Venezuela tiene “otros datos” y muy poca agua para enfrentar la pandemia

Venezuela lleva varios años sumida en una crisis económica sin precedentes, incluso, diversos especialistas advierten que su crisis es peor que la de países con conflictos armados. Esto lo atribuyen a diversas factores como políticas públicas inadecuadas,...

25 de agosto, 2020

Venezuela lleva varios años sumida en una crisis económica sin precedentes, incluso, diversos especialistas advierten que su crisis es peor que la de países con conflictos armados. Esto lo atribuyen a diversas factores como políticas públicas inadecuadas, a la corrupción y a los malas administraciones por parte de Hugo Chávez y Nicolás Maduro1.

Derivado de la emergencia sanitaria originada por el COVID-19, la precaria situación del país sudamericano se ha acrecentado. Con el pasar de la pandemia, la deficiencia de sus servicios públicos, como el de salud, se han acentuado y éste, en particular, actualmente se encuentra al borde del colapso. Es decir que el coronavirus se ha sumado a una gravísima crisis estructural que ya venía sufriendo Venezuela. 

Recientemente, la Organización Panamericana de la Salud2 consideró a Venezuela como uno de los países de América Latina más vulnerables. Por otro lado, la Encuesta Nacional de Hospitales, que elabora anualmente la organización Médicos por la Salud, detectó importantes carencias en los centros médicos. Por ejemplo, detallan que alrededor de un 53% de los hospitales no contaban con mascarillas, generando un riesgo adicional al personal médico y convirtiéndolos en grandes transmisores del virus3.

Una situación constante que se vive en Venezuela es la falta de transparencia, y en estos momentos hay dos herramientas que resultan imprescindibles para poder hacer frente a la pandemia. Por un lado está la información y por el otro, contar con el servicio de agua potable.

La información oportuna y veraz, permite a los gobiernos darle seguimiento a la pandemia y así ir tomando decisiones que permitan minimizar el contagio. Y el contar con suministro de agua potable, posibilita que la población cumpla con las indicaciones de higiene que establece la Organización Mundial de la Salud, como uno de los métodos para mitigar el impacto del COVID-19, así como para cortar la cadena de transmisión.

El actual gobierno venezolano, no cuenta con ninguno de estos dos instrumentos. Resulta poco creíble que, con las condiciones de salud, higiene y de servicios públicos, Venezuela cuente con poco más de 300 fallecimientos por COVID-19 y alrededor de 37 000 casos confirmados (apenas un 0.07% de la población se habría contagiado).4 Estas cifras indican una incidencia del virus notablemente por debajo de la media latinoamericana. Es por eso que se pone en duda la transparencia de la información por parte de las autoridades de dicho país. 




Adicionalmente, las pruebas para diagnosticar el virus son poco fiables, dado que la mayoría de los tests realizados no son pruebas de Proteína C Reactiva (PCR) y por ende son menos precisas. Por cierto, el gobierno que encabeza Nicolás Maduro prohibió a todos los laboratorios del sector privado como a las universidades, la realización de pruebas. Por lo tanto, Venezuela es el país de la región con menos pruebas PCR. Asimismo, el director para las Américas de Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco, ha declarado que la organización ha documentado casos en los que los médicos han sido amenazados para no incluir determinadas causas en los sistemas de defunción, por lo que las estadísticas de Maduro son absolutamente absurdas5 . 

Por si la situación no fuera complicada, Venezuela está sufriendo un desabasto de agua potable. Datos publicados por Observatorio Venezolano de Servicios Públicos, señalan que una minoría de hogares cuentan con el servicio de agua potable (solo el 23% de los hogares mencionan que siempre cuentan con el líquido vital y un 11% no recibe actualmente).

Por todo lo anterior, Venezuela no está en condiciones de hacer frente a una emergencia sanitaria de esta magnitud. El COVID-19 ha venido a mostrar las claras deficiencias del actual gobierno, el cual se ha centrado en legitimar su capacidad con datos opacos y muy cuestionables, por lo que es necesario no replicar estas prácticas en nuestro país y seguir avanzado hacia la transparencia.

1 https://www.nytimes.com/es/2019/05/17/espanol/america-latina/venezuela-crisis-economia.html.

2 Es un organismo especializado de salud encabezado por la Organización de los Estados Americanos (OEA) y afiliada a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

3 https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-53187996

4 https://elpais.com/sociedad/2020-08-19/venezuela-enfrenta-la-epidemia-sin-datos-y-sin-agua.html

La elección de Mauricio J. Claver-Carone como presidente del BID

El pasado 12 de septiembre de 2020, Mauricio J. Claver-Carone fue elegido presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) durante una reunión...

·
Cuero sustentable

Cuero de hongos: ¿una alternativa a la piel animal?

La humanidad ha estado usando piel animal para producir cuero durante miles de años. Es un tejido con una larga tradición, pero...

·




Más de categoría
Tarjeta de crédito

¿Conviene una tarjeta de crédito durante la pandemia?

La pandemia por COVID-19 impactó fuerte en las finanzas de miles de familias mexicanas, al menos 63.4% de ellas...

·

¿Cómo está afectando el Covid-19 a las mujeres en sus posiciones de trabajo?

El Instituto Mexicano para la competitividad, mejor conocido como el IMCO, acaba de estrenar una sección de análisis económico...

·

Leverage: el manejo de la deuda Segunda parte

En la primera parte (https://ruizhealytimes.com/economia-y-negocios/leverage-el-manejo-de-la-deuda/)  hicimos un repaso de mercados eficientes y en ello apuntamos la importancia del valor...

·

Energía o empleos: ¿qué es más importante?

En México se espera que la contracción económica en el año en curso pueda llegar entre un rango del...

·