¡Toda la patria, o nada!

Donald Trump se ha ensañado con los mexicanos que viven al norte del río Bravo, calificándolos de “ilegales”. El tema de la invasión y despojo...

3 de abril, 2019

 

Donald Trump se ha ensañado con los mexicanos que viven al norte del río Bravo, calificándolos de “ilegales”.

El tema de la invasión y despojo territorial perpetrado por Estados Unidos a nuestra costa entre 1836 y 1848, me ha significado una afrenta personal desde mi primera infancia.

El mal llamado “tratado” de Guadalupe Hidalgo, fue firmado en casa de mi abuelo, (Don José Dominguez Soberón) ubicada en la calle de Morelos # 10, (hoy Prolongación Misterios) que mi abuelo obsequió a las madres Capuchinas para que fuera su convento.

Fue ahí que, a los seis años de edad, supe del atropello cometido contra México al leer una placa conmemorativa que estaba sobre la fachada del convento, que visitábamos siempre que íbamos a ver a la Virgen de Guadalupe.

En aquella ocasión, cuando pregunté a mi abuelo sobre lo que decía aquella placa, le pedí que lo recuperara a como diera lugar.

En mi mente infantil, mi abuelo era no solamente mi héroe, sino que lo más natural para mí, era que si ese tratado se nos impuso en casa de mi familia, tendría que ser precisamente ahí mismo, que se deshiciera la injusticia.




A raíz de mi indignación y de mi inconformidad, mi abuelo me dio a leer las memorias de James Polk, el presidente gringo que nos despojó de medio territorio.

Entonces me dijo que me preparara y que cuando fuera yo grande, lo reclamara yo.

Desde aquellos tiempos he dedicado gran parte de mi vida a estudiar la guerra Mexico-Estados Unidos.

En 1988, Editorial Grijalbo publicó mi primer libro sobre el tema, titulado HERIDAS QUE NO CIERRAN, en su colección de Politica Mexicana.

Recientemente terminé de escribir (en inglés) la secuencia de aquel trabajo, titulada “The Comeback River” (El Río de los Regresos).

Este nuevo estudio es, por fortuna, mucho más completo que el primero, porque 30 años de estudio  y experiencia como abogado, no pasan en vano.

Para opinar sobre la relación y los pendientes que existen entre Estados Unidos y México, hay que hacerlo con fundamento legal y con pruebas fehacientes.

Afirmo una vez más, que hoy, 3 de abril de 2019, California, Nuevo México y Tejas (1)  siguen siendo LEGALMENTE TERRITORIO MEXICANO.

Estados Unidos ejerce JURISDICCION  en esos territorios pero NO soberanía.

Una de las pruebas más claras la encontramos en el discurso pronunciado por  Thomas Corwin, senador por el estado de Ohio, (2)  que a la letra dice:

“Puede usted arrebatarle esas provincias a México mediante la guerra; puede retenerlas por el derecho del más fuerte; puede robárselas; pero un tratado de paz para ese efecto, acordado con el pueblo mexicano de manera legítima y libre, nunca lo tendrá.”

Las clausulas II, III y IV del Tratado de Guadalupe Hidalgo, son evidencia de la coerción y amenazas mediante las cuales Estados Unidos impuso su voluntad para arrebatarnos esos territorios.

El Derecho Internacional desde entonces y hasta hoy, condena la guerra de agresión, la conquista violenta de territorios y la imposición de tratados internacionales mediante la fuerza.

En consecuencia, México debe presentar ante los Estados Unidos un requerimiento jurídicamente estructurado y formal, en el que se requiera lo siguiente:

El reconocimiento de que la guerra contra nosotros fue injusta;

Que nos presenten no solamente una disculpa formal, sino que se ponga remedio a las consecuencias ininterrumpidas que siguen padeciendo nuestros  compatriotas a manos de los Estados Unidos.

Que se reconozca que los mexicanos que residen en California, Nuevo Mexico y Texas,  son residentes nativos con pleno derecho a vivir, trabajar y transitar libremente como nacionales en su propia tierra.

Que se establezca una comisión binacional de reparaciones, para que los Estados Unidos indemnicen a México, como Alemania indemnizó a Israel después de la Segunda Guerra Mundial.

Que Estados Unidos reconozca que los mexicanos que han ido a vivir más al norte en territorios que nunca han sido nuestros, NO SON migrantes ilegales,  sino personas desplazadas o migrantes forzados, a consecuencia de los efectos económicos y humanos ocasionados por la agresión y conquista de las que fuimos víctimas a manos de los Estados Unidos.

Esto es algo que NO NOS PODEMOS DAR EL LUJO de iniciar mediante una carta personal del presidente de México al presidente de Estados Unidos.

Tiene que ser una instancia jurídica SERIA, FUNDADA, MOTIVADA y  SOSTENIDA CON PRUEBAS que nos sobran.

Reitero hoy aquí mis palabras de 1988, en el mensaje final del libro HERIAS QUE NO CIERRAN”.

En aquella ocasión, el presidente de México (Miguel de la Madrid Hurtado) no solamente no hizo suya mi propuesta, sino que prohibió la 3ª reedición del libro.

Hoy, México tiene un presidente patriota; un  presidente juarista que puede y debe  hacer suyo el mensaje de Benito Juarez a Matías Romero que dice así:

“Que el enemigo nos venza y nos robe si tal es nuestro destino; pero nosotros no debemos legalizar el atentado, entregando voluntariamente lo que se nos exige por la fuerza. Si Francia, Estados Unidos o cualquier otra nación se ha apoderado de nuestro territorio, y nosotros, por nuestra debilidad no podemos arrojarlos de ahí,  MANTENGAMOS SIQUIERA VIVOS NUESTROS DERECHOS, PARA QUE LAS GENERACIONES QUE NOS SUCEDAN LO RECOBREN.”

No hay tiempo que perder.

Como hace 30 años, espero que mis palabras  de entonces, lleguen hoy  a usted, Don Andres Manuel, presidente de México.

Como  joven que era yo entonces, y el viejo que ahora soy, le digo con la misma emoción:

“Que cada día que pasa sin que nuestro justo reclamo se haga oficial, significa angustia, persecución y muerte para nuestros compatriotas, precursores inermes en el camino de nuestro regreso.

Que es usted el primer soldado de la República, y el legítimo heredero de todos los mandatos presidenciales que lo preceden. Que por ello, debe abanderar la marcha firme de la reconquista en una lucha realista, pacífica y de una paciencia intransigente. Si Usted no quiere, nadie más puede. Porque nosotros lo hemos elegido para llevar a cabo las tareas preeminentes de la Patria. En su persona confluyen la historia y el destino. En ese sentido, la suya es, coyuntura humana de todos nuestros posibles e imposibles. Su vocación de servir a los mexicanos, incluye a todos los mexicanos, donde se encuentren. Su decisión de servir a todo México, a México entero, contrae su compromiso de gobernarlo íntegro y sin merma. Gobernar la mitad de la Nación a sabiendas del derecho que nos asiste, sería tanto como aceptar “media presidencia”.

Señor: Asentar firmemente la tesis jurídica de nuestros justo reclamo, lo pondrá a Usted hombro con hombro, junto a nuestros hermanos al cruzar el río; llevará así Usted, la punta de lanza que jamás caerá una vez que la haya empuñado con firmeza. Si no le toca la fortuna de ver concluida esta tarea, nuestra Bandera, la que tercia su pecho, será la estafeta en el relevo que para la historia de México reconocerá a su persona el justo honor de ser el vanguardista de la Patria que vuelve. La voz de México por sus palabras dejará de ser el grito desesperado que resonó desde Palo Alto hasta Chapultepec en 1847, en la alternativa trágica de “Libertad o Muerte”, para convertirse como la voz de Cuauh Cetcui, retumbando por toda nuestra tierra, desde el Palacio Nacional hasta California, Nuevo México y Tejas, en un eco triunfal por el regreso:

¡TODA LA PATRIA  O NADA!

Para Don Andres Manuel López Obrador, presidente de México

Stahringen am Bodensee

Baden Wurttemberg, Alemania

3 de abril de 2019

 

(1) Son territorio mexicano, California, Nuevo México, Tejas, Arizona, Nevada,  Utah, partes de Kansas, Colorado, Wyoming y Oklahoma.

(2) El discurso Corwin en defensa de México, fue pronunciado el 11 de febrero de 1847 ante el Congreso de Estados Unidos.  “You may wrest provinces from Mexico by war—you may hold them by the right of the strongest—you may rob her, but a treaty of peace to that effect with the people of Mexico, legitimately and freely made, you never will have!”

 

Comentarios

Donald Trump se ha ensañado con los mexicanos que viven al norte del río Bravo, calificándolos de “ilegales”. El tema de la...

enero 1, 1970

Donald Trump se ha ensañado con los mexicanos que viven al norte del río Bravo, calificándolos de “ilegales”. El tema de la...

enero 1, 1970




Más de categoría

Sed de justicia en ChihuAGUA

Ante la violencia creciente desatada por la llamada “Guardia Nacional” en Chihuahua, López Obrador se vio obligado a “salir...

julio 24, 2020

Detrás de la mampara de cristal

Me veo yo mismo Detrás de la mampara, Detrás de esa mampara de cristal Con orificios a manera de...

julio 22, 2020

Un México donde reine LA VERDAD

Hoy se cumplen 92 años de la muerte de Álvaro Obregón. La lista de traiciones y crímenes del “general”...

julio 17, 2020

Destiempo

Solo quiero que rías por la mañana Cuando paso a tu lado, Que me miren tus ojos Y luego...

julio 15, 2020