Los topes: solución tercermundista

Los topes, elegantemente conocidos como “reductores de velocidad”...

22 de marzo, 2016

Los topes, elegantemente conocidos como “reductores de velocidad”, se encuentran colocados a lo largo y ancho de México y contribuyen de manera muy importante a la contaminación del aire de sus ciudades, sobre todo de las más pobladas. Además, obligan a realizar gastos innecesarios de energía y dinero.

Han sido puestas por autoridades municipales, estatales y federales con el propósito de controlar la velocidad de los vehículos que circulan por calles y carreteras. Son la solución que idearon hace décadas al verse incapaces de hacer que los conductores de dichos vehículos respeten los límites de velocidad que establecen los reglamentos de tránsito o a los agentes de tránsito encargados de hacerlos cumplir.

Desde hace años se han realizado y publicado diversos estudios que demuestran que los topes, si bien obligan a que los conductores reduzcan la velocidad de sus vehículos, causan accidentes, vuelven más lento el tráfico, y obligan a usar más combustibles fósiles y por lo tanto generan más contaminantes atmosféricos.

En octubre de 2012 se dio a conocer un estudio realizado por los investigadores Bernardo Mendoza y Luis Mochán, el primero en el Centro en Investigaciones en Óptica, de León, Guanajuato, y el segundo en el Instituto de Ciencias Físicas de la UNAM.

En su estudio analizaron el trayecto de la carretera Jojutla-Alpuyeca en Morelos, en donde hace cuatro años había aproximadamente 50 topes, uno a cada 300 metros. Vieron que, en promedio, un vehículo circulaba ese tramo cada 30 segundos o sea que eran 3,000 vehículos cada día.

Mendoza explicó que un vehículo “para pasar un tope primero debe frenarse, pasarlo y segundo, volver a acelerar para llegar a la velocidad permitida, en esto gasta energía y gasolina, y genera alta contaminación”.




Los investigadores calcularon que, en un día, los 3,000 vehículos que circulaban sobre el tramo Jojutla-Alpuyeca desperdiciaban 7,000 litros de gasolina y energía con un costo de más de 70,000 pesos. Eso fue en 2012. Hoy esos 70,000 pesos diarios equivalen a 95,200 pesos. Es decir, que gracias a los topes, quienes hoy conducen sus vehículos en la mencionada carretera morelense gastan 2,856,000 pesos mensuales que no deberían gastar.

La energía extra usada por los vehículos podría mantener encendidos 1.5 millones de focos ahorradores durante cuatro horas al día o tener funcionando 3,500 refrigeradores.

En el trayecto Jojutla-Alpuyeca se arrojaban hace cuatro años 6,000 toneladas de dióxido de carbono cada año, contribuyendo ello al calentamiento global que hizo que a nivel mundial febrero pasado fuera el más caluroso de la historia.

En octubre de 2014, dos años después de que se difundiera el estudio de Mendoza y Mochán, el Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM dio a conocer otro estudio que demostró como los aproximadamente 30,000 topes que hay en la Ciudad de México contribuyen a la alta contaminación atmosféricas de la zona metropolitana.

El Secretario de Innovación, Ciencia y Tecnología del Gobierno del Distrito Federal dijo en esa ocasión que “cada vez que un vehículo frena para un tope y luego acelera, emite nueve veces más contaminación en forma de partículas y dióxido de nitrógeno, lo que contribuye a la formación de ozono” y sugirió que el 80% de los topes defeños fueran removidos. Hasta ahora no le ha hecho caso su jefe, el Jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera.

En 2012, Mendoza y Mochán sugirieron la remoción de los topes con el fin de ahorrar energía y reducir la emisión de gases contaminantes. También recomendaron contratar agentes de tránsito, instalar monitores de velocidad y cámaras que identifiquen a los infractores, similares a las que hoy abundan en el DF. Y realizar campañas para educar a los conductores a respetar los límites de  velocidad.

Es hora de que la nefasta solución tercermundista representada por un tope sea substituida por tecnologías del Siglo 21.

Comentarios

Los topes, elegantemente conocidos como “reductores de velocidad”...

enero 1, 1970

Los topes, elegantemente conocidos como “reductores de velocidad”...

enero 1, 1970




Más de categoría

La explotación sexual infantil, en auge”

Mi columna del 20 de enero de 2011 se tituló “La explotación sexual infantil, en auge” y entre otras...

julio 24, 2020

¡Cuidado con los mensajes vía WhatsApp!

A través de WhatsApp recibo mensajes de personas que no se detienen ni un momento para analizar su contenido....

julio 23, 2020

Diálogo Nocturno de Eduardo Ruiz-Healy con Ramsés Pech

Grabado en vivo Eduardo J Ruiz-Healy

julio 22, 2020

¿Es necesario creer en Dios para ser moral y bueno?

55% de los mexicanos dicen que es necesario creer en Dios para poder ser moral y tener buenos valores...

julio 22, 2020