Luciérnaga

Sobre el piso de arriba se oyen voces Sobre el piso de arriba corren pasos/ Adivino los juegos que transcurren Rápidos Musicales Divertidos. Cada verano,...

3 de julio, 2020

Sobre el piso de arriba se oyen voces

Sobre el piso de arriba corren  pasos/

Adivino los juegos que transcurren

Rápidos 

Musicales

Divertidos.




Cada verano,  vienen,

Vienen igual que las cigüeñas de África.

 

El arenero del jardín de junto

Es una  playa llena de sirenas,

De sirenas de hielo que despiertan 

Con el azul de junio  cuando llega.

Por la pequeña calle de nuestro pueblo

Retintinea  la música, 

La inconfundible música que invita

Con las nieves llegadas desde Italia.

Los niños revolotean, 

Se arremolinan en la breve fiesta

Escogiendo sabores,

Delicias y sabores que adivinan,

Que  siempre esperan

Sin importar su edad.

Al sol del mediodía 

Todos los pequeños

Se transforman en hadas y duendes,

Magia que reverbera colorida,

Tan feliz,

Tan inocente,

Sin temores.

Aquí a unos pocos pasos,

Surge la milpa,

Apurándose a florecer con sus mazorcas,

Elotes mexicanos de Alemania.

Un gallo,

El gallo de un vecino muy cercano,

Canta igual que los gallos de Acapulco,

Celebra a todas horas cuando puede,

Sabiendo que muy pronto,

Pronto como un suspiro,

Regresará el invierno igual que  siempre.

Cerca de la estación, 

La pequeña estación de nuestro pueblo,

Bajo la sombra de los dos castaños, 

Se  agitan espejismos de colores,

Niños en bicicletas sin pedales,

Pequeñas encantadas,

Que toman de la mano a sus muñecas.

Mientras miro todo esto,

Cuando comienzan a verse las estrellas,

Monto sobre la brisa que me lleva 

Bajo la sombra del tejocote de mi infancia.

Mi infancia transcurrida en Churubusco,

Con sus campanas que se escuchan hasta aquí.

 

Vuelvo al jardín de nuestros días de campo,

Con higos y limones y con nísperos

¡Tejocotes y ricos capulines!

Sobre el piso de arriba se oyen voces

Sobre el piso de arriba corren  pasos/

Pasos  de mis hermanas cuando niñas,

Risas de mis papás que nos miraban.

Soy un niño de casi setenta años,

De siete años diez veces,

Siempre niño.

Tengo que regresar hasta mi casa,

Porque  están esperando mis retratos,

Porque me estan  esperando mis juguetes.

Siento un hueco en el pecho,

Un hueco que palpita imperceptible,

Un espacio sereno de alegría,

Un parque con sus juegos infantiles

Listo para jugar.

En torno de ese hueco

Mis dos brazos,

Mis dos brazos se tienden al infinito,

Esperando abrazar,

Estrechar, escuchar, sonreír,

Jugar a las canicas, 

Revolcar sobre el polvo mis rodillas.

Sobre el piso de arriba se oyen voces

Sobre el piso de arriba corren  pasos.

Mis dos brazos se tienden hacia arriba

Lanzándola en un vuelo que se llena

Con los dulces acordes de su risa.

Imagino sus pasos que se acercan…

Hasta aquí oigo su voz inconfundible, 

Y con ella,

Con la luciérnaga que sabe que la escucho,

De este lado del mar,

El hueco entre mis brazos no está vacío,

Porque  en ella,

Porque con ella,

Porque todos los niños son mis nietos.

     ________________________________

Stahringen am Bodensee, Churubusco

Verano de 2020 

 

Comentarios

Sobre el piso de arriba se oyen voces Sobre el piso de arriba corren pasos/ Adivino los juegos que transcurren Rápidos Musicales...

enero 1, 1970

Sobre el piso de arriba se oyen voces Sobre el piso de arriba corren pasos/ Adivino los juegos que transcurren Rápidos Musicales...

enero 1, 1970




Más de categoría

Sed de justicia en ChihuAGUA

Ante la violencia creciente desatada por la llamada “Guardia Nacional” en Chihuahua, López Obrador se vio obligado a “salir...

julio 24, 2020

Detrás de la mampara de cristal

Me veo yo mismo Detrás de la mampara, Detrás de esa mampara de cristal Con orificios a manera de...

julio 22, 2020

Un México donde reine LA VERDAD

Hoy se cumplen 92 años de la muerte de Álvaro Obregón. La lista de traiciones y crímenes del “general”...

julio 17, 2020

Destiempo

Solo quiero que rías por la mañana Cuando paso a tu lado, Que me miren tus ojos Y luego...

julio 15, 2020