4T: AMOR A MEDIAS

El Gobierno de la 4T ha construido narrativas sobre resultados intangibles, autoelogios y autoevaluaciones distantes de la realidad social y económica en la que vive México. Asimismo, los mecanismos de transparencia y rendición de cuentas se han...

30 de diciembre, 2020

El Gobierno de la 4T ha construido narrativas sobre resultados intangibles, autoelogios y autoevaluaciones distantes de la realidad social y económica en la que vive México. Asimismo, los mecanismos de transparencia y rendición de cuentas se han suplido por la indiferencia y los otros datos. También el Gobierno de la 4T ha profesado amor al pueblo de México transmitiéndolo en el discurso como un sentimiento intenso de afecto, entrega, lealtad y moralidad, un amor que han procurado enraizar en una sociedad con carencias y agraviada desde hace décadas.

Sin embargo, el amor profesado al pueblo de México está distante de ser total y genuino y más bien tiene rasgos de ser un amor a medias debido a que no es reciproco, ya que la unilateralidad y el centralismo con el que se maneja el Gobierno de la 4T los aleja de una sociedad plural con diversas necesidades que confió por una transformación para mejorar su calidad de vida, pero, esa confianza y esperanza de cambio se han vuelto incertidumbre para millones de mexicanas y mexicanos que han visto perder su empleo, su negocio y su empresa en los últimos dos años, estableciendo un precedente de riesgo al patrimonio familiar y a la economía nacional. 

En este sentido, el desempleo y la caída de la economía que ya eran factores de alerta en los dos últimos sexenios, han visto la incapacidad del Gobierno de la 4T para mejorarlas, pues durante 2019 y en 2020 se han agravado debido a la pandemia de COVID19. Ello refleja un amor a medias hacia las micros, pequeñas y medianas empresas que han sido generadoras del 70% del empleo formal y del 52% del PIB en el país, pero, debido a la falta de certeza en la estrategia de apoyos fiscales y de rescate económico a nivel federal las Mipymes se encuentran en un estado crítico, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del INEGI, durante el tercer trimestre de 2020 este sector perdió más de 3 millones de empleos, lo que representa el 75% de los empleos perdidos en los meses de julio a septiembre. 

Datos referidos en el Estudio sobre la Demografía de los Negocios del INEGI recabada de septiembre a octubre, señalan que de las 4.9 millones de Mipymes reportadas en 2019, siguen abiertas en 2020 alrededor de 3.9 millones, por lo cual más de 1 millón, es decir el 20.8% han cerrado definitivamente a causa de la pandemia. En este sentido, la Encuesta sobre el Impacto Generado por COVID-19 el INEGI, refiere que el 94.1% de las empresas no recibieron apoyo. 

Otras cifras proporcionadas por el INEGI del mismo lapso de tiempo (tercer trimestre 2020) señalan que el desempleo ascendió a 2.8 millones de personas, que representa el 5.1% de la Población Económicamente Activa, es decir, alrededor de 622 mil desempleados más que en noviembre de 2019.  

Este difícil panorama que enfrentan las Mipymes está limitando la creación de empleos formales y alentando la informalidad laboral que representa el 54.2% de la Población Económicamente Activa, la cual es una opción para los desempleados que tendrán salarios raquíticos, sin opción a seguridad social y otras prestaciones sociales teniendo una expectativa poco favorable para el 2021, lo cual es un indicador de desigualdad social y pobreza laboral.




Al respecto, el asesor económico Luis Foncerrada de American Chamber México, refirió para el portal Expansión que nuestro país cerrará 2020 con “alrededor de 20 millones de personas sin empleo, no uno, 20 millones es la realidad del país, esto va a representar el 30% de gente que requiere un empleo, el 30% de la fuerza laboral potencial de México. Ésta es la realidad y la situación más dramática que tiene el país“1.

Lo anterior, se podría vincular a la proyección realizada por el Programa Universitario de Estudios de Desarrollo de la UNAM en el rubro de pobreza extrema en 2020 que sería de 16 millones de mexicanas y mexicanos en esta situación a causa de los estragos del COVID-19, es decir, el 12.30% del total de la población en México. 

Con respecto al PIB sigue sin crecer desde hace seis trimestres, por lo que el 2020 puede cerrar con otra contracción de 9 a 10%, de acuerdo a datos proporcionados por el Banco de México y la OCDE, respectivamente. 

En este sentido, la vulnerabilidad laboral y económica por la que atraviesa el país se conjuga con la desigualdad social, la pobreza y la marginación que son la puerta para que los índices de inseguridad se incrementen de manera alarmante. Un ejemplo son los homicidios dolosos que en dos años del actual gobierno: van 73 3822   homicidios, por lo que, si sigue la tendencia anual que promedia 35 mil muertes dolosas, podría superar las 135 1393 del sexenio anterior.

Consideraciones 

El ocaso del 2020 nos deja un México con incertidumbre, afligido, agotado, confundido  y reflexivo ante un año marcado por la pandemia de COVID-19 que ha adolecido de una estrategia sanitaria seria, eficaz y eficiente que contenga los contagios y las muertes por esta enfermedad que ha duplicado la cifra catastrófica de 60 mil decesos prospectada por el Gobierno de la 4T y que en los últimos días de diciembre podría rebasar los 125 mil fallecimientos. Esto marca una ruta lamentable a las 164 mil muertes por COVID-19 para abril de 2021 proyectado recientemente por la Universidad de Washington. 

Los resultados negativos en materia sanitaria, empleo, crecimiento económico y seguridad, no ha mostrado el amor que el Gobierno de la 4T le profesa al pueblo de México. Esto demuestra que ha sido un amor a medias que ha acentuado las brechas de desigualdad social, pobreza y marginación que le fueron heredadas por los sexenios pasados, pero los desaciertos en los últimos dos años han agravado la situación sanitaria, social, económica y de inseguridad del país.         

El amor a medias aleja al ciudadano y decepciona al electorado, porque la relación entre gobierno y sociedad se fractura cuando no hay resultados positivos; se fractura cuando no se promueve la unidad nacional, la convivencia social, la empatía y la solidaridad, y por el contrario se alienta la división y revanchismo político acompañado de una defensa simulada, discursiva y exacerbada de los intereses, la identidad y la dignidad del pueblo de México.

Si continúa el amor a medias, en 2021 millones de mexicanas y mexicanos desilusionados seguirán tomando distancia hacia un proyecto de la 4T que ha dejado una estela de inconformidad y está lejano de las expectativas que creó en 2018. 

1 https://expansion.mx/economia/2020/12/10/pobreza-deterioro-laboral-en-mexico-repunta-crisis

2 https://www.tresearch.mx/, La Guerra en números: Reporte Diario Homicidios Dolosos México, 28 diciembre 2020

3 Ibídem 

Comentarios

El Oxígeno… Vital para la Vida

La actual pandemia, como todas las catástrofes que cada cierto tiempo enfrenta la humanidad (terremotos, maremotos, violentas erupciones, hasta el eventual choque...

enero 28, 2021

Cuarto de Crisis | Símbolos y signos

El medio es el mensaje, dijo el filósofo Marshall McLuhan.  El saludo con los brazos abiertos de Richard Nixon, las camisas blancas...

febrero 1, 2021




Más de categoría

OTRO GRAN ATRACO A PEMEX

A mediados del sexenio de José López Portillo viajé con frecuencia a Nuevo Laredo (Tamaulipas). Estaba investigando, con el...

febrero 25, 2021

De Frente Y Claro | La gran corrupción de la 4t

La promesa con que López engatusó a 30 millones de ilusos para que votaran por él, fue a través...

febrero 25, 2021

Cambiar de pellejo, no de especie 

¡Vivir en México es lo peor! / Nuestro gobierno está muy mal. Estos son los primeros versos de la...

febrero 25, 2021

La Auditoría, Codere y los Caballos Pura Sangre

Después de que el 18 de diciembre del año pasado la autoridad sanitaria de la Ciudad de México colocara...

febrero 24, 2021