Un pleito familiar en torno al caso Ayotzinapa

El 12 de diciembre del 2011, un enfrentamiento entre fuerzas federales (del siniestro Genaro García Luna) y estudiantes de Ayotzinapa dio como resultado dos normalistas...

15 de julio, 2020

El 12 de diciembre del 2011, un enfrentamiento entre fuerzas federales (del siniestro Genaro García Luna) y estudiantes de Ayotzinapa dio como resultado dos normalistas muertos a tiros y un heroico operador de una gasolinera que murió quemado al apagar las válvulas y evitar una tragedia mucho mayor, ya que los estudiantes, tradicionalmente INFILTRADOS por negras fuerzas de todo tipo, le habían prendido fuego a las bombas. Tras lo hechos, se intentó culpar por todos los medios al entonces procurador local Alberto López Rosas (y por ende al gobernador), se le injurió con engañosas fotos divulgadas por Joaquín López-Dóriga y otros comunicadores afines al todavía presidente Felipe Calderón, donde aparecían agentes ministeriales de la aún procuraduría guerrerense, apuntando a los rijosos jóvenes.

 Si no es por la valiente e inquebrantable voluntad del procurador removido, la verdad nunca se hubiera sabido: los agentes FEDERALES llegaron expresamente a disparar a los normalistas, la intención era clara y el objetivo solo uno: la cabeza del gobernador Ángel Heladio Aguirre Rivero. Priista de cepa y primo de Manuel Añorve Baños, ambos oriundos de Ometepec, crecieron, vivieron, estudiaron e hicieron carrera política juntos. Añorve siempre estuvo detrás del camino que le abría su encumbrado pariente Heladio, que lo llegó a colocar en la presidencia municipal de Acapulco después del huracán Paulina (1997), y que movió todos los hilos para tratar de dejarlo como su sucesor en 1999, fracasando en el intento. Así pues, cuando Añorve por fin ganó la candidatura priista a la gubernatura, el también aspirante a ocupar el cargo (de nuevo),  el entonces Senador Angel Aguirre, hizo una marrullera jugada al cambiarse abruptamente de partido al PRD. Con ello logró no solo la postulación, sino el tan ansiado cargo; movimiento mañoso que fue tomado como una afrenta muy personal por Añorve y también por Manlio Fabio Beltrones, su jefe y protector que ya daba la gubernatura de Guerrero como ganada, la cual utilizaría de trampolín para sus afanes presidenciales con miras a las elecciones de 2012.

 Así las cosas, Aguirre nunca tuvo sosiego en el cargo. Beltrones y Añorve buscaron su cabeza de principio a fin, hasta que lo consiguieron. Desde la primera matanza de estudiantes de Ayotzinapa (en Chilpancingo), pasando por la movilizacion de los maestros de la CETEG que fueron el azote de Chilpancingo por varios meses, también movidos por las mismas manos oscuras, hasta la matanza de Iguala-Cocula, que fue también provocada desde el mismo averno. ¿Cómo? Haciendo que los líderes de la Normal (a donde obvio enviaron novatos) mandaran a Iguala a un nutrido grupo de normalistas, donde se celebraría el informe de la primera dama del pueblo, y conociendo muy bien sus nexos con el grupo criminal “guerreros unidos” y estando enterados también que el gobernador había dejado ya la tarea de gobernar por su conocida afición al alcohol (mientras el huracán MANUEL azotaba Guerrero, él estaba brindando en una fiesta), y también su probable complicidad con el citado grupo delincuencial, se corrió la versión de que estaban ya los muchachos infiltrados por su grupo rival “los rojos” y que su líder era el joven mexiquense apodado el “chilango”. Eso explica el odio que tuvieron específicamente con él y contra todos los demás. Todo es, pues, una jugada ORQUESTADA para tumbar al gobernador y consumar la venganza, matando así varios pájaros de un tiro, ya que Beltrones estaba muy disgustado con Enrique Peña Nieto y su grupo por ganarle la candidatura presidencial de 2012 y también por marginarlo de fea manera en la “repartición del pastel sexenal”. De esta manera desestabilizó al presidente. No por casualidad medios extranjeros (pagados por él) lo propusieron entonces como “LA SOLUCIÓN” para México. También pronunció discursos (como en campaña) criticando el “pobre crecimiento” y otras cosas como el otorgamiento de medallas y preseas, una del gobierno francés, ¿será casualidad que un canal de TV francés vino a filtrar la torcida versión de otra masacre de estudiantes en Cocula? Por eso, muy posiblemente una de las cosas que se oculta es que el ejército participó de alguna manera en la masacre. 

Como sea, verdad o no, pero en Guerrero en las pláticas de taxi y de café, esa es la versión que circula aún como posible, y de cualquier modo los demonios anduvieron por esos tiempos sueltos por el estado.    

 

Comentarios

El 12 de diciembre del 2011, un enfrentamiento entre fuerzas federales (del siniestro Genaro García Luna) y estudiantes de Ayotzinapa dio como...

enero 1, 1970

El 12 de diciembre del 2011, un enfrentamiento entre fuerzas federales (del siniestro Genaro García Luna) y estudiantes de Ayotzinapa dio como...

enero 1, 1970




Más de categoría

El ronroneo del cosmos

En mi terraza, una aparición extraña. ¿Una luciérnaga? Cuanto más se acerca, mucho más grande luce. Es más bien...

julio 24, 2020

El muralismo mexicano aún vive

Sus orígenes se remontan a Coyuca de Benítez, donde desciende de la rama de Don José María Martha Zúñiga,...

julio 22, 2020

Un pleito familiar en torno al caso Ayotzinapa

El 12 de diciembre del 2011, un enfrentamiento entre fuerzas federales (del siniestro Genaro García Luna) y estudiantes de...

julio 15, 2020

El Crush

Sabía en dónde vivía, el templo en el que era venerada y cuidada y querida con mucha ternura por...

julio 9, 2020