Surrealismos en la fase tres del coronavirus

El pasado 21 de abril se decretó la tercera fase en la contingencia sanitaria de la pandemia del coronavirus en el país, donde se reforzaron...

28 de abril, 2020

El pasado 21 de abril se decretó la tercera fase en la contingencia sanitaria de la pandemia del coronavirus en el país, donde se reforzaron las medidas de aislamiento social y los casos de enfermos de Covid-19 se multiplican. Dentro de esta complicada situación, varios actores políticos del mundo, nacionales y figuras de los medios se han comportado de forma increíble y surrealista, donde las situaciones nunca antes imaginadas formaron parte de una realidad alienada.

La semana pasada, el jueves 23 de abril, el populista e ignorante presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se aventó la “puntada” de invitar a sus ciudadanos a ingerir líquidos desinfectantes o en su defecto inyéctarselos como tratamiento contra el nuevo virus. La descabellada idea provocó la burla generalizada en las redes sociales, además de un mensaje de alerta desde las empresas que producen dichos desinfectantes para no seguir las ocurrencias del presidente republicano. En condiciones normales la pifia de Trump seria anecdótica, sin embargo, en  medio de una emergencia mundial la información falsa que divulga, es una bomba potencial para la salud de sus carroñas electoreras.  

En otro momento digno de nuestro realismo mágico, un comunicador tradicionalmente dócil a los gobiernos neoliberales en turno fue “balconeado” cuando en una llamada telefónica con otros miembros del ITAM, hacían un llamado a dar un golpe de Estado. El también tragicómico exaspirante presidencial, ha realizado fraudes económicos contra sus exsocios, muchos exabruptos en los medios donde ha laborado, además de un probado servilismo al poder. En un video subido a sus redes sociales reconoció que no pretendía dar un golpe de Estado, pero que le gustaría hacerlo, en el cinismo más delirante. 

Quizás la más preocupante manifestación de un verdadero desafió al poder político se originó desde el poderoso Grupo Salinas, propietario de la segunda cadena televisiva más importante del país, y desde donde se hizo el irresponsable llamado a no hacer caso a las indicaciones sanitarias del grupo de científicos de la secretaria de salud, que enfrentan la emergencia sanitaria. Al ser un aliado incómodo y hasta incompresible del régimen, dicho llamado a la desobediencia civil solo tuvo como desenlace una amonestación muy tibia, para una provocación gigantesca, sin mencionar la continua explotación laboral de sus trabajadores en tiempos de la cuarentena obligatoria. Al parecer el poderoso grupo empresarial, goza de una impunidad dolosa, desde los despachos de palacio nacional.

Las noticias falsas son las granadas de fragmentación que usadas sin el menor pudor alguno terminan estallando en la credibilidad (ya muy mermada en algunos casos) de los influencers, que pululan en las redes sociales. En esta ocasión, la divulgación de la presunta muerte de un medico víctima de Covid-19, le paso factura al cómico y “analista político” Chumel Torres quien no distinguió la foto del acaecido cantante grupero, Valentín Elizalde, de la de un falso galeno del IMSS, víctima de la epidemia. Dicha pifia del “comunicador” fue desmentida por propio instituto en sus redes sociales, donde censuró estas acciones e hizo un llamado a la solidaridad.

El pasado lunes 20 de abril, como en películas apocalípticas, el precio del petróleo a nivel mundial se desplomó hasta cotizarse en números negativos que llegaron hasta los -37 dólares en sus casos extremos. En una increíble reacción opuesta a lo que había sido la cumbre de la OPEP tendiente a recuperar los precios mundiales de los energéticos, dichas medidas fueron insuficientes para evitar la montaña rusa en materia del valor de los hidrocarburos.




También durante la semana pasada la jefa de la División de Programas de Enfermería del IMSS, Fabiana Maribel Zepeda Arias, se presentó en la conferencia de prensa vespertina, donde pidió de forma muy sentida que se respetará el trabajo de los profesionales de la salud ya que en plena contingencia se han reportado increíbles agresiones por ignorancia, discriminación en el transporte público y un irracional miedo de ser estigmatizados como falsos transmisores de la enfermedad Covid-19. 

Los ataques y agresiones contra personal médico comenzaron a ser sancionados desde la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, a cargo de la fiscal Ernestina Godoy, con la primera captura y sentencia de prisión preventiva de una pareja con antecedentes penales que lanzaron líquidos en contra de una enfermera.

La semana no podía cerrarse sin la disputa política entre el populista gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, y el subsecretario Hugo López-Gatell quien manifestó su desacuerdo a la polémica orden de sancionar a los ciudadanos de la entidad federativa que rompa la cuarentena y las medidas de sana distancia. El subsecretario señaló que la medida del gobernador jalisciense pondría en peligro a los elementos policiacos al intentar detener a presuntos ciudadanos infectados, propagándose entre las instituciones de seguridad un brote innecesario del virus.

El absurdo total de “il Duce” Alfaro se dio en la “epifanía” compartida en sus redes sociales, cuando se autoproclamó enviado de Dios para el complicado momento sanitario en Jalisco. Además se ufanó del excelente resultado de sus medidas restrictivas de la movilidad ciudadana y  llamó “pendejos”  a los habitantes que se resisten a mantener las medidas de aislamiento social. 

La epidemia no reconoce tregua para nadie por lo que se confirmó el lunes pasado que la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, había sido resultado positivo al examen de Covid-19. En la enumeración de situaciones sui géneris el presidente López Obrador no podría dejar de estar presente en su mandado de marcados claroscuros.

La semana pasada presentó un decreto por el cual busca financiar el siguiente año sus proyectos insignia en medio de una crisis sanitaria y económica. Las finanzas públicas, ya mermadas desde antes, serán puestas a prueba para ver si aguantan los ambiciosos proyectos del presidente, que si bien eran completamente necesarios en tiempos normales, después de la traumática era postcovid-19, podrían resultar anacrónicos y devastadores. Nadie en su sano juicio llegó a imaginar una narrativa de estas características. 

 

Comentarios

El pasado 21 de abril se decretó la tercera fase en la contingencia sanitaria de la pandemia del coronavirus en el país,...

enero 1, 1970

El pasado 21 de abril se decretó la tercera fase en la contingencia sanitaria de la pandemia del coronavirus en el país,...

enero 1, 1970




Más de categoría

Una coreografía populista

La primera gira de trabajo internacional del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) fue un encuentro binacional con el...

julio 14, 2020

Los heroicos profesionales de la salud

La curva de contagios por Covid-19 está aún en ascenso, el país estuvo muchas semanas en semáforo rojo en...

junio 30, 2020

Hasta siempre, papá Rosendo

El pasado mes de mayo falleció mi padre, Rosendo Aparicio, víctima de complicaciones renales y varias enfermedades que al...

junio 23, 2020

Surrealismos en la fase tres del coronavirus

El pasado 21 de abril se decretó la tercera fase en la contingencia sanitaria de la pandemia del coronavirus...

abril 28, 2020