Noticia de “nula” importancia

El pasado 26 de mayo, el estado de Alabama llevó a cabo la ejecución de Tommy Arthur...

2 de junio, 2017

 

El pasado 26 de mayo, el estado de Alabama llevó a cabo la ejecución de Tommy Arthur (que aparece en la foto que ilustra estas líneas).

El hecho no tendría nada de particular, sobre todo en un país como Estados Unidos, donde la pena de muerte se sigue aplicando con singular alegría; especialmente a indigentes, negros y mexicanos.

Este caso me ha llamado la atención, porque Tommy Arthur era ya un anciano de 75 años de edad al momento de ser ejecutado, y llevaba 35 esperando la muerte por inyección letal, en lo que se conoce en las cárceles gringas como “death row”.

Cabe destacar que el régimen penitenciario de los reos condenados a pena de muerte, es el más inhumano imaginable.

Para dar una idea, los reclusos bajo ese régimen en la antesala de morir, permanecen segregados de los demás presos; no participan de programas de empleo ni de educación o rehabilitación; y sus derechos de visita y ejercicios son prácticamente nulos. ¡Permanecen un promedio de 23 horas diariamente, confinados en sus celdas en aislamiento total!

Durante las más de tres décadas que estuvo en prisión, Arthur se convirtió en abuelo de varios nietos con los que no pudo convivir y a los que no conoció.




Cuando ocurrió el homicidio por el cual fue acusado y condenado a morir, no existían las pruebas de A.D.N., sin embargo, en cuanto tuvo conocimiento de la llegada de ese avance científico forense, hizo todo lo posible para que se hiciera la prueba que según él, demostraría su absoluta inocencia.

Tommy Arthur (como casi todos los reos), dijo ser inocente de la muerte de Troy Wicker, (¡que era el esposo de su novia!) en 1982.

Al parecer, el asesino del engañado marido, llevaba una peluca rubia al momento de cometer el homicidio; sin embargo, jamás se le permitió a Arthur el beneficio de practicar la prueba de A.D.N. que la habría salvado la vida.

A mí, como ser humano y como abogado, me parece terrible la pérdida de una sola vida humana (o animal); pero además, en el caso de Tommy Arthur, me parece terrible que no se haya tomado en cuenta su ancianidad, ni los 35 años que permaneció en la cárcel esperando su ejecución por un delito que no cometió.

Los hijos del ejecutado, podrían todavía exigir la práctica de la prueba del A.D.N. para demostrar la inocencia de su padre, pero además, para reclamar y obtener del gobierno de Alabama una indemnización multimillonaria.

Ningún dinero les va a devolver a su padre, cuya inocencia deberían hacer valer, pero sin duda, que las autoridades que son  insensibles ante el sufrimiento humano, no serán tan insensibles si les pegan en el bolsillo con una indemnización más que justificada.

El régimen de reclusión al que son sometidos los reos de pena de muerte, es no solamente inhumano sino injusto y contradictorio:

Mientras existen instancias y recursos en trámite, cabe (al menos en teoría), la posibilidad de que la pena se conmute, o incluso, que se reconozca la inocencia de algún acusado; en consecuencia, mientras no esté firme una sentencia de muerte, el preso debería tener acceso a programas de rehabilitación, educación, y demás actividades humanas de los reos ordinarios.

Si volvemos los ojos a nuestro amado México, donde “la vida no vale nada”; nuestro México donde da lo mismo que desaparezcan 43 jóvenes o el ejército se cubra de gloria asesinando a 22 estudiantes; nuestra patria donde todos los días se nutre y engrosa la estadística macabra de ejecutados y desaparecidos, el caso de un gringo anciano como Tommy Arthur, se pierde en la gran nube global de la indiferencia.

Bastaría con detenernos a pensar por un momento, que cada vida que se pierde; donde sea, de quien sea, es una tragedia universal, porque nadie está en el mundo de sobra; nadie es humanamente más importante que otros.

Alguien podría preguntar cuál es el objeto de referir el episodio del señor Arthur, “que a nadie en México debería importarle”; si es algo que “no nos afecta”…

Nos afecta sin embargo, porque ninguna injusticia ocurre en el vacío; porque estamos conectados por nuestra humanidad de tal forma, que lo que le ocurre a un semejante en el extremo opuesto de la tierra, tiene relevancia para perfectos desconocidos en sitios que no son tan remotos.

Yo no puedo ser indiferente a ninguna forma de injusticia, y no porque haya sido rectísimo ni santo; no soy indiferente, porque he sido abogado más de 40 años de mi vida; porque sigo creyendo en la justicia y agradeciendo haber escogido esta carrera en la que podemos hacer muchísimo bien, o incalculables males.

¿Qué caso tiene preocuparse tanto de la muerte de un viejo desconocido en un país que no es el nuestro?

Tiene caso, porque en algún punto tenemos que atajar la indiferencia y ocuparnos de la forma que podamos, en aliviar el dolor y combatir la injusticia sin importar que lo hagamos de a uno por uno.

Considerar la muerte de ese “gringo viejo” como una “NOTICIA DE NULA IMPORTANCIA”, es lo que nos lleva a digerir y asimilar horrores como las masacres de Stalin, Churchill, Roosevelt, Truman y Hitler; como las matanzas de Tlaltelolco, los Halcones, Ayotzinapa y Tlatlaya, junto con los muchos millares de ejecutados que nos son indiferentes porque no los conocemos “ni llevan nuestra sangre”; aunque en cuanto a eso de la sangre, pensar así es una equivocación, porque todos llevamos la misma sangre, y todos somos verdaderamente hermanos, unidos por un mismo corazón y una misma condición como seres humanos.

Comentarios

El pasado 26 de mayo, el estado de Alabama llevó a cabo la ejecución de Tommy Arthur...

enero 1, 1970

El pasado 26 de mayo, el estado de Alabama llevó a cabo la ejecución de Tommy Arthur...

enero 1, 1970




Más de categoría

Sed de justicia en ChihuAGUA

Ante la violencia creciente desatada por la llamada “Guardia Nacional” en Chihuahua, López Obrador se vio obligado a “salir...

julio 24, 2020

Detrás de la mampara de cristal

Me veo yo mismo Detrás de la mampara, Detrás de esa mampara de cristal Con orificios a manera de...

julio 22, 2020

Un México donde reine LA VERDAD

Hoy se cumplen 92 años de la muerte de Álvaro Obregón. La lista de traiciones y crímenes del “general”...

julio 17, 2020

Destiempo

Solo quiero que rías por la mañana Cuando paso a tu lado, Que me miren tus ojos Y luego...

julio 15, 2020