La salud del Presidente nos pertenece a los mexicanos

Desde la entrada en vigor de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental en 2002...

29 de diciembre, 2015

Desde la entrada en vigor de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental en 2002, por lo menos en tres ocasiones1 los mexicanos hemos intentado —sin éxito— conocer la salud de nuestro primer mandatario. Cuando se reformó el segundo párrafo del artículo 16 constitucional para reconocer que “toda persona tiene derecho a la protección de sus datos personales”, jamás pensamos que los sujetos obligados conforme a dicha ley interpretarían que la protección de datos personales de servidores públicos en su encargo es y debe ser igual a la de los particulares2. Qué absurdo.

Según los periodistas franceses Laurent Léger y Denis Demonpion3, por acción o por omisión todos los presidentes de la V República Francesa han mentido sobre su estado de salud. ¿Será que la mentira es connatural a la genética de los presidentes franceses de la V República? No lo creo. Más bien se trata de una constante que encontramos a lo largo de la historia universal de la que se han valido muchos personajes para conservar el poder4

Pensémoslo, hace todo el sentido del mundo. La figura presidencial —diseñada por los padres fundadores norteamericanos a imagen y semejanza de la monarquía británica— fue pensada como una personificación de la fortaleza y autoridad del Estado. Un presidente débil y enfermizo personificaba un Estado débil y enfermizo, mientras un presidente fuerte y vigoroso personificaba un Estado fuerte y vigoroso, ¿o no?.

Franklin D. Roosevelt contrajo poliomelitis en 1921 y tenía tanto miedo de que el electorado lo percibiera como una figura débil en silla de ruedas que instruyó a sus colaboradores más cercanos para que evitaran que la prensa lo fotografiara o grabara en esos momentos vulnerables. El resultado es que al día de hoy en los archivos nacionales de dicho país, únicamente se tiene una fotografía y un video en los que se aprecia al presidente en silla de ruedas5.

Para Ana Cristina Ruelas de “Artículo 19”, México se ha rezagado en esta materia frente a otros países americanos6. En los últimos tres años Cristina Kirchner, Barack Obama y Juan Manuel Santos han hecho públicos sus expedientes clínicos, ante cuestionamientos de la prensa sobre su estado de salud. Esas acciones, lejos de restarles votantes los legitimaron frente a sus respectivos gobernados. ¿Qué tienen que esconder los presidentes de México?.

[[{“fid”:”5756″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:””,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:””},”type”:”media”,”attributes”:{“alt”:”foto_1_8.jpg”,”title”:”foto_1_8.jpg”,”class”:”image-style-none media-element file-default”},”link_text”:null}]]




Pero descuiden, no todo está perdido para los mexicanos. En donde “Artículo 19” no tuvo éxito y en donde el IFAI (RDA 1950/14) y el Primer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito (R.A. 16/2014) se alinearon con los intereses de la presidencia, un grupo de jóvenes mexicanos —que para proteger su identidad utilizan el alias “Indiana Jones” — tiene oportunidad de triunfar.

Me explico. El 8 y 9 de septiembre de 2015, “Indiana Jones” presentó 4 solicitudes de acceso a la información ante diversas dependencias, todas ellas encaminadas a obtener acceso al expediente clínico del presidente y disipar o comprobar de una buena vez los rumores que existen en la prensa sobre el cáncer de próstata que le aqueja. A pesar de que todas las solicitudes fueron negadas —tal y como era de esperarse—, los comisionados del INAI tendrán en los próximos días la inigualable oportunidad de abrir a la opinión pública el expediente clínico del presidente, al contestarle a “Indiana Jones” los recursos RDA 6127/15, 6128/15, 6249/15 y 6275/15.

[[{“fid”:”5757″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:””,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:””},”type”:”media”,”attributes”:{“alt”:”foto_2_6.jpg”,”title”:”foto_2_6.jpg”,”class”:”image-style-none media-element file-default”},”link_text”:null}]]

Recuerdo que en entrevista con Ángel Cabrera para el diario 24 horas7, el hoy Comisionado del INAI Oscar Guerra Ford manifestó sobre este tema que “es un asunto que habría que discutir en su momento, porque obviamente el Presidente tiene una condición distinta a cualquier ciudadano, el estado de su salud es importante que se conozca, pero habría que ver también la cuestión privada.”. ¡Esta es la oportunidad que estaban esperando señores Comisionados! ¡Hagan valer su autonomía constitucional! Recuerden que #todossomosIndianaJones


Nos referimos a las solicitudes de acceso a la información con números de folio 0210000057203, 0210000150608 y 0210000040614, presentadas respectivamente el 31 de octubre de 2003, el 8 de diciembre de 2008 y 13 de marzo de 2014. De todas las solicitudes anteriores, merece especial reconocimiento la solicitud iniciada por la organización “Artículo 19”, pues es la única que llegó hasta los tribunales del Poder Judicial de la Federación e inclusive originó el único —y funesto— criterio judicial que existe sobre la materia en nuestro país.

2 Una postura como la mencionada resulta incongruente con los propios criterios del entonces IFAI (3/09, 10/10/16/10, 18/10 y 12/13), pues de los mismos se desprende que la protección de datos personales de servidores públicos en su encargo es y lógicamente debe ser distinta a la de simples particulares.

3 En “Le dernier tabou. Révélations sur la santé des présidents”, traducido al español con el título “El último tabú. Revelaciones sobre la salud de los presidentes.”

Por citar un ejemplo de nuestra historia, Don Benito Juárez logró ocultar la angina de pecho que lo aquejaba hasta el día de su muerte, la cual se produjo precisamente a causa de dicho padecimiento. De haberse revelado su enfermedad con anterioridad, más de uno hubieran ambicionado la silla presidencial.

http://www.24-horas.mx/viable-conocer-estado-de-salud-del-presidente/

Comentarios

Desde la entrada en vigor de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental en 2002...

enero 1, 1970

Desde la entrada en vigor de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental en 2002...

enero 1, 1970




Más de categoría

¿Combatir la corrupción a través del litigio ciudadano?

La corrupción mata, inhibe, desnivela y empobrece. Por el alcance que tiene, la corrupción puede combatirse a través de...

febrero 7, 2020

La salud del Presidente nos pertenece a los mexicanos

Desde la entrada en vigor de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental en...

diciembre 29, 2015

Desde la entrada en vigor de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental en...

enero 1, 1970

Desde la entrada en vigor de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental en...

enero 1, 1970