Heridas que no cierran

Hoy se cumplen 170 años de la defensa del castillo de Chapultepec contra las fuerzas invasoras de los Estados Unidos.

13 de septiembre, 2017

Hoy se cumplen 170 años de la defensa del castillo de Chapultepec contra las fuerzas invasoras de los Estados Unidos.

El 170 aniversario de las batallas por el valle de México, nos brinda la oportunidad de revisar aquel episodio a la luz de su vigencia y plena actualidad.

La guerra entre México y Estados Unidos dio inicio por un motivo que la inmensa mayoría de los mexicanos desconoce:

Según la versión propalada por James Polk ante el Congreso de Estados Unidos, ¡fue México el que invadió al vecino del norte!

En su discurso mentiroso, dijo que habíamos derramado sangre gringa en suelo gringo.

“Fue por esa razón” que tuvo que iniciar su invasión a México desde Tejas, ¡para repeler la agresión desatada por el ejército Mexicano contra Estados Unidos!




Seguramente el General Pedro de Ampudia y el General Mariano Arista pretendían llegar hasta el río Potomac y conquistar para México hasta el estado de Virginia… (¡Ya parece!)

La versión oficial mexicana de la intervención americana de 1847, es incompleta y tendenciosa.

Los políticos mexicanos en sus discursos (desde que la Robolución se hizo gobierno), se refieren los Niños Héroes como un enfrentamiento contra “Masiosare” (un “extraño enemigo” cuyo nombre omiten para que los gringos no se enojen).

La versión oficial se cierra con la supuesta “venta” por la empresa inmobiliaria de Antonio López de Santa Anna, (considerado el primer concesionario de Century XXI) de más de medio territorio nacional, y sanseacabó.

Por supuesto que en ningún libro de texto (ni tan) gratuito, se menciona que Su Alteza Serenísima, hipotecó su hacienda de Manga de Clavo para contribuir a los gastos de la defensa de México.

No solamente se ha pretendido erradicar el episodio de los Niños Héroes como un mito, sino que tampoco conmemoramos dos episodios importantísimos de aquella guerra:

Nadie en México tiene idea de que el Ejército Mexicano verdaderamente se cubrió de gloria en la batalla de El Alamo en marzo de 1836, no solamente porque vencimos a los invasores gringos, sino que además, nuestros soldados liberaron a más de 1,500 esclavos africanos (hombres, mujeres y niños) cuya devolución fue exigida por los mercenarios capitaneados por Sam Houston y Stephen Austin después de la masacre de San Jacinto.

Nuestro ejército no solamente se negó a devolverlos como lo reclamaban los traficantes de personas estadounidenses, sino que fueron acogidos por México como su nueva patria, asentándose (la mayoría de ellos) en Tamaulipas.

Otro dato importantísimo de la agresión de Estados Unidos contra México, y que tambien es ignorado en nuestro país, es el de la defensa de la ciudad de Monterrey.

Durante la batalla por la capital de Nuevo León, hubo una joven que llamó la atención del General Zachary Taylor por su increíble valentía y su actividad incesante.

Los cronistas del ejército de Estados Unidos la describen como “multiplicándose por las azoteas llevando toda clase de auxilio; asistiendo a los heridos, alentando a los soldados, acarreando agua y municiones”.

El General Taylor advirtió a sus oficiales que se aseguraran de que a la joven no le fuera a suceder nada malo ni fuera herida o agraviada en forma alguna.

Esa joven se llamaba María Josefa Zozaya.

Cuando el General Taylor finalmente entró a Monterrey, pidió por conducto de una comisión de sus oficiales, que la Señorita Zozaya lo visitara en su cuartel para presentarle sus respetos.

La valiente dama le mandó decir que de ninguna manera acudiría a su llamado.

Ante esa respuesta, el propio Taylor se presentó al hogar de la valiente dama mexicana, para hacerle saber que en reconocimiento a su heroísmo, las fuerzas norteamericanas rendirían ese homenaje a la bandera de México y a nuestro ejército, como un reconocimiento personal y distinguido a la valentía de esta joven tamaulipeca.

Así fue que el ejército de los Estados Unidos le rindió homenaje a los defensores mexicanos en la plaza mayor de Monterrey, pero no sólo eso, además permitió que nuestras tropas se retiraran hacia el interior de la República con todas sus armas; con banderas desplegadas y a tambor batiente, como si no hubiéramos sido derrotados.

Las consecuencias de la invasión injusta de Estados Unidos a México continúan hoy con más fuerza que nunca.

Cada mexicano que muere cruzando el río hacia el norte, sangra la misma herida de aquella guerra injusta cuyas consecuencias siguen haciéndose sentir.

Hoy, en el 170 aniversario de la batalla de Chapultepec, me permito compartir las últimas líneas de mi libro “Heridas que no Cierran” (1), que culminan con un exordio al presidente de México, sea quien sea el que ocupe el cargo en cualquier tiempo, en tanto no se haga justicia:

“Señor: Asentar firmemente la tesis jurídica de nuestros justo reclamo, lo pondrá a Usted hombro con hombro, junto a nuestros hermanos al cruzar el río; llevará así Usted, la lanza que jamás caerá una vez que la haya empuñado con firmeza. Si no le toca la fortuna de ver concluida esta tarea, nuestra Bandera, la que tercia su pecho, será la estafeta en el relevo que para la historia de México reconocerá a su persona el justo honor de ser el vanguardista de la Patria que vuelve. La voz de México por sus palabras dejará de ser el grito desesperado que resonó desde Palo Alto hasta Chapultepec en 1847, en la alternativa trágica de “Libertad o Muerte”, para convertirse como la voz de Cuauh Cetcui, retumbando por toda nuestra tierra, desde el Palacio Nacional hasta California, Nuevo México y Tejas, en un eco triunfal por el regreso:

TODA LA PATRIA O NADA.”

__________________________________________

  1. “Heridas que no Cierran” fue publicado por Editorial Grijalbo en la colección de Politica Mexicana en 1988.
Comentarios

Hoy se cumplen 170 años de la defensa del castillo de Chapultepec contra las fuerzas invasoras de los Estados Unidos.

enero 1, 1970

Hoy se cumplen 170 años de la defensa del castillo de Chapultepec contra las fuerzas invasoras de los Estados Unidos.

enero 1, 1970




Más de categoría

Sed de justicia en ChihuAGUA

Ante la violencia creciente desatada por la llamada “Guardia Nacional” en Chihuahua, López Obrador se vio obligado a “salir...

julio 24, 2020

Detrás de la mampara de cristal

Me veo yo mismo Detrás de la mampara, Detrás de esa mampara de cristal Con orificios a manera de...

julio 22, 2020

Un México donde reine LA VERDAD

Hoy se cumplen 92 años de la muerte de Álvaro Obregón. La lista de traiciones y crímenes del “general”...

julio 17, 2020

Destiempo

Solo quiero que rías por la mañana Cuando paso a tu lado, Que me miren tus ojos Y luego...

julio 15, 2020