Mejoran expectativas empresariales en construcción, manufactura y servicios, no así en el comercio

Cuando el dinero en el supermercado ya no alcanza igual, hay que apretar el cinturón en el consumo de otros bienes como la ropa y los gastos en esparcimiento, por mencionar algunos ejemplos.

8 de julio, 2022

 Una cosa que siempre debemos tener presente a la hora de interpretar los indicadores de la economía es que, a veces, lo que nos dicen los datos duros puede no corresponder con lo que la sociedad percibe.  El INEGI ha dado a conocer los Indicadores Agregados de Tendencia (IAT) de las expectativas empresariales, las cuales se basan en la opinión de los directivos. 

Estos indicadores permiten dar seguimiento a la percepción de las y los empresarios en los sectores Manufacturero, de la Construcción, del Comercio y de los Servicios Privados no Financieros, sobre la situación que presenta su empresa con relación a variables específicas que son relevantes en la economía.

A pesar de que en algunos sectores como la construcción las cifras de producción no son muy prometedoras y hemos observado un deterioro continuo, la percepción de los directivos en general que ha recogido el INEGI es un poco más optimista.

El Indicador Agregado de Tendencia de la Construcción (IAT) fue de 54.7 puntos en junio de este año, 0.2 puntos más que en el mes de mayo y 1.2 puntos más que en junio del año pasado.  De esta manera, la tendencia de largo plazo luego del descalabro del confinamiento por el Covid, es de un ascenso moderado pero consistente sobre el nivel de los 50 puntos del indicador, el cual se considera la parte crítica para el desempeño del mismo.

De esta manera, el IAT de la construcción presenta ya 21 meses consecutivos por encima de dicho umbral de los 50 puntos, lo que sugiere que los directivos empresariales de ese sector perciben que la situación del sector va mejorando poco a poco.

Evolución del Indicador Agregado de Tendencia de la Construcción
a junio de 2022 

(Índice con ajuste estacional)

Durante junio, tres de los cuatro componentes del IAT de la construcción mejoraron con respecto al mes previo (mayo de 2022), y en comparación con junio del año pasado, los cuatro componentes están por encima del nivel en aquél mes.

Es muy interesante ver cómo la percepción contrasta con las cifras del sector. Hace apenas un par de semanas que el INEGI daba cuenta que en el mes de abril el valor de la producción generado por las empresas constructoras descendió 1.8 % en términos reales respecto a marzo pasado. De manera similar, el personal ocupado total disminuyó 1.5 % a tasa mensual, las horas trabajadas, 1.3 % y las remuneraciones medias reales, 0.1 por ciento.

Donde sí hay una convergencia entre percepción y datos duros es en que hoy la construcción está mejor que un año atrás. Con las cifras más recientes de abril con respecto al mismo mes de 2021, el valor real de la producción de las empresas constructoras creció 2.1 %, el personal ocupado total, 6.3 %, las horas trabajadas, 5.1 % y las remuneraciones medias reales, 2 por ciento.

Sector manufacturero y servicios, con percepción optimista

El optimismo es latente en lo que se refiere a la percepción de los directivos empresariales en el sector manufacturero y en el servicios, aunque más moderado.

El Indicador Agregado de Tendencia (IAT) del sector manufacturero se situó en 51.6 puntos, mismo nivel que el de mayo pasado. De esta manera, el indicador permanece 14 meses seguidos por arriba del umbral de los 50 puntos.

Tres de los cinco componentes del IAT del sector manufacturero presentaron en junio pasado una contracción mensual, lo que indica que, comparado con el mes de mayo hubo un deterioro en la percepción. El componente de la producción se contrajo 0.6 puntos, la capacidad de planta instalada 1.4 puntos y el personal ocupado total 0.2 puntos.

Componentes del Indicador Agregado de Tendencia y expectativas empresariales del sector manufacturero a junio de 2022

(Índices con ajuste estacional)

Por su parte, el IAT del sector de los servicios privados (no financieros), mostró en junio una recuperación de la percepción de los directivos empresariales, similar a lo que ocurre en la construcción y el sector manufacturero. 

A nivel general, el IAT de servicios aumentó 1.2 puntos con respecto a mayo, pero se contrajo 0.3 puntos con respecto al mes de junio del año pasado. 

Evolución del Indicador Agregado de Tendencia de los servicios privados no financieros a junio de 2022 

(Índice con ajuste estacional)

Los cuatro componentes del IAT de los servicios mostraron incrementos mensuales: 

  • Los ingresos por la prestación de servicios, dieron un salto de 2.9 puntos; 
  • La demanda de servicios 1.7 puntos; 
  • Los gastos por consumo de servicios, 0.4 puntos, 
  • El personal ocupado total, 0.3 puntos.

El comercio, con tendencia en la percepción a la baja

Con los componentes del IAT del comercio las cosas no andan muy bien. El componente que mide la percepción de los directivos sobre las ventas netas disminuyó en junio 2.3 puntos con respecto al mes de mayo; el de las compras netas disminuyó 2.5 puntos, el de los inventarios de mercancías 0.4 puntos y el del personal ocupado total 0.5 puntos.

De todos los componentes del IAT del sector comercio, el único que durante junio presentó un incremento fue el de los ingresos por consignación o comisiones, con 0.2 puntos más que en el mes de mayo. A nivel general, el IAT del comercio no tuvo cambios en junio con respecto al mes previo, pero sí una contracción de 2.3 puntos con respecto a junio del año pasado.

Componentes del Indicador Agregado de Tendencia y expectativas empresariales del sector Comercio a junio de 2022 

(Índices con ajuste estacional)

La Encuesta Mensual de Opinión Empresarial (EMOE) genera indicadores a nivel nacional de carácter cualitativo basados en las opiniones de las y los empresarios. A partir de ellas se puede conocer sus expectativas respecto al comportamiento de variables relevantes en los sectores Industrias Manufactureras, de la Construcción, del Comercio y Servicios Privados no Financieros.

Con los resultados de esta encuesta, se pueden construir los Indicadores Agregados de Tendencia (IAT) que he presentado, así como el Indicador Global de Opinión Empresarial de Tendencia (IGOET). Toda esta información se complementa con la que proporciona el Indicador de Confianza Empresarial (ICE) y el Indicador de Pedidos Manufactureros (INEGI y Banco de México). 

De acuerdo con el IAT, la percepción empresarial en nuestro país parece indicar un cierto optimismo en Construcción, Sector Manufacturero y Sector Servicios, pero no así en lo que se refiere al Comercio. 

Evolución del Indicador Agregado de Tendencia del Comercio a junio de 2022 

La evolución del Indicador Agregado de Tendencia del Comercio, a junio de 2022, muestra una contracción permanente y de convergencia hacia el nivel crítico de los 50 puntos.

La explicación a la percepción tan conservadora de los directivos empresariales en el sector del comercio, podría deberse a un fenómeno que hemos venido comentando ampliamente en este espacio: el incremento de la inflación en el último año.

La inflación de los meses recientes, que según los especialistas en economía consultados por el Banco de México podría alcanzar el nivel de dos dígitos hacia el final del año, ha empeorado las posibilidades de compra de los consumidores. Es muy común que cuando la inflación aumenta de manera notoria, muchos consumidores dejan de comprar ciertos bienes por dar prioridad a los de primera necesidad, lo que claramente está ocurriendo en estos tiempos.  

Por otro lado, hemos visto que la inflación se ha dejado sentir de manera muy fuerte en lo que se refiere a los alimentos y productos de la canasta básica. Con ello, las familias mexicanas seguramente han entrado en una etapa de cierta “cautela” para comprar otros tipos de bienes menos esenciales. Cuando el dinero en el supermercado ya no alcanza igual, hay que apretar el cinturón en el consumo de otros bienes como la ropa y los gastos en esparcimiento, por mencionar algunos ejemplos.

Twitter: @romero_hicks 

Facebook: José Luis Romero Hicks

Referencias

https://www.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/boletines/2022/ee/ee2022_07.pdf

https://www.elfinanciero.com.mx/economia/2022/06/30/dudan-bancos-centrales-sobre-el-retorno-a-una-inflacion-baja/

https://www.eleconomista.com.mx/economia/Como-se-han-comportado-los-precios-de-productos-del-Pacic-20220702-0012.html

 

Comentarios


object(WP_Query)#18045 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(80760) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-07-2022" ["before"]=> string(10) "19-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(80760) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-07-2022" ["before"]=> string(10) "19-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(19) "economia-y-negocios" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18047 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18037 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18034 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "22-07-2022" ["before"]=> string(10) "19-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-07-22 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-08-19 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (80760) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (16) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18044 (24) { ["ID"]=> int(82086) ["post_author"]=> string(3) "188" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-12 09:39:16" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-12 14:39:16" ["post_content"]=> string(10289) "Periódicamente se publican los datos de las principales variables que afectan la economía de cada país, y la economía global. Se reporta el crecimiento económico, la inflación, y desempleo, entre otros. Son cifras que en México alcanzan niveles muy preocupantes por las políticas públicas del gobierno actual, agravadas por las condiciones del contexto internacional. Hoy nuestro país presenta un crecimiento económico históricamente bajo, inflación imparable, y un nivel de desempleo que no cede (una buena parte de las plazas están recuperando su ocupación en la informalidad o con salarios menores). Pero los datos macroeconómicos pueden ser bastante fríos. Si se aterriza su impacto en la economía real, o en la vida diaria de la población, las cifras suben de temperatura, y sus efectos alcanzan un tono de dramatismo. Es el caso, precisamente, de la inflación, un tema sensible. “Gasto” de la población, golpeado El INEGI publicó el dato de la inflación a julio que fue de 8.15% general anual, su nivel más alto desde el año 2000. Este nivel de inflación en el país golpea fuertemente el “gasto” de la mayoría de los mexicanos. Los alimentos de consumo popular en el país son los que más presionan las finanzas de los consumidores, es decir, el bolsillo de las familias mexicanas. Y es que en el caso de las mercancías alimenticias (principalmente alimentos y bebidas) el aumento fue de dos dígitos, 12.09%; en frutas y verduras fue de 16.16%; y, en productos pecuarios (como carne y leche) de 15.96%.  El precio promedio del kilogramo de la tortilla de maíz, base de la alimentación de la mayoría de la población, ha aumentado 11% en lo que va de 2022, en los expendios de tortilla a lo largo del país, según datos de la Secretaría de Economía. Actualmente, tiene un precio promedio de $20.84 pesos, pero tanto productores como especialistas señalan que, por el aumento en el precio de la tonelada de maíz y harina de maíz (y demás insumos), el precio pudiera elevarse hasta a $30 pesos por kilo, en algunas regiones del país (existe una mayor venta de tortillas de baja calidad principalmente en supermercados, donde el kilogramo cuesta entre $13 y $15 pesos). El elevado precio en alimentos ha obligado a cambiar los hábitos de consumo de la población más vulnerable del país, lo que afecta el nivel de nutrición y bienestar (el impacto real se observa en el deterioro de la alimentación). Al ver encarecidos los alimentos se opta por productos de menor calidad, pero más baratos, o de plano, hay algunos que se tienen que dejar de consumir. Enfoque en alimentación, menor gasto a salud y educación Según la última Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH), alrededor del 55% del gasto de las familias se destina a alimentos, bebidas y transporte en el país (se excluye al decil con ingresos más altos de la población, que tiene otro esquema de gastos).  Quienes cuentan con menores recursos dedican una mayor proporción del gasto al consumo de productos básicos, que son los que muestran mayores incrementos en precios, mientras que se ven obligados a destinar menor gasto en cuidados de la salud o educación, lo que conlleva un detrimento de calidad de vida y elimina posibilidades reales de prosperidad.  Cabe agregar que la FAO (organismo de la ONU para la alimentación y la agricultura) concluyó en mayo pasado, después del “Diálogo sobre situación de los precios de los alimentos y de los insumos agrícolas, así como su impacto en los sistemas agroalimentarios de México” (“Diálogo”), que alrededor del 60% de los hogares en el país se encuentra en algún tipo de inseguridad alimentaria, es decir, 6 de cada 10 hogares en el país no tienen garantizada la alimentación, mientras que casi 47% reporta reducción en el gasto en alimentos, al ver minado su poder adquisitivo. Pobreza y desigualdad social El incremento en los precios de los bienes y servicios en el país afecta con mayor severidad a los hogares con menores niveles de ingresos (familias que perciben $3 mil 313 al mes, en promedio -según datos del IMCO-).    Según el colectivo “México, cómo vamos”, al primer trimestre de 2022, el 38.8% de la población no puede adquirir la canasta básica con los ingresos laborales de su hogar. Es decir, casi el 40% de los mexicanos se encuentra en condición de “pobreza laboral”, en la que el ingreso laboral de un hogar no es suficiente para alimentar a todos sus miembros. Los hogares en pobreza laboral solo logran alimentarse a partir de ingresos no laborales como remesas, transferencias o acceso a programas sociales. Inflación y reduflación La 17a Encuesta de la ANPEC (Asociación Nacional de Pequeños Comerciantes) señala que: “1) La percepción de la población es que la inflación continuará al alza por lo que resta del sexenio; 2) Se ha dado un cambio en los hábitos de consumo en las familias mexicanas al pasar a compras diarias de lo esencial, buscando una racionalización en su consumo. Se ha dejado de consumir productos por insolvencia, han abandonado marcas de su preferencia y tienden a hacer compras genéricas y a granel, y 3) Los proveedores han incrementado su portafolio de mercancías, incorporando presentaciones pequeñas. La reduflación encarece aún más el precio de los productos.” Los precios al productor registraron un aumento de 10.08% en julio. Algunas empresas y comercios del país han decidido reducir el tamaño y cantidad de sus productos para evitar encarecerlos, y ajustarlos al precio que la población puede pagar (reduflación); sin embargo, también pueden generar un deterioro en la calidad de los mismos. Es una práctica legal, siempre y cuando esté indicado en la envoltura o envase la cantidad que se está vendiendo. El más afectado es el consumidor, ya que recibe menor cantidad de producto por un precio igual o incluso hasta mayor. El efecto final es similar al de incrementos de precios: inhibe o limita el poder de compra de la población. Además, tiende a permanecer como práctica, aun cuando baja la inflación.  PACIC complementario, pero insuficiente El Paquete Contra la Inflación y la Carestía (-PACIC-, acuerdo firmado el en mayo pasado entre el gobierno, productores, distribuidores y comerciantes), ha sido ineficaz para estabilizar los precios de los productos seleccionados de la canasta básica. De los 24 productos que componen al PACIC, 15 presentaron una inflación mayor al 10% anual durante julio (inclusive presentando aumentos del 30 al 60% anual -como el caso del huevo, la naranja, el aceite y la cebolla-), muy por arriba del 8.15% del índice general. La SHCP reportó, a principios de agosto, que el Gobierno ha destinado 574 mil 624 millones de pesos para tratar de contener el alza de precios a través del PACIC.  “Subir la guardia” Frente a la situación inflacionaria en el país, hay que “subir la guardia”.
  • Los Grupos de Agregados Agrícolas de las Embajadas en México y de la FAO, como resultado del “Diálogo” que se comentó anteriormente, establecieron el compromiso de trabajar con el gobierno mexicano frente a los retos actuales del alza de los precios de alimentos, enfocados en la “transformación hacia sistemas agroalimentarios más sostenibles, inclusivos y resilientes a cualquier perturbación”. Habrá que darle seguimiento y enfocar esfuerzos con productores del sector.
  • Por otra parte, además de la política monetaria implementada por el Banco de México de alza de tasas de interés, en cumplimiento de su mandato constitucional, es necesario revisar la política fiscal del gobierno federal. Frente a los limitados resultados obtenidos hasta esta fecha por el PACIC, habría que cuestionarse si habría que hacer una reasignación de recursos para posiblemente destinar un mayor porcentaje al apoyo a los productores de alimentos, y menos a combustibles (gasolina y electricidad), según haya una reducción en los precios del petróleo. Además de las medidas de producción, hay que reforzar las medidas de distribución (seguridad) establecidas en el Paquete.
  • Es fundamental impedir que la inflación se mantenga elevada en la parte “no subyacente” (que incluye a los productos agropecuarios y energéticos), que se ha mantenido fuera del objetivo, y que presiona o “jala”, a la parte “subyacente” (que son las partes que componen la inflación general, según lo define el INEGI). Al mismo tiempo se debe garantizar la salud de las finanzas públicas.
Los hogares más pobres, los más vulnerables, son quienes sufren los mayores estragos de la inflación. Es la parte de la población que se ve arrastrada a la indigencia, y la desnutrición. La inflación tiende a acentuar las tensiones sociales por el impacto desigual en la población, por lo que además de medidas fiscales y monetarias efectivas para contenerla, se deben implementar políticas que garanticen la cohesión social. Es necesario evitar que la inflación se convierta en una bomba de tiempo que detone una crisis social en el país." ["post_title"]=> string(63) "Inflación y reduflación: impacto en el gasto de la población" ["post_excerpt"]=> string(106) "Los hogares más pobres, los más vulnerables, son quienes sufren los mayores estragos de la inflación. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(59) "inflacion-y-reduflacion-impacto-en-el-gasto-de-la-poblacion" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-12 09:39:16" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-12 14:39:16" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82086" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17927 (24) { ["ID"]=> int(81812) ["post_author"]=> string(3) "188" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-05 09:54:57" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-05 14:54:57" ["post_content"]=> string(10462) "Desde que el coronavirus nos atacó en el 2019 y el Covid se declaró por la OMS como pandemia en marzo de 2020, pasando por la invasión de Rusia a Ucrania, y ahora el escalamiento de tensiones entre EEUU y China por Taiwán, el siglo XXI nos ha estado presentando grandes retos que están dando lugar a una reconfiguración geopolítica y económica, a nivel global.  Este nuevo orden mundial se está construyendo a partir de una serie de cismas que han originado crisis en las cadenas de valor, alimentos, energía, y ahora, se vislumbra la de semiconductores o microchips – chips-, por escasez de oferta. Todo ello con un gran costo humanitario y económico (inflación y recesión).   Sin soslayar el riesgo de que la guerra rusa-ucraniana y un posible conflicto bélico entre EEUU y China pudieran ocasionar un desenlace nuclear de graves consecuencias, este momento histórico, como toda crisis, presenta oportunidades que México podría aprovechar a su favor. ¿Qué hay detrás de la visita de Pelosi a Taiwán? No son pocos los analistas que consideran que la visita de Nancy Pelosi a Taiwán y su reunión con la presidenta Tsai Ing-wen es una afrenta a China, y un mal cálculo de “timing” por lo inestable e incierto del entorno mundial. El viaje de Pelosi a Taiwán pudo haber sido convenido con el presidente Joe Biden (a pesar de lo que se dice en los medios), ya que en el trasfondo de la visita parecen estar intereses comerciales y económicos. La visita de Pelosi se da después de una conversación telefónica entre Joe Biden y el presidente chino, Xi Jinping, la semana pasada, donde, sobre el tema de Taiwán, éste le advirtió a Biden que “el que juega con fuego, se quema”; y, después de que el presidente del Consejo de TSMC (la mayor empresa productora de chips en el mundo), Mark Liu, concediera una entrevista en CNN donde hizo declaraciones que llamaron la atención, previendo la invasión de China a Taiwán.  Señaló que “una invasión militar de China haría que las fábricas de chips de TSMC fueran inoperantes” y advirtió que “China también perdería”. “Nuestra interrupción en la producción generaría un gran desorden económico a nivel global porque de repente, la oferta más sofisticada de este componente desaparecería…TSMC es una instalación muy sofisticada que depende de la conexión en tiempo real con el mundo exterior”, como Europa, EEUU y Japón para materiales, químicos e ingeniería de software.   Los chips, un tema de seguridad nacional TSMC es un jugador fundamental en la industria de semiconductores, y posee la nanotecnología más avanzada a nivel global. Su importancia estratégica ha crecido por la escasez mundial de estos componentes. Produce el 54% de los chips de silicio que se utilizan en el mundo en automóviles, computadoras, teléfonos inteligentes, equipo médico, y en casi todos los sectores de la electrónica.  Se calcula que TSMC representa el 90% del mercado de los procesadores más avanzados a nivel global. Abastece el 10% del mercado chino, y en EEUU es el mayor proveedor de Apple, Intel, Nvidia, AMD, y Qualcomm, entre otros.  Las empresas fabricantes de semiconductores en Taiwán representan dos terceras partes de la oferta de chips a nivel mundial. Ni China ni EEUU han logrado alcanzar la capacidad de producción de Taiwán y Corea del Sur. Los semiconductores se han convertido en un asunto de seguridad nacional en EEUU. Si se vulnera la capacidad de producción en Taiwán, por una desconexión o por la toma de control de China, la industria tecnológica en EEUU se vería gravemente afectada. En un artículo del 20 de junio, en el Wall Street Journal, se cita al ex subsecretario de Defensa, Robert Work, que señala que “el conflicto en el Estrecho de Taiwán podría desencadenar una crisis de seguridad nacional por los semiconductores. Estamos a 110 millas  (la distancia que separa las costas de China y Taiwán),  de pasar de dos generaciones de desarrollo adelante a, quizás, dos generaciones atrás”. En julio pasado se aprobó en el Congreso de EEUU, la CHIPS and Science Act (las siglas corresponden a “Creating Helpful Incentives for the Production of Semiconductors”), para fortalecer su industria de semiconductores, y se aprobó un presupuesto de $52.7 mil millones de dólares de inversión, durante 5 años, además de estímulos fiscales, para la producción, diseño e investigación en este sector.  El objetivo es fortalecer la seguridad nacional y económica, y reforzar las cadenas de suministro de chips en la región de Norteamérica (incluyendo México). Se espera que Biden promulgue la CHIPS Act, el 9 de agosto. Actualmente, Intel y GlobalFoundrie de EEUU solo representan el 7% del mercado mundial, mismo porcentaje que tiene China con SMIC (Taiwán con sus distintas empresas representa el 63% del mercado, y Corea del Sur el 17% con Samsung, -según datos de Visual Capitalist-).  En su visita a Taiwán, Nancy Pelosi sostuvo una reunión con Mark Liu para hablar sobre la CHIPS Act, ya que TSMC podría ser beneficiario de la nueva ley en EEUU, por sus planes para establecer una fábrica de chips, de $12 mil millones de dólares, en el estado de Arizona. No se puede omitir señalar que, recientemente el esposo de Pelosi estuvo envuelto en una operación de compra de acciones de empresas relacionadas con chips, aunque este tema no necesariamente pueda ser relevante en las negociaciones con Taiwán. Oportunidades para México México podría aprovechar las oportunidades que surjan en la reconformación de la industria manufacturera de chips en la región norteamericana. El ciclo económico en EEUU presenta un punto de inflexión, del cual nuestro país puede obtener beneficios, si se respetan las reglas comerciales establecidas en la región con el TMEC. Hay oportunidades que pueden tener un potencial de crecimiento importante en el país:
  1. El director general de Intel en México, Santiago Cardoña, señaló recientemente que tenemos un papel clave en la estrategia de la empresa de concentrar su producción de chips en EEUU y Europa. En su Centro de Diseño de Guadalajara, realiza dos de los procesos más importantes para la fabricación de semiconductores, que son el diseño y la validación.Intel México emplea a más de 1,900 personas, y ha dejado una derrama económica de más de 1,000 millones de dólares. A través del Centro de Diseño de Guadalajara, invertirá aproximadamente 8 millones de dólares a lo largo de 2022.
  1. En Gómez Palacio Durango se anunció la construcción de una fábrica de la empresa Vishay Intertechnology, que produce semiconductores y componentes para la industria automotriz, aeronáutica y telecomunicaciones, en la cual se invertirán alrededor de 45 millones de dólares y generará 400 empleos en cinco años. Se instalará una nueva planta en el Parque Industrial La Encantada que buscará crecer a partir de las oportunidades de “nearshoring” que se presenten en la región.
  2. Según un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo titulado “México y la cadena de valor de los semiconductores: Oportunidades de cara al nuevo escenario global”, se destaca que las mayores oportunidades de México pueden no estar en lo que se conoce como “front-end” (o fabricación de chips que, entre otros, es muy intensivo en uso de agua), sino en el “back-end “(en la validación, prueba y empaque de los chips, para su entrega). Podrían generarse polos de desarrollo en distintas ciudades del país, a partir de estas oportunidades. 
  3. En abril pasado, la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, declaró que México se enfocará en cinco de las seis etapas de producción de chips semiconductores como parte de los acuerdos en el Diálogo Económico de Alto Nivel (DEAN). “México participa en esas cinco etapas (investigación, diseño, validación, ensamble y pruebas finales), pero no pretende por ahora incursionar en la etapa restante, que es la fabricación de obleas.”
Lamentablemente, es muy poco probable que México aproveche al máximo estas oportunidades. El discurso nacionalista del gobierno del presidente López Obrador ahuyenta las inversiones, nacionales y extranjeras.  Además, no hay una política industrial que se enfoque en el desarrollo de empresas del siglo XXI, de exportación de productos tecnológicos y de plantas de producción de nueva generación. Seguimos anclados en la industria tradicional de manufactura y materias primas. Hay una gran competencia a nivel mundial por captar a las fábricas de productos sofisticados. Si México no es atractivo para la inversión extranjera, y el presidente López Obrador sigue confrontando a nuestro mayor socio que es EEUU, y se pone en riesgo lo acordado en el TMEC, las multinacionales que salgan de China optarán por instalar sus fábricas en países como Vietnam o Camboya. Y México habrá perdido, una vez más, la oportunidad del “Mexican Moment”.  " ["post_title"]=> string(74) " “Guerra de chips” de EEUU, Taiwán y China: oportunidad para México" ["post_excerpt"]=> string(146) "México podría aprovechar las oportunidades que surjan en la reconformación de la industria manufacturera de chips en la región norteamericana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(62) "guerra-de-chips-de-eeuu-taiwan-y-china-oportunidad-para-mexico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-05 10:19:25" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-05 15:19:25" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81812" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18044 (24) { ["ID"]=> int(82086) ["post_author"]=> string(3) "188" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-12 09:39:16" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-12 14:39:16" ["post_content"]=> string(10289) "Periódicamente se publican los datos de las principales variables que afectan la economía de cada país, y la economía global. Se reporta el crecimiento económico, la inflación, y desempleo, entre otros. Son cifras que en México alcanzan niveles muy preocupantes por las políticas públicas del gobierno actual, agravadas por las condiciones del contexto internacional. Hoy nuestro país presenta un crecimiento económico históricamente bajo, inflación imparable, y un nivel de desempleo que no cede (una buena parte de las plazas están recuperando su ocupación en la informalidad o con salarios menores). Pero los datos macroeconómicos pueden ser bastante fríos. Si se aterriza su impacto en la economía real, o en la vida diaria de la población, las cifras suben de temperatura, y sus efectos alcanzan un tono de dramatismo. Es el caso, precisamente, de la inflación, un tema sensible. “Gasto” de la población, golpeado El INEGI publicó el dato de la inflación a julio que fue de 8.15% general anual, su nivel más alto desde el año 2000. Este nivel de inflación en el país golpea fuertemente el “gasto” de la mayoría de los mexicanos. Los alimentos de consumo popular en el país son los que más presionan las finanzas de los consumidores, es decir, el bolsillo de las familias mexicanas. Y es que en el caso de las mercancías alimenticias (principalmente alimentos y bebidas) el aumento fue de dos dígitos, 12.09%; en frutas y verduras fue de 16.16%; y, en productos pecuarios (como carne y leche) de 15.96%.  El precio promedio del kilogramo de la tortilla de maíz, base de la alimentación de la mayoría de la población, ha aumentado 11% en lo que va de 2022, en los expendios de tortilla a lo largo del país, según datos de la Secretaría de Economía. Actualmente, tiene un precio promedio de $20.84 pesos, pero tanto productores como especialistas señalan que, por el aumento en el precio de la tonelada de maíz y harina de maíz (y demás insumos), el precio pudiera elevarse hasta a $30 pesos por kilo, en algunas regiones del país (existe una mayor venta de tortillas de baja calidad principalmente en supermercados, donde el kilogramo cuesta entre $13 y $15 pesos). El elevado precio en alimentos ha obligado a cambiar los hábitos de consumo de la población más vulnerable del país, lo que afecta el nivel de nutrición y bienestar (el impacto real se observa en el deterioro de la alimentación). Al ver encarecidos los alimentos se opta por productos de menor calidad, pero más baratos, o de plano, hay algunos que se tienen que dejar de consumir. Enfoque en alimentación, menor gasto a salud y educación Según la última Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH), alrededor del 55% del gasto de las familias se destina a alimentos, bebidas y transporte en el país (se excluye al decil con ingresos más altos de la población, que tiene otro esquema de gastos).  Quienes cuentan con menores recursos dedican una mayor proporción del gasto al consumo de productos básicos, que son los que muestran mayores incrementos en precios, mientras que se ven obligados a destinar menor gasto en cuidados de la salud o educación, lo que conlleva un detrimento de calidad de vida y elimina posibilidades reales de prosperidad.  Cabe agregar que la FAO (organismo de la ONU para la alimentación y la agricultura) concluyó en mayo pasado, después del “Diálogo sobre situación de los precios de los alimentos y de los insumos agrícolas, así como su impacto en los sistemas agroalimentarios de México” (“Diálogo”), que alrededor del 60% de los hogares en el país se encuentra en algún tipo de inseguridad alimentaria, es decir, 6 de cada 10 hogares en el país no tienen garantizada la alimentación, mientras que casi 47% reporta reducción en el gasto en alimentos, al ver minado su poder adquisitivo. Pobreza y desigualdad social El incremento en los precios de los bienes y servicios en el país afecta con mayor severidad a los hogares con menores niveles de ingresos (familias que perciben $3 mil 313 al mes, en promedio -según datos del IMCO-).    Según el colectivo “México, cómo vamos”, al primer trimestre de 2022, el 38.8% de la población no puede adquirir la canasta básica con los ingresos laborales de su hogar. Es decir, casi el 40% de los mexicanos se encuentra en condición de “pobreza laboral”, en la que el ingreso laboral de un hogar no es suficiente para alimentar a todos sus miembros. Los hogares en pobreza laboral solo logran alimentarse a partir de ingresos no laborales como remesas, transferencias o acceso a programas sociales. Inflación y reduflación La 17a Encuesta de la ANPEC (Asociación Nacional de Pequeños Comerciantes) señala que: “1) La percepción de la población es que la inflación continuará al alza por lo que resta del sexenio; 2) Se ha dado un cambio en los hábitos de consumo en las familias mexicanas al pasar a compras diarias de lo esencial, buscando una racionalización en su consumo. Se ha dejado de consumir productos por insolvencia, han abandonado marcas de su preferencia y tienden a hacer compras genéricas y a granel, y 3) Los proveedores han incrementado su portafolio de mercancías, incorporando presentaciones pequeñas. La reduflación encarece aún más el precio de los productos.” Los precios al productor registraron un aumento de 10.08% en julio. Algunas empresas y comercios del país han decidido reducir el tamaño y cantidad de sus productos para evitar encarecerlos, y ajustarlos al precio que la población puede pagar (reduflación); sin embargo, también pueden generar un deterioro en la calidad de los mismos. Es una práctica legal, siempre y cuando esté indicado en la envoltura o envase la cantidad que se está vendiendo. El más afectado es el consumidor, ya que recibe menor cantidad de producto por un precio igual o incluso hasta mayor. El efecto final es similar al de incrementos de precios: inhibe o limita el poder de compra de la población. Además, tiende a permanecer como práctica, aun cuando baja la inflación.  PACIC complementario, pero insuficiente El Paquete Contra la Inflación y la Carestía (-PACIC-, acuerdo firmado el en mayo pasado entre el gobierno, productores, distribuidores y comerciantes), ha sido ineficaz para estabilizar los precios de los productos seleccionados de la canasta básica. De los 24 productos que componen al PACIC, 15 presentaron una inflación mayor al 10% anual durante julio (inclusive presentando aumentos del 30 al 60% anual -como el caso del huevo, la naranja, el aceite y la cebolla-), muy por arriba del 8.15% del índice general. La SHCP reportó, a principios de agosto, que el Gobierno ha destinado 574 mil 624 millones de pesos para tratar de contener el alza de precios a través del PACIC.  “Subir la guardia” Frente a la situación inflacionaria en el país, hay que “subir la guardia”.
  • Los Grupos de Agregados Agrícolas de las Embajadas en México y de la FAO, como resultado del “Diálogo” que se comentó anteriormente, establecieron el compromiso de trabajar con el gobierno mexicano frente a los retos actuales del alza de los precios de alimentos, enfocados en la “transformación hacia sistemas agroalimentarios más sostenibles, inclusivos y resilientes a cualquier perturbación”. Habrá que darle seguimiento y enfocar esfuerzos con productores del sector.
  • Por otra parte, además de la política monetaria implementada por el Banco de México de alza de tasas de interés, en cumplimiento de su mandato constitucional, es necesario revisar la política fiscal del gobierno federal. Frente a los limitados resultados obtenidos hasta esta fecha por el PACIC, habría que cuestionarse si habría que hacer una reasignación de recursos para posiblemente destinar un mayor porcentaje al apoyo a los productores de alimentos, y menos a combustibles (gasolina y electricidad), según haya una reducción en los precios del petróleo. Además de las medidas de producción, hay que reforzar las medidas de distribución (seguridad) establecidas en el Paquete.
  • Es fundamental impedir que la inflación se mantenga elevada en la parte “no subyacente” (que incluye a los productos agropecuarios y energéticos), que se ha mantenido fuera del objetivo, y que presiona o “jala”, a la parte “subyacente” (que son las partes que componen la inflación general, según lo define el INEGI). Al mismo tiempo se debe garantizar la salud de las finanzas públicas.
Los hogares más pobres, los más vulnerables, son quienes sufren los mayores estragos de la inflación. Es la parte de la población que se ve arrastrada a la indigencia, y la desnutrición. La inflación tiende a acentuar las tensiones sociales por el impacto desigual en la población, por lo que además de medidas fiscales y monetarias efectivas para contenerla, se deben implementar políticas que garanticen la cohesión social. Es necesario evitar que la inflación se convierta en una bomba de tiempo que detone una crisis social en el país." ["post_title"]=> string(63) "Inflación y reduflación: impacto en el gasto de la población" ["post_excerpt"]=> string(106) "Los hogares más pobres, los más vulnerables, son quienes sufren los mayores estragos de la inflación. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(59) "inflacion-y-reduflacion-impacto-en-el-gasto-de-la-poblacion" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-12 09:39:16" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-12 14:39:16" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82086" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(22) ["max_num_pages"]=> float(11) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "e6fa3dd31ab89ac839cff1d207318bd0" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Inflación y reduflación: impacto en el gasto de la población

Inflación y reduflación: impacto en el gasto de la población

Los hogares más pobres, los más vulnerables, son quienes sufren los mayores estragos de la inflación.

agosto 12, 2022

 “Guerra de chips” de EEUU, Taiwán y China: oportunidad para México

México podría aprovechar las oportunidades que surjan en la reconformación de la industria manufacturera de chips en la región norteamericana.

agosto 5, 2022




Más de categoría
dolar en la mesa

Existe una mayor disposición a prestar a pesar del panorama económico global

En los últimos meses hemos estado observando información económica que puede resultar sumamente contrastante. Por ejemplo, el alza inflacionaria...

agosto 18, 2022

Tacos Veganos a la Don Manolito ya están disponibles en Uber Eats

El pasado 2 de agosto de 2022, Uber Eats anunció su colaboración con Tacos Don Manolito, franquicia 100% mexicana...

agosto 17, 2022

Grupo Banorte, el ideal para adquirir BANAMEX

En el año 2013, Carlos Hank González, homónimo y nieto del icónico profesor, político y empresario del Siglo XX...

agosto 17, 2022
La niñez desfavorecida, el reto que debemos afrontar

La niñez desfavorecida, el reto que debemos afrontar

La desigualdad empieza desde la infancia. Los gobiernos deben generar soluciones para que la falta de acceso a salud,...

agosto 16, 2022