Padres alertas… ciudadanos equilibrados

La mamá, Luisa, se notaba preocupada y su hijo, Panchito, apenas quería hablar. Luisa se decidió a ser ella quien expusiera la situación –dijo- “El...

22 de julio, 2015

La mamá, Luisa, se notaba preocupada y su hijo, Panchito, apenas quería hablar. Luisa se decidió a ser ella quien expusiera la situación –dijo- “El problema principal es: Mi hijo ya no quiere ir a la escuela… Desde hace como dos semanas, se le pierden las cosas y no me explica cómo es qué sucede… Tampoco quiere que vaya a hablar con el director o con la maestra”.

Y continuó: “Si me dijera qué pasa podría entenderlo, pero sólo se queda callado… Primero fue su libro de matemáticas y ahora el celular… Mi esposo y yo creemos que alguien lo está amenazando y por eso no quiere decirnos nada”.

Hoy en día, el bullying es frecuente en las escuelas y hay mucha difusión al respecto, así que los padres están alertas cuando ven aparecer síntomas raros en las conductas o vivencias de sus hijos.

Mientras su mamá relataba los hechos por él vividos en la escuela, Panchito se notaba cada vez más inquieto. Era claro que ocurría algo grave dentro de las instalaciones de la institución y, así mismo, era urgente que sus papás platicaran, tanto con el director como con la maestra, para saber qué estaba sucediendo.

Es importante que los hijos sientan el apoyo de los padres, aún cuando cometan errores, es normal tropezarse. Si los padres están al pendiente de ellos se puede evitar que una situación mediana pase a un problema grave.

Panchito –Le pregunté- ¿Te das cuenta lo importante para tu propio bienestar que tus papás sepan lo sucedido? Esperé unos momentos para darle espacio, bajaba la mirada y por unos momentos nos observó a su mamá y a mí alternativamente… Me respondió con un monosílabo sí.




¿Qué piensa usted hacer? –Me dirigí a Luisa- “Primero decidí esperar… Mire, estamos aquí porque mi hijo aceptó venir, yo esperaba que él tuviera otra actitud, pero esto ya se pasó… ¡¿Cómo es posible que hasta el celular le hayan robado?! Antes no sucedían estas cosas en la escuela… Y como él no dice nada, mañana voy a hablar con el director”–Sentenció-.

Al escuchar a su mamá Panchito se levantó de su asiento y se acercó a ella para decirle: “Me van a golpear si te ven en la escuela, mejor sáquenme de ahí” y se soltó llorando… La mamá levantó la voz, mientras decía “Esto es lo que yo me temía…” Con una seña le pedí guardar silencio. Era mucha tensión para el joven…

Cuando el hijo decide hablar, hay que permitirle expresarse y los papás darse el tiempo para escucharlo. Por otro lado es importante conocer TODA la información, ir a fuentes confiables para analizar la situación y tomar el mejor camino.

Esperamos a que Panchito se tranquilizara para escucharlo, tenía mucho por decir… El joven volteó a verme y asentí con la cabeza y empezó: “mamá SI me han robado esas cosas…, pero, mjm, pero…, yo fui el primero en robarles, fueron retos para entrar al grupo, ¡hasta tuve que golpear a un compañero!”. Luisa abrió los ojos y exclamó incrédula “¿Cómo? ¡¿Fuiste capaz de lastimar a tu compañero?!

Los jóvenes siempre quieren formar parte de sus iguales (amigos, compañeros, grupos), es su crecimiento y pueden perder de vista el camino. Para bien o para mal, amarlos no es suficiente. Para que puedan ver los alcances de una mala decisión es básico orientarlos.

Es importante conocer a los menores y saber de qué son capaces… A veces dicen la verdad a medias o simplemente no la dicen… Es FUNDAMENTAL para los padres tener sensibilidad y estar al PENDIENTE de las acciones y palabras de sus hijos…

Ponerles límites y medidas correctivas de acuerdo a la situación a veces es difícil para los padres, generalmente sienten culpa por el problema en cuestión. Y pudiera ser que la angustia y promesas por cambiar del joven sean tan profundas y sinceras siendo innecesaria alguna medida drástica.

El esfuerzo vale la pena, la recompensa es grande: Tener jóvenes fuertes, seguros, responsables, capaces de aceptar sus errores, respetar las leyes y que en el futuro puedan ser parte de una convivencia sana, equilibrada y ¿por qué no? FELIZ.

Foto: http://eldiario.com.co/uploads/userfiles/20120505/image/ESCUELA-FRACASADA.jpg

Comentarios

La mamá, Luisa, se notaba preocupada y su hijo, Panchito, apenas quería hablar. Luisa se decidió a ser ella quien expusiera la...

enero 1, 1970

La mamá, Luisa, se notaba preocupada y su hijo, Panchito, apenas quería hablar. Luisa se decidió a ser ella quien expusiera la...

enero 1, 1970




Más de categoría

Acapulco 500

Los representantes del ayuntamiento de Acapulco se preparan para los festejos que se llevarán a cabo con...

enero 25, 2017

¡Legó el fin de año!

¡Llegó el fin de año! Después de pensarlo un poco y recorrer los meses del año llegué al tema...

diciembre 28, 2016

Desde la cabina con Eduardo Ruiz Healy...

Entrar en la cabina, ver y escuchar a Eduardo Ruiz Healy haciéndome las preguntas, fue una ilusión hecha realidad.

diciembre 14, 2016

Toma de conciencia...

Mucho se habla en últimas fechas sobre todas las cosas que están mal en nuestra ciudad, país, continente, en...

noviembre 30, 2016