Ojos que no ven, corazón que no siente…

¿Cuál es la diferencia entre crimen y delito?

1 de marzo, 2017

 

¿Cuál es la diferencia entre crimen y delito?

Las conductas (criminales) atribuidas a los nazis al finalizar la Segunda Guerra Mundial, ¡no eran delitos!

No eran delitos, porque no figuraban como tales en leyes emitidas con anterioridad a lo que se conoce como el Holocausto.

Si los vencedores se hubieran atenido a los principios universales del Derecho Penal clásico, NO habrían podido juzgar ni castigar a los responsables de CRÍMENES de guerra, contra la paz, contra la humanidad…

Paradójicamente los Tribunales de Núremberg, en los que participó la Union Soviética (gobernada por un régimen violentamente ateo) implican un reconocimiento inequívoco de la existencia de Dios.

Las conductas imputadas a los jerarcas nazis, (si hemos de seguir la lógica de los tribunales aliados), fueron ante todo, PECADOS; es decir: crímenes gravísimos cometidos directamente contra un orden superior, es decir: contra las leyes de Dios.




En la actualidad, existen nuevas leyes que autorizan y promueven el genocidio de la misma forma que lo hicieron los nazis.

Gracias a estas leyes “modernas, avanzadas y democráticas” se asesina diariamente a millones de seres humanos más  indefensos que los millones de judíos masacrados en Europa durante la primera mitad del siglo XX.

¡Este nuevo genocidio que ya rebasa muchas veces los millones de judíos asesinados por los nazis, se presenta como un gran avance y una conquista liberadora! Tan “liberadora” como erradicar a los judíos que tanto disgustaban a Hitler.

El crimen se encubre bajo una inmensa mentira; la mentira que afirma que se puede asesinar seres humanos indefensos, en nombre de la libre disposición del propio cuerpo.

Pero resulta que la inmensa y “democrática” mentira cae por su propio peso con tan solo tener presente que ningún ser humano tiene 40 dedos; ni 4 ojos; ni cuatro manos; ni cuatro pies…

Todos somos responsables de nuestros 20 dedos; nuestros dos ojos; nuestro único cerebro; en concreto, somos responsables de nuestro cuerpo, y solo de nuestro cuerpo podemos disponer.

La gran conquista de la despenalización o legalización del aborto, a traves de leyes que no solo lo condonan sino que lo auspician y promueven, pertenece a la misma clase de legislación por la que los nazis decretaron que los judíos no merecían vivir sino morir.

En ambos caso, una ley humana (inhumana) decidió que podía disponer de vidas ajenas por obra y gracia de mayorías parlamentarias suficientes.

¡El genocidio de los no nacidos rebasa con creces las cifras alcanzadas por los exterminadores nazis!

El aborto no es considerado delito, pero a la luz del precedente establecido en Núremberg, es sin duda un crimen.

La legalización del aborto conduce directamente a afirmar que si los nazis hubieran encontrado la forma de masacrar a millones de judíos sin que se viera lo que hacían, habrían podido evitar ser acusados y castigados.

¿Qué diferencia puede haber (moralmente hablando) entre las Leyes de Núremberg que autorizaron y promovieron el genocidio judío, y las leyes generalizadas por el mundo, que autorizan y promueven el genocidio de los no nacidos?

En ambos casos, se legisla disponiendo  de vidas ajenas sin derecho alguno; bajo la única “legitimación” de que esas vidas NO pueden defenderse de quienes quieren suprimirlas y las suprimen.

Los no nacidos son esencialmente indefensos; los judíos tambien estaban indefensos.

Si nos atuviésemos a las leyes humanas, las acciones de los nazis contra los judíos serian un ejemplo “maravilloso” de la aplicación exacta y celosa de la ley.

Esto me lleva a una diferencia que considero esencial:

Una conducta humana puede ser un crimen aunque no sea delito.

Si bien es cierto que los crímenes cometidos por los nazis (y tambien por los aliados) no estaban tipificados en los códigos penales ni en el derecho internacional, tambien es cierto que las conductas cometidas por los nazis eran contrarias a la Ley de Dios (aunque mencionar a Dios disguste o incomode a muchos y muchas).

En consecuencia, el exterminio masivo de seres humanos inocentes e indefensos, fue sin duda alguna la consumación de crímenes, por mucho que no estuvieran tipificados  como delitos en leyes anteriores.

Lo que urgía hacer en Núremberg, no era apergollar a diez o quince líderes más o menos notables; lo indispensable (según Simón Wiesenthal) era evitar que semejantes horrores se repitieran de nuevo.

¿Cómo es posible que una conducta sea criminal y no ser delictiva?

Esta pregunta es al mismo tiempo, una respuesta.

Los hombres pueden legislar todo lo que quieran, pero si sus leyes no acatan la Ley Superior que viene de Dios, seguiremos condenados a vivir en la doble moral y el auto engaño, cosechando los muchos “prodigios y avances” que disfruta el mundo hoy…

La legalización del genocidio de los no nacidos es posible gracias al sofisma que asegura que asesinar a otro ser humano, echándolo fuera del cuerpo que lo hospeda, equivale a disponer del propio cuerpo por parte de quien lo arroja.

La humanidad hoy, se manda sola; legisla sola; deroga, adiciona y reforma sola; y así nos está yendo de bien…

¿Quién necesita de Dios en estos tiempos de “maravillosa modernidad”?

¿No es verdad que lo estamos haciendo increíblemente bien sin normas superiores?

La única diferencia entre las Leyes de Núremberg que condenaron a muerte a millones de judíos por el hecho de ser judíos, y las leyes  que auspician y promueven el aborto a partir del mismo principio que confunde poder con deber, es que los no nacidos pueden ser y son asesinados con pulcritud y en la oscuridad; donde su asesinato no se puede ver y no incomoda la conciencia de la opinión pública.

Los genocidas alemanes enjuiciados en Núremberg, podrían haber invocado en su defensa, el argumento que hoy vale para quienes abortan diariamente a millones de indefensos: “OJOS QUE NO VEN; CORAZÓN QUE NO SIENTE”; ¡y habrían podido seguir asesinado judíos en nombre de la aplicación de sus propias leyes!

Pero días vendran…

Comentarios

¿Cuál es la diferencia entre crimen y delito?

enero 1, 1970

¿Cuál es la diferencia entre crimen y delito?

enero 1, 1970




Más de categoría

Sed de justicia en ChihuAGUA

Ante la violencia creciente desatada por la llamada “Guardia Nacional” en Chihuahua, López Obrador se vio obligado a “salir...

julio 24, 2020

Detrás de la mampara de cristal

Me veo yo mismo Detrás de la mampara, Detrás de esa mampara de cristal Con orificios a manera de...

julio 22, 2020

Un México donde reine LA VERDAD

Hoy se cumplen 92 años de la muerte de Álvaro Obregón. La lista de traiciones y crímenes del “general”...

julio 17, 2020

Destiempo

Solo quiero que rías por la mañana Cuando paso a tu lado, Que me miren tus ojos Y luego...

julio 15, 2020