  La Era Covid es un tiempo de maduración, un tiempo en que las sociedades humanas debemos pasar de la adolescencia caprichosa y dependiente de que “papá gobierno” nos provea –quien por su parte disfruta de tratarnos con condescendencia infantil–, a una condición de “humanidad adulta y solidaria” donde, tanto individuos como colectivos exigimos enérgicamente nuestros derechos a partir de cumplir con nuestras responsabilidades y obligaciones en todos los ámbitos –ecológico, fiscal, cívico, profesional, familiar, etc–, permitiendo así que el sistema total funcione y se fortalezca.      Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir  " ["post_title"]=> string(47) "Era Covid: El nacimiento de un Estado Solidario" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(46) "era-covid-el-nacimiento-de-un-estado-solidario" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-05-07 08:26:57" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-05-07 13:26:57" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=65058" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(39) ["max_num_pages"]=> float(20) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "cb116c83ff52f68184ceb92069e5cf30" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Era Covid: El nacimiento de un Estado Solidario

Solidaridad es la manera colectiva de ser empático. Estado Solidario es aquel que se preocupa por sus integrantes sin importar sus diferencias....

mayo 7, 2021

¿Quién es Florencia Serranía Soto?

Después de la catástrofe de los vagones de la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México, que ha dejado 25...

mayo 6, 2021




Más de categoría

Las vacunas anticovid en el embarazo

El Grupo Técnico Asesor de Vacunación e Inmunización recomendó aplicar vacunas contra Covid-19 a embarazadas. Se basa en la...

mayo 14, 2021

El Gremio Hípico del Hipódromo empieza a Despertar…

Cansados, humillados, desunidos, desfavorecidos y sin saber adónde voltear, al ver cómo las carreras de caballos se fueron deformando...

mayo 13, 2021
Censo de Población y Vivienda 2020

La otra transformación

México se acerca cada vez más a ser un país mayoritariamente de población soltera. De acuerdo con cifras del...

mayo 13, 2021

Sin pudor y con todo el poder presidencial para ganar elecciones, AMLO no se detiene 

Sin ocultarlo ni mantener el bajo perfil que requiere la Ley Electoral a los funcionarios públicos, el presidente Andrés...

mayo 13, 2021