La vida en 2116

Siempre resulta apasionante la posibilidad de conocer el futuro, y una forma de hacerlo es tener en cuenta que aquello que hacemos hoy será determinante...

19 de julio, 2016

Siempre resulta apasionante la posibilidad de conocer el futuro, y una forma de hacerlo es tener en cuenta que aquello que hacemos hoy será determinante para el porvenir.

Hay dos maneras de enfrentar el estudio de lo próximo: la futurología o la prospectiva. La primera resulta de efectuar un ejercicio basado en los últimos descubrimientos científicos y tecnológicos en los diversos campos, y extrapolarlos hacia los años venideros. Es, en suma, una mezcla de ciencia e imaginación. La prospectiva, a su vez, parte de una base más interdisciplinaria en la medida en que suma los conocimientos de diferentes expertos; y una vez reconocidas ciertas tendencias busca discernir cuáles pueden ser las nuevas ideas, a fin de desarrollar todas sus posibilidades.

La vida en 2116

Este ejercicio de intentar saber lo que viene ha motivado tantas obras de ficción como estudios e investigaciones serias. Tal es el caso del informe Smart Things Future Living Report, elaborado por expertos de la británica Universidad de Westminster y financiado por la empresa Samsung, el cual presenta varias predicciones acerca de cómo será la vida dentro de cien años, es decir allá por 2116.

He aquí una ventana de lo que, de acuerdo con los expertos ingleses, posiblemente suceda en esa época:

  • Nuevas edificaciones y bajo el agua. Frente al triunfo de las ciudades, que presionarán el espacio disponible, se extenderá la construcción de edificios y se crearán comunidades bajo el agua. Ello será posible gracias a los avances de la tecnología constructiva, que empleará nanotubos de carbono de cemento, mismos que son más resistentes que cualquier material creado hasta ahora. Algunas de construcciones podrían alcanzar hasta 25 niveles bajo la tierra.

Los avances logrados en materia de captación de energía solar permitirán utilizarla para darle vida a estas áreas subacuáticas, proporcionando electricidad suficiente para desalinizar el agua, así como para separar el hidrógeno (a fin de ser usado como combustible) y el oxígeno que hará respirables los nuevos espacios. También se utilizará la fuerza de las corrientes marinas como fuente alternativa de energía.




  • Transhumanismo. Los significativos avances registrados en el terreno de la nanotecnología, biotecnología, ciencia molecular y computación están produciendo un nuevo fenómeno, consistente en favorecer la fusión física de elementos naturales y artificiales, lo que virtualmente eliminará las diferencias entre ambos. En este rubro se inscribirán las nuevas prótesis integradas al sistema nervioso humano, el uso de dispositivos para guardar recursos en mecanismos externos, y la posibilidad de controlar máquinas y aparatos diversos de manera telepática.
  • Comida elaborada en impresiones 3D. Así como hoy tenemos la posibilidad de crear piezas industriales, órganos o casas por medio de la impresión en tercera dimensión, en cien años diferentes dispositivos de este tipo van a reemplazar a los cocineros y chefs. Podremos, pues, descargar recetas, agregar los ingredientes respectivos a nuestra impresora 3D y crear platillos únicos y exquisitos.
  • Hologramas para proveer servicios. Para suplir el desplazamiento de las personas y potencializar a los especialistas y proveedores de servicios, se crearán hologramas más amigables para la comunicación. Un holograma, entonces, nos podrá atender con un servicio médico, una asesoría legal o una reunión de trabajo. La experiencia será similar a la de ¨cara a cara¨ que actualmente disfrutamos.

Asimismo, será posible acceder de manera automática a la información necesaria contenida en expedientes médicos o legales, o a los conocimientos y presentaciones de las empresas.

  • Drones para todo. Las contantes mejoras en la tecnología asociada a los drones, permitirá que podamos utilizar a éstos para transportar automáticamente todo tipo de mercancías. Los drones del futuro podrán transportar casi todo: desde personas hasta módulos habitacionales o viviendas o enteras.

Conclusiones

  • La próxima centuria estará más impactada por la tecnología, particularmente por lo que se denomina Internet de las Cosas, capaz de conectar prácticamente todo a un solo sistema que permitirá la automatización, la inteligencia y el uso total de las capacidades acumuladas.
  • Pero ese futuro que se avizora puede empezar a visualizarse hoy mismo, dato que conviene tener en mente a la hora de trabajar aquí y ahora, y que ayudará sin duda a incrementar nuestros índices de competitividad.
Comentarios

Siempre resulta apasionante la posibilidad de conocer el futuro, y una forma de hacerlo es tener en cuenta que aquello que hacemos...

enero 1, 1970

Siempre resulta apasionante la posibilidad de conocer el futuro, y una forma de hacerlo es tener en cuenta que aquello que hacemos...

enero 1, 1970




Más de categoría

Vigilancia digital, en el centro de la guerra tecnológica EEUU-China

Las redes sociales se han convertido en el nuevo espacio de interacción social del siglo XXI. Actualmente, uno de...

julio 23, 2020

Alertas para un mundo complejo y conectado

Hoy en día vivimos una dicotomía de mundos: el mundo real y el virtual . Este último cada día...

julio 15, 2020

La reinvención del deporte profesional

Los daños que ha causado la covid-19 a la salud y a la economía son todavía incuantificables. Todos los...

julio 8, 2020

¿Y si no hay vacuna?

Covid-19 se ha convertido en muy poco tiempo en una de las enfermedades más devastadoras en la historia de...

julio 1, 2020