Del tigre de Santa Julia al Fuchicacismo

Ni cómo defender a quien tiene en su ego a su mayor enemigo. EF Independientemente de sus “otros datos”, de su visión unilateral del mundo...

17 de febrero, 2020

Ni cómo defender a quien tiene en su ego a su mayor enemigo.
EF

Independientemente de sus “otros datos”, de su visión unilateral del mundo y de su personal percepción de los problemas sociales que enfrentamos como nación, el machuchón de México se empeña en estar en el ojo del huracán cada día, ya sea a través de sus acciones o por declaraciones tan ambiguas y extrañas que continuamente aportan elementos para que la enorme creatividad ingenio de los mexicanos se desboque las redes sociales.

Qué tristeza que la investidura presidencial sea en estos últimos días un tema escatológico y que a nuestro presidente ahora se le llame popularmente “El Cacas” y que haya llegado a ser trending topic a nivel mundial nos ubica como un país simplista más atentos a la broma y al chascarrillo que a ser sensibles y productivos en las cosas realmente importantes. Si esa enorme creatividad nacional la utilizáramos para construir en lugar de destruir, seriamos potencia mundial en todos los órdenes.

Pero preferimos ser un pueblo feliz, feliz, feliz en lugar de ser uno rico, rico , rico…
Pero lo más triste del caso es que este nuevo calificativo al presidente no viene de la oposición, ni de sus enemigos fifís, ni de aquellos que buscan el caos y la confusión. 
El origen de este hediondo y vulgar apodo es el mismo presidente, que en su afán cotidiano de buscar notoriedad y atraer para sí todos los reflectores para controlar el día a día de los medios y redes, tratando de utilizar un lenguaje popular y comprensible para la gran masa, a esa que aún cree en él, solicitó señalar con dedo flamígero a los corruptos  y pronunció una frase que seguramente le trepa consecuencias:
“Hay una nueva corriente de pensamiento y eso se debe a nuestro movimiento, porque antes ni en la academia, ni en las universidades se trataba el tema de la corrupción, mucho menos en el parlamento, en los discursos políticos, no se mencionaba ni siquiera la palabra (…) El corrupto está quedando mal visto, estigmatizado. ¡Fuchi, caca!”

Brozo el exiliado payaso tenebroso hizo mofa de ello, diciendo que el presidente había creado un nueva corriente filosófica  llamada “Fuchicacismo” destinada a competir con el socialismo y el capitalismo.

Por supuesto que esto se ha vuelto tema de sobremesa y aunque cada vez es más escasa la defensa del presidente, sigue siendo radical, fanática y frenética.
El presidente es un buen propagandista, pero un mal comunicador, pues fácilmente logra empatía con el pueblo bueno y sabio, entiende qué botones debe oprimir para desviar la atención y darle vuelta a los problemas a su favor,  pero en su discurso siempre deja cabos sueltos, sujetos a la interpretación y ese factor afecta directamente a los mercados e inversiones que no se mueven por la broma y el chascarrillo, sino por el amor al dinero y a la seguridad de sus inversiones,  el dinero no entiende de fidelidad ni de fanatismo, es frío y cruel y se va a donde se pueda multiplicar más fácil.




Nada bueno se puede esperar de una nación en la que el presidente es el peor enemigo del presidente, en la que importa más la ocurrencia y la rifa de un avión sin avión, donde el tiempo del Ejecutivo se utiliza más como un vendedor de cachitos de lotería que como un gran constructor de oportunidades  que aprovecha su gran capacidad de convocatoria con los empresarios para plantear soluciones viables a los problemas, para hacer un pacto confiable para generar más empleos y mejorar la inversión…

Pero no es así, les vendió a chaleco numeritos  de su rifa que apesta tanto o más que su nuevo apodo escatológico. 
En la última encuesta semanal de Mitonsky indica que por séptima semana consecutiva la popularidad del machucón sigue bajando, ya está en 55.8% resultado de sus propias acciones.

¿Qué podemos esperar cuando se le llama al presidente de manera tan sucia y apestosa? 
Ahora sí que como al tigre de Santa Julia…

Comentarios

Ni cómo defender a quien tiene en su ego a su mayor enemigo. EF Independientemente de sus “otros datos”, de su visión...

enero 1, 1970

Ni cómo defender a quien tiene en su ego a su mayor enemigo. EF Independientemente de sus “otros datos”, de su visión...

enero 1, 1970




Más de categoría

México, empobrecimiento inexplicable

“Lo urgente es sinónimo de efímero y lo efímero jamás es importante”. John le Carré Este gobierno se ha...

julio 23, 2020

Gobernar con la mentira

“Con una mentira suele irse muy lejos, pero sin esperanzas de volver.” -Proverbio judío Ya estamos acostumbrados a que...

julio 15, 2020

Pudo más la esperanza que la lógica y el hartazgo que la razón

En menos de 20 minutos, después de las 8 de la noche, la elección ya estaba resuelta. Meade y...

julio 3, 2020

Un autócrata disfrazado de liberal

El autócrata es un tipo de líder que está marcado por la falta de libertad comunicacional y de movimientos...

junio 18, 2020