Y ahora qué pasará con PEMEX

La caída de los precios del petróleo representará un gran obstáculo al ya cuestionado programa de rescate de PEMEX, el cual ya se come la...

13 de marzo, 2020

La caída de los precios del petróleo representará un gran obstáculo al ya cuestionado programa de rescate de PEMEX, el cual ya se come la mitad del presupuesto total de 2020, y es la principal causa de los recortes presupuestales a la mayoría de las áreas del gobierno. Pero la nueva realidad significa que algunos campos de PEMEX perderán dinero por cada barril de petróleo que extraigan, lo cual, si tuviéramos otro presidente que no se llamara López Obrador, nos estaríamos preguntando si rescatar o no a PEMEX, pero como sabemos que esa no es una opción, la pregunta ahora es qué pasara con la empresa petrolera más endeudada y más improductiva del mundo.

Los principales críticos del rescate a la empresa petrolera comentan que no es buena idea poner en jaque la estabilidad macroeconómica del país por rescatar a PEMEX; que la economía mexicana no debe petrolizarse otra vez; que el plan de rescate parte de un mal diagnóstico, entre muchas otras razones por las que el gobierno no debe rescatar a PEMEX.

Ante todo esto me pregunto: ¿acaso México tiene otra opción? El único accionista de PEMEX es el gobierno mexicano. La deuda de la petrolera asciende a 105 mil millones de dólares, los cuales están respaldados por el gobierno mexicano, y si tomamos en cuenta que la deuda de PEMEX equivale al 23% de la deuda pública de México, entonces si PEMEX quiebra, la deuda del país se incrementará inmediatamente un 23%, lo que tendrá un severo impacto en las calificaciones crediticias y terminará exponiendo nuestra estabilidad macroeconómica.

Si bien la situación económica de PEMEX es un problema heredado, pues su deuda pasó de 59 mil 600 millones en 2012 a 105 mil 800 millones de dólares en 2018, el rescate planteado por el presidente López Obrador responde más a una ideología que ve a PEMEX como el motor de la economía del país, como ocurrió en los años 70. El rescate de la empresa solo contempla inyecciones de capital y reducción de la carga fiscal, pero no plantea un plan para reducir los elevados costos de operación de PEMEX.

Pareciera increíble que el mismo gobierno que implementó lo que denomina “austeridad republicana” (la cual ha consistido en reducir el tamaño del gobierno, mediante recortes presupuestales y despidos de personal a tal grado que afectó la operatividad de varias áreas, algunas tan importantes como la salud y suprimió el crecimiento económico del país), apenas haya tocado al sindicato de PEMEX y su excesiva plantilla laboral, a pesar que sus costos representan el principal riesgo a las finanzas de todo el país.

Por desgracia, el gobierno mexicano está obligado a rescatar a PEMEX, simplemente es muy grande para caer, pero eso no significa que no pueda reducirse. La empresa fue el monopolio energético del país durante demasiado tiempo e interviene en casi todas las áreas del sector energético. Es momento de que simplemente el gobierno se deshaga de aquellas áreas de PEMEX que no son rentables, en las cuales ya no es competitivo o en aquellas donde se requiera abrir el mercado a la competencia.




Según los planes del gobierno del presidente López Obrador, se destinará la mitad del presupuesto de inversión para rescatar las finanzas de una empresa ineficiente y demasiado grande para caer, pero sin tocar a sus líderes sindicales y su sobrepoblada plantilla laboral. Por lo anterior, la caída de los precios del petróleo debería de ser el golpe de realidad que obligue al gobierno a restructurar PEMEX por completo y no solo sus finanzas, y ahora sí realizar los tan necesarios recortes de personal tal y como lo han hecho en tantas áreas y dependencias del gobierno.

 

Comentarios

La caída de los precios del petróleo representará un gran obstáculo al ya cuestionado programa de rescate de PEMEX, el cual ya...

enero 1, 1970

La caída de los precios del petróleo representará un gran obstáculo al ya cuestionado programa de rescate de PEMEX, el cual ya...

enero 1, 1970




Más de categoría

Otra vez las Afores en medio de la polarización

El comentario del presidente sobre que se revisará el sistema de Afores una vez que termine la pandemia, ha...

junio 5, 2020

¿Por qué el proyecto económico de la 4T no puede generar desarrollo económico?

Al contrario de lo esperado por el presidente López Obrador y los miembros de la 4T, en el año...

mayo 29, 2020

Realmente nos conviene que el presidente cambie de opinión respecto a contraer deuda para enfrentar la crisis del coronavirus

Una y otra vez el presidente López Obrador nos recuerda que no recurrirá a la deuda para financiar las...

mayo 15, 2020

Es necesario cambiar el pacto fiscal, pero primero se debe crear un nuevo sistema de fiscalización

Al parecer, el sistema actual de coordinación fiscal entre la federación y los estados, será una más de las...

mayo 11, 2020